Vous êtes sur la page 1sur 1

E.

Hobsbawm
La revolución francesa

Si la economía del mundo del siglo XIX se formó


principalmente bajo la influencia de la revolución
industrial inglesa, su política e ideología se formaron
principalmente bajo la influencia de la Revolución
francesa. Inglaterra proporcionó el modelo para sus
ferrocarriles y fábricas y el explosivo económico que
hizo estallar las tradicionales estructuras económicas
y sociales del mundo no europeo, pero Francia hizo
sus revoluciones y les dio sus ideas, hasta el punto
de que cualquier cosa tricolor se convirtió en el
emblema de todas las nacionalidades nacientes.
Entre 1789 y 1917, las políticas europeas (y las de
todo el mundo) lucharon ardorosamente en pro o en
contra de los principios de 1789 o los más
incendiarios todavía de 1793. Francia proporcionó el
vocabulario y los programas de los partidos liberales,
radicales y democráticos de la mayor parte del
mundo. Francia ofreció el primer gran ejemplo, el
concepto y el vocabulario del nacionalismo. Francia
proporcionó los códigos legales, el modelo de
organización científica y técnica y el sistema métrico
decimal a muchísimos países. La ideología del
mundo moderno penetró por primera vez en las
antiguas civilizaciones, que hasta entonces habían
resistido a las ideas europeas, a través de la
influencia francesa. Esta fue la obra de la revolución
francesa.