Más Allá

30 MISTERIOS DE MÁS ALLÁ

30 años. 360 números de MÁS ALLÁ… ¡Casi nada! Lamentablemente, ya no están entre nosotros algunos de aquellos consagrados pioneros que dejaron su imborrable impronta en MÁS ALLÁ –nombres como Fernando Jiménez del Oso, Andreas Faber-Kaiser, Antonio Ribera, Joaquín Grau, Sinesio Darnell o Ignacio Darnaude–. Hoy contamos con nuevas firmas –algunas muy jóvenes– que mes tras mes publican trabajos sobre temas del máximo interés: encuentros OVNI, fenómenos paranormales, metahistoria, sociedades secretas, criptozoología, demonología, mística, enigmas arqueológicos… Repasar uno por uno cada ejemplar de MÁS ALLÁ, desde el primer número que vio la luz en marzo de 1989, me ha hecho observar cómo ha ido cambiando el tratamiento de estas temáticas –con un enfoque más revisionista y crítico en la actualidad– y cómo han cambiado también nuestras vidas, tan inevitablemente influidas por los vertiginosos avances tecnológicos de los últimos tiempos.

Pues sí, MÁS ALLÁ ha asistido a muchos cambios desde su nacimiento, como la irrupción de internet. Y también a momentos bastante críticos a nivel social, político y económico. Recordemos que la revista apareció en los quioscos pocos meses antes de caer el muro de Berlín. 30 años después, se levantan otros muros… Pero si algo ha pretendido MÁS ALLÁ es, precisamente, derribar obstáculos. Nos referimos a los muros del dogmatismo, del cientificismo y de la ortodoxia. A esos muros que nos impiden vislumbrar otras realidades.

Como su propio nombre indica, la revista que tiene usted en sus manos ha intentado siempre dar un paso más allá, adentrándose con arrojo en terrenos inhóspitos, prohibidos y a veces tenebrosos. En suma, MÁS ALLÁ ha procurado retirar el velo de lo visible para descubrir ese mundo invisible que ha fascinado al ser humano desde que oteó el firmamento buscando respuestas a las grandes incógnitas. Como bien señalaba el exdirector de MÁS ALLÁ Javier Sierra en su editorial del número 300, “la revista nos ha hecho pensar, sentirnos libres, nos ha dado horizontes para la esperanza, ha sembrado en nosotros la sombra de la duda y nos ha empujado a crecer”. Y seguiremos creciendo, por supuesto. Y también aprendiendo. Por eso, queremos celebrar esta efeméride con la satisfacción del deber cumplido. Al echar la vista atrás, vemos que el esfuerzo ha resultado fructuoso. No viene mal, pues, repasar, no sin cierta nostalgia, algunos de los temas más relevantes tratados en MÁS ALLÁ durante sus 30 años de existencia. Acompáñennos, queridos lectores, en este sugerente viaje a través del tiempo…

1. INFORME MATRIX Y MJ-12

El nº 1 de MÁS ALLÁ (marzo de 1989) comenzó fuerte… Un artículo de Salvador Freixedo sacaba a la luz los entresijos del controvertido Informe Matrix, el cual escondía un macabro plan: un supuesto pacto establecido entre unos pequeños visitantes alienígenas oriundos de Zeta-Reticuli y el gobierno estadounidense. El grupo humano que mantuvo esa presunta alianza secreta con los EBEs (Entidades Biológicas Extraterrestres) fue denominado Majestic 12 (MJ-12), un comité creado por el presidente Harry Truman en 1947 y formado por seis científicos y seis militares (entre ellos, el secretario de Defensa James Forrestal, que se suicidó en extrañas circunstancias en 1949). ¿Su objetivo?: estudiar los restos hallados en Roswell y otros casos de ovnis estrellados para extraer avanzados conocimientos tecnológicos. Así lo explicaba el exjesuita: “La primera comunicación física que se conoce del Gobierno norteamericano con los EBEs fue el 30 de abril de 1964 en la base de la Fuerza Aérea de Holloman (Nuevo México). En un área previamente concertada aterrizaron tres platillos de los que descendieron varios EBEs. Los esperaban oficiales de inteligencia del Gobierno y allí mismo se celebró la reunión. La entrevista fue filmada”. No fue la única reunión. En un posterior encuentro, que tuvo lugar entre 1969 y 1971, el MJ-12, en representación del Gobierno, efectuó el supuesto trato con esas entidades extrahumanas. “Consistía este en que a cambio de la tecnología que los EBEs les proporcionarían (mayormente relacionada con armamento y antigravitación) el Gobierno de USA ignoraría ciertas cosas que estaban ocurriendo y les proporcionaría lugares seguros en donde ellos pudiesen realizar sus actividades y en los que a su vez enseñarían a los militares las nuevas tecnologías prometidas”, aclaraba Freixedo. Es decir, el gobierno estadounidense permitía con ese pacto que dichos alienígenas pudieran secuestrar libremente a seres humanos y seguir con sus matanzas de ganado. Pero hubo un problema: los EBEs –también conocidos como grises o reticulianos– incumplieron lo pactado al incrementar considerablemente el número de abducciones a humanos y realizar con ellos experimentos aterradores: insertar en el cerebro, a través de las fosas nasales, un pequeño aparato esférico de unos 3 mm para “monitorear” a los secuestrados y controlarlos durante años mediante sugestión hipnótica, llegando incluso a sacrificar a algunos de ellos para obtener “material biológico”. También llevaron a cabo con los raptados ciertos experimentos de ingeniería genética, mientras que las mujeres eran fecundadas, extrayéndoles más tarde los fetos y cultivándolos fuera del útero. Freixedo sacaba la siguiente conclusión de todo ello: “La presencia y actividad de seres inteligentes no humanos en nuestro planeta es algo que la Humanidad no puede permitirse el lujo de ignorar por más tiempo (…). Ya es hora de que vayamos despertando de un engaño que ha durado miles de años y que tan caro nos está costando”.

¿Pero hay alguna verdad en todo este delirante entramado ufológico? Parece ser que algunos ufólogos a sueldo, reclutados por los servicios de inteligencia norteamericanos, se encargaron de diseminar abundante desinformación desde 1980. Entre ellos, destacaban William Moore y Bruce Maccabee (MÁS ALLÁ, 58 y 96). Los documentos del Majestic 12 e Informe Matrix serían, por tanto, falsos y formarían parte de una campaña de intoxicación orquestada por la CIA (MÁS ALLÁ, 78). De hecho, Moore terminó confesando en 1989 haber actuado como “topo” de los servicios de inteligencia, infiltrando documentos falsos en la comunidad ufológica. Por su parte, Maccabee reconoció haber trabajado para la CIA y mantener reuniones secretas con varios agentes desde 1979.

No obstante, el físico nuclear Stanton Friedman reveló en su obra Top Secret/Majic (1996) la existencia de nuevos documentos vinculados con el MJ-12, los cuales demostrarían que ciertamente Truman creó dicho comisión ultrasecreta para investigar los restos del OVNI estrellado en Roswell. Informes que también aluden a la existencia de restos de naves y de cuerpos alienígenas conservados en bases militares secretas (MÁS ALLÁ 93 y 140).

2. EL INCIDENTE DE ROSWELL

Pero al margen de documentos secretos y campañas de intoxicación, ¿se estrelló realmente un OVNI en Roswell? ¿Qué evidencias hay al respecto? Como no podía ser de otro modo, MÁS ALLÁ ha publicado a lo largo de los años reveladores y detallados datos de la mano de los mayores especialistas. No en vano, estaríamos ante uno de los sucesos ufológicos de mayor trascendencia en caso de haber ocurrido. En el nº 65 de MÁS ALLÁ, informaba desde su sección mensual ‘’ que gran parte de la comunidad ufológica estadounidense venía reclamando desde primeros de 1994 la desclasificación de documentos OVNI. Algunas de esas agrupaciones se manifestaron públicamente pidiendo transparencia informativa,, manifestó Sierra, el primer ufólogo español en visitar Roswell. Organizaciones ufológicas como la Mutual UFO Network (MUFON), el Center for UFO Studies (CUFOS) y la Fund for UFO Research (FUFOR) se unieron a esa iniciativa para solicitar la desclasificación de cualquier información relativa a incidentes OVNI como el caso Roswell. Incluso el senador pidió al Congreso que se investigara si el Gobierno malversó fondos del Estado en la captura del OVNI de Roswell y si se extralimitó en sus funciones al clasificar como “alto secreto” cualquier documento relativo a ello. Para acometer tal pesquisa, se hizo cargo la General Accounting Office (GAO). Meses más tarde, el coronel , director del Programa Especial de Seguridad Oversight, sacaba a la luz un documento –conocido como – donde concluía que lo estrellado en Roswell fue un globo espía perteneciente al , dejando enmudecidos y bastante indignados a los ufólogos que defendían el origen extraterrestre de la nave siniestrada en Roswell. Los investigadores y publicaron en diciembre de 1994 los resultados de sus propias investigaciones, poniendo en duda la versión del globo Mogul. El general , que recibió órdenes para ocultar el caso, confesó estar en desacuerdo con la explicación dada en el , considerando que era .

Vous lisez un aperçu, inscrivez-vous pour en lire plus.

Plus de Más Allá

Más Allá2 min de lecture
Impresionismo Y Fotogragría
Este otoño, el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza presenta una exposición que quiere descubrir la repercusión que la invención de la fotografía tuvo en el desarrollo de las artes plásticas en la segunda mitad del siglo XIX. Asimismo, prentede plantear
Más Allá4 min de lectureScience
¿qué Son Las Neurociencias? El Futuro De Nuestro Cerebro, Al Descubierto
El cerebro supone para la ciencia un auténtico reto. Es uno de los mayores misterios para el hombre aún por descifrar, lleno de incógnitas. Su historia es amplia.Aristóteles, por ejemplo, lo llegó a definir como una especie de refrigerador, que se en
Más Allá6 min de lecture
Los Símbolos Ocultos De Los Templos Medievales
En la Edad Media, las iglesias y las catedrales no eran unos simples edificios con la única función de acoger a los fieles y crear una atmósfera adecuada para que la divinidad se manifestase ante los asistentes. Para los arquitectos y los maestros co