Vous êtes sur la page 1sur 1

Revista Electrnica de Teora de la Ficcin Breve

CUENTOS MNIMOS A GRANDES RASGOS (NODECLOGO)


Adriana Azucena Rodrguez 1. Nunca renuncie a ser un Balzac, un Stendhal o un Proust, aunque de su pluma slo surja una lnea al ao. 2. De los maestros, copie lo que hacen y no haga lo que dicen. 3. No sucumba a la tentacin de llevar un extenso cuaderno de notas o de sacar mucha punta a su lpiz. 4. Recuerde que su nada efmero propsito requiere, sin embargo, de lo efmero: el sentido de la historia, la muerte del individuo, el chiste de moda. 5. Andte siempre al acecho de sus propios monstruos: dinosaurios, dioses, fantasmas, vampiros, re-

flejos en el espejo y entes similares; algunos como la madre, el hijo o el padre son espeluznantes. 6. No haga chillar a las pobres palabras, pero tampoco les permita salirse del huacal. Evite el desperdicio: que la situacin se comprima en un puo y que lleve sus huellas digitales. 7. No olvide, nunca, al lector: su complicidad es imprescindible. Para mejores resultados, invntese uno. 8. Redacte su relato: recorte, aada, hilvane, recorte nuevamente (esta clusula, por ejemplo, podra ser recortada). 9. Si se atreve, ofrzcalo a la publicacin, y espere pacientemente a que nadie lo tome en serio. El presente declogo pertenece al libro indito Mini-Hiper-Ficciones. Otros textos de Adriana Azucena Rodrguez se encuentran en La verdad sobre mis amigos imaginarios. Mxico, Terracota, 2008.

34