Vous êtes sur la page 1sur 44

DEMOGRAFIA

El conocimiento

básico de

la

estructura de

la población,

y

su dinámica,

constituye una de las fuentes de conocimiento esencial para la planificación

comunitaria. Muchos de los eventos de salud están relacionados con la edad y el

sexo, por ello

es

que

se

representa la estructura de población mediante

agrupamiento de edades, en general quinquenales, según género. La pirámide resulta en dos histogramas concatenados cuyas barras tienen base proporcional a la amplitud del intervalo de edad y superficie proporcional a la población.

Así, desde el punto de vista epidemiológico, la pirámide poblacional resulta en una fotografía que en realidad está mostrando un proceso, una dinámica de población multifactorial, con dos grandes extremos: las entradas (representadas por los nacimientos) y las salidas (las muertes)

Cuando, por ejemplo, hay mejoras sustanciales debido a programas de planificación familiar, tecnologías sanitarias más disponibles en la comunidad etc. las cohortes basales incrementan. Del mismo modo, los segmentos superiores aumentaran con las nuevas condiciones de cuidados, mejora de calidad de vida y esperanza de vida.

condiciones de cuidados, mejora de calidad de vida y esperanza de vida. Dinamica de aumento de
condiciones de cuidados, mejora de
calidad de vida y esperanza de vida.
Dinamica de aumento de los
segmentos basales o distales de la
pirámide de una población
mejoras sustanciales debido a
programas de planificación
familiar, tecnologías sanitarias más
disponibles

La demografía se interesa, salvo excepciones, por los colectivos humanos, no por los individuos concretos. Trabaja a partir de información estadística, agregada, con especial atención a una serie de variables que afectan al comportamiento de los fenómenos demográficos: el sexo, la edad, el estado

civil, la actividad económica, el grado de formación, el lugar de residencia, la nacionalidad, el grupo étnico o la composición de los hogares, entre otros. Se entiende por población “el conjunto de individuos, constituidos de forma estable con continuidad en el tiempo- ligado por vínculos de reproducción e identificado por características territoriales, políticas, jurídicas, étnicas o

religiosas”

Cualquier población está en continuo proceso de cambio. La dinámica demográfica, aquello que hace que una población cambie en el tiempo y se distinga de otras, no es más que la interrelación de los fenómenos demográficos básicos: la natalidad, la mortalidad y la migración. Cada uno de ellos interviene de modo distinto en los cambios de una población, no sólo por su signo -unos sumando efectivos, otros eliminándolos- sino también porque actúan de manera distinta según las variables anteriormente citadas -sexo, edad, etc.-, contribuyendo en consecuencia no sólo a variar su tamaño, sino también a modelar su estructura (Figura 1). La participación de cada fenómeno

en la dinámica demográfica se puede expresar mediante la llamada ecuación compensadora o balance poblacional:

Pt+n = Pt + Nt,t+n - Dt,t+n + It,t+n - Et,t+n

donde P es la población total, N son los nacimientos, D las defunciones, I los inmigrantes, E los emigrantes, y t y t+n dos momentos del tiempo.

. La ecuación compensadora representada sobre una pirámide de población. Hay que tener en cuenta, no obstante, que la demografía trabaja con datos estadísticos y que éstos nunca son un perfecto reflejo de la realidad. Así pues, cada parámetro de la ecuación contiene un margen de error:

Pt+n = Pt + Nt,t+n - Dt,t+n + It,t+n - Et,t+n ± ε

donde ε representa el error acumulado en las distintas fuentes estadísticas.

en la dinámica demográfica se puede expresar mediante la llamada ecuación compensadora o balance poblacional: P

La diferencia entre la población final Pt+n y la población inicial Pt es el crecimiento total ocurrido entre las dos fechas y puede ser, lógicamente, positivo (ganancia de población) o negativo (pérdida de población). También puede estimarse, de acuerdo con la ecuación compensadora, como balance entre los componentes de la dinámica demográfica (N-D+I-E). A su vez, en el crecimiento total se pueden distinguir dos componentes:

- el balance entre nacimientos y defunciones es el crecimiento natural o vegetativo;

CN t,t+n = Nt,t+n - Dt,t+n

- la diferencia entre inmigración y emigración se denomina saldo o crecimiento migratorio.

SM t,t+n = It,t+n - Et,t+n

La demografía, como la epidemiología, tiene en cuenta tres dimensiones temporales: el tiempo cronológico o de calendario (periodo), el tiempo como duración (edad), y el tiempo como línea de vida (cohorte) (Figura 2). En

función de ellas se aborda el análisis de los fenómenos demográficos, bien bajo

la perspectiva transversal (observación

para

un

periodo

concreto, con

frecuencia

un

año

de

calendario), bien

bajo la perspectiva longitudinal

(estudiando lo acontecido a una cohorte, de manera prospectiva o retrospectiva).

La diferencia entre la población final P t+n y la población inicial P t es el

1) PIRAMIDES DE POBLACION

La descripción y estudio de las características de una población en un momento dado es una tarea fundamental del análisis demográfico. Para ello se requiere información procedente de recuentos (censos, padrones), estimaciones y encuestas, siempre referidas a una fecha concreta. El cambio demográfico es continuo, y por ello es necesario ceñir las explicaciones a un momento preciso del calendario. Son muchas las variables que se pueden manejar al analizar las características de una población (desde el estado civil hasta el nivel de instrucción, desde la nacionalidad hasta el estado de salud o la prevalencia de discapacidades). En los apartados que siguen se tratarán principalmente las dos variables básicas que definen una población: el sexo y la edad. Una pirámide es un doble histograma que permite, con un solo golpe de vista, hacerse una idea clara no sólo acerca de las características generales de la población (joven, envejecida, con algún desequilibrio en función del sexo) sino también sobre particularidades específicas que remiten a algún acontecimiento concreto concerniente a la población objeto de estudio. Usualmente las pirámides de población se construyen siguiendo varias

convenciones y reglas:

  • - representar a los hombres a la izquierda y a las mujeres a la derecha del eje

central,

  • - ubicar las edades de manera que cuanto más bajas sean, más cerca estén de la base y viceversa,

  • - mantener cierta proporcionalidad entre base y altura (3 anchuras por 2

alturas, o 4 por 3, aproximadamente),

  • - respetar la misma escala a ambos lados del eje central (para favorecer la

comparación entre sexos),

  • - representar el peso de cada intervalo etáreo por la superficie de cada barra del histograma, no por su longitud, algo especialmente importante cuando se

trabaja con grupos de edad desiguales,

  • - pueden construirse con valores absolutos, pero es preferible hacerlo con las

proporciones de cada edad y sexo respecto de la población total.

El último punto es importante y diferencia a la pirámide de los indicadores de estructura, que se calculan separadamente sobre el total de cada sexo respectivo. En el caso de la pirámide de población, usar como denominador de las proporciones a la población total de ambos sexos reunidos garantiza la comparabilidad no sólo de la distribución por edad, sino también por sexo.

Una pirámide por sexo y edad resume la historia demográfica de una población de por lo menos los cien años anteriores a la fecha de referencia (el tiempo que tarda, aproximadamente, una generación en pasar de la base a la cima de la pirámide). En ocasiones, el efecto indirecto de algunos acontecimientos demográficos es visible más allá de ese salto de un siglo (por ejemplo, el impacto del profundo descenso de la fecundidad de las últimas décadas experimentado por muchas poblaciones se apreciará, sin duda, en las pirámides de la primera mitad del siglo XXII). Una pirámide por edades simples permite un análisis más preciso que otra realizada por grupos de edades agregadas (quinquenales, decenales), pero corre también el riesgo de verse afectada por problemas de calidad de los registros, o ser vulnerable a la inestabilidad de las distribuciones en poblaciones pequeñas. La primera percepción de una pirámide permite identificar los rasgos generales de la población representada: una pirámide de base ancha y que se estrecha rápidamente da idea de una población joven, con una alta proporción de niños y adolescentes, y baja de adultos y ancianos, resultado de una alta natalidad y mortalidad. Inversamente, una pirámide con perfil estrecho en la base y ancho en el centro y la cima representa una estructura madura o envejecida. Cuanto mayor es la esperanza de vida de una población, mayor suele ser la desigualdad por sexo en la cima de la pirámide (más llena por el lado de las mujeres, por su mayor nivel de supervivencia).

La pirámide no da respuestas por sí misma, sino que propicia que se planteen preguntas pertinentes. Las explicaciones para su perfil deben buscarse en la historia, en los avatares sociales, políticos, económicos, que generan consecuencias en el devenir demográfico es decir, en la fecundidad, la

mortalidad o la migración, que son los fenómenos que modelan el contorno y fijan el tamaño de una población- y que tienen una interpretación en función de la triple perspectiva temporal: edad, periodo y cohorte.

mortalidad o la migración, que son los fenómenos que modelan el contorno y fijan el tamaño

Cuanta más edad

tenga

una

generación,

mayor

será

el

número

de

componentes de ella que hayan fallecido. Se podría esperar por tanto que las cohortes fuesen cada vez menores conforme se suben peldaños en la pirámide.

Eso ocurre efectivamente en las pirámides

de

los

países más pobres, sin

embargo en las de los más desarrollados el uso general de métodos anticonceptivos y los avances en la sanidad provocan que las pirámides se aproximen a una forma rectangular, con todas las generaciones de igual tamaño, e incluso a formas de "pirámide invertida", en las que las nuevas generaciones son cada vez menos numerosas. Los gráficos adjuntos muestran una pirámide de crecimiento rápido, típica de los países en vías de desarrollo, para la que hemos escogido la de Filipinas, una de crecimiento lento, la de Estados Unidos y una de crecimiento negativo, la de Alemania.

La pirámide de población de Filipinas muestra la forma triangular típica de los países en desarrollo.

La pirámide de población de Filipinas muestra la forma triangular típica de los países en desarrollo. La tasa de crecimiento de la población es del 2,1% anual.

La pirámide de población de Filipinas muestra la forma triangular típica de los países en desarrollo.

En los Estados Unidos, la población está creciendo a una tasa en torno al 1,7% anual. La apariencia de la pirámide es más rectangular. Se puede observar en las cohortes entre los 35 y los cincuenta años el efecto del "baby-boom" que se produjo tras la 2GM. A la vista de este gráfico se puede predecir que cuando esas generaciones alcancen la jubilación en USA se producirá un notable aumento de la demanda de servicios geriatricos.

Alemania está experimentando un período de crecimiento negativo, -0,1%. Mientras ese crecimiento negativo continúe, la población

Alemania está experimentando un período de crecimiento negativo, -0,1%. Mientras ese crecimiento negativo continúe, la población disminuirá.

Alemania está experimentando un período de crecimiento negativo, -0,1%. Mientras ese crecimiento negativo continúe, la población

Un caso curioso es la pirámide de Qatar y otros pequeños países con alto nivel de renta que están atrayendo mucha población emigrante principalmente masculina y en edad adulta por lo que muestran una curiosa deformación

MANEJO DEL MODULO DE PIRAMIDES CON EPI DAT

MANEJO DEL MODULO DE PIRAMIDES CON EPI DAT Este submódulo permite construir pirámides poblacionales y calcular

Este submódulo permite construir pirámides poblacionales y calcular los índices demográficos más utilizados. Los datos pueden introducirse desde el teclado o importarse en formato Dbase, Excel o Access, pudiéndose construir simultáneamente 500 pirámides con la misma estructura.

Para realizar los cálculos a partir de datos procedentes de archivos importados, Epidat 3.1 necesita que éstos tengan una estructura determinada, con campos que identifiquen cada una de las variables necesarias para la construcción de la pirámide .

Para poder construir la pirámide es necesario disponer de los datos en grupos quinquenales o decenales, manteniendo separados los grupos 0 1 y 1 4 en ambos casos. Si la estructura es quinquenal y los géneros están diferenciados se podrá calcular la totalidad de los índices arriba descritos. Si la estructura es decenal y los géneros están diferenciados, sólo se podrán calcular los índices

de: masculinidad, Burgdöfer, envejecimiento, dependencia, índice generacional de ancianos, edad media y edad mediana.

En la pantalla "Origen de datos" se selecciona, en primer lugar, el tipo de estructura de los datos: quinquenales o decenales. A continuación se selecciona la opción de introducción de datos (manual o automática) referida a la población o poblaciones por edades.

Formato de tabla para importar a Epi dat

GEDAD

LUGAR

Masculino

Femenino

0

a 1

Catamarca

3960

3926

1

a 4

Catamarca 15582

15255

5

a 9

Catamarca

19666

19273

10

a 14

Catamarca 18190

17564

15

a 19

Catamarca

16231

15761

20

a 24

Catamarca 15242

14949

25

a 29

Catamarca

12520

12442

30

a 34

Catamarca 10525

10624

35

a 39

Catamarca

9533

9630

40

a 44

Catamarca 9307

9026

45

a 49

Catamarca

8339

8223

50

a 54

Catamarca 7466

7235

55

a 59

Catamarca

5377

5590

60

a 64

Catamarca 4272

4732

65

a 69

Catamarca

3556

4169

70

a 74

Catamarca 2932

3783

75

a 79

Catamarca

1893

2716

80

a 84

Catamarca 1141

1668

85

y mas

Catamarca

812

1458

Elegimos pirámide de Catamarca, cargamos los campos de Lugar y sexo respectivos. Con el botón cargar

Elegimos pirámide de Catamarca, cargamos los campos de Lugar y sexo respectivos. Con el botón cargar datos se observa en la Entrada de datos las cifras para cada grupo quinquenal por sexo. Podemos elegir los colores a representar. Con el icono de la calculadora obtenemos la salida del análisis:

campo que contiene:

Identificaciones de población:LUGAR Población de hombres:Masculino Población de mujeres:Femenino

Grupos de edad: Quinquenales Número de poblaciones: 1

campo que contiene: Identificaciones de población:LUGAR Población de hombres:Masculino Población de mujeres:Femenino Grupos de edad: Quinquenales

2) INDICADORES DE ESTRUCTURA DE LA POBLACION

Con el objetivo de expresar de manera resumida la distribución de la población según sexo y edad se suele apelar a una serie de indicadores demográficos adaptados a las distintas necesidades de síntesis y comparación. Todos ellos se calculan a partir de la distribución por edad y sexo, como en la pirámide de población. Una cuestión previa a la definición de los distintos indicadores es la determinación de las agrupaciones por edades a utilizar. Tradicionalmente los indicadores de estructura de la población se calcularon considerando tres grandes grupos de edad, definidos por los intervalos 0-14, 15-64 y 65+ Otros indicadores que manejan subgrupos de edades -referidos, por ejemplo, a la población en edad activa- se ciñen a estos cortes principales. Sin embargo, a medida que el proceso de transición demográfica ha ido definiendo poblaciones progresivamente más maduras y envejecidas, han empezado a utilizarse otras grandes agrupaciones de edades, que se acomodan mejor a las características demográficas de las poblaciones con baja fecundidad y alta esperanza de vida. Se trata de las expresadas por los intervalos 0-19, 20-59 y 60+. Detrás de la determinación de los grandes grupos de edad siempre ha estado, en alguna medida, la consideración de los ciclos definidos por el proceso de formación y de vinculación con el mercado de trabajo, con la autonomía o dependencia personal y económica. En poblaciones envejecidas, la finalización de los estudios y el ingreso en la vida laboral (formal o informal) suele producirse a edades mucho más tardías que en poblaciones jóvenes. Por el otro extremo de la pirámide, hasta el momento presente el abandono del mercado de trabajo ocurre a una edad real promedio claramente menor a los 65 años de edad. Es por ello que organismos como Eurostat, la oficina estadística de la Unión Europea, ha adoptado esta segunda agrupación de edades para proveer sus indicadores demográficos. Esto introduce un problema de comparabilidad en los indicadores: pese a llamarse igual, por ejemplo, no es lo mismo un índice de envejecimiento calculado como cociente entre la población de 65 y más años sobre la menor de quince, que otro estimado como cociente entre la población de 60 y más años y los menores de 20. Es fundamental, pues, en

éstos como en cualquier otro indicador demográfico, verificar qué cálculo hay detrás de cada etiqueta.

El gran grupo de población de 60 y más años de edad es, de todos modos, demasiado amplio y heterogéneo internamente para la descripción y el análisis de determinadas características demográficas, principalmente las asociadas al proceso de envejecimiento. Piénsese, por ejemplo, en el estado de salud. Décadas atrás una persona de sesenta y pocos años era considerada ya anciana, su estado de salud era precario y sus posibilidades de supervivencia se reducían rápidamente. Es a edades más avanzadas cuando la enfermedad y la discapacidad cobran importancia y merman su habilidad de manejo por sí misma. Así pues, es conveniente considerar, dentro del grupo abierto 60+, un subgrupo 80+ para el cálculo de determinados indicadores. Hay que tener la precaución de no agregar nunca estos dos grupos, porque al ser abiertos el primero incluye al segundo, de modo que se contabilizaría dos veces a cada persona de ochenta o más años.

Índices demográficos

Edad media. Se estima computando la media ponderada de los valores centrales de las clases usando las frecuencias relativas de cada grupo como factores de ponderación.

Edad mediana. Es aquella que divide en dos partes iguales a la población cuyos habitantes han sido ordenados según la edad. Es más variable que la edad media pero es menos sensible a los cambios estructurales propios de cada población 1 .

Índice de envejecimiento (IV). Indicador sintético del grado de envejecimiento de la población; se obtiene dividiendo el conjunto de la población anciana, a partir de los 65 años, entre el de los niños por debajo de cierta edad,

generalmente los 15

años .

Es

el

indicador

de estructura más

sensible

al

proceso de envejecimiento de una población. Recoge mejor la transformación etaria de una población que la proporción de mayores, e incluso que el índice de dependencia, porque es directamente sensible a los dos principales componentes generadores del proceso de envejecimiento demográfico: el descenso de la fecundidad (envejecimiento por la base de la pirámide) y el incremento de la supervivencia (envejecimiento por la cima). Dado que la razón entre sexos al nacer es sólo levemente favorable a los varones -en promedio, 105 niños por cada 100 niñas- y que a medida que aumenta la supervivencia tiende a aumentar también la diferencia de esperanza de vida entre hombres y mujeres, a favor de estas últimas, los indicadores de envejecimiento suelen ser siempre mayores en éstas que en aquéllos.

Índice demográfico de dependencia (ID). Tiene relevancia económica y social. Con este indicador, las personas que supuestamente no son autónomas por razones demográficas (la edad), es decir, los ancianos (>65) y los muy jóvenes (<15), se relacionan con las personas que supuestamente deben sostenerlas con su actividad (15 64) 1 .

Índice de estructura de la población activa (IS). Es un indicador del grado de envejecimiento de este sector de la población. Puede obtenerse dividiendo la población entre los 40 y los 64 años (las 25 generaciones más viejas en activo) por la población desde los 15 a los 39 años (las 25 generaciones más jóvenes). Cuanto más bajo sea el índice, más joven es la estructura de la población laboral. Es un indicador del grado de envejecimiento de este sector de la población. En tanto que no toda la población del tramo de edad legalmente en condiciones de encontrarse en el mercado de trabajo en la mayoría de los países, entre los 15 o 16 años de edad y los 64- se define como activa, este indicador podría denominarse más apropiadamente como índice de estructura de la población potencialmente activa o índice de estructura de la población en edades activas. Si se elige la agrupación de edades que tiene como referencia los 15 y 65 años, se estima dividiendo la población entre los 40 y los 64 años (las 25 generaciones más viejas en activo) por la población desde los 15 a los

39 años (las 25 generaciones más jóvenes). Cuanto más bajo sea el índice, más joven es la estructura de la población en edad laboral. La evolución ascendente del indicador en el tiempo es signo del proceso de maduración y envejecimiento de la estructura por edades

Índice de reemplazamiento de la población en edad activa (IR). Es el cociente formado por los que están a punto de salir de la edad activa (60 64 años) entre los que están a punto de entrar (15 19 años). Es un índice sujeto a fuertes fluctuaciones y por tanto muy variable 1 .

Índice del número de niños por mujer fecunda (IC). Se obtiene dividiendo los niños nacidos recientemente (0 4 años) por las mujeres en edad fértil (15 49 años). El IC en los países subdesarrollados no es un buen indicador de la fecundidad debido a la merma que supone la elevada mortalidad infantil. Realmente es un indicador de la carga de hijos en edad preescolar por mujer, por lo que es útil como indicador socio demográfico 1 .

Tasa general de fecundidad (GF). Se obtiene del cociente entre los nacidos vivos durante un año y la población femenina en edad fértil (15 49 años) 1 y expresa el número de hijos que en promedio tendría una cohorte ficticia de mujeres no expuestas al riesgo de morir desde el nacimiento hasta el término de la edad fértil.

Índice de masculinidad (IM). Es el número de nacimientos masculinos por cada 100 nacimientos femeninos. Este índice también se calcula para cada edad.

Índice de Friz (IF). Representa la proporción de población en el grupo 0 19 años en relación a la de 30 49 años, que se toma como base 100. Si este índice es mayor de 160, la población se considera joven, si se halla entre 60 y 160, madura, y si es menor de 60, vieja.

Índice de Sundbarg (IS).

Alex Gustav Sundbärg (1857-1914) fue un matemático sueco que realizó estudios demográficos de la población de su país, y desarrolló un índice que, tomando como base la población de 15-49 años, permite comparar gráficamente los porcentajes que, en relación con este grupo (= 100), significan los grupos de 0-14 años y de mayores de 50. Si el porcentaje de los menores de 15 supera el de los mayores de 50, entonces la población es de carácter progresivo. Si se igualan es estacionaria y si el grupo de mayores de 50 supera al de menores de 15, es regresiva. La razón del primer componente (menores de 15 años) sobre el segundo (mayores de 50) se puede graficar, de manera que mientras la serie quede por encima de la unidad -o de 100, según el factor de escala utilizado- la población será „progresiva‟, y „regresiva‟ cuando cruce por debajo de la línea de referencia.

Índice de Burgdöfer (IB). Compara los porcentajes de población en los grupos de 5 14 y de 45 64 años. Si el primero es mayor que el segundo la población es joven, si son aproximadamente iguales es madura y si es menor la población es vieja 5 .

Índice Generacional de Ancianos (IGA). Representa el número de personas de 35 a 64 años por cada persona de 65 y más. Se supone que mide el número de personas de 35 a 64 años que podrían hacerse cargo de cada persona de 65 y más años.

Para el caso de Catamarca, elegimos abrir automáticamente el Excel donde tenemos los datos de la

Para el caso de Catamarca, elegimos abrir automáticamente el Excel donde tenemos los datos de la pirámide de Catamarca y nos ofrece luego de la pirámide los indicadores demográficos:

Índices

Valor

---------------------------------------- -------------------------

Masculinidad

100.8660

Friz

193.3437

Sundbarg

69.8581

36.2176

Burgdöfer

22.3252

15.3135

Envejecimiento

21.2739

Dependencia

69.8108

Estructura de la población activa

54.5808

Reemplazamiento de la población activa

28.1445

Número de hijos por mujer fecunda

48.0107

Índice generacional de ancianos

367.7470

Tasa general de fecundidad

9.7774

Edad media

28.3594

Edad mediana

23.6229

Ejemplo de indicadores en el municipio de San Pedrito

Índices

Valor

 

Masculinidad

98.9259

Friz

132.7179

 

Sundbarg

53.5374

56.1405

Burgdöfer

17.2479

20.5852

Envejecimiento

47.071

Dependencia

60.1329

 

Estructura de la población activa

74.9843

Reemplazamiento de la población activa

52.6841

 

Número de hijos por mujer fecunda

35.6431

Índice generacional de ancianos

277.218

 

Tasa general de fecundidad

7.1572

Edad media

34.3376

 

Edad mediana

31.4888

Interpretaciones

La población es relativamente joven, con una mediana de 31 años de edad , siendo que de cada 100 mujeres entre 15-49 años de edad, hay 35 niños entre 0 a 4 años de edad y representa este índice la carga de crianza en la población. La estructura de población económicamente activa muestra que cada 100 personas entre 15-39 hay 75 entre 40-64 años. El índice de envejecimiento muestra que por cada 100 niños cero a 15 años hay 47 personas mayores de 64 años El reemplazo de la población activa muestra que por cada 53 personas entre 60-64 (que teóricamente salen del espectro laboral ) hay 100 que ingresan (entre 15-19 años de edad). El índice de dependencia muestra que por cada 60 personas que están en los grupos no productivos (<15 y >64) hay 100 en producción. El índice general de ancianos muestra que por cada persona mayor de 65 años, hay 2.7 que tienen entre 35-64 y podrían hacerse cargo de ella.

El índice de Friz muestra una estructura de población con tendencia a los segmentos maduros (<160). Por cada 100 personas entre 0 a 19 años hay 32 entre 30 a 49 años. Por otra parte, el índice de Sungbarg muestra que por cada 100 personas de 15-49 años hay 53 de 0 a 14 y por cada 100 personas de 0-14 años hay 56 >50. El íncide de Burgdöfer indica que hay un 17.0% de jóvenes de 5-14años y un 20.5% de 45-64 años, siendo que el primer componente es menor que el segundo, la población tiene una tendencia a la madurez

3) TABLAS DE MORTALIDAD

Es una descripción del proceso de extinción de una generación de nacidos hasta la desaparición del último de sus componentes. Básicamente mide la probabilidad de estar vivo al pasar de una cohorte a otra y calcula la esperanza de vida.

Como fenómeno demográfico, la mortalidad tiene tres características

fundamentales que la diferencian de la fecundidad o la migración:

  • - es inevitable: todas las personas mueren (en cambio, no todas tienen hijos o migran en algún momento de su vida)

  • - es irrepetible: sólo se muere una vez (sin embargo, se pueden tener varios

hijos, o cambiar de residencia varias veces)

  • - es irreversible: ocurrido el tránsito de la vida a la muerte, no es posible

volver al estado anterior (mientras que, por ejemplo, un migrante puede regresar a su lugar de origen) Que la mortalidad sea inevitable significa que la intensidad del fenómeno es máxima desde la perspectiva longitudinal: todos los miembros de una cohorte mueren mueren por ejemplo, tanto las mujeres japonesas como las afganas, por tomar dos poblaciones con indicadores de mortalidad en sendos extremos del espectro mundial-. Pero no todas lo hacen al mismo tiempo. Así pues, el análisis de la mortalidad es fundamentalmente un análisis de su calendario: lo que diferencia a japonesas y afganas es que las primeras mueren, en

promedio, mucho más tarde que las segundas. Ese tiempo promedio de supervivencia es la llamada esperanza de vida, el principal indicador sintético de mortalidad. Ahora bien, si observamos en un año de calendario a una población en su conjunto (perspectiva transversal), de manera que se encuentren personas de muy distintas generaciones, lógicamente no todas ellas desaparecerán durante ese año de observación. De acuerdo con esta distinción, es posible diferenciar dos tipos de tablas de mortalidad: de generación y de periodo. La tabla de mortalidad de generación refleja la experiencia real de mortalidad de un grupo específico de individuos desde su nacimiento hasta la muerte del último de ellos. La construcción de este tipo de tabla de vida supone varias dificultades. En primer lugar, los datos necesarios para elaborarla son difíciles, cuando no imposibles, de conseguir para muchas poblaciones. Si la duración máxima media de la especie humana ronda los cien años de edad, no se podrá estimar la experiencia completa de mortalidad más que para aquellas generaciones nacidas como mínimo un siglo antes. Para ello será preciso contar con un registro fiable y exhaustivo de defunciones de al menos un siglo de antigüedad, que deseablemente contenga no sólo la edad del fallecido, sino también su año de nacimiento algo no habitual hasta fechas recientes-. Además, la tabla y los indicadores resultantes darán una medida de lo experimentado por aquellas personas que nacieron cien años atrás, pero no de la situación de la mortalidad en el momento en que se construye la tabla. Es decir, nos ofrecerá, por ejemplo, una imagen del mayor interés sobre el proceso de transición demográfica y epidemiológica protagonizada por las generaciones nacidas a inicios del siglo XX, pero no un indicador veraz del nivel de mortalidad a inicios del siglo XXI. Y como, la mayoría de las veces, los indicadores se calculan para reflejar las condiciones de mortalidad de un momento o periodo determinado, las tablas de generación carecen de interés como medida coyuntural de la situación demográfica y epidemiológica de una población y por ello son poco utilizadas. Las tablas de mortalidad de periodo se construyen, en cambio, a partir de las condiciones de mortalidad observadas durante un año o promedio de varios años, y aplicadas a una cohorte ficticia, y

son

las

que

se

calculan habitualmente. En ellas se

tratan las múltiples

generaciones que cruzan un año de calendario como si fuera una sola generación que va experimentando el impacto de la mortalidad reflejado en la serie de tasas específicas de mortalidad por edad observadas transversalmente

Construcción de la tabla de mortalidad

Los datos necesarios para la construcción de una tabla de mortalidad son: las defunciones por edad (Dx,x+n), procedentes habitualmente de las estadísticas vitales (también llamadas movimiento natural de la población), que se nutren del registro de mortalidad; y la distribución por edades de la población objeto de estudio (Px,x+n), procedente de un recuento -censo, padrón- o estimación intercensal. A partir de ellas se inicia un proceso de cálculo de distintas series, necesarias cada una de ellas para estimar las siguientes, pero que tienen significación y utilidad por sí mismas. La construcción de una tabla de mortalidad puede tener un grado de complejidad muy diverso, según el método elegido.

La construcción de las tablas de mortalidad se basa en datos de población

provenientes de recuentos (censos, padrones) y de los registros de mortalidad, y por lo tanto la calidad de esta información primaria es determinante en el resultado obtenido. La mortalidad infantil tiene un fuerte peso en la esperanza de vida, por lo que el subregistro de las defunciones de 0 años y del propio indicador de mortalidad infantil, algo frecuente en muchos países, puede afectar de forma especial los resultados de las tablas. Lo mismo puede decirse en relación al procedimiento que se elija para cerrar el intervalo abierto final de la tabla de mortalidad y de los errores de información que subyacen en

dichos intervalos

(85

y

más,

90

y

más,

etc.).

En términos generales, para una misma población, la esperanza de vida suele ser mayor en las mujeres que en los hombres. La diferencia es tanto

mayor, hasta la fecha, cuanto mayor sea la esperanza de vida. Esto tiene que ver con el proceso de transición epidemiológica: la bajas esperanzas de vida eran y son resultado de una mortalidad que afectaba especialmente a las edades más jóvenes y con una presencia mayoritaria de causas transmisibles de defunción, que discriminan menos por sexo, además de por el efecto de la mortalidad materna. Todo ello hace que aún actualmente haya países que, en las estadísticas internacionales, presenten menores esperanzas de vida en las mujeres que en los hombres. A medida que se produce la transición hacia un patrón de mortalidad y enfermedad con presencia creciente de las causas no transmisibles y externas, y a un retraso de la edad de muerte, la esperanza de vida aumenta, pero también la distancia entre sexos. Así, la esperanza de vida al nacer en España era de poco más de 33 años en los varones y de unos 35 en las mujeres a inicio del siglo XX (diferencia de dos años entre sexos). En 2008 la diferencia era de 6,1 (84,3 años en mujeres, 78,2 en hombres). Pero era mayor a principios de los años noventa (7,2 años de diferencia) y desde entonces, al igual que recientemente en otros países de alta esperanza de vida, la brecha entre hombres y mujeres presenta un cambio de tendencia, tanto por la reducción de algunas causas que afectan mayoritariamente a los varones (accidentes de tráfico), como por el incremento en las mujeres de la mortalidad por algunas causas con anterioridad típicamente masculinas (cáncer de pulmón).

La esperanza de vida para ambos sexos reunidos se sitúa entre los valores de las de hombres y mujeres, pero no es la media aritmética de ambas. Para obtenerla, por tanto, debe construirse la tabla de mortalidad para la población total.

Indicadores en la tabla de mortalidad

m x = Tasa central de mortalidad entre las edades x y x+n. Se calcula dividiendo las defunciones en ese grupo de edad entre el tamaño de la población de ese mismo grupo, salvo en el grupo de 0 1 año, en el que se calculan en base a la mortalidad infantil.

n q x = Probabilidad de muerte entre las edades x y x+n. Es la probabilidad de que un individuo que llega a la edad exacta x muera antes de llegar a la edad exacta x+n. Para la edad 0 a 1 se calcula en base a defunciones de menores de un año y nacimientos, constituyendo la mortalidad infantil.

n p x = Probabilidad

de supervivencia entre las edades x

y

x+n. Es

la

complementaria de

la anterior:

es

decir,

la

probabilidad de

que

un

individuo que llega a la edad exacta x llegue vivo a la edad exacta x+n.

l x = Supervivientes a la edad exacta x. Es el número de sujetos que, de la generación inicial de 10 k recién nacidos, sobreviven a la edad exacta x.

n d x = Defunciones entre las edades exactas x y x+n. Son los fallecidos entre el aniversario x y el x+n. Para obtener n d x se multiplica l x por n q x .

n L x = Años vividos entre las edades x y x+n. Es el número de años vividos por el total de la cohorte de 10 k nacimientos en el intervalo [x, x+n]. Cada miembro de la cohorte que sobrevive el intervalo [x, x+n] aporta n años a n L x , mientras que cada miembro que fallece en el intervalo [x, x+n] contribuye con el número medio de años vividos por los que mueren en dicho período (que representa el factor de separación de las muertes).

T x = Años vividos a partir de la edad x. Indica el número total de años vividos por los sobrevivientes l x desde el aniversario x hasta la extinción de la generación. El valor T 0 es la cantidad total de años vividos por la cohorte hasta el fallecimiento del último componente. Es esencial para el cálculo de la esperanza de vida.

e x = Esperanza de vida a la edad x. De entre los indicadores que aporta la

tabla de mortalidad, el más usado es

la esperanza de

vida

(e x ), que

representa el número medio de años que les quedan por vivir a los

sobrevivientes a la edad x; por lo tanto, la esperanza de vida al nacer (e 0 ) es el número medio de años vividos por una generación de nacidos bajo

condiciones de

mortalidad dadas. Este

indicador sintético

es

el

más

utilizado para medir el nivel general de la mortalidad en comparaciones

Tablas de mortalidad original del municipio de Petiribí

EDAD

VARONES

MUJERES

PB TOTAL

óbitos

óbitos

óbitos totales

varones

mujeres

*

0

960

972

1932

9

6

15

  • 1 a 4

3780

 

7291

  • 3511 0

 

0

0

  • 5 a 9

4817

 
  • 4554 0

9372

 

1

1

  • 10 a 14

5077

 
  • 4752 2

9829

 

0

2

  • 15 a 19

4555

 

8811

  • 4256 5

 

3

8

  • 20 a 24

4504

 

8451

  • 3947 8

 

1

9

  • 25 a 29

4048

 
  • 3725 4

7773

 

1

5

  • 30 a 34

3744

 
  • 3648 2

7392

 

3

5

  • 35 a 39

3700

 

7300

  • 3600 7

 

3

10

  • 40 a 44

3472

 

6874

  • 3402 8

 

6

14

  • 45 a 49

3191

 

6489

  • 3298 12

 

4

16

  • 50 a 54

2999

 

6253

  • 3254 22

 

9

31

  • 55 a 59

2768

 
  • 2763 31

5531

 

15

46

60

a 64

2194

  • 2448 4642

   
  • 31 52

21

 

65

a 69

1994

  • 2259 4253

   
  • 39 63

24

 

70

a 74

1622

  • 2073 3695

   
  • 69 92

23

 

75

a 79

1070

 
  • 1605 2675

 
  • 85 145

60

 

80 y mas

582

  • 1049 1631

   
  • 83 168

85

 

Esta sería la tabla realizada en Excel para poder calcular la tabla de mortalidad:

Resultado de Epi Dat

Grupo

 

Población

Defunciones

 

nmx

 

nqx

 

npx

 

lx

 

ndx

nLx

 

Tx

ex

< 1

   

15

  • 1932 0.00782

         

0.99224

 

100000

 

776

99277

 
  • 0.00776 7666933

76.67

1- 4

 
  • 7291 0

   

0

     
  • 0 99224

1

     

0

   
  • 396894 7567655

76.27

5- 9

 
  • 9372 1

   

0.00011

     
  • 0.00053 99224

0.99947

     

53

   
  • 495986 7170761

72.27

10-14

 
  • 9829 2

   

0.0002

     
  • 0.00102 99171

0.99898

     

101

   
  • 495601 6674775

67.31

15-19

 
  • 8811 8

   
  • 0.00091 449

     
  • 0.00453 99070

0.99547

           
  • 494227 6179174

62.37

20-24

 
  • 8451 9

   
  • 0.00106 524

     
  • 0.00531 98621

0.99469

           
  • 491796 5684947

57.64

25-29

 
  • 7773 5

   
  • 0.00064 315

     
  • 0.00321 98097

0.99679

           
  • 489699 5193151

52.94

30-34

 
  • 7392 5

   
  • 0.00068 330

     
  • 0.00338 97782

0.99662

           
  • 488086 4703451

48.1

35-39

   
  • 7300 10

 
  • 0.00137 665

     
  • 0.00683 97452

0.99317

           
  • 485598 4215365

43.26

40-44

   
  • 6874 14

 
  • 0.00204 981

     
  • 0.01013 96787

0.98987

           
  • 481483 3729767

38.54

45-49

   
  • 6489 16

 
  • 0.00247 1174

     
  • 0.01225 95806

0.98775

           
  • 476097 3248283

33.9

50-54

   
  • 6253 31

 
  • 0.00496 2317

     

0.97552

  • 0.02448 94632

           
  • 467370 2772186

29.29

55-59

   
  • 5531 46

 
  • 0.00832 3761

     
  • 0.04074 92315

0.95926

           
  • 452176 2304816

24.97

60-64

   
  • 4642 52

 

0.0112

     
  • 0.05448 88555

0.94552

     

4825

   
  • 430712 1852641

20.92

65-69

   
  • 4253 63

 

0.01481

     

0.92858

  • 0.07142 83730

     

5980

   
  • 403700 1421929

16.98

70-74

   
  • 3695 92

 

0.0249

 

0.1172

 

0.8828

 

77750

 

9112

   
  • 365969 1018229

13.1

75-79

   
  • 2675 145

 
  • 0.05421 16383

     
  • 0.23868 68638

0.76132

           
  • 302232 652260

9.5

80 -84

   
  • 1631 168

 

0.103

     
  • 0.40956 52255

0.59044

     

21401

   
  • 207772 350028

6.7

85 y más

   
  • 1125 244

 
  • 0.21689 30854

     
  • 1 30854

0

           
  • 142256 142256

4.61

nmx: Tasa central de mortalidad: la interpretación que debe hacerse es que representa la probabilidad de morir dentro de ese mismo grupo de edad. Por ejemplo, para el grupo de niños de menos de un año , han

fallecido 8

niños cada mil de la misma edad. En cambio, para el grupo de

40-44, cada mil personas en esa edad , han fallecido 2.0

nqx: muestra la probabilidad de morir de un individuo cuando llego a la edad x y pase a la edad x+n. Por ejemplo, para el caso de 15-19 años, la

p de morir antes de

llegar al grupo de

20-24 años es de 4.5 por mil

(0.0045) Vale decir, cada 1000 jóvenes entre 15-19 años, 4 fallecerán

antes de pasar al grupo 20-24.

Para el grupo menor de un año es de 7.7

por mil, o sea la tasa de mortalidad infantil.

npx: la complementaria de la anterior, es decir la probabilidad de llegar

vivo a la edad posterior. Para el caso de los jóvenes de 15-49 la

probabilidad de seguir

vivo

pasando al grupo 20-24 es

del 99.0%. Se

puede observar que las probabilidades de morir aumentan lógicamente en cada grupo superior de edad. Asi, a los 60 años, la p de morir y no llegar al grupo de 65-69 es del 5.4% y de continuar vivo del 94.6 0%

lx : son los supervivientes a la edad x de una cohorte inicial de 10 k recién nacidos. Por ejemplo, a los 60 años viven aun 88 mil de 100 mil iniciales, pero a los 80 años de edad, 59 mil.

ex: este índice es tal vez el más utilizado y es la esperanza de vida. Para este municipio se sitúa en los 76.7 años de edad al nacer.

varones

Grupo

Población

Defunciones

nmx

nqx

npx

lx

ndx

nLx

Tx

ex

< 1

960

9

0.00946

0.00938

0.99063

100000

938

99128

7331553

73.32

1- 4

3780

0

0

0

1

99062

0

396250

7232425

73.01

5- 9

4817

0

0

0

1

99062

0

495312

6836175

69.01

10-14

5077

2

0.00039

0.00197

0.99803

99062

195

494825

6340863

64.01

15-19

4555

5

0.0011

0.00547

0.99453

98868

541

492985

5846038

59.13

20-24

4504

8

0.00178

0.00884

0.99116

98326

869

489459

5353053

54.44

25-29

4048

4

0.00099

0.00493

0.99507

97457

480

486084

4863594

49.91

30-34

3744

2

0.00053

0.00267

0.99733

96977

259

484237

4377510

45.14

35-39

3700

7

0.00189

0.00941

0.99059

96718

911

481314

3893273

40.25

40-44

3472

8

0.0023

0.01145

0.98855

95807

1097

476294

3411959

35.61

45-49

3191

12

0.00376

0.01863

0.98137

94710

1764

469139

2935665

31

50-54

2999

22

0.00734

0.03602

0.96398

92946

3348

456359

2466526

26.54

55-59

2768

31

0.0112

0.05447

0.94553

89598

4881

435789

2010166

22.44

60-64

2194

31

0.01413

0.06824

0.93176

84717

5781

409135

1574378

18.58

65-69

1994

39

0.01956

0.09323

0.90677

78937

7360

376284

1165243

14.76

70-74

1622

69

0.04254

0.19225

0.80775

71577

13761

323482

788959

11.02

75-79

1070

85

0.07944

0.33138

0.66862

57816

19159

241182

465476

8.05

80 -84

582

83

0.14261

0.52565

0.47435

38657

20320

142484

224294

5.8

85 y más

960

9

0.00946

0.00938

0.99063

100000

938

99128

7331553

73.32

 

Mujeres

 

Grupo

Población

Defunciones

nmx

nqx

npx

lx

ndx

nLx

Tx

ex

< 1

972

6

0.00621

0.00617

0.99383

100000

617

99420

8009893

80.1

1- 4

3511

0

0

0

1

99383

0

397531

7910473

79.6

5- 9

4554

1

0.00022

0.0011

0.9989

99383

109

496641

7512942

75.6

10-14

4752

0

0

0

1

99274

0

496368

7016301

70.68

15-19

4256

3

0.0007

 
  • 0.00352 0.99648

99274

349

495495

6519933

65.68

20-24

3947

1

0.00025

 
  • 0.00127 0.99873

98924

125

494309

6024438

60.9

25-29

3725

1

0.00027

 
  • 0.00134 0.99866

98799

133

493664

5530129

55.97

30-34

3648

3

0.00082

0.0041

0.9959

98667

405

492321

5036465

51.05

35-39

3600

3

0.00083

0.00416

0.99584

98262

409

490287

4544144

46.25

40-44

3402

6

0.00176

0.00878

0.99122

97853

859

487118

4053856

41.43

45-49

3298

4

0.00121

0.00605

0.99395

96994

586

483504

3566738

36.77

50-54

3254

9

0.00277

0.01373

0.98627

96408

1324

478728

3083234

31.98

55-59

2763

15

0.00543

0.02678

0.97322

95084

2546

469052

2604506

27.39

60-64

2448

21

0.00858

0.04199

0.95801

92537

3886

452971

2135454

23.08

65-69

2259

24

0.01062

0.05175

0.94825

88651

4587

431788

1682483

18.98

70-74

  • 2073 23

 

0.0111

  • 0.05398 0.94602

   

4538

  • 84064 408976

1250694

14.88

75-79

  • 1605 60

 

0.03738

  • 0.17094 0.82906

   

13594

  • 79526 363646

  • 841719 10.58

 

80 -84

  • 1049 85

 

0.08103

0.3369

0.6631

 

22213

  • 65932 274129

  • 478072 7.25

 

85 y más

835

179

0.21437

1

0

 

43720

  • 43720 203943

  • 203943 4.66

 

Como puede observarse, la esperanza de vida es mayor en las mujeres que en los varones, siendo de 80 años para las primeras contra 73 para los segundos.

La tasa de mortalidad infantil fue

menor en las niñas (6 por mil, vs 9 por mil)

Construcción de tablas de mortalidad con Epi Dat

Lo que primero necesitamos es considerar un archivo donde los campos tengan el siguiente ordenamiento:

Anio

Region

Grupo

Muertes

Masculino

Femenino

pobtot

etario

NOA

  • 2002 <1 año

159

49756

48276

98032

NOA

  • 2002 1-4 años

1450

195101

189746

384847

NOA

  • 2002 5-9 años

444

249260

244095

493355

NOA

  • 2002 10-14 años

301

227615

221316

448931

NOA

  • 2002 15-19 años

368

207730

202927

410657

NOA

  • 2002 20-24 años

444

195518

197046

392564

NOA

  • 2002 25-29 años

390

150073

155968

306041

NOA

  • 2002 30-34 años

344

125336

130106

255442

NOA

  • 2002 35-39 años

388

114708

120875

235583

NOA

  • 2002 40-44 años

595

109217

113939

223156

NOA

  • 2002 45-49 años

851

101942

103638

205580

NOA

  • 2002 50-54 años

1230

90712

91287

181999

NOA

  • 2002 55-59 años

1418

66225

69175

135400

NOA

  • 2002 60-64 años

1761

55128

59696

114824

NOA

  • 2002 65-69 años

2166

44326

50421

94747

NOA

  • 2002 70-74 años

2849

36332

43794

80126

NOA

  • 2002 75-79 años

2918

23181

30353

53534

NOA

  • 2002 80 y más años

6170

20535

33134

53669

Así identificamos para Epi Dat donde se encuentran los datos de población total y los de óbitos, que puden ser totales , como en este caso, o si los tenemos desagregados además por sexo podemos calcular separadamente los datos.

Así identificamos para Epi Dat donde se encuentran los datos de población total y los de
Así identificamos para Epi Dat donde se encuentran los datos de población total y los de
32
Se puede guardar la tabla de mortalidad 33

Se puede guardar la tabla de mortalidad

Se puede guardar la tabla de mortalidad 33

Años de esperanza de vida perdidos:

Este índice representa la diferencia entre el máximo posible de años que se pueden vivir entre dos edades y los que realmente se viven, es decir, son los años que no se viven, y que se han designado como años de esperanza de vida perdidos.

Los AEVP se pueden obtener para cada uno de los grupos de edad y cada una de las causas de muerte que afectan una población. La suma, por grupos de edad o por causas, proporciona los AEVP totales atribuibles a cada causa o a cada grupo de edad, respectivamente. Asimismo, la suma global corresponde al total de AEVP, entre las dos edades analizadas, atribuibles a la fuerza de la mortalidad en la población

Al igual que el método de descomposición del cambio en la esperanza de vida, este método hace uso de tres funciones de la tabla de mortalidad:

l x : número de supervivientes a la edad exacta x,

n L x : número de personas años vividos entre las edades x y x+n,

e x : esperanza de vida a la edad x,

y también es necesaria la esperanza de vida temporaria, que se obtiene a partir de dichas funciones.

Los AEVP entre dos edades a y b, atribuibles a la mortalidad debida a la causa z en el grupo de edad [x, x+n], se obtienen mediante la expresión:

donde:

n p x (z) es la proporción de fallecidos entre las edades x y x+n por la causa de muerte z en la población estacionaria de la tabla de mortalidad,

A x+n es el promedio de años que los fallecidos entre x y x+n podrían haber vivido a partir de x+n, si no hubiesen muerto. Por tanto, n+A x+n es el número medio de años que habrían vivido desde la edad x, en caso de no fallecer.

n K x es el promedio de años vividos entre x y x+n por la población que fallece en ese grupo de edad, puesto que las defunciones se reparten por todo el grupo.

Sin embargo, conocer los años que la población fallecida a una edad hubiese vivido desde esa edad necesita algún supuesto. Supóngase, como ejemplo, que se analiza la mortalidad femenina por cáncer de mama entre los 30 y los 70 años. Para las mujeres que fallecen por esta causa entre los 40 y los 44 años, el número de años que podrían haber vivido desde los 45 años hasta la edad superior del análisis es, intuitivamente, 70 45 = 25. Sin embargo, hay una hipótesis subyacente en este cálculo tan sencillo: que si las mujeres de 40 a 44 años no mueren en esa edad por cáncer de mama, es decir, si se elimina esa causa de muerte en ese grupo de edad, entonces continúan viviendo al menos hasta los 70 años (supuesto de mortalidad nula). Otra posibilidad sería suponer que, a partir de los 45 años, las mujeres continuarían viviendo expuestas al nivel de mortalidad de la población (supuesto de mortalidad real); en ese caso, los años que vivirían ya no serían 25 sino un número menor, exactamente la esperanza de vida temporaria entre 45 y 70 años, que es el promedio de años vividos por la población entre esas edades. Este supuesto permite ajustar el efecto de los riesgos en competición porque se supone que un individuo que muera por una causa a una cierta edad, de no haber muerto, hubiera estado expuesto a riesgos de morir por otras causas a edades más avanzadas. Todavía hay un tercer supuesto, similar a éste, que consiste en no limitar la edad superior, de modo que los años vividos a partir de 45, en el ejemplo, serían iguales a la esperanza de vida a esa edad. Nosotros hemos elegido este tercer supuesto para el análisis, considerando a la esperanza de vida como punto final de corte.

AÑOS DE VIDA POTENCIALES PERDIDOS

En una tasa bruta de mortalidad, cualquier muerte tiene el mismo peso, haya

ocurrido a los 3 o a los 85 años de edad. Sin embargo, en la conciencia de cualquier persona y de cualquier sociedad se halla la idea de que hay edades

“a las que no toca morirse”. Cuesta encajar, por ejemplo, que un hijo muera

antes que sus progenitores. Siempre se lamenta el fallecimiento de un anciano, pero se suele entender que como algo natural, y muchas veces se cree que no podría vivir muchos años más. El de un adolescente, en cambio, no se puede

interpretar del mismo modo. De una manera más o menos implícita, toda persona tiene en mente la curva de las probabilidades de muerte por edad. Este concepto de mortalidad prematura es el fundamento de un conjunto de medidas de mortalidad, genéricamente denominadas Años Potenciales de Vida

Perdidos (APVP). Bajo un criterio preestablecido, cada muerte se valora contemplando los años que hipotéticamente ha dejado de vivir la persona afectada. En la práctica, para su cálculo, cada muerte se pondera según la diferencia entre la edad de muerte y un límite de edad que se establece como norma de forma subjetiva. A diferencia de la esperanza de vida, que se acomoda mal al análisis por causa, los APVP son especialmente apropiados para medir el impacto de las causas de muerte en una población. Además, son útiles para establecer prioridades de intervención o de investigación en los sistemas de salud, orientar la dotación de recursos o comparar la efectividad de distintas actuaciones. Los Años Potenciales de Vida Perdidos son la base de toda una familia de medidas sintéticas de salud de las poblaciones [27], los llamados “diferenciales de salud”, la más conocida de las cuales son los Años de Vida Ajustados por

Discapacidad y Morbilidad (AVAD), los llamados DALYs (Disability Adjusted Life years) en inglés. En ellos, a las pérdidas de años de vida por muerte prematura se añade una valoración de las pérdidas sufridas por haber vivido durante cierto tiempo con un estado de salud distinto a la salud óptima .

En una tabla de vida, la cantidad de líquido o “parte llena” es el tiempo –las personas-año- que su cohorte ficticia consigue vivir en función del régimen de mortalidad que le afecta. Es la parte que queda por debajo de la curva de supervivencia , y está perfectamente definida en todos sus lados: el vertical, entre el número máximo posible de supervivientes (la raíz de la tabla, habitualmente 100.000) y la extinción del último de ellos (o supervivientes); el horizontal, entre el nacimiento y la edad máxima de defunción; y, finalmente, el fijado por el perfil de la curva de supervivencia.

Pero el análisis de la mortalidad de una población se puede abordar también desde el punto de vista contrario -o complementario-, tratando de medir lo que

se deja de vivir el tiempo perdido por muerte- en una población por efecto de ese régimen de mortalidad. Son los Años Potenciales de Vida Perdidos, la

“parte vacía” que queda por encima de la serie de supervivencia de la tabla de

vida. En este caso, sin embargo, no todo el perímetro de la superficie está definido. El límite de la máxima y mínima supervivencia, y el del contorno de la serie de supervivientes son conocidos, pero no así el de la duración (es decir, cuánto tiempo se pierde por muerte).

Pero el análisis de la mortalidad de una población se puede abordar también desde el punto

Años de esperanza de vida perdidos según causa. Año 2010. Municipio de Petiribí

Edades

tumores

traumatismos

cardiovasculares

 

infecciosas

 

respiratorias

resto

 

Total

< 1

0

0

0

0.0502

0.0502

0.7531

0.8535

1- 4

0

0

0

0

0

0.0791

0.0791

5- 9

0.0403

0

0

0

0

0

0.0403

10-14

0

0

0

0

0

0.0355

0.0355

15-19

0

0.1616

0.0646

0

0.0323

0

0.2585

20-24

0

0.1039

0.013

0

0

0

0.1169

25-29

0.0219

0.0437

0

0.0437

0

0

0.1093

30-34

0

0.0697

0.0697

0.0697

0

0.1394

0.3486

35-39

0.0379

0.1516

0

0.1137

0.0379

0.0379

0.3791

40-44

0.0495

0.0247

0.0495

0.0495

0

0.1732

0.3464

45-49

0.1081

0.0432

0.1081

0

0.0216

0.0865

0.3675

50-54

0.1998

0.0444

0.1332

0.0222

0.0666

0.2442

0.7104

55-59

0.4921

0.082

0.2734

0.082

0.0547

0.3007

1.2848

60-64

0.5667

0.0315

0.1259

0.2204

0.063

0.6297

1.6371

65-69

0.4491

0

0.2994

0.1283

0.1283

0.3422

1.3473

70-74

0.3593

0.0189

0.4349

0.1513

0.1702

0.6051

1.7398

75-79

0.267

0.0356

0.3293

0.1602

0.0979

0.4006

1.2907

80-84

0.1095

0.0059

0.1302

0.0562

0.0651

0.1302

0.4973

Total

2.7012

0.8168

2.0313

1.1475

0.7878

3.9574

11.4421

Interpretación:

Este indicador mide la diferencia entre lo que se podría haber vivido de no padecer alguna causa de muerte y lo que realmente se llegó a vivir, expresado en perdidas en años de esperanza de vida. Los tumores por caso , han restado 3 años de esperanza de vida total , variando claro según el grupo de mayor riesgo que es el de mayor edad. Entre los 55 a los 70 años muestran el mayor componente de años de evp. En tanto, las causas cardiovasculares siguen en importancia (2.0 años) y luego las infecciosas (1.1) , contribuyendo los traumatismos y dentro de ellos los accidentes a reducir 0.8 años de vida.

Así, en el año 2010 se perdieron en total 7.4 años de esperanza de vida por estas 5 causas.

Años de vida potenciales perdidos 2009. Tasa cruda

     

Tasa de APVP por 1000

Población

Habitantes

APVP

hab. Cruda

<1

1896

1290

680.37

  • 1 a 4

6568

65

9.82

  • 5 a 9

8355

129

15.43

  • 10 a 14

8676

65

7.43

  • 15 a 19

8398

387

46.08

  • 20 a 24

7640

452

59.09

  • 25 a 29

8368

258

30.83

  • 30 a 34

8722

452

51.76

  • 35 a 39

7818

129

16.50

  • 40 a 44

6736

774

114.90

  • 45 a 49

6447

 
  • 1097 170.07

  • 50 a 54

6106

 
  • 1548 253.52

  • 55 a 59

6002

 
  • 3419 569.56

  • 60 a 64

5122

 
  • 4902 957.04

  • 65 a 69

4385

 
  • 4322 985.51

  • 70 a 74

3478

 
  • 7482 2151.23

  • 75 a 79

2805

 
  • 9417 3357.21

  • 80 y mas

3016

26961

8939.32

Interpretación:

Queda claro que la tabla asume el total de AVPP sin discriminar causas, que serán analizadas más abajo acorde a los años de esperanza de vida

perdidos. En tanto,

lo

que

se

puede observar es

que

los

AVPP

indican la

cantidad de

años que la población pierde con cada fallecimiento. Por caso,

siendo la esperanza de vida de 76 años, los 20 fallecidos antes del año suman

1290 AVPP, lo que indica que cada 1000 menores de un año, se pierden 680 años de vida. En el grupo de 60-64 años, los 76 óbitos contribuyeron a perder

4902

años de vida, vale decir, cada 1000 personas de ese grupo de edad,

hubo 957 AVPP.

Calculo de los Años de Vida Potenciales Perdidos

Interpretación: Queda claro que la tabla asume el total de AVPP sin discriminar causas, que serán

Seleccionamos la planilla de cálculo de AVPP, considerando los campos necesarios para completar los datos: la identificación de la población, los grupos de edad y las defunciones.

Campo que contiene:

Identificaciones de población:Region Población por grupo de edad:pobla Defunciones por grupo de edad:CantMuertes

Grupos de edad: Quinquenales

Comenzar en:0 Terminar en:70 Años Número de poblaciones: 5

Población

Habitantes

APVP Tasa de APVP por 1000 hab.

Cruda

Ajustada

  • ------------------ ----------- ----------- ----------- -----------

Centro

21924501

1649196

75.2216

-

Cuyo

2692168

190720

70.8425

-

NEA

3234900

329515

101.8623

-

NOA

3981158

329136

82.6733

-

Sur

1949571

129857

66.6080

-

  • ------------------ ----------- ----------- ----------- -----------

Si deseamos ajustar por la población estándar y edades

La tasa de APVP ajustada por edad corresponde al número de años de vida

potencial que se perderían en

la población

real

si

ésta

tuviera la misma

estructura de edad que la de la población de referencia.

Desde que

se

propuso este indicador

en

1947 han aparecido

opciones

diferentes en cuanto a los límites de edad a utilizar para su cálculo. En un

principio se utilizó como límite superior la esperanza de vida al nacer. Esta opción planteaba algunos problemas, por ejemplo, la limitación a la hora de comparar poblaciones con diferente esperanza de vida al nacer. Es clásica la propuesta de Romeder y McWhinnie en 1977, quienes basan el cálculo en los años perdidos entre 1 y 70 años, método todavía utilizado en la actualidad.

Estos autores consideran dos argumentos a la hora de fijar el límite inferior en 1 año. Por un lado, la mortalidad en menores de un año se debe en general a causas específicas de esa edad que no tienen nada que ver con las defunciones a otras edades y, por otro, un fallecido en el primer año de vida aportaría casi 70 años al cómputo total de años perdidos, considerablemente más que los aportados por la defunción de un adolescente, sobreestimando el valor social de una defunción en un recién nacido. El límite superior viene determinado por varias razones, entre ellas el problema que supone asignar una única causa de muerte en personas mayores con múltiples dolencias de base, y el problema de los riesgos competitivos .

Estos autores consideran dos argumentos a la hora de fijar el límite inferior en 1 año.

Grupos de edad: Quinquenales

Comenzar en:0 Terminar en:70 Años Número de poblaciones: 5

Población

Habitantes

APVP Tasa de APVP por 1000 hab.

Cruda

Ajustada

  • ------------------ ----------- ----------- ----------- -----------

Centro

21924501

1649196

75.2216

74.9360

Cuyo

2692168

190720

70.8425

70.7958

NEA

3234900

329515

101.8623

99.3053

NOA

3981158

329136 82.6733 81.4661

Sur

1949571

129857

66.6080

67.8309

  • ------------------ ----------- ----------- ----------- -----------

Algunas limitaciones del uso del indicador APVP.

Aunque, como se indica más arriba, el indicador APVP tiene grandes ventajas a la hora de estudiar la mortalidad prematura, entre las que no es desdeñable la sencillez de su cálculo; también tiene ciertas limitaciones que es preciso conocer y considerar. Por un lado, se tiene el valor de la vida en relación con la edad; el indicador da más peso a las defunciones en los más jóvenes y, como antes se apuntaba, en general tiene mayor valor social una defunción de un adulto joven que la de un niño de, por ejemplo, un año. Otro problema que se plantea es el de los riesgos competitivos, que afecta a todos los grupos de edad. El indicador APVP asume que si una causa se eliminase, los individuos "salvados" sobrevivirían hasta el límite de edad elegido (por ejemplo 70 años). Esta asunción sobreestima claramente los años perdidos, pues estos individuos tendrían un riesgo determinado de morir por otra causa cualquiera. Al margen de cuestiones técnicas, la principal limitación del método es el hecho de que se base en la eliminación de "enfermedades", cuando las actividades de salud pública se dirigen principalmente a la reducción o eliminación de factores de riesgo, muchas veces involucrados en varias causas de enfermedad y muerte. Una aproximación más útil podría ser el cálculo de APVP por factor de riesgo en lugar de por causa de muerte.