Vous êtes sur la page 1sur 2

CARTA DE LA NATURALEZA

DEDICADO AL MODELO EDUCATIVO DE FINLANDIA

JOSE ORLANDO MELO NARANJO

INVESTIGADOR EN ESTUDIOS LATINOAMERICANOS Y PENSAMIENTO UNIVERSAL

EDITORIAL: UNIVERSIDAD NACIONAL AUTONOMA E INDEPENDIENTE DE MEXICO (UNAD) FACULTAD DE ESTUDIOS A DISTANCIA 2007

DEDICATORIA A LA NATURALEZA LA GRANDEZA INTELECTUAL DEBE LLEVARSE SABIAMENTE

Es importante ver siempre al hombre como "ser " y al ser como "hombre" puesto que la naturaleza misma nos ensea que nuestra condicin humana es dbil. No somos dioses, tampoco gobernadores totales de la naturaleza. Al destruir conscientemente nuestro planeta nos destruimos a nosotros mismos. Lo cual parece un elemento netamente contradictorio. Pues dicen algunos que no se destruye el planeta por complacencia, la causa es que los habitantes de la tierra se multiplican de tal manera que los abastecimientos de consumo primario como es el caso de la alimentacin, la vivienda y el vestido, no son suficientes; Para abastecer la explotacin o el excesivo crecimiento demogrfico. En cierta medida tienen razn y aquella afirmacin es verdadera en la prctica social. Pero no con ello podemos quitar la responsabilidad y la eleccin que nosotros los hombres tenemos sobre el planeta. De que le sirve a un nmero de cientficos y pensadores inclinarse ante las polticas tiranas de los Estados de la tierra en relacin a la ambicin econmica y la poca humanidad para con la naturaleza. La naturaleza es bella y no podemos permitir que los Estados de la tierra sigan aniquilando las tierras, a favor y en beneficio de las compaas que solo desean explotar el recurso natural al mximo; el cual finalmente acabado casi en su totalidad no deja ms que estragos y ruinas naturales. Convirtiendo nuestro precioso planeta en un pedazo de escombro. Recordemos a un gran humanista. Erasmo De Rotterdam el cual expuso lo siguiente: son, pues, por tanto los cultivadores del saber los que menos cerca se hallan de la felicidad. Siendo por ello doblemente locos, porque sabindose seres humanos se olvidan de su condicin, aspirando ser dioses y, a la manera de los gigantes, declaran la guerra a la naturaleza, valindose de los recursos de la ciencia.