Vous êtes sur la page 1sur 281

INSTALACIONES

ELÉCTRICAS

Depósito Legal : Z-2761-1999-- ISBN 8470632108

ÍNDICE

1. DISTRIBUCIÓN DE ENERGÍA ELÉCTRICA

1.1. SISTEMAS DE DISTRIBUCIÓN DE ENERGÍA ELÉCTRICA

1.2. ELECCIÓN DE LAS CARACTERÍSTICAS DE UNA DISTRIBUCIÓN EN

DERIVACIÓN

1.3. COMPARACIÓN DE LOS PESOS DE COBRE DE LOS DISTINTOS

SISTEMAS DE DISTRIBUCIÓN

2. ESTABLECIMIENTO Y CÁLCULO DE LAS

REDES DE DISTRIBUCIÓN

2.1. REDES DE DISTRIBUCIÓN

2.2. ARTERIAS Y CENTROS DE TRANSFORMACIÓN

2.3. IMPOSIBILIDAD DE CALCULAR EXACTAMENTE UNA RED DE

DISTRIBUCIÓN

2.4. CÁLCULO DE LA SECCIÓN DE UN DISTRIBUIDOR ABIERTO DEL

QUE SE DERIVAN DIFERENTES ACOMETIDAS

2.5. CÁLCULO DE LA SECCIÓN DE UN DISTRIBUIDOR CERRADO DEL

QUE SE DERIVAN DIFERENTES ACOMETIDAS

2.6. CÁLCULO DE LAS SECCIONES DE UN DISTRIBUIDOR ABIERTO

RAMIFICADO

3. SISTEMAS DE TARIFACIÓN DE ENERGÍA

ELÉCTRICA

3.1 AMBITO DE APLICACIÓN

3.2 DEFINICIÓN DE LAS TARIFAS

3.3

CONDICIONES GENERALES DE LA APLICACIÓN DE LAS TARIFAS

3.4 DETERMINACIÓN DE LOS COMPONENTES DE LA FACTURACIÓN

3.5 COMPLEMENTOS TARIFARIOS

3.6 TARIFAS ELÉCTRICAS

4. INTERRUPTORES

4.1. INTERRUPTORES

4.2. CONTACTORES

4.3. INTERRUPTORES AUTOMÁTICOS

4.4. INTERRUPTORES TÉRMICOS

4.5. INTERRUPTORES MAGNÉTICOS

4.6. INTERRUPTORES MAGNETO-TÉRMICOS

4.6.1. APLICACIONES DE LOS MAGNETOTÉRMICOS

4.6.2. CURVAS DE DISPARO

4.7. INTERRUPTORES DIFERENCIALES

4.8. CORTACIRCUITOS FUSIBLES DE BAJA TENSIÓN

4.8.1. INTENSIDAD NOMINAL MÍNIMA ADMISIBLE EN UN FUSIBLE aM.

4.9. CORRIENTE DE CORTOCIRCUITO EN UN PUNTO DE LA LÍNEA

5. INSTALACIONES INTERIORES DE VIVIENDAS

5.1. GRADO DE ELECTRIFICACIÓN DE VIVIENDAS

5.2. CARGA TOTAL CORRESPONDIENTE A UN EDIFICIO DE

VIVIENDAS

5.3. CARGA TOTAL PARA EDIFICIOS COMERCIALES DE OFICINAS O

DESTINADOS A UNA O VARIAS INDUSTRIAS

5.4. SUMINISTRO Y CONSUMO DE POTENCIA REACTIVA

5.5. COMPENSACIÓN DEL FACTOR DE POTENCIA

5.6. CÁLCULO DEL CONDENSADOR DE CORRECCIÓN DEL FACTOR DE

POTENCIA

5.7. COMPENSACIÓN DEL FACTOR DE POTENCIA EN UNA

INSTALACIÓN

5.8.

TOMAS DE TIERRA

5.9.

MEDIDA DE TOMAS DE TIERRA. TELURÓMETRO

6. CONCEPTO SPRECHER SOBRE LA

PROTECCIÓN DE MOTORES

6.1. PROTECCIÓN DE MOTORES

6.1.1. PROBLEMAS ACTUALES SOBRE LA PROTECCIÓN DE MOTORES

6.2. RELÉS TÉRMICOS BIMETÁLICOS

6.3. INTERRUPTOR AUTOMÁTICO DE MOTOR

6.4. PROTECCIÓN CON SONDAS TÉRMICAS

6.5. PROTECCIÓN ELECTRÓNICA DE MOTORES

6.5.1. RELÉ ELECTRÓNICO DE PROTECCIÓN DE MOTOR CEF1

6.6. CRITERIOS DE ELECCIÓN DE UN SISTEMA DE PROTECCIÓN

7. ELECTRODOMÉSTICOS

7.1. HORNOS MICROONDAS

7.1.1. CONFIGURACIÓN DE UN HORNO MICROONDAS

7.1.2. DESCRIPCIÓN DE UN HORNO MICROONDAS

7.1.3. COMPROBACIÓN DE LA POTENCIA DE UN HORNO MICROONDAS

7.2. LAVADORAS

7.2.1. FUNCIONAMIENTO DE UNA LAVADORA

7.2.2. CIRCUITO ELÉCTRICO DE UNA LAVADORA

7.2.3. PROGRAMADOR

7.3. TERMOS ELÉCTRICOS

7.4. CALEFACCIÓN

7.4.1. COEFICIENTE DE TRANSMISIÓN DEL CALOR K

7.4.2. DETERMINACIÓN DEL COEFIIENTE DE TRANSMISIÓN K G

7.4.3. PÉRDIDAS SUPLEMENTARIAS

7.4.4. PÉRDIDAS TOTALES DE CALOR

7.4.5. CONSUMOS DE LOS DISTINTOS SISTEMAS DE CALEFACCIÓN

7.4.6. GASTOS ANUALES DE CALEFACCIÓN

7.5. AIRE ACONDICIONADO

7.6. CALEFACCIÓN ELÉCTRICA

7.7. ACUMULADORES DE CALOR

7.8. BOMBA DE CALOR

8.

LUMINOTECNIA

8.1. LUMINOTECNIA

8.2. LÁMPARAS Y SUS COMPONENTES

8.2.1. LÁMPARAS DE INCANDESCENCIA

8.2.2. LÁMPARAS DE INCANDESCENCIA CON HALOGENUROS

8.2.3. LÁMPARAS FLUORESCENTES

8.2.4. PEQUEÑAS LÁMPARAS FLUORESCENTES

8.2.5. LÁMPARAS DE VAPOR DE MERCURIO

8.2.6. LÁMPARAS DE LUZ MEZCLA

8.2.7. LÁMPARAS DE MERCURIO CON HALOGENUROS

8.2.8. LÁMPARAS DE VAPOR DE SODIO A BAJA PRESIÓN

8.2.9. LÁMPARAS DE VAPOR DE SODIO A ALTA PRESIÓN

8.2.10. REACTANCIAS DE DOS NIVELES DE POTENCIA

9. INSTALACIONES DE ALUMBRADO

9.1. INSTALACIONES DE ALUMBRADO

9.2. ALUMBRADO DE INTERIORES

9.3. REPRESENTACIÓN DE LAS CARACTERÍSTICAS LUMINOSAS DE

LAS LÁMPARAS Y LUMINARIAS

9.4. ALUMBRADO DE EXTERIORES

9.4.1. ALUMBRADO PÚBLICO VIARIO

9.4.2. ALUMBRADO INDUSTRIAL EXTERIOR

9.4.3. ALUMBRADO POR PROYECTORES

9.4.4. ALUMBRADO DEPORTIVO

1.1. SISTEMAS DE DISTRIBUCIÓN DE ENERGÍA ELÉCTRICA

Se entiende por sistema de distribución de energía eléctrica a la disposición adoptada por los conductores y receptores, para lograr que la energía generada en las centrales pueda ser utilizada en los lugares de consumo.

Fundamentalmente, una distribución puede realizarse de dos maneras: en serie o en derivación.

Distribución serie

La distribución serie o a intensidad constante, consiste en conectar todos los receptores uno a continuación del otro, de manera que la intensidad que pasa por uno de ellos, lo hace también a través de todos los demás.

Este sistema de distribución tiene la ventaja de utilizar un conductor de sección única, ya que la intensidad es la misma a lo largo de todo el circuito. El principal inconveniente lo tenemos en la dependencia que existe entre los receptores, ya que si uno cualquiera de ellos se interrumpiera, los demás quedarían también fuera de servicio.

Otro inconveniente del sistema de distribución serie, es el de tener que utilizar receptores cuya tensión de alimentación es variable con la potencia consumida, de manera que los receptores de gran potencia tendrán entre sus extremos tensiones muy elevadas.

Por los motivos expuestos, la distribución serie solamente se utiliza en algunos casos muy concretos, como pueden ser la alimentación de lámparas de incandescencia en tranvías y trolebuses, en plantas anodizadoras y en baños electrolíticos.

Distribución en derivación

Como ya es sabido, la distribución en derivación o a tensión constante, consiste en ir conectando en paralelo los distintos receptores a lo largo de una línea de dos o más conductores.

El principal inconveniente de una distribución en derivación es la enorme dificultad que se encuentra ante el deseo de mantener constante la tensión de alimentación, a lo largo del circuito. No obstante, esta distribución es la que se utiliza en la casi totalidad de los casos, minimizando el inconveniente de la caída de tensión, a base de colocar conductores lo más gruesos posible, tanto como lo permita la economía.

1.2. ELECCIÓN DE LAS CARACTERÍSTICAS DE UNA DISTRIBUCIÓN EN DERIVACIÓN

Las características fundamentales de una distribución en derivación son la tensión y el número de conductores utilizados.

Ya en el Capítulo 2 veíamos la influencia de la tensión en la sección de los conductores: "Las secciones están en razón inversa del cuadrado de las tensiones", es decir, cuanto mayor sea la tensión utilizada en la distribución, menor será el peso de conductor empleado.

Naturalmente, en el transporte de energía no existe más limitación de la tensión que la correspondiente a la tecnología de los componentes que intervienen, tales como interruptores, aisladores, transformadores, etc., pero en distribución tendremos como límite el de la seguridad de las personas que van a manejar los receptores eléctricos.

En los inicios de la electricidad, las tensiones de distribución eran muy bajas, 63V y 125V., pero hoy en día, con la utilización de materiales plásticos, magnetotérmicos, diferenciales, tomas de tierra, etc., se puede llegar a distribuir con tensiones del orden de 220 y 380V., sin riesgo excesivo para las personas.

También en el Capítulo 2 veíamos la comparación entre líneas bifásicas en continua y bifásicas en alterna, así como también, la comparación entre bifásica y trifásica. El resultado fué que la alterna trifásica utilizaba pesos de conductores notablemente menores, por lo que éste era uno de los motivos por los que el transporte se hacía en trifásica.

Para la distribución también puede hacerse el mismo razonamiento, por lo que fácilmente llegaremos a la conclusión de que las distribuciones actuales se hacen en trifásica y a tensiones que no suelen superar los 380V.

Dentro de las distribuciones trifásicas, la más interesante es la estrella a cuatro hilos, la cual nos permite disponer de una serie de variantes que tendrán más o menos aplicación según sea el caso.

En la siguiente figura representamos la disposición general de una alimentación a un centro de transformación C.T., para la distribución a tres hilos más neutro. Una línea de media tensión, por lo general 10 ó 15 kV., alimenta un transformador cuyo primario esta conectado en triángulo, y el secundario en estrella. Del centro de la estrella se obtiene el neutro, cuarto conductor conectado a tierra.

Así constituido, el sistema de distribución a cuatro hilos, y suponiendo que la tensión entre una cualquiera de las fases y el neutro es de 220V., la tensión compuesta entre las distintas fases será:

la tensión com puesta entre las distintas fases será: En ocasiones también encontraremo s, a extinguir,

En ocasiones también encontraremos, a extinguir, distribuciones a 125/220V.

Veamos seguidamente las variantes que podremos realizar con un sistema de distribución trifásica en estrella, con neutro:

a) Tres derivaciones a 220 V

Obtenidas entre una cualquiera de las fases y el neutro, se verifica para cada una de ellas que:

Se utiliza para alimentar, a 220V., receptores o gr upos de receptores de pequeña potencia.

Se utiliza para alimentar, a 220V., receptores o grupos de receptores de pequeña potencia. Esta disposición equivale a una conexión de receptores en estrella, tal y como más adelante indicaremos.

b) Tres derivaciones a 380 V

Se obtienen entre fases de la red, verificándose para cada una de ellas que:

fases de la red, verificándose para cada una de ellas que: Como en el caso anterior,

Como en el caso anterior, se utiliza para alimentar, a 380 V, un receptor o grupos de receptores, de pequeña potencia.

un receptor o grupos de receptores, de p equeña potencia. c) Una derivación en triángulo Cuando

c) Una derivación en triángulo

Cuando se hace uso de las tres fases y éstas alimentan a un receptor conectado en triángulo, con sus fases uniformemente cargadas, se verifica que:

con sus fases uniformemente cargadas, se verifica que: Se utiliza para alimentar receptores trifásicos de gran

Se utiliza para alimentar receptores trifásicos de gran potencia, conectados en triángulo.

d) Una derivación en estrella

Cuando se hace uso de las tres fases y del hilo neutro, suponiendo que las tres fases están uniformemente cargadas, se verifica que:

uso de las tres fases y del hi lo neutro, suponiendo que las tres fases están
Esta disposición se utiliza para alimentar receptores trifásicos de gran potencia, conectados en estrella, con

Esta disposición se utiliza para alimentar receptores trifásicos de gran potencia, conectados en estrella, con o sin neutro.

También se utiliza para conectar grupos de receptores monofásicos en estrella, como es el caso del alumbrado viario. Ahora, la utilidad del hilo neutro es evidente, ya que si por alguna causa se produce un desequilibrio, la intensidad se cierra por el neutro, evitando con ello el correspondiente desequilibrio de tensiones. Es por este motivo por el que nunca deben colocarse fusibles en el hilo neutro.

El sistema de distribución a cuatro hilos es el preferido para una red trifásica, sobre todo para los casos de alumbrado o para alumbrado y fuerza motriz. Es aconsejable la utilización de transformadores con conexión Dy o Yz, de manera que cuando la carga esté muy desequilibrada, este desequilibrio tenga menor influencia en el primario del transformador, en la línea y en los generadores.

9.4. ALUMBRADO DE EXTERIORES

El alumbrado de exteriores trata de proporcionar el nivel de iluminación adecuado en todos aquellos lugares al aire libre que por un motivo u otro lo necesitan. Estos motivos pueden ser muy variados, como por ejemplo: turísticos, deportivos, estéticos, de seguridad ciudadana, de seguridad vial, etc

Seguidamente ofrecemos una tabla de valores de niveles de iluminación que se suelen utilizar en alumbrados exteriores.

ALUMBRADO DE EXTERIORES Espacio a iluminar Niveles de iluminación en lux Bueno Muy bueno 1.-
ALUMBRADO DE EXTERIORES
Espacio a iluminar
Niveles de
iluminación en lux
Bueno
Muy
bueno
1.- Alumbrado público
Autopistas
20
40
Carreteras con tráfico denso
15
30
Carreteras con tráfico medio
10
20
Calle de barrio industrial
10
20
Calle comercial con tráfico rodado
10
20
Calle comercial sin tráfico rodado importante
7,5
15
Calle residencial con tráfico rodado
7,5
15
Calle
residencial
sin tráfico
rodado
5
10
importante
Grandes plazas
20
25
Plazas en general
8
12
Paseos
12
16
Túneles:
- Durante el día
100
200
- Alumbrado de acceso
1.000
2.000
- Durante la noche
30
60
2.- Alumbrado industrial exterior
Zonas de transporte
20
40
Lugares de almacenaje
20
40
Alumbrado de vigilancia
5
10
Entradas
50
100
3.- Alumbrado por proyectores
Campos de fútbol
300
1.000
Pistas de tenis 100 300 Pistas de patinaje 10 30 Para nuestro propósito, dividiremos el
Pistas de tenis
100
300
Pistas de patinaje
10
30
Para nuestro propósito, dividiremos el alumbrado exterior en tres apartados:

* Alumbrado público viario.

* Alumbrado industrial exterior.

* Alumbrado por proyectores.

9.4.1. ALUMBRADO PÚBLICO VIARIO

El alumbrado público viario se localiza en aquellos lugares abiertos al tránsito, siendo su finalidad la de favorecer la circulación nocturna y evitar los peligros que origina la oscuridad.

El alumbrado viario se consigue mediante luminarias ubicadas sobre postes o mástiles especiales, existiendo, principalmente, cuatro formas diferentes de colocación:

a) Unilateral

Esta disposición de las luminarias consiste en la colocación de todas ellas a un mismo lado de la calzada. Se utiliza solamente en aquellos casos en los que el ancho de la vía es igual o inferior a la altura de montaje de las luminarias.

igual o inferior a la altura de montaje de las luminarias. b) Tresbolillo Consiste en la

b) Tresbolillo

Consiste en la colocación de las luminarias en ambos lados de la vía, al tresbolillo o en zigzag. Se emplea principalmente en aquellos casos en los que el ancho de la vía es de 1 a 1,5 veces la altura de montaje.

c) En oposición Esta disposición sitúa las luminari as una enfrente de la otra, y

c) En oposición

Esta disposición sitúa las luminarias una enfrente de la otra, y suele utilizarse cuando el ancho de la vía es mayor de 1,5 veces la altura de montaje.

de la vía es mayor de 1,5 veces la altura de montaje. d) Central con doble

d) Central con doble brazo

1,5 veces la altura de montaje. d) Central con doble brazo Este caso se utiliza en

Este caso se utiliza en autopistas y vías de dos calzadas. En realidad se trata de una colocación unilateral para cada una de las dos calzadas; en ocasiones también se coloca frente a ellas otras luminarias, dando lugar a disposiciones dobles en oposición, o al tresbolillo.

Estas son las cuatro maneras de colocación más comúnmente utilizadas, aunque pueden existir otras muchas.

La experiencia acumulada en el alumbrado público, recomienda una serie de requisitos que deberemos de tener presente a la hora de los cálculos, sin que ello suponga una imposición que

pueda limitar la actuación del proyectista. Seguidamente exponemos algunas de ellas.

La altura a la que deberemos situar las luminarias, en cierto modo depende de la potencia luminosa instalada, por lo que deberemos de tener presente la siguiente tabla:

ALTURA RECOMENDADA SEGÚN EL FLUJO LUMINOSO DE LA LUMINARIA

Potencia luminosa (lúmenes) Altura de la luminaria (metros) 3.000 a 9.000 6,5 a 7,5 9.000
Potencia luminosa
(lúmenes)
Altura de la luminaria
(metros)
3.000 a 9.000
6,5 a 7,5
9.000 a 19.000
7,5 a 9
> 19.000
≥ 9
6,5 a 7,5 9.000 a 19.000 7,5 a 9 > 19.000 ≥ 9 Según sea la

Según sea la iluminación media que queremos obtener, así deberá ser la relación entre la distancia de separación de luminarias y su altura:

RELACIÓN ENTRE SEPARACIÓN Y ALTURA SEGÚN EL NIVEL DE ILUMINACIÓN

Iluminación media (lux) Relación Separación / Altura 2 ≤ Em < 7 4 a 5
Iluminación media
(lux)
Relación
Separación / Altura
2 ≤ Em < 7
4 a 5
7 ≤ Em < 15
3,5 a 4
15 ≤ Em £ 30
2 a 3,5
4 a 5 7 ≤ Em < 15 3,5 a 4 15 ≤ Em £ 30

Al igual que en alumbrados interiores, en el alumbrado público también deberemos tener en cuenta el coeficiente de mantenimiento por ensuciamiento y por depreciación del flujo luminoso. El coeficiente por ensuciamiento que deberemos aplicar en cada caso, lo mostramos en la tabla siguiente:

FACTOR DE MANTENIMIENTO POR ENSUCIAMIENTO Tipo de luminaria Factor recomendado Hermética 0,80 a 0,87 Ventilada
FACTOR DE MANTENIMIENTO POR ENSUCIAMIENTO
Tipo de luminaria
Factor recomendado
Hermética
0,80 a 0,87
Ventilada
0,70 a 0,80
Abierta
0,65 a 0,75

Los fabricantes de luminarias, además de suministrar las curvas Isolux, deben de suministrar

también unas curvas llamadas "curvas de utilización", que en función de la tangente del ángulo formado entre la luminaria y la zona a iluminar, nos da el tanto por ciento del flujo utilizado correspondiente a la calzada y a la acera. Vamos a dividir el estudio detallado de este coeficiente en cuatro casos, para una mayor comprensión, teniendo siempre presente que nos referimos a la iluminación de la calzada y no a la de las aceras:

1º) Cuando la vertical que pasa por la luminaria coincide justamente con el final de la calzada y el principio de la acera.

En este caso, el flujo correspondiente a la zona de acera (curvas Isolux), se utiliza para iluminar la acera, y el flujo correspondiente a la zona de calzada se utiliza para iluminar la misma.

a la zona de calzada se utiliza para iluminar la misma. 2º) Cuando la vertical que
a la zona de calzada se utiliza para iluminar la misma. 2º) Cuando la vertical que

2º) Cuando la vertical que pasa por la luminaria cae dentro de la calzada.

Ahora la zona correspondiente a calzada se utiliza para iluminar la calzada, y parte de la zona de acera se utiliza también para iluminar la calzada.

calzada se utiliza para iluminar la calzada, y parte de la zona de acera se utiliza
calzada se utiliza para iluminar la calzada, y parte de la zona de acera se utiliza

3º) Cuando la vertical que pasa por la luminaria cae dentro de la acera.

En este caso parte del flujo luminoso de la zona de calzada se utiliza para iluminar la acera.

de la zona de calzada se ut iliza para iluminar la acera. 4º) Cuando se utiliza
de la zona de calzada se ut iliza para iluminar la acera. 4º) Cuando se utiliza

4º) Cuando se utiliza iluminación central con doble brazo.

Este caso difiere notablemente de los anteriores, ya que ahora hay que contar con parte de la zona de acera, de una de las calzadas, que ilumina la otra calzada.

ya que ahora hay que contar con parte de la zona de acera, de una de
ya que ahora hay que contar con parte de la zona de acera, de una de
ya que ahora hay que contar con parte de la zona de acera, de una de

Lo visto hasta ahora ya nos permite iniciar el proceso de cálculo de un alumbrado viario. Si tenemos presente lo expuesto para el alumbrado de interiores, fácilmente deduciremos que:

En la que:

de interiores, fácilmente deduciremos que: En la que: E = Nivel de iluminación en lux. φ

E = Nivel de iluminación en lux.

φ t = Flujo luminoso máximo de cada luminaria en Lúmenes.

A

= Ancho de la calzada en metros.

D

= Separación entre luminarias en metros.

C u = Coeficiente de utilización.

Por ejemplo, consideremos la realización de un alumbrado viario con la luminaria de BJC (F- 2211-W-25.000 Lm.), siendo la anchura de la calle, A=10 m., y el nivel de iluminación deseado de 32 lux. Se trata, pues, de determinar la separación a que deberemos colocar las luminarias para obtener el nivel de iluminación mencionado.

Según lo dicho anteriormente, para un flujo luminoso de 25.000 Lm., se recomienda colocar la luminaria a una altura igual o superior a los 9m. Tomamos H = 9m.

Siendo A = 10 y H = 9, la distribución de las luminarias se recomienda sea al tresbolillo.

Suponiendo que la vertical de la luminaria se va a situar 1,5 metros dentro de la calzada, tendremos:

se va a situar 1,5 metros dentro de la calzada, tendremos: p or lo tanto, el
se va a situar 1,5 metros dentro de la calzada, tendremos: p or lo tanto, el

por lo tanto, el coeficiente de utilización será:

p or lo tanto, el coeficie nte de utilización será: Con todos estos datos ya podemos

Con todos estos datos ya podemos calcular la separación entre luminarias.

datos ya podemos calcular la separación entre luminarias. Deliberadamente no hemos teni do en cuenta el

Deliberadamente no hemos tenido en cuenta el factor de mantenimiento, ya que se supone que lo hemos incluido al dar el valor del nivel de iluminación, es decir, hemos supuesto inicialmente un nivel de iluminación un tanto por ciento mayor que el que se necesita, previendo una cierta depreciación.

Con esto ya tenemos resuelto el problema, pero al igual que en el caso de alumbrados interiores, para una mayor seguridad en los resultados, sería deseable conocer el nivel de iluminación en una serie de puntos de la calzada, con el fin de poder determinar lo que más adelante llamaremos factor

de uniformidad y que en realidad no será otra cosa que la relación entre el valor mínimo y máximo de una serie de valores obtenidos sobre la calzada.

Veamos la manera de obtener el nivel de iluminación de un punto, mediante las curvas Isolux. Sea el punto P situado a 4 metros de la acera y a 7 metros de la luminaria L 0 ; dicho punto tendrá una iluminación igual a la suma de las iluminaciones aportadas por L 0 , L 1 , L 2 , L 3 , etc

aportadas por L 0 , L 1 , L 2 , L 3 , etc Lo

Lo primero que deberemos hacer es determinar la escala con la que representaremos, sobre las curvas Isolux, las situaciones de los distintos puntos del problema. La escala, teniendo en cuenta que la distancia 0-H en el plano de las curvas es de 48 mm y que la altura real para las luminarias es de H = 9 metros, tendremos que:

para las luminarias es de H = 9 metros, tendremos que: es decir, que 1 metro

es decir, que 1 metro en la realidad equivale a 5,3 mm en el plano del dibujo.

Con esta escala, y partiendo del punto cero, como posición de la luminaria, situaremos el punto P, que se encuentra a 4 metros de la acera y a 7 de la luminaria L 0 . Seguidamente dibujamos la situación del punto P con respecto a la luminaria L 1 , que estará a 10 - 4 = 6 metros de la acera opuesta, y a 20 - 7 = 13 de la luminaria. El siguiente punto en influencia, el L 2 , se encuentra a 6 metros de la acera opuesta, y a 20 + 7 = 27 metros de la luminaria. Finalmente, la influencia de L 3 puede despreciarse en este caso, ya que se encontrará en la misma línea que L 0 , pero a una distancia de 20 + 13 = 33 metros, con lo que le corresponde una iluminancia menor de un lux.

Es conveniente recordar que las curvas Isolux, para este tipo de luminarias, resultan ser simétricas, por lo tanto, lo que dibujemos en este semiplano es válido también para el otro.

Cada uno de estos puntos se halla situado sobre una curva de nivel

E 0 = 65 lux.

E 1 = 25 lux.

E 2 = 3 lux. Total: E t = 93 lux.
E 2 = 3 lux.
Total:
E t = 93 lux.

Así, sobre las curvas Isolux tenemos una iluminación de 93 lux, referida a 1.000 Lm. y a 1 m., pero como las condiciones reales son distintas, f = 25.000 Lm, H = 9 m., después de la transformación resultará ser de:

como las condiciones reales son distin tas, f = 25.000 Lm, H = 9 m., después
como las condiciones reales son distin tas, f = 25.000 Lm, H = 9 m., después
Habíamos calculado la iluminación para 32 lux de media y nos sa le para el

Habíamos calculado la iluminación para 32 lux de media y nos sale para el punto P una iluminancia de 28 lux, lo cual nos indica que los cálculos pueden estar bien desarrollados, aunque según podemos apreciar quedan un poco por debajo de lo previsto, al menos para el punto considerado.

Con el fin de conseguir un procedimiento racional en la determinación del nivel de iluminación de

una serie de puntos de la calzada y de la acera, se ha creado el llamado "Método de los 12 puntos".

Este método consiste en dividir el ancho de la calzada en tres partes iguales y en dos la zona de aceras, de A a F, y la distancia entre luminarias en cuatro, cogiendo al menos tres de ellas, del 1 al 9, formando así una serie de cuadrículas a lo largo de la calzada, que determinan 12 puntos fundamentales, del P 1 al P 12 , pertenecientes a la calzada, y 6 puntos, del R 1 al R 6 , pertenecientes a la acera.

Este dibujo, obtenido en papel transparente, se coloca encima de las curvas Isolux, de forma que la luminaria tomada como punto de referencia, la más próxima a P 4 , caiga justamente en el punto ( 0 ; 0 ) de las curvas Isolux, procediendo seguidamente a la lectura de los valores que sobre las curvas

anotándolos en la tabla

tienen cada una de las intersecciones, A-1, A-2, confeccionada a tal fin.

,

B-1, B-2,

,

F-1, F-2,

,

A-2, confeccionada a tal fin. , B-1, B-2, , F-1, F-2, , 1 2 3 4
1 2 3 4 5 6 7 8 9 A B C D E F
1
2
3
4
5
6
7
8
9
A
B
C
D
E
F
Calzada E E . K Acera E B 1 + E 5 + E 5
Calzada
E
E . K
Acera
E
B 1 + E 5 + E 5
R
A 1 + F 5 + F 5
P 1
1
C 1 + D 5 + D 5
R
A 2 + F 4 + F 6 + B 8
P 2
2
D 1 + C 5 + C 5 R F 3 + F 3 +
D 1 + C 5 + C 5
R
F 3 + F 3 + F 7 + A 7
P 3
3
E 1 + B 5 + B 5
R
F 1 + A 5
P 4
4
B 2 + E 4 + E 6 + B 8
R
F 2 + A 6 + A 4 + F 8
P 5
5
C 2 + D 4 + D 6 +
R
F 3 + A 7 + A 3 + F 7
P 6
6
C 8
D 2 + C 4 + C 6 +
P 7
D 8
E 2 + B 4 + B 6 + E 8
P 8
B 3 + E 3 + B 7 + E 7
P 9
C 3 + D 3 + C 7 + D 7
P 10
D 3 + C 3 + D 7 + C 7
P 11
E 3 + B 3 + E 7 + B 7
P 12

Seguidamente, teniendo muy en cuenta la simetría del conjunto, confeccionaremos la tabla que va reflejando las iluminaciones en cada punto, y que como ya sabemos, será la suma de las iluminaciones procedentes de las luminarias más próximas, generalmente tres o cuatro. Los valores así obtenidos se multiplican por la constante K de adaptación a los nuevos valores de φ y de H, y ya tenemos la tabla de los 12 valores reales correspondientes a la calzada. De igual manera procederemos con los 6 valores para las aceras.

A la vista de los 12 valores de la iluminación real obtenida, tendremos un valor máximo, E max , y un valor mínimo, E min ; así mismo, podremos obtener el valor medio de iluminación,

mismo, podremos obtener el valor medio de iluminación, De estos tres valores, podremos extraer otro s

De estos tres valores, podremos extraer otros dos que nos darán idea de la uniformidad de la iluminación conseguida:

idea de la uniformidad de la iluminación conseguida: Finalmente, teniendo presente que los 12 puntos obtenidos

Finalmente, teniendo presente que los 12 puntos obtenidos son representativos de más de la mitad de los puntos comprendidos entre dos luminarias, y como a su vez podemos decir que son simétricas, esto nos permitirá dibujar sobre el plano de la calzada las curvas de nivel de iluminación,

completando con ello el estudio.

completando con ello el estudio. A continuación realicemos el estudio completo de la iluminación de la

A continuación realicemos el estudio completo de la iluminación de la calzada y de las aceras que vimos con anterioridad, y del que únicamente pudimos obtener el valor medio aproximado de la iluminación en la calzada.

En primer lugar, dibujemos en papel transparente y a la escala conveniente (1m.® 5,3 mm.), el plano de la calzada y de las aceras con sus correspondiente cuadrículas (A-F y de 1-9), y superpongámoslo sobre las curvas Isolux; luego tomemos los valores necesarios para rellenar la tabla.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 A 34 26 16 9 5
1
2
3
4
5
6
7
8
9
A 34
26
16
9
5
3
0
B 44
33
20
11
6
3
1
C 90
58
34
17
8
4
2
D 13
80
45
22
11
5
3
E 75
50
30
16
9
4
2
F 50
37
22
14
7
4
2

Con los valores de la tabla, podemos obtener los 12 puntos de la calzada, y los 6 de la acera, los cuales una vez multiplicados por la constante K = 0,308, quedarán transformados a las condiciones del problema real ( f = 25.000 Lm.; H = 9 m.).

Calzada E E .K Acera E E ´ K P 44 + 9 + 9
Calzada
E
E .K
Acera
E
E ´ K
P
44 + 9 + 9
62
19
R
34 + 7 + 7
48
14
1
1
P
90 + 11 + 11
112
34
R
26 + 14 + 4
44
13
2
2
P
125 + 8 + 8
141
43
R
16 + 22 + 2
40
12
3
3
P
75 + 6 + 6
87
26
R
50 + 5
55
17
4
4
P
33 + 16 + 4 + 0
53
16
R
37 + 16 + 2
55
17
5
5
P
58 + 22 + 5 + 0
85
26
R
22 + 0 + 16 + 2
40
12
6
6
P
80 + 17 + 4 + 0
101
31
S E × K = 85
7
P
50 + 11 + 3 + 0
163
19
8
P
20 + 30 + 1 + 2
53
16
9
P
34 + 45 + 2 + 3
84
25
10
P
45 + 34 + 3 + 2
84
25
11
P
30 + 20 + 2 + 1
53
16
12
S E × K = 296

La suma de los 12 valores de iluminación de la calzada valen 296, por lo tanto la iluminación media resultará ser de:

296, por lo tanto la iluminación media resultará ser de: También podemos determinar la uniformidad media

También podemos determinar la uniformidad media y mínima, siendo:

podemos determinar la uniformidad media y mínima, siendo: Para finalizar, si dibujam os sobre el plano

Para finalizar, si dibujamos sobre el plano de la calzada los puntos de iluminación obtenidos, podremos hacer una representación de las curvas de nivel de iluminación, las cuales nos proporcionarán una visión más clara de las variaciones del nivel de iluminación a lo largo de la calzada y aceras.

nivel de il uminación a lo largo de la calzada y aceras. La iluminación media obtenida,

La iluminación media obtenida, 24,6 lux, es inferior a la deseada, 32 lux, por lo tanto habrá que modificar el valor, o valores, que creamos más pertinentes, volviendo a repetir el proceso. Sugerimos volver a realizar los cálculos disminuyendo en dos metros la separación entre luminarias, observando luego las diferencias obtenidas.

El ejemplo que acabamos de ver se refiere a las luminarias colocadas al tresbolillo, y naturalmente no sirve para el caso de que estén en disposición unilateral. En esta disposición los resultados son los indicados en la tabla y tienen un especial significado, ya que con ligeras variaciones, puede servir también para resolver el alumbrado deportivo por proyectores, de los que más adelante hablaremos.

Calzada E E .K Acera E E .K P B 1 + E 1 +
Calzada E E .K Acera E E .K P B 1 + E 1 +
Calzada
E
E .K
Acera
E
E .K
P
B 1 + E 1 + 2E 5 + 2B 5
R
A 1 + F 1 + 2F 5 + 2A 5
1
1
P
C 1 + D 1 + 2D 5 + 2C 5
R
A 2 + F 2 + F 4 + A 4 +
2
2
F 6
P
D 1 + C 1 + 2D 5 + 2C 5
R
2A 3 + 2F 3
3
3
P
E 1 + B 1 + 2B 5 + 2E 5
R
F 1 + A 1 + 2A 5 + 2F 5
4
4
P
B 2 + E 2 + E 4 + B 4 +
R
F 2 + A 2 + A 4 + F 4 +
5
5
E 5
F 6
P
+
+
+ C 4 +
R
2F 3 +2 A 3
6
C 2
D 2
D 4
6
D 6
P
+
+
+ D 4 +
7
D 2
C 1
C 4
D 6
P
E 2 + B 2 + E 4 + B 4 + E 6
8
P
2D 3 + 2C 3
9
P
2C 3 + 2D 3
10
P
2C 3 + 2D 3
11
P
2E 3 +2B 3
12

9.4.2. ALUMBRADO INDUSTRIAL EXTERIOR

Se considerará como alumbrado industrial de exteriores a aquél que por su utilización esté relacionado con una actividad de trabajo y a su vez se encuentre en lugares abiertos. Así, por ejemplo, podemos citar como alumbrados industriales exteriores, muelles de carga y descarga de

mercancías, grandes zonas de aparcamiento de vehículos, estaciones de servicio de carreteras, zonas de servicios de naves industriales, etc

Para este tipo de alumbrado podremos hacer uso de las mismas luminarias que para el alumbrado viario, y por lo tanto, también podremos utilizar los mismos procedimientos de cálculo.

Una particularidad que caracteriza a esta clase de alumbrado exterior es que los niveles de iluminación que deben adoptarse en cada caso están condicionados a la actividad en dicho lugar. Así, el alumbrado en un muelle de carga de mercancías, está supeditado exclusivamente a las necesidades de dicho trabajo, mientras que en una estación de servicio en carretera, además de las necesidades propias del trabajo que en ellas se desarrolla, deberán considerarse ciertas motivaciones estéticas.

Igualmente deberemos tratar el alumbrado del contorno exterior de una nave industrial. En él tendremos una zona de servicios cuyo nivel de iluminación será el que corresponda con el trabajo que en ella se desarrolle, pero también tendremos una zona de servicios que posiblemente sea zona de fachada y que, por lo tanto, deberá dársele un nivel de iluminación superior, por razones estéticas.

De todas maneras, como la iluminación industrial de exteriores se extiende sobre un enorme campo de aplicaciones muy diversos, en cada caso es conveniente hacer un exhaustivo estudio, y de acuerdo con el cliente receptor del proyecto, colocar el nivel de iluminación más conveniente en cada caso, teniendo siempre presente que casi nunca podremos decir que la iluminación conseguida es excesiva.

9.4.3. ALUMBRADO POR PROYECTORES

El alumbrado por proyectores tiene un especial significado en la iluminación decorativa, publicitaria y deportiva, delimitando un importante apartado en el campo de la iluminación moderna.

Las luminarias que normalmente empleamos en el alumbrado viario, por lo general, son inadecuadas en los casos anteriormente citados, ya que ahora lo que se necesita es una mayor concentración del flujo luminoso, así como también un más exacto control de la luz emitida. Estas dos características son típicas de la luminarias llamadas "proyectores".

El Comité Internacional de Iluminación C.I.E., define al proyector como una luminaria en la cual la luz es concentrada en un determinado ángulo sólido, mediante un sistema óptico, bien de espejos o bien de lentes, con el fin de obtener una intensidad luminosa elevada.

El cálculo de un alumbrado por proyectores suele presentar mayores dificultades que un alumbrado viario, debido principalmente a que los proyectores suelen utilizarse con ángulos de orientación variables, según los casos, dando lugar a factores de utilización muy dispares y de difícil determinación. Esto elimina la posibilidad de representar los coeficientes de utilización de un proyector, por medio de tablas o gráficos de aplicación sencilla y rápida, como hacíamos para el alumbrado de interiores y para el viario.

En el alumbrado por proyectores deberemos apoyarnos más frecuentemente sobre las curvas características, por lo que deberemos conocer con precisión las curvas fotométricas de intensidad, así como las demás curvas que de ellas pueden obtenerse, tales como las "Isocandelas" y las de "Isolux" referidas a distintas inclinaciones del proyector.

Así pues, veamos la manera de ir obteniendo las diferentes curvas características de los proyectores.

Sea el proyector 400-IZA-D de INDALUX; de él hemos obtenido en el laboratorio una serie de valores de intensidad luminosa en función del ángulo de proyección, referidos a sus dos planos

perpendiculares X(0-180º)- Y (90-270º), y a un flujo de 1.000 Lumen. Por tratarse de un proyector de distribución simétrica, solamente hemos obtenido los valores de los dos semiplanos X-Y; lo ideal hubiera sido determinar muchos más puntos pertenecientes a otros planos, para obtener con una mayor precisión el volumen fotométrico, pero para nuestro propósito esto puede ser suficiente.

Con los valores así obtenidos, lo primero que deberemos hacer es representarlos sobre un sistema de coordenadas polares, o mejor aún, sobre un sistema de coordenadas cartesianas. Para proyectores, este último sistema de representación resulta mucho más recomendable, ya que como hemos dicho, éstos disponen de una distribución del flujo mucho más concentrada que las luminarias comunes.

Una vez determinadas las dos curvas, correspondientes a los planos X-Y, ya podemos darnos una idea de la distribución luminosa que caracteriza a este proyector, aunque sin duda podremos hacernos una idea todavía más exacta, si de ellas sacamos las curvas "Isocandelas".

Φ = 1.000 Lm.

Φ = 1.000 Lm.

Φ = 1.000 Lm.
Y I I Y X I I X 90º - 270º Cd 0º - 180º
Y
I
I
Y
X I
I X
90º - 270º
Cd
0º - 180º
Cd
0
566
0
566
5
540
5
545
10
500
10
510
15
460
15
470
20
380
20
420
25
315
25
390
30
220
30
350
35
140
35
300
40
85
40
270
45
60
45
220
50
45
50
130
55
20
55
60
60
12
60
35
65
6
65
18
45 50 130 55 20 55 60 60 12 60 35 65 6 65 18 Para
45 50 130 55 20 55 60 60 12 60 35 65 6 65 18 Para

Para distintas intensidades luminosas, 500, 400, 300, etc., vamos calculando los correspondientes ángulos, marcándolos sobre ejes de coordenadas X-Y. Uniendo ahora los puntos de igual intensidad, obtendremos una serie de curvas "Curvas Isocandelas" simétricas con respecto a sus dos ejes X-Y. Bien es verdad que estas curvas, son aproximadas, ya que deberíamos haber obtenido una serie de puntos intermedios que conformasen las curvas dentro de cada cuadrante.

Las curvas realmente interesantes para la determinación de los niveles de iluminación obtenidos con proyectores, son las de Isolux. Al igual que para el alumbrado viario, si disponemos de las curvas características correspondientes, no resultará difícil la determinación del nivel luminoso de un

punto cualquiera del plano iluminado. Dado que los proyectores suelen trabajar con inclinaciones variables, deberemos aprender a obtener las curvas Isolux para la inclinación que deseemos.

CURVAS ISOCANDELAS Luminaria INDALUX 400-IZA-D ; Φ = 1.000 Lm.

ISOCANDELAS Luminaria INDALUX 400-IZA-D ; Φ = 1.000 Lm. Veamos primeramente la manera de obtener las

Veamos primeramente la manera de obtener las curvas Isolux correspondientes para una instalación del proyector de cero grados. Según podemos apreciar en la figura, el nivel de iluminación en un punto cualquiera del plano iluminado por el proyector, resultará ser:

del plano iluminado por el proyect or, resultará ser: Las distancias del punto P a los

Las distancias del punto P a los ejes de coordenadas, (Y E ; X E ), se determinan en función de H, altura a la que se encuentra el proyector, siendo:

de H, altura a la que se encuentra el proyector, siendo: La única dificultad de las

La única dificultad de las fórmulas expuestas la tenemos en la determinación del ángulo b, pero si nos fijamos en la figura, fácilmente deduciremos que:

de donde: Así, por ejemplo, el proyector 400-IZA-D, si tuado a una altura de 9

de donde:

de donde: Así, por ejemplo, el proyector 400-IZA-D, si tuado a una altura de 9 metros,
de donde: Así, por ejemplo, el proyector 400-IZA-D, si tuado a una altura de 9 metros,

Así, por ejemplo, el proyector 400-IZA-D, situado a una altura de 9 metros, ilumina un punto situado a 3 metros del eje X, Y E = 3 m., y a 5 del eje Y, X E = 5 m. ¿Qué nivel de iluminación tendrá dicho punto?

En primer lugar determinemos los ángulos correspondientes a dicho punto,

determinemos los ángulos correspondientes a dicho punto, De las curvas de Isocandelas deducimos que para estos
determinemos los ángulos correspondientes a dicho punto, De las curvas de Isocandelas deducimos que para estos

De las curvas de Isocandelas deducimos que para estos ángulos, la intensidad luminosa es de 300 candelas y siendo el ángulo b igual a:

Isocandelas deducimos que para estos ángulos, la intensidad luminosa es de 300 candelas y siendo el

tendremos que:

tendremos que: Este valor está referido a 1.000 Lúmenes, pero como el proyector va equi pado

Este valor está referido a 1.000 Lúmenes, pero como el proyector va equipado con una lámpara de 400 W de Vapor de Sodio a Alta Presión, el flujo luminoso será de 47.000 Lúmenes, es decir, 47 veces mayor; por lo tanto, 2,18 ´ 47 = 102 Lux.

Las curvas Isolux, para el proyector 400-IZA-D, se obtienen partiendo de la tabla de intensidades que dábamos al principio, determinando una serie de puntos referidos a los ejes Y y X.

Respecto a los puntos en el eje Y, teniendo en cuenta que X I = 0, sustituyendo en las fórmulas anteriormente expuestas, tendremos que:

en las fórmulas anteriormente expuestas, tendremos que: Estas fórmulas, convenientemente ordenadas nos permiten ir
en las fórmulas anteriormente expuestas, tendremos que: Estas fórmulas, convenientemente ordenadas nos permiten ir

Estas fórmulas, convenientemente ordenadas nos permiten ir obteniendo los sucesivos valores de las intensidades luminosas sobre el eje Y.

Φ = 1.000 Lm. ; H = 1 m. Y I cos 3 b I
Φ = 1.000 Lm. ; H = 1 m.
Y
I
cos 3 b
I
Y
E Y
Y E
90º - 270º
Cd
b = Y I
Lux
tag Y I ´ H
0
566
1,000
566 0,00 H
5
540
0,988
533 0,08 H
10
500
0,955
477 0,17 H
15
460
0,901
414 0,26 H
20
380
0,829
315 0,36 H
25
300
0,744
223 0,46 H
30
220
0,649
142 0,57 H
35
140
0,549
76 0,70 H
40
85
0,449
38 0,83 H
45
60
0,353
21 1,00 H
50
45
0,265
11 1,19 H
55
20
0,188
3 1,42 H
60
12
0,125
1 1,73 H
65
6
0,075
0,4
2,14 H

Siempre que no se indique lo contrario, las curvas Isolux vienen referidas para un flujo luminoso de 1.000 lúmenes, y para una altura de la luminaria de 1 metro, así, pues, en nuestro caso H = 1 m.

Los puntos de las curvas Isolux que cortan al eje X, los obtendremos teniendo presente que al ser Y E = 0,

Al igual que en el caso anterior, obtendremos la correspondiente tabla que nos dará los
Al igual que en el caso anterior, obtendremos la correspondiente tabla que nos dará los

Al igual que en el caso anterior, obtendremos la correspondiente tabla que nos dará los puntos del eje X.

Φ = 1.000 Lm. ; H = 1 m. N E I X cos 3
Φ = 1.000 Lm. ; H = 1 m.
N
E
I X
cos 3 b
X
X E
0º-180º
Cd
b = X I
Lux
tag X I ´ H
0
566
1
566
0,00
5
545
0,988
538
0,08
10
510
0,955
487
0,17
15
470
0,901
423
0,26
20
420
0,829
348
0,36
25
390
0,744
290
0,46
30
350
0,649
227
0,57
35
300
0,549
164
0,70
40
270
0,449
121
0,83
45
220
0,353
77
1,00
50
130
0,265
34
1,19
55
60
0,188
11
1,42
60
35
0,125
4
1,73
65
18
0,075
1
2,13

Uniendo puntos de idéntico nivel de iluminación, obtendremos las curvas Isolux para los valores que deseemos.

Tal y como dijimos para las curvas Isocandelas, para una mayor precisión en la confección de las curvas, nos faltaría determinar una serie de puntos intermedios en cada cuadrante, pero ello no es posible debido a que hemos partido de tan sólo dos curvas de intensidades. Como el proyector considerado es simétrico con respecto a los ejes X e Y, sería suficiente con obtener los correspondientes a un sólo cuadrante.

Cuando al proyector se le da una cierta inclinación con respecto a la vertical, las curvas Isolux adquieren unas características específicas que deben ser estudiadas en cada caso.

Así, supongamos un proyector inclinado un ángulo a con respecto a la vertical. Tal y como vemos en la figura, un punto P del plano iluminado, tendrá un nivel de iluminación:

respecto a la vertical. Tal y como vemos en la figura, un punto P del plano

CURVAS ISOLUX Luminaria INDALUX-IZA-D a = 0º ; Φ = 1.000 Lm. ; H = 1m.

INDALUX-IZA-D a = 0º ; Φ = 1.000 Lm. ; H = 1m. Las distancias del

Las distancias del punto considerado a cada uno de los ejes X,Y, serán, según puede deducirse de la figura:

; H = 1m. Las distancias del punto considerado a cada uno de los ejes X,Y,
Especial significado tiene el punto C, pues es aquí donde incide el centro de proyección

Especial significado tiene el punto C, pues es aquí donde incide el centro de proyección del proyector, y se encuentra del punto O (vertical desde el proyector al plano iluminado) a una distancia igual a:

el proyector al plano iluminado) a una distancia igual a: Veamos ahora la manera de obtener

Veamos ahora la manera de obtener las curvas Isolux para el proyector 400-IZA-D, con un ángulo de inclinación a = 40º.

Los puntos del eje Y los obtendremos haciendo X I = 0, en las fórmulas anteriormente expuestas, y por lo tanto:

en las fórmulas an teriormente expuestas, y p or lo tanto: a = 40º ; Φ
en las fórmulas an teriormente expuestas, y p or lo tanto: a = 40º ; Φ

a = 40º ; Φ = 1.000 Lm. ; H = 1 m.

Y I b Y cos 3 b I Y E Y E 40 + Y
Y
I
b
Y
cos 3 b
I
Y
E Y
E
40 + Y I
º
Cd
Lux
tag(40 + Y I ) ´ H
40
85
80
-
-
5,67
35
140
75
0,017
2
3,73
30
220
70
0,040
8
2,74
25 300 65 0,075 22 2,14 20 380 60 0,125 47 1,73 15 460 55
25
300
65
0,075
22
2,14
20
380
60
0,125
47
1,73
15
460
55
0,188
86
1,42
10
500
50
0,265
132
1,19
5
540
45
0,353
190
1
0
566
40
0,449
254
0,83
-5
540
35
0,549
296
0,70
-10
500
30
0,649
324
0,57
-15
460
25
0,744
342
0,46
-20
380
20
0,829
315
0,36
-25
315
15
0,901
270
0,26
-30
220
10
0,955
210
0,17
-35
140
5
0,988
138
0,08
-40
85
0
1
85
0,00
-45
60
-5
0,988
59
0,08
-50
45
-10
0,955
42
0,17
-55
20
-15
0,901
18
-0,26
-60
12
-20
0,829
10
-0,36
-65
6
-25
0,744
4
-0,46

De los valores obtenidos es importante destacar en primer lugar la pérdida de simetría de las curvas Isolux a 40º, con respecto al eje X, y en segundo lugar el hecho de que el nivel de iluminación en el punto C, centro de proyección del proyector, no da el valor máximo como a primera vista podría suponerse; el valor máximo corresponde en este caso, para un ángulo de 25º.

También es importante destacar que para valores negativos de (40 + Y I ), es decir, por detrás de la vertical que pasa por la luminaria, los niveles de iluminación ya son relativamente pequeños. Naturalmente, cuanto mayor sea el ángulo a, menores serán estos valores.

El plano que determinaba los valores de intensidad luminosa X I , ahora ya no se proyecta sobre el eje X, lo hace sobre la recta que pasa por C y es paralela a X, por lo tanto será sobre este nuevo eje sobre el que determinaremos los valores de E X . Haciendo Y I = 0 tendremos:

los valores de E X . Haciendo Y I = 0 tendremos: Con ayuda de estas
los valores de E X . Haciendo Y I = 0 tendremos: Con ayuda de estas

Con ayuda de estas fórmulas ya estamos en posición de ir determinando los distintos niveles de iluminación correspondientes al eje que pasa por el punto O y que se encontrará a una distancia del eje Y igual a:

que pasa por el punto O y que se encontrará a una distancia del eje Y

a = 40º ; Φ = 1.000 Lm. ; H = 1 m.

X I X b cos 3 b I X E E X º º C
X
I
X
b
cos 3 b
I
X
E
E X
º
º
C
tag X I ´ H
Lux
0
566
0
40
0,449
254
5
545
0,08
40,1
0,449
244
10
510
0,17
40,6
0,437
223
15
470
0,26
41,3
0,422
198
20
420
0,36
42,4
0,402
169
25
390
0,46
43,8
0,375
146
30
350
0,57
45,5
0,343
120
35
300
0,70
47,5
0,307
92
40
270
0,83
49,8
0,267
72
45
220
1,00
52,5
0,224
49
50
130
1,19
55,5
0,181
23
55
60
1,42
58,8
0,138
8
60
35
1,73
62,5
0,098
3
65
18
2,14
79,3
0,006
-

Ahora ya podemos dibujar las curvas Isolux de la luminaria 400-IZA-D, para una inclinación de 40º. El resultado será una familia de curvas de igual nivel de iluminación, simétrica con respecto al eje Y.

CURVAS ISOLUX Luminaria INDALUX 400-IZA-D a = 40º ; Φ = 1.000 Lm. ; H = 1 m.

CURVAS ISOLUX Luminaria INDALUX 400-IZA-D a = 50º ; φ = 1.000 Lm. ; H

CURVAS ISOLUX Luminaria INDALUX 400-IZA-D a = 50º ; φ = 1.000 Lm. ; H = 1 m.

9.4.4. ALUMBRADO DEPORTIVO Dentro del alumbrado por proyectores, tenemo s el alumbrado deporti vo, que

9.4.4. ALUMBRADO DEPORTIVO

Dentro del alumbrado por proyectores, tenemos el alumbrado deportivo, que últimamente ha alcanzado un auge extraordinario. Según sea el deporte elegido y su aplicación específica, así será el nivel de iluminación a aplicar, por lo que seguidamente mostramos algunos valores de iluminación recomendados en cada caso.

Balonvolea

Competición

200

Entrenamiento

100

Boxeo

Campeonatos

5.000

Profesional

2.000

Aficionados

1.000

Frontón Club

200

Entrenamiento

100

Fútbol 1ª División

1.000

2ª División

500

3ª División

300

Torneos juveniles

200

Entrenamiento

100

Pistas de patinaje sobre hielo Pistas de competición

50

Estanques o lagos

10

Tenis. Una pista Campeonato

300

Club

200

Entrenamiento

100

La resolución de estos problemas puede hacerse analíticamente, punto por punto o gráficamente, de idéntica forma a como hacíamos para el alumbrado viario.

Sea por ejemplo una pista de tenis, que queremos iluminar con el proyector 400-IZA-D. Una solución a primera vista viable, sería utilizar seis proyectores montados en otros tantos postes de 10 metros de altura y con una inclinación de 40º, tal y como mostramos en la figura.

Sobre la pista, los 15 puntos que consideramos de mayor importancia los representamos sobre el dibujo, y observamos que es suficiente con determinar solamente 6, ya que el resto de los puntos son iguales por tratarse de un dibujo simétrico.

Al igual que hicimos para el alumbrado viario, iniciemos el proceso determinando la influencia que

Al igual que hicimos para el alumbrado viario, iniciemos el proceso determinando la influencia que tiene cada uno de los seis proyectores, sobre cada uno de los seis puntos en cuestión. Seguidamente, llevemos sobre las curvas Isolux el dibujo de la pista de tenis, naturalmente a la misma escala de las curvas, 31/10, y determinemos el valor del nivel de iluminación que le corresponde a cada punto.

Puesto que se trata de curvas referidas a 1 metro de altura y a 1.000 Lm., y el caso que tratamos de resolver utiliza postes de 10 metros de altura y proyectores con lámparas de vapor de mercurio a alta presión de 400 W. (47.000 Lm.), los valores obtenidos los multiplicaremos por una constante de corrección cuyo valor será:

de 400 W. (47.000 Lm.), lo s valores obtenidos los multiplicaremos por una constante de corrección
E E ´ K P C 3 + A 3 + C 1 + A
E E ´ K P C 3 + A 3 + C 1 + A
E
E ´ K
P
C 3 + A 3 + C 1 + A 1
320 + 75 + 12 + 17
423
198
1
P
2C 2 + 2A 2
2´85 + 2´60
280
131
2
P
C 3 + A 3 + 2A 1 + 2C 1
320 + 75 + 2´17 + 2´14
451
211
3
P
2B 3 + 2B 1
2´220 + 2´20
460
216
4
P
4B 2
4´105
400
188
5
P
2B 3 + 4A 1
2´220 + 4´17
484
227
6
El nivel de iluminación obtenido para estos seis puntos, nos da idea de la distribución

El nivel de iluminación obtenido para estos seis puntos, nos da idea de la distribución de la iluminación sobre la pista, pudiendo obtener el valor medio de iluminación, así como el valor de uniformidad media y mínima, de manera análoga a como hacíamos para el alumbrado viario.

manera análoga a como hacíamos para el alumbrado viario. A la vista del dibujo de la

A la vista del dibujo de la pista sobre las curvas Isolux, podemos apreciar como una gran parte del flujo producido por las lámparas se desperdicia, pudiendo afirmar que el coeficiente de utilización de los proyectores resulta ser muy bajo en estos casos, del orden de 0,4 a 0,7. Así por ejemplo, aplicando la fórmula general del flujo total emitido con respecto a la superficie iluminada, tendremos que el coeficiente de utilización será:

tendremos que el coeficiente de utilización será: Es decir, q ue en el caso q ue

Es decir, que en el caso que nos ocupa, el 100-44,8 = 55,2% del flujo total emitido se desperdicia.

Nada hemos dicho sobre el deslumbramiento, pero se comprende que en un alumbrado deportivo este concepto es de suma importancia. Como es sabido, el índice de deslumbramiento es función de diversas causas entre las que se cuentan la luminancia de los puntos de luz y la posición de éstos dentro del campo visual de los jugadores.

La disminución de la luminancia, o intensidad luminosa por unidad de superficie, tiene difícil solución, ya que ello obligaría a aumentar considerablemente la superficie reflector de los proyectores, con el consiguiente aumento de volumen y peso de los mismos.

A base de elevar los puntos de luz sobre la superficie de juego, se consigue controlar el deslumbramiento, pudiendo admitir que la mínima altura aceptable corresponde a la determinada por la dirección que partiendo de los ojos de un jugador en el centro del campo, forme un ángulo de 20º con la horizontal.

Lógicamente, cuanto más altos se encuentren los proyectores menor será el deslumbramiento, por lo que seguidamente damos un gráfico mediante el cual puede conocerse de una forma aproximada la altura mínima de instalación en función de la anchura del terreno de juego y de la distancia existente entre la base de la vertical que pasa por los proyectores y el borde del área de juego.

Otro alumbrado deportivo muy interesante lo tenemos en los campos de fútbol. Para fines de entrenamiento, este caso puede resolverse con ocho proyectores equipados con lámparas de mercurio con halogenuros metálicos de 2.000 W. (170.000 Lm.) ya que

con halogenuros metálicos de 2.000 W. (170.000 Lm.) ya que Ahora hemos supuesto un coeficiente de

Ahora hemos supuesto un coeficiente de utilización algo mayor, ya que por tratarse de un número mayor de protectores, las pérdidas de flujo serán menores.

La altura de los proyectores, teniendo en cuenta que la anchura del terreno de juego es de 65 metros y que la distancia de los postes al borde de la cancha es de 5 metros, deberá ser como mínimo de 15 metros.

Con estos datos ya se puede iniciar el proyecto de iluminación, debiendo elegir ahora el tipo de proyector a utilizar y la inclinación que vamos a darles.

Como ejercicio adicional dejamos la resolución gráfica, punto por punto, de este caso.

9.3. REPRESENTACIÓN DE LAS CARACTERÍSTICAS LUMINOSAS DE LAS LÁMPARAS Y LUMINARIAS

Los cálculos que acabamos de ver para el alumbrado de interiores, se han hecho de forma global, en lo que al nivel de iluminación se refiere. Se comprende que en el plano de trabajo no habrá una iluminación totalmente uniforme, aunque realmente tengamos un nivel medio igual al calculado.

Un cálculo exacto de la iluminación, debería contemplar el nivel de iluminación en todos los puntos del plano de trabajo, y en su defecto, por ser esto prácticamente imposible, debería considerar

al menos una serie de puntos distribuidos estratégicamente por toda la superficie considerada. Esta

idea aporta un concepto nuevo a la hora de estudiar lámparas y luminarias, ya que según esto resulta muy útil saber como se distribuye la luz emitida por una determinada lámpara y el modo en que la modifica la utilización de luminarias.

La manera más simple de representar gráficamente la distribución luminosa de una lámpara o de un conjunto lámpara-luminaria, es a través de las curvas denominadas de "distribución luminosa" o curvas "fotométricas de intensidades".

En realidad, las curvas de distribución luminosa son la representación gráfica de las medidas de

las intensidades luminosas efectuadas en las infinitas direcciones que parten del centro de la lámpara

o luminaria. La determinación de cada uno de los puntos situados en un mismo plano se realiza

mediante coordenadas polares, el valor de la intensidad luminosa se representa sobre círculos concéntricos y se expresa en candelas.

La distribución de las intensidades luminosas emitidas por una lámpara tipo standard, la mostramos de una forma general, para un flujo luminoso de 1.000 lúmenes, en la siguiente figura (siempre que no se indique lo contrario estas curvas vienen referidas a 1.000 Lm.). El volumen determinado por los vectores que representan las intensidades luminosas en todas las direcciones, resulta ser simétrico con respecto al eje Y-Y´; es como una figura de revolución engendrada por la curva fotométrica que gira alrededor del eje Y-Y´.

por la curva fotométrica que gira alrededor del eje Y-Y´. En los casos de simetría del

En los casos de simetría del volumen fotométrico, es suficiente con representar un solo plano que contenga la curva correspondiente, pero no en todos los casos nos encontraremos con volúmenes simétricos, por lo que de manera simplificada los fabricantes suelen dar, sobre un mismo plano, dos únicas curvas del total del volumen.

Así, en la figura se muestran dos curvas fotométricas correspondien tes a la luminaria de

Así, en la figura se muestran dos curvas fotométricas correspondientes a la luminaria de distribución asimétrica; una de ellas correspondientes con el eje X de la luminaria, y la otra con el eje Y. Con un poco de imaginación podemos hacernos idea del volumen que determinan estas dos curvas.

Veamos seguidamente un ejemplo de aplicación de las curvas fotométricas, para valorar su importancia.

Sea una lámpara de incandescencia standard de 500W. a 220V., situada a 6 metros de altura. Pretendemos determinar los distintos niveles de iluminación en puntos situados en un plano horizontal y a distintas crecientes con respecto a la vertical que pasa por la lámpara.

Así, un punto situado a 1 metro de la vertical, forma un ángulo, con respecto al punto emisor de la luz, de

a un ángulo, con respecto al punto emisor de la luz, de La intensidad luminosa para

La intensidad luminosa para este ángulo resulta ser de 145 candelas, para los 1.000 lúmenes a que se refiere la curva, por lo tanto para los 8.450 lúmenes de la lámpara de 500 W., le corresponderán:

lúmenes a que se refiere la curva, por lo tanto para los 8.450 lúmenes de la
Y según la fórmula obtenida en el apartado 12.1, la intensidad luminosa en el punto

Y según la fórmula obtenida en el apartado 12.1, la intensidad luminosa en el punto considerado será de:

la intensidad luminosa en el punto considerado será de: Repitiendo estos cálculos para distintos puntos,

Repitiendo estos cálculos para distintos puntos, obtendremos los diferentes niveles de iluminación que proporciona la lámpara sobre el plano horizontal y en una dirección determinada. Al ser simétrica la curva fotométrica con respecto a los dos ejes X-Y, en este caso, obtendremos valores idénticos sea cual sea la dirección elegida, por lo tanto los puntos de igual nivel de iluminación formarán circunferencias concéntricas alrededor de la vertical que pasa por la lámpara, (curvas Iso- lux).

Distancia Angulo I I E cos 3 a metros º (1.000 Lm) (8.460 Lm) Lux
Distancia
Angulo
I
I
E
cos 3 a
metros
º
(1.000 Lm)
(8.460 Lm)
Lux
Candelas
Candelas
0 0,0
1
130
1.098
30,0
1 9,4
0,960
145
1.225
32,6
2 18,4
0,853
155
1.309
31,0
3 26,5
0,715
150
1.269
25,1
4 33,6
0,576
135
1.140
18,2
5 39,8
0,453
130
1.098
13,8
6 45,0
0,353
120
1.014
9,9
7 49,3
0,275
110
929
7,1
8 53,1
0,216
105
887
5,3

Para una gran parte de las aplicaciones es suficiente con la representación de una o dos curvas fotométricas de intensidades, las correspondientes a un solo plano o a dos planos perpendiculares. No obstante existen aplicaciones en las que hay que hacer uso de otro tipo de curvas que faciliten la solución gráfica de los problemas.

Así, del cuadro expuesto anteriormente podemos obtener dos tipos de curvas de gran utilidad práctica, las llamadas "Iso-lux" e "Iso-candelas".

A) CURVAS ISOLUX

Una forma de representación, de gran utilidad en la elaboración de proyectos de alumbrado, se encuentra en las llamadas curvas Isolux, definidas como el lugar geométrico de puntos de una superficie que tienen igual nivel de iluminación. Son análogas a las curvas de nivel de los planos topográficos, con la salvedad de que ahora en lugar de indicar metros indicaremos lux.

de que ahora en lugar de indicar metros indicaremos lux. En la siguiente figura hemos representado

En la siguiente figura hemos representado las curvas Isolux de una luminaria, para alumbrado viario, modelo F-12211 de BJC, junto con las inseparables curvas de utilización.

Sobre las curvas Isolux distinguiremos dos zonas, una que corresponde a la emisión anterior de la luminaria, es decir, del lado de la calzada, y otra, correspondiente al lado posterior de la luminaria o lado de la acera. Estas dos zonas quedan delimitadas por el plano perpendicular al suelo y paralelo a

la calzada, que pasa por el centro de la luminaria.

Mientras no se diga lo contrario, las curvas Isolux se suministran, para una determinada luminaria, reducidas a la distancia de 1 metro y referidas a 1.000 lúmenes. Los ejes de estas curvas están referidos a múltiplos de H (altura de las luminarias), lo cual nos obliga a utilizar escalas que reduzcan las medidas originales a su equivalente en el plano de las curvas Isolux; por lo tanto, según el triángulo tendremos:

Isolux; por lo tanto, según el triángulo tendremos: Esto equivale a decir que una medida A

Esto equivale a decir que una medida A en la realidad equivaldrá a otra a/H en el plano del dibujo. Así, por ejemplo, H en el plano del dibujo es de 32 mm., y si consideramos que la luminaria está a 10 metros, la escala resultante será de 32/10=3,2, es decir, que 1 metro en la realidad equivaldrá a 3,2 mm. en el plano del dibujo.

Puesto que, según hemos dicho, las curvas Isolux vienen siempre referidas a 1 metro y a 1.000 lux, esto nos obliga también a buscar un factor de corrección que adapte los valores de las curvas a otra distancia y a otro flujo luminoso. La adaptación a otra distancia H se deduce fácilmente si tenemos presente que

distancia H se deduce fácilmente si tenemos presente que Para otro flujo, teniendo en cuenta que

Para otro flujo, teniendo en cuenta que para una misma superficie,

flujo, teniendo en cuenta que para una misma superficie, Finalmente, el valor del nivel de iluminaci

Finalmente, el valor del nivel de iluminación adaptado a las nuevas condiciones, resultará ser:

ón adaptado a las nuevas condiciones, resultará ser: Por ejemplo, en las curvas Isolux de la

Por ejemplo, en las curvas Isolux de la luminaria F-12211 y en el punto (0; 1,5H lado acera), le corresponde una iluminación de 20 lux. Calcular el nivel de iluminación correspondiente cuando la luminaria lleve una lámpara de 250 W., de vapor de mercurio (25.000 Lm.), y se halle colocada a una altura de 9 metros.

Aplicando la fórmula tendremos:

a una altura de 9 metros. Aplicando la fórmula tendremos: La casa Indalux, con el fin

La casa Indalux, con el fin de contribuir a una mayor exactitud en los cálculos de iluminación, suele dar las características de sus luminarias, según dos sistemas denominados B/BT y C/GM.

B) Sistema de representación B/BT

El sistema de representación B/BT consiste en dar los valores fotométricos, de 0 a 90º, de una serie de planos B con un eje de giro que pasando por el centro de la luminaria resulta paralelo a la

dirección de la calzada. La matriz de intensidades así obtenida puede darnos idea exacta del volumen fotométrico, pudiendo confeccionarlo a nuestro antojo.

fotométrico, pudiendo confeccionarlo a nuestro antojo. Seguidamente mostramos la matriz de in tensidades B/BT, para

Seguidamente mostramos la matriz de intensidades B/BT, para 1.000 Lm, de una luminaria INDALUX tipo 470-CM.

MATRIZ DE INTENSIDADES B/BT B/BT 0 5 10 15 20 25 30 35 40 45
MATRIZ DE INTENSIDADES B/BT
B/BT
0
5
10
15
20
25
30
35
40
45
50
55
60
65
70
75
80
85
90
-90
2
3
2
2
2
2
2
1
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
-80
2
3
2
3
3
3
4
3
3
3
4
4
4
5
5
4
3
4
4
-70
2
3
3
4
8
9
8
15
23
30
34
37
41
44
47
49
51
52
52
-60
2
5
7
10
16
36
52
61
69
75
77
79
80
79
79
79
80
80
81
-50
2
10
14
18
48
81
98
106
110
107
104
101
97
94
93
91
92
93
93
-40
2
14
21
40
83
119
146
153
144
131
121
116
115
114
110
110
112
116
117
-30
2
19
41
78
114
158
185
188
171
153
141
145
139
136
133
133
134
145
145
-20
2
22
66
117
164
195
214
214
196
174
167
163
160
157
157
161
162
168
170
-10
2
25
88
152
204
233
242
234
211
193
184
181
183
184
186
191
200
204
202
0
2
28
105
182
239
263
255
235
218
210
202
198
198
202
214
222
227
227
227
10
2
27
101
172
230
255
253
232
217
208
200
199
204
209
213
218
223
225
227
20
2
26
93
157
212
244
245
221
200
188
183
183
188
189
190
197
201
199
202
30
2
24
80
137
185
216
219
205
177
162
160
161
161
161
160
158
157
160
162
40
2
21
63
114
146
178
182
170
150
134
124
131
132
131
131
130
128
128
129
50
2
19
43
88
111
130
139
131
115
107
100
98
103
104
101
99
100
100
101
60
2
16
21
56
74
84
87
85
79
65
78
77
79
79
77
76
76
76
77
70
2
12
15
19
37
48
37
41
43
43
46
48
49
50
49
52
55
56
56
80
2
8
9
12
12
13
12
13
13
13
13
14
15
15
16
17
17
18
18
90
2
4
4
4
4
4
4
3
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2

C) Sistema de representación C/GM

Este sistema de representación da los valores fotométricos de 0 a 90º de una serie de semiplanos C, comprendidos a un lado de la luminaria y entre los ángulos 90-0-270º.

Posiblemente sea este sistema de representación el más comúnmente utilizado, sobre todo para realizar cálculos por ordenador.

sobre todo para realizar cálculos por ordenador. Seguidamente mostramos la matriz de intensidades C/GM,

Seguidamente mostramos la matriz de intensidades C/GM, para 1.000 Lm, de una luminaria INDALUX tipo 470-CM.

MATRIZ DE INTENSIDADES C/GM PARA 1000 LM. DE LÁMPARA C/GM 0 5 10 15 20
MATRIZ DE INTENSIDADES C/GM PARA 1000 LM. DE LÁMPARA
C/GM
0
5
10
15
20
25
30
35
40
45
50
55
60
65
70
75
80
85
90
90
227
227
227
218
202
178
162
141
129
113
101
85
77
68
56
40
18
6
2
80
227
227
227
218
202
178
162
141
129
113
101
85
77
68
56
40
18
6
2
70
227
227
227
218
202
182
162
145
133
121
105
89
79
68
52
36
18
6
2
60
227
227
227
222
214
190
170
154
141
129
113
101
87
77
58
40
18
6
2
50
227
227
227
222
214
198
178
166
154
137
125
109
91
81
64
44
20
6
2
40
227
227
227
222
214
202
186
178
166
154
137
113
105
93
60
50
24
8
2
30
227
227
227
222
214
206
202
190
178
170
158
145
141
129
113
77
32
12
4
20
227
227
227
222
218
210
206
198
190
186
186
190
202
198
170
121
68
16
4
10
227
227
227
222
214
210
206
202
202
206
214
227
251
251
227
154
97
20
4
0
227
227
227
222
214
202
198
198
202
210
218
235
255
263
239
182
105
28
4
350
227
227
227
214
202
194
190
186
186
190
206
231
231
202
154
85
20
4
2
340
227
227
222
210
194
186
182
174
170
170
170
182
186
170
125
72
16
4
2
330
227
227
218
202
186
174
166
162
158
154
137
137
137
121
89
50
8
4
2
320
227
227
218
198
182
166
154
145
141
137
121
113
109
93
72
38
6
2
0
310
227
227
214
194
178
162
145
137
129
121
109
101
97
85
58
32
6
2
0
300
227
227
210
190
170
154
141
129
117
109
97
93
89
74
54
30
6
2
0
290
227
227
206
186
170
154
137
125
113
101
93
89
83
70
52
30
6
2
0
280
227
227
202
186
170
158
145
133
117
101
93
89
81
70
52
28
4
2
0
270
227
227
202
186
170
158
145
133
117
101
93
89
81
70
52
28
4
2
0

Por ejemplo, supongamos la luminaria INDALUX 470-CM, con una lámpara de vapor de mercurio de 250 W, a la que le corresponden 12.000 lúmenes. La luminaria está a 9 metros de altura y pretendemos calcular el nivel de iluminación en un punto localizado, según la representación C/GM, en C= 80º y GM= 40º.

Según la matriz de valores para esta luminaria, le corresponde una intensidad de 129 candelas,

Según la matriz de valores para esta luminaria, le corresponde una intensidad de 129 candelas, que referidas a los 12.000 lúmenes que da la lámpara, tendremos:

referidas a los 12.000 lúmenes que da la lámpara, tendremos: siendo el nivel de ilumin ación,

siendo el nivel de iluminación, en el mencionado punto:

referidas a los 12.000 lúmenes que da la lámpara, tendremos: siendo el nivel de ilumin ación,

9.2. ALUMBRADO DE INTERIORES

Esta clase de alumbrado tiene por objeto proporcionar la iluminación adecuada en aquellos lugares cubiertos donde se desarrollan actividades laborales, docentes, o simplemente de recreo. En cada caso específico podremos recomendar un determinado nivel de iluminación, pudiendo ver en la tabla que seguidamente mostramos, los niveles más comúnmente utilizados.

TABLA I ALUMBRADO DE INTERIORES Niveles de iluminación en lux Clase de trabajo Bueno Muy
TABLA I
ALUMBRADO DE INTERIORES
Niveles de
iluminación en lux
Clase de trabajo
Bueno
Muy
bueno
1.
Oficinas
Salas de dibujo
750
1500
Locales de oficina (mecanografía, escritura, etc.)
400
800
Lugares
trabajo
discontinuo
(archivo,
pasillo,
75
150
etc.)
2. Escuelas.
Aulas
250
500
Laboratorios
300
600
Salas de dibujo
400
800
Talleres
250
500
3. Industrias.
Gran precisión (relojería, grabados, etc.)
2.500
5.000
Precisión (ajuste, pulido, etc.)
1.000
2.000
Ordinaria (taladros, torneado, etc.)
400
800
Basto ( Forja, laminación, etc.)
150
380
Muy basto (almacenaje, embalaje, etc.)
80
150
4. Comercios.
Grandes espacios de venta 500 1.000 Espacios normales de venta 250 5.000 Escaparates grandes 1.000
Grandes espacios de venta
500
1.000
Espacios normales de venta
250
5.000
Escaparates grandes
1.000
2.000
Escaparates pequeños
500
1.000
Después de un minucioso reconocimiento del lugar a iluminar y conocida la actividad a desarrollar
en el local motivo de estudio, lo primero que debemos hacer es concretar el nivel de iluminación que
se necesita.
Seguidamente pasemos a definir una serie de coeficientes y variables que son de suma importancia
en el proyecto de un alumbrado.
A) COEFICIENTE DE UTILIZACIÓN
Al cociente entre el flujo luminoso que llega al plano de trabajo (flujo útil), y el flujo total emitido
por las lámparas instaladas, es lo que llamaremos "Coeficiente de utilización".
Este coeficiente depende de diversas variables tales como la eficacia de las luminarias, la
reflectancia de las paredes, y las dimensiones del local.
La luminaria, aparato utilizado para soportar, alojar y distribuir el flujo luminoso de las lámparas,
tiene una relativa incidencia sobre el coeficiente de utilización, según se trate de un sistema de
iluminación directo, semidirecto o a través de difusores. El sistema directo o semidirecto tiene
escasas pérdidas, no llegan al 4%, mientras que los sistemas a través de difusor tienen unas pérdidas
comprendidas entre el 10 y el 20%.
La reflexión de la luz sobre las paredes del local juega un importante papel sobre el coeficiente de
utilización. De la totalidad del flujo luminoso que incide sobre las paredes, una parte se refleja,
mientras que otra es absorbida y anulada, dependiendo la proporción de una y otra, del color de las
paredes.
Por ejemplo, en un local pintado de blanco, el flujo total que incide sobre las paredes se ve
reflejado en un 70%, mientras que un 30% es absorbido. Por el contrario, si está pintado de un color
oscuro, solamente el 10% de la luz incidente es reflejada, mientras que el 90% es absorbida.
Aunque se pueden diferenciar un gran número de colores y tonalidades, para nuestro propósito
será suficiente diferenciar cuatro tonalidades diferentes, según se indica en la tabla que mostramos
siguiente.
Tabla II
Color
Reflexión
Blanco 70 % Claro 50 % Medio 30 % Oscuro 10 %
Blanco
70 %
Claro
50 %
Medio
30 %
Oscuro
10 %

Así, el comportamiento del flujo total emitido por las lámparas de un local, es el siguiente: del flujo luminoso total emitido por las lámparas, solamente una parte llega directamente a la superficie de trabajo; otra parte del flujo emitido, se dirige a las paredes, donde, como ya sabemos, una fracción se absorbe y otra llega a la superficie de trabajo después de una o varias reflexiones; finalmente, otra parte del flujo luminoso se emite hacia el techo donde, como antes, una porción se absorbe y otra llega a la superficie de trabajo.

se absorbe y otra llega a la superficie de trabajo. Por último, las dimensiones del local

Por último, las dimensiones del local también juegan un papel importante sobre el valor del coeficiente de utilización. Esto se pone en evidencia con lo expresado anteriormente, "la proporción de flujo luminoso que llega a la superficie de trabajo depende de la relación que exista entre el flujo directo y el reflejado".

Un local estrecho y alto desperdicia mucho más flujo luminoso que otro que en proporción sea más ancho y más bajo. Esto equivale a decir que la cantidad de flujo enviado al plano útil de trabajo es directamente proporcional a la superficie e inversamente proporcional a la altura.

La dependencia de las dimensiones del local a iluminar sobre el coeficiente de utilización, se determina mediante una fórmula empírica

siendo:

se determina mediante una fórmula empírica siendo: K = Coeficiente espacial. A = Anchura del local.

K

= Coeficiente espacial.

A

= Anchura del local.

L

= Longitud del local.

h = Altura útil entre las luminarias y el plano de trabajo.

Así, según sean las proporciones del local, así será el coeficiente espacial K, estando comprendido, normalmente, entre 1 y 10. El valor uno corresponderá a locales muy estrechos y altos, mientras que el valor diez lo obtendrán locales anchos y bajos.

Según lo expuesto, la interrelación de estas tres variables es fundamental en la determinación del coeficiente de utilización, y para un mejor entendimiento hemos resumido este concepto en seis tablas, cuya utilización resultará imprescindible para obtener el citado coeficiente.

Sea, por ejemplo, un local de 4m. de ancho, 6m. de largo y con una altura útil, de las luminarias al plano de trabajo, de 2,2 m.; el techo se halla pintado de un color claro mientras que las paredes lo están con un color medio, y utiliza luminarias de tubos fluorescentes con difusor. Según estos datos el coeficiente espacial K, queda determinado:

estos datos el coeficiente espacial K, queda determinado: La reflexión del techo será del 50%, mi

La reflexión del techo será del 50%, mientras que las paredes la tienen del 30%.

Según estos tres datos, en la tabla correspondiente a los tubos fluorescentes que utilizan difusores, encontramos el valor del coeficiente de utilización, siendo en este caso del 38%. Esto quiere decir que del total del flujo luminoso utilizado en este local, solamente se aprovecha el 38%.

Obsérvese en esta tabla la enorme influencia que tiene la forma del local sobre el coeficiente espacial.

B) FACTOR DE MANTENIMIENTO

Una instalación de alumbrado no mantiene indefinidamente las características luminosas iniciales. Ello se debe a dos factores, principalmente:

1º) A la pérdida de flujo luminoso de las lámparas, motivada tanto por el envejecimiento natural como por el polvo y suciedad que se deposita en ellas.

2º) A la pérdida de reflexión del reflector o de transmisión del difusor o refractor, motivada asímismo por la suciedad.

La estimación de este coeficiente debe hacerse teniendo en cuenta diversos factores relativos a la instalación, tales como el tipo de luminaria, grado de polvo y suciedad existente en la nave a iluminar, tipo de lámparas utilizadas, número de limpiezas anuales y asiduidad en la reposición de lámparas defectuosas. Todo ello y con la experiencia acumulada a lo largo de los años, hace posible situar el factor de mantenimiento dentro de límites comprendidos entre el 80 y el 50%, tal y como se indica en la tabla.

Por consiguiente, al calcular el flujo total necesario para obtener un nivel medio de iluminación, será preciso tener en cuenta este factor, ya que de lo contrario obtendríamos el flujo luminoso del primer día de puesta en funcionamiento de la instalación, el cual iría degradándose poco a poco hasta llegar a ser insuficiente.

Las consideraciones hechas hasta aquí, nos permiten determinar el flujo luminoso necesario para producir la iluminación E sobre una superficie útil de trabajo S. El flujo útil necesario será:

Recordando la definición hecha para el coeficiente de utilización, tendremos que: p or lo tanto:

Recordando la definición hecha para el coeficiente de utilización, tendremos que:

por lo tanto:

coeficiente de utilización, tendremos que: p or lo tanto: Este será el flujo total ne cesario
coeficiente de utilización, tendremos que: p or lo tanto: Este será el flujo total ne cesario

Este será el flujo total necesario sin tener en cuenta la depreciación que sufre con el tiempo, es decir, sin considerar el factor de mantenimiento. Si queremos reflejar este factor en la fórmula del flujo total, tendremos:

Siendo:

factor en la fórmula del flujo total, tendremos: Siendo: φ t = Flujo total necesario en

φ t = Flujo total necesario en Lm.

E

= Nivel luminoso en Lux.

A

= Anchura del local en metros.

L

= Longitud del local en metros.

C u = Coeficiente de utilización.

f m = Factor de mantenimiento.

TABLA III

Conocido el flujo total necesario, podremos obten er el número de lámpar as a utilizar,

Conocido el flujo total necesario, podremos obtener el número de lámparas a utilizar, ya que

Conocido el flujo total necesario, podremos obten er el número de lámpar as a utilizar, ya

en la que

N = Número de lámparas necesarias.

φ t = Flujo total necesario.

φ = Flujo de la lámpara elegida.

Fácilmente puede deducirse que un mismo flujo luminoso total puede obtenerse mediante muchas lámparas de bajo flujo nominal, o mediante un pequeño número de lámparas de elevado flujo nominal. La ventaja de utilizar un elevado número de lámparas consiste en que de esta manera se obtiene una gran uniformidad en la iluminación, pero el mantenimiento resulta ser difícil y caro. Por el contrario, si utilizamos pocas lámparas, la uniformidad en la iluminación no es buena, aunque de esta manera se obtiene un mantenimiento sencillo y barato.

Una vez obtenido el número de lámparas, previa determinación del flujo de la lámpara elegida, deberá de elegirse el número de lámparas que queremos que lleve cada luminaria, procediendo seguidamente a distribuirlas de una manera lógica y estética sobre la superficie del techo del local.

El resto de los datos eléctricos serán inmediatos, tales como potencia activa y reactiva consumida, valor de los condensadores de mejora del factor de potencia, sección de los conductores utilizados, interruptores, magnetotérmicos, etc.

Para mejor comprensión de lo hasta aquí expuesto, veamos seguidamente dos ejemplos.

EJEMPLO 1º

Se trata de iluminar un local para oficinas donde se supone se van a desarrollar trabajos de mecanografía, escritura, etc.

Las dimensiones del local, son:

Anchura

A = 6 metros.

Longitud

L = 20 metros.

Altura

H = 3,35 metros.

El plano de trabajo se sitúa a 0,85 metros del suelo, por lo que la distancia del plano de trabajo al falso techo es de 2,50 metros.

Tanto los techos como las paredes están pintadas de color claro.

Dada la característica del local, se prevé un buen mantenimiento y una buena conservación.

Por tratarse de una oficina, elegimos para la iluminación plafones con difusor empotrados en el

Por tratarse de una oficina, elegimos para la iluminación plafones con difusor empotrados en el falso techo, conteniendo cada uno de ellos, cuatro tubos fluorescentes de 36W., Blanco Cálido. Estos plafones corresponden con el modelo INDALUX 404-FLTN.

SOLUCIÓN

Para este tipo de oficina elegimos un buen nivel de iluminación, que según la tabla I puede ser de 400 Lux.

En primer lugar calculemos el coeficiente espacial del local;

primer lugar calculemos el coeficiente espacial del local; Por tratarse de paredes y t echo de

Por tratarse de paredes y techo de color claro, tabla II, tomamos un factor de reflexión para ambos del 50%, por lo que según la tabla III, el coeficiente de utilización será del 53%, C u = 0,53.

El factor de mantenimiento es bueno, 78%, por lo tanto f m = 0,78.

Con estos datos ya podemos determinar el flujo luminoso total:

estos datos ya podemos determinar el flujo luminoso total: Como las lámparas fluorescentes Blanco Cálido de

Como las lámparas fluorescentes Blanco Cálido de 36W. tienen un flujo luminoso de 3.000 Lúmenes, el número de lámparas necesarias, será:

3.000 Lúmenes, el número de lámparas necesarias, será: q ue en p lafones de cuatro l

que en plafones de cuatro lámparas cada uno, hacen un total de diez.

La potencia activa total necesaria, teniendo en cuenta que los balastos consumen 10W, será:

teniendo en cuenta que los balastos consumen 10W, será: y la potencia aparente, teniendo en cuen

y la potencia aparente, teniendo en cuenta que el consumo por lámpara es de 0,43A.:

en cuen ta que el consumo por lámpara es de 0,43A.: EJEMPLO 2º Se pretende iluminar

EJEMPLO 2º

Se pretende iluminar una nave industrial para trabajos de forja laminación, etc

Las dimensiones de la nave, son:

Anchura…………….A = 15 metros.

Longitud………

L

= 72 metros.

Altura…………

H

= 7 metros.

El plano de trabajo para este tipo de actividades lo situamos a 0,5 metros del suelo, por lo que la distancia del techo al plano de trabajo es de 6,5 metros.

El techo es de color medio y las paredes de color oscuro.

Para esta iluminación se elige un reflector simétrico, directo y abierto, con lámparas de vapor de

mercurio de 250W

El modelo de reflector puede ser el INDALUX 440-SFA.

250W El modelo de refl ector puede ser el INDALUX 440-SFA. Por tratarse de una nave

Por tratarse de una nave industrial para calderería, se prevé un mal mantenimiento e igual conservación.

SOLUCIÓN

La tabla I recomienda para este tipo de trabajo una iluminación de 150 Lux.

El coeficiente espacial será, en este caso:

de 150 Lux. El coeficiente espacial será, en este caso: El techo, de color medio, tiene

El techo, de color medio, tiene un coeficiente de reflexión del 30% y las paredes del 10%, por lo que en la tabla II obtenemos un coeficiente de utilización del 66%, C u =0,66. El factor de mantenimiento se supone que será malo, siendo el reflector de tipo abierto, f m =0,65. Según esto, el flujo total necesario valdrá:

m =0,65. Según esto, el flujo total necesario valdrá: Con lámparas de vapor de mercurio de

Con lámparas de vapor de mercurio de 250 W., conseguimos un flujo luminoso de 12.000 Lúmenes, por lo tanto, el número de lámparas que se necesitarán será de:

el número de lámparas que se necesitarán será de: Estas 31 lámparas pueden colocarse sobre la

Estas 31 lámparas pueden colocarse sobre la superficie del techo de la nave de muchas formas, aunque la solución que recomendamos es la de colocar las lámparas según la longitud de la nave, al tresbolillo según una disposición 2-1, con un total de 30 lámparas.

Como las lámparas de vapor de mercurio de 250 W. llevan un balasto de 16W., la potencia activa total consumida será de:

de 16W., la potencia activa total consumida será de: y siendo el consumo de cada lámpara

y siendo el consumo de cada lámpara de 2,05A, tendremos que:

de 16W., la potencia activa total consumida será de: y siendo el consumo de cada lámpara

9. INSTALACIONES DE ALUMBRADO

9.1. INSTALACIONES DE ALUMBRADO

Como consecuencia de que existen períodos más o menos largos, durante los cuales hay ausencia total o parcial de la luz natural, se hace necesario sustituir o compensar esta mediante luz artificial.

El problema se nos plantea ante la necesidad de disponer de una iluminación artificial, que si bien dista notablemente de la natural, al menos cumpla unos mínimos establecidos en cuanto a calidad y cantidad.

El ojo humano está habituado a altos niveles de iluminación, proporcionados por la iluminación natural, por lo que lo ideal sería disponer de niveles similares a aquellos. Sin embargo, y a pesar de contar con fuentes de luz artificial de elevado rendimiento, en muy pocas ocasiones resulta conveniente, bajo el punto de vista económico, la utilización de niveles luminosos de magnitud similar a los proporcionados por la luz del día.

La luz del día nos proporciona niveles de iluminación del orden de 10.000 a 100.000 lux, mientras que artificialmente raras veces sobrepasaremos niveles superiores a los 2.000 lux. Pese a esto, el ojo humano con su enorme capacidad de adaptación, nos permite obtener sensaciones de bienestar y satisfacción con niveles tan bajos.

Con el fin de diferenciar los procedimientos de cálculo utilizados en las instalaciones de alumbrado artificial, estas las dividiremos en dos apartados:

* Alumbrado de interiores.

* Alumbrado de exteriores.

Pasemos seguidamente a su estudio.

8.2. LÁMPARAS Y SUS COMPONENTES

Desde la primera lámpara de Edison, hace ya más de 100 años, se ha ido acumulando una gran experiencia en el campo de la iluminación, que supone una parte muy importante en el conjunto de la electricidad moderna.

A lo largo de estos años se han descubierto nuevos tipos de lámparas a las que se han ido

adaptando una serie de componentes y aparatos auxiliares, tales como casquillos, portalámparas, reactancias, etc. Seguidamente exponemos algunos de ellos.

Las lámparas pueden ser de muchas clases, cada una de ellas con sus particularidades y características específicas, que pasamos a estudiar con detalle.

específicas, que pasamos a estudiar con detalle. 8.2.1. LÁMPARAS DE INCANDESCENCIA La incandescencia es un

8.2.1. LÁMPARAS DE INCANDESCENCIA

La incandescencia es un sistema en el que la luz se genera como consecuencia del paso de una corriente eléctrica a través de un filamento conductor.

Muchos han sido los materiales utilizados para la construcción de filamentos, pero en la actualidad el material de uso exclusivo es el tungsteno o wolframio, cuya temperatura de fusión es del orden de 3.400 ºC. Con este tipo de filamentos se puede llegar a temperaturas normales de trabajo del orden de 2.500 a 2.900 ºC, lo cual permite fabricar lámparas de incandescencia de una vida relativamente grande, con rendimientos también relativamente grandes, sobre todo si los comparamos con los obtenidos tan sólo hace unas cuantas décadas.

El filamento entraría en combustión con el oxígeno del aire si no lo protegiéramos mediante una

ampolla de vidrio a la que se le ha hecho el vacío o se ha rellenado de un gas inerte.

Un factor importante que condiciona la vida de un filamento, es el llamado "fenómeno de evaporación". Dicho fenómeno consiste en que debido a las elevadas temperaturas del filamento,

este emite partículas que lo van adelgazando lentamente, produciendo finalmente su rotura.

Para evitar en parte este fenómeno, los filamentos se arrollan en forma de espiral y la ampolla se rellena con un gas inerte a una determinada presión. El gas inerte de relleno suele ser de una mezcla de nitrógeno y argón, aunque también suele utilizarse kripton exclusivamente.

La ampolla constituye la envoltura del filamento y del gas de relleno, siendo su tamaño función de la potencia eléctrica desarrollada. El material que se utilizó para las primeras lámparas era el cristal, aunque en la actualidad el vidrio a la cal es el más utilizado.

Su forma no está supeditada fundamentalmente a ningún concepto técnico, siguiendo generalmente criterios estéticos o decorativos, por lo que se fabrican según una extensa variedad de formas. El modelo estándar es el más corrientemente utilizado.

El modelo estándar es el más corrientemente utilizado. El casquillo tiene como mis ión la de

El casquillo tiene como misión la de recoger los dos hilos que salen del filamento, a través del vidrio, hacia el exterior; al mismo tiempo sirve como elemento de unión con la red de alimentación. Existe una gran diversidad de formas y tamaños de casquillos, aunque los más corrientemente utilizados son los de rosca Edison E-27, para potencias inferiores a los 300W, y la rosca E-40 o Goliat, en lámparas de igual o superior potencia.

Para un buen conocimiento del comportamiento de estas lámparas, es necesario tener en cuenta su curva de distribución espectral de las diferentes radiaciones que la componen. En la figura mostramos la distribución espectral de una lámpara de incandescencia, tipo estándar, de 500W, en función de la energía radiada.

De esta curva se deduce que la energía radiada por estas lámparas tiene un carácter continuo y que gran parte de la energía se encuentra en la zona de los colores rojos, mientras que solamente una pequeña parte lo hace en la zona del color violeta. De esto se deduce que la luz radiada por este tipo de lámparas se asemeja a la luz solar.

La eficacia luminosa o rendimiento de una lámpara se expresa como el cociente entre el

La eficacia luminosa o rendimiento de una lámpara se expresa como el cociente entre el flujo luminoso producido y la potencia eléctrica consumida,

luminoso producido y la poten cia eléctrica consumida, La eficacia de las lámparas de incandescencia es

La eficacia de las lámparas de incandescencia es la más baja de todas las lámparas y es del orden de 8 Lm/W para lámparas de pequeña potencia y del orden de 20 Lm/W para las de gran potencia.

No debemos confundir la eficacia de una lámpara con el rendimiento de la transformación "energía eléctrica energía luminosa". Casi la totalidad de la energía eléctrica aplicada a las lámparas se transforma en calor, y solamente una pequeñísima parte se transforma en luz, es difícil encontrar rendimientos peores.

El flujo luminoso de las lámparas de incandescencia no es constante a lo largo de toda su vida. La causa hay que buscarla en el fenómeno de la evaporación del filamento, ya que por una parte las partículas de tungsteno desprendidas por el filamento se depositan sobre la pared interna de la ampolla ennegreciéndola, y por otra parte el adelgazamiento experimentado por dicho filamento hace que aumente su resistencia, lo que provoca una disminución de la potencia absorbida. Ambos efectos provocan una disminución del flujo total emitido.

efectos provocan una disminuc ión del flujo total emitido. A lo largo de la vida media