Vous êtes sur la page 1sur 51
ce Cc ” suv RrsreLD los sucesivos tatuaes. De ah los componentes obsesivo-compulsi- ‘vos en el acto de tatuase. El universo socal ylaboral se restringe: «Podes tener tatuaes pero cuando yo me tatué las manos y e cue Io, Ta cara, ah es como que realmente te marcaster En el capitulo 9 me abocaré extensamente al tema del dolor en el tase. Basta sefialar que posiiltacanalizar tendencias maso- {quistas, no sélo desde su vertient erdena, sino también como un regulador necesario de tensiones que de otra manera adquiririan lun sesgo autodestrucivo. Cuando existe un franco compromiso patol6gico el procurarse un dolor corporal puede ayudar a evitar tun desborde de intensos estados de angustia que de otra manera zacidn del cuerpo (como apuntaledor dela identidad) participa en todos los casos; pro hay que diferencar la idea de resarcieaspec- tos parcales del se de una dinémica que busca refundar una Jdentidad y donde lo que essen juego es un narisismo que hace a Ia constitucién misma del ser. ‘Ahora bien, gcudl es la perspectiva desde el tatuador? El Se. A responde: ‘Muchos viene sn saber bien para qué se estén tatuando, como una ‘moda .]. Conoco chins que se hicieron un tatuaje chiquito qu después ‘nero a apislayarepentidos de haberse ecko un tatuaechiguto,y res, que les agara como placer para seuirhacéndose, Uno se hace wn tatuaie, uno chiguito, no le gust, le agrega oto al lado, después le buscando un peisaje peo es un vii. Sempre venen y se van haciendo ‘ofr y otro y ban tomando el cuerpo. Es como sls fliara algo. Siempre hay alg que completar, mejorar. Conczc chicos que vieneny nostra lt bronca por la raz qu se, gue ls eta algo y nosotros sempre decimos "no, vos sos um masoqusta y por eso te ques tauar", Hay chicos que nen y estén coma desespertds por atuars. Y eso que el atu es ca- 1,5 wn vicio cas, ElSe A sintetiza algunas vicisitudes que si bien suelen mante- nerse puertas adentro, también forman parte del universo delta tuaje, De lo dicho hasta aqut, valga una abservacidn: no me he pro puesto sentar un criterio normativo en torno a la préctica, sino ‘consider sus posibles alcances. 6 El primer tatuaje Nolo que haya oda de os atuadsy de sno tates pro sno stone gu iota co al. Gute (evretsr400) ExT Til Tatoo Bot, norermercna Any Krakow (1958) Bisa que la priticn del tataje se ha extend considerable mente deta tao de lcs de ino epson Ms hos pases, inclayendo la Argentna, Es interesante coisa punted vila dado qu, como elfen propia investiga Ex campo lalov a seaznse un atu Ya ene prlogo eemos reno podia sou omo uns persona «na decoradasporgue tal ited faba sido etendids como un echazo 0 inlso devenido trun anna pare el ogre de sujet Mas allt de abocaae tema ens Krakow itrcala una sve eclrunstancis personales epreetativas de un proc ue pce uy luge rvtiar Excetu primer to ic Frenta.a miles valacones:elhecho de gue el tusk wv para siempre sso aio xtra engreiendo onda Faigiose que prohibe lamaracnen cuerpo y por end, pola » OD suena eseew> 9 no ser enterada en un cementerio judo; su preocupacién por e6- ‘mo reaceionarfa su fama el temor a que sea doloroso 0 que con el tiempo el diseho elegido pied su sigificacion presente; sino ‘serfa mejor optar por un diseRo discret y que quedaraoculto; has tn rolerit, por sitimo, emo sus amigos tatuados la instaban a dar elpas AV momento de tatuarseestéasustada,nervios, yse decide fi ralmente por un pequetio tatuaje en la pieena: su signo del horés- copo. fanto la ea como el diseno provienen del tatuador (un ami jo). En otto tramo reata cémo sus padres descubren de manera casual su tatuajey el rechazo incial dela madre ~pese ¢su condi ‘én le adults, Krakow no lo cuenta abiertamente- Tras haberse tatuado, sus dudas ytemores se reorganizan en una franca acttud rilitante que mantiene a fo largo det libro. Destaquemos algunos anperton “i arimer tatuaje opera no silo come si hubiera evade a cabo ‘una gian hazaa personal; ahora pertenece a un movimiento que Is forslec:«¥ lo que mas me gusta de los tatuajes es que, ina Ver {que obtiones une, automaticamente formas parte de una familia, En este cao la tinta es més espesa que el aguas! Krakow torna su propia experiencia en un ejemplo de cimo se pueden trasponer barreras internas y ofrece al lector cuantiosas recomendaciones ‘para procurarse un buen tatuaje. Advierte que aunque se trate de ‘un taluae pequefo, la decisién es importante porque supone un ‘oipomiso crucial: el euerpo quedard permanentementealtera- clo. A st entender, la experiencia de tener un tatuaje favorece una mejor conexién con el cuerpo, y que las mujeres se animen ata forse habla de una mayor liberaci6n. Aun cuando muchas opten inicialmente por una peguefa flor © mariposa, no hay‘ningiin limite respecto ala eleccién del disefioo el lugar que se desee ta tar: el cuerpo, en estos tiempos, esté habilitado para ser mos- trado, Paradéjicamente, nos ilustra acerca de la impronta de con- dlicionamientos culturales: la posibilidad de que un tatuaje ppermanezea oculto constituye sina perfecta y permanente rebe ic canta la represign sexsals en una eneracin afectada por la snd what ike mos abou tats tht once you et one yout ‘aly become pat of aly. In this case, inks hcker han waters (Krakow, 1988 6) 9 ec enunen raTuAE 9 n problemétice del sida. Asimismo, los preuicios hacia el tatuaje than disminuido dando lugar a une «forma aceptable de artes. Por To tanto, se ha producido un cambio en la concepcién del tatuale ‘como win stigmas: hoy en fa se tatian personas reconocidas de dlistntos &mbitos profesonales. En suma, mis alld cl! tomo entusiasta de sus pina, la necesi- ‘dad de dar cuenta de cSmo legé a tatuarse indica que esta expe- riencia comporta aspectos bastante mas complejs de lo que co tmdnmente aperentan ser Aun cuando tales spectos no puedan Aleanaar una generalizacin, es posible destacar algunos temas sig- nificativos. En funcién de ello, prsentaré material de cuatro entre- vistas, de las que dnicamente se transriben las respuestasreferi- ‘das a qué impulsé a cada uno a realizar su primer tatuaje. En un aniliss ulterior, haremos un eotejo entre estas respuestas yo ex- presado por Krakow: Laces NCIA DEL PRIMER TATUAIE 1. Vera (20 aos): Tene la intencin de tatuarse.Estudia Derecho, «Tengo un grupo de amigos muy unidos y todos tienen wn tatuaje. Es sua forma de identifica porque cuando vs una persona tatuade podés hablar de determinadas cscs, tienen mis libertad, hay mds gustos en co- min, camo la musica. rock, heavy rock, come Guns n'Roses, Rolling ‘Stones. Siempre quis tatuarme pero mis padres eran dominant, ope nan y yo tampocodisponn de plats. Después de que me cas, me siento nis iberada de mis paces y dela sacedad en general, Ahora tengo el di- ero pare hacérmelo Hace dos aos muri una fata amiga en un acc- dente. Engordé despues, unos 20 los. Ahora estoy bajndole. Las dos planedbamos hacernas un tataj. Para mies autafrmacin, algo propio, ‘una marearegistads, te da mds fers, como un talisman. Te da carder. LL primera ve quo un ota alos 15 aos com ls Gun "Roses Elo om min ols Meo tte. Pare merck fuerte nto con ltatuaje.. El atuaees como un rligiény as personas se sienten ms fuerte con la reli. Eto sera con mi propia religion, Tego dos ides ‘en mente. Una, dela pelicula Asesinos por naturaleza. Uno de ls per- sonaes tenia dos serpientestatuadas y me encantéeldisee. Me gustan ‘mucho las cores. Mi pap me hababs much dello porn send solte- ro viola en una granjay tense una cobra. Me contaba ebm sa enrosca- Be PTITWOaidoud West ease if) eum ap ops onan UM Os aap son an ves = seanenadio aH ‘opeptut uano p apuop ‘upppeBasBear e (¢ K zonedns ‘oe 0127; opeys Un ap osed a w20x0zd anb eo199 19 ap operso [9p osed [2 uezyeat anb soj uesiuonoua WW $tguDs9p anb uopEDTU! ap $01 >} aquausese> yar un oprduno ey olen) [> ‘SapeP 19 ua eag2esd of 96 Koy une Oud fe souaB HO sns ‘juapuadsen syus opr un w oyun y2 axeuvanb jenqs un of soda &|‘peptjeuosied wf © upiqure outs odzano [2 ta eanalgns Upeagrpow eun Key 21uaoxIp OWO> 9 ody “«conp2i0 aleseds un ap uppe>grusis 2 anb so aqauneipydws owoo Po rengou & sopqunyuco e owen |p sepasde apand as ow0> orewuxanog us ove um asiepoja> ap eruay “022995 us oAMUEW So} oduIaH UN 3 ‘odwan jp opai oigey a anb o8 ‘sou 91 0)» 24 93 oud Fp» copa un uo degen Koueosa oymsu un uo epmisa(souno0 sfemey one exar1{60¥" 12) UREN 2am wf nay woanse au 2uduars ly 7 sons a & oye sod 0g ly 10 un "qmogac ea onusiae ans au 3 J 9 scién del cuerpo, Un segundo factor es R, su amigo tatuador: ‘él me nici en esto, vimos juntos revistas. La pérdida del padre 9 anmenuse Yoos es compensada con R, en tanto figura susttutiva de identifica- cién, Este «ver juntos revisas» de tatuajes parece simbolizar et espertar sexual, y evocs Ia curiosidad del adolescente por mirar otra parte, existe un elemento activo de in- 10a tatuarse sino que también es- Hay un despliegue de tendencias vo- timala a que ot ‘yeuristasy exhibicionist de amistades también esta- mo tipo de tatuae (figuras para satisfacer el deseo de prolongar la in- resenta «un mundo magico). Por otra par- rente de otras, asi como sentirse percibida Fsta vivencia de un cambio en elseif stra ue se piensa (y no slo en los jovenes si recor- damos a Krakow). Por dltimo, Tadeo explica vividamente la préctica wcasera» de tatuarse, Ete esfuerzo reterado de pinchar la piel implica eno tocante al dolor, una cualidaddistnta de Ia que conlleva el empleo Cc c¢ de una méquina eléetrca, En efecto, quienes as se tatan no vaci- Jan en responder que les fue doloroso. Ademés este aspect act vy della stuacié, dado que él mismo es quien se lo est infligien- do. La winiciaciGn» remite ala viildad («yo también me lo hago, no era un blandos)y est tefida de componentes sexuales:wse te hincha despues un poco y se va bajanda Solow; habeia agut una ac- titud autoersica ~no sin componentes masoquistas- que recrea fantasias de-castacién o Ia escenificacién del coto, en la que se identifica con ambas figuras parenales. El componente ideol6gico se desprende del codigo grupal: vera una onc tatuarse ast y nos tatudbamoss, donde soporar el dolor de un tatuaje casero es ens! tuna prucha de hombia, Esta «onda imitatva» incuye meeanismos de identficacin. Acceder al grupo es importante: «Era entrar en tun nileo que me aceptabe». Su identidad también esta en juego: se es alguien porque Se est tatuado. La experiencia de estar t tudndose con otros y el rciprocointesjuego de miradas nos hace pensar en una situacién de fascinacion escdpica(grupal), en la que fe gratfcan impulse tanto voyeuristas ~implicande la escena pri- ‘maria dela cual se sentira expulsado por el padre- como exhibi- clonistas Las dudas acerca de su identidad determinan qué set {alas letras que componen el apelido del padre. Esta inscripcion poublemente lo resguarde de caer en wn estado de desorganize {in pefquica, Ast, el acto de wincrustrase» a «Campo» en la piel subraya la importancia de la metéfora paterna.? Ademés, se trata de una inscripcién muy visible, con un claro sentido transgresor: no s6lo «estar del otro lado de un pibe bien» sino también como denuncia al padre ausente. ‘A considerar las entrevstas en conjunto es posible delinear ‘puntos de reflexién mas abarcatves, En efecto, existe una rela én univoca entre el nivel de estudios alcanzado, el contexto so- tioeconémico y el hecho de tatuarse? Indudablemente no, pera cabe sefalar algunos aspects, El tatuaje casero, tal como se lo practcs Tadeo, es frecuente en j6venes de escasos recursos econd ricos. Este hecho limita la posbilidad de un diseio elaborado, el tao de colores, ademas de epender dela mayor o menor habili- 2 Siguend a Lacan tins del Nombre del Pade, come grate de taidetlad del sto nmr y poston sun orden aby des terion dip € eC cxrnmen UME ® dad de quien lo realiza. Lo comin, entonces, es encontrar tatuajes de palabras osimbolos files de ejecutar. Es dtl conilerar en estos casos el tatuaje en términos estétcos. Por otra part, se plas tea certa correlacion entre la edad eronoldgicay el deseo de ts tuarse, dado que el inicio de la adolescencia 0 el paso a la joven adulez aparecen como hitos que implican, como vimos,distintos nivel de procesamiento ps{quico (duels) y la necesidad de res ponder a desafios nuevos. ‘De Ia muestra se desprenden dos cuestiones: Ia motivacién al tatuyje esta sobredeterminada por factores que abarcan un res tro tanto consciente como inconsclente;y lego, cdo ina de ss fundones es el servir como un woperador psiguicor (vias lap: tulo 10) con algdin aleanceelaborativo. Un punto que quiero ents tizat es que el cuerpo aparece como un primer aria ela Bs (queda de individuacién, Pero aqui cabe una aclaracién 0 se trata del cuerpo como vehiculo de un accionar orientado ala realidad externa, sino que se detiene en s{ mismo en un intento de nares 2zacién Por tanto, lo central es el tema dela identidad,y el tatusje parece contribuit a modificar un sentimiento de mismidad nesta ble ¢ poco consistent Laeleccion del diseno, si bien vinculada ala historia si cada sujet, comporta otras consideraciones. Ast, el nit tuaccin y compljdad de ideas inherentes al simbolism0 ala cisidn de tatuarse varia segin los casos. Al respecto, abe compa: rar la respuesta de Vera con la de Ana. Pero también hay que dliferenciar si el componente idcoldgico, presente de manera mas 0 ‘menos estructurada en todas los entrevistados, se limita a una ac cidncon fines propios (Vera, Tadeo), adquiere un matiz de induc- inal otro (Martin) 0 deriva, como en el easo de Krakow, en ae libro que alaba el atuaje. EI material analizado indica que Ray una tendeneia a sesuir ta tusrdose una vez franqueada la rontera del primer tts Eto es relevante porque obliga a pensar sobre las implicancas del auge de la préctica. Aqut se conjugan el deseo de inclusin grupal y la rnecesidad de referentes identifieatoris, En este contexto, Chrito- ‘pher Lash (1999) destaca la importancia del grupo de pares y la ‘modificacién operada en el olde las instituctonesy la familia co- ‘mo tansmisoras de la cultura. Existe una mayor dependuncia de la ‘visbildads y el nnanejo dela imager eos fora de reconou> ‘mento social, Dentro de lo que caracteriza como wcultura ce! nar ‘isismae, Lash plantea la coexstencia de una steenologa avanzada con wa espiritualidad primitiva» (1998 294). Esto nos remite ala impresion que generan algunos locales de tatuaj, desde el confort ‘lve hasta el instrumental uilizado, en franco contraste con a {ines de los significadosatribuicos a eta prctica ya la vivencia {Se una experiencia initia, [Las afimaciones de Krakow revelan que, mas all dela edad y las diferencias culturales en juego, existen muchos elementos en (iia). Aqut se puede ver cémo Ia figura de tatuador aparece in vestida de una autoridad que garantiza una intervencign confiable Y ecient Plath nos presenta una viva impresidn de lo que ocurred rante el tatuaje: «En cuanto deja de trabajar con Ta agua la del atuado lanza sus cuentas de sangre (p 150). La tematica del dolor tambien esta presente, aunque el no reconocero expt tmente forme parte de ritual. En este cas, como pruebs de hom ‘ra en un joven que se tata el nombre de ss novia enla muh «La agua se lava un segundo y el muchacho se estremnece como tn potrom (. 155). La importancia de levse un tate para siempre se ve"equ no- tablemente trastocada en la reflexion de la narradora, que se ve ‘muy impactada por lo que cbserva a par de evidecir su ech- 2p: «Menu problema si me cansara de mi piel antes que del ves~ {ido del ado pasado» (p. 156) Finalmente, el eatoarroja una inte resant linea en tomo ala fantasta de asocar tate rote « Ja mujer En efecto, la nareadora habia supiesto que a expose de CCarmeyestarie tan tatuadia como él y se sorprende cuando ste co- senta que sigue tan blanca como cl ia en que naci (p57). La blancurs estar limp de tatuajes vinulada al pel del rec ‘nacido, remite al lienzo inmaculado y Ia pagina en blanco, pero también aude ala inocencia y sla pureza, En contrast, la marae Cc e TaTUAIEY soRITURA a dora, habia imaginado «visitas intimas de Laura en casa de Car- sey, [una mujer] esbelta y flexible, con una mariposa dispuesta para el vuelo en el pecho; rosasflorecéndole en las nalgas; en Ia ‘espalda un dragén guardién de tesoros y Simbad el Maino en seis colores sobre el viene: wna mujer con experiencia escrta pr td ‘cuerpo, une mujer con mucho que ens [la bastardilla & mi). Por tanto, parece evidente que estaba en juego la fantasia de una mujer de gran experiencia sexual, presumiblemente una prosiuta ‘Ahora bien, es esta vinculacin entre tatuae, creacin y escrtu 1a, que queda esbozada en el arte de Carmey, la que encontramos rmagistralments esarollada om Ia ahra del exeritar euhann Sewn Sarduy. En su relato autobiogréfico, «El Cristo de are Jacob (1998, ¢.1:51-102), Serduy hilvana una serie de vinetas partir de Tas indelebles huellas fisieas 0 mentales que marcaron 1 evst cia. Las primeras, y mis importantes, son inscripcion = visibh aque han quedado escrtas en st cuerpo por medio de cieatrce ‘suturas producidas por acidentes o enfermedades. Como cl mis ro expres: «Recorsiendo esas ccarices, desde la cabeza hasta los pies, esbozo lo que pudiera ser una autobiogratia,resumida en una Arqueologia de la pel, Slo cuenta en Ia historia individ lo que hha quedado cifrado en el cuerpo y que por ello mismo sigue ha- blando, narrando, simulando el evento que lo inscibid. La total dad es una maqueta narrativa, un modelo: cada uno podria, leyen do sus cicatrces, escribir una arqueologia, deseifrar sus tat aes otra tinta azul (p-51)-Lo importante entonces son esas isp ‘es coxporales que, si bien son vsibles para quien quia lel su verdadero significado sdlo puede ser entendido por cl que las vivenci6, Sarduy nos presenta la idea de una pel en tanto senvol tura cifrada», en cuyo relieve e revelan las instancas clave dela vida, Desde esta perspectiva, el cuerpo cobra sentido a partir de suis marcas otatuajes, esto es, cuando se convierte en un cuerpo texto con una funeién narrativa propia, En su ensayo «Escrito sobre un cuerpo» (Sarduy, 19%, 1). ‘ocupa del libro Compacto de Maurice Roche, cuya tram jaa {edor de un médica coleccionista de pisles humans y si isl) te, quienes tras haber comprado la piel cubierta de tatuajes de viel enfermo, @ allan junto 2 él ala espera de su muerte. Mien: tras esto ocurte, ambos «giana su alrededor, codiciando el aper sgaminado trofeo, las exquistestexturas del pelle, recorridos de inseripciones que interumpen pictogramas y jeroglfics de todas » DY suvianeisreto y las gpocas»(p. 1153). Libro que le sirve de pretexto para tomar a los tntuajes como una metafora para concebir una nueva forma de hnace literatura. Asal opinar sobre lo que lama «autor tatua- dom, afirma: «La literatura es, como el que practca nuestro colec- conista, un arte del tatuaje: inscribe, cira en la masa amorfa del lenguaje informativo los verdaderossignos dela signifiacion. Pe ro esta inscripcln no es posible sin herida, sin pérdida.(.] pera ue a palabra comunique, el escritor tiene que tatuarla, que in= Srlar en ella sus pictogramass (p. 1158) Es decir, no hay creacin ‘in ology Ta literatura es un arte donde la agresién también se hac prosente Ens ensayo «La simulacién» (Sarduy, 1999, tI), donde se ocu- ‘pa del tema del cuerpo en conexidn con diversas expresiones de pintura corporal y travestismo, etoma amnbas ideas: «Con el dolor ‘© con la tnt se delimita una parte del cuerpo y, a fuerza de “traba- jo", sela separa de la imagen del cuerpo como totalidad»(p. 1295). Para levara cabo el tatuaje debe punzarse lapel, herila, de modo «que ponete a tina y se forme la imagen. Es esta herida la que se- {iin el andlisis de Leonor A. Ulloa y Justo C. Ulloa (ibid: 1626- 1s), drige la atencign del lector de Sarduy y lo leva a fijarse en tu cealle que si bien aislad, termina efltréndose, expandiéndo- se y modifcando Ia textura misma dela obra (p. 1636). Un ejem- plo ese primer rlato de De donde son ls cantenes (1967) en el que ‘parece tn mindsculo detalle que revste un alto grado de signifi- ‘acidn erdtica: un pequeno paisaje ttuado en el cuerpo de uno de sus personajes y que, ala manera de un ideograma, condensa los contenidos de la cultura tradicional china en relacin con el cue ‘cosmos y la naturaleza y que a la vez que remitea otros tex- to chinos, Ls autores concTuyen que el atuaje Fanciona como ese tail inesperado que atrae y modifica la manera de leer el text, Vale decir resulta un componente visual indispensable ala estruc turacin del relato. Es a propésito de estas elaboraciones que en el ensayo mencio- ‘nado Sarduy nos sorprende por su aguda comprensidn psicosnalt tica al hablar del tatuae, el cual, ala manera de un fetiche, fascina precisamente por presentatse siempre como wfantasma de lo sepa- table, de lo que se puede arrancar» (p. 1294), es deci, dela casta- cin. Veamos emo lo explica: «Esa iluminacién sectariarelega el testo lel cuerpo ~an resto paradojco~ a una zona angnima yleja- ‘newline la representacion y del deseo in valor de erecicn, ‘oscurecda y torpe. La tortura y el tatuajepertenecen a ese mismo registro del desmembramiento dela fragmentacion factici [u].S6- Toc fragmento cublert pore tatuaje—iniciales anclas y corazones vienen slempre a insribirse, como por easualidad, sobre ls bi- ‘eps los masculos mas erties, realzado porla tints minuciosa 0 sometido ala torsién, al dolor, ene acceso al endurecimiento, ala tereccén notora [El resto no merece mas que pudor:flaccidez y burrimiento» (p. 1295) Al referirse a su préctca actual, en «¢Quiénes son los tatuados?» afiema: «El tatuae, pues, hoy, con su auge y automatizacién, ha in- vertido su signo: ya no es un acto sagrado que exige el consent ‘mento de las dvinidades, ni el testimonio de una prueba ini ‘ayn la garantia de pertenencia a una tribu, a una varonia oa un clan, ni el simulacro ideogréfco que da al guerrero un aspectote- rrible y ememora sus hazafas, ni el signo indeleble que protege de toda agresin: asi lo empleaba un emperador chino, como pesa- porte o salvoconducto pata atravesar los paises enemigos: no; ro- ‘ustece al tatuado en tanto que propietaro, acumuladortaimado cde ornamentos que slo ia escaramuza agresiva hace vires, que rho conmemora el coraje si de verdad la inseipcidn es indolora de ningin sarificio, la sangre de ningin pact, el horror de ningu- na escarificaciGn,Proliferacin y vaciamiento: esta contradiccion aque atraviesa el tatuge.»(p. 1302). "Ahora bien, qui288 por mera coincidencia 0 tenlendo algtin co- nocimiento de este autor la pelicula de Greenaway, Escrito en el ‘ashy (véase el capitulo 3), confluye en la misma direccin: la no- ‘ign de una earqueologta dea pel yen especial, Ia idea del cuer- ppo-texto, donde fa inscripcién -trétese de tatuajes, letras o frases pintadas en el cuerpo- femite en ultima instancia a las huellas ‘mentale de une historia singular. Desde una perspectiva diferent, reencontramos esta idea en. cl sobrecogedor cuento de Kafka, «En la colonia penitencaria» {(1919), Aut tatusjey escrtura también implican una tarea de des- ‘framiento, peo con consecuencias moriferes. Una rastra adosa- dda a una compleja maquinaria(simbolo dela tortura y del autori- tarismo que instala su propia ley) tatia durante horas el cuerpo del condenado con todo tipo de trazos, aunque so una franja lle- ‘vad inscripta la razén desu sentenca; he ahi lo que el sujeto debe develar: wes fail descifrar la escritura con los ojos; sin embargo, ‘nuestro hombre lo descifra con sus heridasy (Kafka, 1989: 142), Ce Cc Por atmo, en el rlato Et hombre stad (1951), donde dos su- jetos se encuentran en una ruta y comparten una noche solitaria, Ray Bradbury nos presenta Ia inquietante imagen de tatuajes que ‘cobren vide en la oscuridad y que si bien eercen un efecto defasc- racial mismo tiempo adquieren una cualidad ominosa para ‘quien se detenga a miarlos, Comentan Este breve recorrido a través del talento imaginativa de los au- toresreferidosilustra la fecundidad de ideas a que da lugar el te- ‘ma del tatuae. Me limito entonces a una de ella, a saber, su con- ‘epcion como un tipo de inseripcion que, mas alld de suscitar un impacto visual, se revela como un texto & descfrar. Esta ides es ‘congruente con lo planteado en el capitulo anterior donde ee deli rnean una serie de aspectos presentes en wn tatuaje; es decir, que ‘conforma una dimensin ocala, ce e 8 Tatuaje y erotismo Preguntado acerca dela vertiente sensual que muchos buscan con- nota al hacese un talus, Sergio Villagrant responde: «Siempre hay un «calor agregaio> de wn tatuaj sabre agus zo pecal del cuerpo, Los elses tals en los raze y pier lr ‘cohpaads de dss en a pare baja dela spa, nas, es, nitales, cull, tetera. Donde el tatuaje pase de ser wn ime lia tna suerte de deostracin de eoismo o sensualidad..J Lx part eri- ‘nde sto puede ir tanto en a imagen relizada como en ta ubiccin..» ‘Ahora bien, qué es este wvaloragregadon? No se trata de una es tétiea determinada Gnicamente por ia belleza de un diseno y, por otra parte la nocién de erotismo en cada sujeto es susceptible de = ms varindas respuestas, Ateniéndonos a una lectar9 ener, hemos visto que el tatuaje mantave durante sighs un seo man 1. Tetador aca en entgo, Chie Frgmenoextraid dente po dea revista Turtidr urbiedaenel septs eterno ‘eho ha, hecho que de por sf lo inviste de un atractivo especial. Tem- bin eabe considerar que cada época define iertos cSigos de se- cluceién y lo que entiende por estimulo erdtico. En lo ltimos de- cenios se han operado cambios importantes en el uso de la vestimenta y la mostracin del cuerpo. Conjuntamente, se modii- caron los modos de concebir la aparienca en cuanto alas diferen- cis de género (véase el capitulo 1), la television, por caso, ha fa- itsdo la contemplacion de todo tipo de escenas y conductas ‘wales. Esto es interesante porque la idea misma de transgresi6n, ‘gue participa del erotismo, forzosamente ha debido ampliar sus formas de expresin. Me refer al hecho de que una mayor desmu ez libertad de exhibirel cuerpo puedan no suscitar el mismo in- terés, requiriéndose un nuevo estimulo que despierte un efecto sensual Por otra parte la seduccién desde Ia imagen ya no toma al cuer- po en su toalidad o una parte de éte en sus atributos comanmen- te reconocids, sino algo mas fragmentaro ain, como lo es un ta twa. Aqui ha ocurrido un sutil desplazamiento. En efecto, en las revistas dedicadas al tema, lo que se suele ver son partes del cuer- po tatundas ‘Veamos cierto material ilustrativo. El primero concieene a Bea y 8 Laura, ambas de 27 afos, profesionales, que fueron juntas a ta twarse el mismo dsefio, un caballito de mar de color negro ubicado en la zona baja dela cintura, Bea express: «Quer uo per que se vera cuando yo quisiese.. Vi un video de ivy Spears y ella tenia uno en ese luge, lequedaba muy sexy, Des- ru todo el mundo mos preguntaba por el tatuae. famosa bailar nos Ponioos emeritas sin esplda para gue severe y buen, fscins, Digi ‘mos que lo hombres lo primero que vere el tatuajey les encanta. Logue ama a atencion era que teniamos el misma y os pontmosdeespalda orgie no mira para ef mismo lado. Cuando fuimos @veranear al cos fa, incluso se ponten a comparar si eran iguales.La mayor con os gue ‘ie luna joya que no puede ser reproducida. Una bslleza que wld ex te en el ser humano, Ya ves... n0 te hubieseercontrado, habea vi ‘ido toda mi vide con Haruna. No es por amor no tenia tre opi» (a cursva es mia). Otro personaje de importancia es Harutsune, ur, joven que vive en casa de Kyogoro y es su asstente, quien fuera tenviado por su madre pata set tomado como aprendiz Bh la sesion detatusje, Akane ~que leva solamente him nox, se entera del «métado personals del macsteo: debe vice? con el foso desnudo sobre Harutsune, a la par que Kyogor-« ubics fen cuchilas detris de ella, Ante las primeras ydolorossia.s pu ‘zadas, el joven, obedeciendo a una seRal del maestro, procede a tométicamente a acariiarls hasta ~queda sugerido- llegar a la pe- netracién. Luego del desconciertoy la resistencia inicial de Akane, la vemos no solo gemir de dolor sino tambiér por una excitacion ‘que culmina en el orgasmo. Asi, con el corre: de las escenas, de fuerte impacto visual, Akane se entrega & una doble experiencia por un lado al sufrimiento ocssionado por el atuaje; por e oto.» tan placer del cual termina participande. ‘ino tiene fa ocasién de ver la usanza tradicional par totuar punzones de distnto tamafo, un martlit,lalimpicza de a sa fre y el despliegue del hermoso y colorido disefo de Lay Tacit » D suv nesretD 9 ‘us, una aguertida princesa en lucha con un dragon, reproducido dirgctamente sobre la ple ‘Una segunda linea argumental e el pasado del maestro, el or! gen de su estilo y st voeacion por el tatuaje, y To que serd para Isrutsune el develamiento de st fliacion pater, ‘Comexranio Un aspect originale intoresante de rez a mujer tatuad esa doble mirada que propone al expectadar: el tatuaje no sd es vehi culo de impulsos creatives sino, al mismo tiempo, el centro donde confluyen distintas mociones psiguicas. En particular, aquellos componentes del desarrollo sexual infantil que, como sostuvo Freud (1905), de permaneceraetvos en el inconsciente -de quedar o! sujet jade 2 ellos incien ulteriormente en el ipo deeleccidn vnosa yen la eval del erotismo. Enel contexto de la pelicu Ia la pio! adquiere suma importanca, no slo por sus aptitudes de Ticnzo sino tambien como fuente de erogeneidad: la pulsionespar- ales de very tocar se muestran exacerbadas, af como tambien Ia ‘analizacin de impulsos de crueldad (sadismo) y dolor (masoquis- ma). La piel comporta junto al tatuaj, una cualidad fetchista En el filme se yuxtaponen principalmente el acto de tatuar 0 10 «que el tatuaje representa, y tod To que hace al erotismo; es decit, nos muestra su faigambre sexual. Utlizaré algunos aportes de Do- vel! Meltzer (1974) soe la sexualidad adulta, Lo esencial ese poe fantasia que subyace a cierta conducta no la conducta ob ervable- para diferenciae cudndo hablamos de un compromis pervert y cainda de tendencias polimorfas propia dea sex ad infantil que pueden persistir en a vida adulta, Estas fantasias capturan y dominan la vivencia inmediata del se del sujet, lo que ingde en str modo de relacionarse con el objeto. Meltzer habla de sperversidad de los propésitos»(p. 150) cuando predomina una fantasia sidica que atenta conta la esencia misma de la creativ- ‘iad Creatividad que -a su entender~ deriva de la signiticacin uc elnino otorga ala sexualidad parental (la escena primaria) en lanto acto amoraso y fecundo (fantasia de preservar los bebés ima xinados en el interior del cuerpo materno). La capacidad de vivir éreativamente un trabajo es correlativa a una sexualidad adulta «que deriva de esta temprana constelacin. En cambio, a caracters- y « tica polimosfa de la sexualidad infantil no comporta una fantasia dlestructiva y responde a las tensiones susitadas por fs clos y la, situacién de exclusion, donde el nitio emplea experimentalmente ‘sus zonas er6genas para descargar su exctacién, Para Meltze, sla {gratfcacién sensual noes un fin primario sino que surge secunda- Flamente, en compensacin, cuando los fines creativo fracasan y son eventualmente abandonados en aras al placer (p. 145). Esta parte destructiva puede evolucionar hacia una wtendencia a desa- Frollar cults» (fanaismos) y la actuacién de steoriasarrogante- mente afirmadas» (ibid). En suma, la perversidad neurdtica es transitoria y debida a factoresexteenos; en cambio, la sexualidad peroersainvolucrasfantataser6ticaso actividades en las cuales el ‘sufrimiento mental ofsico que infigees el centro de la excitaiéns (Meltzer, 1974: 175) ‘Veamnos estas nociones a la luz de las distintas significaciones| que reviste el tatuaje para los protagonisas. El deseo de Akane de tatuarse para conservar a Fujieda(representativo de una figura pa- ramp un nfo bre Hara imago maternal. da respuesta a Kyogoro: «No quiero ser vencida». En cuanto a da bu capacidad de mantener un compromisoafetvo, 0 mas bien ‘su erotismo, depende no slo dela atraccién que le suscitela piel ‘dela mujer, sino de que est tatuada. No se trata de amor -como él mismo explica-, sino de fiacidn a un aspecto parcial altamente ideaizado y dotado de pertecién el tatuae erigido como un feti- che, Esta sustitucién de Haruna por Akane responderta al deseo de Seg gratifcéndose con una piel joven, acaso evocativa dela piel matera primordia. (Con respecto a‘Haruna y su renuncia a Fujieda al apreciar la piel de Akane, sehalaré solo un aspecto: que via una identificacin proyectiva, Haruna se ve asf misma de oven, en el lugar que Aka- he ocupa ahora para Fujieda, Su sef ents fuertemente identficado ‘con ese aspect juvenily atractivo dela piel de Akane (ain no tar tuada, es decir, virgen). Una fugezescena la mostraré después pe- ‘Rindose un tio, y solo entonces uno se percata de cun terrible le resulté perder a Fujieda. Dicho en otros términos, el haber perdido su dica cualidad deseabe, una pel lozana y tatuada, sin la cual yanoesnada “También es signitiativo el lugar ue Kyogoro ocupa en la fanta- sia de Fujieda: el tatuaje debia realizaro wese gran maestros. AS el £0, dos sspectos Por un lado, el sexgo tansgesor con el que ses rifca al tatuajeal vinculssloinicalmente aun contexto de pros. Situcién y, por atr, similarmente a lo que sucede con Fujieda, es] tataj To que le da valor ala mujer yen particular aguello que le torga su dimensidn sensual. ») Kyogor concbe su umétodo»aplicdndoo a su joven esposa (que noes otra que Haruna} ln ata en ln espalda contra su vo- ntad, mientras ia fuerza un coito «tego. La resistencia inci dle Harun, paza después dejaro continua, esa mezela de su riento y got, devienen para él una situacion intensamente Se ful Esto deriva en que Haruna lo abendone etando emborazada e e de Harutsune (historia que este iltime deseonoce). Li =i, {que me interesa destacar es el proceso de ftichizacion de un odo ido en el transcurso de un tatuaje? Kyogoro lo expla: «Tu slestno es el tatuae. Eres mi hijo. Mi sangre corte por tus venas Deberis continuar con mi estilo personals. Se puede pensar que el nie que nace, més que advenir como hijo es dado a luz como un tatuajhij. Cualquer creacién o trabajo reviste para el pstquismo Ja equivalencia de un shijo simbdlico>. Pero aqui, tatuaje e hijo faparecen confundidos, de tal suerte que el nacimiento de ambos simboliza una vida que se gesta en una piel-lienzo, La identidad de Forutsune lleva Ta marca de los tatuajes que cada progenitor efcud en él. Ese udeberds continuar con mi estilo personal> ‘mutsten un imperativo paterno que se autoafirma desde Ia per- versidad. Noes al hijo al que Kyogoro intenta preservar, sno 8st propia creacién a su wesilo, siendo eso lo que adquiere sentido de trascendencia para él | 9 9 9 El tatuaje y la experiencia del dolor Bajo la consigna «Ponele color y dolor atu piel, difunctida en Inter- net durante los dias 25, 26y 27 de octubre de 2002, se lleva cabo ten Buenos Aire la primera Convencidn Internacional de Tatuajes Y Body Piercing, De caraceristicas singulares, el encuentro fue lina ocasién para inferiorizarse sobre las distintas précticas de Indy modifeation." to interesante es que todas estas précticas pre- suponen, en grados variables, la experimentacion de dolor. En 1: Movimiento gue ncuye no loos tues yas peforaiones, ino ta tien ins ccnieacnes azada Gel pi on btu randy Atinend de Uinlvjo spando ros de pl ls implantes fintedacin de bolas dea tseacra qurrpco dentr de lp). Tabi comprende el proediminto XT Saspenstn, uc sin uc ate de una aera compra permanent onsite er savas por anchosendisinospuros dl cuerpo ganchos {iar quia snares congue de monarmanoy gros, alos uizados ‘hiss cies finde pss por cxpesens de er colgdo, En una ve ete enters hay gules leg > n muslacen de eas partes del everpo (los dedor onus ln geal) Sobre ada ests prc, purden eras fevstes Pal a4 (noviembre de 202) Aton Tt, 4 Inovinbre de ez) ana pbbendas en Argentina ce e efecto, ya desde la convocatora nos encontramos ante tn feném- ‘no nuevo que exaltay otorga un lugar especial al dolor. ;Céma explicar esta propuesta en el marco de una cultura de grape? {Cudl es la funcién que cumple el dolor? Por otra parte, al hablar ‘de dolor entramos en un terreno complejo hay que considers «1 dolor fisico, puntual, provocado en determinada parte del cuerpo, yal mismo tiempo aquello que hace ale vivencia en s, Tambien cierto que hay un umbral de tolerancia para cada individuo y {que esta condicionado por factores emocionales, Mi interés entonces es ahondar en esta «nueva subjetividads {que rescata la experiencia de dolor como algo inherente aun monde de vida y @ partir de cierto material ilustrativo, destacar la inter vvencin de algunos aspectos a tomar en cuenta, ALGUNOS APORTESPSICORNALTICOS EN TORNO AL D0LOR En un tna avanzado para la concepcidn desu époce,e sProyeco de una psiccogia pars neurdlogos» (895), Fed ec pone un modelo energeo del fanctonanenta del aparat pe ico a paride la casfeacion dete tpos de neurones, Un se Prcto imporante es su desrpcén acerca de Como opera an stimula somatico dolorsoy au inmetiatocorelato metal Aleco de dolor) Apoyindose en dicho text Jan D. Naso (1559) etude dolor corporal aI luz de sus datas concn. nes conf psiqico. Planes que una lesn isa comprende is tempos ‘La lesion ena pat del cual el yomprime ena concien- cia una imagen mental dela parte del cuerpo lesonada No hy Alor compra que nose representa ptqicamente Est exp 68 por qué se puede experiment dolor sin que medie undo rea sla sensain dolore rela eavivacaporel sugiies to da represertacin mental dela heidas (p88). Ade sc trate de una herd externa ord ena supe del caer s dena proverente de os crganosintemos a lestnserimapons #iamentsetida po el yo como algo scones ena peers del ‘uepo eo das come igo sono a 2/Un estado deconocion que testorna al yo. Se produc un ato de energie qu econenira eel yo en paca st a "epresentcin mental dela here, ce Ce EL TATUAJE VLA EXPERIENCIA DEL 0OLOR ww 2). insancia de rexcin, donde el yo opera como us sian aque teat varaciones que ocurten inemamen ‘Un carto moment hace la relat del yo con a mei i> conscinte Es deta asin ete el cho present ors je prtenecen al pasado lvidaca del sujet, Nasi fren f tepeisin sonic dea vivendsubjetive. Atl dolor como ‘ecto nose origina por alsin ens aes en el cerebro para la teraain doors os acannon yo os tes del yon ell paral emaign doloroaw (p87) Eto x lates produce na rapture dl equi psiuic, quan el prindpo de plicertranatoramente sold el yo pur ets ferbacin yeacion con una enacin olorosecayo ama sts tv ene iaconacente Natio now habla de sn cuerpo dotads de tema (p122)queconservs as huss de sus prmessmas ox Peviexclas doloroans (san oginicas ode sepaacin y perdi), {Gueson scopes dereectvarseyreaparce en fora trans rad en coneién con diferentes stuactones de avid coidan, Desde eta perpeciva el sujet repite un sufrmient sn saber por qué lo repte. ‘Ahora bien, tal como se desprende del titulo de la convcat ria, el dolor y el placer como correlato nos conducen instil: ‘mente al tema del masoquismo. En «El problema economica del ‘masoquismo» (1924), Freud postulé tres formas distintas de e\- presién. La primera, que vehiculiza las siguientes, es el «mas0- uismo er6geno», cayo fin es procurarse placer en el dolor. De origea primario, nace por un efecto de inteincacin (mez) dela pulsitn de vida (Eros) y la pulsién de muerte (Ténatos). Fl ejem= ‘lo mas cabal es su inclusién como componente erdtico dela vida sexuel. La segunda, el «masoquismo femenino», se manitiesta a través de fantasias vinculadas a la femineidad, esto es, ser cast: do, tolerar el coito 0 pari, fantasfas que subyacen a ia consec cidn del accionar perverso masoquista. Por iltima, el «masoquis: ‘mo oral» como rasgo de conducta que va en pos del sufrimiento ‘ima y in importa de dante provenga por eae, quienes Sisten a la cura durante un tratamiento alerrandose a sus sinto- ‘mas fla «reaccin terapéutica negativa») 0 quienes no pueden dis: fratar de sus logros (elos que fracasan al tlunfars). Freud lo cexplica en tézminas de un sentimiento inconsciente de culpa y la consiguiente necesidad de castigo, resabio de una fallila nol cin edipica m svi esse 9 Desde estos lineamientos, Benno Rosenberg (1995) plantea un enfogiie sumamente original, cuyo eje central es privilegiar ell ar del masoguismo en la constituelén y posterior evolucion del Psiquismo. Es decir, lo novedoso es que presenta una vision del "nasoquismo como opuesta al sentido comin del termina, y no co- ‘mo alyo autodestructivo. Hay pues un «masoquismo guaidign de 1a Vida», absotutamente necesari, que acompafa todo el espectro dle nuestro funcionamiento mental, y que se contrapone aun ma- soguismo mortifero». Siguiendo la descripeién de Freud del maso. quismo erégeno primario, el autor destaca ese momento en que la Poulsion de muerte queda anudada a la pulsién de vida através de tn coescitacign ibiinal. Esta ligadura posibilta la constitueidn del ‘apsrata psquico, en tanto que el dolor y el displacer quedan pri !asinenteerotizados al servicio de una tendencia protectors que lim vurlve tolerables. Por tanto, existe un nicleo masoquistaerdge- no gue paticipa de a estructuracién del yo arcaico y que perdura toda la vids. Més ain, funda la subjetividad en la medida en que ‘el sujeto se reconoce como sujetos6lo a partir de la vivencia ma. Ssoquista» (p. 96). En esencia, aprender & soportar las tensiones (aplazar la descarga) es bésicamente un aprendizeje masoguista, Cuando estas tensiones se tornan excesivas o desbordantes, se pro. slucen’ maniobtas defensivas que buscan restablecer un equiliorio masosista necesaio para la autoconservacion. Uno de ls tants {jemplosclinicos aportados en su libro es el papel contradepresiva de Ia conducta masoquista, Por lo tanto, elimasoquismo erogeno primario da cuenta de los problemas de la destructvidad y la au {odestructividad. Rosenberg postula que el sadismo debe ser con- siderado como un masoquismo proyectado (p. 86), vale decie co- ‘mo resultado de una identificacién con el objeto-sadizado que permite gozar de la crueldad o el sutimiento que en realidad es propio. Sie! masoquismo precede al sadismo, también evidencia Su cardcter vincular por la misma presencia del objeto sadizado, all Ia proyeccisn, esta carga masoquistaretorna masivamente «en forma de sadismo ~autosadismo, como dice Rosenberg, &= enlonces cuando adquiere potencalidad mortfera, Em uma, ‘hay siempre una dimensién masoquista dela existencia hua: ft ue se sigue de Ia dimension masoquista de toda sexualidads {p.179 Por itimo, la naciin del yo-piel de Anzieu (1994) y las posibles consecuencias de un déficten su consitucicn (véase el eaptalo 2) TY craaserccxremencnverooie J a09 itustrancfmo el sujeto procura configurarse una nueva envoltura «que To sostenga, aun cuando se trate de una signada por el suti- tiento. En particular, I provocacion de un dolor fisto puntual permits ligar(contener) estados de tension o angustiadifus ‘Maver. 9¢ wusraacion Los fragmento ctados estinreferidos nicamente al interrogante del dolor en los tatuajs. En algunos cass transribo comentarios ss extensos porque permiten una ampliacion del tema, 1. Lis (24 ais): Leva nuevetatuajes. En relacién con el prime- ro, hecho @ los 16 ahos, refer = Me hice mi ini, aL. queria saber qué se sentia. Me lo hice yo. Com tes aguas de coser my fnas, se pone el hil de cose y pin- ‘hd, mts las tres ogus porque se require espesor minimo, No me “ols pera nada Buen, como es muy fnito hay que pncharlo muchas ve- ‘es. Eso dois. Es como s alguien etd peso ys To hacen ellos mismas. = :Noees extranotatuarse sabiendo que vaadoler? ~ Sia veces sf. Porgue a oes ducle bastante... pro si uno est den- trae porque est decid a aguantarsecualguir cos. Vos ents, ones cl riz... Qué puedo decir, me duee? No. Ya ests y to banods. Sin embargo; se dice que no duce Ne ostomy aieque dle de. Losin api on ue entra ln agua, como una quemazdn, como si uno se cortara. Pero (0 esa principio, después por el dolor es como si ese parte se durmiera Después hay que tener mucho euidado, tatar de no mojarlo durante 2 dia para ques seq for accra. Esa esoara no hay que toar- a, mo le puede car sol, ends que echarte crema, asin. 2. Martin (21 afios): Tiene cuatro tatuaes (véase el capitulo 6) La realizacion de uno de ellos, el dibui tunas-onee HOR Tepartidosy es PROPREBADIOE Eeis hor 2 RA {OTE= A OCTAVIO PAZ ject) BEASTS Since enverorans c e mo svi ResseeLo —gDusletatuarse? = No. El dtinesminto duel wn poguito y despus, cuando la piel se te endurce, porque Tos misculs se cansan, peo eso fe pase despus de assis horas, come me pas con el indo que ya tena baz cansado. 3. Ivdn (24 aftos), quien serd presentado en el capitulo 1, res ponde: — Duele en el momento que te lo ein haciendo, depende del lugar del nivel de concentraion que tngas. Te puedo asegurer ques sls bin concentradoy tranquile, pods lear a soportarl con tranquil dad 4. Lucas 20 a Tene un tatuae = No duce, Laagujaentraen a primera y segunda cape del piel se sent como un rasp, algo ast, noun raspindolorose. Tabi dee pende dénde, hay znas que ducle ms, bajo el brazo, en el estomage, donde hay misculos feids, aht ee siente mds. Yo charlaba con mi ‘amigo mientras me tatuabe, En general trabajan ast con el cliente wt frat fomiliar, para que no piense tanto que duce y se le hala para dis tral, 5. Facundo (24 afos):Citado en et capitulo 10. Uno de sus tatua- jeses el nombre de su ex novia hecho en la nuca: = Lohice para demostare que la queria. Ahi me dls, pero creo gue porque estaba plead con ell. Si biese estado bien com el, nO me u~ Diese dla. Cuando melo hie eslaba mal, rst y me dali —2E1 dio influye en que se sienta dolor? — Pera mf depende mucho y qu ests decide, Si vs ests decid, ben te sents feo banc 6, Valeria (24 aftos): La entrevista ocurre a poco de hacerse st ‘octavo tatuaje, una especie de rama frondosa que desciende de imitad dela piema derecha hasta el pie. Hace una mueca de dolor mentees me lo muestra, ce — spous EL TATUAIEY LA EXPERIENCIA DEL DOLOR m No en absouta, Apes une questa molest El tatu duce ‘Ara me molest un poco per noe algo que no sep prs. 7. Nahwsl (25 afios: Tene seis tatuajes. = Duele pero es un dolor diferente, Melo bance. Es como..s me po _g0a penser, s coms fuera ot placer del door, como si pagaras por um placer proibido = 2Y quées para tun placer prohibido? = Bueno, es como si pagaras por un servicio, come cunts 9 gd para ety con una prostitute, Aci seria pareido. Aden, Gene Ue malo o avo tatuarse? Es una fermi de ser como uno quiere. Lis mje ress ponen falda recotas, rears reapretudas 0 acs altos. qué! les dice algo? = eVienes siempre al mismo local? ~ St Ya es tengo confianan. Es wna relacin muy especial. a cts camel qu etal. como parte deb cuerpo §.Tetimonioobtenido de Inte: No siempre me siento aburtido y, por es, por unce ts aos nd me tani ni me hice un piercing Peo‘ahoraplaneohacerme oro tat rand. Extra el dlr yl antiiacion de ser aunt, la nove de me iret por wn ra. Adem, me gusta cleciona cts Anausis: ‘Como se pueda observar,elabanico de respuestas es variado, No ‘Obstente, es posible resctaralgiin denominador comin, como 1o ts el hecho de que la experiencia de ser tatuado conlleva una sen- sic dolorem gus so meos inte eg ccs, in tenta ssoportare. Es deck el acento esté colocado en que, pues nla situseién,finalmente uno «se lo bancas. Est es un punto im m YD sum nesFe.0 9 e porque se admite una repercusin somitica objetivamen- smentarios, Para Luis vA veces duele bastan- jentro es porque esta decidido a aguantarse anv, que tiene buena parte desu cuerpo tatuado, a «Duele ene! momento que to estén haciendo», pero «po- ‘ds llegar a soportarlo con tranguilidady; Nahuel dice: «Duele pe- sparecen otos indi lems, ap yy zonas del cuerpo que al ser fléeidas resultan més do- rss factores inciden en el aumento de dolor: de- I grado de concen- necesidad de introducie alguna modificacién en la hipétesis je esta primera aproximacién, veamos algunas ion de Rosenberg, jor at pi ‘de por sf una experiencia que vale la pena transitar, Tade procurar un senimiento de eutoafirmacin ura toda una red de vinculs po pertenenci l grupo de personas tatuadas. Este es un punto Portante durante In adotesenca por tatarse de una etapa en la de desrganizaciony de eorganizacin y al momento de tatuarse, dado que el poder ssoportarlo» adquiere Ia significacion de una prueba de virlidad o, en linea generales, Ia de una apropiacién del cuerpo, que, en el caso de las mujeres, del de de un ero- 2). También hay que consi- fun componente transgresor (a veces famente)y que el precio a pagar sea precisamen- expresién verbal, se canalizan a través ‘Aqut conviene subra nes: 1) El dolor ps ‘dolor cumple funciones especifi- inal y piquica en ge- Desde esta perspestiv se activamente una exper forma de obtener domi contrafsbica). As, frent as fantasies, El procurar- imprevisiblemente doloroso, sea de ce eC origen interno o externo, la fantasia es lade controlar el suftimien- to porque tno mismo se lo administra, Me refieo a una forma de tjercitar certo control sobre posibles desorganizaciones de orden palqulco, algo relevant si consideramas que el tatuaje ocusre pre~ ferentemente en una poblacin adolescente. Aqut parecen ayudar varios factors. En primer lugar, el dolor que ecasiona un tatuaje fs transitorio, tiene un inicio y un final; luego, es esencialmente ‘manejable e incluso permite una anticipacién (el poder hablar det tema con quienes ya se tatuaron).Por timo, durant los prime- 108 diag, el sujet se ocupa de «curar» su tatuae (e denomina ast al cuidado de unz correcta cicatrizacion) En suma se trata de un dolor que culmina en una realizacién coneretay visible, en tanto {que imprime en la piel determinados contenido que se viven au ‘enticamente como propios (vale decir, hay un diseno sentido co- mo realidad elegida y no impuesta). En todas estas fantasas cabe destacar un aspecto fegularmente observable en la clinica, a saber, el papel contradepresivo del dolor 'Veamos estas ideas en conexién con el material de Luis, Su pri- mer tatuaje, hecho por él mismo alos 16 afios, es entendido en tér- ‘minos de una vivencia nueva y diferente («Queria saber qué se Senta»). Los sucesivos pinchazos comportan un dolor que, frag rmentado en pequesimas herdas, devienesoportable. La clave es ten su comentario: «Es como si alguien est preso y se lo hacen «ellos mismos»: el propio self es representado como una e&rce, in plicando con ello sentimientos de soledad y aslamiento. Ala ma nera de un preso, Luis se siente condenado a permanecer dentro de los estrechos muros de su inerioridad (la «L» del diseNo). Ace- ‘80 estéaludiendo a un mundo interno falto de contenidossignifi- cativos (esa «L» no lo singulariza, puesto que se tata de tina ini al), raz por la cua atraviesa por estados de ansiedad que no sdquieren cabal representacién. ;Cual es la funcién del dolor en dicho tatuje? En primer lugaz, hay un sufrimiento pstquico que deriva en un dolor corporal concretoy asibe. Luego, la experiencia fs buscada como un modo de capturar una dimensin subjetiva, testo es, la posibilidad de sentir a través del dolor. Tomando en ‘cuenta que ya tiene muevetatajes y que como él mismo lo expresa ‘a veces duel bastante, cabe pensar en uns tendencia masoquis ta que opera como un regulador psiquico. Si, de acuerdo con Fred, no existe leg corporal sin que el yo se forme una repre sentaciOn mental de ella, estas nuevas representaciones parecen ce Cc ‘cumplir una finalidad de ligadura® Como cortelato externa de es- ta dindmia interna, consideremos elcwidado que requiriern in cialmente sus tatuaes, es decir el proceso de weurarlos. Por ara parte, el uso habitual del término wcurar parece implicar un. ‘reencia (inconsciente) de que algo con relacin al acto «ie atta en este caso, el dolor- comportaalgin efecto curative. {ambien Ihemos visto cémo el mostrarse capaz de tolerar el dolor ~y Luis nos habla de ello-contribuye 9 una vivencia de fortalecimiento del self. El dolor que acompata un tatuaje puede devenie en una situa cin placentera en si es decir, como expresin de un masoquisi™o cerdgeno. La respuesta de Nahuel iustra al respect 's como si fuera un placer del dolor, como si pagaras por un placcr peohibi do». Este pagar se vincularfaa Ia consecucion de tn acto viv. con culpa y la correspondiente necesidad inconscients se vats En partcula, por a activacin de una fantasia sexual en la qu | figura del tatuador es asociada al servicio ofrecido por una prost- tua, No me detendré en otros posibles aspectos, salvo en un pun- to. Si en general se suele decir que un tatuaje pasa a formar parte del cuerpo, aqui lo incorporado a nivel de pel es su manera de vi vir toda la experiencia con el tatuador (#Es una relacidn muy espe- lalla que hacés con el que te tatia...es como parte det cueepo) El comentario de Facundo aporta otra perspectiva. Me rien Ia inclusién del dolor fsica como tn medi pare exp smientos de amor. As, el acto de tatuarse el nombre de La a ‘uri lugar particularmente sensible a dolor, como lo es la nc, a ‘uiere el significado de tuna ofrenda; el sentido seria una suerte de ‘amas me duele, mis te quiero», prevaleciendo ua idealizacion del sufrimiento, Otra posible lectura es la fantasia de pagar con dolor cel hecho de sentirse amado sin ser merecedor de ell. Por dltimo el testimonio de Interne introduce un aspestosigni= ficativo, esto es, la menci6n del aburrimiento como un factor que {ncide en la ealizacin de un nuevo tatuajeo pers. Ls seri 2 Terino que Fred laa pare refer unaopecacin del pact ‘qu iia aie clan de ener mano de exc) a uni ‘ri mprsertacones. Acre dene tis noo largo de 0 Se Dilnars e Presi} Laplace J-B Ponta, Buenos Are ia a OD ‘ia clini indica que este tipo de abuerimiento remite # vivencias| Jeprovns j,correlativamente, @ un sentimiento de empobreci= mignto del mundo interno. Lo impactante es que esta persona ma- nifieste extraar wel dolor y la anticipacion de ser tatuado». Esta ‘xpectative masoguistareorganiza al se sla vez que le otorga un ‘objetivo al cual abocarse, come es el proyecto de un statuaje gran- ‘den, Agu entra atallar oto aspeco. Un tatuaje de ese tipo implica un tiempa considerable y muchas sesiones de trabajo. Por tanto, el tlolor de cada sesin de tate Te posibilitara una forma de cone ‘isin © In realidad por la interveacién misma del cuerpo. Otro as- ecto singles su airmacion de wolectionar cicatrices». Es posi be que con ello este aludiendo @ marcaciones que incluyan otras pricticos ademas el tatuaje. Sin embargo, vale la pena retomar la ‘Sbservacién porque estas ccatrices corporales ~que nacen del do- lor otorgartan al self un sentimiento de continudad histérea (ves sel capitulo 10). En este sentido, resulta sugestiva la idea de Na- so (1999) acerca de wun cuerpo dotado de memoria», como oposte de Ia eactivacin de primerisimas experiencias dolorosas| ‘que psimanecen en el inconsclente 9 stevia ReIsFELO 9 9 10 Tatuajes miiltiples* Mi interés en este capitulo es ocuparme de una franja de adoles- ', sq “aquauguo> oursyut opedse wu yen © «ana anb 9p oppoy f= Sra us auped ne ap stone Jo oe mpc Mn sepuauadia sms oun jmqeuonos ens ods ope oped eed Pet oupag eopne a 90 iso un vo 0039p 1 3 J J -eSouaqut ap ous un “sued sp opm sepuar # ou} ua & epuryord spu uppe> toy fem fap upioeras | epes an eq “age so]UpTO 9p uoPOU fun p ua PATO oypay esa sa pul opuotprad ‘asrenye; e upisndsoo ye ssauud sou acop aS OU OE yt uasared —eiaqued HP onyeB > fe rer optpod ey ou anb “oased aang upiquse 4 0249100) ne ajuf ation un wadnjus anb sesnyp & sesouaduut souopesuas os. smb oom ‘ed $ ouemiay woof wpa “pmax "popaa voip 21 ~.2yubd un 38 abd bay ash 0 2208 sanip fg sour gis sal orovauson 30aau¥W J ¥ stuwaeesrevo 9 woestan con ls que venen a mo- posibilidad de tener Ia piel deco- undo subjtivo fragmentado que se en una piel de varios colores. El cuerpo cubierto de t= rol de contener ‘una nueva envoltura una «segunda piel» ‘como de ser soporte de sus pro- vin nos muestra un mundo poblado de duen- r mental sn que la percepcign del dibujo tatua- 9 euuesmues a do. Como él mismo express aes son lo que yo senta en el ‘momento del tatuaes. Asi el feto resulta el elemplo mas ilustrativo de la concretizacion de «una ilusin que no se dio», un contenido ‘mental -algoideal- que en él nose cumpli y que fue abortado. ‘Otro punto a destacar esa idea de seguir tatudndose como sise tratara de un proyecto de vida. La aspiracién de crecimiento pst- ‘que apuat taro tatuajeso de mejorar y varia los ya hechos. Es {que se vuelcaen la ext ce asf mismo partir de sus tatuajes. ppecho y Ia espaldatatua- as y elombligo. £1 di re tats Lo que quiero resaltares Smo la percepein del tatuaje posibi- de Ristoricidad de las expe- vvencia de un yo-piel ‘neva envoltura, en la que los sucesivos tatuajes operan ala mane- retene los recuerdos y ‘mantenerlos «vivoss en el espacio delimitado de a piel 4, Facundo, de 25 afios,tene los brazos, las piernasy a espalda tatuados y en la nuca lleva el nombre desu ex novi Cuando me hice eet Je que ta queria Hace dos de pegarme un en el ombligo. fue como um cable ira, e c able a tirana decide Facundo, mucstra de un modo smpacante a importania dela experiencia puta de provocarse {ndolor sic. Torun ado la vivence através del coepo ex en lan devin ay or rata nent de omar linens ulimit patio al ser oaliado (contr indo)en ue pe del cuerpo tte entatve desta tere Unefet fics en eu moment, eh ln media enquela iden de pe- fate uni leanga un nivel de represen yHigada por a fn conan desta on gu cnet locas in ait e e nL Tatuaje y adicciones En este capftlo enfocart el ttuaje como parte de una problemsti «ea ms abarcativa y compleja como lo son la adicciones. Als fi nes de cirtadelimitacin, me remito al DSM IV, que, bajo la nom nacién de strstomnos relacionados a sustancias, describe aquellos Aerivados del consumo reiterado de droga, los efectos secundatios ‘de un medicamenta y la exposiidn a tdxicos, La depenslenciay la snecetidad irresistible de consumo» dan lugar a un conjunta ‘fitomas conductuales, cognoscitivos y fsioldgicos: el sto v1 Circunseribiendo sus intereses en detrimento de otras sis de = personalidad, se producen un aumento de su umbral de tora J efectos de abstinenca (iritaidn,ansiedad, pérdida de memoria etter) y, por sltimo, el individuo no puede abandonar la pauta ‘dictiva pese a reconocer Ia dificultades que le carte. El material que presenta corresponde a una muestra extrafda de mis visitas a una comunidad ferapeéutica! cuya poblacién ~unos ‘einte pacientes internadas de sexo masculino~ compronde ove 1, Araderco als Fundacion Pal el haere faitado 0 tas essen pac, at persone gue geneosamante we (nian m Y svi nse 9 nes adultos entre los 16 y 35 aftos, que provienen principalmente dle un contexto scioecondmico bajo. Algunes son enviacos por el Juzgado (por robo, portacién de armas, actos de violencia) para ‘vitar una eondena penal y la mayoria pasé por tratamientos fal slosen otros cents La insitucién tambign funciona como wna cl iw se Ala realiza tatamientos ambulatorios de seguimiento y taro le prevencién Pr lo general, la adicein se desencadena tempranamente 3 través del alcohol, muy faclitado por un entorno acostumbrado @ su ingest, y se extiende luego al consumo de marihuana, cocaina, inhalantes y medicamentas (edantes, hipnsticos,ansoliticos). Un ‘asgo comin de estos sujetos ese! haber creido en un cima en el que prevalecié una relacin parental conflctva (abandono de la figura paterna,infdelidad conyugal o separacion y conformacién. ie mec parejas ehijos por parte de ambos), el deficit de roles ppaventaes 0 una comunicaeign escase todos fectores que incidie= ron en una dfcultosa integracin escolar que culminé en deser ea ‘Aqui la motivacin a tatuarse es una vicsitud més que surge dle una adolescencia que se va forjando en la calle y adquiere ca- ractersticas marginale El nicleo familiar es reemplazado por inclusion en pandillas ola dependencia de nuevas figuras mayo- res que consumen drogas y sels facliten. La préctics del tatuae, tn este contexto,dista mucho de ser la que ralizan los jovenes ‘jue vnc urren a un moderno local de tatuajes. ule ser «casero, |i mavorin elas veces realizada en precarias condiciones de hi iene, pusiiendo estar el sujeto el tatuador, 0 ambos, drogados 0 eqeigey & opeysnse gnsour 9g ‘saqpe2so» OW0> UE “oysozduy spose 9 saferye aouo auel] {60ue 92) OURLIEYY © an pp A apap ou woo s20 amb 2 "24 pen Sp Za ype uous > P ab fas uy asap 12901 0 OU 1 way ou 2p suse nb oa "ows fn op souara abo 0 20 an “ub mum owes oisa opond rye Treo op sda 0 9 oot upquay ‘cad 08 ses0u onto 52 ‘iad oon au dou oy upoou! map Op ux an anb nay, — gasneniey uputoo oyana ey as anb sa gb 20g?— yp 259 op su ob sud aged fe pao oy oman efi fog "220 npnard aus vgs o4e2p Boje open) “waa wes oo ofa pu ope us pow 20 ads laa ts — zeta my uquosep sopang?— ‘oa pf 2m nS op af wo amb uutxfgnaps wed owe ‘essoue 2p 059 sed 2 nb 04 oous Rey pz fp o3q ‘ooaeu 2p ‘opapese uoqesed amb poy ows say 50) wos eps ou slong $0] 2p opp egny ou of nb es09 2p wopuou. sor 9p sang sx topouspsce> wy 22 24s abo] 20 spd ou ab ap sy ani py ey» ag 3 womb a yn ou nang ngs Ou of out 29 aad“ duno opuond neds» 2 au auusony 40d 208g — spur ayremen ou astpPap opupn?— ots ypranucap Bio apd pd p ody un uc auarofuapy oop oo 's0i2y301 soup woody 5912 of y J » 9 snmsesre ay 2) Paoke v MADRE (braz0)-El disefo es: = Un reconocimiento a mis vijos. Igual o estoy seguro del signif «ado, pore cuando me hice tee del pecho no estaba my conscent. este consciente de ninguna. Pro ah ye estaba bastante las. Siempre que me tatuaba fom past 12). El chico 4 io también y como que queda, 3) UN Punto (en la cara, visi Me miro ene espa y me lo hago, aor quéen ta cara? fo en ta cara es un to tumbere, de alguien que estuce iste peso? ~ Detenid si: arias es, como ne seman, pero peso. —Pero, spor qué levaroenla cara? ‘mds poderso hai os dems, lg as. Casa ‘como qué me rebelaba contra fades. Par je mi viejo me do una repaliza y yo dec ican cuatro ladrones yun plc en el medi. 9 raTuaseYADIcIONES You 5) Maoxe (en eee gti, baja vertcalmente = Este aug tap os 5 puntos. £6) OncorunTos (anebrazo) Por qué te voviste tatu ino puntos? Fue una pace que tune problemas may seguido, un par de situacio- esque te co la pole, como demostrar un sentiment hacia elles. 7) Us crucrno, La LETRA Mv orRos aNco FUNTOS (en los dedos), hhechos al mismo tiempo. Aedos. mo 8, queria hacrme wn alo pero no egué «hacerlo, ij, En realidad cuando me lo hag como ge sco tener foda lz mano cubiera, —2Por que? = Porgue en el ambit donde me juntaba era demastrar cierto. como ‘se odo un tipo, no sé cul sa palabra exact. estoy un poco nervioso. Los tatuajes en la mano no se pueden ocultar + Nopensé en ew, Ligue deturo? = Me veia con demasiads tatujes, cuando estaba mal como que ya 8) EL NowBRE De Su souuna (en la piema): 1s 16 017 aos. = Mi primera sbrin. Me a pongo porque mi hermana tv un pro blema, que no podin tener hijosy yo lo siento como un rezonocimiento or ah en ese tempo, yo andabacon ganas de lene wn hijo y no fen a oportunidad, ce e€ we sua RIseELO 9) EL santo De ta wT¥Ca» (piesna} a los 19 aos HI dseo es la Sgr dun ombret pes quoi uc ev ao ran santo = Tuca esa marihuana cuando esté hiquita, como que nunce me iba filer Ia marinus Fue el stim? = Yo me ubiera hecho oto en a esplda, wn slamuerte, a muerte com la guava porque en un Goce. Hoy en da mo me tatuaia,e mds, {soy habla con ta coordinadara para poder sacrmels todos. Por qué? — Me income logue edit, por etd rebame contra gente Per a en mucho on fuger eon quar eon lero. Lo ‘ez cundo me seta cn sg al ps nt 0 me tent dps. Cand ils eo me lasting ebro Cent 17 ‘Son, Deus min ve acta po spt una compen on Sina hse gue yo pi Lo pr aap ya Ya ol ce ty a a facta atujeconquomarne co gril Mee ancl ode Ja marikwana.. * a aan iY edolor = Ait ya me lo haciy no oa consciene, No ea com pasa ni nada, might pr dicate Pe ah’ muchas veces cuando vie= ome golpeab yo no rexcconabs, no pod... Y cuando después me fi, mi ij ya abla fallecidoy me junté con wna chicee ij dela consuma 1yeamsurne conmigo, era una fala enfra. Puedes describ tu familia? = Soy et menor de tres. En casa por momentos a cosa iba bin, pero cuando se ponte my violent habia mucho golpe de por medio. Mi viejo Io eau Hip qu toma per ra volta. Mi ij ue boxende. Veo que te tatuast varias veces «madre» Cc ce aruAse ADIECONES| we = Para mes una persana que aguané mucho fo que pasate a> sa pero io munca le peg «cla. Mis vos 3 sparan cum era ‘fio (6 aos) y yo me voy @ vivir a cst de mit En ese tots me Soha com einco veces del colegio. Sienpre queria demostr ws ms tj, yer de hacer Hi, Después mis padres se ele a juntas 1! sts, yo regres, peo yano que que ester ts ‘cowexranio Enel captulo anterior dijimos que, una vez franqueads la lines del primer tatuaj,podin acvarse ura tendencia a seguir tatudndo- Ge atuacién que podiamos aociar con una predisposicin similar @ Inigue existe en le drogadiccin. Ac confluyen amb y 0 set del tatuaje comporta aspectos que rsponden a una verti: mx patoldgin. Esta entrevists refejar historias muy penosas, en Ios Bales las carencas son mltiples. Se pueden hacer muchas lectras pero me cert a cuestiones vinculadas a nuestro tem En primer lugar, los conflictos aparecen desde la infancia deb ‘doa un entorno que fallasustancizlmente en proveer un soporte qtrocional,Impresionan l falta decalider y un abandono que re ‘ote dstintas modalidades, Hay que considera el contexto socio Zonésmicoy el hecho de que ls condiciones de vida son de por s {files La interaccion con los padzes evidencia un enorine fii ‘de comunicacin, donde las palabras, més que transmitirafecto & ‘Cuidado, fueron experimentadas como imposiciones. El entendi srignto verbal es eemplazado por scones concetas, saber Kix {ee colocados conto prohibiciones 0 castigos a menudo corporales Por un lado, la figura materna aparece como agresiva (Rati), elo= av y permisiva (Felipe) 0 suriente (Mariano); por el otro, una figura paterna que ejrce su autcidad con una violencia eal @ shabeliea. Aqui se vishumbra el grmen de los sentimientos ce re ‘eldiay los conflicts con la autoridad que tan expliltamente ape ‘eon on las respucstas, en particular en relaién con un pad Thido y odiado situaion que se desplaza al figura del pliia (el Tatts) des lnco puntos). También quedan delineadas ls ident enclones tanto sédcas como masoquistas. La necesidad de lamar a ttencidn asume tempranamentela forma de conductas asociales TEvcsto vemos Ia compleja arociacgn entre agresin, culpa y nece- ‘Thad inconsciente de castigo. Estes sujetos ni bien pudieron, opt 7 | 9 TATUAJEY ADICIONES, yy» Proveerse de ella sino también es expresion or de la autoestims ‘de vida. EI habito de ingeri alcohol, por ejemplo, apa- ber sido capaz de algo en comin que ‘Valor ueltos hacia a sociedad, se trata de una marca dela margi- inacién, Desde otto ingulo ellos mismos manifiestan una relacion fmbivalenterespecto a sus tatuajes, toda vez que si bien son algo jin suelen nominarles como sescra- eal pensar "ya ls funciones reepeién, memoria, atencin,juicio de realidad, ) Veamos cémo esto incde en los tatuajes: La dificultad de recordar y ordenar sucesos que hacen al con- texto que acompatia la decision de tatuarse, el olvido de signiica- 30 homogénco en edacs, os venes mis grandes Soul acho ocenilamente un vacamiento de sigifiado, As go parental ala vez que encarnan tin ideal omni- Rad se tata Love pero no recuerda por qué; precisa que et si- Lo troschiquititoss, carecen de teen un notorio empobrecmien- expresa que no habl6 du- 2 de evitar Por etmpoductos que sinbolia : no ena material en Ral efere que soda el mundo se ESmpultve indo eau forma den Songun dows tt edo ysangraba macho ingrid psa SE ao de ealzaro en condones prc ins pe roa logue deport hab de una perdi de fon dea setlist como utbral de essen al dolor paar el dolor ‘de sus significados) porque habia pian, dir que pse al dolor hac alae de «mir, yo esto me lo «que tafe ala adiecins 2705 tatuajes de Mariano lo hacen sentir «mds po- | parece un tema menor fren Thecho de como lo hicieron. Aqut se luna cera imagen, hace evidente un desplig componentes sadomasoquists. 8 $0] oppadsas Ty “ou '[u9 Uppdueut esamu eun 2p. ‘opmuas un aseunoaxd 3p on suv nesreto y 0 como un reconocimiento, Por ahi, en ese tiempo, yo anda- ba con ganas de tener un hijo), [La cualidad adictiva puede manifestarse en un diseRo 0 desde Ja situacién que impulsa el acto, Un ejemplo acabado es el santo de la tuca» de Mariano, tatuaje que simboliza su extrema adiceén Y que equivale a un pecho inagotable que suministra alimento {como que nunca me iba a falta la marihuanan). Es decir hay una intensa oralidad desplazada ala piel. Por su part, y en relacén «om fs iniciales que Tleva en fa mano, Rail relata que, estando en un eoitexto grupal bebiendo alcohol, shabamos conseguido para talearaoss, como si se tratara de drogarse, La vinculacién que Fel pe hace entre «rock, alcohol y deoges también es sigificatva por- que alurle a un ambiente de consumo; de hecho, el tatuarse es una Drictica muy extendida entre os cantantes de rock. ‘tra funcién que cumple el ttuaje es la de dar expresién a vi- vvencias sumamente perturbadoras, Es deci, cémo sive al propo sito de ligarestados de tensin o angustia que de otra manera hu- bieran ocasionado una inundacién en el aparato pafguico y el ‘consiguiente efecto desintegrador (la posible eclosién de un episo- cin pseitico) El gdfico es un intento de configurar una represen- tacibn que contenga(y dé un limite) lo que se estdexperimentan- do. Un ejemplo es sa cara de una mujer» de Mariano, cuyo disefo presenta un tinte marcadamente bizarro. O marcas que ni siquiera logran ser un dibujo (el punto en el rostro de Marian, los puntitos de Rati en la mano), y donde la idea es tatuarse sin importa qué, a veces como mera repeticion de Io ya realizado (los cinco puntos, rnuevamente, en ambos casos). Se puede inert que en dichos mo- rmentos lo predominante parece ser un passje al acto con escasa contenant sibs, Aqui debemos retomar el tema del dolor y hacer otras conside- raciones En efecto, procurarse un dolor fisico y puntual puede ser ‘mucho més tolerable que verse desbordado por un dolor mental inconmensurable. Vuelvo a Anzieu cuando plantea que el dolor puede resultar un indicador de estar vivo, adquiriendo asi un sen- Tido de «suo, luego existos. El cuerpo recupera via el sutimiento su condicion de objeto real. Desde tuna variante més dramatic, ‘Mariano nos ilusra cémo el dolor fisico puede anularse, de mane. "sce dibujo en Ia piel mercado con cigarilos aparece como un Siluns recurso de supervivencia psfquiea (de modo notable el di bujo del ancl). £1 mismo comenta que recuriaa esto cuando esta- 9 rsunevaoccons De ba deprimido, El trabajo de Storolow (véase el capftulo 3) acerea de los diferentes fines de la conducta masoquista,subraya hnece- sidad de una estimulacin erica y dlida a través de la superficie de a piel, ol destacar los limites de la imagen corporal y en un ni- vel més primitivo,restaurar un sentimiento cohesive del se ‘La decision de dejar de tatuarse no tiene tanto que ver con una apreciacién del tatuaje en sino que adviene como consecuencia del deterioro psiquico, 0 sea, cuando el tatuaje entra de lero a pa- tologizarse. Ral expresa: uno podia estar sin hacerme un tatuaje> (otra manifestacin adictiva), pero se detiene por la épocaen que se casa ose me pasd el raye ése de que esti todos tatuadosy, bue- ro, yo me tengo que tatuar»). Es posible suponer que baj la in- ‘uencia de este vineulo amoroso obtuviera un suministo rariss- ta lo suficentemente importante para sostener su identidad Por su parte, Felipe cuenta que ba a hacerse un cuartotatuae en la espal- da, pero ya no confiaba en nadie y temia no ver qué le hacin: aq femergen ansiedades paranoides y, més subyacentemente,cabria pensar en fantasfas de agresién homosexual. Mariano tumbién ‘pens6 en uno més (+un salamuerts)y, aunque no explica por qué sisi, se puede entrever que este coqueteo con la muerte (un triunfo de los aspectos mis destructivos dela personalidad) deja cle funcionar en sus aspectos magicos de protegerlo conta un esta- do de desintegracién mayor (como si se tratara de un antuleto). Por otra parte, tampoco se cubre toda la mano porque se vefa con sudemasiados tatuajess, y ademés «ya no le servian. Ast el ucto de tatuhrse es susttuido por dibujos que lleva a cabo queméndose con cgartillos. sta opcion masoquista y fuertementetandtca apa- rece a propésito del fallecimiento desu padre y opera no s6lo co- ‘mo un autocastigo (por intensos sentimientos de culpa), sino tam- bign como descarga de impulsos violentos dirgidos contra sf ‘mismo, donde un aspecto de su self std identifcado con le figura del padre volento. Porlo tanto, cuando el ttuaje no cumple ls diversas funciones| descritas y adquiere un sesgo peligroso para el sujeto, es dejado de lado, Si nos atenemos a las respuestas de emo concibe cada ‘uno en la actuaidad sus ttuajes, veremos cémo interviene este aspecto. La posicién de Radi es francamente ambivalente: no vol- ‘erfa a tatuarze porque cso queda asociado al wambiente de con Sumo» y a la enfermedad. Sin embargo, los tatuajes le gustan. (Querrfa uno que represent algo verdaderamente placente-o par yd sojop & worensnyy ap sauopenys pnp ues ipaw ap aanoud anb 2 re sip ye aonpa as ou aferge «uppers | epoy ous solng oso leo pao anos asen 9 AP suo ns $8 HUNK “oo eun uioo opnuaut euomuny upg 7 {un up souata “se 8nj 0x30 apsap 10219 0 ouazu of ap anb SOLD “pun se ap ofr spt sousaney Sou» Jenpe eDuapUR) wun eprPaAL nu J8 ap opunjary piso edad op Uapand as opounysay ne aq ‘aenge ye auate4uto>1Zpfoapy aqua “elon jo woo 3} (9 ofmjde> |p 36¥9A) nj ano UD anb of &2 “Spne exams ueo esuapui> czuaruesued ns odiog ‘ealeuy ex # opesedinbo 59 safeny _anb ouryep & ouyu of oper ap asia 1 [5 “ano to opettoy ou ajuausz0 ew ‘Jeioduay onsBar un ap owworat su ojund un dep 2 ‘35 0u ef amb of 2od /coiuanDa|jaquio» un ap OD IA fe z9H ES ‘nbune ‘uppezedas ap ayuarosucour pepyjeuy eun soovede ayuau ‘enonyy oonpisa ayiowere> ouayun un edwssyueo anb upedus Surat um ered seseJ0/9u & SON» ap OFEsIP [>P SEY Se {00}! 2p asap [g“(IeDOs opunluoo je epesdaquy eDuauad 9p ‘hrbur eum) e509 9P Opnosa {9 B96 o] owoD ‘enssndina> OU A Tp 9 9 12 Tatuaje y discurso de los medios Desde una perspectiva general, la difusin del tatuae se vio influi- da por condicionamientos propio: de esta época (Ia posmoderni- dad, y en particular, el lugar asignado al cuerpo y la imagen, trata- dos en el capitulo 2). Més especficamente, mi interés aqul es ‘enfocar la repercusién que alcanzé en nuestro medio, ebozar cer tas hipotesis explicativas y en funsion de ello, centrarme en el pa- pel que cumplieron los medios de comunicaci. Una primera apcoximacion seria asumir que ef tatuae fue adop- tado siguiendo el decurso de paises como Estados Unidos y Brasil (vedse el capitulo 1). Pero tambien podrian mencionarse algunos aspectosrelevantes que atafen a lapropia realidad argentina y que favorecieron su difusi: 1) Desde una vertiente sociopoitica -y me limito a los aos de la tima dictadura en adelante pais viene atravesando una si- tuacin cftca tras otra, Por tomar n hecho gravitate, la sociedad ~0, al menos, gran parte de ella~hubo de transitar por un duelo de (Foucault, 1988). 3) La gravitacion del tema de ta identidad asume una dimen- sion de indole general (como expresion de una época,y dela cul- tura globalizada liderada por clertos pases), al tempo que se ine sera y refuerza a partir de un context histérico-social como el que atraviesa la Argentina. Asimismo, est aspecto adquirirg un sesgo espectfico segtin el momento vital de cada individuo, Un punto Importante radicarfa en el hecho de la necesidad de prolongar la adolescenca en cuanto etapa de maduracién, asi como de su idea- lizacién por parte de los adultos; esto ultimo parece tomar ms di- fii la aceptacion de los limites impuestos por el paso del lempo. ‘Del material se desprende que laidentidad puede verse afectada ‘en diferentes periodos de la vida, resultando, a mi entender, uno de fos motivos de a incursion adulta en el tatusje® 4)Con respectoa las condiciones que aqui favorecieron su acep- tacién, la mayor incidencia rece en la dimensién de los ideales y en el hecho de que fuera adquiriendo una cualidad més conereta La nocién de temporalidad, afectada en términos de proyeecién fu- tra, se encarna en el tatuae: por un lado, wes para siemprew; por oto, recorta un tiempo presente. Pero tambien hay wn aspecto que alae la fijacién de un momento signficativo y que es paraelo a tuna problemética més abarcativa: no en vano reaparece constante- ‘mente, y ala manera de un sintomna social, la referencia aa falta ‘de memoria» de los argentinos en relacién con sus acontecimien- 5.5 Jaques (197) efi a Und ws dea edd med del ven, bind altedador de lon eusents ston, pcs en qu felts eaborar ‘Sertos dls esaber Is intanl uc mda elo epiones nce {Sin que se hizo de los ojos amoroon ya ersten de ano eps, or dino el preatase dels prsimidad deh mua ce Cc TaTUALE Y b1scuRsO DE Los MEOIDS a8 ede sn ee a ead os ets Spee ewe Fa preven sane gan ke oe Eat nts Segarra Peseta peer taps eeatt Tessier noccpinie parecer seco Seas nein opened atejpramse ae ote Sa emery meen ee Hn pemmtore eacaraccean fac a selene acon ene hepatica ts ans an Beis ik nentnemarnee re {6 Alrespet Fred stn, El alent dea cultura, cap bene Ato della e tracert a conservacon del primi uno oe rico de po ransormacin. ste hecho esc suepre some Se sone Anexo Entrevista al “Mago Tlustrado” ‘Verano de 2000, un domingo en Punta Carrasco. Enel fondo de un paisa de gente, sombrillas yreposeras, se recorta la figura de un hombre con el rostro, a cabeza y el cuerpo enteramentetatuados, que se abre paso a las miradas que inevitablemente recaen en él Solo, y eno ala atencidn que concita termina ubicdadose en un sector destinado aun pablico adulto, Tiempo despuds, Lave convctinienlo de que se fo encontrabs diariamente en la calle Lavalle, frente a la Galera Luxor, public- tando un local de tatuajesy venta de CD. La entrevista que trans- ribo es una sintesis de dos encuentros con Alberto, quien es cono- ‘ido en cierto mbito artstico como el «Mago lustradon, Imetos = Empect haciéndome tatuajes tumberos con tinta china y aguja por una piba con la que salle. Me empecé a escrachar a 10 largo de ese afo.Entre el91 y el’92, laburaba en televisién co- ‘mo el «Mago Fornés» y lo hacia con manga larga. Ella tenia esos dibujo porque se cri en un colegio pupilo y yo querta tener los e Cc ‘mises... jo st, ocuras del momento, Al afo me artepentt, eran feos, Deca tapatias con colores me gusts. Como sala en tele sidn, ex las revistas me lamaban el «Mago llustrado» por ks ti ‘uajes, Fue todo una cadena, la prensa me buscaba, ten its ta bajo y vi que ganabe mas dinero. Entonces me dij, «voy a ser el Mago Ilustrado». Y me tatué wn poquito todos los meses. Cada vez que salia en revistas y veia un pedazo en blanco, después me tenfa que tatuar.Y como todavia laburaba en un circo, lo hice en la cara la cabeza, la boca... Cuando empecé, tenia 35 afos. Han pasado diez y ahora tengo arriba de 1200 tatuajes. Tengo que c= brir tof el cuerpo, quiero llegar al libro de récords mundiales, al Guinness. = Aime slog? — Te contactés por Internet, estin por todas partes del mundo, La prensa estéconectada con ells y durante un afo aparecés en el libro, Te pagan por uno o dos aos, después van renovando las fo- tos. Por ahora me gana el «Hombre Leopardo» de Inglaterra pero algin dia lo pienso superar. ya estéen el Guinness iene menos ddl 1% descubierto, casi nada, todo cubierto de manchas anseanj clas y negra, Pero no es lo mismo, porque mis tatusjes sor ios individuales. A mime faltan unos baches, en as pala sles ta os, algo en las piernas y debajo de mis pes. Un cambio radial de ida = Laverdad que st Siempre taba mucho pers cuando empe- cé.atatuarme, le encontsé més el ado por los tatusjes que por los Shows que hacia. Hay gente que dice Me hago un tata y me echan de todos ladoss, Param fue lo contri, del espacio a Séal meri, porque estos promociona. Ahora los shows kha 0 sdloel fn de semana, Trabajo en dos o tres boliches por noche Rago puerta un show de magia y despues me quedo bailando a. badeli barra. = — {Cio ers en ts épacas del Mago Fonts? = Tenfa pelo largo, usabachivita, era totalmente diferent. Pero por dentro sigo igual. Siempre me gust6 ser mago porque es un u FY stows essrewo y trabajo donde no dependo de otros. Haca lo mismo que ahora i “ionisnin, prestidigtacion, escapism. el espectécuo siempre fue parte mi vida, Ya mi padre era cantante y lego a sacar un disco. Yo ora duro con la gultara pero le del gusto de ser artista magico. Me iba bien pero me entusiasmé més con los tatuaes..yo queria ser [a persona diferente del show. Era una buena forma de meter ‘mds gente, por la publicidad que me hacia. A mi siempre me pre- sentan como wel hombre mas tatuado de Sudamérica».. Los ravunses _Reenerdas primer tage? — El de color, una rosa. Me lo hice el dia martes 13 del 10 del “92, De ahi, segus todos los meses. un dragén, un le6n, tribals, animales, dibujos que no comprometan a la polica ni a las leyes del pais. Hay tatuajes como los «cinco puntos, «la espada con Ia ‘ibora toda girada», que estén en contra dela policta.Prefier ha- cezme cosas que tengan un sentido bueno. Pero a cieta altura me hago cualquier cosa. Saco dibujos de revista, de fotos, y me los ~ cy zonas del cuerpo donde mds dele aturse? = La caren la cosila, donde hay hueso, Pero es un momento, se aguanta, = ¢Cudito tempo lew tatuarte ncaa yta ebeza?! : chs horas...La cara dusle tanto que primero me hice me- liar sles dos aos la otra mitad La cabeza la hacia todos los micros. tn migrcoles ses manchas, el siguiente tes, sesiones slow hora y pi. Tens que hacerlo deapacito y con un buen tr tuador. Material descartabe, agujs esterlizadas, guantes, vali na, todas cosas que después se lleve el cliente, La idea la tuve por |. aa front lot, lee bu tbl Esco de I cabeza er sb racy ona de inches negra i) eureeustsacsunconusteor Ye Jos Expedionts X. En ese programs hay unos personajes rarsimos. Una vez apareis en la eri el «Hombre Rompecabezas, ol co- nota del crc, estaba pelado, y bueno, ahf me saqué el pelo y me ‘atu a cabeza = (Ussste alsin anestsico? No, no duele es una molestia, = {No dcis que hay partes dolorosas? — Sis certo, hay que aguantase, pero al que le gusta. des: puts los luis de por vida, ~ Tengo entendido que no est permitido tatuars a cra No lo estes desfiguracion del rostro. Yo saque un permiso dla comisaria donde dice que lo hago pata espectaculos pablicos y televisivos, Sila policfa me detiene, muesto el permiso, explo {que hago un personae raro y que ésa esl atraccin. = £Y cuando oes por la calle? — Hay gente que no le gusta y me manda ala miércoles, pero las cosas malas entran por un oidoy salen por el oto. Por a algu- ro que no te conoce, se aparta 0 pega un saltito porque seasust6. Y hay otra que te felict,saca fotos y te pide autdgrafo, Cas a todos los lugares dondevay me invitan. Hace poco fui al Sheraton, tres dias de fiesta, y bueno, ahi estabe con trae y todo el mundo se {quedaba asombrado. Hay de todo. Es as todos los dias pero me ‘ento bien, soy feliz, con fanas de lucharla vida. Excepto algunos ‘icios come el alcohol y el fumnar, lo normal de toda la gente, vivo tranquil. Tengo una casa ea Mar del Plata y cuando puedo me es- Capo pate alla i vos vas a playa, cl que no tene un tte, te re des, en la pierna oe braz0. Cada vez que voy parezco la mosea {que alegra la leche... el destino que busqué ose me vino solo. (Me enseia una sere de fos, algunas atstins. Luce como wn mode- lo qu despliege un cuidadoso trabajo corporal. Em unas, exhib parcial 0 totalmente su cuerpo tatuado. En ofa, est ecompatiado por alguna mu- e e Ms sia Retseeto Jer las posiciones ~ademts dela vestimenta de cuero negro y con ta- ‘has supieren un lina sadomasoquist). Algunas me las sacaron para distntasrevistas de afuera, Enel [pene me tatué una vibora que empieza enla piera y después son {odas arafas alrededor. = Nodebe de haber side fi. —No, pero después de tantos pinchazos te acostumbrés. Algu- nos me dicen: 1808 masoqustav otros dicen que no.A mame gusta lTatuaje pero no el dolor, yo trato que no me duela tant. ~ eCudnto dinero Hoes iverido? —Niidea, perf ta cuenta, Calcul un tatuaje minimo, chiguit, de 4x 4, vale entre 30,35 0 40 pesos. esta altura me os hacen gratis pero ac levo una fortuna, Todo lo que ganab en los shows To inveria en tatuajes. Es la mejor plata que pude gastar porque a pareja, la ropa, envejece o te separis, pero wn tatuaje te queda de por vida — dade la pareja sido dificil? —Tuve muchas..a veces 203 a lo largo de un afo. La primera aque tuve me duré cinco afos, otra tres, y hubo otra de sete aos ‘Ahora tengo una que me esti durando, estoy de novio hace cinco rmeses..tene 18 afos, va a cumplir 19. Lo que pasa es que es muy jdido sale conmigo porque si vamos por la calle todo el muro te ‘mira. Me acuerdo que con esta pb, la que estésaliendo conmigo, Ta invite a cenara tn Tenedor Libre. Yo com siete platosy ella no comi6 ni uno, La querfa mater y ah fue la primera pele Ella me dijo, esi todo el mundo nos miraba, qué querés. Tiempo después ‘volvienos al miomo restaurant, yo com cuotro platosy ela coms ‘uno pero comis algo. Yo estoy acostumbrado a que me miren, por- {que Vor en el circ tenés 3000 04000 personas de pablico y perdés la vergienza sf. = eienes ios? ce c evista aL “Aco iusrRAco" 1 Dos, un varéa y una nena, de un matrimonio que no anduvo Tienen la misma edad que mi sefora actual. Hace afios que no los ‘ve, los cuidaba la abuela. Yo viajaba con el ico, ellos se murdaron yy perdf todo contacto. Los he buscado por medio dela televisin ¥ las vistas, siempre los anunci, pero nunca se contacian 1 — eCreds que tenga que ver qu ests todo tatuado? —No sé. Ni idea. Mita los encontré un pat de veces, ivits a a ‘nena a su casa, Ella tene una carpeta de presenacion con todas las rotas que me hicieron y se la mostr6,wéste es tu padre y jes un rmonstruo!s, pero lo dijo con buena onda. Después no aparecieron mds, — cAlguma vez te arepentiste? — Al contrario, me quiero hacer més y més. Llevo el trabajo de tunos 85 tatuadores, gente de Mar del Plata y Buenos Aires. A to dos lados que voy me hago un tatuaje, un recuerdo de todos los tx tuadores. También de dos que me tatuaron al misma tiempo. Una vvez, por un concurso, quién terminaba primero. Me hicieron un pescadito de cada lado, Terminaron empatando desputs dle unos 20 minutos. La otra, en Mar del Plata, un espafol y un argentine ‘me tatuaron Argentina y Espatia en la espalda. Hay que ayuantar dos méquinastatuando, ah{ me dolié un poquito més pero mv ago rré fuerte a la mesay adelante... Yo estoy orgulloso porque fui no de los primeros que se empené a tatuaren la Argentina y llogué 2 ser el més tatuada de Argentina. Fue una cosa quie me cambié la vida, sino tuvier tatuajes, no sé qué seria solamente el Mago For- ‘és. un mago con tatuajes es un personae distito Leacrunioas Qué te parecis a Convencion Internacional ques Hew « aloe Buenos Aires? —Fue muy buena, no me lo esperabs. Ahi no me tatué porque {ui como invitado. Vino gente muy «grossa», los mejores tatuado: 1s, hacfa falta una cosa as en la Argentina. Por To menos me sent en No. Uno ese hijo de David Lebo, ques aud un dagin a plana j oe dltvos queen ty ove gue ene cia car ttn nd Marc de Mente ura o implantes que te ponen en Ia Grande que tabi ene pe no tanto tae como 710 Tos tatuaes, tampoco te lo podés sa- ‘onvencién, pero eran de Vene- 4n ayud6 a que la gente seta- porque ademés los medios venfan a hacer notas. le habersetatuado? con otro o ge tienen que aguantar. Hay ‘A mime teao suerte, a veces me lo ha- gente lo hace como, no sé, otra. Yo tengo desde Cristo hasta “También me pongo el dorme pagan por ron muchos locale. 50 pesos. Act se cob = es pasa ¢ ¢ = {Lo consideras una forma de arte? = Es arte pero hay que buscarse un tatuador que no sea co- ‘mercante, que se tome su tiempo y o haga bien. Hay tatuadores {que son un desastre, Io hacen por plata, y otros lo hacen por acte con el tiempo ganan mucha plata. Aci hay muy buenos. Esté Sanca de Munto, que es el mejor de la Argentina. También estén las convenciones donde se busca al mejor tatuador, se premia el mejor tatuaje. ~ cEsfreeuente ol comercio de piles tatuades? — En Estados Unidos, Japén, Alemania, e hace en muchos l= _gares. Te aces un tatuae lo sacan, encuadran,y te ponen piel de ‘otro lado, Eso se paga my bien. Por una piel entera pagan una fortuna, Sea da en vida y después la entregan ls parientes del ta- tuado, No e, el dia que yo muera, siacé hay un especalista que Tos pueda saca...Yo espero que con el tiempo y los concursos que shora son de cardctr internacional, el asunto sea més présper. = ePensaste qué hacer cont piel? —Venderlao donara al Museo de La Plata para que los tatuajes sean eternos e © Biiograia ‘Akoun, Andté (Ai): La antraplog,Bilbeo, Bd. Mensajero, 1985, vo. 1 ‘Anaies, Didier y cols: Las envlturaspsiquics, Buenos Aires, Amo- rrorty, 1990. Andie, Didier: 1 Yorpil, Madrid, Biblioteca Nueva, 1994, ‘Assoun, PaulLauren: «El cuerpos, en Infroduccn le mt “eudian, Buenos Aires, Paidés, 1994 rr Lecionespicanalitis sobre lt mirada y lov, Buenos Airs, ‘Rueva Visién, 197. cuerpo y stoma, Buenos Aires, Nueva Vision, 1998 ‘Baudeilard, Jean: «El cuerpo y el osario de los signos, en El interam- bio simbdicn de a muerte, Caracas, Mont Avil 1953, cap. IN, pes. 7-182. Bick, Esther: «La experiencia de a piel en las relaciones de objeto tem ‘pranasy, Revista de Psicoandiss, XVI 1, 1970. Bion, Wied: Valeo a pensar, Buenos Alte, Lumen Horn 196 Biven, Barre «The roe of skin in noemal and abnormal de\clopmen ‘with a note on Sylvia Paths, The Internationa Review of Psy. ‘Analysis, 1982, vol.9, parte 2 Blog, Pete: Pecoandisie de ln adlescencia, México, Joaquin Mertz, 1971 vlagit n 2 ste eeseeio y La transicin adolescent, Buenos Aires, Amorrort, 1981 Bourdieu, Piere: La dominaion masculine, Barcelona, Anagrama, 2000, Uradlury, Ray (1951): £1 hombre stado, Buenos Alees, Minot, 198 (Contri is Comeliney Aulagier, Pera: Le vilencia de a interprete- + genes Ais, Amorort, 1997 Dolo, Frangoise: La imagen inconsciete dl cuerpo, Barcelona, Paidés, 1986 Doron, Jack: «Las modificaciones de a envoltura psiquica en el traba- jo creador», en Didier Anzieu y cols, Las enoluraspiquics, Bue nos Aires, Amorrortu, 199, Eagleton Tey Las snes psd, Buenos Ais Paid, ‘nil Unies Hstrade Espasa Calpe, Madi, 1989. rice, Erik Socitad y adolescence, México, Siglo XI 197, ast Mie: Areata dt ate, Mexic, SiO XXL, 1988 ‘Microfisin del par, Madrid, Ediciones de La Piqueta, 192 Freud, Sigmund (1894) «Las neuropsicosis de defensin, en’ Obras Coes vols} Buenos Aes, morons Eaton, 19761985, 0895s roy de una pesoga prs neusogo > (1905) Tes ensayos sobre wna toi sexual ob. i, vol. 7 (1913): Tem y tai, ob it, val 13, (10152): «Duo y melaneolan, ob. cit, vo. (09150): «Lo ineonscientes oe, vol. (1915¢: Pulsionesydestnos de pulséns, ob ct, vo. 14 (0920): Ms ald del principio dl placer, ob cit, vol. 18. (0921: Piolo de as mass yess dl oo ct, ol 18. (1923): El yo yl elle, ob. cit, vol. 19 (1924: «El problema econsmico del matoquismor, ob. ct, vol.18. GGarma, Angel: Nuevas aportaiones al pscandisi de los sues, Buenos ‘ees, Poids, 1970. Lilbort Steve: Tat History @ SourceBook Juno Books, LLC, Estados ‘ins, 2000 Goffman, Erving: stigma La ident dterionada, Buenos Aires, Amo- tu, 1958, Geaves, Robert: Las mits grieos, Buenos Aires, Hyspamérica, 1985. Gus, Luis: «Configuraion del tatuajen,Conetural. Revs psicon- nalitica, m2, nov. 192, 9 siogearia dQ » Homey, Karen: La prsonaliad neuro de nuestro tempo, Buenos Ai- 15, Pads, 1945 Huot. Hervé: Del sujeto en la imagen. Ua lore del ojo en a obra de Freud, Buenos Aives, Nueva Vision, 1987. Jeammet, Philippe: «La depresin en el adolescentes, en S. Lebovicl RR Diatkine y M, Soule, Tetado de psiquiatra dl no y del adolescen- te, Madrid, Biblioteca Nueva, 1980, 3, cap. XL Jones, Emest: Vide y abr de Sigmund Freud, Buenos Aires, Hormé, 1979, 1. + La teoria del simbolismoe, Cuaderns Monogrificos 3, Bue ‘os Aires, Letra Viva, 198, Kafka, Franz (1919: En la colonia pentenciarias, en Relates complets, ‘Buenos Aires, Losada, 1980. Klein, Melanie (1929) «La personificacidn en el juego de fos nos», ‘en Obrat Completa, Buenos Altes, Paid, 1950, 1. 7 wAlgunasconchinones teoicas sobre Ia Vida emactonal del Jactanter, en Obras Campietas, Buenos Aires, Paidés, 1983, 3. Krakow, Amy: The Toll Tilloo Book, Nueva York, Warner Books, ne, 1994 Lacan, Jacques (1964) «La esquiza del oo y dela mirada», en El Semi- nara, Liro 11. Las cuatro concepts fundamentales del psicoandlisis, ‘Buenos Aires-Barcelona, Paid 1986 Lash, Christopher La cult del narcisismo, Santiago de Chile, Andrés Bello, 199. Le Breton, Davi: Antropol del cuerpo y moderna, Buenos Aires, Nueva Vision 1995, Leclair, Serge: Para une teri dl complejo de Epo, Buenos Aires, ‘Nueva Vision 1978. Linton, Ralph: Cllura y personalidad, Madrid, Fondé de Cultura Eco- némic, 165. Lipovetsky ills: La ere del zac, Barcelona, Anagram, 1986 El imperiode lene, Barcelona, Anagrama, 1990 “Mangifesta, Claudio: El ojo transgesor del tatuajen, Escuela Freudian ra de Buenos Airs, 199, Manual dagndsticoyestadstico de os restornas mentales, DSM, Bar- ‘elon, Massbn, 195, ‘Many, Pierre: La psiosomatca del aduto, Buenos Aires, Amorrortu, ‘McDougall Joyce: «Cuerpo y metfora», Revit de Pscoonlsis XL, 1983. e e ™ suuianesret Meltzer, Donald: Los estas sexual dea ment, Buenos Aites, Kergie- ‘an, 1974 Meltzer, Donald y Harris; Martha: Adolescents, Buenos Aires, Spain, 1558, ‘Merleau-Ponty, Maurice (1964): Lo vse y I inisible, Barcelona, Seix Barra, 1970 Eloj yest, Busnos Aires, Pas, 1986. [Nachon, Any Sasturian, Diego: ib del tala: histori are yt nic, Buenos Aires, Ea. Nee 197, Nasi, juan David: La mirada on psicoenslsi, Barcelona, Gedisa, 194. Les gritos del vero, Buenos Aires, Poids, 197 Elbo da deer dl amor, Barcelona, Geese, 1999 Neo Bia de Joule, Bilbao, Desciée de Brower SA, 1938 Parry, Alber: Tattoo secrets of a strange art as practiced among the natives of the United States, The Psychoanalytic Quarterly, vel. 1534, Plath, Sylvia: Jabuny Pani y It Bila dele Sues, Madrid, lions “Tres, 1985, Rosenberg, Benno: Masoqusmo morte y masagisna guard de: Valencia, Promolibxo, 1955 Sard, Severo: Ob Completa, Buenos Aites, Alla XX / Sudamerico 1a, 199, vols. 1y 2. Sartre, Jean-Paul (133) Else le nad, Buenos Aites,Losada, 196. Saul, Leon Js «A note on exhibitionism and scoptophilias, Psycina- nalytic Qurtry, 1952, 1.21, "8 Schilder, Paul: Imagen y aparicia del carp humana, Buenos Altes, Paid, 1958, Sei Shonagon: EI tro dela lola, Buenos Aires, Adriana Hidalgo, 2001. ‘Spector Person, Ethel (comp) En fro a Fre *Pegan aun mis, M hi, Biblioteca New, 2000. ‘Tamer, Bryan: El cue y a sectda, México, Fondo de Cultura Eco- némica, 1989. Ullos, Leonor y Ulloa Justo C: sLaobsesion del cuerpo en la obra de ‘Severo Sarduy», en Severo Sarduy, Ora Completa, ob-ct, vol. 2, Winricot, Donald W. (1951 «Objtosyfendmenos transiionaes- Es ‘tudio de la primera posesin "no yo, en Erte de pediatiry ps candi, Barcelona, Lala 1881, tercera parte cap. 8