Vous êtes sur la page 1sur 10

NUTRICIÓN DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA

1.- INTRODUCCIÓN

2.- RELACIÓN DE LA MORTALIDAD PERINATAL


Y EL PESO AL NACER

3.- VIGILANCIA PRENATAL

4.- RECOMENDACIONES Y NECESIDADES NUTRICIAS


DURANTE EL EMBARAZO

5- INDICADORES DEL ESTADO NUTRICIO MATERNO

6.-RIESGOS DURANTE EL EMBARAZO

8.-.ALIMENTACIÓN DURANTE LA LACTANCIA

9.- BIBLIOGRAFÍA

I.-INTRODUCCIÓN

1
El estado nutricio durante el embarazo y la lactancia contribuye
significativamente al bienestar de la madre y el lactante. Las mujeres bien nutridas
durante la infancia y antes de la concepción tienen mayor probabilidad de tener
embarazos sin complicaciones e hijos sanos. Es importante también una dieta sana
para la madre que lacta ya que el amamantamiento proporciona ventajas tanto a ella
como al recién nacido.
Los cambios fisiológicos relacionados con la gestación requieren que las
dietas maternas proporcionen mas sustratos de energía, proteína y minerales. Los
nutrimentos ingeridos por la madre durante el embarazo pueden tener influencias
especificas en el desarrollo fetal.
La evaluación y el asesoramiento nutricio son componentes esenciales del
buen cuidado prenatal por lo que se hace necesario reconocer a la mujer embarazada
con alto riesgo de desnutrición y evitar productos prematuros o con retraso del
crecimiento

2.- RELACIÓN DE LA MORTALIDAD PERINATAL Y EL PESO AL NACER

El peso bajo al nacer (< de 2.5 k) es un factor importante de la mortalidad en


lactantes, ya sea por retraso en el crecimiento intrauterino o por prematurez, la
mortalidad es 30 veces mayor que en recién nacidos de peso normal.
Aunque no es simple prevenir muchos problemas hereditarios o alteraciones
perinatales, la nutrición y el aumento inadecuado del peso materno durante la
gestación, son factores que influyen en el bajo peso al nacer y pueden ser
modificables.
La nutrición adecuada del producto depende de:
- Estado nutricio pregestacional
- Aporte de energía
- Aporte de nutrimentos
- Toxicomanías

Factores que predisponen al estrés


- Privaciones económicas - Enfermedad crónica
- Adolescencia - Dietas restrictivas
- Abuso de drogas - Embarazos frecuentes
- Náuseas y vómitos - Obesidad o desnutrición

Predictores de bajo tasa de crecimiento uterino


- Tabaquismo - Ingesta materna
- Peso pregestacional - Paridad
- Historia de bajo peso al nacer - Raza y grupo étnico

3.- VIGILANCIA PRENATAL:


- Historia clínica - Hábitos alimentarios
- Registro de 24 h -Horarios de alimentación
- Alergias alimentarias -Preferencias de alimentación
- Estudio socioeconómico
4

EXAMEN FÍSICO LABORATORIO


- Antropometría - Biometría hemática
- Química sanguínea
-Exploración física - General de orina
- Carga de glucosa en caso necesario

4.-INDICADORES DEL ESTADO NUTRICIO MATERNO


Existen 2 indicadores del estado nutricio materno que han demostrado una
relación constante con el peso del niño al nacer: la talla de la madre y el aumento de
peso durante el embarazo.
Talla.- Las madres grandes tienen niños grandes, se ha propuesto que la talla es un
factor condicionante del tamaño final de la placenta y ésta determina el flujo de
nutrimentos disponibles para el feto lo que coincide con el peso del niño al nacer.
Peso materno.- La frecuencia de bajo peso al nacer y prematurez en niños de madres
con peso bajo es mayor que aquellos que nacen de madres con peso adecuado.
Las mujeres con bajo peso antes del embarazo, tienen placentas más pequeñas
que las madre con peso adecuado o más alto.
El peso materno adecuado antes de la gestación y el aumento satisfactorio
durante el embarazo son particularmente importantes para el crecimiento y desarrollo
del producto.
Aumento de peso durante el embarazo
Menos de la mitad del aumento total de peso corresponde al feto, la placenta y
el líquido amniótico, el resto se encuentra en los tejidos maternos constituidos en gran
parte por la grasa corporal subcutánea que sirve como reserva de energía para el
embarazo y la lactancia.

Aumento de peso recomendado basado en el Indice de Masa Corporal (IMC)

IMC AUMENTO TOTAL 1o. TRIM. AUMENTO SEMANAL


(k) (k) 2o. y 3o. Trim. (k)
_____________________________________________________________________
PESO BAJO 12.5-18 2.3 0.49
(IMC < 19.8)
PESO ADECUADO 11.5-16 1.6 0.44
(IMC= 19.8-26)
SOBREPESO 7-11.5 0.9 0.3
(IMC > 26-29)
OBESA 6 0.2
( IMC > 29)

IMC=Peso (k) / Talla (m)2


_____________________________________________________________________
(NAS).Nutrición y Dietoterapia, Krause 10a. ed. Interamericana 2001:183)

5.- RECOMENDACIONES DURANTE EL EMBARAZO

- Evaluación nutricia a toda mujer la primera visita médica o dentro de las 4


primeras semanas del embarazo
- Evaluación nutricia durante el embarazo
- Lograr un adecuado aumento de peso
- Basar la ganancia total en la talla y el peso de la mujer pregrávida
- Ganancia de peso gradual y a velocidad uniforme

6.- NECESIDADES NUTRICIAS


Energía.- Los requerimientos de energía de la embarazada aumentan en grado
mínimo durante el primer trimestre, pero se elevan rápidamente durante el final de
este período y continúan incrementándose durante el resto del embarazo en un 15 %.
La recomendación energética es de 300 Kcal/d adicionales, sugiriendose que
al menos que las reservas corporales estén agotadas al inicio del embarazo, estas 300
kcal adicionales sólo deben añadirse en el 2o. y 3o. trimestre.
El efecto de la desnutrición materna en el desarrollo del feto no solo es motivo
de preocupación en las poblaciones con alto riesgo nutricio sino también en aquellas
poblaciones que tienen la costumbre deliberada de restringir la ingestión de alimento
para perder peso o evitar que éste aumente.
Una consecuencia de la restricción de energía es el aumento en la producción
de cuerpos cetónicos plasmáticos. Valores extremos de cetonemia indican
desnutrición materna, con competencia materno-fetal por los nutrimentos y el riesgo
de muerte fetal o neonatal.
Proteínas.- Es necesaria la proteína adicional para apoyar la síntesis de tejidos
tanto maternos como fetales. Las necesidades son variables y aumentan a medida que
prosigue el embarazo en el 2o. y 3o. trimestre.
La RDA actual es de 60 g/d lo que significa 10 a 16 g adicionales/d a las
necesidades de la mujer no embarazada.( Food and Nutrition Board, 1989)

VITAMINAS

Acido Fólico.- (RDA 400 mcg/d) Las necesidades de este compuesto aumentan
durante el embarazo en respuesta a las demandas de la eritropoyesis materna y el
crecimiento feto-placentario.
La carencia de esta vitamina se caracteriza por una disminución de la síntesis de DNA,
y puede presentarse anemia megaloblástica sobre todo en el 3o.trimestre. Algunas
estudios sugieren que la carencia de esta vitamina puede acompañarse de aborto
espontáneo, malformaciones congénitas y defectos del tubo neural.

Vitamina B6 (Piridoxina).- ( RDA 2.2 mg/d) Los 0.6 mg adicionales a la


recomendación en la mujer adulta satisfacen el aumento de las necesidades
relacionadas con la síntesis de aminoácidos esenciales y la síntesis de niacina a partir
del triptofano, dependiente de esta vitamina. Se ha administrado también en el
tratamiento de la náusea y vómitos graves del embarazo.

6
Acido Ascórbico.- (RDA 70 mg/d). No se ha demostrado que la carencia de
ácido ascórbico afecte la evolución o el resultado final del embarazo, sin embargo se
han señalado valores bajos de esta vitamina asociados a la preeclampsia y ruptura
prematura de membranas.
Vitamina A.- (RDA 800 Equivalentes de Retinol). Esta recomendación no
aumentan durante la gestación ya que los depósitos maternos satisfacen el índice de
crecimiento fetal. La Sociedad de Teratología, insiste en que se informe a las mujeres
en edad reproductiva que el uso excesivo de la vitamina A poco antes del embarazo y
durante el mismo puede originar malformaciones craneoencefálicas, de SNC,
cardiovasculares y del sistema inmune. La NAS aconseja de manera similar que las
mujeres embarazadas eviten complementos que contengan la vitamina durante el
primer trimestre a menos que se haya diagnosticado su deficiencia. Las mujeres en
edad de gestación deben consultar a su médico antes de consumir estos productos.
Vitamina D.- ( RDA 10 mcg/d ). Esta vitamina cruza la placenta y aparece en
la sangre fetal en la misma concentración que en la circulación materna. tiene su
efecto en el equilibrio del calcio durante el embarazo. La carencia materna de la
vitamina se ha relacionado con hipocalcemia neonatal e hipoplasia del esmalte de los
dientes. Las cantidades excesivas ocasionan hipercalcemia infantil grave.

MINERALES
Calcio.- ( RDA 1200 mg/d)). Las mujeres durante el embarazo presentan
grandes ajustes en el metabolismo del calcio. Los efectos hormonales (somatotropina,
estrógenos, hormona paratiroidea) promueven la retención del calcio para la
mineralización del esqueleto fetal. La mayor parte del depósito se presenta durante los
últimos meses del embarazo.
La recomendación del calcio durante el embarazo proporciona 400 mg
adicionales a los 800 mg que se recomiendan para la mujer adulta, y la adolescente
requiere 1200 mg., más 400 mg adicionales para el embarazo en total debe recibir
1600 mg/día. En algunas culturas los embarazos tienen éxito con ingestas menores.
Sin embargo con ingestiones menores a las señaladas puede haber mayor salida de
calcio del reservorio de este elemento en el esqueleto materno. Las mujeres multíparas
con deficiente ingestión de calcio suelen presentar osteomalacia clínica y es posible
que disminuya la densidad ósea neonatal
Fósforo. (RDA 1200 mg/d). El calcio se encuentra en una variedad muy
amplia en los alimentos por lo que es raro su deficiencia. Se puede reconocer su
carencia por la aparición de mioclonias con contracción súbita de los gemelos, éstos se
han asociado a un desequilibrio entre el calcio y el fósforo.
Hierro.- ( RDA 30 mg/d). Un incremento notable del volumen sanguíneo
durante el embarazo aumenta en forma considerable la demanda de este mineral que
en su mayor parte se requiere durante la última mitad del embarazo.
Algunas mujeres inician el embarazo con depósitos de Fe insuficientes para
satisfacer las necesidades. Suele aceptarse que es necesario administrar suplementos
de Fe en forma ferrosa, ( 60 a 120 mg/d en varias dosis) para evitar anemia ferropriva.
La anemia materna se define como un Ht < de 35% y una Hb < a 11 g/dL. Una
producción baja de Hb provoca una alteración del suministro de oxígeno a útero,
placenta y feto, con considerable aumento del gasto cardíaco materno.

7
Zinc.- (RDA 15 mg). Una deficiencia dietética de este mineral se refleja
rápidamente ya que se dispone poco del Zn almacenado en los huesos maternos. La
deficiencia de Zn es teratógena en animales. Los índices de malformaciones fetales
que se han observado en la deficiencia de este mineral podrían ser mayores en
poblaciones con deficiencias reconocidas de Zn.

Deficiencia de Zinc
- Retraso del crecimiento intrauterino- Anomalías congénitas múltiples
- Anomalías del S.N.C. - Depresión del Sistema Inmunológico

Sodio.- No se justifica la restricción agresiva de sodio en el embarazo , el consumo


diario no debe ser menor de 2 a 3 g.

6.- RIESGOS DURANTE EL EMBARAZO

Obesidad.- Las mujeres obesas tienen una frecuencia mas elevada de complicaciones
obstétricas, como trabajo de parto prolongado, pielonefritis, diabetes gestacional,
preeclampsia, eclampsia y tromboembolias. La mujer obesa tiende a tener productos
grandes.

Adolescencia.- Se recomienda que las adolescentes aumente de 14 a 20 k durante la


gestación, sin embargo es mejor individualizar de acuerdo al peso anterior al
embarazo y la edad ginecológica ( años desde la menarquia).

GANANCIA DE PESO EN LA ADOLESCENTE EMBARAZADA


____________________________________________________________________

IMC k
_____________________________________________________
< 19.8 12.8 - 18
19.9 - 26.9 11.5 - 16
27 - 28.9 7 - 11.5
> 29 7 - 9.1
_____________________________________________________________________
(NAS).Nutrición y Dietoterapia, Krause 10a. ed. Interamericana 2001:183)
Gestaciones múltiples.- Las mujeres con embarazo gemelar o múltiple obviamente
deben aumentar mas de peso que aquellas que portan un solo feto. Se ha demostrado
en algunos estudios que un aumento medio de 22 k tuvo resultados finales óptimos en
el peso del producto. Se observó un resultado final menos óptimos con un aumento de
peso de 17.5 k con productos de 2.5 k, edad gestacional 37 semanas y calificaciones
de Apgar a los 5 min. < de 7).

Diabetes Gestacional.- Intolerancia a la glucosa que se inicia y diagnostica durante el


embarazo. Se acompaña de un aumento de complicaciones perinatales.
- Mayor frecuencia de preeclampsia - Macrostomia
- Hipoglucemia neonatal

8
Es posible que la diabetes solo se presente durante el estrés del embarazo y se
resuelva espontáneamente después del parto. En el embarazo normal, la insulina
materna no cruza la placenta pero el efecto de la secreción creciente de estrógenos y
progesterona amortigua la eficacia de insulina y aumenta su secreción. En mujeres
incapaces de incrementarla se presenta la diabetes mellitus de la gestación
En todas las mujeres embarazadas es necesario hacer una determinación de
glucosa en ayuno a las 24 y 28 semanas, si es mayor de 105 mg/dL se hace una prueba
de tolerancia a la glucosa por vía oral, si existen factores de riesgo se debe determinar
la glucosa desde la primera visita.
Para que el diagnóstico sea positivo deben excederse dos de los siguientes valores:

Glucosa en ayuno 105 mg / dL


1 hora 190 mg / dL
2 horas 165 mg / dL
3 horas 145 mg / dL

Tan pronto se establece el diagnóstico debe instituirse un plan de alimentación


que proporcione de 30 a 32 kcal/k de peso ideal anterior a la gestación durante el
primer trimestre y 38 kcal en los dos últimos
En mujeres obesas la ingesta puede ser menor o puede aumentar para evitar
cetonemia.. La distribución de proteínas, HCO y grasas es similar a la diabética no
embarazada excepto que debe vigilarse en especial la adición de 30 g de proteína

Alcohol.-Cruza la placenta y se acumula en concentraciones tóxicas durante la


blastogénesis y la diferenciación celular. El daño fetal también puede ser ocasionado
por deficiencia en folatos, magnesio y zinc, comunes en las dietas inadecuadas de los
alcohólicos.
Las características relacionadas con el síndrome de alcoholismo fetal son la
falta de crecimiento prenatal y postnatal, retraso del desarrollo, microcefalia,
alteraciones oculares, anormalidades faciales y de las articulaciones esqueléticas.
Estas mujeres tienen un índice mas elevado de abortos espontáneos,
desprendimiento prematuro de placenta y niños de bajo peso al nacer.

Guías Nutricias
- Variedad de alimentos - Mantener el peso deseable
- Evitar el exceso de grasa - Consumir almidones y fibra
saturada y colesterol

Evitar.- Dietas de reducción de peso - Exceso de sodio


- Alcohol, tabaco y drogas - Café (no más de dos tazas)
- exceso de azúcar - Edulcorantes artificiales

Complicaciones durante el embarazo


- Náuseas. vómitos - Pirosis
- Rechazo a los alimentos - Pica
- Estreñimiento y hemorroides -Edema

7.- ALIMENTACIÓN DURANTE LA LACTANCIA

La influencia de la dieta materna en la composición de la leche depende del


antecedente nutricio de la madre, si sus depósitos son importantes, el consumo de una
dieta de mala calidad durante algún tiempo no tiene mucho impacto en la calidad de la
leche; los nutrimentos se tomarán de sus depósitos si su dieta no es óptima. Las
vitaminas hidrosolubles se encuentran en concentraciones bajas en la leche materna
cuando la dieta de la madre es baja en estos nutrimentos. Cuando la madre está
desnutrida también puede reducirse la secreción de las inmunoglobulinas de la leche
materna.

Energía.- La recomendación de energía durante la lactancia proporciona 500 kcal/ d


adicionales. Los depósitos de grasa materna acumulados durante el embarazo proveen
energía durante la lactancia, con una producción de 750 mL/d los primeros 6 meses
(540 kcal/d) y posteriormente 600 mL/d (420 kcal/d). Cuando se han agotado las
reservas de tejido adiposo de la madre, debe aumentar la energía de su dieta, si desea
proporcionar toda la alimentación al niño con leche materna
El principal efecto de la desnutrición materna durante la lactancia es una
disminución diaria de la producción de leche. La disminución de la cantidad de leche
puede también sera a causa de una insuficiente ingestión de líquidos.
Es necesario insistir a las madres que lactan que no hagan dietas de reducción
de peso en este período y estimularlas a que consuman de 3 a 4 L de líquido
diariamente.

Proteínas- (RDA, 65 g /d para el 1o. semestre, 62 g/d para el 2o. semestre). La


necesidad promedio de proteína durante la lactancia se estima a partir de los datos de
la composición de la leche y el volumen medio de 750 mL/d. La recomendación
proporciona 15 g adicionales de proteína durante los 6 primeros meses de la lactancia
y 12 g en los siguientes, ya que la producción de leche es menor.
Lípidos.- El contenido de lípidos de la leche materna refleja la cantidad de grasa de la
dieta. La leche que se produce tiene una composición de ácidos grasos similar a los
depósitos de grasa de la madre. Contiene 20 mg/ 100 mL. de colesterol que no
depende de la dieta de la madre, cantidad que disminuye según avanza la lactancia.

Vitaminas y Minerales
Las concentraciones de vitaminas y minerales en la leche materna son sensibles a la
ingestión. Los suplementos que la madre consume aumentan estos nutrimentos en la
leche materna. La cantidad de vitamina D se relaciona con la ingestión materna y el
grado de exposición al sol.

Cuidados durante el post-parto: -Pérdida gradual del peso ganado durante el


embarazo
- Evitar el consumo de
alcohol y drogas
- Consumir abundantes
líquidos

CONCLUSIÓN
Existen circunstancias individuales que impiden en ocasiones que una mujer
logre un estado nutricio adecuado durante el embarazo y la lactancia. La causa puede
ser por recursos limitados, aunque también es posible que sea por la inadecuada
selección de alimentos que con el tiempo originan desequilibrios nutricios.
Si existen costumbres dietéticas equívocas durante la niñez y la adolescencia
es posible que el crecimiento de la mujer se limite. La falta de crecimiento, las dietas
crónicas inadecuadas pueden llevar al agotamiento de los depósitos de nutrimentos de
manera que afecten en forma adversa el funcionamiento de muchos procesos
fisiológicos y bioquímicos disminuyendo la resistencia a enfermedades y la capacidad
para realizar las actividades diarias.
La alimentación excesiva y la falta de ejercicio pueden originar un depósito
exagerado de grasa corporal. La obesidad implica un riesgo importante para el
bienestar de la madre y el niño durante el embarazo y después de él.

Es clara la necesidad de continuar enfocándose en la asesoría nutricional


individual de las mujeres en edad reproductiva

8.- BIBLIOGRAFÍA

Casanueva E. Nutrición de la mujer adulta En: Casanueva E, Kaufer-Horwitz


M, de. Nutriología médica 1a. México D.F.:Panamericana, 1995: 99-120.
Worthington B. S. Nutrición durante el embarazo y la lactancia En: Mahan K
L, Arlin M T, Krause nutrición y dietoterápia 10ª. México D.F.:Interamericana Mc.
Graw-Hill, 2001:181-210.

West-Suitor C. Nutritional Assessment of the Pregnant Woman En: Clinical


Obstetrics and Gynecology Philadelpia, PA: Lippincott, 1994:499-620.

William J. McGanity, Earl B. Dawson Nutrición Materna; Maurice E. Shiils;


Nutrición en la Salud y Enfermedad; 9ª Ed. Mc Graw Hill; 2002; vol1: 933 - 961.
.

11