Vous êtes sur la page 1sur 1

¿COMO UNA OBDECION PUEDE CONDUCIRNOS A COMETER UN CRIEMEN?

Diariamente en nuestra sociedad y nuestro entorno nos encontramos con casos que
implican muertes por culpa de una obsesión…

Esto ocurre porque las personas obsesivas se centran tanto en ellas y en sus propios
intereses, que no miran el daño que les hacen a sus allegados o a personas que se encuentran en
su entorno. Para explicar un poco más el tema expondré dos casos:

El primer caso consiste en que un individuo al conocer otra persona que cumple ciertas
características afines a lo que buscan, tratan de acercarse a ellas, si no lo consiguen deciden en
algunas ocasiones recurrir a las persecuciones, intimidando a la persona, y si en algún momento
esta llega a realizar una acción que no le gusto a su perseguidor obtan por matarla sin siquiera
haberle conocido.

El segundo caso consiste en que un individuo conoce a otra persona, y después de cierto
tiempo estas dos entablan una relación afectiva, a medida que su relación avanza uno de ellos se
da cuenta que el otro le miente o le oculta algo de su vida pasada, al preguntarle no recibe
respuesta alguna y decide indagar por su cuenta, creando así deducciones erróneas, al final no
consigue nada, y entablan una conversación donde se aclara todo, pero uno de ellos se queda
dudando y empieza a plantearse una serie de preguntas acerca de las acciones cotidianas de su
pareja, creando en su interior “películas” de lo que está sucediendo, es tanto así la obsesión de
querer averiguar lo que sucede que en un momento dado la otra persona se cierra en un núcleo de
incertidumbre paranoica, que empieza a ver cosas donde no las hay, llegando al punto de sentirse
atacado u ofendido que tomo la decisión de matar a su pareja sentimental.

La situación planteada anteriormente la podemos observar claramente en el texto escrito


por: Ernesto Sábato titulado el túnel, cuya estructura planteada resalta la capacidad de
razonamiento al igual el enfoque obsesivo al que se llegaría si no usamos claramente estos
razonamientos.

Ahora bien, con los casos expuestos podemos darnos cuenta como la obsesión es de cierto
modo un problema psicológico que afecta nuestra sociedad directa e indirectamente y como en
ocasiones nuestra seguridad está en riesgo de cierta manera, y como este problema si no se
controla podría aumentar hasta llegar al punto de que el individuo se convierta en un psicópata.

JOHANA ALEJANDRA CAMARGO BELTRAN 1003-7