Vous êtes sur la page 1sur 15

ASPECTOS IMPORTANTES DEL MANUAL

RAVEN-NIÑOS

PRESENTACIÓN: TIPO CUADERNILLO

22

j;

C. RAVEN

vaciones, de

tes: de tipo encaje. Cada serie se conserva en una carreta, y las tres carpetas dentro de u n estuche. Es '.1 especialmente indicada para niños menores de 9 i±zs y sujetos muy deficitarios.

modo que la prueba funciona como u n

En

suma,

la

elección

este criterio general:

debe

hacerse

con

arreglo

a

 

ESCALA A

FORMA DE

FORMA DE

SUJETOS

SUJETOS

4-5 años e in- di-."iduos muy

APLICAR

Escala Es-

MATERIAL

APLICACIÓN

deficitarios

pecial

Tablero

Individual

5-11 años e in- dividuos defi- Escala Es-

Individual o

níanos

pecial

Cuadernillo

colectiva

Escala Ge-

Individual o

12-65

años

.

.

neral

Cuadernillo

colectiva

ADMINISTRAaON

La prueba consiste en presentar a la inspección del sujeto (o sujetos) uno a tino 60 problemas de com- pletamiento ordenados por dificultad en aumento, cada uno con la respuesta correcta mezclada entre varias

otras erróneas (5 , en las series A y B, y 7 en las C,

D T E) ,

blecida (las consignas figuran en la página 50) —

cue ante cada problema señale cuál es, en su opinión,

la acertada entre las 6 u 8 soluciones brindadas a su

elección. A medida que el examinado va produciendo rj s respuestas, él mismo, o el examinador, las anota er. el Protocolo especial de prueba para el registro de '-=3 soluciones propuestas a cada problema. Cuando el z£st se aplica en forma colectiva debe ejercerse cierta •í-isilancia para asegurarse que lo? examinados no sal- teen ningún problema, anoten sus soluciones en las tísi-las pertinentes y muy especialmente que no se co- rten entre sí.

y en pedirle —según una

fórmula verbal esta-

Para

evaluar

ztetttes:

el

EVALUAaON

test,

deben

seguirse

los

pasos

si-

1.

Corregir la frueha: evaluar el acierto o error en la solución propuesta por el sujeto para cada problema.

2.

Obtener

el

puntaje:

computar el número

de

so-

luciones

acertadas.

 

3.

Verificar la consistencia del funtaje: comprobar si la composición del puntaje del sujeto se ajusta al esperado.

-.

Convertir

el

funtaje

 

obtenido

for

el

sujeto

Cfuntaje

bruto')

en

el

puntaje

medio

o

tífico

Cnorma').

5.

Convertir el -puntaje medio en ferceniil: estimar el puntaje del sujeto en relación con un grupo de cien sujetos de su misma edad.

6.

Convertir el fercentil en rango: calificar con u n índice ordinal la capacidad intelectual del sujeto,

En verdad, esta distinción en seis pasos es teórica. Prácticamente, no se dan sino, tres, pues el 1 y el 2

son, en rigor, uno, y las conversiones 4, 5 y 6 se cum-

Si bien se trata de una elabo-

ración sobremanera sencilla, en razón de la poca di-

fusión del método de percentiles en los países de habla castellana, conviene despejar toda duda y dificultad.

L a seguridad que así se obtendrá en

plen en u n solo trámite.

su manejo, acaso

justifique la extensión y detalle con que se ha creído útil exponer aquí cada uno de esos pasos.

L — En primer término debe calificarse el acierto

o el error de cada una de las soluciones propuestas

por el sujeto. Según se ha señalado ya, la operación

es mu y sencilla: sobre el Protocolo de prueba se super-

pone la clave matriz de corrección, donde figuran los números de las respuestas acertadas, y se marca (a través de las ventanas de esa parrilla) , en las casillas correspondientes del Protocolo los signos - f ó —, según sea l a solución positiva o negativa.

un

punto a favor: el total de puntos acreditados nos da el puntaje obtenido por el sujeto (funtaje natural o briito'). Por consiguiente, la escala de puntajes brutos posibles oscila entre O y 60.

2. —

Cada

respuesta

positiva se

computa

como

3. — Raven

brinda u n procedimiento para establecer

en qué grado un puntaje bruto cualquiera puede esti- marse expresión fiel de la capacidad que se procura

medir. H a calculado los

una de las' cinco series deben componer cada pun-

taje total. Si en la prueba colectiva el sujeto obtuvo, v. gr., 36 puntos, debe esperarse que este puntaje re- sulte de la obtención de 11 puntos en la serie A , de 8 en la B y de 8 en la C, 7 en la D y 2 en la E. En base

a estos puntajes parciales esperados por serie para cada

puntaje total, ha compuesto dos tablas de "Qomposición del puntaje normal": una para medir la consisten- cia de pruebas individuales, y la otra para los exáme- nes colectivos. La consistencia del puntaje se verifica obteniendo, por sustracción, la discrepancia entre los puntajes obtenidos por el sujeto en cada una de las cinco series (^puntajes fárdales reales) y los puntajes que de él se esperaban para cada serie en razón de su puntaje total (^-puntajes parciales esperados). E l pun- taje total será consistente cuando los puntajes parciales reales y esperados sean iguales (discrepancia: 0) , o cuand o cada diferenci a sea meno r qu e -\-2 6 — 2. Por tanto, en cada serie sólo debe acusarse una de estas discrepancias O, ó + 1, ó — 1, ó - f 2, ó — 2: cuando en una serie se diese una discrepancia mayor que 2

puntajes medios que en cada

2 4

( 4 -

J.

C.

3, — 3, etc.), el puntaje total obtenido por el sujeto

RAVE N

cien sujetos de igual edad. Para transformar el puntaje

no podrá

estimarse

 

como consistente.

U n ejemplo: Si

 

del sujeto en el percentil que corresponda, se consultan

en

u n

examen

individual

un

sujeto

ha

obtenido 20

las Tablas de Normas Percentilares (III , I V ó V) ,

puntos,

de

él se esperaban

estos puntajes

(Tabl a

I) :

en las que figuran los puntajes medios o típicos ("nor-

en

la

Serie

A , 9; en

la

B, 6,

en

la C,

3; en

la

D ,

2

y

mas") para las diversas edades. L a tarea consiste en

en

la E,

0. Ahora

bien, supóngase

que

su puntaje

se

convertir el 'puntaje hruto

del sujeto, en la norma

halle

compuesto,

en

reahdad,

de

este

modo:

A ,

11;

 

equivalente para los sujetos de su edad. Los puntajes

B,

7;

C ,

1;

D ,

1

y

E,

0.

E n

tal caso la discrepancia

naturales de niños de 6 a 13 años, examinados en'N

se

consignará

así:

+

2,

-|-

1,

— 2

,

1,

O,

y

su

forma individual, se convierte en las normas de la )

puntaje

total

se considerará consistente.

 

\

Tabla, III ; los de los niños de 8 a 14 años, examinados^

4 y 5. — El puntaje obtenido en la prueba de Raven,

se estima según una escala en percentiles (P ) pro-

cedimiento que tiene la ventaja de brindar resultados de clara significación: el rango que por su capacidad

intelectual u n sujeto ocupa dentro

de u n grupo de

forma colectiva, se convierten en la Tabla IV , y los de los adultos de 20 a 65 años, en la Tabla V *.

en

Sea el caso de convertir puntajes de niños examina- dos en forma individual. Debe entonces acudirse al baremo correspondiente a los niños, forma individual.

Percentiles de pruebas,

Baremo — Forma

individual.

calculados segú n los puntajes naturales

Niños.

de 735

niño s de Colchester (Inglaterra )

Percen-

tiles

6

61/2

7

7V2

8

95

19

22

25

28

33

90

17

20

22

24

28

75

15

17

19

21

23

 

Edad

cronológica

en

años

8V2

9

91/2

10

101/2

11

111/2

12

12 %

13

131/2

37

39

40

42

44

47

50

52

53

54

54

33

35

36

38

41

44

48

49

49

50

50

26

29

31

33

35

38

42

43

45

46

46

50

13

14

16

17

19

2 1

22

24

26

29

31

35

37

38

40

4 1

25

11

12

13

14

14

16

17

18

20

23

26

28

30

31

32

33

10

9

10

11

12

12

13

13

14

14

15

20

21

23

24

25

26

5

8

9

10

11

11

11

11

12

13

14

16

18

19

20

21

22

*

•-cibió el uso estadístico (Ireqiíiries into Human Faculty,

en la Psico-

— a. Trátase de un procedimiento de graduación que permite

•3 } de los percentiles, y Claparéd e lo introdujo

Galton,

que

aplicó

las

matemáticas

a

. la

"biométrica",

superior (PT,-)); la nota igualada o sobrepasada por el 2 5 %

o sobrepasado por el

10

de

será igualado o sobrepasado por

el 5 % de los sujetos. O sea, ejemplificando con los valores

los

%

sujetos;

de

los

el

sujetos,

P^o

será

igualado

el Py-

= r.ecer

si

u n

individuo

se

halla

en

u n

determinado

res-

de Raven:

de

cada

2 0

sujetos,

I igualará o sobrepasará el

 

en

un

rango

superior,

igual

o

inferior

a

la

media

de

percentil 95 ; 1 caerá por debajo

o

a

la

altura

del percentil 5;

3u_-etos

de

su

edad .

Par a

establecer

este

sistem a

se

exa-

1

de cada

1 0 igualará

o sobrepasará el

percentil

9 0

y

1 caerá

-s -

de n

sujetos,

se

califica

con

100

 

el

mejor

resultado

por debajo

o a la altura del percentil 10 ; de cada

4 , 1 igualará

O el peor,

y

se

divide el trecho

entre

ambos

extremos

o

sobrepasará el percentil 7 5 y 1 caerá por debajo

o

a la altura

iro

partes iguale i:

unidades

a

las

que

se

denomina

cen-

del percentil 25 . Escala

fercentilar

es, pues, la serie

de norunas

•-:

z

percentiles

y

se

los

representa

con

la

 

letra

P.

Esta

fercentilares

(puntajes

medios)

que

sirve para

convertir cada

=-E

se

subdivide

a

su

vez

en

diez partes

iguales

(áeciles),

juntaje

bruto

de

u n

sujeto

de

una

edad

dada en los equiva-

zT.

:tra

de

cuartos

[ciiartiles):

el primer

 

decil

abarca, pues,

 

eij-tes percentilares,

y así estimar su rango percentilar:

el orden

?-—g;

el

primer

cuartil

los

P ^-or,.

E

l

P-

(5' '

decil;

2 '

percentilar

que

le

corresponde

dentro

de

u n

grupo de 10 0

LTtL^

 

da

la mediana.

E l

P.-

es

la

nota

igualada

o sobrepa-

sujetos

de

su misma

edad

cronológica.

 

-3

pr r

el

95

%

de

los

sujetos;

e l primer

decil

(Pin )

es

= ;=£;

o sobrepasado por

el

90

%

de

los sujetos;

el segundo

*

Naturalmente,

la

valoración

debe hacerse

con

el

baremo

; /

_7:r el

80

%; el cuartil

inferior

(Po-J

por

el

75

%

de

más

adecuado

al

caso,

según

el

lugar

de

examen,

de

entre

ir: £:-.-: iuos, y

el

5 '

decil,

2"? cuartil

o mediana

(P.-.n)

será

los que

se

han

agregado para

esta edición

y

que

figuran

en

i^izz

o sobrepasado por

el

50

%

de

los

sujetos;

el

cuartil

la

Carpeta

de

evaluación.

 

*

 

TEST

DE

MATRICES

PROGRESIVAS

 

25

¿Cómo

usarla?

E n

la

columna

de

años

igual

o

más

cidad

intelectual del

examinado

en

uno

de

estos

cinco

próxima a la edad

del

sujeto,

calculada

en

años

y

me-

rangos

principales:

ses,

se

busca la

norm a

que

corresponde

al

puntaj e

na -

tural del examinado,

a

cuyo

nivel,

en

la

primera

co-

 

lumna

izquierda,

se

indica

el

percentil que

debe

adju-

 

Capacidad Intelectual

 

dicársele: . 5, es de extrema

10,

25,

50,

75,

simplicidad

90

ó

95.

cuando

el

Esta

conversión

bruto

puntaje

Percentiles

Igualada

sada en

o

Sobrepa-

el Grupo

de

su Edad

por el

 

Rango

Rango

Intelectual

Intelectual

coincide

con

un a

norma :

si

u n

niñ o

de

6

años

ha.

obtenid o

13

puntos,

se

le

aplica

la

not a

P50;

si

otr o

95

ó

más

5

%

de

los

I

:

Superioridad

inte-

de

8 años y 6 meses ha reunido u n puntaje de 26,

se

le

sujetos

 

lectual.

asign a a l P 75;

s i

u n

niñ o

d e

11 año s logr ó

47

punto s

 

el P95,

etcétera.

 

90

10

%

de

losi

 
 

sujetos

f

11:

Superior

al

térmi-

 

Los

puntajes

 

que

no

coinciden

 

con

las

normas

se

75

25

%

de

los)

 

no

medio.

convierten

en

la

norma

más

próxima,

de

acuerdo

 

sujetos

\

con

esta

regla

sencilla:

Desde

el

P95

al

P75

asígnase

50

50

%

de

los

al

sujeto

el

percentil

de

la

norma

 

igual

o

inmediata-

 

sujetos

 

III

:

Términ o medio.

mente

menor

al

puntaje

del

sujeto;

se

le

asigna

al

su-

 

jet

o

e l

P50

si

u n

puntaj e

es

igual

,

o

inmediatament e

25

75

%

de

los.

 

superior

o

inferior

a

la

norma

de

este

percentil,

y

sujetos

f

IV :

Inferior

al

término

desde

e l

P25

a l

P5 ,

el

percenti l

de

l a

norm a

igua l

10

90

%

de

los^^

medio .

o

inmediatamente

mayor

al

puntaj e

del

sujeto.

O

sea:

 

sujetos

\

 

5

ó

menos

95

%

de

los

V :

Deficiencia

inte-

 

Si el funtaje

del sujeto

 

Le

corresfonde

•1

sujetos

 

lectual.

Iguala

o

sobrepasa

la

norma

 
 

i

de

su

edad

para

el

P95

 

P95

 

E n

razón

de

que

cuatro

 

notas

percentiles

se

con-

'

Iguala

o

sobrepasa

la

norma

 

vierten ,

por

igual ,

sólo

e n

dos

rangos

(Poo

y

P75

« n

j

Áe

su

edad

para

e l

Poo

 

P9 0

el

Rang o

II ;

P25

y

Pío

e n

el

Rang o

IV) ;

y

qu e

e l

     

Rango

II I

se

adjudica

indistintamente

a' los

puntajes

 

Iguala

o

sobrepasa

la

norma

 

que

igualan,

exceden

(+ )

o

quedan

por

debajo

(—)

d

e

s u

eda d

par a

e l

P7 5

 

P^g

de

la

norm a

de

la

nota

P50,

la

discriminación

de

esos

 

casos

permite

aumentar

esos

cinco

rangos

principales

 

4_

Sobrepasa,

inferior

a l a norm a d e s u eda d par a e l

iguala

o

es

Pgo

 

P5 0

a

nueve

 
 

Iguala

o

es

menor

a

la

norma

 

Si el -puntaje del

sujeto

 

d

e

s u

eda d

par a

e l

P2.5

 

P25

 

Í

P

-

I

<

Iguala

de

o

su

es

edad

menor

para

a

la

el

norma

Pío

 

Pío

p^''

I I

4-

Iguala

o

es

menor

a

la

norma

 

n

 

Sobrepas a

la

norm a

de l

P50

II I

+

,

de

su

edad

para

el

P5

 

P5

Igual a

la

norm a

de l

P50

II I

 

Es

inferio r

a

la

norm a

de l

.

.

P50

II I

 

brevemente:

en

los

percentiles

superiores

CP95,

Es

igual

o inferior a

la

norma í

 

i^^"

 

M á s y

P90

PTS),

el puntaj e

se

convierte

 

en

la

norm a

igua l

   

o

inferior ; en

los inferiores

CP25, Pío

y

P5 )

e l

puntaj e

 

ur:::::::

v

"

se

convierte

en

la

norma

igual

o

superior,

 

y

en

el

de

la

mediana

(Pgo), él puntaje

se

convierte

en

la

norma

 

igual,

superior

o

inferior.

Por

ejemplo,

si,

en

examen

individual ,

u n

niñ o

de

9

y

Vi

años

obtien e

entr e

60

y

40

puntos,

le

corresponde

P95;

entre

39

y

36,

P90;

*

A

los

fines prácticos, en especial para la formación

de

entre

35

y

31, P75; entr e

30

y

19,

P50;

entr e

18

y

15,

clases selectivas, la graduación de

9

niveles (I , 11+ ,

11, III+ ,

P25;

entr e

14

y

13, Pío;

d e

12

a

O,

Pg.

III, lE— , IV , IV — y V) , puede aumentarse a 15 empleando

6.

Establecido

el

percentil

que

corresponde

á

u n

este sistema sobremanera simple: +95 , 95, +90 , 90, +75 , 75, +50 , 50, -50 , 25, -25 , 10, 5 y -5 , según que los pun- tajes sobrepasen (+) ; igualen o no alcancen (—) las normas

puntaje, se tiene ya la estimación del nive l de capa-

dadas en la tabla para cada percentil.

26

J.

C.

y

rangos, considerando todos los puntajes brutos posibles

Ejemplifiquemo s

l a

adjudicació n

de

percentdles

Al

examinado, en

forma individual, de una

RAVEN

de

vidual:

sujetos

edad de

-de tres

edades examinados

e n

form a

Le corres-ponde

indi -

 

m

años

 

10

años

 

12

años

Pero.

Rango

60

.

.

.

.

40

60

.

42

60

52

95

I

39

.

3

6

41

.

38

'

51

49

90

11

+

35

3

1

37

.

33

48

.

43

75

I I

Con

un

30

.

2

5

32

.

27

42

.

38

50

 

I I I

+

'puntaje

 

24

 

26

 

37

50

I I I

hruto

entre

23

1 9

25

.

21

36

31

50

III -

 
 

.

.

.

 

18

.

.

.

.

15

20

.

.

.

.

15

30

24

25

IV

14

y

13

14

 

23

20

10

I

V -

12

.

.

.

.

0

13

.

0

19

0

5

V

, OTRA S

FORMA S

DE

EVALUACIO N

 

En 1949, en el Departamento de Psicología Educa- cional de La Plata, investigamos la posibilidad de eva- luar el rendimiento en el test de Raven por otros dos procedimientos complementarios: evaluación- negativa,

por cinco; en la última columna de la incógnita (horizontal o vertical) hay ya una figura con cuatro y una figura con cinco piezas. Luego: la figura de la solución debe estar compuesta por tres piezas.

por los errores (evaluación de las fallas de razonamien- to), y determinación del modo de operar del sujeto.

literal -

mente, tal como lo dimos a conocer en 1950, y agre- damos ahora estudios que otros investigadores han rea- lizado en esta misma dirección.

A

continuación

reproducimos ese

inform e casi

5

EVALUACION

POR LA CANTIDAD

Y

CAUDAD

.

DE LOS ERRORES

Lv.-ESTiGAciÓN

ARGENTINA

El test de las Matrices estima la capacidad intelectual ¿el examinado por el número de aciertos en la solución de una serie de problemas. Ahora bien, como en las soluciones desacertadas de las pruebas se implican —de Hecho— fallas de razonamiento de diverso grado, la calidad de la actividad mental del sujeto no sólo se ¿enuncia en el número de sus aciertos sino también en la magnitud de sus errores.

Ejemplifiquemos, analizando los errores posibles en una matriz particularmente ilustrativa, la D 12. Para responder satisfactoriamente en este problema, el exa- rdnado debe educir los tres correlatos siguientes, razo- nando —esquemática y aproximadamente—, así:

1^

en cada una de las dos

prim.eras columnas de planteo del problema (ho- rizontales o verticales) hay tres grupos de figuras:

uno integrado por tres piezas, otro por cuatro y otro

Un correlato mimérico:

2 )

dos

columnas del planteo hay un grupo de figuras cerradas, otro de paralelas y otro de cruces. En la columna de la incógnita se hallan ya las cruces y las figuras cerradas. Luego: el grupo de la solu- ción debe estar compuesto por fárdelas.

Un

correlato

de

figuras:

en

cada una de las

3 ) Un correlato lineal. Si el sujeto inspecciona las columnas horizontales, razonará así: las figuras de la primera columna ¿el planteo del problema están'compuestas por rectas; la segunda por obli- cuas; la columna de la incógnita se inicia con curvas. Luego: el grupo de la solución debe estar compuesto por curvas. Si el sujeto inspecciona las columnas verticales: las dos primeras colum- nas del planteo están integradas por un grupo de figuras cerradas, por otro de oblicuas y por otro de cruces; en la columna de la incógnita están ya el grupo de las cruces y el de las figuras cerradas. Luego: el grupo de la solución debe estar compuesto por curvas.

.

De este modo el sujeto descubre los tres correla- numérico , figurativ o y hnea l y —cualquiera sea

tos,

el orden en que los haya educido— llega a la solución correcta: tres - curvas - paralelas (solución 6) . • Ahora bien, el sujeto puede dar las siguientes solu- ciones erróneas. Por educción de sólo dos correlatos:

tres-paralelas (solución 8) , tres-curvas (solueiún 2) , paralelas-curvas (solución 5) . Por educción de solo

•un correlato: tres piezas (solución 4) , paralelas

(so-

34

J.

C.

El examen de los cuadros anteriores permite derivar,

entre otras, las

observaciones

siguientes;

1. Las calificaciones de la capacidad intelectual

jv de los alumnos establecidos por el test de Raven

muestran

formuladas

una correlación

los

satisfactoria

por

maestros.

con

las

2. E l grado de correlación válido entre ambas ca- lificaciones no acusa diferencias sensibles en relación con la edad, entre los grupos de alum- nos de l U a r¿ años" (3er. grado) y los de 12 a 14 años (6to. grado).

3. N o obstante, adviértese un aumento de la correlación válida en los alumnos mayores. Ello acaso indique que cuando el maestro debe calificar a alumnos que por su mayor madurez mental brindan más amplio margen para una estimación precisa, sus evaluaciones tienden a coincidir más con las del test de Ravep.

4. Las calificaciones que se obtienen evaluando

(T las pruebas con las normas del baremo inglés son notablementef'sémejantes bja s que se ob- fj^ tienen empleando el de MeñdSza . Pero en este

^ uTnmo caso se lügi. i uiii i n\'\, alta correlación

^ válida con la calificación de los maestros.

Los hechos enumerados deben considerarse, de una

RAVEN

t>)

Contrastación

con

el

rendimiento

escolar.

El

Raven

como

técnica

de

formación

de

grados

selectivos.

Con el propósito de medir con u n criterio más la validez del test, y simultáneamente, de ensayarlo como

técnica de formación de clases selectivas, se distribuye- ron, según percentiles más próximos, 484 alumnos medidos con el test de Raven (cuando cursaban el tercer grado) en 21 clases de cuarto grado, y se comj pararon las notas percentiles obtenidas por esos alum- nos con las merecidas en su ulterior trabajo escolar, l'ratábasé de escuelas relativamente populosas, de ahí que dichas secciones sólo pudieron organizarse con una homogeneidad relativa y variable, y que consideremos —de hecho— swperiúres, a 8 integradas por un 50 % o más de alumnos de rango I , I I -|- y I I (P90 a PTS); medias a 3 compuestas por un 50 % o más de alumnos de rango II I (P50 + a Pao—); e inferiores a 10 inte-

gradas por un 50 % ó más de

IV— y I V (P 5 a P25)* . Finalizado el primer bimestre lectivo, se soHcitó ya a los 21 maestros que sobre la escala 0-10 diesen su primera calificación del rendi- miento escolar de cada uno de sus alumnos. E l cua- dro Ha muestra eL promedio y el porcentaje de fre- cuencia de las calificaciones 0-3, 4-6 y 7-10 obtenidas por las clases superiores medias e inferiores.

alumnos de rango V ,

Clases

Clases

Medias

Total

CUADSO

Composición

Composición

Porcentual

Porcentual

de

de

Rangos

Rangos

70

74

75

%

%

%

LI I

II I

IV-V

n a

 

%

Calificaciones

Promedio

 

0-3

4-6

7-10

6,40

13

37

49

5,55

23

51

25

5,04

35

55

20

5,67

Promedios y Porcentajes de Calificaciones de Rendimiento de 484 alumnos agrupados

clasificadas en Superiores (predominio de rangos I-ü), Medias (predominio de rango III ) e Inferiores (predominio de ran-

gos IV-V )

en 21 clases homogéneas de 4? grado,

S

>

rarte, como significativos indicadores de la validez del test de las Matrices medida por la contrastación de sus informaciones con las de jueces (los maestros en nues- caso). De otra, aun cuando los porcentajes de ::rreiación váHda obtenidos con uno y otro baremo - i n valores casi iguales (64 % y 70 %, respectiva- —c-te), acúsase un cierto margen (6,2 %) en favor ztL baremo de Mendoza, por lo cual se decidió en rrrcr del empleo de este último en la provincia de z uenos Aires, así como a confeccionar un baremo para ena zona, que se obtuvo ulteriormente y figura en la Carrera de evaluación de este equipo.

A pesar de no ser mu y alto el índice de homogenei-

dad n i el número de clases objeto de la contrastación, y de tratarse de una estimación no objetiva y precoz (1er. bimestre) del rendimiento escolar, el cuadro lía deja ver las correlaciones directas e inversas entre los rangos Raven v las notas y promedios escolares: las notas 0-3 y 4-6 alcanzan su mayor frecuencia en las clases inferiores y la menor en las superiores; y

* En su conjunto, las clases superiores estaban compuestas por u n 70 % de alum.nos de rango I y I I y de u n 30 % de alum- nos de rango III ; las medias por un 74 % de alumnos de rango III , 20 % de rango I y I I y 6 % de rango I V y V ; las inferiores por u n 75 % de alumnos de rangos I V y V y 25 % de rango III .

BAREMOS INGLESES, ARGENTINOS Y OTROS PAISES

PARA FORMA INDIVIDUAL Y COLECTIVA

RAVEN-NIÑOS

.

••BIBLIOTECA

D E

PSICOMETEI A

Dirigida

por

Jaime

Y

PSICODIAGJNOSTICO

Bernsfein

TES T

D E

MATRICE S

J.

C .

por

RAVE N

CARPET A

DE

Escala

Especial

PROGRESIVA S

EVALUACION

iniENOS

AIRE S

EDITORIA L

PAIDO S

4 REPUBLIC A

ARGENTII<LA

NORMAS

PARA

L A FORMA CUADERNO

BAREMO

INGLES - NIÑOS - ADMINISTEACION

INDIYIBÜÁL

 

Obtenid o

po r

J

. C .

Raye n

sobr e

64)8 alunónos

d e

l a Dumfrie s

ScSaoo!

 
 

Etica

croíioióg ica en años

 

Percentiies

5!4

6

6>4

7

m

 

8

9

10

\QV2

 

11

 

95

19

21

2 3

24

 

2 5

2 8

2S

3

0

3 2

32

3 3

3 5

9 0

17

 

2 0

21

2 2

2

3

24

2 6

 

2

8

31

3 1

3 !

3 4

75

15

!7

18

19

2G

 

21

23

26

 

28

28

29

31

1 4

3 3

115

1 é

^ 7

1 3

2 0

2 2

• 2 4

2

4

2 á

 

2 3

25

i2

i3

14

14

15

i 6

17

19

21

2 2

22

24

10

 

12

12

13

14

14

15

16

13

20

20

21

5

12

12

13

14

15

16

17

17

27

 

BAREMO

ARGENTINO - CAPITAL

FEDERAL - NIÑOS

 
 

ADMINISTEACION

COLECTIVA

 
 

PAR A

NIÑOS

D E

8

-

11

AÑOS

 
 

Obtenido en el Gabinete Psicológico de la Escuela Scholem Aleijem por la prof.

 

Ida Germán de Buteiman , co n e l asesorarniento de i prof . Jairr?.:; Bernstein, sobre

 

591

escolares

de

7;6

a

11 ;5

años

 
 

Percentües

 

S

Edad

9

Cronológica

en ízño5

iO

 

 

95

29

31

34

34

90

28

30

33

 

33

75

24

2 6

30

 

30

50

19

22

2(3

 

2 7

25

15

17

22

23

10

13

Í 4

18

 

20

5

.

12

12

16

16

 

Con

l a colaboración

de las señoritas

Ruth

Coifas

y Silvia Naisberg.

 

Advertencia:

La muestra

sobre

la que se construyó

este

haremo

es de hecho

seleccionada,

 
 

pues está integrada

por escolares

con capacidad

para

doble

escolañdad

simultánea.

 

(Concurren,

a escuelas públicas del Estado y —en otro'turno— Aleijem, Hertd, Peretz, Biaiik de Villa Devoto).

a escuelas

particiilares

judías:

Scholem

TABLA

 

D E

COMPOSICiOiN

D E

FÜINTAJE

NORMA L

(Pf

Puntaje

 

8

9

10

11

12

13

14

15

15

17

18

19 20 21

22

23

24

25 2G 27 28

29

30

31 32

33 34 35

Total

 

Puntaje

A

0

5

5

6

7

7

7

7

8

8

8

3

8

9

9

9

10

10

i O 10

10

lilil í

11

11

12

12

esperado

A b

2

2

3

3

3

3

4

4

4

5

6

6

7

7

8

8

8

9

9

10

10 10

10

10

11

11

11

12

para

cada

terie

B

1

2

2

2

2

3

3

4

4

4

4

5

5

5

5

6

6

S

7

7

8

8

9

10

10

H

l i

11

C A B.P S T A D E

EVALUACIO N DEL ^

TES T

Ferceniilcs

95