Vous êtes sur la page 1sur 1

Cuando se vuelve la mirada atrs todo se ve extrao; o al menos diferente Nunca nada es lo que sola ser.

Era un lugar lleno de culos. Grandes, redondos y bien formados culos, todo el da, todo el tiempo. Sabas que ninguno era para ti pero ah estaban Cuando una de ellas comenzaba a hablar no importaba si se diriga a mi o a una de sus amigas- algo raro me pasaba, comenzaba a pensar si en realidad esa mujer estara viva cmo sera su vida, qu tipo de preocupaciones tena, qu le quitaba el sueo, si es que algo se lo quitaba, claro. En algn momento crey que todo era ridculo? Que nada de esto tena sentido? Hablaba de esa manera muy fresa- para ser diferente a alguien, o igual a alguien; para destacarse o para borrarse? Ese increble grado de infantilismo mezclado con impaciencia, capricho, poca tolerancia a la frustracin, mimos y buenaondez era algo sorprendente. Me haca cuestionar la vida misma. Todo eso, claro, mientras le vea las nalgas. Todo aquello me pareca raro tan raro como ver a las personas subir o bajar y a veces subir y bajar- las escaleras del tren a toda prisa. Nunca lo entend. Nadie nunca alcanzaba a transbordar de una lnea a otra pero siempre llevaban prisa. No entenda coincidencia tan grande; cmo era posible que tantas personas llevaran tanta prisa al mismo tiempo? Qu hacan? A dnde tenan que llegar tan rpido todos mis amigos eran impuntuales-? Qu hacan cuando llegaban all?