Vous êtes sur la page 1sur 5

Guillermo

Marconi
Los hermanos
Lumière
Samuel Morse




Mesopotamia China
Reginald
Fessenden




Graham Bell El teléfono El telégrafo


Tabletas de
arcilla
El papel El cinematógrafo





Samuel Morse inventó
el telégrafo en 1837
Los hermanos Lumière
estrenaron el
cinemátografo en 1895
Guillermo Marconi
descubrió la telegrafía
sin hilos a finales del
siglo IXX




Reginald Fessenden
inventó la radio en
1906
En China se inventó el
papel en el año 105
antes de JC
En Mesopotamia
aparecieron las primeras
letras en tabletas de
arcilla hace 6000 años




El telégrafo fue
inventado por Samuel
Morse en 1837
El teléfono fue
inventado por
Graham Bell en 1876
Graham Bell inventó
el teléfono en 1876



El cinematógrafo fue
estrenado por los
hermanos Lumière
en 1895
El papel fue inventado
en China en 105
antes de JC
Las tabletas de arcilla
aparecieron en
Mesopotamia 6000
años atrás














La radio Tomás Edison Gutenberg



La era digital La imprenta El tocadiscos

La telegrafía
sin hilos
La locomotora La televisión



















Gutenberg inventó la
imprenta en
el siglo XV
Tomás Edison inventó
el fonógrafo en 1877
La radio fue inventada
por Reginald Fessenden
en 1906



El fonógrafo fue
concebido por
Tomás Edison en 1977
Gracias a la imprenta
de Gutenberg
se multiplicaron los
libros
en el siglo XV
La era digital
corresponde a la
revolución tecnológica
actual



Los televisores se
multiplicaron a partir
de los años 50
El siglo XIX amaneció
con la locomotora
La telegrafía sin hilos
fue descubierta por
Guillermo Marconi
en 1895







Reglas del juego Timeline
http://www.elcuartitodelosroles.com/2014/02/resena-time-line-inventos.html
Según las reglas, pueden jugar desde dos hasta ocho jugadores. Lo cierto es que por ahora sólo lo hemos
probado en pareja, pero apunta ser más divertido. Cada jugador comienza la partida con seis cartas que
pone delante de él con la fecha hacia abajo (si no, ¡vaya aburrimiento!). Una carta del mazo se coloca en el
centro de la mesa con la fecha hacia arriba: será desde la que se inicie el juego. Y el resto se deja para robar.

Y ahora, por turnos, cada jugador escoge una de sus cartas y la coloca donde cr ea que iría en la línea
temporal. Se le da la vuelta y si acierta, pasa al siguiente que repite la misma operación. Si falla, se descarta
de la carta que ha puesto y coge una nueva del mazo. Gana el que antes ponga todas sus cartas en juego.

Las partidas son cortitas y muy divertidas, porque hay veces en los que los inventos te desquician un poco y
se producen situaciones muy curiosas y pifias bastante gordas con las que os reiréis un buen rato. Y al final,
acabaréis jugando con ocho o diez cartas por persona para que se alargue un poco más.

Lo bueno del juego, además, es que las partidas son breves: unos 10-15 minutos, y el tamaño de la caja lo
hace ideal para ser un juego de viaje. Eso sí, si sois muchos jugadores necesitaréis una superfici e bastante
grande para poder crear vuestra línea del tiempo.