Vous êtes sur la page 1sur 22

XV Bienal de Arquitectura de Quito: Ciudades Visibles

Concurso Internacional GALAPAGOS FRANJA – 0: Arquitectura y Urbanismo Sostenibles
Historia cronológica de los asentamientos en las Islas Galápagos Fuente: Idrovo, Hugo. Galápagos: Huellas en el Paraíso. Quito: Ediciones Libri Mundi/ Enrique Grosse-Luemern, 2005. Nota: Los datos demográficos han sido resaltados con negritas. 10/03/1535 Fray Tomás de Berlanga descubre las islas que con el tiempo se llamarían Las Galápagos. 1570 En el mapa de Abraham Ortelius, el Theatrum Orbis Terrarum, las islas aparecieron por vez primera como Ysolas de los Gallopegos. Francia, Holanda e Inglaterra estaban en permanente estado de guerra contra España, pues las fortunas transportadas en los barcos españoles de la Flota de Indias eran codiciadas por piratas y bucaneros. Richard Hawkins fue el primer pirata en llegar a las Islas Galápagos Edad Dorada de la Piratería: Los piratas y bucaneros fueron quienes introdujeron ganado caprino y porcino, así como roedores, insectos y otros animales desconocidos por completo hasta entonces en las Islas Galápagos. J. Edward Cook, junto con los exploradores y aventureros William Dampiere y William Ambrose Cowley, llegaron a las Islas Galápagos. Cowley se entregó a la elaboración de un mapa del archipiélago. Las Islas Galápagos fueron objetivo de nuevos intereses al ganar importancia para la pesca industrial de ballenas. El imperio Británico envió al archipiélago al HMS Rattler, comandado por el capitán James Colnett. La misión de este oficial consistió en buscar el lugar adecuado para instalar una estación ballenera; además se le encomendó realizar un reconocimiento general de toda el área. A este explorador se le atribuye la instalación del famoso barril de correos de Bahía Post Office en la Isla Floreana. Los balleneros británicos fueron acechados por la Armada estadounidense y célebre fue la campaña liderada por el Capitán David Porter a bordo de su fragata de combate Essex. Durante un año, Porter navegó en aguas de Galápagos capturando a sus enemigos y realizando estudios sobre la vida animal y vegetal de las islas. Una vez que EE.UU. lograra mantener a raya a los ingleses, la depredación ballenera en Galápagos, por parte de los norteamericanos, se mantuvo hasta 1861. La República de la Gran Colombia llegó a su final y nació la República del Ecuador. El Gral. Juan José Flores fue electo como Presidente y organizó el primer Congreso ecuatoriano en la ciudad de Riobamba. El Gral. José Villamil, uno de los próceres de la independencia, formó la Sociedad Colonizadora del Archipiélago de Galápagos. El 20 de enero, una expedición civil y militar, dirigida por el Coronel Ignacio Hernández zarpó de Guayaquil a bordo de la Goleta Nacional Mercedes. El 12 de febrero, se realizó la ceremonia de incorporación del Archipiélago de Galápagos a la República del Ecuador en la Isla King Charles que, en honor al Presidente Flores, se rebautizó como Floriana (hoy Floreana). En abril, el Coronel Hernández fue designado Juez de Paz y condujo la primera etapa de colonización de Galápagos. El primer grupo de ecuatorianos que llegó a Floreana estaba, en parte, compuesto por soldados sublevados, y condenados a muerte, a quienes por intermediación de Villamil, se les conmutó su pena por la de deportados.

Fines del siglo XVII- Primer cuarto siglo XVIII 06/1684 1788 1792

1812

13/05/1830 1831 1832

La colonia se estableció en una zona de tierras fértiles, en la parte alta de la isla, que recibió el nombre de Asilo de la Paz. El 1 de octubre, el General Villamil asumió el cargo de Gobernador General del Archipiélago. Villamil, que había invertido para esta empresa gran parte de su fortuna personal, se arrogó los títulos de propiedad de la Isla Floreana y sus mares colindantes. La actividad principal en Floreana se sustentaría en la agricultura y ganadería, para lo que Villamil introdujo árboles frutales, hortalizas y cabezas de ganado bovino, porcino y equino. El gobierno de Flores decretó que la colonia insular fuera destinada a lugar de deportación para el descargo de la pena de destierro, para entonces se habían construido 80 casas y la población de Floreana era de 120 personas. Llega a Galápagos el joven naturalista inglés Charles Darwin como integrante, a bordo del HMS Beagle, de la Expedición Fitzroy. El Beagle visitó Floreana, Albemarle, Narborough y James. Mientras el sabio investigaba, el capitán Robert Fitzroy, dirigió un notable levantamiento topográfico y batimétrico del Archipiélago. El resultado de esta labor fue un mapa de Galápagos de tal precisión, que fue insuperable por más de un siglo. En Floreana, Darwin convivió con una colonia compuesta por 300 personas. El General Villamil renunció a su cargo de Gobernador y dejó en su reemplazo al Capitán Nicolás Morla y al Coronel Pedro Mena con las instrucciones de iniciar la colonización de Chatham (Isla San Cristóbal). Por decisión estatal, Floreana quedó bajo la dirección del militar inglés James Williams. Es reelecto Juan José Flores quien intentó persuadir a Gran Bretaña para que aceptase las Islas Galápagos como pago por la ayuda otorgada en las guerras de independencia. Asombrosamente, el Imperio Británico rechazó la oferta. La colonia sufrió una sangrienta insurrección de la que Williams logró escapar a salvo. Desilusionados, gran parte de los obreros y colonos optaron por retornar al continente. Ese año, por decreto ejecutivo, se ordenó que las colonias de Galápagos pasaran a formar parte de la jurisdicción de Guayaquil. Visita las Galápagos el escritor estadounidense Herman Melville, quien escribiría Moby Dick y Las Encantadas. De la pluma de Melville se conoció de la existencia de un marinero irlandés, llamado Patrick Watkins, que vivió a comienzos del siglo XIX en completa soledad y durante más de dos años en la Isla King Charles (Floreana). Sobre este personaje se ha tejido la leyenda de Overlus, un hombre de espantoso aspecto y agilidad sobrenatural, mito que ha cautivado a colonos de toda edad y de todos los tiempos en Galápagos. El Gral. Villamil regresó al Archipiélago y fue nombrado nuevamente Gobernador de Galápagos. Entonces se realizó un conteo de habitantes que dio el siguiente resultado: de 327 personas que poblaban Floreana antes de Williams quedaban 49; alrededor de 20 vivían en Indefatigable (Isla Santa Cruz); 25 en Chatham (Isla San Cristóbal); 2 en Albemarle (Isla Isabela) y, de 2 docenas que estaban en James (Isla Santiago) durante 1837, para entonces no quedaba ninguna. El Sucre aparece como moneda ecuatoriana con validez en todo el territorio nacional. Durante la presidencia de Vicente Ramón Roca se intentó la primera colonización de Chatham, pero de manera desorganizada y esporádica. El estado declaró a Floreana como destino exclusivo para convictos y deportados del continente.

16/03/1833

15/10/1835

23/11/1837

06/1838 1839

1841

1842

1844 1845-1849 1847

1848 1849

1851-1856 1856-1859

1860 1861-1865

Villamil viajó a EE.UU. con el cargo de Cónsul en la ciudad de San Francisco. En 1849, enteramente financiada por el gobierno de los Estados Unidos, se abrió la primera línea de ferrocarril interoceánico que unió al Atlántico con el Pacífico. Con ello, Galápagos quedó en una posición más cercana a los intereses económicos y estratégicos de la Unión. EE.UU. propuso al presidente ecuatoriano Gral. José María Urbina, intentar la explotación de guano en Galápagos. Durante la administración de Francisco Robles, el Ecuador sufrió amenazas de guerra con el Perú e inició las gestiones para entregar a Inglaterra, como pago de la deuda externa, extensos territorios de la Amazonía y, además, obtener de los EE.UU. un empréstito de tres millones de dólares, entregando en arriendo a las Islas Galápagos. La férrea oposición de que fue objeto por parte de la Cámara del Senado, liderada por el Senador conservador por Pichincha, Gabriel García Moreno, anuló la acción. Llegan a Chatham los hermanos Ángel y Manuel Julián Cobos junto a su cuñado y socio José Monroy, como enlace en el continente, al frente de la Empresa Industrial de Orchilla y Pesca. García Moreno asciende a la presidencia del Ecuador y el Gral. José Villamil se vio forzado a exiliarse en el Perú. García Moreno decretó elevar al archipiélago a la categoría de Provincia y consideró hacer del Ecuador un protectorado francés. . En febrero de 1862, García Moreno planteó la posibilidad de un llamado a consulta popular respecto a la anexión de Galápagos a Francia. Fue entonces que por primera vez en su historia se calificó a Galápagos como el más importante de los vértices de un triángulo estratégico que incluía a Guayaquil y Panamá. En Chatham, no escapó a la atención de sus pocos colonizadores la presencia de Orchilla, un liquen muy apreciado para aplicaciones en tintorería en los años previos al descubrimiento de colorantes y anilinas sintéticas Asume la presidencia del Ecuador Jerónimo Carrión Ecuador forma una alianza con Chile y Perú y le declara la guerra a España, en solidaridad por el ataque contra el puerto chileno de Valparaíso y el sitio del puerto peruano de Callao. Después de casi toda una vida y fortuna personal entregadas a la colonización de Galápagos, murió el Gral. José Villamil. Carrión se ve obligado a entregar la banda presidencial a Xavier Espinosa. Durante el gobierno de Espinosa hubo la intención de vender el Archipiélago a los EE.UU. Se inició así una serie de discusiones basadas en la inutilidad de las islas para el Ecuador. Por tales razones ya no se presentaban voluntarios para su colonización. Las islas se convirtieron entonces en el destino de “enganchados”, hombres tomados por la fuerza y que iban a enfrentarse a las más adversas condiciones de vida. El 21 de enero, Gabriel García Moreno, nombrado Jefe Civil y Militar, propicia un golpe revolucionario que nuevamente lo consolida como Jefe Supremo. De inmediato apoyó una segunda etapa de colonización del Archipiélago, promovida esta vez por José Valdizán, comerciante español radicado en la península de Santa Elena. El propósito se logró gracias a que Valdizán había ganado una licitación estatal para la explotación de orchilla. En febrero de 1869, el grupo de labriegos liderado por Valdizán se instaló en el sector del Asilo de la Paz, en la Isla Floreana. La empresa resultó infructuosa, pues la orchilla en esa isla era prácticamente inexistente. La solución al problema dio paso a la creación de una hacienda, sustentada en el agro y la ganadería. Llega a Ecuador el geólogo alemán Teodoro Wolf, invitado por el Estado para la fundación de la Escuela Politécnica Nacional.

1865 1866

10/01/1868

1869

1870

1873

1875

23/07/1878

1879

1883

El Vizconde francés Ferdinand de Lesseps se dirigió al Presidente de Colombia, Tomás Cipriano Mosquera, para proponerle la apertura de un canal en el Departamento del Istmo de Panamá. El contrato entre Colombia y la Compañía Francesa del Canal de Panamá fue firmado en 1878. Wolf fue designado para realizar en Galápagos estudios con el objeto de levantar un mapa geográfico y geológico. El científico arribó a Floreana, donde fue recibido por Don José Valdizán, quien facilitó su velero para el cumplimiento de su labor. En dicha embarcación Wolf partió a un largo recorrido de casi tres años por todas las islas del Archipiélago; comprobó su origen volcánico y efectuó mediciones de las elevaciones y los perfiles exactos de las mismas; llegó a la conclusión de que la corriente antártica se bifurcaba frente a las costas del Ecuador y su rama más ancha se dirigía a las Galápagos, además estableció la relación entre altura, temperatura y humedad en las islas, observando que éstas se concentraban en una escala más estrecha que en el continente. Antes de finalizar su labor, hizo una relación de todos los recursos que a su parecer podrían ser aprovechados por el Ecuador en beneficio de su economía. Posteriormente, publicó su Mapa de Galápagos, la Carta Geográfica del Ecuador y el libro Geografía y Geología del Ecuador. Don José Valdizán fue asesinado por uno de sus peones. Un centenar de colonos y obreros decidieron permanecer bajo la dirección del Capitán del velero de Valdizán, el inglés Thomas Levick. Pero al verse sin capital ni patrón, Levick acogió una invitación de Don Manuel J. Cobos para ser recibido en la Isla Chatham. Floreana vuelve a caer en el abandono. Sin embargo, si esta isla hasta entonces había sido cuna del proceso colonizador más extenso, en San Cristóbal se establecería la población más antigua de Galápagos. Levick, con 94 hombres y cinco mujeres, arribó a Chatham donde Manuel J. Cobos había implantado, en una fértil zona a más de 300 metros sobre el nivel del mar, la hacienda e ingenio azucarero El Progreso. La Hacienda poseía un acueducto que se extendía por decenas de kilómetros, cultivos de café de cepa, caña de azúcar, árboles frutales y pastizales que llegaron a ampliarse hasta casi 3.000 hectáreas. El Capitán Levick se hizo responsable de un faro que se levantó en Puerto Chico (Puerto Baquerizo Moreno), así como de las bodegas y otras instalaciones ubicadas en la playa. Cobos mandó a construir un muelle de más de 100 m. de largo, enteramente de matazarno (madera incorruptible proveniente de un árbol nativo de Galápagos), sobre el que corría un tendido de rieles para vagones de carga halado por bueyes. La vía férrea se extendía hasta las bodegas y continuaba en terrenos de la hacienda. El Senado Norteamericano declaró a las Islas Galápagos como Res Nullíus (Tierra de nadie). El Presidente Ignacio de Veintimilla (1876-1883) compró a Chile en 1883 el vapor Santa Lucía, destinado al transporte de tropa y que, al incorporarse a la Armada, recibió el nombre de 9 de Julio. Además, adquirió otra embarcación: El Huacho. Ecuador recibió un proyecto que proponía la llegada de un grupo de colonizadores noruegos. De ese modo, el 8 de agosto el Estado firmó un convenio con la Compañía Suizo-Escandinava para la colonización de Galápagos. No obstante, una de sus cláusulas imponía que los nórdicos asumieran la nacionalidad ecuatoriana a raíz de su establecimiento y ello dejó al proyecto postergado indefinidamente. El gobierno de José María Plácido Caamaño envió autoridades a Galápagos: un Jefe Territorial, su amanuense y un Jefe de Policía a cargo de seis elementos de tropa. Los agentes del orden fijaron residencia en Chatham y fue Manuel J. Cobos quien los proveyó de

1884

1885 1886 1887 1888 1889

1890

1892

1893

5/06/1895 1898

techo y alimentación. Caamaño derogó el decreto de García Moreno que había elevado a Galápagos a la categoría de provincia y el Archipiélago nuevamente pasó a formar parte de la jurisdicción del Guayas. Se incorporó a la Armada Ecuatoriana el vapor Jaramijó y la cañonera Tungurahua. El gobierno ecuatoriano adquirió el buque Cotopaxi, único capaz de cubrir la distancia entre Galápagos y el Continente; servicio que haría con relativa regularidad hasta 1942. Antonio Flores Jijón llega a la Presidencia del Ecuador (1888-1892) La Hacienda El Progreso abastecía de suficiente azúcar al continente y del cada vez más escaso aceite de tortuga para el obsoleto sistema de alumbrado de las calles de Guayaquil, además de bacalao seco, pieles de lobo marino y cueros de ganado salvaje. La población de la isla, concentrada su mayoría en El Progreso, fue de 213 hombres, 54 mujeres y 20 niños. El ingenio azucarero de El Progreso entró en funcionamiento, dotado con maquinaria escocesa y abasteció de azúcar a todo el país durante los siguientes 25 años. Cobos tomó posesión de Chatham y de él llegaron a depender más de 400 almas. Con su gesta, la presencia humana en Galápagos nunca más volvió a interrumpirse. Para mantener un contacto permanente y efectivo con el continente, Cobos contó con dos goletas en tiempos que el Gobierno ecuatoriano no disponía de ninguna embarcación capaz de arriesgarse a una travesía en alta mar. Sube a la presidencia Luis Cordero (1892-1895), quien, con motivo del Cuarto Centenario del Descubrimiento de América, formuló un decreto que otorgó a Galápagos el nombre de Archipiélago de Colón y, con ello, todos los antiguos nombres dados a las islas en idioma inglés fueron reemplazados oficialmente por los actuales. Antonio Gil, un inversionista guayaquileño, realizó las gestiones convenientes para colonizar el archipiélago y al año siguiente se trasladó a Floreana. Desencantado por no haber alcanzado sus aspiraciones de un mejor nivel de vida en aquella isla, arribó a Isabela en agosto de 1897. Gil adecuó un muelle en la Bahía de Puerto Villamil. Acto seguido se dirigió 20 km. tierra adentro, en pos de la zona fértil donde levantaría su fundo. A 320 metros sobre el nivel del mar, en las estribaciones del volcán Sierra Negra, encontró un sector de incomparable belleza y generosidad para emprender sus proyectos de ganadería y agricultura. Con una treintena de hombres, Don Antonio inició las labores en su nueva propiedad a la que llamó Santo Tomás. La propiedad originalmente abarcó alrededor de 10 hectáreas. Gil dividió su territorio en cuatro zonas diferenciadas y autónomas. De esta manera surgieron, aparte de la Hacienda Santo Tomás, las parcelas La Pretoria, Cerro Verde y Merceditas, dedicadas a la ganadería, cultivo de café, árboles frutales, legumbres de toda variedad y cítricos. Al sur del cráter del Sierra Negra se abrió otro sembrío de hortalizas y café, que recibió el nombre de Alemania. Seguidamente, Gil amplió sus rumbos hacia la cacería de tortugas y ganado vacuno, con el fin de suplir la siempre creciente demanda de aceite de galápago y el mercado de la curtiembre en Guayaquil. Más adelante, Gil inició la explotación y exportación de azufre del Sierra Negra. En Guayaquil se proclamó a Eloy Alfaro con la investidura de Jefe Supremo de la República y General en Jefe del Ejército. Eloy Alfaro recibió al Embajador de Francia H. Frandin, quien le ofreció una tentadora oferta para la compra de una de las islas. El Presidente respondió que el territorio insular ecuatoriano no es materia de negociaciones. El 10 de diciembre, con la firma del Tratado de París, había terminado la Guerra Hispano.-Norteamericana y todas las últimas colonias españolas

1899

1899 1900

de Filipinas, Guam y Puerto Rico pasaron al poder de los Estados Unidos, así como el dominio de Cuba. Ministros y asesores del Presidente estadounidense William McKinley procedieron a concretar las negociaciones para el arriendo de una de las islas del Archipiélago. El Presidente Alfaro recibió la oferta y la expuso al Congreso. A partir de entonces, se inició la era de ingerencia estadounidense en el quehacer político del Ecuador por el control de Galápagos. La Isla Floreana estaba desolada. Llega a Isabela Antonio Gil Quesada para apoyar los negocios de su padre. En San Cristóbal, los galápagos que vivían en la parte sur de la isla se habían extinguido. Por otra parte, Manuel J. Cobos había instalado una línea telefónica entre el fundo y sus bodegas del puerto. Una vez adquiridos los derechos de la Compañía Francesa del Canal de Panamá, Estados Unidos tuvo que enfrentar sucesivas trabas y dilaciones para reanudar las labores en la región, debido a desacuerdos con la administración de José Manuel Marroquín, Presidente de la República de Colombia. Así, promoviendo un levantamiento popular en el Departamento del Istmo, como único recurso para desembarazarse de futuros obstáculos para su propósito, la Unión Norteamericana apoyó la revolución del 3 de noviembre de 1903 y, en consecuencia, la creación de la República de Panamá, que se volvió una especie de protectorado de los EE.UU. Por medio del Tratado Hai-Bunau-Varilla, firmado el 18 de noviembre de 1903, Panamá cedió a los Estados Unidos la Zona del Canal. Manuel J. Cobos fue asesinado por sus propios obreros La Jefatura Territorial de Galápagos fue tomada a cargo por Juan José Pino y luego por Domingo Ramos. Este último apoyó la iniciativa de uno de sus funcionarios, Horacio Garaycoa, para difundir en San Cristóbal el diario de aparición ocasional El Colono, editado e impreso en Guayaquil. Llegaron escritores y estudiosos a San Cristóbal para averiguar por si mismos los alcances de las denuncias hechas por los trabajadores de El Progreso. El 24 de septiembre, llegó a San Cristóbal una delegación de científicos de la Academia de Ciencias de California, dirigida por Rollo H. Beck, a bordo de la goleta Academy. Los miembros de dicha delegación manifestaron a los representantes del Gobierno Ecuatoriano sus inquietudes ante la inminente desaparición de las tortugas gigantes. Santo Tomás (Isla Isabela) contaba con más de 60 casas y alrededor de 200 personas. Para ese entonces, Antonio Gil Quesada, ubicó en una mayor escala al negocio de exportación de azufre al formar la empresa The Pacific Sulphur Trade Incorporated . El testamento de Manuel J. Cobos fue abierto en Guayaquil. En este documento se hizo constar que la totalidad de su fortuna y propiedades quedaban en legado para su hija Josefina, casada con Rogelio Alvarado. Estados Unidos propone oficialmente al Ecuador el arrendamiento por 99 años de las Islas Galápagos a cambio de 15 millones de dólares. Eloy Alfaro es asesinado y asciende al poder su rival político, Leonidas Plaza Gutiérrez. Plaza Gutiérrez firma la decisión oficial de no negociar ni un centímetro del territorio de Galápagos. Se inaugura el Canal de Panamá Inicia la Primera Guerra Mundial (1914-1918) Las islas Galápagos se convierten en punto estratégico de defensa para los Estados Unidos.

1902

15/01/1904 1905

1907

1908 1911 1912 1913 15/08/1914 1914

1915-1916 1917

Las Islas Galápagos fueron refugio para el barco carbonero japonés Kara y tres buques alemanes. En abril, Estados Unidos entró en la guerra. El 14 de julio, el Presidente del Ecuador, Dr. Alfredo Baquerizo Moreno, arribó a San Cristóbal a bordo del buque de la Armada Ecuatoriana Cotopaxi. La visita no duró más que un par de horas, pero por su precioso tiempo otorgado a los sorprendidos habitantes de Puerto Chico, se le dio el nuevo nombre de Puerto Baquerizo Moreno. Por primera vez un misionero religioso, el Jesuita Aurelio Mera, llega a San Cristóbal. Su presencia en esta isla y en Isabela produjo un enorme alivio entre los pobladores. En el mismo año llegó a San Cristóbal el joven de 20 años Manuel Augusto Cobos. La Armada de Estados Unidos dio marcha a una serie de maniobras militares y navales que se dirigieron hacia el sur de Panamá y las Islas Galápagos. Las visitas de la flota naval estadounidense se volvieron habituales en la zona. Llega el Comodoro Vincent Astor, quien realiza una serie de investigaciones y recolección de especies en las islas. Para fines de la década de los 20 vivían en Galápagos alrededor de 500 personas, en su mayoría repartidas entre las haciendas de San Cristóbal e Isabela. Muere en Isabela Don Antonio Gil Quesada y la administración de su fundo quedó a cargo de Carlos Gil Quesada. Bajo la presidencia de José Luis Tamayo, se creó la Gobernación Marítima de Galápagos. Dos buques fueron destinados a la zona: El BAE Presidente Alfaro y el BAE Abdón Calderón (antes Cotopaxi). El científico estadounidense William Beebe, quien más tarde publicaría el libro intitulado Galápagos World’s End, que motivaría a muchos de sus lectores a conocer el archipiélago, llega a las Islas. El Gobierno ecuatoriano tuvo apertura hacia un nuevo proyecto de colonización noruega, propuesto por los promotores August Christensen y Harry Randall. El primer grupo de migrantes noruegos, conducido por Christensen, arribó a Floreana con 22 personas. Allí construyeron un inmueble de madera al que llamaron Casa Matriz e instalaciones: un galpón para el generador eléctrico, un cobertizo para una fábrica de enlatados, dos grandes tanques de acero para almacenar agua de lluvia y varias viviendas. Tierra adentro iniciaron cultivos de hortalizas en una granja que llamaron Camp Morten. La mayoría regresó a Europa excepto una parte del grupo que se mudó a Santa Cruz. El segundo grupo de migrantes noruegos, dirigido por Randall, e integrado por 83 personas, ancló en San Cristóbal. En El Progreso fueron acogidos por Manuel Augusto Cobos y una vez que se adjudicaron los terrenos que por Ley el Estado Ecuatoriano entregaba a los colonizadores, se entregaron al trabajo de la tierra y llamaron a su sector Campo Noruego. Otros 45 colonizadores noruegos arribaron a Puerto Ayora, con el fin de emprender una pequeña industria enlatadora de carne de tortuga marina, lisa y bacalao. A orillas de Bahía Academia, construyeron una decena de casas de madera, instalaron un muelle de piedra y emplazaron una tubería con agua salobre en donde se encontraba el antiguo pozo llamado Aguada de Chávez y bautizaron al lugar como Pelican Bay. Así como trabajaron en las orillas lo hicieron en las tierras altas, en la zona llamada La Fortuna (hoy Bellavista) y se distribuyeron por la zona de la actual Santa Rosa y Sierra de Las Chacras. Con el tiempo en Santa Cruz quedó solo un puñado de noruegos. El Estado ecuatoriano firmó un acuerdo con el comerciante guayaquileño

1918

1919

1920

1921 1922 1923 1923 1925

1926

1928

Darío Egas Sánchez, para la instalación de una mina de sal en la Isla Santiago, al interior del cráter de un volcán apagado. La empresa fue liquidada dos años después. Los colonos noruegos inician el camino de retorno a Europa. En la isla decidió quedarse únicamente la familia Guldberg. El Capitán Bruun permaneció en Puerto Baquerizo Moreno contratado como patrón de la goleta Manuel J. Cobos. La administración de Galápagos pasó a depender del Ministerio de Defensa Nacional. De esta manera, el personal civil que antes formaba parte de las Comisarías y Jefaturas Territoriales de San Cristóbal e Isabela, fue reemplazado por miembros del Ejército Ecuatoriano. El gobierno ecuatoriano promovió la colonización de Santa Cruz y destinó a Galápagos una fracción del Batallón Constitución del Ejército Nacional. Josefina Cobos y su esposo, Rogelio Alvarado, se vieron forzados a adjudicar sus bienes al empresario Lorenzo Tous, quien formó la Sociedad Nacional de Galápagos Compañía Anónima. Manuel Augusto Cobos mantuvo sus propiedades y negocios en San Cristóbal y asumió el cargo de representante de dicha Sociedad. Nació la aerolínea Pan-American Grace Airways Inc. (PANAGRA). El 15 de septiembre desembarcaron en Bahía Post Office el Dr. Ritter y Dore Strauch. El dúo se instaló en los terrenos donde una vez don José Valdizán tuvo su casa y allí fundaron una finca a la que llamaron Friedo. Manuel Augusto Cobos y Karen Guldberg se casaron y tuvieron 3 hijos, de quienes hoy existe nutrida descendencia en San Cristóbal. La población de Galápagos suma 571 personas, con dos habitantes en Floreana, 8 en Santa Cruz, 155 en Isabela, 389 en San Cristóbal y 17 trabajadores en la mina de sal de Santiago. Llega la familia Wittmer a Floreana y se instala en las alturas de la isla, en las “Cuevas de los piratas” que se encontraban junto al manantial Asilo de la Paz. Margret Wittmer, quien a su llegada estaba embarazada, a fines de aquel año dio a luz a su hijo Rolf, el primer nacimiento reconocido en Floreana. En el mes de octubre llegó a Floreana Eloise Wagner de Busquet, mejor conocida como la Baronesa, acompañada de un séquito de tres hombres (Rudolph Lorenz, Robert Philippson y Felipe Valdivieso). Llegó con la intención de construir en Floreana un hotel y para ello eligió un sector contiguo a la granja de los Wittmer, al cual llamó Hacienda Paradiso. El Capitán G. Allan Hancock efectuó cuatro expediciones científicas. Acompañando a Hancock estuvo el Director del Museo Nacional de Washington Waldo Lasalle Schmidt. Entre el 16 de enero de 1932 y el 28 de febrero de 1933, bajo la dirección del zoólogo Cy Perkins, Hancock favoreció el traslado de 72 iguanas saludables de Baltra a la vecina Seymour Norte, una isla con ambiente similar y libre de chivos. La baronesa y Philippson desaparecieron. El 8 de julio, Rudolph Lorenz, amante postergado de la baronesa y testigo de la muerte de Philippson, zarpó hacia Santa Cruz. El 17 de noviembre, un barco atunero estadounidense avistó en una playa de la Isla Marchena los cadáveres de Lorenz y Nuggerud, pescador noruego afincado en Santa Cruz.

1929

1930

1932

1932-1935

1934

El 21 de noviembre muere envenenado el Dr. Ritter. 1935 El 7 de diciembre Dore Strauch regresó a Alemania. Llegó a San Cristóbal el científico naturalista alemán, nacionalizado estadounidense, Victor W. Von Hagen, para celebrar los 100 años de la visita de Darwin a Galápagos e instaló un busto de bronce del sabio británico en una playa de Bahía Naufragio. A fines de 1935 los hermanos alemanes Angermeyer desembarcaron en la Isla Santa Cruz para dedicarse a la agricultura en un sector de La Fortuna. El Reich alemán dirigió parte de su capital y personal de vuelo a Ecuador para establecer la Compañía SEDTA (Sociedad Ecuatoriana de Transportes Aéreos). Durante el mandato de Federico Páez (1935-1937), Galápagos recibió la declaratoria de Reserva Nacional. Al promulgarse su Ley se establecieron tres premisas principales: las áreas para el desarrollo agrícola quedaban limitadas para su explotación; se destacaba el valor y singularidad de su fauna y flora y su potencial para el turismo; de esta manera, todas las islas fueron consideradas áreas protegidas, con excepción del norte de Isabela y todo el sur de San Cristóbal, pues existían escrituras a favor de las familias Gil y Cobos, respectivamente. Estos años estuvieron marcados por la permanente presencia de atuneros estadounidenses. Dore Strauch publicó su libro Satan Came to Eden (Satanás llegó al Eden). Dore Strauch murió en Berlín en un bombardeo durante la segunda guerra mundial. El 18 de julio estalla la Guerra Civil Española. A partir del 6 de diciembre, EE.UU. realizó maniobras militares de carácter especial frente a las costas ecuatorianas de la Península de Santa Elena. Desde San Cristóbal, el Comandante Puente nombró como Primer Capitán del Puerto de Floreana a Don Ezequiel Zavala. La mina de sal de Santiago dejó de operar y una pareja de estadounidenses que allí vivía, los esposos Ainslie y Frances Conway, fueron obligados a mudarse a Floreana. El Gobierno del Gral. Alberto Enríquez Gallo designó como nuevo Jefe Territorial del Archipiélago al Coronel Alejandro Alvear, quien solicitó un número mayor de tropas con el fin de levantar nuevos destacamentos de control de las islas habitadas. Alvear fue el primer Representante Gubernamental en denunciar dos enormes problemas que azotaban a los colonos ecuatorianos de la región: la insalubridad y el analfabetismo. El 18 de julio llegó a Galápagos el Presidente Franklin Delano Roosevelt, junto con su asesor, el Profesor Waldo L. Schmitt. Entre enero y julio estuvo en Floreana el pintor ecuatoriano Manuel Rendón Seminario junto con su esposa Paulette de Everard. El 15 de noviembre Franklin Delano Roosevelt anunció el Plan de Defensa Militar del Continente Americano, que promovía la unidad militar entre los países de la región y reunió en Perú a representantes de las repúblicas del hemisferio para la Séptima Conferencia Internacional Americana, conocida como la Conferencia de Lima. Las primeras negociaciones entre EE.UU y Ecuador para construir bases militares en

1936

1937

1938

1939

suelo ecuatoriano se iniciaron confidencialmente a fines de 1938. El 1 de septiembre Hitler ordena la invasión a Polonia. Una nueva reunión se convocó en octubre en Panamá, la Primera Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores Americanos. Para entonces la SEDTA había inaugurado nuevos itinerarios de Quito y Guayaquil hacia Salinas y se encontraba a punto de tener una autorización gubernamental para abrir rutas a Galápagos desde Imbabura. Este progreso no fue visto con agrado por los representantes de Estados Unidos en Ecuador. Una serie de mecanismos entró en funcionamiento hasta que la SEDTA cayó en la quiebra y sus aviones fueron requisados. PANAGRA adquirió todas las propiedades en las ciudades ecuatorianas donde la aerolínea alemana operaba. A continuación, Ecuador suscribió un contrato con PANAGRA para la construcción de los campos de aviación de Quito, Guayaquil, Manta y Esmeraldas. Esta labor quedó en manos de la Pan American Airport Corporation –subsidiaria de PANAGRA adscrita a la Secretaría de Guerra de los Estados Unidos. Las islas se convirtieron en el punto de reunión de barcos de guerra norteamericanos. En diciembre, la Misión Militar y Aeronáutica Italiana, que había impulsado el nacimiento de la aviación militar ecuatoriana y que se encontraba en el país desde 1922 fue presionada para cesar en sus funciones y abandonó el país. El Crucero US Lepwing echó anclas en Bahía Post Office, Isla Floreana, para iniciar operaciones de cartografía y misiones fotográficas. Mientras tanto el Comandante Paul Foster, de la US Naval Reserve, entraba en negociaciones privadas con Don Carlos Gil Quesada, para la explotación de azufre a escala industrial, criar ganado y emprender cultivos a gran escala en Isabela. En mayo el Coronel Walter K. Burgues, delegado de la Secretaría de Estado de los Estados Unidos, llegó a Ecuador para entrevistarse con el Presidente Córdova y el Ministro de Defensa Galo Plaza Lasso. Este fue el primer contacto oficial que promovió un convenio que favoreció a Estados Unidos para el uso de terrenos en el Ecuador continental y en las islas del Archipiélago de Galápagos para la construcción de bases militares. A principios de julio el acercamiento de Estados Unidos hacia los países sudamericanos se reafirmó con creces después de la Segunda Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores Americanos celebrada en La Habana. Roosevelt ordena que la Flota del Pacífico, que para entonces estaba destacada en el sur de California, se trasladase a Pearl Harbour, Hawai. Este año Galápagos indicó un aumento de su población, la misma que sumaba más de 700 personas, su mayoría residiendo en San Cristóbal y Santa Cruz. Alrededor de 60 en Isabela y 20 en Floreana. El 5 de julio las Fuerzas Armadas del Perú atacaron a la sureña provincia ecuatoriana de El Oro. Este episodio, llamado la Guerra del 41, obligó al Canciller ecuatoriano, Julio Tobar Donoso, a firmar el Protocolo de Río de Janeiro el 29 de enero de 1942 en Brasil. El 13 de septiembre el Embajador ecuatoriano Colón Eloy Alfaro firmó un acuerdo en Washington en el que se dio al Departamento de Estado de Estados Unidos la concesión para efectuar vuelos de patrulla desde Centro América hasta las Islas Galápagos y viceversa. El 7 de diciembre Japón atacó con aviones embarcados en portaaviones

1940

1941

a la base de Pearl Harbour en las Islas Hawai. El 8 de diciembre, Roosevelt calificó a la fecha de la agresión como el Día de la Infamia y declaró la guerra a Japón, Italia y Alemania. El Pacífico y El Caribe fueron militarizados por completo. El 12 de diciembre desembarcó en Baltra un contingente de 36 técnicos militares estadounidenses; ésta es la fecha oficial para formalizar la ocupación por parte de los Estados Unidos de América de las Islas Galápagos. El 15 de diciembre se otorgó a los Estados Unidos la facultad de construir una base aérea y una estación aeronaval en Salinas (costa ecuatoriana). El 21 de diciembre el ejército ecuatoriano desembarcó a un destacamento de 50 soldados en San Cristóbal. En enero el US Air Force recomendó al Departamento de Estado la construcción en Baltra de una pista de aterrizaje de 2.440 m de longitud, en la planicie que venía siendo utilizada como improvisado aeródromo. El 15 de febrero, Estados Unidos inició en Baltra la construcción de la que, al cabo de poco tiempo, sería la mayor Base Aérea y estación aeronaval del Pacífico Sudeste durante la Segunda Guerra Mundial. Para construirla en el menor tiempo posible, era necesario disponer de la mayor cantidad de mano de obra y se decidió contratar a los colonos ecuatorianos de Galápagos. A partir del 16 de febrero los galapagueños llegaron a Baltra y de ellos dependió la construcción de las barracas destinadas al alojamiento y administración de la nueva Base, así como la red vial, muelles y pistas de aterrizaje. Las pistas de los aeropuertos se hicieron de macadam: un tipo de pavimento elaborado con piedra triturada (ripio o cascajo) mezclada con alquitrán como aglomerante. Si bien se habían instalado en Baltra dos unidades de condensación y desalinización de agua de mar, éstas apenas eran capaces de suplir la demanda que la enorme Base exigía. Ante esta situación, los ingenieros del US Army averiguaron de la existencia de agua dulce en la Isla San Cristóbal. Allí existía un rudimentario acueducto, tendido desde la época de Manuel J. Cobos. Desde allí, el agua almacenada era bombeada hacia el muelle en Bahía Naufragio (Puerto Baquerizo Moreno). Dos grandes barcazas con capacidad para 215.000 galones cada una, hicieron diarias frecuencias hacia Baltra, donde fue necesario ubicar cuatro tanques de 75.000 galones cada uno para almacenar el agua, pues la Base consumía un promedio de 50.000 galones diarios. El agua se distribuía a barracas destinadas a albergar hasta 4000 soldados y 250 oficiales. Las aguas servidas iban al mar. La mano de obra civil llegó a 2000 personas en marzo de 1942. El US Army levantó en la playa norte de la ensenada de Baltra un gran muelle de acero y hormigón con dos grúas para 25 y 15 toneladas; así como aproximadamente 400 casas e inmuebles de madera de todo tipo y una red de caminos pavimentados con una extensión calculada en 200 km. Para fines de marzo estaba nivelada y operativa un área de más de tres cuartos de isla. El 10 de mayo se declaró a la Base Beta de Baltra como “apta para el combate”. A partir de mayo, se inició la construcción de una red de estaciones de radares en los puntos más extremos y estratégicos de las islas. Los ocupantes militares de Baltra nunca la llamaron por su nombre clave de Base Beta, para ellos fue simplemente The Rock (La Roca). Si bien las bases en Galápagos tenían como prioridad la defensa del

1942

Canal, se calcula que sobre 10.000 efectivos militares, entre marinos, elementos de tropa y aviadores, pasaron temporalmente por Baltra para su entrenamiento y adaptación al clima que encontrarían luego en los frentes de ultramar y otras islas del Pacífico. El 20 de mayo, el Comandante de la Base, Coronel William Gravely, emitió una orden prohibiendo la matanza de cualquier clase de fauna existente en Baltra. La disposición provino desde Washington gracias a una gestión ante la Casa Blanca que realizara el Dr. Waldo L. Schmitt, del Smithsonian Institute. En Floreana, los estadounidenses empezaron a construir una pista de aterrizaje en la Pampa Larga, zona noreste de la isla. Se planeó que estaría a cargo de cinco oficiales y 75 hombres, un médico y un dentista, pero los trabajos fueron cancelados a fines de 1942. La Base aérea de la Fuerza Aérea estadounidense (US Air Force), que comprendía dos pistas de aterrizaje pavimentadas, entró en operaciones el 3 de febrero en Salinas (costa ecuatoriana). El 6 de junio, la nueva Escuela Militar de Aviación del Ejército Ecuatoriano graduó a sus primeros oficiales pilotos. En julio, el Coronel Alejandro Chiriboga fue designado nuevo Jefe Territorial de Galápagos. Este año, tan solo en Baltra se contabilizaron 400 oficiales, 4.500 hombres y alrededor de 1.100 trabajadores civiles. El 27 de marzo, Eleanor Roosevelt visitó la Base de Baltra, luego de lo cual escribió una crónica de viaje a la que tituló My Day (Mi día). El 16 de agosto el Departamento de Estado estadounidense declaró a las instalaciones militares de Galápagos como “Auxiliares”. Los efectivos militares se redujeron a 1938 hombres del US Army, más 457 marinos de la US Navy. El 1 de septiembre, el Presidente José María Velasco Ibarra viajó a Baltra y constató que la existencia de la Base norteamericana ya no se justificaba. El 3 de septiembre instruyó a su Embajador en Washington, Galo Plaza Lasso, para que comunique este parecer al Departamento de Estado de los EE.UU. A continuación, la Asamblea Constituyente de noviembre de 1944, rechazó los planteamientos de EE.UU para permanecer en Galápagos y solicitó la evacuación de las tropas estadounidenses en territorio ecuatoriano. El 12 de abril murió Franklin D. Rossevelt y le sucedió su Vicepresidente, Harry S. Truman. El 9 de mayo, Alemania capituló y la guerra terminó en Europa. Después de la caída de Japón, el 14 de agosto arribaron a Baltra el BAE 10 de Agosto y el BAE 9 de Octubre. Este año Baltra pasó a ser jurisdicción de las Fuerzas Armadas del Ecuador. Se establece como fecha de entrega oficial de la Base de Baltra el 1 de julio. Para esa fecha, en Baltra aún se encontraba cerca de un centenar de militares norteamericanos. Los últimos trabajadores civiles (60 ecuatorianos y 35 panameños) salieron de la isla el 2 de julio. Por decreto del Presidente Velasco Ibarra se creó el Distrito Naval de Galápagos y el Comandante Agnelio Recalde fue nombrado como primera autoridad ecuatoriana de la Base. El Capitán de aviación

1943

1944

1945

1946

Fernando Valencia y el Teniente de fragata Sergio Pazmiño, más 10 hombres de tropa, conformaron la primera guarnición militar ecuatoriana de carácter permanente en Baltra. En agosto fue designado Gobernador de Galápagos el Comandante Jorge Páez. En ese entonces, la mayor parte de la población de las tierras altas de San Cristóbal inició su éxodo a orillas del mar. Beneficiada por el nuevo acueducto y el reservorio de agua dulce en el puerto, la vida en esa isla cambió por completo. Páez, al ser notificado que la Base de Baltra iba a ser desmantelada, ordenó que las casas de madera que no hubieran sido cedidas a las guarniciones militares ecuatorianas fuesen repartidas entre los civiles de todas las islas habitadas. De esta manera la fisonomía de las zonas pobladas de Galápagos fue renovada. El mayor número de viviendas se ubicó en la isla San Cristóbal, cuna del más antiguo asentamiento humano del Archipiélago y por tanto, la isla más populosa en ese entonces. En marzo, las instalaciones de la estación de radar de Cerro Orchilla, se convirtieron en la Colonia Penal de Isabela por decisión del Presidente Velasco Ibarra. Para entonces la población local de Puerto Villamil llegaba a 198 habitantes. Allí, entre 1946 y 1949, la soldadesca policial obligó a los penados a construir con pesados bloques de lava una muralla de 6 m. de altura por 30 m. de largo. Esa inútil construcción fue llamada el Muro de las Lágrimas. A partir de este año, la Armada del Ecuador se convirtió en la primera institución que se hizo responsable de la salud pública en Galápagos, hasta entrada la década de 1960. En la post guerra nació la primera generación de pescadores artesanales de Galápagos. Una docena de familias quiteñas se estableció en Santa Cruz para promover la creación de la Cooperativa Agro-pesquera Archipiélago de Colón. Otras las seguirían, integrando otras cooperativas como las Velasco Ibarra y Pichincha. Lorenzo Tous decidió liquidar el ingenio azucarero en El Progreso y desguazó sus maquinarias para enviarlas a la Hacienda Los Alamos, en la provincia del Guayas (costa ecuatoriana). Tous creó una nueva empresa en Puerto Baquerizo Moreno, a la que llamó La Predial, dedicada a la pesca de atún y acopio pesquero. Toneladas de hierro y cemento fueron desembarcadas en Bahía Naufragio y se construyó un sólido muelle. Enseguida se levantaron los frigoríficos, talleres y un bien provisto almacén. Luego, La Predial inició sus labores y 60 toneladas de bacalao fueron procesadas semanalmente y enviadas al Ecuador continental y países centroamericanos. El penal de Cerro Orchilla se cerró este año. Acto seguido, las viviendas de madera fueron desarmadas y el tablado fue repartido en 3 establecimientos penales satélites, que fueron ubicados en Puerto Villamil y los terrenos elevados de Santo Tomás y Alemania. La suspensión definitiva de este infame proyecto se llevaría a cabo 10 años más tarde en 1959. Fragmentos de cerámica y restos de utensilios se desenterraron en Playa Prieta (Floreana); Bahía James y Caleta Bucanero (Santiago); y en Puerto de Las Chacras (Santa Cruz). Varias familias de la provincia de Tungurahua (sierra del Ecuador) se afincaron en las islas Santa Cruz y San Cristóbal, luego de que el Gobierno Ecuatoriano les proporcionara tierras y facilidades de vivienda en compensación por los daños sufridos a raíz del terremoto de 1949. El censo de población realizado en 1950 reveló un total de 1.346

1947

1948

1949

1/2 Siglo XX 1950

habitantes en Galápagos. En San Cristóbal residían 811; Isabela contaba con 216 colonos y 92 convictos; mientras Santa Cruz ubicaba a 198, en Floreana vivían 21 personas y 8 en Baltra. En 1950 Galápagos se convirtió en Zona Naval y su sede se levantó en Puerto Baquerizo Moreno; se constituyeron capitanías en Puerto Villamil y Puerto Ayora. En marzo llegó a Galápagos la Misión Franciscana. La labor de estos religiosos fue decisiva para mejorar el nivel de vida de sus habitantes. Sus obras sociales, a través de la Prefectura Apostólica dirigida por Monseñor Pedro Pablo Andrade y más tarde por Monseñor Juan de Dios Campuzano, se dirigieron al desarrollo de la comunicación, salud y educación. El 5 de enero, Monseñor Andrade creó la Prefectura Apostólica de Galápagos. A ello se debe la creación de la Estación de Radio La Voz de Galápagos, el Hospital Oskar Jandl, la escuela Pedro Pablo Andrade y el Colegio Alejandro Humboldt, en San Cristóbal. En Isabela la Misión fue fundada por Fray Segundo Espinosa Auz. A este sacerdote, sin jamás proponérselo, le cupo en suerte convertirse en personaje clave en la revuelta de los presos en la colonia penal. El biólogo austriaco Ireneus Eibl-Eibesfeldt llega a Galápagos. El científico, preocupado por el futuro de tan único lugar, presentó un prolijo informe de sus observaciones en el XV Congreso Internacional de Zoología celebrado en Londres; en éste exhortó la instalación de un centro de investigación científica y de protección ambiental en Galápagos. Su voz tuvo eco en el prestigioso zoólogo estadounidense Robert I. Bowman, cuyo apoyo sería fundamental. A renglón seguido arribó al Ecuador el profesor Jan Dorso, como Delegado por la UNESCO, para entrevistarse con un grupo de estudiosos ecuatorianos, encabezados por Cristóbal Bonifaz. Luego de esta reunión la UNESCO acogió la solicitud oficial del Ecuador para recibir asistencia y asesoramiento en el manejo de la protección de Galápagos. Entusiasmado por este resultado, Sir Julian Huxley, Presidente del World Wildlife Fund (WWF), ofreció aportar con asesoramiento y fondos económicos. El 16 de julio se realizó el primer vuelo de la Fuerza Aérea Ecuatoriana desde el continente a Baltra. Se hicieron intentos por regularizar viajes de placer a Galápagos, con estadía incluida y recorridos por las islas por iniciativa de la firma Fruit Trading Co., asentada en la provincia de Esmeraldas. El Presidente de esta empresa, el sueco Folke Anderson maduró la idea con sus socios Rolf Blomberg y Jacob H. Lundh, colono de Santa Cruz. El 9 de febrero los condenados de los campamentos penales de Alemania y Santo Tomás (Isla Isabela), en un motín bien coordinado, sometieron a sus guardias y luego se tomaron Puerto Villamil. El 15 de marzo, durante la presidencia de Camilo Ponce Enríquez, se ordenó la clausura de la Colonia Penal de Isabela. De esta manera, 127 años de tomar a Galápagos como centina de proscritos llegaba a su fin. El 4 de julio se creó el Instituto Ecuatoriano de Investigación Científica. Entre sus principales atribuciones figuraba hacer cumplir los reglamentos estipulados en 1936, para la declaratoria de Galápagos como Reserva Nacional. El 20 de julio se publicó la declaratoria de Parque Nacional de Fauna y Flora al 97% de los 7.800 Km2 del territorio de Galápagos, manteniendo excepción a las zonas agrícolas colonizadas y áreas urbanas habitadas. La administración de esta área protegida recayó en el Servicio Forestal del Ministerio de

1955

1957 1958

1959

Agricultura. El 23 de julio, financiada por la Corona de Bélgica y gracias a la gestión del científico belga Víctor Van Straelen, nació en Bruselas la Fundación que creó la Estación Científica Charles Darwin para las Islas Galápagos, como una institución internacional independiente. Llega a Santa Cruz el primer Director de la Estación Científica Charles Darwin, el Suizo Raymond Levèque, ornitólogo de profesión. Se planteó instalar la Estación en un sector de Pelican Bay. Una vez cumplidos los trámites para adquirir el terreno, se inició la construcción de un laboratorio y viviendas para alojamiento. A medida que se cumplían los trabajos de infraestructura, la Estación consagró sus esfuerzos en evaluar cuáles fueron las especies que se encontraban en riesgo. El 6 de marzo llegó a San Cristóbal un grupo de colonos estadounidenses, liderados por Donald Haarsch, pertenecientes a la Filiate Science Antrorse Island Development Company, más fácilmente recordada como Island Development. Negociaron con Lorenzo Tous Febres-Cordero la adquisición de todas las instalaciones abandonadas de La Predial y de la ex hacienda El Progreso. De esta aventura queda el recuerdo de Playa Mann, nombre dado a una popular playita de Puerto Baquerizo Moreno, por haber sido el lugar donde estuvo la casa de Nataniel Mann, administrador del frigorífico que instalaron los estadounidenses. Otros colonos de la misma nacionalidad, que para esos tiempos llegaron e hicieron de Santa Cruz su nuevo hogar, fueron Ernest Bud Divine y Forrest Nelson. El primer hotel de Puerto Ayora fue obra de Nelson; el Hotel Galápagos, a orillas de Pelican Bay. Se creó en Guayaquil la firma Compañía Ecuatoriana de Turismo Galápagos S.A. Su barco, el Cristóbal Carrier, se convirtió en un ícono de los primeros viajes de carga y transporte regular, así como del turismo informal a las islas. Levèque fue relevado por el zoólogo francés André Brosset, quien amplió los monitoreos de especies animales iniciados en Santa Cruz a otras islas. TAME, Transportes Aéreos Militares Ecuatorianos, nació como una aerolínea adscrita a la FAE. Los herederos de Egas Sánchez intentaron reiniciar las labores de la mina de sal en Santiago bajo el liderazgo de Darío Weisson Egas, quien importó maquinaria y equipos para habilitar un camino carrozable. Se levantaron casas para vivienda, una planta desalinizadora y un reservorio para agua dulce. Por una drástica baja de los precios de la sal la empresa fracasó y de ella sólo queda el nombre de Puerto Egas en la Bahía de Santiago y los despojos con que los visitantes se encuentran en el trayecto desde el desembarcadero hasta el cráter. Una serie de notables impulsos al desarrollo científico en las islas coincidió con una nueva arremetida de la poderosa flota atunera estadounidense; tensión diplomática que fue calificada como la Guerra del Atún. En este clima de contradicciones, que marcaría por siempre a su labor, se dieron los pasos iniciales para la llegada de los primeros guardaparques a Galápagos. El 21 de enero se inauguraron las instalaciones de la Estación Científica Charles Darwin en Puerto Ayora, con la asistencia del entonces Director, David Snow, Víctor Van Straelen, Cristóbal Bonifaz y representantes de la Junta Militar de Gobierno, que para entonces estaba al frente del país presidida por el Almirante Ramón Castro Jijón.

1960

1962

1963

1964

1965

1966

El zoólogo británico Roger Perry asumió la dirección de la Estación. En su período se realizó una labor exhaustiva en ornitología y clasificación de todas las especies vegetales del Archipiélago. Además, se inició un estudio de las especies animales introducidas, con la conclusión de que casi 800 especies de plantas y animales ajenos a las islas habían destruido el entorno de docenas de especies endémicas. Para la investigación de la vida marina, la Estación contó con una embarcación de 55 pies de eslora, el Bisel II. El Ecuador estableció contactos con el Reino Unido, buscando asesoramiento para crear los lineamientos estructurales del Parque Nacional Galápagos, a través del British Overseas Development Programme. TAME obtuvo del Gobierno todas las facilidades (incluyendo la compra de nuevos aviones de pasajeros) para llegar a Galápagos. El turismo internacional en la Región Insular, como actividad organizada y rentable, brotó en el seno de la Compañía quiteña Metropolitan Touring (MT). Eduardo Proaño y Hernán Correa fueron quienes vislumbraron a Galápagos como el punto más importante del país para el turismo mundial. Junto con Daniel Pinargote, Rubén Proaño y Pablo Burbano de Lara entre 1967 y 1968 realizaron viajes esporádicos a las islas con el fin de averiguar cómo se podría desarrollar la actividad. Para ello contaron con el apoyo de Karl Angermeyer y su velero Symbol. De mutuo acuerdo con los representantes de la Estación Charles Darwin y el Parque Nacional Galápagos, los operadores seleccionaron los sitios de visita y, considerando la fragilidad ecológica del Archipiélago, crearon los lineamientos para una modalidad de turismo selectivo. La población de Santa Cruz, superado su esceptisimo inicial, poco a poco fue involucrándose en este nuevo sector. Por esos días, de propia iniciativa algunos pescadores readecuaron sus embarcaciones para realizar viajes a islas vecinas; lo propio hicieron otros al desplegar planes de alojamiento, visitas a sitios especiales y provisión de alimentos, aunque de manera sencilla e informal. Ante la precaria infraestructura hotelera, Metropolitan Touring decidió adquirir un buque que sirviera de hotel flotante para proteger el recurso a largo plazo. Esa iniciativa fue hecha realidad gracias a Paco Salazar y Gonzalo Rueda quienes tuvieron cargos gerenciales en la empresa. Luego se realizó un estudio de mercado para verificar las factibilidades financieras operativas y ecológicas de este proyecto, priorizando la necesidad de aplicar normas de visita a las islas para evitar los impactos negativos en su ecosistema. Se inició la reconstrucción del aeropuerto de Baltra. En abril, TAME inició vuelos mensuales a Galápagos con aviones que tenían capacidad para volar entre Guayaquil y Baltra con 62 pasajeros. Entre tanto Metropolitan Touring encontró en Grecia el barco ideal para sus objetivos turísticos. Arribaron a Puerto Ayora los dos primeros funcionarios del Parque, Juan Black y José Villa. La Estación Charles Darwin los recibió en sus instalaciones y de inmediato se estableció un fructífero vínculo de compañerismo entre ambas instituciones. La Estación Charles Darwin y el Parque Nacional Galápagos pusieron en vigor un importante proceso de erradicación de especies introducidas, así como de investigación de las poblaciones de tortugas gigantes en todo el Archipiélago. Aquí se puso en evidencia el hecho de que gran parte de la población galapagueña todavía se alimentaba con su carne. Si bien el intentar cambiar las costumbres del pueblo fue un gran reto para estas nuevas instituciones, al mismo tiempo se propusieron fijar los límites de las áreas

1967

1968

1969

protegidas que quedarían bajo su jurisdicción. La labor se hizo en coordinación con delegados del Instituto Ecuatoriano de Reforma Agraria y Colonización (IERAC), quienes procedieron a legalizar y delimitar los linderos de las propiedades colonizadas en las áreas rurales. Aparecen por primera vez en Galápagos los guías y operadores de turismo. El 1 de diciembre, el buque griego adquirido por MT (Metropolitan Touring), el Lina A, arribó a Guayaquil y tenía facilidades para albergar a 52 pasajeros. El 7 de diciembre el Lina A fondeó en aguas de la ensenada Aeolian en Baltra, y al día siguiente zarpó a su primer crucero alrededor de las islas. En 1935 Santa Cruz tuvo 46 habitantes, número que subió a 70 en 1940. Desde 1953 a 1956 la población se mantuvo en alrededor de 300, pero para fines de 1957 se sintió un avance colonizador y en 1964 contó con más de 600 personas. Para fines de 1966 se calculaba una población superior a 700 habitantes. En octubre de 1969 el número de pobladores llegó a la cifra de 1.200 personas. Inicia el Boom turístico en las Galápagos y con él se impulsa la migración a las Islas. El 16 de febrero cayó la quinta y última etapa presidencial de Velasco Ibarra, que se había proclamado dictador en 1970 con el apoyo de las Fuerzas Armadas. En un momento de auge económico nunca antes conocido por el Ecuador, los militares golpistas asumieron una vez más el poder con el Gral. Guillermo Rodríguez Lara al frente del Gobierno Nacionalista Revolucionario. Durante esta administración, la subida de los precios del petróleo otorgó al país una enorme fuente de divisas y el Ecuador ingresó en la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo). El 17 de febrero se emite la declaratoria oficial de elevar a Galápagos a la categoría de Provincia, por tercera y definitiva ocasión. Ya que en San Cristóbal estaba establecida la sede de la Gobernación desde hace más de un siglo, Puerto Baquerizo Moreno fue designado como Capital. La reforma ingresó a las islas con todos los proyectos posibles; obras públicas, comunicaciones, escuelas y colegios, hospitales y carreteras. Se iniciaron los tours de buceo. El 1 de septiembre el Lina A naufragó a 35 millas de la Península de Santa Elena. Metropolitan solucionó el problema utilizando la motonave Iguana durante los siguientes 4 años, hasta que su nuevo buque para 90 pasajeros, el Santa Cruz, entró en operaciones. TAME regularizó vuelos semanales en sus rutas hacia Baltra desde Quito y Guayaquil, con ello se contribuyó al crecimiento de la migración en las islas. Rodríguez Lara fue defenestrado y ascendió al poder un triunvirato militar, el Consejo Supremo de Gobierno (1976-1979). A este período se lo recuerda por sus represiones y por la contracción de deudas externas que debilitaron el futuro del país. El 8 de septiembre, la UNESCO declara a las islas Galápagos Patrimonio Natural de la Humanidad. También se modificó la antigua Corporación Ecuatoriana de Turismo (fundada en 1961) y se le dio la nueva razón social de DITURIS (Dirección de Turismo). Para entonces, la Estación Darwin se había convertido en un punto obligado para las visitas turísticas, con su Centro de Crianza de galápagos y el salón del Centro de Interpretación Víctor Van Straelen. El Parque Nacional Galápagos ya disponía de sus propias instalaciones y, a la vez que mantenía sus actividades inherentes a la conservación, aplicó mecanismos de control

1972

1973

1975

1976

1978

hacia la creciente actividad de turismo. Con el aumento de la población y de las embarcaciones menores, redobló sus esfuerzos para controlar el manejo de los desperdicios, tanto en las zonas urbanas como en las de visita. Para el efecto, la Institución disponía de alrededor de 40 guardaparques y 4 embarcaciones para los patrullajes y enlace entre islas. A más de su cuartel General en Puerto Ayora, el parque creó jefaturas técnicas en Isabela y San Cristóbal. Así, en el lustro final de los años 70, el número de colonos en la flamante provincia de Galápagos se triplicó. A más de los centenares de nuevos oficinistas públicos y operadores de turismo radicados en Galápagos, llegaron artistas y artesanos; profesionales y obreros de la construcción; voluntarios para las instituciones ambientalistas y funcionarios públicos; inversionistas y pequeños comerciantes; uniformados y agentes de la Ley. Para este año, la población en Galápagos se estimó en alrededor de 4.865 habitantes. De ellos, 2.500 Vivian en Santa Cruz, 1.700 en San Cristóbal, 600 en Isabela, 50 en Floreana, y 15 en Baltra. Por lo demás, desde 1972 ingresaron al Parque Nacional Galápagos un promedio de 12.000 visitantes anuales, de distintas regiones del mundo, y ocuparon dos docenas de embarcaciones de turismo que operaban de manera permanente desde Puerto Ayora. A fines de los años 70 la extracción de langosta alcanzó proporciones que la ubicaron a nivel industrial y en peligro de extinción. El 7 de febrero, el nuevo Presidente Constitucional Jaime Roldós Aguilera (1979-1981) aprobó el Decreto Legislativo que instauró al Instituto Nacional Galápagos. En principio, este organismo coordinaba los proyectos de las instituciones gubernamentales ecuatorianas en Galápagos y otorgaba asesoramiento y planificación para obras de desarrollo en las zonas urbanas y agrícolas. También inició el transporte entre islas, por medio de una embarcación para 40 personas. En segunda instancia realizó labores destinadas a obras públicas, como explotación de canteras, construcción y mantenimiento de carreteras y vías rurales. En agosto, una serie de reglamentaciones restringieron la pesca de langosta por los siguientes 7 años. La ordenanza apareció al entrar en vigencia la Ley de Forestación y Conservación de Áreas Naturales y Vida Salvaje, y muchos pescadores optaron por integrarse a la actividad turística. Con el auge migratorio se establecieron nuevos colonos en Galápagos. En San Cristóbal, muchos ocuparon cargos públicos y militares y Puerto Baquerizo Moreno se ganó el carácter de Capital pesquera y burocrática de la provincia. Santa Cruz, por el contrario, vio poblarse todas las comarcas de sus fértiles tierras altas para erigirse como un emporio agrícola y ganadero. El censo de este año registró a 6.241 habitantes en Galápagos, distribuidos así: 3.163 en Santa Cruz; 2.377 en San Cristóbal; 630 en Isabela; 56 en Floreana y 15 en Baltra. Además, el Parque Nacional Galápagos informó que un promedio de 17.250 turistas ingresaron anualmente entre 1980 y 1982, ocupando los servicios de 45 embarcaciones de turismo. En julio, el fenómeno El Niño afectó Galápagos, y al terminar 1983, el 50% de la fauna marina y terrestre de las islas había desaparecido. El negocio del turismo sufrió un descenso con este acontecimiento, al igual que la pesca. Galápagos recibió la declaratoria de Reserva de la Biosfera.

1979

1981

1982

1984

1985

1986

1987 1984-1988 1989

Se inaugura el aeropuerto de Puerto Baquerizo Moreno, en la Isla San Cristóbal. A partir de este año, aviones de la aerolínea SAN abrieron sus rutas al puerto. Igualmente, por iniciativa de la Dirección de Turismo se implementó un bien provisto hotel a orillas de Playa Mann, ejemplo seguido por otros empresarios turísticos locales. El 13 de mayo, Galápagos fue proclamada como Reserva de Recursos Marinos. Esto incluía los 70.000 Km2 de su mar interior y 15 millas náuticas fuera de la línea de base que une las islas exteriores, zona de exclusión conocida como Reserva Marina de Galápagos. El número de turistas ecuatorianos en visitar las islas superó al de extranjeros. Durante el gobierno de León Febres Cordero se pretendió construir un hotel de 5 estrellas en las Islas Galápagos. De 17.000 visitantes anuales al primer año de la década de los 80, el número creció a 42.000 al terminar la misma. En la década de los 80, la Estación Charles Darwin promovió la creación de Clubes Ecológicos para la juventud local y se abrieron núcleos en San Cristóbal, Santa Cruz e Isabela. Con el pasar de los años, a partir de 1998 los Clubes se consolidaron en Centros de Educación Ambiental, con la finalidad de ofrecer información, actividades didácticas extracurriculares y de comunicación. De igual manera, el Parque Nacional Galápagos ha desarrollado desde mediados de los 90 proyectos con grupos de niños exploradores (Boy Scouts) y, desde el 2003, la denominada Alternativa de Educación Ambiental, que consiste en apoyar al sistema de educación formal de los estudiantes de bachillerato en colegios de la provincia. La población de Galápagos llegó a sumar alrededor de 9.800 habitantes y sobre el 50% de éstos residían en Santa Cruz. Entre 1982 y 1990, el Ecuador registró una tasa de crecimiento poblacional de 2.4%; en tanto que, en el mismo período, Galápagos alcanzó el 5.9%. En la década de los 90, Galápagos mereció el primer lugar en crecimiento demográfico entre todas las provincias del país. El desarrollo de las urbes creó la necesidad de disponer de ferreterías y tiendas de abarrotes, farmacias y hospitales, bares, hoteles, discotecas y restaurantes. La migración tuvo una relación directa con el boom turístico. Si se compara el crecimiento de la población con la llegada de turistas al año, se verá como los dos fueron acrecentándose gradual y simultáneamente. Por otro lado en 1991 existían alrededor de tres centenares de pescadores operando. Fue a inicios de los 90 cuando salieron de la clandestinidad donde operaban desde tiempo atrás, los primeros comerciantes asiáticos del pepino de mar. Su importancia para el pescador galapagueño ha radicado exclusivamente en satisfacer la demanda del mercado oriental, donde al igual que la aleta de tiburón es muy apreciado como afrodisíaco. El precio por unidad del pepino superaba con creces al de cualquier otra clase de pesca conocida. De súbito, cientos de pescadores de provincias costeñas ingresaron a las islas. Los asiáticos ofrecieron préstamos a los pescadores locales para adquirir los equipos que necesitaban para la pesca del pepino. Sin buscar un acuerdo previo, las instituciones conservacionistas declararon a esta actividad como atentatoria para el equilibrio de la Reserva Marina y buscaron los medios para detenerla. Se instalan antenas matrices para captar canales de TV satelital en Galápagos. El 6 de agosto, durante el Gobierno de Sixto Durán Ballén (1992-1996),

1990

1991 1992

1994

1996

se publicó el Plan de Manejo de Recursos Marinos para Galápagos y por decreto ejecutivo se prohibió la pesca del pepino de mar. El 11 de junio fue creado el Ministerio de Turismo. Con este evento se dio inicio a una serie de conflictos ocurridos entre el sector turístico-conservacionista y el sector pesquero. Entre abril y junio, en Isabela, se descubrió alrededor de una decena de tortugas gigantes muertas; luego un flagelo destruyó una apreciable área del Volcán Sierra Negra y se incendiaron algunas instalaciones de la Estación Charles Darwin. Con estos antecedentes y la pesca del pepino declarada ilegal en Galápagos, el 16 de noviembre de 1994, el Gobierno, a través del Consejo Nacional de Desarrollo Pesquero, abrió un espacio calificado como de “Pesca experimental” seguido por otro, a partir del 15 de enero de 1995. Estos generaron repercusiones inesperadas hasta que un violento paro de pescadores afectó a toda la provincia. En San Cristóbal fue tomado el aeropuerto, en Puerto Ayora e Isabela se bloquearon las instalaciones de la Estación Darwin y el Parque Nacional Galápagos; en Santa Cruz, el Canal de Itabaca y la carretera hacia Puerto Ayora fueron cerrados y Baltra quedó aislada. El 18 de noviembre se crea la Reserva Biológica de Recursos Marinos de Galápagos. La Federación Ecuatoriana de Surfing incluye a San Cristóbal entre los lugares clave para el desarrollo del Campeonato Nacional. Durante el régimen de Abdalá Bucaram se crearon el Consejo Provincial de Galápagos y la Cámara Provincial de Turismo de Galápagos. Por otra parte, un ecuatoriano, Jorge Anhalzer fue por primera vez elegido Presidente de la Fundación Charles Darwin. El 6 de febrero, subió al poder Fabián Alarcón Rivera. En abril se creó la Autoridad de Manejo de la Reserva Marina de Galápagos. Por medio de ella se buscaba un sistema compartido de administración local donde los beneficiarios participasen en el proceso de toma de decisiones. Se trataba de liquidar un estilo de manejo tradicional en el que las medidas se tomaban fuera de las islas, en comités interministeriales o a nivel gubernamental. Posteriormente, representantes de las 4 cooperativas de pesca artesanal de Galápagos reconocieron al Parque Nacional Galápagos como entidad de control de la Reserva Marina de Galápagos y firmaron un acta de compromiso en el Congreso Nacional. En febrero, se aprobó el texto definitivo del Proyecto de Ley para Galápagos y se publicó la Ley de Régimen Especial para la Conservación y Desarrollo Sustentable de la Provincia de Galápagos (LEG). En otras palabras, en este año nació la primera provincia ecuatoriana autónoma, descentralizada y con leyes promulgadas por sus propios ciudadanos. Entre las primeras cláusulas de Ley aplicadas figuró la reestructuración del Instituto Nacional Galápagos. En agosto, esta institución dejó de atender las obras públicas y entregó toda su maquinaria y talleres al Consejo Provincial de Galápagos. Se puntualizó que los cometidos para la administración y control de la Reserva Marina se harían a través de la Junta de Manejo Participativo, cuya administración quedaba en manos del Parque Nacional Galápagos, cuyas funciones se centraron además en el ordenamiento de las actividades reguladas en el Plan de Manejo: pesca artesanal, investigaciones científicas y turismo marino. También se formalizó la prohibición de permitir la pesca industrial y se amplió la zona de protección de ésta de 15 a 40 millas náuticas a partir de la línea base. Para cumplir sus labores de patrullaje, se estableció que el Parque Nacional Galápagos tendría competencia para ejercer control y vigilancia en la Reserva Marina en conjunto con la Armada del Ecuador.

1997

1998

Entre 1998 y 2003 se iniciaron 89 procesos de infracciones relacionadas con la pesca artesanal (pesca en épocas de veda, embarcaciones no autorizadas e irrespeto a la zonificación); 35 casos de pesca industrial en la Reserva Marina y 117 relacionadas al turismo (alteración de itinerarios, exceso de pasajeros y pesca desde embarcaciones de turismo). Nace la entidad Sistema de Inspección y Cuarentena de Galápagos, encargada de publicar la lista definitiva de los productos orgánicos e inorgánicos impedidos de ingresar a las Islas, bajo la administración del Parque Nacional Galápagos. 1999 El 26 de octubre se firmó la paz definitiva con el Perú. Tuvo lugar un nuevo embate del fenómeno de El Niño. El 1 de abril se aprobó la pesca de pepino y a fin de mes fue aprobado el Plan de Manejo de la Reserva, incluido en la Ley Especial. Entre 1999 y 2004, la Agencia Española de Cooperación Internacional mantuvo un exitoso programa de actividades culturales y educativas dirigido a toda la población insular desde su sede en San Cristóbal. El dólar estadounidense se implantó en la economía ecuatoriana. El 1 de septiembre se autorizó una nueva temporada de pesca de langosta. A partir de entonces, la vida en las islas encantadas estuvo marcada por un estado de tensión social permanente; huelgas, paros violentos, provocaciones y pugnas entre los sectores dominantes, decisiones de las autoridades tomadas bajo el arbitrio de las amenazas, secuestro de tortugas, matanza de lobos marinos, desalojo y destrucción de instalaciones del Parque Nacional y enfrentamientos a mano armada entre pescadores y guardaparques. Estos excesos siempre fueron provocados por la pretensión del sector pesquero de exigir mayores prebendas, como prolongar las temporadas de pesca de pepino y langosta, o bien el aumento del monto permisible previamente aprobado. El 16 de enero se produjo un accidente en Bahía Naufragio, Isla San Cristóbal, cuando el buque petrolero Jessica encalló y se hundió, provocando un desastre ecológico de considerables consecuencias. Sin embargo, el 2 de diciembre, Ecuador recibió la declaratoria de Patrimonio Mundial de la Humanidad a la Reserva Marina de Galápagos. Se instalan antenas matrices para captar canales de TV nacional. En este año llegaron 90.500 visitantes a Galápagos. Con la expedición de la Ley Especial de Galápagos se estipuló que todo pescador para ejercer su oficio en la zona de la Reserva, debía estar afiliado a una cooperativa de pesca debidamente legalizada y reconocida antes del 18 de marzo de 1998. Así, si en 1996 se registraron 270 embarcaciones y 457 pescadores, en 2004 hubo 446 y 984, respectivamente. Estos agremiados, para fines del 2004, habían capturado un promedio de 4.5 millones de pepinos por temporada y casi 700.000 de manera ilegal desde 1996. El recurso, que en 1994 se cotizó en 10 dólares por libra, en el 2004 había llegado a 25 dólares. El 18 de febrero y el 28 de mayo se repiten los disturbios relacionados con la pesca en Galápagos. Entre el 21 y 22 de septiembre, un nuevo paro y levantamiento del sector pesquero provocó destrozos a las instalaciones del Parque Nacional Galápagos en Puerto Ayora. El 7 de octubre por decreto ejecutivo quedó prohibida la pesca del tiburón en Galápagos. El 31 de mayo, el sitio donde estuvo la casa de hacienda de Manuel J.

2000

2001

2002 2003 2004

Cobos y su zona de influencia recibieron la declaratoria de Bien Perteneciente al Patrimonio Cultural de la Nación. El 3 de diciembre fue abierto al público con el nombre de Parque Histórico El Progreso. Cabe anotar también la proliferación de permisos turísticos a pesar de que éstos, supuestamente, se habían congelado 10 años antes. Para fines de este año se contabilizó una cifra superior a los 100.000 visitantes a Galápagos. En cuanto a beneficios económicos, el sector turístico reportó 150 millones de dólares ante 35 millones del conservacionista y un estimado de 12 millones del pesquero artesanal. El 7 de abril se publicó el informe del INGALA sobre población en Galápagos con las siguientes cifras: 8.346 residentes permanentes y 649 temporales en San Cristóbal; 12.771 permanentes y 732 temporales en Santa Cruz; y 2.125 permanentes y 23 temporales en Isabela. No se dio datos sobre Floreana ni Baltra, aunque la suma del número de moradores en ambas islas no supera al centenar. A estas cantidades, según un funcionario adscrito a la dirección del Comité de Control y Residencia del Instituto Nacional Galápagos, se tiene que aumentar casi 4.000 “ilegales” y 1000 “transeúntes”. La población de Puerto Ayora sobrepasó los 12.000 habitantes. En Galápagos hay SIDA, narcotráfico y dependencia de drogas, desempleo, alcoholismo, embarazos prematuros, violencia sexual y familiar, asaltos, accidentes de tránsito y un largo etcétera que refleja las secuelas de tan mentado desarrollo. Diez Directores han pasado por el Parque Nacional Galápagos en el lapso de dos años entre 2003 y 2005. En marzo, la Agencia Japonesa de Cooperación Internacional inauguró un Centro de Educación Ambiental para la conservación de la Reserva Marina en Puerto Ayora. Galápagos es un territorio en riesgo de que se incluya a su Parque Nacional y Reserva Marina en el inventario de Patrimonios Mundiales en peligro.

2005

2006