Vous êtes sur la page 1sur 1

En que sentido es necesaria la satisfaccin en un juicio del gusto?

Para Kant, el juicio del gusto es subjetivo, donde el fundamento es el sentimiento de placer o displacer que experimentamos al juzgar el objeto. De lo anterior se sigueque, para deir que algo es bello est en juego aquello que hago en m mismo (el juego libre entre la imaginacin y el entendimiento? A partir de la representacin del objeto. La satisfaccin presupone la relacin de la representacin del objeto con mi estado de nimo. De aqu que Kant diga que el gusto es la capacidad de enjuiciar una representacin por medio de una satisfaccin sin interes alguno. Entonces la satisfaccin es el punto clave en el juicio del gusto. Esta, le da al juicio, una validez subjetiva universal al exigir de otros el mismo sentir. La satisfaccin es la condicin subjetiva del enjuiciamiento de los objetos. Ahora bien, Kant dice que el enjuiciamiento precede al placer, ya que califica al objeto sin inters y universalmente, es decir, a priori; y el placer es sinttico ya que surge de la relacin: representacin y sentimiento. De toda representacin es posible al menos que est enlazada con un placer, en lo agradable; y en lo bello, contina Kant, tiene una relacin necesaria con la satisfaccin. Esa necesidad es ejemplar, segn Kant, ya que es como un ejemplo de aprobacin, a modo de regla general. Entonces, dice el filsofo de Knigsberg, esa necesidad (exigencia de aprobar la satisfaccin ) es condicional. Se solicita la aprobacin por un fundamento comn a todos, un principio subjetivo (el sentimiento) que con valor universal determine que place y que no. Y como aqu tratamos del juicio acerca de lo bello, el sentimiento que tenemos, al juzgar el objeto que llamamos bello debe de placer, sobre todo satisfacer de manera necesaria, ya que de lo contrario no creo que llamase bello aquello que insatisface. El fundamento del juicio esttico, as como lo que permite la comunicabilidad universal (el sentido comn) de ste, no es otra cosa que el sentimiento de satisfaccin en nosotros mismos, de aquello que se juzga. Ahora, habra que preguntarse si tal sentimiento que hacemos en nosotros es voluntario o no.