Vous êtes sur la page 1sur 14

Psicoterapias imaginativas y sueos

Escrito por Pérez Cámara, M & Ruiz Sánchez, J.J.

El reconocimiento del poder teraputico de las imgenes puede tener su punto de partida en la psicologa filosfica de Aristteles (siglo IV a. d. C.). Aristteles sita la actividad imaginativa como una frontera entre lo psquico y lo somtico.

Esta interpretacin de carcter holista no fue interrumpida hasta el surgimiento del dualismo cartesiano en el siglo XVII. Hasta Descartes era frecuente considerar que las enfermedades procedan de la imaginacin y que podan tratar de superarse trabajando sobre esta. En el campo psicolgico se da al final del siglo XIX y comienzo del XX una reaparicin de enfoques holistas y una revalorizacin de las imgenes que, si bien dur nicamente hasta el rechazo de los mismos provocado en los aos treinta por influencia de Watson, pueden considerarse como los antecesores del actual movimiento de la oniroterapias.

Pierre Janet (1898) para facilitar la superacin de las "ideas fijas" en los pacientes histricos encontr eficaz la prctica de sustituir una imagen por otra, tcnica que segn muestra Crampton (1974) perdura actualmente. Alfred Binet (1922) denomin "mtodo del dilogo" su tcnica provocadora de un peculiar estado de introspeccin en el cual el paciente dialogaba con las imgenes visuales. El alemn Carl Happich (1932), en la lnea de Binet, y en un enfoque teraputico en el que las imgenes ocupaban un espacio primordial, facilitaba el contacto con un estado mental que denominaba "zona mediativa" -intermedia entre el consciente y el inconsciente- y en la que introduca imgenes simblicas como el prado, la montaa, etc. que posteriormente tambin han sido utilizadas por otros modelos teraputicos, entre otros Krestchmer (1969) y Leuner (1977).

Probablemente fue Eugene Caslant (1921) el primero en proponer al sujeto la fantasa de ascensin en un espacio imaginario, como tcnica facilitadora del crecimiento personal, elemento imaginario que se aumenta posteriormente en el Ensueo Dirigido de Desoille y en la Psicosntesis de Assagioli. Destacan finalmente como un hito importante de principios de siglo, en la historia de la
1 / 14

Psicoterapias imaginativas y sueos


Escrito por Pérez Cámara, M & Ruiz Sánchez, J.J.

presencia de imgenes en la psicoterapia, las metodologas de los alemanes J.H. Schultz (1959) y Ludwig Frank (1910), y del suizo Mar Guillerey (1945). El primero, creador, en colaboracin con Luthe, del denominado entrenamiento autgeno", conduca a los pacientes, con la ayuda de imgenes, al logro de las mismas sensaciones fisiolgicas que se experimentaban en los estados hipnticos y que facilitaba trabajos teraputicos. L. Frank provocaba un tipo de relajacin profunda que daba lugar a la emergencia de imgenes hipnaggicas a las que atribua efectos catrticos. Guillerey prctico ya desde 1925 la fantasa dirigida.

En cuanto al paradigma psicoanaltico, su iniciador, Freud, la utiliz un breve tiempo como elemento psicoteraputico, precisamente al abandonar el uso de la hipnosis y preferir un procedimiento que pudiese estar bajo el control del paciente y en concreto el uso de las imgenes de la fantasa.

Entre los grandes maestros de la psicoterapia de principios de siglo es imprescindible destacar a Jung como uno de los iniciadores del uso teraputico de las imgenes y que es quien ofrece una influencia de mayor peso en las oniroterapias actuales. Jung entiende la imaginacin como un proceso creativo de la psique que permite una mayor integracin individual, interpersonal y espiritual; y considerando la unidad mente-cuerpo como un proceso vital, interpreta la imaginacin como un medio de percibir y experienciar dicho proceso.

Para Jung, la denominada por l "imaginacin activa" es de especial inters en el proceso teraputico, aunque considere arriesgado su uso antes de la fase final de la terapia. Para l las imgenes son activas por si mismas: de ah que no acepte las intervenciones del terapeuta durante sus manifestaciones, ni siquiera en la forma moderada en que lo hace el "Ensueo Dirigido" de Desoille, extremo no compartido por sus seguidores actuales. Considera que el poder de estas imgenes dinmicas, durante la sesin teraputica, es superior al de los sueos, de cara a revelar el inconsciente y para animar la maduracin en el anlisis del paciente.

2 / 14

Psicoterapias imaginativas y sueos


Escrito por Pérez Cámara, M & Ruiz Sánchez, J.J.

Ya desde los inicios de la revolucin conductista, el tema de las imgenes qued descalificado y eliminado de la investigacin psicolgica. Las imgenes se incluan entre esa serie de "cuestiones especulativas" o "conceptos mentalistas" que segn Watson (1913) no es posible someter a tratamiento experimental, y que, lamentablemente segn l, haban acaparado la atencin de muchos psiclogos introspeccionistas.

A partir de estas declaraciones de la cabeza visible del cuerpo de los psiclogos investigadores se comprende, que estos ignorasen la realidad de las imgenes y se centrasen exclusivamente en las asociaciones lingsticas y conductales. Durante unos cuarenta aos, como ha destacado Holt (1964) las imgenes fueron condenadas al ostracismo. Es a partir de los aos sesenta, cuando se manifiesta en representantes de modelos tericos diversos, un decidido retorno a la investigacin psicolgica de las imgenes y de sus aplicaciones teraputicas.

ONIROTERAPIAS. MODELOS QUE TRABAJAN PRINCIPAL O EXCLUSIVAMENTE A PARTIR DE LA ESPONTANEIDAD DE LA IMAGEN

Ensueo dirigido de Robert Desoille

Este mtodo se basa, con palabras de Launay "en la utilizacin, con fines teraputicos, del simbolismo de lo imaginario puesto en movimiento en una especfica relacin entre paciente y terapeuta [...]constituye un mtodo cuya especificidad se apoya a la vez en la produccin de un material simblico y en la comprensin del sentido de ese material" (1982). Probablemente sea Desoille el autor que haya elaborado, por primera vez, de forma sistemtica, un modelo que facilite, adems de la expresin y anlisis de las experiencias emocionales del
3 / 14

Psicoterapias imaginativas y sueos


Escrito por Pérez Cámara, M & Ruiz Sánchez, J.J.

sujeto, la movilizacin de tales experiencias para facilitar cambios teraputicos.

Entre los autores que Desoille tubo ms en cuenta y que pueden haber ejercido una mayor influencia sobre l se encuentran Janet, Freud, Jung y Pavlov.

El Ensueo dirigido, estado intermedio y desvanecido entre la vigilia y el estado de sueo, entre lo 'fisiolgico' y lo 'psquico', es en esencia el reflejo de aquella reserva inagotable en la que el sujeto haya acumulado desde el nacimiento, sus angustias, sus temores, sus deseos, sus esperanzas permanentes, factores determinantes de su comportamiento frente al mundo exterior." Desoille,1961/74).Los pasos bsicos en la aplicacin de la tcnica -previa una anamnesis mdico-psicolgica- se resumen en:

a) Facilitar en el paciente un estado de relajacin muscular y mental y de atencin sobre si mismo, que Desoille entiende como "estado hipnoide". b) Suscitar el ensueo a partir de alguna imagen inicial, y guiarla en su desarrollo a travs de algunas intervenciones especficas. c) Dilogo verbal para facilitar la comprensin de lo que puede revelar el ensueo, en vistas al autoanliss del paciente y su cambio teraputico Desoille, despus de constatar algunas coincidencias en las simbolizaciones imaginarias de los pacientes, estableci el uso habitual de seis" (espada, jarrn, bruja, brujo, dragn, bella durmiente del bosque). La evolucin posterior del Ensueo dirigido ha conducido a un uso ms espontneo de dichas "imgenes iniciales", siendo frecuentemente "la primera imagen que se le ocurra" u otras sencillas como un paisaje, un objeto o un cuadro.

Es frecuente la alternancia de sesiones dedicadas a la vivencia del sueo y de sesiones centradas en el anlisis del mismo. Al inicio del ensueo se le indica que inhiba toda actitud crtica, y que recuerde luego todo lo que paso por su mente. Puede considerarse la sucesin de tres etapas en el tratamiento: la fase primera, en la que se practican unos seis ensueos dirigidos, por medio de los cuales se enfrenta al paciente con todo tipo posible de situaciones vitales y se

4 / 14

Psicoterapias imaginativas y sueos


Escrito por Pérez Cámara, M & Ruiz Sánchez, J.J.

analiza su forma habitual de reaccionar ante ellas; la fase segunda en la que se le facilita el hallazgo de posibles respuestas alternativas no ejercitadas anteriormente y a desarrollar nuevas actitudes; y la fase tercera en la que se le ayuda a pasar de la experiencia imaginaria a la prctica real.

Imaginera afectiva guiada de Hans Leuner

La primera descripcin de este mtodo aparece en 1954 en lengua alemana; desarrollndose posteriormente como sistema en el marco de una terapia orientada psicoanalticamente. Este modelo se practica normalmente, o bien como psicoterapia breve, con una duracin entre 15 y 30 sesiones, o bien como psicoterapia ms profunda, en vistas a un cambio estructural de la personalidad, en cuyo caso se prolonga ms, pero resultando siempre de mayor brevedad que el psicoanlisis clsico. Su campo de accin abarca el anlisis de la motivacin inconsciente, la interpretacin del simbolismo, los mecanismos de defensa, el papel de la transferencia y la contratransferencia y el significado teraputico de la liberacin de los impulsos afectivos. Pero Leuner tambien reconoce explcitamente que debe mucho a Jung como inspirador de su trabajo, y que este le aporta tambin una base terica para su mtodo, aunque considerando que no viene al caso los tpicos temores expresados por los jungianos respecto a la "manipulacin de los arquetipos".

Un principio bsico del mtodo de Leuner afirma que solo debe utilizarse aquel tipo de material imaginario que permita al psiquismo del cliente expresarse espontneamente y sin resistencia.

Psicoterapia eidtica de Akhter Ahsen

El pakistan Aktiter Ahsen es el creador de este modelo sumamente original e independiente. Aparecen semejanzas de su trabajo con Jung -cuya influencia tiene peso sobre el autor- y con las oniroterapias europeas de Desoille y Leuner, pero se dan entre otras las siguientes diferencias; a) La imaginera de la terapias

5 / 14

Psicoterapias imaginativas y sueos


Escrito por Pérez Cámara, M & Ruiz Sánchez, J.J.

eidtica no consiste en narraciones o viajes imaginarios; b) el elemento clave lo constituye la imagen eidtica. Ahsen la define como "una imagen visual normal que es experienciada con pronunciada viveza, aunque no necesariamente evocada en el tiempo de la experiencia por una situacin actual, es vista en el interior de la mente o fuera en el sentido literal de la palabra, y esta visin se acompaa de ciertos eventos somticos, como tambin de un sentimiento de significado: la experiencia total en todas sus dimensiones excluye la posibilidad de que sea patolgica" (Ahsen, 1977, p. 6).

Lazarus creador de un enfoque conductual cognitivo multimodal, tecnolgicamente eclptico no se recat de afirmar: "Comparados con los penetrantes anlisis de Akhter Ahsen sobre la formacin de las imgenes y sobre el proceso eidtico, todos los otros usos clnicos de las imgenes aparecen como singularmente embrionarios" (Lazarus, 1972): y refirindose al conjunto del modelo lo considera "un hito en el desarrollo de un sistema de psicoterapia eficaz verdaderamente integrador y comprehensivo".

El mtodo de Ahsen se muestra eficaz para una gran variedad de trastornos, pero destaca su efectividad terapetica respecto a los problemas psicosomticos. Ahsen considera probable que la imagen eidtica es el nico suceso psquico "que es fundamentalmente psicosomtico y une mente y cuerpo en un todo singular indiferenciado" (Ahsen, 1968, p. 45, cit. por Sheikti, 1978).

Psicoterapia de la imaginacin de Joseph. E. Shorr

Shorr define su mtodo de "Psicoterapia de la imaginacin" como: un proceso fenomenolgico y dialgico con mayor nfasis en el significado subjetivo a travs de la modalidad del ensueo (imaginera despierta) e imaginacin.

"La proposicin fenomenolgica bsica de la Psicoterapia de la Imaginacin reconoce la necesidad del individuo de llegar a darse cuenta de cmo se define a

6 / 14

Psicoterapias imaginativas y sueos


Escrito por Pérez Cámara, M & Ruiz Sánchez, J.J.

s mismo en relacin con los otros, y como siente que los otros le definen. Por ejemplo: Cmo yo me veo a m. Cmo yo te veo a ti. Cmo yo veo que t me ves. Cmo yo veo que yo te veo" (Shorr, 1981, p. 697).

En su concepcin sobre la personalidad se encuentran integradas las teoras de R.D. Laing y de H.S Sullivan. Shorr tiene presentes la revalorizacin de la funcin de las imgenes que hicieron Jung, Ferenczi, e incluso Fromm, que "aconsej a los analistas practicar el ms pleno uso de su imaginacin y sugiri el uso de los mtodos de imaginacin activa para mejorar el flujo de las asociaciones libres de los pacientes" (Shorr, 1981, p. 695). Para Shorr, el conocimiento de las experiencias imaginarias (visualizaciones) de una persona son un requisito para una comprensin profunda de toda persona como individuo y como integrante del gnero humano. Por otra parte, una ventaja importante, segn l, del uso de la imaginera en la terapia lo constituye frecuentemente el hecho de que conduzca a un incremento de la motivacin y compromiso del terapeuta a causa de la naturaleza dramtica del material recogido.

Clasifica una larga serie de tipos de prcticas teraputicas imaginarias -ms de cien tipos- en un conjunto de categoras de las que las principales son: la imaginera espontnea, la fantasa guiada, la fantasa de la imagen de s mismo, imgenes dobles (dos fuerzas, dos muecas, dos animales, etc.), imaginera corporal, imaginera sexual, imaginera parental, imgenes de la muerte, imgenes de tareas, imgenes catrticas (p.e. la fantasa de enfrentamiento con el padre "malo"), etc.

La psicoterapia de la imaginacin trata de situar al paciente, por medio de las visualizaciones mentales, en situaciones especiales que pueden evocarle experiencias de interaccin dolorosas en reas problernaticas de la vida y que le permiten volverlas a experimentar de otras formas, de manera anloga a lo que hemos visto en los mtodos de Desoille y de Leuner, pero con una mayor variedad y flexibilidad en cuanto a los tipos y ejemplos de imaginacin que se aplican. Aqu no aparece la importante presencia de interpretaciones freudianas que perduran en aquellos dos modelos.

7 / 14

Psicoterapias imaginativas y sueos


Escrito por Pérez Cámara, M & Ruiz Sánchez, J.J.

Los prembulos del procedimiento siguen los pasos habituales de las oniroterapias: relajacin, ojos cerrados, semioscuridad, voz suave del terapeuta, silencio ambiental, etc. A continuacin el terapeuta sugiere el tipo especfico de situacin imaginaria apropiada para provocar un material de inters en el proceso de autoconocimiento o de cambio teraputico. Las respuestas del paciente ayudan a discernir aquello que est dispuesto a examinar, o para lo que est preparado, o lo que parece negar. "Las respuestas del paciente a determinadas situaciones estructuradas frecuentemente conducen de forma precisa a estados emocionales -aqu y abora- que tienen sus races en el pasado. El terapeuta energetiza entonces la situacin y las interacciones personales con el paciente y le anima en su eleccin de accin dentro de la situacin. Esto le ayuda finalmente para una mayor eleccin de accin en su realidad externa" (Shorr, 1981, p. 701).

Psicosntesis de Roberto Assitgioli

Nos encontramos aqu con un modelo que no reune todas las caractersticas de las oniroterapias si por stas entendemos las que recurren a las fantasas guiadas como procedimiento casi exclusivo, aparte de los mtodos de interaccin verbal imprescindibles para el anlisis y elaboracin de lo experimentado en aquellas. De todos modos dado el gran peso y riqueza de matices con que se ha venido utilizando este recurso en Psicosintesis -probablemente no queremos excluirla de este apartado.

"La imaginacin en el sentido preciso de de la funcin evocadora y creadora de imgenes, es una de las ms importantes y ms expontaneamente activas en sus dos aspectos aspectos, consciente e inconsciente. Por ello es una de las funciones que debe ser regulada cuando es excesiva o dispersa; desarrollarla cuando es debil inhibida; y finalrnente ampliamente utilizada dada su gran potencia.

"Esto explica por qu en la terapia psicosinttica nos ocupamos de ella de forma

8 / 14

Psicoterapias imaginativas y sueos


Escrito por Pérez Cámara, M & Ruiz Sánchez, J.J.

especial, ms si se tiene en cuenta que el uso de la imaginacin es uno de los medios mejores para alcanzar la sintesis de las diversas funciones" Assagioli, 1965/1973, p. 124). Assagioli no slo recurri al uso de las visualizaciones mentales sino tambin a las imgenes cinestsicas, tctiles, gustativas y olfativas.

Al igual que se sostiene en las oniroterapias, en Psicosntesis se tiene en cuenta el caracter de las imgenes como smbolos de contenidos de psiquismo."La tecnica de la fantasa guiada es capaz de revelar material inconsciente del mismo modo que lo hacen los sueos, mientras ofrece la ventaja de permitir que la conciencia y la voluntad de la persona interactue con ese material. Por ello crea un puente entre los niveles consciente e inconsciente de la mente" (Crampton, 1981, p. 718).

OTRAS TERAPIAS QUE INTEGRAN LA IMAGINERA ESPONTANEA Nos referimos aqu a aquellos mtodos que, reconociendo la vida propia de las inigenes mentales, no las emplean como procedimiento exclusivo ni necesariamente el principal. Solo sealaremos las ms difundidas.

El Focusng de Eugene Gendlin, recurre con frecuencia a la fantasa guiada y expontnea en dos de los seis movimientos que integran el conjunto del procedimiento: en el primero denominado "Despejar un espacio" y en el segundo "Formar la sensacin-sentida del problema".

La Terapia de la Gestalt de Fritz Perls utiliza la fantasa con cuatro finalidades principales: "1) establecer contacto con un acontecimiento, un sentimiento o una caracterstica personal resistidos; 2) restablecer contacto con una persona que no esta disponible, o con una situacin inconclusa; 3) explorar lo desconocido; 4) explorar los aspectos nuevos o desacostumbrados de uno mismo (Polster, 1973/1980, p. 241).

9 / 14

Psicoterapias imaginativas y sueos


Escrito por Pérez Cámara, M & Ruiz Sánchez, J.J.

Entre las creaciones geniales de este autor es imprescindible destacar el dilogo gestltico, clsicamente denominado la tcnica gestltica de las dos sillas. puedes permitir que surja una imagen en la silla o cojin vaco que tienes enfrente, hablarle, sentarte en el asiento opuesto y "ser la imagen" y responder. Es asombroso que por el simple hecho de cambiar de asiento y tomar asi otro punto de vista, podamos acceder a una perspectiva completamente nueva, sino incluso a una informacin concreta que uno habra jurado que no conoca.

En el Anlisis Transaccional (A. T.) de Eric Berne. Es destacable el trabajo del A.T. con los cuentos de hadas u otros cuentos o historias de relevancia en la historia emocional del cliente, reviviendo con la fantasa secuencias de los mismos en las que el sujeto se expresa desde el personaje con el que se identifica principalmente, y del que se analizan sus peculiares "posiciones vitales", "mandatos inhibidores", en vistas a facilitar la superacin del "guin de la vida".

El mtodo del Diario Intensivo de Ira Progroff, "est especfficamente encaminado a ofrecer un instrumento y tcnicas por las que las personas puedan descubrir dentro de s mismas los recursos que ellas desconocan poseer. Se trata de permitir dirigirles el poder de contacto profundo fuera de las experiencias actuales de su vida, de tal forma que puedan reconocer su propia identidad y armonizarla con la identidad ms amplia del universo tal como lo experimentan" (Progroff, 1975, p. 10). En este mtodo se utilizan una serie de tcnicas basadas especialmente en dilogos imaginarios con partes de uno mismo.

En cuanto al Psicodrama de Moreno, y sin necesidad de sealar las diversas variantes del psicodrama que han ido surgiendo a partir de la creacin original de su iniciador, es un hecho que su prctica implica un ejercicio de la fantasa acompaada de movimiento, gesto, interaccin y palabra, bien para intentar desbloquear una situacin traumatizante pasada bien para afrontar una situacin difcil.

10 / 14

Psicoterapias imaginativas y sueos


Escrito por Pérez Cámara, M & Ruiz Sánchez, J.J.

La Terapia emotivo-reconstructiva de Morrison se interesa en recordar y revivir emocionalmente experiencias primeras en vistas a sustituir el sistema de construccin perjudicial que aquellas suscitaron por otro ms de acuerdo con la realidad actual del adulto. Este procedimiento recurre habitualmente a las imgenes como agentes teraputicos primarios.

Otros mtodos con un denominador comn anlogo a los anteriores en cuanto al uso de la imaginera son las diversas variantes de arte terapia y danza terapia y la programacin neurolingistica de Bandler y Grinder.

IMPORTANCIA DEL TRABAJO CON IMAGENES

Podemos distinguir, con Horowitz (1978, 1983), tres Tipos o modos de representacin del pensamiento, o si se prefiere, tres dimensiones de cognicin y expresin: la motriz, la imaginaria, y la lingstica o verbal.

Tras un largo perodo de acentuado predominio del lenguaje, en la interaccin terapetica, nos encontramos con un pluralismo de modalidades extendido en los ltimos treinta aos, en buena parte a partir del movimiento psicolgico humanista.

Horowitz (1974, 1983), destaca cuatro tipos de usos principales con imagenes:

1) Obtener informacin til para el estudio o diagnstico de un caso. La imagineria peculiar de cada sujeto facilita pronto informacin sobre los conceptos de si mismo, los patrones interiorizados de relacin interpersonal, la capacidad

11 / 14

Psicoterapias imaginativas y sueos


Escrito por Pérez Cámara, M & Ruiz Sánchez, J.J.

expresiva, los estilos de defensas.

2) Facilitar la comprensin emptica del terapeuta respecto al paciente. Permite al terapeuta formar en su interior imagenes como las descritas en las fantasias y sueos del sujeto, y pede captar contradicciones entre dichas imagenes y la comunicacin verval del cliente que delaten alguna posible dificultad en la relacin.

3) Facilitar la expresin y el trabajo sobre temas conflictivos normalmente evitados o no integrados. Dada la acusada vinculacin de las imgenes con los procesos emocionales, una visualizacin de la experiencia puede permitir la liberacin de emociones y consiguientes cambios.

4) Transformacin de sentimientos y actitudes. Los ejercicios imaginarios, con su comprobado poder evocativo de emociones, pueden practicarse para facilitar los cambios en estas, por ejemplo en situaciones de ansiedad patolgica ante expectativas de sucesos futuros. No son suficientes todava las investigaciones que prueben empricamente la superioridad de la eficacia teraputica de las imagenes, respecto a otros canales de comunicacin, utilizada de forma exclusiva para facilitar el cambio intrasesin de una serie de problemas y en determinadas fases del proceso teraputico.

Recopilando una relacin de aportaciones en este sentido, Sheikh y Jordan (1983) sealan autores que muestran la eficacia comprobada de las imagenes respecto a una gran variedad de trastornos neurticos y psicosomticos (Ahsen, 1968; Sheikh, Richardson y Moleski, 1979; Sheikh, 1983), trastornos dibersos de ansiedad y fbicos (Singer, 1974; Meichenbaum, 1977), trastornos depresivos (Schultz, 1978), disfunciones sexuales (Singer y Switzer, 1980), insomnio (Sheikh, 1976), obesidad (Bornstein y Sipprelle, 1973).

Los usos teraputicos de las imgenes han sido reconocidos en cierta medida

12 / 14

Psicoterapias imaginativas y sueos


Escrito por Pérez Cámara, M & Ruiz Sánchez, J.J.

por la mayora de las ramas de la psicologa y la psicoterapia, tanto de corte psicoanaltico como conductista, humanista o transpersonal. Algunos enfoques se especializan en guiar a las personas por medio de imgenes habituales como prados, colinas, cuevas o encuentros con seres sabios o guas, que tienen un poder y significado universales. Otros utilizan los smbolos o imgenes onricas propias de la persona de la persona como base para la exploracin individual. Otros apuntan a sacar partido de las imgenes para reducir el estrs y crear cambios positivos en la vida de las personas. Las imagenes se estn aplicando eficazmente no solo en psicologa y psicoterapia sino tambien en medicina, deportes , pedagoga, negocios, formacin de la creatividad y desarrollo espiritual. Prcticamente cualquier actividad humana puede ser potenciada de una manera u otra por medio de las imgenes. No obstante, es de lamentar que a pesar de la multitud de tericos y profesionales que usan actualmente las imgenes y la visualizacin, stas se sigan considerando, desde el punto de vista convencional, como un enfoque "alternativo" y no formen parte integral de las instituciones mdicas o educativas tradicionales (Dina Glouberman, 1989).

Bibliografa:

1-Ashen, A: Eidetic parents test and analysis. New York; Brandon House 2-Rosal, R : El poder teraputico de las imgenes. Revista de psicoterapia. N10-11. Pginas 101-126. Barcelona, 1992. 3-Assagioli, R: The act of will. New York. Viking, 1973 (Traduccin . El acto de voluntad, Trillas, 1989) 4-Desoille, R : Lecciones sobre ensueo dirigido en psicoterapia. Buenos Aires, Amorrortu, 1975 5-Gendlin, E.T: Focusing. Bilbao, Mensajero, 1983 6-Glouberman, D: El poder de la imaginacin. Ediciones Urano, Barcelona, 1989 7-Horowitz, M.J: Image techniques in psychotherapy. New York : Behavioral Sciences Tape Library, 1974 8-Jacoby, J: La psicologa de C.G. Jung. Madrid, Espasa-Calpe, 1976 9-Launay, J.L; Levine, J y Maurey, G: El ensueo dirigido y el
13 / 14

Psicoterapias imaginativas y sueos


Escrito por Pérez Cámara, M & Ruiz Sánchez, J.J.

inconsciente, Paids, 1982 10-Leuner, H : The role of imagery in psychotherapy. En S. Arieti & Chrzanowski (Eds) : New dimensions in psychiatry. A worl view. New York, Jhon Wiley, 1977 11-Meichenbaum, D: Why does using imagery in psychotherapy lead change?. In J.L Singer&K.S. Pope (Eds) : The power of human imagination. New York&London, Plenum, 1978 12-Perls, F: Sueo y existencia. Santiago de Chile, Cuatro vientos, 1974 13-Sheik, A.A : Eidetic Psychotherapy. J.L.Singer&Pope, K: The power of human imagination. New York&London, Plenum, 1978 14-Shorr, J.E: Psycho-Imagination therapy. The integration of phenomenological and imagination. New York, Intercontinental Medical Book, 1972 15-Shorr, J.E : Psychotherapy throug imagery. New York, Intercontinental Medical Book, 1974 16-Velasco Suarez, C.A : La actividad imaginativa en psicoterapia. Buenos Aires, Editorial Universitaria, 1974

14 / 14