Vous êtes sur la page 1sur 1

Cuando se supo en Santiago la catstrofe del Joven Daniel todos lanzaron un grito de dolor i de indignacion, i la prensa de todos los

colores haci{endose el co de la sociedad pidi castigo para los criminales, seguridad para las poblaciones del sur i venganza para las vctimas. Solo la Tribuna, el diario jefe de la prensa ministerial, derram sobre los nufragos la burla i el sarcasmo, con el objeto de probar que el ministerio no era responsable de esta desgracia, como si un gobierno no fuese responsable de todos los accidentes que tienen su orjen en la dejadez i en su falta de prevision. Despues se ha clamado por repetidas veces por una medida enrjica de parte del gobierno que salvando las poblaciones de la frontera descargue sobre los criminales el golpe de la justicia.La prensa ministerial dijo que el gobierno necesitaba informes para proceder i mintras venian los informes los ministerios dormian en sus sillones, salpicados con la sangre de los nufragos chilenos, degollados por los brbaros que clavan sus tolderios a un tiro de fusil de los campamentos del ejrcito de la repblica. Han llegado los informes i con ellos la noticia de las medidas eficaces tomadas por el digno Intendente de Concepcion el seor jeneral Cruz, que tomando consejo de sus deberes i de su patriotismo, ha suplido la inercia i el abandono ministerial. Recien entnces, el mismo diario que derram el sarcasmo sobre la plida cabeza de las vctimas, se le ocurre que debe indignarse i pedir venganza en nombre de la humanidad ultrajada, recien se le ocurre que esos salvajes no deben respirar una hora mas al aire que infestan con su aliento, no deben ver mas la luz del sol que harian retroceder de espanto. Vergonzosa i tardia indignacion oficial que deshonra tanto al que la ordena como al hombre sin corazon que la fabrica! Apesar de esto, todos se darn por satisfechos si el gobierno apercibido de la situacion, que ha sido el ltimo en comprender, toma medidas enrjicas para escarmentar a lso salvajes i evitar en lo futuro catstrofes como las del Jven Daniel.

Las noticias que se han recibido de Valdivia, con cinco dias de la fecha, pintan la provincia tranquila, i no hablan de alarmas de la poblacion, ni de movimiento de indios. (Del Mercurio)