Vous êtes sur la page 1sur 1

Uno de los enemigos ms grandes de la unidad y el amor en la familia es la falta de comunicacin abierta y llena de caridad y un corazn que est

abierto para escuchar sabiendo que lo que se diga es para que nuestra relacin crezca y se fortalezca. Cuando estos elementos no estn presentes en nuestras familias es muy fcil caer en juicios que van creando prejuicios y que terminan por separar a todos los miembros de la comunidad familiar. Debemos estar atentos a sto pues el Enemigo sabe distorsionar con gran facilidad las cosas que se dicen o que suceden en nuestro entorno familiar para hacerlas ver a los dems de una forma equivocada. De esta manera, a mi me parece que dijo", o "que hizo tal o cual cosa". El antdoto a sto es la confianza y la caridad. Por ello cuando venga el mal pensamiento, debemos combatirlo inmediatamente pensando: Seguramente no es como me lo estoy imaginando??. Esto de entrada nos libra de los prejuicios. Sin embargo, el demonio no estar en paz y continuar dando argumentos y ayudndonos a juntar eventos, palabras, etc., que en realidad nada tienen que ver, buscando deformarlas en nuestra mente hasta crear el mal sentimiento hacia la otra persona. Por ello, antes de que sto suceda, es necesario hablarlo con aquel de quien nos sentimos daados u ofendidos. Esta comunicacin, sin embargo, debe ser siempre precedida por la oracin, ya que sto, en principio, me ayudar a ver las cosas con mayor claridad y a pensar y dimensionar correctamente lo sucedido o lo dicho. En seguida hay que buscar el momento apropiado?? para comentarlo con la persona y dejar que el Espritu gue la conversacin. Estos dos pasos hacen que difcilmente una familia se distancie, y por el contrario va formando en ella vnculos cada da ms slidos y llenos de amor. Podemos tener diferencias, pero stas nunca deben llevarnos a perder la comunicacin y mucho menos a romper los lazos de afecto que nos unen, los cuales deben estar siempre a la cabeza de nuestra relacin