POEMA DEL HOMBRE DIOS

Extractos María Valtorta
Tercer año de la Vida Pública de Jesús
346. Primer anuncio de la Pasión y rerensión a Simón Pedro
!
.
30 de noviembre de 1945.
Rio Snir se encuentra en el noreste tiene su naciente en el Libano y se funde con el río Banias para desembocar finalmente en el Rio Jordan.
1 Jesús debe haber dejado la cidad de !es"rea de #ili$o con las $rimeras lces
de la ma%ana& $or'e (a 'eda lejos con ss montes ( la llanra le rodea de nevo.
)e diri*e hacia el la*o de Mer+n $ara ir des$,s hacia el de -enesaret. Van con El los
a$+stoles ( todos los discí$los 'e estaban en !es"rea. .ero na ex$edici+n tan
nmerosa $or el camino no casa est$or a nadie& $or'e (a se ven otras& diri*idas a
Jersal,n& de israelitas o $ros,litos& $rocedentes de todos los l*ares de la /i"s$ora&
'e desean $asar n tiem$o en la !idad )anta $ara escchar a los rabíes ( res$irar
lar*amente el aire del 0em$lo.
!aminan a bena marcha& bajo n )ol (a alto $ero 'e todavía no molesta&
$or'e es n )ol de $rimavera 'e je*a con el 1ollaje nevo ( las 1rondas 1lorecidas&
( sscita 1lores& 1lores& 1lores $or todas $artes. 2a llanra 'e $recede al la*o& toda
ella& es na al1ombra 1lorecida. 2a mirada& volvi,ndose hacia los montes 'e la
circndan& ve a ,stos remendados con las matas c"ndidas& tenamente r+seas& o de
color rosa intenso& o rosa casi rojo& de los diversos ti$os de "rboles 1rtales3 (& al
$asar cerca de las raras casas de cam$esinos o de los talleres de herrador es$arcidos
1
!1r. Mt. 14& 516573 Mc. 7& 31 6 9& 13 2c. 9& 55658
1
$or el camino& la vista se ale*ra ante los $rimeros rosales 1lorecidos en los hertos o a
lo lar*o de los setos o contra las ta$ias de las casas.
-«Los jardines de Juana deben estar todos en flor»
observa )im+n 9elote.
-«También el huerto de Nazaret debe parecer un cesto lleno de flores. María es la
dulce abeja ue !a de rosal en rosal" de los rosales a los jazmines# ue pronto
florecer$n" a las azucenas# ue %a tienen los capullos en el tallo" % tomar$ la rama del
almendro# como hace siempre# es m$s# ahora tomar$ la del peral o del &ranado# para
ponerla en el $nfora de su habitaci'n. (uando éramos ni)os le pre&unt$bamos todos
los a)os* +,-or ué tienes siempre ahí una rama de $rbol en flor % no metes en su
lu&ar las primeras rosas.+. / 0lla respondía* +-orue en esos pétalos !eo escrita una
orden ue me !ino de 1ios % siento el aroma puro del aura celeste+. ,Te acuerdas#
Judas.»
$re*nta )antia*o de :l1eo a s hermano.
-«2í. Me acuerdo. / recuerdo ue# %a hombre# esperaba con ansia la prima!era# para
!er a María caminar por su huerto bajo las nubes de sus $rboles en flor % entre los
setos de las primeras rosas" nunca !i espect$culo m$s hermoso ue esa eterna ni)a
mo!iéndose e!anescente entre las flores % entre !uelos de palomas...».
5 -«34h# !amos pronto a !erla# 2e)or5 3/o también uiero !er todo eso5»
)$lica 0om"s.
-«Basta con que aceleremos el paso y hagamos paradas breves, por las
noches, para llegar a Nazaret a tiempo»
res$onde Jesús.
-«,Me das esta satisfacci'n !erdaderamente# 2e)or.».
-«Sí, Toms! "remos a Betsaida todos, y luego a #a$arna%m! &llí nos
separaremos' nosotros vamos en la barca a Tiberiades, y luego a Nazaret!
&sí cada uno, salvo vosotros (udíos, vamos a tomar los indumentos ms
ligeros! )l invierno ha concluido»!
-«2í. / nosotros !amos a decir a la -aloma* +6lzate
7
# apres8rate# amada mía" !en#
porue el in!ierno ha pasado# la llu!ia ha terminado# las flores pueblan el suelo...
6lzate# ami&a mía" !en# paloma escondida# muéstrame tu faz % deja ue oi&a tu
!oz+».
-«32í se)or# Juan5 3-areces un enamorado cantando su canci'n a su amada5»
/ice .edro.
-«Lo esto%. 1e María lo esto%. No !eré a otras mujeres ue despierten mi amor. 2'lo
María# la amada de todo mi ser».
-«También lo decía %o hace un mes. ,9erdad# 2e)or.»
dice 0om"s.
-«/o creo ue estamos todos enamorados de 0lla. 3:n amor tan alto# tan celestial5...
(omo s'lo esa Mujer puede inspirar. / el alma ama completamente su alma# la mente
ama % admira su intelecto# el ojo mira % se complace en su &racia pura# ue embelesa
sin producir a&itaci'n# como cuando se mira una flor... María# la ;elleza de la tierra %#
creo# la ;elleza del (ielo...»
dice Mateo.
-«30s !erdad5 30s !erdad5 Todos !emos en María cuanto de m$s dulce ha% en la
mujer* la ni)a pura % la madre dulcísima" % no se sabe por cu$l de estas dos &racias
se la ama...»
dice #eli$e.
-«2e la ama porue es +María+. 30so es5»
sentencia .edro.
3 Jesús los ha estado o(endo hablar ( dice;
5
es cita de !antar de los !antares 5& 10614
5
-«Todos hab*is hablado bien, y +edro muy bien! ,aría se ama porque es
-,aría-! .s di(e, mientras íbamos a #esrea, que solamente aqu*llos que
unan una $e per$ecta a un amor per$ecto llegarn a conocer el verdadero
signi$icado de las palabras' -/es%s, el #risto, el 0erbo, el 1i(o de 2ios y el
1i(o del hombre-! +ero ahora os digo que hay otro nombre denso en
signi$icados! 3 es el de mi ,adre! S4lo aquellos que unan una per$ecta $e a
un per$ecto amor llegarn a conocer el verdadero signi$icado del nombre
-,aría-, de la ,adre del 1i(o de 2ios! 3 el verdadero signi$icado empezar a
aparecer claro para los verdaderos creyentes y para los verdaderos amantes
en una hora tremenda de tormento, cuando la ,adre sea sometida a suplicio
con su 1i(o, cuando la 5edentora redima con el 5edentor
6
, a los o(os de todo
el mundo y por todos los siglos de los siglos»!
-«,(u$ndo.»
$re*nta <artolom, mientras se detienen a orillas de n cadaloso arro(o& en el
'e est"n bebiendo mchos discí$los.
-«2etengmonos aquí a compartir el pan! )l Sol marca mediodía! &l caer de
la tarde, estaremos en el lago ,er4n, y podremos acortar el camino con unas
barcas»
res$onde Jesús evasivamente.
)e sientan todos sobre la tierna hierbecita& tibia de sol& de las orillas del arro(o.
Jan dice;
-«0s una pena echar a perder estas flores tan delicadas. -arecen pedacitos de cielo
caídos auí en los prados».
)on cientos ( cientos de miosotis.
=>?enacer"n m"s bonitas ma%ana. @an 1lorecido $ara hacer del selo na sala de
ban'etes $ara s )e%orA
le consela )antia*o& s hermano.
Jesús o1rece ( bendice los alimentos ( todos se
$onen a comer ale*remente. 2os discí$los& todos&
como si 1eran *irasoles& miran en direcci+n a Jesús&
'e est" sentado en el centro de la 1ila de ss
a$+stoles.
4 2a comida $ronto termina& condimentada con
serenidad ( a*a $ra. .ero& dado 'e Jesús
$ermanece sentado& nin*no se meve. Es m"s& los
discí$los se cambian de sitio $ara acercarse& $ara
oír lo 'e dice Jesús como res$esta a los a$+stoles&
'e si*en $re*ntando sobre lo 'e había dicho antes& de s Madre.
-«Sí! +orque ser madre de mi carne ya sería una gran cosa! 7i(aos que se
recuerda a &na de )lcan como madre de Samuel
8
, y *l era s4lo un pro$eta9
pues bien, la madre es recordada por haberle engendrado! +or tanto ya ,aría
sería recordada, y con altísimas alabanzas, por haber dado al mundo a /es%s
el Salvador! +ero ello seria poco, respecto a cuanto 2ios e:ige de )lla para
completar la medida requerida para la redenci4n del mundo! ,aría no
de$raudar el deseo de 2ios! /ams lo ha de$raudado! 2esde las demandas
de amor total hasta las de sacri$icio total! )lla se ha entregado y se
entregar!
3, cuando haya consumado el m:imo sacri$icio, conmigo, por mí, en $avor
del mundo, los verdaderos $ieles y los verdaderos amantes comprendern el
verdadero signi$icado de su Nombre! 3, por todos los siglos, a todo
verdadero $iel, a todo verdadero amante, le ser concedido comprenderlo! )l
3
!1r. 2c. 5& 33635
4
!1r. 1 )a. 1& 1 6 5& 11.
3
Nombre de la ;ran ,adre, de la Santa Nutriz que lactar por todos los siglos
a los prvulos de #risto con su llanto, para criarlos para la 0ida de los
#ielos»!
-«,Llanto# 2e)or. ,1ebe llorar tu Madre.»
$re*nta Jdas Bscariote.
-«Todas las madres lloran! <a mía llorar ms que ninguna otra»!
-«,-ero por ué. /o he hecho llorar a la mía al&una !ez# porue no so% siempre un
buen hijo. 3-ero T8. No das nunca pesares a tu Madre».
-«No! )$ectivamente, como 1i(o suyo, no le doy pesares! +ero le dar*
muchos como 5edentor! 2os harn llorar con un llanto sin $in a mi ,adre' 3o,
salvando a la 1umanidad9 la 1umanidad, con sus continuos pecados! Todo
hombre que haya vivido, que vive, o que vivir, cuesta lgrimas a ,aría»!
-«,-ero por ué.»
$re*nta& sor$rendido& )antia*o de 9ebedeo.
-«+orque todo hombre me cuesta torturas a mí para redimirle»!
-«3,-ero decir esto de los ue %a han muerto o no han nacido toda!ía.5 Te har$n
sufrir los !i!os# los escribas# fariseos# saduceos# con sus acusaciones# sus celos# sus
mezuindades" pero m$s no»
a1irma con tono se*ro <artolom,.
-«Tambi*n mataron a /uan Bautista!!! "srael no ha matado s4lo a este
pro$eta, ni es el %nico sacerdote de la 0oluntad eterna matado por causa del
odio de los que no obedecen a 2ios»!
-«-ero T8 eres m$s ue un profeta % ue el mismo ;autista# tu -recursor. T8 eres el
9erbo de 1ios. <srael no le!antar$ su mano contra ti»
dice Jdas 0adeo.
-«=<o piensas así, hermano> )sts en un error»
le res$onde Jesús.
-«No. 3No puede ser5 3No puede suceder5 31ios no lo permitir$5 32ería de&radar para
siempre a su (risto5».
Jdas 0adeo est" tan a*itado 'e se $one en $ie.
Jesús tambi,n se levanta ( le mira 1ijamente a la cara $alidecida& a los ojos
sinceros. /ice lentamente;
-«3 sin embargo así ser»
( baja el braCo derecho& 'e le tenía alCado& como jrando.
5 0odos se $onen en $ie ( se arriman aún m"s a El; na corona de caras a1li*idas&
(& m"s aún& incr,dlas. Dna serie de comentarios recorre el *r$o;
-«2i fuera así... tendría raz'n Judas Tadeo».
-«Lo ue le sucedi' a Juan el ;autista fue una cosa mala# pero e=alt' al hombre#
heroico hasta el final" si le sucediera eso al (risto sería disminuirle».
-«(risto puede ser perse&uido# pero no de&radado».
-«Tiene la unci'n de 1ios».
-«,/ uién podría %a creer# si te !ieran en poder de los hombres.».
-«No lo permitiremos».
El único 'e $ermanece en silencio es )antia*o de :l1eo.
) hermano arremete contra ,l;
-«3No hablas. ,No te mue!es5 ,No o%es5 31efiende a (risto contra sí mismo5».
)antia*o& $or toda res$esta& se lleva las manos a la cara& se se$ara bastante& ( llora.
-«30s un est8pido5»
sentencia s hermano.
-«>uiz$s menos de lo ue crees»
le res$onde @ermasteo. E a%ade;
4
-«6%er# e=plicando la profecía# el Maestro habl' de un cuerpo deshecho ue se
reinte&ra % de uno ue por sí mismo se resucita. (reo ue uno no puede resucitar sin
estar antes muerto».
-«-ero puede haber muerto de muerte natural# de !ejez. 3/ %a sería mucho para el
(risto5»
rebate Jdas 0adeo& ( mchos le dan la raC+n.
-«2í# pero entonces no sería una se)al para esta &eneraci'n# ue es mucho m$s !ieja
ue 0l»
observa )im+n 9elote.
-«/a. -ero no est$ claro ue hable de sí mismo»
rebate Jdas 0adeo& obstinado en s amor ( res$eto.
-«Nin&uno ue no sea el ?ijo de 1ios
puede resucitarse a sí mismo# como
tampoco nin&uno ue no sea el ?ijo
de 1ios puede nacer como naci' 0l. /o
lo di&o# %o ue !i su &loria natal»
dice Bsaac testimoniando
1irmemente.
Jesús& con los braCos crCados&
los ha escchado mir"ndolos a medida
'e hablaban.
:hora es El el 'e hace adem"n
de hablar& ( dice;
-«)l 1i(o del hombre ser
entregado en manos de los
hombres, porque es el 1i(o de
2ios, sí, pero tambi*n el 5edentor
del hombre9 y no hay redenci4n sin su$rimiento! ,i su$rimiento ser corporal,
de la carne y de la sangre, para reparar los pecados de la carne y de la
sangre9 moral, para reparaci4n de los pecados de la mente y las pasiones9
espiritual, para reparaci4n de las culpas del espíritu! Ser completo! +or
tanto, a la hora establecida, me prendern, en /erusal*n, y tras haber su$rido
ya mucho por culpa de los &ncianos y de los Sumos Sacerdotes, de los
escribas y $ariseos, ser* condenado a una muerte in$amante! 3 2ios no lo
impedir, porque así debe suceder, siendo 3o el #ordero de e:piaci4n por los
pecados del mundo entero! 3, en un mar de angustia, compartida por mi
,adre y por otras, pocas personas, morir* en el patíbulo9 y tres días
despu*s, por mi voluntad divina, por ella sola, resucitar* a una vida eterna y
gloriosa como 1ombre y volver* a ser' 2ios en el #ielo
?
con el +adre y el
)spíritu! +ero antes tendr* que padecer toda suerte de oprobios, y sentir mi
coraz4n traspasado por la ,entira y el .dio»!
4 Dn coro de *ritos se eleva en el aire tibio ( $er1mado de $rimavera.
.edro 6el rostro $ro1ndamente $reoc$ado& ( escandaliCado como los dem"s6 co*e
de n braCo a Jesús& le se$ara n $oco ( le dice en voC baja al oído;
-«3-ero# 2e)or...5 No di&as esto. No est$ bien. /a !es ue se escandalizan. 1ecaes
del concepto en ue te tienen. -or nada del mundo debes permitir esto. /a de por sí
nunca te !a a pasar nada semejante# ,por ué pensarlo como si fuera !erdadero.
5
es decir& (a no /ios en la tierra F@ijo 'e $ermanece nido con el .adreG& sino /ios en el !ielo F@ijo
'e velve al .adreG.
2a ex$resi+n es similar a la rese%ada en Jan 14&57; H)alí del .adre ( he venido al mndo& ahora dejo
otra veC el mndo ( vo( al .adreH3 ( es con1orme con la 1ormlaci+n del !redo; Hbaj+ del !ielo&... sbi+
al !ielo& ( est" sentado a la derecha del .adreH
5
1ebes subir cada !ez m$s en el concepto de los hombres# si te uieres afirmar" debes
terminar# por ejemplo# con un 8ltimo mila&ro# como reducir a cenizas a tus enemi&os.
-ero nunca de&radarte hasta aparecer como un malhechor casti&ado».
.edro $arece n maestro o n $adre a1li*ido corri*iendo con amorosa an*stia
a n hijo 'e ha dicho na necedad.
Jesús& 'e estaba n $oco a*achado $ara escchar el bisbiseo de .edro& se
(er*e severo& con ra(os en los ojos& $ero ra(os de amar*ra& ( *rita 1erte& $ara
'e todos oi*an ( la lecci+n sirva $ara todos;
-«@&l*(ate de mí, t% que en este momento eres un diablo que me aconse(a
desistir de la obediencia a mi +adreA
@+ara esto he venidoA
@No para los honoresA
T%, aconse(ndome la
soberbia, la
desobediencia y el
rigor sin caridad,
tratas de seducirme al
mal! @0eteA @,e
escandalizasA
=No comprendes que
la grandeza no est en
los honores sino en el
sacri$icio, y que nada
importa aparecer a los
o(os de los hombres
como gusanos si 2ios
nos considera
ngeles>
T%, hombre ignorante, no comprendes lo que es grandeza y raz4n seg%n
2ios, y ves, (uzgas, sientes, hablas seg%n el hombre»!
El $obre .edro 'eda anonadado $or esta severa correcci+n3 se se$ara&
com$n*ido& ( rom$e a llorar... Io es el llanto *oCoso de $ocos días antes& sino el
solloCo desolado de 'ien com$rende 'e ha $ecado ( ha casado dolor a la $ersona
amada.
Jesús le deja llorar. )e descalCa& se reman*a las vestidras ( vadea el arro(o.
2os dem"s hacen lo mismo en silencio. Iin*no se atreve a decir na $alabra.
:l 1inal de todos va el $obre .edro& en vano consolado $or Bsaac ( el 9elote.
8 :ndr,s se velve m"s de na veC ( le mira& ( le*o ssrra al*o a Jan& 'e
est" m( a1li*ido3 $ero Jan menea la cabeCa en se%al de ne*aci+n. Entonces :ndr,s
se decide. )e adelanta corriendo. :lcanCa a Jesús. 2e llama savemente& con visible
temor;
-«3Maestro5 3Maestro5...».
Jesús deja 'e le llame varias veces. :l 1inal se velve& severo& ( $re*nta;
-«=Bu* quieres>»!
-«Maestro# mi hermano est$ compun&ido... llora...».
-«Se lo ha merecido»!
-«0s !erdad# 2e)or. -ero de todas formas es un hombre... No puede hablar bien
siempre».
«)$ectivamente, hoy ha hablado muy mal»
responde Jes8s. -ero %a se le !e menos se!ero# % un atisbo de sonrisa dulcifica
la mirada di!ina.
6ndrés se siente m$s se&uro % aumenta la peroraci'n en pro de su hermano.
4
-«-ero T8 eres justo# % sabes ue el amor a ti ha sido lo ue le ha hecho caer...».
-«)l amor debe ser luz, no tinieblas! )l lo ha hecho tinieblas y ha envuelto en
ellas su espíritu»!
-«0s !erdad# 2e)or. -ero las !endas se pueden uitar cuando se uiera. No es como
tener el espíritu mismo tenebroso. Las !endas son lo e=terno" el espíritu es lo
interno# el n8cleo !i!o... 0l interior de mi hermano es bueno».
-«Bue se quite entonces las vendas que se ha puesto»!
-«3Lo har$# sin duda# 2e)or5 /a lo est$ haciendo. 9uél!ete % mira lo desfi&urado ue
est$ por ese llanto ue no consuelas T8. ,-or ué tan se!ero con él.».
-«+orque *l tiene el deber de ser -el primero-, de la misma $orma que le he
dado el honor de serlo! Buien mucho recibe mucho debe dar!!!»!
-«30s !erdad# 2e)or# sí5 -ero# ,no te acuerdas de María de L$zaro.# ,de Juan de
0ndor.# ,de 6&lae.# ,de la ;eldad de (orozaín. ,de Le!í. 6 éstos les diste todo... %
ellos toda!ía te habían dado s'lo la intenci'n de redimirse... 32e)or5... 6tendiste mi
s8plica por la ;eldad de (orozaín % por 6&lae... ,No lo harías ahora por tu 2im'n % mi
2im'n# ue ha pecado por amor a ti.».
Jesús baja s mirada hacia este hombre a$acible 'e se velve intr,$ido (
a$remiante en 1avor de s hermano& como lo 1e& silenciosamente& en 1avor de :*lae
( de la <eldad de !oroCaín& ( s rostro res$landece de lC;
-«0e a llamar a tu hermano» dice «y tremele aquí»!
-«3@racias# mi 2e)or5 9o%...»
( se echa a correr& rado como na *olondrina.
7 -«9en# 2im'n. 0l Maestro %a no est$ irritado conti&o. 9en# ue te lo uiere decir».
-«No# no. Me da !er&Aenza... ?ace demasiado poco ue me ha corre&ido... 2er$ ue
uiere ue !a%a para reprenderme otra !ez...».
-«3>ué mal le conoces5 39en&a# !en5 ,-iensas ue %o te lle!aría a otro sufrimiento. 2i
no estu!iera se&uro de ue te espera allí una ale&ría# no insistiría. 9en».
-«,/ ué le !o% a decir.»
dice .edro mientras se $one en marcha n $oco recalcitrante& 1renado $or s
hmanidad& a*ijado $or s es$írit& 'e no $ede estar sin la indl*encia de Jesús (
sin s amor.
-«,>ué le !o% a decir.» si*e $re*ntando.
-«3Nada# hombre5 32er$ suficiente con ue le muestres tu rostro5»
le dice s hermano anim"ndole.
0odos los discí$los& a medida 'e los dos hermanos los van adelantando& los
miran (& com$rendiendo lo 'e scede& sonríen.
2le*an donde Jesús. .ero .edro& al último momento& se detiene. :ndr,s no se
anda con chi'itas. !on n en,r*ico envite& como los 'e da a la barca $ara
em$jarla al mar& le echa hacia adelante. Jesús se $ara... .edro alCa la cara... Jesús la
baja... )e miran... /os la*rimones se desliCan $or las mejillas enrojecidas de .edro...
-«0en aquí, niCo grande irre$le:ivo, que te haga de padre en(ugando este
llanto»
/ice Jesús& ( levanta s mano& en 'e es bien visible aún la se%al de la $edrada
de Eiscala& ( seca con ss dedos esas dos l"*rimas.
-«34h# 2e)or5 ,Me has perdonado.»
$re*nta .edro lleno de temblor& a*arrando la mano de Jesús con las s(as (
mir"ndole con nos ojos como los de n $erro 1iel 'e desea obtener el $erd+n del
amo resentido.
-«Nunca te he condenado!!!»!
-«-ero antes...».
8
-«Te he amado! )s amor no permitir que en ti arraiguen desviaciones de
sentimiento y de pensamiento! 2ebes ser el primero en todo, Sim4n +edro»!
-«,0ntonces... entonces me estimas toda!ía. ,Me uieres conti&o toda!ía. No es ue
%o uiera el primer puesto# 30h5 Me conformo con el 8ltimo# pero estar conti&o# a tu
ser!icio... % morir !erdaderamente a tu ser!icio# 2e)or# mi 1ios».
Jesús le $asa el braCo $or encima de los hombros ( le estrecha contra s
costado.
Entonces )im+n& 'e no ha dejado selta en todo este tiem$o la otra mano de
Jesús& se la cbre de besos... dichoso. E ssrra;
-«3(u$nto he sufrido5... @racias# Jes8s».
-«2a las gracias ms bien a tu hermano! 3 en el $uturo lleva bien tu carga
con (usticia y heroísmo!
D 0amos a esperar a los otros! =24nde estn>»!
Est"n $arados en el l*ar en 'e se encontraban cando .edro alcanC+ a Jesús&
$ara dejar libertad al Maestro de hablar a s a$+stol hmillado. Jesús les hace se%as
$ara 'e se acer'en. !on ellos ha( n *r$ito de labrie*os& 'e habían dejado de
trabajar en los cam$os $ara venir a hacer $re*ntas a los discí$los.
Jesús& todavía con la mano en el hombro de .edro& dice;
-«+or lo que ha pasado hab*is entendido que estar a mi servicio es una cosa
severa! <e he reprendido a *l! +ero la correcci4n era para todos! +orque los
mismos sentimientos estaban en la mayoría de los corazones, o $ormados o
en gestaci4n! &sí os los he truncado9 y quien todavía los cultiva muestra que
no comprende ni mi 2octrina ni mi ,isi4n ni mi +ersona!
1e venido para ser #amino, 0erdad y 0ida! .s doy la 0erdad con lo que
enseCo! .s aliso el #amino con mi sacri$icio9 os lo trazo e indico! +ero la 0ida
os la doy con mi ,uerte! 3 acordaos de que quien responde a mi llamada y se
alista en mis $ilas para cooperar en la redenci4n del mundo debe estar
dispuesto a morir para dar a otros la 0ida! +or tanto, quien quiera seguirme
debe estar dispuesto a negarse a sí mismo, al vie(o yo con sus pasiones,
tendencias, costumbres, tradiciones, pensamientos, y seguirme con su nuevo
yo! Tome cada cual su cruz como
3o la tomar*! <a tome, aunque le
parezca demasiado in$amante! 2e(e
que el peso de su cruz triture a su
yo humano para liberar al yo
espiritual, al cual no produce horror
la cruz9 antes al contrario, le es
apoyo y ob(eto de veneraci4n,
porque el espíritu sabe y recuerda!
3 que me siga con su cruz! =Bue al
$inal del camino le esperar la
muerte ignominiosa como me
espera a mí> No importa! No se
a$li(a9 antes al contrario, e:ulte por ello, porque la ignominia de la tierra se
trans$ormar en grande gloria en el #ielo, mientras que ser un deshonor la
vileza $rente a los heroísmos espirituales!
Siempre decís que quer*is seguirme hasta la muerte! Seguidme, entonces, y
os guiar* al 5eino por un camino abrupto, pero santo y glorioso, al $inal del
cual conquistar*is la 0ida eternamente inmutable! )sto ser -vivir-! +or el
contrario, seguir los caminos del mundo y la carne es -morir-! 2e modo que
quien quiera salvar su vida en esta tierra la perder, mas aquel que pierda su
vida en esta tierra por causa mía y por amor a mi )vangelio la salvar!
7
+ensad esto' =de qu* le servir al hombre ganar todo el mundo, si luego
pierde su alma>
EF 3 otra cosa' guardaos bien, ahora y en el $uturo, de avergonzaros de mis
palabras y acciones! )so tambi*n sería -morir-! +orque el que se avergGence
de mí y de mis palabras delante de esta generaci4n necia, ad%ltera y
pecadora, de que he hablado, y, esperando recibir su protecci4n y ganancia,
la adule, renegando de mí y de mi 2octrina, arro(ando a las bocas inmundas
de los cerdos y perros las perlas recibidas, para recibir luego, como paga,
e:crementos en vez de dinero, ser (uzgado por el 1i(o del hombre cuando
venga en la gloria de su +adre, con los ngeles y santos, a (uzgar al mundo!
)l, entonces, se avergonzar de estos ad%lteros y $ornicadores, de estos
villanos y usureros, y los arro(ar $uera de su 5eino9 porque no hay sitio en
la /erusal*n celeste para ad%lteros, ruines, $ornicadores, blas$emos y
ladrones! 3 os digo, en verdad, que algunos de mis discípulos y discípulas
presentes no e:perimentarn la muerte antes de haber visto la $undaci4n
H
del 5eino de 2ios, y ungido y coronado a su 5ey»!
?e$renden la marcha& hablando animadamente& mientras el )ol desciende
lentamente en el cielo...
4
MV ex$lica; el ?eino de /ios vi+ ss comienCos el Viernes )anto& $or los m,ritos de !risto& ( le*o se
a1irm+ con la B*lesia constitida. .ero no todos vieron esta creciente a1irmaci+n
9

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful