Vous êtes sur la page 1sur 8

Feudalismo tardío y revolución. Campesinado y transformaciones agrarias en Francia e Inglaterra (siglos XVI-XVIII)- Fabián Campagne.

Capitulo 4. La renta de la tierra y la extracción del excedente campesino en el Antiguo Régimen.

1. Vivir de la tierra en el Antiguo Régimen

Entre los siglos XVI y XVIII es posible identificar cinco expresiones manifiestas de la renta de la tierra: La renta señorial, la renta eclesiástica, la renta propietaria, la renta fiscal y la renta usuraria.

2. La renta señorial: la lenta agonía del feudalismo

Denominaremos renta señorial al conjunto de ingresos derivados de los aspectos feudales de la propiedad territorial noble. En el feudalismo clásico los componentes esenciales eran:

las tenencias a censo, la potestad jurisdiccional y la reserva dominical.

La renta señorial estaba conformada por los ingresos derivados de los dos primeros componentes de la propiedad señorial: las rentas enfitéuticas y la explotación del Bannum. La renta señorial sobrevive hasta el colapso final del Antiguo Régimen.

Hasta mediados del siglo XVI, el conjunto de cargas y prestaciones exigido por los señores de Ceutí era en extremo pesado. Estos barones exigían pagos del dominio directo (un porcentaje fijo sobre la producción o partición de frutos) la décima parte de toda compraventa o trueque de tierras (el laudemio enfitéutico), y el pago anual de un par de pollos y gallinas por cualquier vivienda existente dentro de los límites de la jurisdicción (convertida en latifundio).

Así también los señores de Ceutí poseían el monopolio del horno y del molino, el derecho a nominar a los candidatos para los cargos municipales, la facultad de exigir a los habitantes del territorio diversas corveas o prestaciones en trabajo.

Las diferentes prestaciones laborales, prácticamente desaparecen el curso del siglo XVI. La obligación de entregar al señor cada año una carga de paja y otra de leña, de transportarla a expensas del tributario, es abolida en 1592. Desaparece también la corvea anual, consistentes en dos jornadas de trabajo gratuito. Las cargas enfitéuticas (recognitivas del dominio directo) se mantuvieron siempre. Solo fueron anuladas las prestaciones personales y las corveas.

3. La renta eclesiástica: el precio de la fe

El diezmo se transformo en una de las más importantes categorías de la renta del suelo de la Europa precapitalista. Se estimaba un 8% de la cosecha bruta. El diezmo era el primer exactor con derecho a exigir su porción del producto de la tierra. Los nobles, el resto de los propietarios eclesiásticos, los profesantes de otras religiones, los minifundistas, todos debían cumplir con su parte del diezmo.

Hasta finales del Antiguo Régimen, el pago solía exigirse en especie. Los productos sometidos al pago del diezmo eran: los cereales, la vid, las crías nacidas durante el año. Quedaban exentos del pago los animales de labranzas, los prados, los bosques y los huertos.

Los beneficiarios directos del diezmo eran los obispos, abadías o capítulos catedralicios. También eran muy frecuentes los diezmos infeudados, que no eran percibidos por instituciones eclesiásticas sino por laicos, quienes debían asegurar como contrapartida la subsistencia del clero parroquial y el mantenimiento del culto dentro de su jurisdicción.

El pago del tributo no corría por cuenta de los propietarios, sino de los ocupantes del suelo. Los grandes propietarios quedaban en la práctica exentos del pago del diezmo.

4. La renta propietaria: el imperio de los dueños de la tierra

Durante la Edad Moderna, la renta propietaria se transforma en una de las principales vías de apropiación del excedente agrario por parte de los dueños de la tierra. Diversos factores explican este fenómeno:

- La decadencia de las otras vías de extracción del excedente campesino.

- El abandono de la explotación directa de las reservas dominicales por parte de la nobleza feudal.

- El monopolio de la propiedad no campesina de la tierra en manos de la nobleza laica y eclesiástica, etc.

Las diferencias entre las rentas señoriales (enfiteusis) y propietaria (arrendamiento). La primera supone la cesión perpetua del dominio útil. La segunda estipula plazos de corta duración (los plazos eran de seis, nueve o doce años). El arrendamiento no creaba ningún tipo de derecho sobre la propiedad de la tierra, y la no renovación del contrato permitía la recuperación del derecho de uso por parte del propietario.

A partir de 1450 el arrendamiento comienza a generalizarse en las áreas mas desarrolladas del reino, para convertirse en la más acabada expresión del abandono de la gestión directa de los señoríos durante el Antiguo Régimen.

¿Cuál fue la evolución de la renta propietaria durante el Antiguo Régimen? En el caso de Francia, por Ej.

- En la primera mitad del siglo XVI, el incremento del volumen del producto agrario, el

crecimiento de la demanda, el aumento demográfico y el alza de los precios, impulsaron a los propietarios del suelo a extraer el mayor beneficio posible de sus tierras.

- Otro punto a tener en cuenta es que, las Guerras de Religión provocaron el colapso del

sistema productivo.

- A partir de 1640, el brutal incremento de la fiscalidad estatal detuvo la recuperación de la renta propietaria. El impuesto personal (talla) debía ser afrontado por el arrendatario.

- A partir de 1660 comienza la recuperación de la renta propietaria. Los cánones alcanzan

pronto los valores más altos de todo el siglo. Sin embargo, hay un empeoramiento agrícola. Primero, una sucesión de malas cosechas anuales. Luego, un periodo de precios agrícolas bajos. Durante el siglo XVIII la renta propietaria obtuvo su revancha.

5.

La renta fiscal: la centralización del excedente campesino

El principal rentista del suelo, el rey

La nobleza, el clero, y gran parte del patriciado urbano estaba exento del pago de las contribuciones directas, en cambio en los productores rurales no privilegiados caía la renta fiscal. Percibida en dinero, la renta fiscal era la exacción más difícil de evadir a raíz de los medios de coerción que poseía.

El sistema impositivo francés hacia uso equilibrado de ambas clases de impuestos (directos

e indirectos). Desde el siglo XIV hasta el estallido de la revolución, la renta fiscal del reino se sustento sobre tres contribuciones:

- La talla, un impuesto directo de base rural.

- La gabela, un impuesto indirecto que gravaba la compraventa de sal.

- Las aides, impuestos indirectos que gravaban el consumo de un grupo especifico de productos.

La talla era personal en el norte del país: según su condición, eran las personas quienes resultaban gravadas o exentas. En el sur, la talla era real: las tierras (no los individuos) eran el objeto del gravamen o de las exenciones.

La gabela se sustentaba sobre el monopolio estatal de la venta de sal. Las regiones que producían su propia sal quedaron exentas del pago del tributo.

Las aides gravaban un grupo reducido de mercancías. La gran mayoría provenían de la venta minorista de vino, el consumo de pescado y maderas

El estado francés jamás arrendó a particulares la recolección de los impuestos directos. Distintos agentes de la corona tuvieron a su cargo la percepción de la talla o de los tributos equivalentes.

Los impuestos indirectos eran arrendados por financistas locales o extranjeros que solían adelantar al estado la suma que se esperaba obtener por el cobro de un tributo.

6. La renta usuraria: el endeudamiento impiadoso

El endeudamiento rural entre 1560-1720, era una de las principales vías de expropiación de los productores directos. Ninguna explotación familiar estaba exenta del fenómeno del endeudamiento crónico. Una sucesión de las malas cosechas, una tragedia familiar, el aumento de los impuestos, el paso del ejército, con frecuencia ponían en peligro la supervivencia de la explotación familiar. Los créditos parecían, entonces, la única salida.

Los plazos estipulados vencían y nuevos préstamos se acumulaban, y en el lapso de una década el monto adecuado superaba el valor estimado de los bienes muebles, lo esencial de la riqueza de los pequeños productores.

Los beneficiarios de este complejo mercado rural de capitales eran los burgueses de las ciudades vecinas, los curas de las aldeas, los hombres de leyes, los grandes arrendatarios y los campesinos prósperos.

Imposibilitados de remidir los prestamos recibidos, presionados por la posibilidad de perder sus tierras, los campesinos aceptaban transformar su deuda vieja en una renta perpetua consignada sobre un bien inmueble (generalmente un grupo de parcelas). La venta voluntaria, la confiscación, o la huida eran las únicas vías abiertas para las victimas de este sistema impiadoso.

Desde mediados del siglo XVI, las primeras victimas del avance del endeudamiento fueron las capas pobres del campesinado de subsistencia. A partir del siglo XVII, fueron los campesinos medios esta vez, quienes quedaron atrapados por el endeudamiento. La clase media rural podía resistir por más tiempo las coyunturas desfavorables; pero si perduraban demasiado, no tenían tiempo para recuperarse.

En el caso de los aparceros compartían con los dueños de la tierra los costos de producción por mitades (arados, semillas, carretas, animales de tiro). En ocasiones no podían siquiera aportar su parte del capital inicial, por lo que el propietario del suelo debía adelantarles herramientas y dinero, que luego seria descontados de la primera cosecha.

A partir de las primeras décadas del siglo XVIII, el crecimiento económico, la disminución de la presión fiscal y la baja de la tasa de interés, reforzaron la posición del campesinado enfitéutico, incluso del alodial.

Capitulo 5

La comunidad rural preindustrial: campos abiertos y prosperidad colectiva

1. El termino de la aldea

El término de la aldea, abarcaba el conjunto de tierras explotadas por un conjunto de unidades familiares. Los núcleos habitacionales podían concentrarse en un espacio reducido, conformando así una aldea grande. Los hogares campesinos podían distribuirse también en forma espaciada constituyendo un hábitat disperso.

La conformación de la comunidad campesina estaba dada por el autogobierno local. Se destacan los ayuntamientos abiertos (asambleas de vecinos) o cerrados (concejos municipales). Menor importancia tenía, el señorío y la parroquia, puesto que sus límites no siempre coincidían con los de la comunidad rural.

Toda la comunidad rural estaba compuesto por tres secciones diferentes: las viviendas y huertos, la tierra cultivable (ager), y los bienes comunales (saltus). El núcleo habitacional campesino incluía, la vivienda, el huerto y las instalaciones para los animales domésticos. Las viviendas y sus huertos eran tierras cercadas.

La mayoría de los propietarios de casa y huerto poseían también una cantidad variable de parcelas dispersas por el ager, aunque la sola propiedad de una vivienda bastaba para que su poseedor fuera considerado como miembro de la comunidad, con derechos a usufructuar los bienes comunales y a participar de la asamblea de vecinos.

Por el hecho de estar cercadas, el productor tenía absoluta libertad de cultivo sobre las tierras de su huerto. No quedaban sujetas a disposiciones que regulaban la producción en el ager. Estas pequeñas extensiones de tierra quedaban al margen de todo tributo. A menos que en ellas se plantaran vides o se sembraran cereales.

La tierra cultivable, el ager, conformaba la sección principal de la comunidad rural. Ninguna familia campesina hubiera podido sobrevivir con el mero producto de sus huertos hogareños. Las parcelas dispersas por el terreno arable eran las que aseguraban la subsistencia de los hombres y animales de las aldeas (cereales de invierno para los primeros, cereales de primavera para los últimos).

Todas las cargas y tributos recaían sobre el producto agrícola generado por el ager (el diezmo, el impuesto estatal, las rentas enfitéuticas, etc.).

Los bienes comunales de la aldea, el saltus, era un complemento esencial para la supervivencia de los pequeños y medianos productores directos. Estaban conformados por terreno virgen, inculto, deshabitado: bosques, montes, praderas, pantanos, etc. Solo los propietarios de la comunidad tenían derecho a acceder a los recursos generados por el saltus: combustible, madera, frutos silvestres, forraje, etc.

2- El sistema de campos abiertos: propiedad individual y usufructo colectivo.

Los campos abiertos u open-field eran extensiones de terrenos, en las cuales las parcelas de varios propietarios se hallaban dispersas y entremezcladas. No se trataba de una forma de propiedad colectiva o comunal. Cada propietario poseía títulos de propiedad individual sobre sus bienes. Las parcelas continuaban siendo bienes de usufructo individual, solo que mezclados entre si.

Cada parcela era un franja, separada de la vecina por surcos, piedras, pequeños setos o cintas de césped. La extensión de las franjas era de 200 metros por 20. Algunas podían ser tenencias a censo o enfitéuticas (Enfiteusis: es un derecho real que supone la cesión del dominio útil de un inmueble, a cambio del pago anual de un canon, y de un laudemio por cada enajenación de dicho dominio). Otras podían ser parcelas de dominio indiviso. También podía suceder que algunas de las franjas fueran propiedad del señor. En cualquiera de los regimenes anteriores, las parcelas podían arrendarse a terceros. Las franjas entremezcladas en el ager no eran terrenos cercados, dentro de los cuales el productor podía sembrar lo que deseara.

La división de la tierra era en tres partes o campos. Este sistema de rotación trienal ( por ejemplo: la sucesión de Barbecho en un franja, cereales de invierno, cereales de primavera). Las diversas fases del ciclo agrícola (la estercoladura, la labranza, la siembra, la cosecha) debían tener lugar en periodos fijos, según el calendario que la asamblea comunal, los

ayuntamientos o los tribunales señoriales establecían para toda la comunidad. Los productores individuales no podían regular en forma individual la duración de las fases del proceso productivo.

En el sistema trienal, los propietarios tenían derecho a enviar a pastar sus rebaños al suelo del barbecho, siempre según el tamaño y la cantidad de franjas que poseían en el ager. En ciertos regimenes, enviar al barbecho parte de los rebaños individuales era incluso obligatorio, para garantizar así una provisión adecuada de abono.

Antes de iniciar la siembra del próximo ciclo, que en el sistema clásico correspondía a los cereales de primavera (avena o cebada), los propietarios individuales unificaban sus parcelas y enviaban parte de sus rebaños (common of shack). El objetivo era contribuir con la estercoladura, y también con el desbroche del terreno: los animales consumirían los pequeños restos del tallo, las espigas perdonadas por la hoz, la hierba crecida en los bordes de cada franja. Esta practica se extendía por varios meses, entre finales de Agosto (cuando la cosecha de los cereales de invierno había concluido) y comienzos de marzo (cuando comenzaba la siembra de los cereales de primavera).

El saltus: los vecinos de la aldea podían enviar a pastar a sus rebaños durante todo el año, en particular el ganado porcino y ovino. Los techos, los graneros y las cercas podían repararse con la madera recogida en el bosque. Si los comunales incluían estanques o arroyos, las familias campesinas podían completar sus dietas con pescado. Los pantanos proveían turba, combustibles baratos. El saltus no era común a todos los aldeanos, sino a los propietarios.

El gleaning o derecho al espigueo: después de levantada la cosecha de invierno, y antes del ingreso del rebaño comunal, los parroquianos, por lo general las mujeres, los niños y los no propietarios, tenían derecho a ingresar en las parcelas individuales para recoger los granos, las semillas o las espigas que pudieran haber quedado en el suelo. A diferencia del common of snack, que duraba varios meses, el gleaning se limitaba a unas pocas horas durante unos pocos días. El grano así recogido podía proveer suficiente harina para elaborar pan durante el resto del otoño hasta navidad.

Además de la harina, el espigueo generaba otros recursos. La paja podía emplearse para encender los hornos, para cubrir techados o para tapizar los establos. Mezclada con estiércol, podía utilizarse como abono.

Ahora bien, los propietarios no podían introducir mejoras técnicas que redujeran los beneficios generados por algunos de estos derechos colectivos.

3- Administrando las riquezas de todos: el usufructo de los comunales.

Los bienes comunales eran utiles solo si no se los sobreexplotaba. Tanto los derechos de pastoreo como el usufructo del bosque, estaban regulados.

El prado comunal

Un control cuidadoso de la pradera colectiva permitía aumentar el numero de cabezas de ganado de la comunidad, incrementando a su vez la producción de abono, de las que se beneficiarían las tierras cultivables.

Las disposiciones comunales eran decididas por las asambleas de vecinos, y reforzadas por los tribunales públicos y señoriales. El establecimiento de cuotas, limitaba el numero de animales que los propietarios podían ingresar en los commonlands. En 1760 se permitía se permitía el ingreso de una oveja por cada acre de tierra poseído en el ager. En el caso de las vacas, la proporción era de un animal por cada 10 acres. Estaba prohibido introducir en los comunales animales de otras parroquias a cambio de un sueldo, o arrendar a terceros los derechos comunales no explotados.

La costumbre de establecer corrales transitorios cada semana, en diferentes sectores de las commonlands, permitía que los animales afirmaran la superficie del suelo, consumieran las malas hierbas, y abonaran la tierra en forma pareja.

Las autoridades aldeanas permitían que los propietarios que sembraban con forrajeras una porción de su barbecho, introdujeran en el saltus un mayor numero de animales que el resto de los parroquianos. Otro conjunto de normas colectivas hacia referencia a la limpieza de canales y de las vías de drenaje, que ayudaban a mantener la salud del ganado.

El bosque comunal

En el bosque se obtenían recursos para ingresar en la red de intercambios con los otros vecinos. La foresta proporcionaba combustibles tales como: madera seca, turba, matorrales, helechos, raíces, etc. Esto permitía calefaccionar las cabañas miserables, alimentar los hornos caseros o el fuego para la elaboración casera de cerveza. Las regulaciones colectivas establecían que los vecinos tenían tan solo derechos a tomar cierto tipo de madera, en particular, las ramas muertas, secas o caídas de los árboles.

Las cañas, hierbas y matorrales servían como forraje o para confeccionar los lechos sobre los que dormían. El forraje obtenido permitía alimentar a los bueyes y a los caballos durante todo el invierno, incluso hasta abril o mayo.

Del bosque también se podía obtener la arena: arrojada al piso de la cabaña una vez por semana, permitía absorber la suciedad, el polvo y la grasa. También era un buen abrasivo para la limpieza de cacharros y vasijas.

Los campesinos hallaban incluso utilidad a la lana de los animales que quedaba atrapada en los arbustos espinosos. Con ella confeccionaban alfombras y parches para la ropa.

La comida era otro grandes recursos provistos por el bosque y los baldíos comunales. Los frutos secos, como las nueces y las avellanas, que podían venderse en los mercados urbanos. El otoño proporcionaba hongos para la preparación de sopas y estofados. La foresta también proveía hierbas medicinales y hojas jóvenes para ensaladas. Con los frutos

del bosque como frutillas silvestres, frambuesas, etc., se podían elaborar jaleas, dulces y licores. Los animales podían alimentarse en los bosques, en especial los gansos, las vacas, las ovejas y los cerdos.

Las commonlands eran una fuente complementaria de riqueza para toda la aldea. Los aldeanos vendían en el mercado mucho de los productos que recogían en los bosques. En ocasiones, la actividad podía convertirse en una ocupación de tiempo completo y la principal fuente de ingreso de una familia pobre sin tierras.

Toda economía de campos abiertos proveía materiales para la realización de pequeños intercambios, por Ej.: una cesta de frutillas, un jarro de jalea, una carga de madera. Todo ello era significativo, porque en las sociedades campesinas los dones contribuyen a que las familias marginales establezcan lazos con el resto de la comunidad. Al mismo tiempo, organizaban una red informal de seguridad social.

El acceso a los comunales permitía construir relaciones sociales a través del intercambio de productos. Los dones creaban lazos de obligación, implicaban siempre el retorno de los contradones; y los baldíos comunales eran la mejor fuente de regalos y presentes para familias con recursos y salarios inadecuados. Una jornada de recolección en el bosque generaba mas oportunidad para dar y recibir, que varios días de trabajo asalariado en una granja.

4- Los conflictos intracampesinos: la otra cara de la solidaridad rural

Varades: campesinos pobres, rebaños ricos

A mediados del siglo XVII, en la comunidad de Varades, el señor feudal comenzó a proclamar su dominio absoluto sobre los pastos comunales. Comenzó a limitar el acceso al saltus, que hasta entonces había sido parte del termino aldeano. El aristócrata tenia por objetivo concesionar el uso de los prados, arrendarlos a terceros, cercarlos y dedicarlos a la producción agrícola.

Como respuesta a tal situación los parroquianos, en 1732 recurrieron a la violencia: 50 parroquianos disfrazados de mujeres atacaron a un grupo de jornaleros que estaban erigiendo una cerca. Con un espíritu cercano al charivari, se dispararon tiros al aire, se apaleo a los trabajadores, y se los obligo a saltar al río.

Los aldeanos que batallaban por ingresar en los comunales contra la voluntad del señor, eran pobres y minifundistas.