Vous êtes sur la page 1sur 13

M.

Amalia Martín de la
Escalera
Qué dulce es la paz,
la calma,
y qué dulce es el
sentir,
en el interior del alma
ese descansar
en ti.
Qué fácil es
caminar
apoyada en el cayado de tu cruz,
qué fácil
es
caminar
cuando el alma va
guiada por tu luz,
por tu luz.
Qué ligeramente
escala
sin angustias ni temor
hasta las altas
montañas
alma que vive de
amor, de amor.