Vous êtes sur la page 1sur 1

Este sábado estuvo aburrido, en la mañana y en la tarde, pero cuando fui a JA

me encontré con una persona, que estaba regresando a la iglesia después de


varios años su madre y sus abuelos eran adventistas pero ella no, se
cambiaron a alguna iglesia carismática, pero la historia de cómo ella regresa a
la iglesia es un poco triste pero sorprendente.

Eran las 4:15 de la tarde en la ciudad de lima la cuidad seguía su rutina un 27


de agosto, a Mabel le comienza a doler su pecho, se dirige rápido a la puerta
de su vecina a pedir ayuda, su vecina sale, y tratan de ayudarla, Mabel estaba
sufriendo un ataque cardiaco. Ella me cuenta que cuando salieron a la calle,
justo paso una ambulancia y su amiga la llamo, así ella pudo ir al hospital a
tiempo, esto fue un milagro.

El caso de Mabel es muy extraño, porque ella sufrió un ataque cardiaco que
solo existen 14 casos en el Perú, dijo que tenia un nombre japonés algo así
como Takusumi, y que es causado por el estrés y las preocupaciones.

El punto lo sorprendente de como Dios puede hacer regresar a una persona


utilizando este tipo de situaciones trágicas, para que la persona se de cuenta
que necesite de Jesús, todos lo necesitamos, él quiere que estemos a su lado,
pero abecés el nos pone en situaciones extremas para abrir ojos y, nos demos
cuenta que estamos muy alejados de él, a ella le paso esto, a regresado a la
iglesia después de años y se esta acercando a Dios. Desde mi punto de vista es
solo el comienzo de todo, es una nueva oportunidad que ella tiene, lo mismo
me paso a mí, si no sabe aprovechar este tipo de oportunidad, entonces uno
esta totalmente perdido, mucha gente le pasa este tipo de situaciones y en ves
de ir a Dios ellos endurecen el corazón echándole la culpa a Dios por todas sus
desgracias, no hay nada peor que esto, otros como Job agradecen a Dios, el
cual es nuestro ejemplo. Estar feliz por lo ocurrido, porque se sabe que aun
medio de la tormenta hay paz, y como dijo Job: yo se que mi redentor vive, no
hay nada mejor que tener el privilegio de que tu fe esta siendo probada y miles
ven tus sucesos.

Creo que pude decir ahora Mabel

“Mi tragedia fue la estrategia de Dios”