Vous êtes sur la page 1sur 5

UNIVERSIDAD CAPITÁN GENERAL GERARDO BARRIOS

FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS Y ECONÓMICAS


DEPARTAMENTO DE CIENCIAS JURÍDICAS
CENTRO REGIONAL DE USULUTÁN

ANALISIS DE LOS ACTOS DE COMERCIO

TRABAJO PRESENTADO EN LA CÁTEDRA DE DERECHO MERCANTIL I


COMPUTO I CICLO VIII-2008

PRESENTADO POR:

BR. GLORIA EUGENIA PARADA HERNÁNDEZ USCJ 017905

CATEDRÁTICO:

LIC. ADRIAN DIAZ

USULUTÁN, 11 DE AGOSTO DE 2008


Para lograr la mejor comprensión sobre lo que debemos entender por acto de comercio,
es necesario definirlo de forma tal que abarque todo lo que ellos comprenden. Pero es
esa misma razón por la que hasta la actualidad no existe una sola definición en la que se
haya logrado un consenso generalizado, ya que la misma es muy amplia y varía
dependiendo de la legislación mercantil de cada país. Aunado a esto, la diversa doctrina
que existe no contempla en muchas ocasiones puntos en común al momento de definir
el acto de comercio.

La complejidad del mismo viene dada por las diversas situaciones y elementos que lo
comprenden, diversificándose de acuerdo a los sujetos que intervienen, al objeto, al acto
mismo que se realiza, al documento que es utilizado para ello o en el mas fácil de los
casos, limitarlo a si está o no establecido en el Código de Comercio.

Los aportes dados por juristas de diferentes países son divergentes, y aun mas, cuando
no solo se define al acto de comercio desde el punto de vista jurídico, sino también
desde el punto de vista económico.

No habiendo una definición unitaria, trataremos de tomar cada una de las


particularidades de los diferentes casos en que estamos ante un acto de comercio para
poder tener, a groso modo, una idea de lo que es objeto del presente análisis. En primer
lugar, comercio es todo aquel conjunto de actividades que van encaminadas al
intercambio de bienes y servicios entre todas las personas que pueden prestarlos
satisfaciendo así necesidades humanas, obteniéndose generalmente un lucro.

Acto de comercio es aquel acto jurídico realizado por cualquier persona (desde el punto
de vista objetivo, ya que no necesita ser comerciante), o el realizado entre comerciantes
o empresarios (desde el punto de vista subjetivo, ya que lo que interesa es que los
sujetos sean comerciantes); en el que se da un intercambio de mercancías, una
intermediación entre la producción y el consumo, un resultado de un trabajo, la
creación, modificación, transmisión, declaración y/o extinción de derechos y
obligaciones, entre personas naturales o jurídicas que buscan lucro (y que no
necesariamente debe darse) y cuya actuación esta regulada por el Código de Comercio y
sus leyes complementarias.
Entre las peculiaridades de los actos de comercio que dificultan de alguna forma su
definición están:

-Hay ciertos actos que son de comercio por sí mismos, llamados de mercantilidad pura
(porque no necesitan ser repetitivos para ser de comercio), y no necesitan estar
vinculados a una actividad empresarial para ser considerados como actos de comercio,
tal es el caso de las letras de cambio. Por otro lado, no todo acto relacionado al
comercio es un acto de comercio propiamente, porque hay actos civiles como la fianza y
la prenda que sirven para garantizar una obligación mercantil pero no por eso dejan de
ser civiles. La doctrina se refiere a ellos como actos mixtos, accesorios o
complementarios, y en algunas legislaciones el acto civil es “absorbido” por el
mercantil, y se convierte en un acto de comercio por el hecho que lo accesorio (el acto
civil) corre la suerte de lo principal (acto mercantil). Pero igualmente la doctrina habla
de otros casos en que no siempre la mercantilidad determina que todo el acto será de
comercio, y que por lo tanto, lo accesorio no corre la suerte de lo principal. Tal es el
caso de el comerciante dueño de un teatro que contrata a su personal para que acomode
al publico, es un acto de comercio debido a la mercantilidad de la naturaleza de la
empresa (el teatro), pero debido a que el personal no es quien realiza actos de comercio
será un acto civil para la otra parte. Pero al momento de dirimir un conflicto, al menos
en nuestro país, la ley especial prevalece sobre la general, por lo que la legislación
aplicable es el Código de Comercio y no el Código Civil, y no se puede estar hablando
de la aplicación de dos legislaciones para un mismo caso, puesto que la diferenciación
entre un acto de comercio y uno civil puede realizarse al notar si los actos son en masa o
esporadicos.

-No se ha establecido una clasificación de los actos de comercio en base a sus


características por ser diferentes entre si.

-Es acto de comercio dependiendo de su propósito. Si hacemos la compraventa de una


casa para habitar en ella es un acto civil, pero si la compraventa se realiza para vender
esa casa es mercantil.
- Hay que tomar en cuenta que el lucro es reservado para el comercio y el provecho para
los actos civiles, pero que no todas las operaciones lucrativas son actos de comercio y
hay operaciones civiles lucrativas.

-Para que un acto sea de comercio no es necesario que sea realizado entre comerciantes
o entre empresas, sino que puede solamente recaer sobre cosas mercantiles y puede ser
ejercitado por cualquier persona. Pero, la práctica ocasional de actos de comercio no
otorga la calidad de comerciante a quien lo realiza. Por lo que los comerciantes son las
personas que practican de forma habitual (como medio de vida o fuente de recursos y
no como cumplimiento de obligaciones por ejemplo pagar en cheque al banco) actos de
comercio, es decir no se trata de la realización de actos de comercio de forma
esporádica, sino de varios de ellos en el ejercicio de una actividad comercial. A esto se
le llama acto en masa realizado por empresa, que lo diferencia del acto civil, en que el
primero es un acto repetitivo, en masa; y el segundo es un caso que se da de forma
aislada

La importancia de haber determinado lo que es un acto de comercio y sus peculiaridades


radica en que la confusión del mismo con un acto civil puede devenir en la errónea
aplicación de la ley, de los medios de prueba exigidos o admitidos para cada tipo de
acto, de la competencia judicial, es decir, la determinación del tribunal competente y
lograr así una mejor comprensión de que son actos de comercio partiendo según el Art.
3 del Código de Comercio salvadoreño.