Vous êtes sur la page 1sur 2

EL IGSS NIEGA EL SERVICIO DE ENFERMEDAD

COMÚN EN PETÉN

EL IGSS

El 20 de octubre de 1969 nació mi hijo Marco Vinicio Pinelo Bran en la maternidad del
IGSS de la 7ma. Avenida. Un extraordinario regalo en esta fecha memorable y en un
hospital creado por la revolución.
Yo, también, soy de 1944 y cuando mi madre me tenía en el estómago ella respiró los
aires previos a este proceso revolucionario que me trasladó a mí.

Mi esposa dice que gritó hasta no poder, pues este chamacón pesó 8.6 libras, pero, la
atendieron bastante bien. Durante un año aproximadamente le dieron leche (no
gratuita), porque yo aportaba. Además, cuando se enfermaba Marco Vinicio lo
llevábamos a la emergencia de niños y siempre los doctores lo atendieron con prontitud
y cariño. Siempre le dieron sus medicinas (no gratuitas porque el pueblo y los que
aportamos las pagamos).

OTRA ATENCIÓN DEL IGSS

En otra oportunidad, llegué al IGSS en 1972-74, cuando unos orejas me querían


secuestrar en la Avenida Elena y 15 calle; me golpearon de tal forma que me fracturaron
el brazo. Yo en ese tiempo era dirigente magisterial.
Me patearon hasta que se cansaron, pero, en buena hora estaba joven y hacía ejercicio
aguanté los golpes. Pude huir, gracias a unos parroquianos que andaban festejando y
cuando vieron lo que me hacían pararon el carro, por lo que los judicales (guaruras) se
fueron corriendo. Yo también aproveché para irme corriendo al carro.

Me fui sangrando de la cara y con el brazo fracturado con mi buen amigo el Lic. Abel
Lemus, profesor de nocturna. No sé ni como pude manejar con un brazo y mano.
Fuimos al Hospital Roosevelt y estuvimos allí desde las 10:00 PM hasta las cinco de la
mañana y no me atendieron. Ni siquiera una pinche pastilla me dieron para el dolor.
Al ver que no me atendían nos fuimos al IGSS frente al monumento de Tecún
Umán. Es decir estuve esperando 7 horas.

En el IGSS, me atendieron bien, en lo posible. Allí había un negrito "chivero", que lo


conocía desde los estudios básicos de Medicina en la Universidad, aprendiz de médico.
El médico de planta le daba instrucciones de cómo me debía tratar, es decir, en otras
palabras cómo me debería retorcer el brazo para llegarlo a su lugar. Tenía fractura de
cúbito y radio (cólex).
Yo, entonces, de forma espontánea, le dije al médico, cómo se llama usted? Soy el Dr.
Lozano, me dijo. Usted es matalosano, le respondí, al estilo de Tin Tan. Le ruego que
no me vaya atender este señor (el negro) porque es mal alumno de la Universidad y no
quiero despertar con el brazo torcido, le respondí y me dormí hasta que
desperté enyesado.

Abel Lemus dirigente del FUR que me acompañó fue vilmente asesinado cuando yo
estaba fuera del país.

1
EL IGSS DE AHORA

Sin embargo, los tiempos cambian y en otra oportunidad fui al IGSS, cerca de la calzada
San Juan y donde ni siquiera me vio un médico. Pasaba el montón de galenos jóvenes
que más parecían play boy con sus batas y ni siquiera se dignaron a decirme qué diablos
tenía? O sea que no me atendieron, por lo que agarré mis bártulos, lo que llaman
maletín con lo de adentro y me fui con un médico particular.

Yo, estimo que en el IGSS hay médicos con vocación muy buenos, como los que me
atendieron en aquel tiempo y otros que solamente llegan a pasar el agua y atienden mal
a la gente como lo hacen, también, algunas enfermeras y enfermeros.

A diario leemos sobre los malos negocios en la compra de medicinas y las estafas
millonarias de algunos malos guatemaltecos que ocuparon cargos administrativos allí.
Algunos de estos rufianes ya han salido libres, porque la justicia guatemalteca está en el
suelo, porque es ciega, muda y corrupta.
Los tiempos cambian y la mística de trabajo se ha perdido. A algunos pacientes les
han dejado tijeras y gasas adentro del estómago, algunos otros los han dejado
parapléjicos, etc.

Es increíble, pero Petén que le da grandes dividendos al país en concepto de petróleo y


turismo, no cuente con servicio de IGSS por enfermedad común, por lo que exijo que se
dé este servicio en mi departamento.

Hasta cuando señores del IGSS van a traernos un poco de atención médica a este
departamento que tanto lo necesita.

Con lo que se han robado los rufianes ya hubiera construido unos cien hospitales.
Lo de abajo parecerá contradictorio, porque por un lado exijo la prestación del servicio
de enfermedad común del IGSS y por el otro digo que matan gente.

Yo si creo que el IGSS cumple una misión loable y noble y no por algunos malos
elementos lo vamos a juzgar a todos, sino pregúntele a mi buen amigo el arquitecto
Carlos Rafael Romero Zetina (Carolo) cómo le reconstruyeron la cara después del
accidente automovilístico que tuvo.

Ruego a los señores directivos del IGSS que se recuerden que en Petén habemos
trabajadores que necesitamos este servicio.

Escribió: Ing. Marco Tulio Pinelo


Noj Petén 10 de noviembre de 2009

Centres d'intérêt liés