Vous êtes sur la page 1sur 18

Ingeniería de Telecomunicación

Propagación de Ondas

Introducción a los sistemas


radioeléctricos
6
J. Alpuente

Un sistema radioeléctrico es aquel que permite establecer una radiocomunicación


(telecomunicación transmitida por medio de ondas electromagnéticas que se
propagan por el espacio sin guía artificial y cuya frecuencia es inferior a 3000
GHz).

De una forma esquemática, un sistema radioeléctrico está formado por un


transmisor que proporciona la información a transmitir en forma de energía
electromagnética que, confinada por materiales conductores o dieléctricos,
denominados medios de transmisión, se propaga hasta un interfaz en el que se
convierte en energía electromagnética radiada al espacio, por el que se
propagarán ondas electromagnéticas libres (no guiadas), hasta un nuevo interfaz
en el que la energía electromagnética libre se confinará en nuevos medios de
transmisión por los que se propagará hasta llegar al receptor en el que se
recuperará la información original.

Esquemáticamente y desde el punto de vista circuital, un sistema radioeléctrico se


puede representar como un sistema formado por tres subsistemas: el primero, de
comunicación guiada, formado por un generador (transmisor), una línea de
transmisión y una antena transmisora (interfaz); el segundo será un sistema en el
que se propagan las ondas que, radiadas por la antena transmisora, llegan a la
antena receptora; y el tercero, un nuevo sistema de comunicación guiada, formado
por una antena transmisora, un medio de transmisión y una carga (receptor). En
la figura 6.1 se muestra esta interpretación esquemática.

ZG
EG
ZL

Comunicaciones guiadas Comunicaciones guiadas


Propagación
radiada

FIGURA 6.1. Modelo esquemático de un sistema radioeléctrico.

6.1. Definición de radiación y antena.


Al hablar del modelo de un sistema radioeléctrico, se ha establecido la necesidad de
realizar una conversión de energía electromagnética guiada en energía electromagnética

6-1
Propagación de Ondas

radiada, y viceversa, conversión que van a realizar unos transductores denominados


antenas.

El estudio del comportamiento de las antenas se puede justificar en base a que, si bien el
estudio de la propagación radioeléctrica se va a centrar en los procesos y fenómenos
electromagnéticos que ocurren entre ellas, es necesario saber qué es lo que acontece
antes y después de las mismas para establecer un buen comportamiento del sistema.

La UIT-R define radiación [1] como el fenómeno consistente en la emanación de


energía hacia el espacio exterior en forma de ondas electromagnéticas y en la gama de
las radiofrecuencias, o como la energía transferida al espacio en forma de ondas
electromagnéticas y en la gama de las radiofrecuencias.

Se define una antena como un dispositivo, generalmente metálico, capaz de radiar y


recibir ondas de radio [2], o como la parte del sistema transmisor o receptor diseñado
específicamente para radiar o recibir ondas electromagnéticas. En otras palabras, la
antena es un elemento de transición entre un dispositivo de guiaondas y el espacio libre,
en el caso del sistema transmisor (figura 6.2a), o viceversa, en el caso del sistema
receptor (figura 6.2b).
Espacio
libre

ANTENA
Receptor
Espacio Línea o guía
Línea o guía libre

Transmisor
ANTENA
(b)

(a)

FIGURA 6.2. a) Antena transmisora como transición onda guiada-onda de radio, y b) Antena
receptora como transición onda de radio-onda guiada.

Teniendo formas muy variadas, las antenas forman parte de cualquier equipo de
radiocomunicación, estando unidas la antena transmisora al radioemisor y la antena
receptora al radiorreceptor mediante líneas de transmisión por las que se propagan
ondas electromagnéticas guiadas. Entre las antenas se propagan ondas
electromagnéticas libres, siendo tanto éstas como las guiadas ondas de radio. Por tanto,
el conjunto línea de transmisión-antena debe calcularse para una conversión lo más
económica posible de la energía de las ondas guiadas en energía de las ondas libres, y
viceversa, así como para la reproducción sin distorsión de la información transmitida.

6.2. Antenas transmisoras y receptoras.


Una de las misiones de la antena va a consistir en radiar la potencia que se le suministra
con unas características de direccionalidad adecuadas a la aplicación, imponiendo cada
aplicación unos requisitos sobre la zona del espacio en la que ha de concentrarse la
energía. Así, en el caso de la radiodifusión sonora la energía habrá de distribuirse por
igual en todas las direcciones, hablándose de la existencia de una cobertura
omnidireccional; por el contrario, en el caso de los radioenlaces fijos se dispondrán

2 – Introducción a los sistemas radioeléctricos


Grupo de Electromagnetismo – Dpto. Teoría de la Señal y Comunicaciones

antenas que concentren la energía en una determinada dirección, diciéndose entonces


que las antenas son direccionales. Además de radiar, toda antena ha de ser capaz de
captar energía del espacio que le rodea, absorberla y entregarla al receptor.

En resumen, las dos misiones básicas de una antena son las de transmitir y la de recibir
energía, bajo condiciones particulares para cada aplicación. Estas condiciones están
relacionadas con la direccionalidad, los niveles de potencia a soportar, la frecuencia de
trabajo, ..., lo que da lugar a una gran variedad de tipos de antenas.

El carácter de los procesos que tienen lugar en las antenas atestigua su reciprocidad
[3], expresada como la posibilidad de utilizar una misma antena en calidad de radiador
de energía electromagnética (o antena transmisora) y de captador de energía
electromagnética (o antena receptora) sin que varíen sus parámetros principales al
desarrollar una u otra función, lo que en la práctica permite que en determinados
servicios, como el de telefonía móvil, se utilice una antena común para la transmisión y
la recepción.

El conocimiento de las características de las antenas, en su doble cometido como


transmisoras y como receptoras, analizadas desde el punto de vista de la antena como
elemento radiante y de antena como elemento de un circuito, permite un mejor
conocimiento de estos dispositivos, junto con la definición de los parámetros de las
mismas necesarios para comprender la asignatura.

6.3. Mecanismo de radiación.


La primera pregunta que surge al tratar con antenas es ¿ cómo se produce la radiación ?.
La respuesta es compleja al no ser única para todas las antenas, y se complica aún más
cuando se pretende determinar cómo se "desprenden" las ondas de la antena.

Para explicar el mecanismo que produce las ondas electromagnéticas radiadas por la
antena, se considera una fuente de tensión conectada a una línea de transmisión de dos
conductores que, a su vez, está conectada a la antena. Al aplicar una tensión a la línea de
transmisión se crea un campo eléctrico entre los conductores de la misma, dando lugar a
unas líneas de fuerza, tangentes al campo eléctrico, asociadas al mismo (figura 6.3).
Estas últimas tienden a actuar sobre los electrones libres asociados con cada conductor,
provocando el movimiento de dichos electrones una corriente que crea un campo
magnético al que se asocian unas líneas de fuerza tangentes al mismo.

FIGURA 6.3.. Antena y líneas de campo eléctrico asociadas. [4].

6-3
Propagación de Ondas

Normalmente se acepta que las líneas de campo eléctrico tienen su principio en las
cargas positivas y su final en las negativas, o bien con principio en las cargas positivas
tienen su final en el infinito, o bien con principio en el infinito tienen su final en cargas
negativas, o bien forman lazos cerrados sin principio ni final en carga alguna. Las líneas
de campo magnético, en cambio, forman lazos cerrados alrededor de los conductores
portadores de corriente, al no existir cargas magnéticas. Las líneas de campo dibujadas
entre los conductores ayudan a ver la distribución de carga. Si se supone una fuente de
tensión sinusoidal, el campo eléctrico entre los conductores también será sinusoidal con
un período igual al de la fuente aplicada, existiendo una relación entre la densidad de
líneas de fuerza (con las flechas indicando la dirección relativa, positiva o negativa) y la
intensidad del campo. La creación de campos eléctricos y magnéticos entre los
conductores forma ondas electromagnéticas que se propagan por la línea. Las ondas
electromagnéticas entran en la antena y tienen asociadas a ellas cargas eléctricas y las
correspondientes corrientes. Si se separa parte de la estructura de la antena, las ondas en
el espacio libre se forman conectando las terminaciones abiertas de las líneas de campo,
siendo las ondas de espacio libre periódicas, alejándose el punto de fase constante P0 a
la velocidad de la luz, de forma que en un semiperíodo se ha trasladado a la posición P1,
separada λ/2 de la anterior, tal y como se muestra en la figura 6.4.

FIGURA 6.4. “Desprendimiento” de las ondas libres. [5].

El fenómeno de "desprendimiento" de la onda de espacio libre se puede explicar con un


símil entre las ondas de espacio libre y guiadas y las ondas que se forman en el agua. Si
se produce una perturbación en el agua, se generan unas ondas que se propagan
alejándose del punto en el que se produjo aquélla; si se retira la perturbación, las ondas
continúan su propagación, si bien terminan parándose o extinguiéndose; si persiste la
perturbación, continuamente se están generando nuevas ondas, retardadas en su
propagación con respecto a las primeras. Lo mismo ocurre con las ondas
electromagnéticas generadas por una perturbación eléctrica; si la perturbación inicial
generada por la fuente es de corta duración, las ondas electromagnéticas generadas se
propagan a través de la línea de transmisión y de la antena y finalmente son radiadas
como ondas al espacio libre, incluso si la fuente ha dejado de existir; si la perturbación
eléctrica es continua, las ondas electromagnéticas existen continuamente, propagándose
unas tras otras. Cuando las ondas electromagnéticas están en la línea de transmisión y

4 – Introducción a los sistemas radioeléctricos


Grupo de Electromagnetismo – Dpto. Teoría de la Señal y Comunicaciones

en la antena su existencia se asocia con la presencia de cargas en los conductores; sin


embargo, cuando las ondas son radiadas, forman lazos cerrados y no hay cargas que
sustenten su existencia. Esto nos lleva a concluir que se necesitan cargas eléctricas para
excitar los campos pero no se necesitan para mantenerlos, pudiendo existir campos en
ausencia de cargas.

La interpretación física del "desprendimiento" de la onda sería la siguiente (figura 6.5):

(a) (b) (c)

FIGURA 6.5. Formación y desprendimiento de las líneas de campo eléctrico en una antena tipo
dipolo: a) t ≤T/4; b) T/4 < t < T/2; y c) t = T/2. [6].

Supuesta una variación temporal sinusoidal de la corriente de alimentación, en el primer


cuarto de período la corriente acumula cargas positivas en el conductor superior y
cargas negativas en el inferior, cerrándose el circuito a través de la corriente de
desplazamiento que siguen las líneas de campo, cuyo desplazamiento máximo es de λ/4.
En el siguiente cuarto de período las líneas de campo siguen propagándose, a la vez que
la densidad de carga en los conductores va disminuyendo, lo que puede interpretarse
como que empiezan a introducirse cargas de signo opuesto que, al final del semiperíodo,
tienden a neutralizar la carga de los conductores, generándose líneas de campo opuestas
que se desplazan λ/4. Al final del semiperíodo, la neutralización de las cargas hace que
las líneas de campo se cierren sobre sí mismas. En el siguiente semiperíodo se repite el
proceso pero en dirección opuesta, y así sucesivamente a lo largo de los distintos
semiperíodos.

6.4. Parámetros de las antenas.


La antena forma parte de un sistema de radiocomunicación más complejo, por lo que
interesará caracterizarla con una serie de parámetros que la describan y permitan evaluar
el efecto que una determinada antena va a tener sobre el sistema en su conjunto, o para
especificar el comportamiento de una antena en aras a poder utilizarla o no en un
determinado sistema.

En un principio, para proceder a su definición, los parámetros se diferenciarán según


estén relacionados con la transmisión o con la recepción, si bien el teorema de
reciprocidad permitirá establecer la equivalencia entre ambos casos.

6-5
Propagación de Ondas

6.5. Parámetros en transmisión. [7, 8, 9, 10]

6.5.1. Diagrama de radiación.


Se define el diagrama de radiación de una antena como la representación gráfica de
las propiedades de radiación de la misma en función de las coordenadas espaciales. Este
diagrama suele determinarse para la región de campo lejano1 [11]. Las propiedades de
radiación incluyen la intensidad de radiación, la intensidad de campo, la fase o la
polarización, si bien la más importante es la distribución espacial en tres dimensiones de
la energía radiada en función de la posición del observador que se mueve por la
superficie de una esfera, por lo que es conveniente trabajar en coordenadas esféricas.

A la representación tridimensional de la potencia recibida al moverse el observador por


la superficie de la esfera se le denomina diagrama de potencia, pasando a llamarse
diagrama de campo si el gráfico representa la variación espacial de la intensidad de
campo eléctrico o magnético (figura 6.6).

FIGURA 6.6. Diagrama de radiación tridimensional (theta=θ, phi=φ).

En la práctica, los diagramas tridimensionales se registran como una serie de numerosos


diagramas bidimensionales, bien en coordenadas cartesianas o bien en coordenadas
polares (figura 6.7).

Una antena isotrópa [12] se define como una antena ideal que radia por igual en todas
las direcciones.

1
Se define la zona de campo lejano de una antena a aquella que se encuenta a una distancia de la misma
mayor de 2D2/λ y, donde D es la dimensión mayor de la antena y λ la longitud de onda correspondiente a
la señal radiada por la antena.

6 – Introducción a los sistemas radioeléctricos


Grupo de Electromagnetismo – Dpto. Teoría de la Señal y Comunicaciones

Densidad de Densidad de
potencia radiada potencia radiada

θ
θ

FIGURA 6.7. Diagrama de radiación bidimensional representados en coordenadas


rectangulares (izquierda) y polares (derecha).

Así, por ejemplo, el dipolo elemental tiene un diagrama no direccional en el plano


azimutal (θ constante) y direccional en el plano de elevación (φ constante). Este tipo de
diagrama se denomina omnidireccional y se define como aquél que tiene un diagrama
no direccional en un plano dado y un diagrama direccional en un plano ortogonal,
siendo, por tanto, un diagrama omnidireccional un tipo especial de un diagrama
direccional (figura 6.8).

θ=90º
φ = 90º

θ=0º
φ = 0º

FIGURA 6.8. Diagramas de radiación de un dipolo elemental, representado en coordenadas


polares: diagrama en azimut (izquierda) y diagrama en elevación (derecha).

El funcionamiento de una antena se describe a menudo en términos de sus diagramas de


radiación según los planos principales (planos E y H) [13]. Para una antena con
polarización lineal el plano E se define como el plano que contiene al vector intensidad
de campo eléctrico y a la dirección de máxima radiación, y el plano H como el que
contiene al vector intensidad de campo magnético y a la dirección de máxima radiación.
Considerando un ejemplo específico, en el que una antena se orienta de forma que los
planos principales coincidan con los planos geométricos (figura 6.9), el plano xz o plano

6-7
Propagación de Ondas

de elevación (φ = 0) coincide con el plano E y el plano yz o plano azimutal (θ = π/2)


con el plano H.

Plano E Campo Eléctrico

Plano H
Dirección de
Propagación

Campo Magnético

FIGURA 6.9. Planos principales E y H.

6.5.2. Lóbulos de radiación.


El diagrama de radiación está formado por lóbulos, subclasificados en mayor, menor,
lateral y posterior. Un lóbulo de radiación es una parte del diagrama de radiación
limitada por regiones de intensidad de radiación relativamente débil. Representando el
diagrama de radiación tridimensional con varios lóbulos (figura 6.10a), siendo la
intensidad de radiación mayor en unos que en otros o el diagrama bidimensional (figura
6.10b) que representa en un plano las mismas características, se pueden definir los
distintos lóbulos de la forma siguiente:

• Lóbulo mayor (o lóbulo principal) es el lóbulo de radiación que contiene la


dirección de máxima radiación. En algunas antenas no existe más que este
lóbulo.

• Lóbulo menor es cualquier lóbulo, excepto el mayor. Estos lóbulos


representan, normalmente, direcciones de radiación no deseadas, por lo que
interesará minimizarlos.

• Lóbulo lateral es un lóbulo en cualquier dirección distinta a la del lóbulo


principal. Normalmente se considera como lóbulo lateral al adyacente al
lóbulo principal y se encuentra en el mismo hemisferio que éste. Los lóbulos
laterales suelen ser los lóbulos mayores de los menores.

• Lóbulo posterior es el lóbulo menor que, encontrándose en el hemisferio


opuesto al principal, ocupa la dirección opuesta a éste.

8 – Introducción a los sistemas radioeléctricos


Grupo de Electromagnetismo – Dpto. Teoría de la Señal y Comunicaciones

Lóbulos menores
Lóbulo posterior
Lóbulo principal
Lóbulo principal Lóbulos menores

Lóbulo lateral
Lóbulo lateral

(a) Lóbulo
posterior

(b)

FIGURA 6.10. Lóbulos de radiación en una representación a) tridimensional y b)


bidimensional.

6.5.3. Densidad de potencia radiada y potencia radiada.


Las ondas electromagnéticas se utilizan para transportar información de un punto a otro
en una estructura guiada o en un medio radio, por lo que es lógico suponer que la
potencia y la energía están asociadas con los campos electromagnéticos. El parámetro
que describe la potencia asociada con una onda electromagnética es el vector de
Poynting instantáneo,
r r r
℘= E × H (W / m 2 )

representando dicho vector la densidad de potencia, por lo que la potencia instantánea


que atraviesa una superficie esférica cerrada estará dada por
r r
∫∫ dS
p= ℘⋅
S
(W )

En el caso de campos armónicos con el tiempo se define la densidad media de potencia


radiada como

r r 1 r uuur
℘rad =℘av = ℜ ⎡⎣ E × H *⎤⎦ (W / m 2 )
2

de la cual se puede deducir que la potencia radiada por la antena como potencia media
total que atraviesa una superficie esférica cerrada es

r ur r r 1 r uuur r
∫∫S rad
prad = pav =  ℘ ⋅ d S = ∫∫S av
℘ ⋅ dS = ∫∫S ⎣
2
ℜ ⎡ E × H *⎤
⎦ ⋅ dS (W )

6-9
Propagación de Ondas

El diagrama de radiación de potencia de una antena es una medida, en función de la


dirección, de la densidad de potencia media radiada por la antena observada a lo largo
de una esfera cuyo radio se encuentra en campo radiado lejano (zona de Fraunhofer2).

6.5.4. Intensidad de radiación.


La intensidad de radiación en una dirección dada se define como la potencia radiada por
la antena por unidad de ángulo sólido. Este parámetro de campo lejano puede obtenerse
multiplicando la densidad media de potencia radiada por el cuadrado de la distancia,

U = r 2 ⋅℘av (W / sr )

La intensidad de radiación puede obtenerse a partir de las componentes del campo


eléctrico en la zona de campo lejano, utilizando la expresión

r2 ⎡ ⎤
2 2 2
r2 ur
U (θ , φ ) = E (r ,θ , φ ) ≅ ⎢ Eθ (r ,θ , φ ) + Eφ (r ,θ , φ ) ⎥
2η 2η ⎣ ⎦
1 ⎡ ⎤
2 2

≅ ⎢ Eθ (θ , φ ) + Eφ (θ , φ ) ⎥
2η ⎣ ⎦

El diagrama de potencia es también una medida de la intensidad de radiación. Para


obtener la potencia radiada de una antena basta con integrar la intensidad se radiación a
lo largo del ángulo sólido completo de 4π, quedando
2π π
∫∫ U ⋅ d Ω = ∫
prad = 
Ω
0 ∫
0
U ⋅ senθ ⋅ dθ ⋅ dφ

6.5.5. Directividad.
La directividad de una antena para una dirección dada se define como la relación entre
la densidad de potencia radiada en dicha dirección por la antena y la densidad de
potencia que radiaría una antena isótropa, considerando en ambos casos la misma
potencia radiada. La directividad de una antena puede calcularse como
℘av ( θ ,φ )
d ( θ ,φ ) =
p rad
4πr 2
Salvo indicación en contra, la directividad de la antena se refiere a la correspondiente a
la dirección de máxima radiación, soliéndose expresar en unidades logarítmicas como
D (θ , φ ) = 10.log d (θ , φ )

Para una fuente isotrópica la directividad tiene un valor unidad, al tener el mismo valor
la intensidad de radiación en todas las direcciones. Para cualquier otra fuente la

2
La zona de Fraunhofer se corresponde con la zona de campo lejano.

10 – Introducción a los sistemas radioeléctricos


Grupo de Electromagnetismo – Dpto. Teoría de la Señal y Comunicaciones

directividad siempre será mayor que la unidad y dará una indicación de las propiedades
direccionales de la antena comparadas con las de una fuente isotrópica.
La ganancia directiva puede ser menor que la unidad, llegando incluso a ser nula, por lo
que los valores de dicha ganancia variarán en el margen
0 ≤ d (θ , φ ) ≤ d (θ , φ ) maxima

6.5.6. Ganancia.
La ganancia de una antena es un parámetro que permite estimar la eficiencia de la
misma y sus capacidades direccionales, pudiendo este concepto adoptar distintas
acepciones.
Así, se define la ganancia de una antena en una dirección dada como 4π veces la
relación entre la intensidad de radiación en esa dirección y la potencia neta aceptada
por la antena desde el transmisor (pent),
U (θ , φ )
g (θ , φ ) = 4π
pent

En caso de que no se dé la dirección se entiende que la ganancia de potencia está dada


para la dirección de máxima radiación.

Por otro lado, se define la ganancia relativa como la relación que existe entre la
ganancia de potencia en una dirección dada y la ganancia de potencia de una antena de
referencia en dicha dirección, para una potencia neta aceptada por la antena desde el
transmisor igual en ambas antenas. Como referencia se elige cualquier antena cuya
ganancia de potencia pueda calcularse o sea conocida. Si la antena de referencia es una
antena isotrópa sin pérdidas, la ganancia de potencia de una antena está dada por la
expresión

U (θ , φ )
g (θ , φ ) = 4π
pentiso

Como normalmente la potencia que radia una antena es una parte de la entregada a la
misma por el transmisor,

prad = et . pent

denominando a la relación entre ambas potencias eficiencia global de la antena (et) o


rendimiento global de la antena, se puede poner

⎡ U (θ , φ ) ⎤
g (θ , φ ) = et ⎢ 4π ⎥ = et .d (θ , φ )
⎣ prad ⎦

expresión que relaciona a la ganancia de potencia con la ganancia directiva mediante el


parámetro rendimiento de la antena y en función de la cual se puede expresar el valor
máximo de la ganancia de potencia en función de la directividad como

6 - 11
Propagación de Ondas

g (θ , φ ) maxima = et ⋅ d (θ , φ ) maxima

Expresada en decibelios, la ganancia quedará como

G (θ , φ ) = 10.log [ et .D (θ , φ ) ]

6.5.7. Eficiencia (rendimiento) de la antena.


Este parámetro se utiliza para estimar las pérdidas entre los terminales de entrada y la
estructura de la antena, debidas a las reflexiones por desadaptación en el interfaz línea
de transmisión-antena y a las pérdidas óhmicas en los conductores y dieléctrico (figura
6.11).

ic

id
Γ id

ic
FIGURA 6.11. Pérdidas en una antena.

Generalmente, la eficiencia global de la antena (et) se expresa como el producto de las


eficiencias de reflexión (er), de conducción (ec) y del dieléctrico (ed) de la forma

et = er ⋅ ec ⋅ ed

siendo las dos últimas eficiencias difíciles de determinar y estando dada la eficiencia de
reflexión por
2
er = 1 − Γ

donde Γ es el coeficiente de reflexión para tensiones en los terminales de entrada de la


antena. Así, la eficiencia global de la antena se puede poner como
2
et = er ⋅ ecd = ecd ⋅ (1 − Γ )

denominándose al parámetro ecd eficiencia de radiación de la antena.

6.5.8. Polarización.
Se define la polarización de una antena como la polarización de la onda
electromagnética radiada por la antena cuando ésta está excitada, estando definida la

12 – Introducción a los sistemas radioeléctricos


Grupo de Electromagnetismo – Dpto. Teoría de la Señal y Comunicaciones

polarización de la onda radiada como la propiedad de la onda electromagnética radiada


que describe las variaciones temporales del vector campo eléctrico para un punto del
espacio, observadas en la dirección de propagación.
Para un campo eléctrico instantáneo con componentes según los ejes x e y se pueden
presentar los siguientes tipos de polarización:
1. Polarización lineal. Cuando, sean cuales sean las magnitudes de ambas
componentes, la diferencia de fase entre ellas es un múltiplo entero de π.
2. Polarización circular. Cuando las magnitudes de las dos componentes son
iguales y la diferencia de fase entre ellas es un múltiplo entero impar de π/2.
Si la diferencia de fase es positiva la polarización es circular a derechas o en
el sentido de giro de las agujas del reloj (sentido CW), en tanto que si la
diferencia de fase es negativa la polarización es circular a izquierdas o con
sentido de giro contrario al de las agujas del reloj (sentido CCW).
3. Polarización elíptica. Se tiene este tipo de polarización cuando siendo la
diferencia de fase entre las componentes un múltiplo entero impar de π/2 y
la magnitud de las mismas es diferente o cuando la diferencia de fase entre
las componentes es distinta a múltiplos de π/2. Si la diferencia de fase es
positiva se habla de polarización elíptica a derechas o en sentido de las
agujas del reloj (sentido CW) y si es negativa de polarización elíptica a
izquierdas o en sentido contrario al de las agujas del reloj (sentido CCW).

6.5.9. Impedancia de entrada.


Se define la impedancia de entrada de una antena como la impedancia que presenta la
misma en sus terminales o la relación entre la tensión y la corriente eléctrica en sus
terminales o como la relación de las componentes de los campos eléctrico y magnético
en un punto de la antena.
Supóngase una antena actuando como transmisora con un generador real de tensión
conectado entre sus terminales a-b, tal y como se muestra en la figura 6.12, donde la
impedancia del generador está dada por

Z g = Rg + jX g

La impedancia de la antena, ZA , está dada por

Z A = RA + jX A = ( Rrad + R p ) + jX A

siendo Rrad la resistencia de radiación de la antena y Rp la resistencia de pérdidas de la


misma.

La máxima potencia disponible en la antena se tendrá cuando se cumplan las relaciones


Rrad + R p = Rg X A = −Xg

6 - 13
Propagación de Ondas

es decir, cuando las impedancias de entrada de la antena y del generador tengan valores
complejos conjugados, en cuyo caso se cumple la relación de potencias
a
Vg Vg
ig ZA
Zg
b Zg

FIGURA 6.12. Antena transmisora y circuito eléctrico equivalente.

pent = prad + p p

que indica que la potencia suministrada a la antena por el transmisor, pent, se obtiene
como la suma de las potencias de radiación y de pérdidas. La resistencia de la antena
relacionada con la potencia suministrada a la misma recibe el nombre de resistencia
activa total de la antena, cuyo valor está dado por

2. pent
RA = = Rrad + R p (Ω)
ig2

Relacionada con la potencia de radiación de la antena, prad, es decir, relacionada con el


flujo de energía electromagnética que pasa en la unidad de tiempo a través de una
superficie que envuelve a la antena, se define la resistencia de radiación de la antena
como

2. prad
Rrad = (Ω)
ig2

Junto a la potencia útil, prad, hay una cierta potencia que se pierde en el calentamiento de
los conductores, en los aisladores, en la tierra y en los objetos situados cerca de la
antena. A esta potencia de pérdidas, pp, le corresponde una resistencia pura, denominada
resistencia de pérdidas, dada por

2. p p
Rp = (Ω)
ig2

siendo, en todos los casos, ig el valor eficaz de la corriente suministrada a la antena.

6.5.10. Eficiencia de radiación de la antena.


Como se ha visto anteriormente, la eficiencia de la antena tiene en cuenta las pérdidas
por reflexión y conducción y las debidas al dieléctrrico, siendo estas dos últimas
difíciles de evaluar, si bien pueden medirse, a pesar de que incluso con medidas es

14 – Introducción a los sistemas radioeléctricos


Grupo de Electromagnetismo – Dpto. Teoría de la Señal y Comunicaciones

difícil separar ambos efectos, por lo que normalmente van agrupados bajo la
denominación de eficiencia de radiación de la antena (ecd). La resistencia Rp se usa para
representar las pérdidas por conducción y las debidas al dieléctrico.

La eficiencia de radiación de la antena se define como la relación entre la potencia


entregada a la resistencia de radiación (Rrad) y la entregada a la resistencia activa total
de la antena (RA), es decir,
Rrad
ecd =
Rrad + R p

6.6. Parámetros en recepción. [14, 15]


Destinadas a la transformación de la energía de una radioseñal, dada por las ondas de
un campo de radiación en energía de un campo electromagnético guiado, las antenas
receptoras tienen las mismas características y parámetros de las transmisoras, si bien su
sentido físico tiene ciertas particularidades, determinadas por las condiciones de trabajo
de cada una de ellas.
A continuación se detallan, de los distintos parámetros que describen el comportamiento
de una antena actuando como receptora, aquellos que físicamente la distinguen de la
antena transmisora.

6.6.1. Diagrama de antena.


El diagrama de antena de una antena receptora expresa la dependencia de la fuerza
electromotriz inducida en los bornes de salida de la misma (εA) con respecto a la
dirección de las ondas incidentes. Las propiedades direccionales de una antena son
idénticas tanto si trabaja en recepción como si trabaja en transmisión.

6.6.2 Directividad.
La directividad de una antena receptora se define como la relación entre la potencia
suministrada al receptor por la antena dada, orientada en la dirección de la señal
enviada, y la potencia que suministraría una antena omnidireccional, si el rendimiento
de ambas antenas y la intensidad de campo en el lugar de su ubicación son los mismos.

6.6.3. Ganancia de potencia.


La ganancia de potencia de una antena receptora es la relación existente entre la
potencia suministrada al receptor por la antena dada y la que suministraría una antena
omnidireccional o un dipolo de media onda sin pérdidas, siempre que ambas antenas
estén orientadas en la dirección en que es emitida la señal y se encuentren en un campo
de igual intensidad, cumpliéndose, al igual que en el caso de la antena transmisora que

g (θ , φ ) maxima = et ⋅ d (θ , φ ) maxima

6 - 15
Propagación de Ondas

6.6.4. Impedancia de la antena.


Se puede realizar un estudio circuital, equivalente al realizado en el caso de la antena
transmisora, al considerar la antena como receptora, cargada con una impedancia ZL ,
tal y como se muestra en la figura 6.13.

a
εA
ZL
iA
b ZA ZL
vL

FIGURA 6.13.Antena receptora y circuito eléctrico equivalente.

En dicha figura, vL es la tensión inducida en los terminales de la antena, ZA la


impedancia de salida de la antena, cuyo valor coincide con el dado para la de entrada
en el caso transmisor, e iA la corriente eléctrica que circula por el circuito.
En la antena receptora la impedancia presenta una parte resistiva en la que únicamente
la resistencia de radiación cambia su significado físico con respecto al caso de disponer
la antena como transmisora. Así, si se supone que sobre la antena actúa una onda
electromagnética plana, el campo eléctrico induce en la antena una fuerza electromotriz
que va a provocar la circulación de corriente en el circuito antena-receptor. Esta
corriente viene acompañada por la emisión de ondas secundarias y la interferencia de
éstas con las ondas primarias, interferencia que va a alterar la estructura del campo
electromagnético de la antena receptora. En dirección a la antena transmisora los
campos adquieren un carácter de onda estacionaria pero, dado que la intensidad de las
ondas reemitidas por la antena receptora es pequeña, a cierta distancia de dicha antena
se restablece la estructura normal de las ondas electromagnéticas. Lo anterior pone de
relieve el sentido físico del parámetro resistencia de radiación para una antena
receptora: la resistencia de radiación corresponde a la que da lugar a las ondas
reemitidas o secundarias.

6.6.5. Rendimiento de la antena.


El rendimiento de una antena receptora equivale a la relación entre la potencia que
llega al receptor, considerado como una carga adaptada a la antena dada, y la potencia
que suministraría a esa misma carga una antena que se diferencie de la anterior por su
ausencia de pérdidas, siendo este parámetro coincidente en valor con el que se
denominó para la antena transmisora como eficiencia de radiación.

6.6.6. Altura o longitud efectiva. [16, 17]


Para valorar la fuerza electromotriz inducida en bornas de la antena receptora se utiliza
un parámetro denominado altura efectiva ( l ef ), que es la relación entre dicha fuerza
electromotriz y la componente de campo eléctrico paralela al conductor de la antena,

16 – Introducción a los sistemas radioeléctricos


Grupo de Electromagnetismo – Dpto. Teoría de la Señal y Comunicaciones

ε
l ef = A (m)

siendo εA la fuerza electromotriz inducida y Eτ el módulo de la componente de campo
citada.

6.6.7. Superficie efectiva. [16, 18]


La antena de recepción representa el papel de un generador respecto al receptor y, en
consecuencia, para suministrar la máxima potencia al mismo debe establecerse una
determinada relación entre la impedancia de entrada del receptor y la de salida de la
antena dada. En una antena adaptada de esta forma el parámetro fundamental es la
superficie efectiva (Aef), magnitud que se establece partiendo del supuesto de que si
esta superficie estuviera dispuesta perpendicularmente a la dirección de las ondas que se
considere absorbería totalmente la energía de dichas ondas, liberándose en la superficie
efectiva la misma potencia que captaría una antena real. Dicho de otra manera, la
superficie efectiva es el cociente entre la potencia captada por la antena y la densidad de
potencia de la onda para una dirección de propagación determinada,
p
Aef =
℘av (θ , φ )
Esta superficie efectiva depende fundamentalmente de la ganancia de potencia de la
antena, siendo la relación entre la ganancia de potencia de una antena y su superficie
efectiva, para cualquier antena, una magnitud constante de valor 4π/λ2, es decir,
λ2
Aef = ⋅ g (θ , φ )
4 ⋅π

Referencias bibliográficas.
[1] ITU-R.- Rec. V.573-4: Radiocommunication vocabulary.- Internacional
Telecommunication Union, Switzerland, 2000. p.13.

[2] Institute of Electrical and Electronics Engineers (IEEE).- Std. 145-1993: IEEE
Standard Definitions of Terms for Antennas (revision of IEEE Std 145-1983).-
IEEE, Inc., United States, 1993.

[3] Cardama, A.; Jofre, L.; Rius, J.M.; Romeu, J. y Blanch, S..- Antenas.- Edicions
UPC., España, 1998.- pp. 97-98

[4] Balanis, Constantine A..- Antenna Theory. Analysis and Design (2nd edition).- John
Wiley & Sons, Inc., United States, 1997.- p. 12.

[5] Balanis, Constantine A..- Antenna Theory. Analysis and Design (2nd edition).- John
Wiley & Sons, Inc., United States, 1997.- p. 12.

[6] Balanis, Constantine A..- Antenna Theory. Analysis and Design (2nd edition).- John
Wiley & Sons, Inc., United States, 1997.- p. 15.

6 - 17
Propagación de Ondas

[7] Cardama, A.; Jofre, L.; Rius, J.M.; Romeu, J. y Blanch, S..- Antenas.- Edicions
UPC., España, 1998.- pp. 17-25.

[8] Balanis, Constantine A..- Antenna Theory. Analysis and Design (2nd edition).- John
Wiley & Sons, Inc., United States, 1997.- pp. 28-78.

[9] Kraus, John D..- Antennas (2nd edition).- McGraw Hill, United States, 1988.- pp.
20-28, 70-73.

[10] Belotserkovski.- Fundamentos de Antenas.- Marcombo, España, 1977.- pp. 5-22.

[11] Cardama, A.; Jofre, L.; Rius, J.M.; Romeu, J. y Blanch, S..- Antenas.- Edicions
UPC., España, 1998.- p. 21.

[12] Balanis, Constantine A..- Antenna Theory. Analysis and Design (2nd edition).-
John Wiley & Sons, Inc., United States, 1997.- pp. 29-31.

[13] Balanis, Constantine A..- Antenna Theory. Analysis and Design (2nd edition).-
John Wiley & Sons, Inc., United States, 1997.- p. 31.

[14] Cardama, A.; Jofre, L.; Rius, J.M.; Romeu, J. y Blanch, S..- Antenas.- Edicions
UPC., España, 1998.- pp. 25-26.

[15] Belotserkovski.- Fundamentos de Antenas.- Marcombo, España, 1977.- pp. 22-26.

[16] Balanis, Constantine A..- Antenna Theory. Analysis and Design (2nd edition).-
John Wiley & Sons, Inc., United States, 1997.- pp. 79-84.

[17] Kraus, John D..- Antennas (2nd edition).- McGraw Hill, United States, 1988.- pp.
40-42.

[18] Kraus, John D..- Antennas (2nd edition).- McGraw Hill, United States, 1988.- pp.
29-31.

Balanis, Constantine A..- Antenna Theory. Analysis and Design (2nd edition).- John
Wiley & Sons, Inc., United States, 1997.

Belotserkovski.- Fundamentos de Antenas.- Marcombo, España, 1977.

Cardama, A., Jofre, L., Rius, J.M., Romeu, J. y Blanch, S..- Antenas.- Edicions UPC,
España, 1998.

Collin, Robert E..- Antenas and Radiowave Propagation.- McGraw-Hill, Inc., United
States, 1985.

Kraus, John D..- Antennas (2nd edition).- McGraw Hill, United States, 1988.

18 – Introducción a los sistemas radioeléctricos