Vous êtes sur la page 1sur 25

EMERGIA

GENERANDO EMPRENDEDORES
PARA EL SIGLO XXI
C O L E C C I Ó N

TOMO 1
¿ QUÉ SIGNIFICA EMPRENDER ?

CAPACIDAD EMPRENDEDORA
CAMBIO EN EL SIGLO XXI

RICARDO ROMÁN TORO

G E N E R A N D O E M P R E N D E D O R E S

Esta iniciativa ha sido posible gracias al apoyo y la financiación de la Diputación de Sevilla,


PRODETUR

de la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía y del Fondo Social Europeo.


G E N E R A N D O E M P R E N D E D O R E S

Prodetur agradece la desinteresada colaboración de los autores que están contribuyendo a que el
Proyecto EMERGIA sea una realidad. Prodetur asume la responsabilidad del buen uso del
contenido de esta obra, por lo que rogamos encarecidamente que cualquier reproducción de la
misma se realice con nuestra autorización expresa, gestionando los permisos oportunos con el autor
correspondiente.

Este proyecto ha sido posible gracias a la colaboración de las siguientes personas:

Editor: Jose Luis Briones


Diseño y maquetación: Ideae Estudio Publicitario
Traducción y Coordinación: Ana Bella Estévez Jiménez de los Galanes

Sevilla, junio de 2006


RICARDO ROMÁN TORO

www.ricardoroman.cl

Ricardo Román (Chile, 1965) es profesor de filosofía, graduado de la Universidad


Metropolitana de Ciencias de la Educación con la tesis "Foucault, el Poder, el Saber y
la Constitución del Sujeto Moderno". Se ha desarrollado durante catorce años como
consultor de empresas, trabajando en Chile, México y España para Business Design
Associates, Inc., empresa fundada y dirigida por el filósofo y senador chileno
Fernando Flores, con proyectos de liderazgo, transformación cultural y rediseño de
procesos de negocio en empresas multinacionales.

En paralelo, ha realizado programas masivos de emprendimiento en España, Chile,


Bolivia y Perú para empresarios y profesores, con más de mil personas entrenadas
durante los últimos tres años. Ha desarrollado una tecnología de entrenamiento
masivo de emprendedores con la creación y consolidación de negocios emergentes,
el acceso a capital semilla, redes comerciales y apropiación de las tecnologías de la
sociedad de la información.

En educación ha entrenado profesores que producen innovaciones educativas con


las nuevas tecnologías y mejoras de resultados de aprendizaje de los estudiantes ().
CAPACIDAD EMPRENDEDORA
CAMBIO EN EL SIGLO XXI
RICARDO ROMÁN TORO

CAPACIDAD EMPRENDEDORA
CAMBIO EN EL SIGLO XXI

El propósito de este artículo es promover reflexión y compromiso en torno


de la capacidad emprendedora y colaborar a producir un mejor
entendimiento de este fenómeno, lo cual permita diseñar mejores
estrategias de transformación social, basadas en el desarrollo masivo y
acelerado de esta forma de vida en la cultura hispanoamericana.

Hago cinco afirmaciones en torno de la capacidad emprendedora que


desarrollo de manera introductoria en las siguientes páginas: (1) la
capacidad emprendedora es la forma de estar por el cambio en la era de la
globalización y la revolución tecnológica, porque el contexto de mundo que
vivimos exige contar con personas autónomas, efectivas y comprometidas
para actuar ante las amenazas y las oportunidades; (2) Toda persona puede
ser emprendedora y emprendedor es mucho más que ser empresario. La
capacidad emprendedora consiste en un modo de ser que se manifiesta en
el compromiso profundo, libre y responsable con resolver preocupaciones
de la gente, en la creación de ofertas de valor al cliente y la colaboración
solidaria con la comunidad, en vivir la vida en el cambio y la tradición
simultáneamente, en cambiar la cultura al identificar y abordar las
resignaciones históricas de las comunidades; (3) es posible desarrollar
capacidad emprendedora en forma masiva y económica si entendemos en
qué consiste el fenómeno de transformación social; (4) desarrollar
capacidad emprendedora, especialmente en el mundo de negocios, pero
vinculado a otros mundos como la educación, la creación cultural y la
participación ciudadana, consiste en la creación de espacios sociales de
acción real, de educación práctica y desarrollo de nuevos hábitos; (5) la
capacidad emprendedora es la alternativa para recuperar la capacidad de
sentido y compromiso en las sociedades modernas.

1. CAPACIDAD EMPRENDEDORA COMO


FUERZA DE TRANSFORMACIÓN SOCIAL

Los cambios radicales del mundo que experimentamos durante los últimos
veinte años, como el fin de la Unión Soviética, la globalización económica y
la revolución de las tecnologías, especialmente informáticas y de
comunicación, hicieron difícil para mucha gente permitirse seguir creyendo
en la posibilidad real del cambio social. Sin desconocer las ventajas que la
nueva realidad ha traído, para todos es evidente que la mayoría de los
males históricos del mundo no sólo no han mejorado sino que empeoran. La
pobreza, el hambre, las epidemias, la depredación de los recursos
naturales, la contaminación del ambiente, el desafecto de los ciudadanos
por la democracia, la corrupción y la violencia, se han agudizado en los
últimos años. En el plano personal, mucha gente vive luchando por su futuro
económico, pero sin un sentido para tener satisfacción en sus vidas, les
preocupa más su familia pero necesitan más tiempo para el trabajo, se
esfuerzan por atender a sus familias pero hay más problemas de
comunicación, hay violencia domestica y jóvenes desorientados tentados
por las drogas y la violencia. Tenemos todas las tecnologías de
comunicación pero muchos se sienten incomunicados.

1
CAPACIDAD EMPRENDEDORA
CAMBIO EN EL SIGLO XXI
RICARDO ROMÁN TORO

"No hay nostalgia peor que


añorar lo que nunca
jamás sucedió"
Joaquín Sabina.

El consumo es el gran horizonte que ordena la vida, como signo de entrega


a los seres queridos, como realización personal, como justificación de la
propia dignidad.

Una parte importante de la gente ha reaccionado aceptando con


resignación la realidad de la vida, otros se montaron en el carro de la
competencia y la búsqueda del éxito, muchos se quejan de manera
enérgica pero pasiva ante las injusticias del mundo. Hace falta recuperar la
confianza en la capacidad de cambiar la realidad, de construir un mundo
más humano si nos apropiamos de las nuevas posibilidades para fines de
solidaridad, compromiso, equidad, cuidado del ambiente y construcción de
sentidos que nos orienten.

En la actualidad los reales transformadores del mundo son los inventores de


nuevas tecnologías y los empresarios, porque han verdaderamente
reconfigurado la vida y las relaciones a nivel global. Pero les falta incluir
sentido y compromiso por superar los costos sociales y ambientales que
conlleva la manera de crear riqueza, y ampliar la invitación a más personas
a esta fiesta creativa del inicio de siglo. Lamentablemente, muchos
progresistas de ayer se han hecho conservadores al no querer acoger los
cambios, al rebelarse a la incorporación de tecnologías y mirar de reojo a los
emprendedores con sospechas ideológicas obsoletas, terminando en
añoranzas inútiles, quejumbre somnolienta o cinismo oportunista.

No se ve fácil, pero avanzar en la capacidad emprendedora es la posibilidad


de sumar, comprometer, movilizar a mucha gente hacia la construcción del
cambio. Necesitamos recuperar la confianza, la esperanza, pero no
podemos desconocer y, por el contrario, necesitamos apropiarnos de los
medios que provee la realidad actual. Las tecnologías de información, las
posibilidades creativas económicas, la autonomía personal que reclama
todo el mundo serán fuente de inspiración seducción y confianza. Se trata
de construir una cultura solidaria, sensible, pero más libre, más horizontal,
más integradora, dinámica, competitiva, exigente de calidad, comprometida
con la excelencia, que lo que nunca imaginamos como cultura de progreso.
La queja, los bajos estándares, el aislamiento, rechazar lo nuevo, ya no
convoca ni tiene aval alguno de mayor calidad moral.

Pero al mismo tiempo es urgente hacerse cargo de problemas que ya es


evidente que el mercado no es capaz de resolver. El estado y la sociedad
tienen que recuperar un lugar en la construcción de sus países pero en el
contexto de la globalización, la sociedad de la información y la capacidad
autónoma de crear negocios1.

1. Ver Globalización, Desarrollo y Democracia: Chile en el Contexto Mundial. Manuel Castells, Ed. FCE
2005 y El Estado de Bienestar y la Sociedad de la Información. El Modelo Finlandés. Manuel Castells y
Pekka Himanen, Ed. Alianza Editorial 2202.

2
CAPACIDAD EMPRENDEDORA
CAMBIO EN EL SIGLO XXI
RICARDO ROMÁN TORO

Las dos caras del cambio

La capacidad emprendedora como capacidad de invención, flexibilidad,


efectividad y sentido no sólo es una opción de este tiempo, se ha vuelto una
necesidad ineludible de profundizar en nuestros países, a partir de la nueva
realidad de la globalización y la revolución tecnológica.

Desde hace mucho tiempo, pero especialmente desde las últimas dos
décadas del siglo pasado, el mundo tuvo una transformación radical en el
modo de organizar la economía y en la velocidad de la creación tecnológica,
revelando una verdadera nueva época caracterizada por la globalización
económica y la revolución tecnológica. Hay problemas previos a este
proceso como la pobreza y la destrucción del medio ambiente que tienen
una posibilidad de resolverse en el nuevo contexto, pero hasta ahora la
evidencia es que empeoran.

La globalización económica en síntesis consiste en la liberalización de los


mercados, las eliminación de barreras de comercio, la unificación del
sistema financiero mundial vía conexión electrónica, todo lo cual ha
permitido el aumento del comercio mundial, el flujo instantáneo de grandes
cantidades de dinero a través de todo el mundo, la creación de grandes
consorcios multinacionales en todo tipo de negocios, la dispersión de la
producción y la propiedad de las compañías en diversos países2. Este
proceso ha permitido la creación de mucha riqueza, ha empoderado a los
clientes para elegir entre ofertas con alta exigencia de calidad e innovación,
ha obligado a las compañías a exigirse por una constante mejora de sus
ofertas, la calidad del servicio y la experiencia que entrega a los clientes. La
privatización o competencia en servicios domésticos estatales como
teléfono, servicios sanitarios y electricidad ha mejorado la calidad y
permitido la universalización de la oferta. La innovación y el sometimiento al
cliente han caracterizado el comercio.

La revolución de las tecnologías, llamada así por el aceleramiento en el


desarrollo y comercialización de productos basados en las tecnologías
digitales, en la industria, defensa, medicina y hogar, con la más vistosa
expresión en comunicación en los teléfonos móviles e internet. Un proceso
paralelo, pero también soportado por la capacidad informática, es el
desarrollo de la biotecnología y la ingeniería genética, con aplicaciones para
la ciencia, la salud, la producción agropecuaria e industrias como la
producción minera. La capacidad de producir equipamientos técnicos y
contenidos digitales proyecta un cambio que afectará la propia percepción
de la realidad que tenemos los seres humanos. La robótica, la realidad
virtual, los video juegos y la infinita cantidad de aparatos que se nos infiltran
en la vida cotidiana, especialmente para los niños y los jóvenes, hacen más
que sostenible la tesis de la "era digital"3. Más profundas pueden ser las
consecuencias que traerá la intervención genética con fines de salud,
alimentación o producción industrial.

2.¿Hij@ qué es la Globalización? Joaquín Estefanía. Ed. Aguilar, 2002 y El Malestar en la Globalización.
Joseph E. Stiglitz. Ed. Taurus, 2002.
3.El Mundo Digital. Nicholas Negroponte. Ediciones B, 2000.

3
CAPACIDAD EMPRENDEDORA
CAMBIO EN EL SIGLO XXI
RICARDO ROMÁN TORO

La capacidad de producir tecnologías de salud como nuevos medicamentos


y procedimientos terapéuticos, la potencialidad de multiplicar la producción
de alimentos en el mundo, incluso en regiones donde antes no era posible la
agricultura, la producción industrial con medios más económicos en energía
y menos contaminantes, son esperanzas de más riqueza, más calidad y
prolongación de la vida4.

La confluencia de los procesos de tecnología y globalización está


permitiendo innovaciones profundas en los negocios y en la productividad
como la subcontratación a distancia de servicios y manufacturas,
contrataciones desde Estados Unidos o Europa en China o India, con
coordinaciones en directo vía la red. El mundo es una red de innovación,
producción y finanzas5.

Pero todo este proceso también ha tenido una contracara que es


preocupante y hasta en muchos casos atemoriza. La cara feliz de la
globalización económica y la creación de riqueza se enfrenta a que ha
aumentado su concentración y la cantidad de pobres en todo el mundo. Los
países con economías poderosas comienzan a tener grandes grupos de
pobreza integrada por inmigrantes y marginados del sistema, los países en
desarrollo han intentado reformas en la línea del "consenso de Washington"
pero lo que han logrado es poco crecimiento, mayor desigualdad, conflictos
sociales, inestabilidad política y destrucción del medioambiente. Desde
África a la India, desde China a la Amazonia, si bien hay experiencias
inéditas de desarrollo económico e industrial, como es la China de los
últimos veinte años, también ocurre a un costo medioambiental injustificable
en depredación de los bosques y emisiones contaminantes de la tierra, el
agua y el aire. El comercio que comenzó universalizando la competencia
comienza a tener tal grado de concentración que lo que se avizoran son
grandes monopolios mundiales que abusan de competidores, proveedores
y consumidores locales, basados en el poder financiero y la capacidad de
lobby. La experiencia de la vida económica para las personas se ha vuelto
inestable, incierta y atemorizante. Las personas se sienten desamparadas
de las compañías a las que muchos entregaron una vida de trabajo y
abandonados por gobiernos a los que entregaron sus esperanzas y sus
ahorros6.

La principal aprensión que trae el cambio tecnológico es la concentración de


su utilización y sus beneficios en una pequeña parte de la sociedad y del

4. Claves para el Siglo XXI. Jérome Bindé ed. Ed. Crítica, UNESCO, 2000, La Galaxia Internet. Manuel
Castells. Ed. Areté, 2001. Las Conexiones Ocultas. Implicaciones Sociales, Medioambientales,
Económicas y Biológicas de una Nueva Visión del Mundo. Fritjof Capra. Ed. Anagrama, 2003.

5. El Próximo Escenario de la Globalización. Kenichi Ohmae Ed. Norma 2005.

6. En el Límite, la Vida en el Capitalismo Global. Anthony Giddens y Will Hutton, eds. Tusquets, 2000.
El Futuro no es lo que era. Una Conversación. Felipe González y Juan luis Cebrián Ed. Aguilar 2001.
Teorías del Desconcierto. Viaje al Fondo de la Incertidumbre: los Pensadores que Diseñan un Futuro
Global. Santiago Ramentol. Ed. Urano, 2004. La Corrosión del Carácter. Las Consecuencias
Personales del Trabajo en el Nuevo Capitalismo. Richard Sennett. Ed. Anagrama, 2000.

4
CAPACIDAD EMPRENDEDORA
CAMBIO EN EL SIGLO XXI
RICARDO ROMÁN TORO

mundo, pero especialmente las consecuencias de diferenciación entre unos


y otros, que habitarán mundos radicalmente distantes, desde lo más
avanzado del siglo XXI hasta una gran masa de personas que vivirán presos
en el mundo del siglo XIX, pero ahora con mayores amenazas de
sobrepoblación, contaminación, epidemias y catástrofes naturales. Hay
ciudades que comienzan a ser totalmente iluminadas por la onda
inalámbrica de internet y muchas otras en que a penas funciona la red
eléctrica y los teléfonos se desconocen. Hay profesionales que se
desempeñan en ambientes de teletrabajo y masas de obreros que trabajan
en condiciones laborales y ambientales esclavizantes. Si es fundada la
proyección que las experiencias digitales están cambiando la mente de las
personas, las diferencias se harán más profundas.

Lo propio ocurre con las potencialidades de la biotecnología en sus


expresiones en medicina y especialmente en agricultura. Las posibilidades
de la medicina en la calidad y prolongación de la vida predicen una
diferenciación abismal entre el mundo rico y pobre. La concentración de la
propiedad de las semillas y la modificación genética hará que a las
comunidades de agricultores y países dependientes de la agricultura sean
prisioneros de las compañías que se adueñan de estas especies y que
comercian en forma monopólica con organismos genéticamente
modificados. Persisten dudas en torno de las consecuencias para la
biodiversidad que pueden tener los organismos genéticamente modificados
en el medio ambiente y en la mezcla con organismos silvestres.

Muchas veces es difícil aceptar esta cara poco amigable del cambio en
países que han tenido experiencias políticas traumáticas de intentos de
cambio radical, que lograron salir de dictaduras criminales y que han
avanzado paulatinamente hacia la democracia, el crecimiento económico y
la disminución de la pobreza. Aparenta querer aguar la fiesta y es
descalificado por no mostrar una alternativa mejor. Pero esa es una de las
principales innovaciones en el sentido más genuino de comprometerse con
un problema sentido y sin aparente solución, y experimentar a riesgo de no
dar con la alternativa. Esa ha sido la historia en lo que ha logrado avanzar
más radicalmente la humanidad.

2. AGENTE DE TRANSFORMACIÓN: HACER HISTORIA

Hemos dicho que la capacidad emprendedora corresponde a un modo de


ser que toda persona potencialmente posee y que por circunstancias
culturales se desarrolla en forma desigual en diversos contextos. Afirmamos
que todas las personas pueden ser emprendedoras porque tienen la
potencialidad en su propia naturaleza humana, donde lo importante es
entender cuáles son los rasgos de emprendimiento que toda persona posee
y en qué consiste desarrollarlos. Esta afirmación tiene importantes
consecuencias prácticas, permite mirar con mayor confianza la posibilidad
de desarrollar masivamente emprendedores y producir transformaciones
sociales a partir de esta interpretación.

5
CAPACIDAD EMPRENDEDORA
CAMBIO EN EL SIGLO XXI
RICARDO ROMÁN TORO

El paradigma del "agente transformador" y la destreza de "hacer


historia"

Con el paradigma del "agente transformador" y destreza de "hacer historia"


proponemos una nueva forma de entender el fenómeno de la capacidad
emprendedora, el cual se basa en una comprensión particular de los seres
humanos, el conocimiento, la acción y el aprendizaje7. Esta interpretación
no sólo hace correcciones a la interpretación predominante hasta ahora en
el diseño de las políticas públicas y programas académicos de
emprendimiento, sino que busca cambiar los supuestos que han
predominado hasta ahora.

Las categorías de "agente transformador" y "hacer historia" permiten


introducir este nuevo entendimiento teórico y práctico del fenómeno de
emprendimiento. Estas categorías devuelven a su lugar las capacidades del
emprendedor en los negocios, porque distinguen las especificidades del
trabajo político social y de cultivo de solidaridad en una comunidad. Pero, al
mismo tiempo, descubren las facultades universales que todo ser humano
posee para desarrollarse como empresario emprendedor, líder político o
agente cultural que recrea la solidaridad con el "nosotros" de la comunidad.

Además, esta interpretación trae la ambición de la capacidad


emprendedora como una capacidad no sólo de construir un negocio o una
organización, sino de transformación mayor de la cultura de determinada
comunidad:

"Las prácticas emprendedoras, las de los ciudadanos comprometidos y las


del cultivo de la solidaridad se fundamentan y se integran, en definitiva, en
una destreza crucial… hacer-historia … Sólo cuando algo cambia el modo
en que nos entendemos a nosotros mismos y nuestro vínculo con las cosas,
surge lo que denominamos hacer-historia … En esto consiste un cambio
cultural, pues modifica nuestras emociones fundamentales no reflexivas…
A ese cambio se llega a través de un ciclo que se inicia a partir de una
emoción no reflexiva que, luego, se enfrenta a una serie de acciones,
hechos y discusiones públicas y por fin, deriva en una nueva emoción no
reflexiva, que se internaliza en una nueva visión del mundo compartida por
mucha gente. A este cambio medular de percepción lo llamamos hacer
historia". la persona que posee la práctica de hacer historia es una persona
que puede observarse constantemente y mirar el mundo como una
experiencia diferente y nueva, con capacidad de asombro y maravilla"8.

7. Esta sección debe mucho a la inspiración de Abrir nuevos mundos. Iniciativa empresarial, acción
democrática y solidaridad. Flores Fernando, Spinosa Charles y Dreyfus Hubert L. Taurus 2000,
Educación y Transformación. Preparemos a Chile para el Siglo XXI, Flores L. Fernando y Varela G.
Francisco J. 1994. (www.atinachile.cl), El espíritu emprendedor y la vida wired: El trabajo en el ocaso de
las carreras. Fernando Flores y John Gray 2000 (AtinaChile.cl), La Habilidad Ética Francisco J. Varela G.
ed. Ed. Random House Mondadori 2002. También he tenido el privilegio que agradezco de contar durante
catorce años con la formación y amistad de Fernando Flores y del economista Mario Valdivia
(mariovaldivia.cl).

8. Abrir nuevos mundos. Pg. 24-25 y 23.

6
CAPACIDAD EMPRENDEDORA
CAMBIO EN EL SIGLO XXI
RICARDO ROMÁN TORO

Entender al emprendedor como "agente transformador" nos trae una


ambición nueva al pensar las políticas de emprendimiento, porque es otra la
inspiración y el foco de una intervención si consideramos lo que lo
caracteriza en sus competencias y predisposiciones:

"Agente transformador es aquella persona que está en contacto con una


sensibilidad histórica de los espacios sociales y sus prácticas, que es de
donde surge la identidad de las personas y las cosas. El agente
transformador sabe que en el mundo de la hora presente siempre hay flujo y
movimiento y que es posible aprovechar ese flujo para desplazar poderes y
proponer productos, servicios y ofertas nuevas. No le preocupa no saber …
se conduce con prudencia y sabe cómo contactar y fundar redes de gente
que le aporten las capacidades necesarias para llevar a buen fin un
proyecto: trabaja en equipo, los moviliza y los forma. Tiene una sensibilidad
atenta a las situaciones de ruptura y las aprovecha como posibilidades de
atracción a los demás por el futuro que sabe proponer, un futuro destinado a
hacer la vida más significativa para él y los otros. Se nutre espontáneamente
en la vida comunitaria. Considera la innovación como un fenómeno
asociado al trabajo y no como un rayo que desciende de las élites. Se
autoimpone el compromiso de aunar voluntades y sabe aceptar la
disidencia y el conflicto con espíritu positivo: reconoce en ellos la variedad
de la vida humana, componentes indispensables para llegar a una
resonancia y no a la unificación hegemónica"9.

Para comprender la profundidad de la diferencia de esta perspectiva es


necesario hacer un esfuerzo de sensibilidad al trasfondo en que se fundan
las interpretaciones corrientes en que se han desarrollado las políticas y
programas académicos de emprendimiento. No se trata sólo de un
problema técnico sino de cómo se entiende el desarrollo de las
competencias humanas, y en el fondo un entendimiento básico de los seres
humanos.

Esta interpretación del emprendedor como un "agente de transformación",


que tiene como destreza central la práctica del "hacer-historia", destapa el
misterio de la capacidad emprendedora como resultado de la herencia
genética y del azar, o la ilusión racionalista de la habilidad para manejar
información y procedimientos, revelando las competencias básicas,
habilidades, sensibilidades y predisposiciones humanas, las cuales están
presentes en todo ser humano por el hecho de serlo y se cultivan
socialmente en la cultura10.

9. Educación y Transformación. Pg. 9.

10. Nos referimos a la interpretación desarrollada por los autores F. Flores, C. Spinosa y H. Dreyfus (FSD),
que basan su trabajo en la tradición de la fenomenología, en especial, en autores como Heidegger y
Merleau-Ponty (Abrir nuevos mundos… Pg. 25) y en el caso de F. Varela, el resultado de sus famosos
trabajos en biología del conocimiento. Ambas líneas de trabajo cuentan con una vasta experiencia práctica
de trabajo educativo en organizaciones de diversa naturaleza.

7
CAPACIDAD EMPRENDEDORA
CAMBIO EN EL SIGLO XXI
RICARDO ROMÁN TORO

Esta interpretación nos permite hacer las siguientes afirmaciones en


relación a la naturaleza de dicha capacidad y su desarrollo11:

Toda persona puede ser emprendedora: la capacidad emprendedora es


innata, está presente en todo ser humano, por el hecho de serlo. La
capacidad emprendedora responde a la naturaleza de los seres humanos,
sin embargo, es evidente que distintas personas tienen distintas
competencias emprendedoras. Esto sucede porque diversas culturas
promueven o impiden el desarrollo pleno de estas capacidades. Pero, como
explicaremos, sí se puede enseñar, si entendemos que se enseña no como
un conocimiento sino como un "estilo", como una manera de ser, hacer e
interpretar.

La capacidad emprendedora no es capacidad "intelectual": la


capacidad emprendedora se encarna en prácticas, sensibilidades,
intuiciones, emociones e interpretaciones, no es un fenómeno conceptual,
ni de capacidad de manejar información o disciplinas científicas de gestión.
Fundamentalmente, la diferencia la da una predisposición emocional a
comprometerse con ciertas preocupaciones o insatisfacciones humanas, la
sensibilidad a las tradiciones y a lo que en ellas no funciona, y la invención
de alternativas que solucionen dichas insatisfacciones, pero no inventadas
de la nada, sino a partir de la sensibilidad a otras culturas y otros espacios.

En síntesis, se trata de sensibilidad y predisposición a consagrarse con


ciertas anomalías hasta sacar adelante alguna alternativa. Toda invención
ocurre en una tradición o de varias tradiciones, no se inventa de la nada, las
ideas geniales no nacen de mentes "inteligentes" ni de la abundante
"información" sino de la sensibilidad a las preocupaciones humanas, las
tradiciones en que se desenvuelven las personas y la predisposición a
consagrarse con un profundo compromiso en la búsqueda de soluciones a
los problemas de las personas.

Esta sensibilidad abre la posibilidad no sólo de encontrar soluciones, sino


de encontrar las tensiones no resueltas en la vida de las personas que
permiten "reinterpretar" en forma radical las situaciones, como el cambio de
un paradigma científico a otro, como la reinvención de la informática como
máquinas de cálculo científico a imprescindibles herramientas personales
de comunicación o lograr la aceptación de igualdad de derechos
ciudadanos en Estados Unidos para los afroamericanos a partir de la
valoración de la tradición igualitaria fundacional de esa nación. En todos
estos casos estamos hablando de "hacer-historia", como la capacidad de
operar un cambio cultural en una comunidad o en parte importante de la
humanidad, un cambio en la manera en que las personas entienden las
cosas, las situaciones y a sí mismas12.

11. Con nuestra explicación de la naturaleza del fenómeno emprendedor esperamos que este planteamiento
se haga más claro.

12. Para FSD el compromiso como predisposición y la sensibilidad a las tensiones y anomalías en la cultura
de las comunidades son centrales a la hora de "hacer-historia", se trate del ámbito empresarial, político o
cultural. Ver Abrir nuevos mundos… Capítulo 1, Estructura Ontológica del Hacer-Historia. Pg. 49.

8
CAPACIDAD EMPRENDEDORA
CAMBIO EN EL SIGLO XXI
RICARDO ROMÁN TORO

La capacidad emprendedora se expresa en hábitos: lo que


reconocemos como manifestación del carácter son ciertos hábitos que se
expresan, pero que pueden ser reemplazados por otros hábitos o
fortalecidos. Los hábitos no sólo son hábitos "corporales" físicamente
observables, también hay hábitos emocionales e interpretativos. Las
personas actúan (se mueven, hablan, piensan y sienten) desde los hábitos
en que se socializan y no basados en reglas o argumentos lógicos, ni menos
como expresión de algún substrato mental individual, único y original. Este
análisis de cómo ocurren los procesos humanos supera la interpretación
psicológica del carácter y de los procesos mentales, poniendo atención en
las prácticas en que los seres humanos se socializan13.

Este punto, que puede parecer meramente teórico, es clave para definir el
foco de las políticas públicas y los programas académicos de
emprendimiento, porque nos trae la necesidad de decidir entre producir
planes para informar o planes para desarrollar hábitos, sean éstos,
mentales o corporales; debemos decidir entre considerar a la gente como
compuesta por una personalidad determinada o como una expresión
dinámica de hábitos que pueden cambiar.

La capacidad emprendedora surge en un espacio social: la capacidad


emprendedora, si bien se reconoce en ciertas personas individuales,
responde a un contexto, trasfondo cultural que se manifiesta en un
"espacio" social que está organizado por un estilo determinado:

"El estilo actúa como base para los hábitos que se conservan y también,
para desarrollar nuevas prácticas. El estilo constituye el fundamento de lo
que le da sentido a la actividad humana, con la especial coordinación de
acciones que implica, abre un espacio de aperutra … Al desarrollarse un
estilo, diferentes prácticas tendrán sentido y se volverán dominantes,
mientras otras se subordinarán o serán ignoradas … Un estilo gobierna el
modo en que cada cosa se revela como lo que específicamente es,
incluyendo a niños y adultos, pues los nacidos en cualquier cultura se
configuran por el estilo de aquella a la que pertenecen … El estilo de
cualquier cultura particular genera prácticas que se transfieren de una
situación a otra. Cuando la gente las cambia de modo sustancial, lo hace a
partir del estilo que ya poseía; y las personas que son particularmente
sensibles al estilo, en el dominio que sea, son particularmente aptas para
hacer tales ajustes. Ésta es la característica que nos permite ver maestría
en lo que hace"14.

El desarrollo de las destrezas emprendedoras tiene en el centro esta noción


de estilo, porque la capacidad emprendedora no es un mero conocimiento o
acumulación de reglas y técnicas, sino una sensibilidad y una
predisposición, esto hace mención a un determinado estilo en que se
desenvuelve el emprendedor.

13. Ser-en-el-Mundo. Comentario a la División I de Ser y tiempo de Martin Heidegger. Dreyfus L. Hubert.
Editorial Cuatro Vientos 1996 (MIT Press 1991) Pg. 18 y 51.

14. Abrir nuevos mundos… Pg. 55-57.

9
CAPACIDAD EMPRENDEDORA
CAMBIO EN EL SIGLO XXI
RICARDO ROMÁN TORO

Por lo tanto, si queremos desarrollar capacidad emprendedora, no sólo se


trata de educar o capacitar a un individuo, sino de desarrollar el estilo
emprendedor en el espacio en que se muevan las personas que nos
interesan. Pero además, la misma capacidad emprendedora en una parte
importante se basa en la sensibilidad a los estilos culturales, porque de esa
manera el emprendedor es capaz de observar anomalías, anticipar
tendencias y hacer ofertas radicales que "hacen-historia".

Cuerpo, Lenguaje e Historia

Como señalamos antes, nuestra interpretación de la capacidad


emprendedora se basa en una nueva "auto-comprensión" de lo que es el ser
humano basada en tres dimensiones básicas: cuerpo, lenguaje e historia15.
Estas dimensiones han sido olvidadas por la tradición cultural en Occidente,
con lo que las personas son educadas y crecen con una ceguera a estos
fenómenos. Una intervención que busque producir resultados profundos y
duraderos requiere enfocarse en estas dimensiones.

Como en todos los seres vivos, el cuerpo es entendido como


parte de la configuración que tenemos del mundo, el mundo
no está separado de nuestro cuerpo y nuestra configuración
El Cuerpo

corporal constituye un mundo determinado para nosotros.


Esto es importante a la hora de diseñar intervenciones
porque incluye la dimensión de la corporalidad (por ejemplo
predisposiciones emocionales y posturas corporales) como
una dimensión central en la configuración de la realidad de
las personas.

Otra dimensión que participa en la configuración del mundo


es el lenguaje, dimensión específicamente humana, que
"genera las realidades que habitamos". Esto sucede en la
dimensión de compromisos como promesas y
declaraciones, que constituyen la esencia de las relaciones
El Lenguaje

sociales entendidas como conversaciones. En otra


dimensión, el lenguaje trae la temporalidad (el pasado y el
futuro) revelando las identidades, las tradiciones y los
sentidos, incluida la identidad del sujeto individual "Yo", pero
entendido como un estilo de recurrencias transitorias en una
red de conversaciones, antes que una esencia fija. El
lenguaje entendido de este modo, nos abre a construir
relaciones de comunicación centradas en la producción de
acción efectiva entre las personas y no sólo en la
justificación de lo que sucede. Permite entender que las
situaciones y las personas no son fijas, dependen de
conversaciones que son modificables.

15. Educación y Transformación. Pg. 11 a 13.

10
CAPACIDAD EMPRENDEDORA
CAMBIO EN EL SIGLO XXI
RICARDO ROMÁN TORO

Debe ser entendida no como un tiempo exterior a las personas,


como hechos y fechas, sino como el trasfondo de las prácticas
La Historia

sociales en que ya estamos insertos, con posibilidades que no


escogemos. Entender de este modo la historia, nos permite
sensibilizarnos a nuestra propia historia de prácticas y a las
posibilidades que éstas determinan para nosotros, pero de la
misma manera romper ese determinismo y comenzar a
inventar otras prácticas, al abrirnos a otras tradiciones
culturales.

Sensibilizarse a estas dimensiones y adquirir competencias consiste en un


"saberes reflejos", lo que se conoce como aprender a aprender o conocer
cómo se conoce. No es un conocimiento exterior sino "auto-comprenderse".
Esto es relevante porque nos permite orientarnos en la incertidumbre de los
cambios que experimenta la humanidad.

Para Flores y Varela, estos saberes son claves en la investigación en torno


de la capacidad emprendedora. Estos saberes ocurren como
transformaciones, las cuales harán factible la aparición de actores sociales
que se alinean con la historia, que ayude a hacer frente "al desempleo, la
obsolescencia y la perplejidad causados por la fragmentación social …
abriremos un nuevo estilo de existencia donde el trabajo, el ser social y la
necesidad de una vida significativa son preeminentes" 16.

En definitiva, estos "saber hacer" se enseñan y se aprenden como prácticas


de transformación de las personas en comunidad, no se enseñan como
entrega de contenidos ni de técnicas, sino como cultivo de sensibilidades y
predisposiciones emocionales que afectan la forma básica en que las
personas entienden las cosas, las situaciones y a sí mismos, siendo este
entendimiento un entendimiento generativo antes que una adecuación a
una realidad preestablecida:

"No entendemos las prácticas de transformación como una disciplina de


conocimientos ni como la base de un ajuste tecnocrático de la educación
para el futuro. Es una matriz de estilos nuevos en los cuales lo educacional
aparece a todo nivel, y cuyas bases reúnen elementos de la filosofía, de las
ciencias y de la historia ... Es clave darse cuenta que no hablamos aquí de
saberes tradicionales sino de cultivar un estilo. El estilo hace referencia a
nuestro interés por traspasar una manera de ser, abierta y modificable a lo
largo de la vida y en varios contextos que superan el ámbito habitual de las
competencias disciplinarias" 17.

Educación y Transformación… Pg. 14.


Educación y Transformación… Pg. 18.

11
CAPACIDAD EMPRENDEDORA
CAMBIO EN EL SIGLO XXI
RICARDO ROMÁN TORO

La noción unificadora de los tres actores (emprendedor, ciudadano


comprometido y agente cultural) es central en el entendimiento de la
capacidad emprendedora con la complejidad que requiere su manifestación
en tres ámbitos distintos como son la empresa, la política y la cultura. En la
empresa lo que importa es la producción de innovaciones radicales, en la
política producir participación, apropiación y sentido, y en la cultura se trata
de producir solidaridad, entendida como identificación y compromiso con el
destino de la comunidad.

El "hacer-historia" se hace posible como práctica en personas que han sido


expuestas a un espacio de prácticas de transformación como las descritas
en el "agente de transformación". No son técnicas, sino que aspectos del
estilo que es necesario cultivar en el espacio en que se busque intervenir
para desarrollar capacidad emprendedora. La capacidad emprendedora
("hacer-historia" o "agente de tranformación") es más bien el desarrollo de
un saber como un modo de ser ("estilo") más que como un contenido que
recordar o técnicas que aplicar, más "ser algo" que "saber algo".

3. ESTRATEGIAS DE TRANSFORMACIÓN SOCIAL

La estrategia de transformación social es necesaria no sólo en el desarrollo


de capacidad emprendedora, sino que también se hace necesaria la
transformación cultural que requieren las comunidades para ingresar en la
sociedad de la información, lo cual comprende un nuevo proyecto de
desarrollo para los países, con la inclusión masiva en las tecnologías de
información, la innovación, con el fortalecimiento de los negocios globales y
del liderazgo del gobierno, fomentando la capacidad de las personas.
Manuel Castells en referencia al proceso chileno, pero claramente análogo
a los países de la hispanoamerica dice:

"la transición al modelo informacional, reestructurando y modernizando las


actividades económicas existentes a partir de conocimiento, información,
organización y tecnología, y suscitando nuevas actividades en nuevos
nichos de mercado, se presenta como condición indispensable para la
competitividad de la economía chilena en el marco global … Pero ese
modelo informacional es más cultural y organizativo que tecnológico. Es
una transformación de las mentes, de la cultura y de las prácticas de gestión
y organización de la sociedad … La difusión de computadoras y de
conexiones de banda ancha, siendo una condición necesaria, no es en
absoluto suficiente" 18.

Manuel Castells enfoca la transformación cultural que implica el ingreso a la


sociedad de la información y además, reposiciona el rol del estado como
articulador de un proyecto de país:

"Se plantea pues la necesidad de una dirección estratégica del proceso de


desarrollo, en el que las empresas son actores esenciales pero no pueden

18. Globalización, Desarrollo y Democracia: Chile en el Contexto Mundial. Manuel Castells, Pg. 145.

12
CAPACIDAD EMPRENDEDORA
CAMBIO EN EL SIGLO XXI
RICARDO ROMÁN TORO

ser quienes ejerzan el liderazgo en términos de proyecto de país. Se plantea


asimismo la necesidad de concentrar recursos, tanto públicos como
privados, en inversiones prioritarias de futuro. Y se plantea la exigencia de
movilizar a la sociedad en un proyecto colectivo por el bienestar de sus hijos
y sus nietos … acabada la transición política, se plantea una nueva
transición, que no es sólo económica y tecnológica, sino también cultural …
[Es necesario que sea] el Estado el que, como siempre fue en la historia ,
asuma la conducción del proceso de desarrollo. Naturalmente basándose
en la empresa privada y en el mercado como agentes de creación de
riqueza. Pero facilitando las condiciones infraestructurales, institucionales y
culturales, para que esa riqueza pueda generarse en el marco de una
economía globalizada del conocimiento. Y asegurando la conexión entre
economía y sociedad, entre productividad y redistribución del producto,
entre crecimiento y calidad de vida" 19.

Por lo tanto, una reinterpretación y rediseño de las disciplina de


transformación social, partiendo por el desarrollo masivo de la capacidad
emprendedora, entendida de modo amplio, es urgente para avanzar en los
desafíos que los países tienen de cara a la sociedad de la información y la
globalización.

En los programas de emprendimiento promovidos por la mayoría de las


políticas públicas y universidades en el mundo hispanoamericano, las
estrategias se han basado en la interpretación de los seres humanos como
seres fijos con características permanentes, en que enseñar y aprender
significa la adopción de técnicas y reglas.

Se presupone que las personas nacen con cierto carácter como ser
emprendedores, no cambian ciertas características que los identifican
desde su nacimiento, lo cual hace necesario describir las competencias que
tiene un emprendedor para crear pautas de medición y someter a
evaluaciones y seleccionar a las personas en quiénes invertir, descartando
a quienes no cumplan con el perfil definido. La educación de los
emprendedores se centra en la transferencia de técnicas y reglas, que
priorizan en el trabajo teórico, de estudio de modelos y casos, pero que no
aseguran el desarrollo de nuevas predisposiciones en los aspirantes a
emprendedores. Una variante nueva de este caso, es la incorporación de
experiencias de expansión emocional de motivación, con juegos y ejercicios
corporales, que promueven experiencias fuertes pero no cambian las
predisposiciones básicas.

La incapacidad de ver la transformación cultural como desarrollo de nuevos


hábitos y sensibilidades, condena a las personas que no los adquieren
naturalmente en su cultura a quedar marginados de procesos de educación
en emprendimiento y a un magro crecimiento de emprendedores que
podrían proyectarse con fuerza, como veremos en la siguiente sección.

19. Globalización, Desarrollo y Democracia… Manuel Castells, Pg. 145.

13
CAPACIDAD EMPRENDEDORA
CAMBIO EN EL SIGLO XXI
RICARDO ROMÁN TORO

Con las estrategias tradicionales, los logros son modestos, con altos grados
de fracaso, con consecuencias de pérdida de recursos y desesperanza para
los participantes. En los casos exitosos, las experiencias son reducidas y
lentas como para conformar una política pública, y aspirar al desarrollo
masivo y en un tiempo prudente de emprendedores en una comunidad.

La interpretación de fondo asume que los emprendedores tienen


características especiales sicológicas de carácter y entereza, que éstas son
facultades innatas, con las que se nace o no, que no se pueden desarrollar,
que las personas las poseen individualmente en forma aislada de su
entorno y que son principalmente de naturaleza intelectual o conceptual, por
lo que dependen de la capacidad de manejar información, conceptos y
reglas. Habría ciertas características que las personas tienen de nacimiento
o no se desarrollan, habrían ciertas cosas que se pueden aprender, pero
como conceptos y técnicas, lo cual ocurre en cada individuo20.

Como, por este camino no se avanza o se avanza muy poco, se hace más
urgente promover una interpretación distinta de la capacidad
emprendedora, de la capacidad de aprender, de transformarse de las
personas y de cómo se hace esto masivamente.

Basados en los trabajos mencionados antes de Flores, Dreyfus y Varela,


hemos desarrollado estrategias de capacidad emprendedora que apuestan
por la transformación de las personas, lo cual puede ocurrir en diversas
etapas de la vida juvenil y adulta, que esto ocurre como desarrollo de
hábitos que traen competencias y sensibilidades nuevas, intelectuales,
prácticas e emocionales, y que todo esto ocurre socialmente en espacios de
interacciones con otras personas 21.

Las siguientes dos secciones tienen el propósito de mostrar aplicaciones


reales de esta interpretación del fenómeno de la capacidad de emprender y
del aprendizaje. La primera es una exploración de la organización de una
estrategia de transformación social basada en el entrenamiento masivo de
prácticas y la segunda es una descripción de la organización de un
entrenamiento de capacidad emprendedora en el área de negocios.

20. Ver De Sócrates a los Sistemas Expertos: los límites y Peligros de la Racionalidad Calculatoria.
Hubert Dreyfus, Revista Centro Estudios Públicos Nº 46, 1992. En este texto Dreyfus, explicando porqué ha
fracasado la Inteligencia Artificial, hace una excelente caracterización de la concepción de mente,
conocimiento y aprendizaje que impera en la cultura racionalista, en que la mente funciona como una
máquina de programas formales de procedimientos, donde es cuestión de saber cual es la instrucción para
programar una nueva capacidad. Propone como alternativa el conocimiento y el aprendizaje basado en el
desarrollo de prácticas incorporadas como hábitos.

21. Ver Ser-en-el-Mundo. Dreyfus L. Hubert. Pg. 18 y 51. También Emociones destructivas, cómo
comprenderlas y dominarlas. Un diálogo científico con el Dalai Lama. Daniel Goleman, Francisco
Varela y otros. Ed. Vergara 2003. Pg. 161 y 265.

14
CAPACIDAD EMPRENDEDORA
CAMBIO EN EL SIGLO XXI
RICARDO ROMÁN TORO

Estrategia de desarrollo de capacidad emprendedora (cambio


cultural)

La diferencia con los programas tradicionales de formación o capacitación


en capacidad emprendedora radica en la interpretación del fenómeno de
emprender, de las capacidades que comprende (hábitos, sensibilidades,
destreza y ánimo) y como éstas se desarrollan en la práctica de situaciones
reales con consecuencias reales para los participantes con menor énfasis
en la entrega de conceptos y pautas teóricas, aunque también se trabaja en
la adopción de disciplinas específicas de gestión y de negocios.

La estrategia de entrenamiento se enfoca a crear espacios sociales y


prácticos de aprendizaje en los cuales se desarrollan nuevas prácticas,
narrativas y predisposiciones emocionales como hábitos incorporados en la
vida cotidiana de los participantes.

Se establecen compromisos reales que desafían a los participantes con


los cuales se produce la tensión de aprendizaje que ocurre en la experiencia
y no sólo a nivel conceptual. Para esto se establecen planes reales de
trabajo con compromisos de resultados. Con este fin, también se
establecen grupos de aprendizaje, para el seguimiento de la apropiación,
dominio y desarrollo de excelencia en las nuevas prácticas. Aprender
aparece como un compromiso con el equipo, en el cual también está una red
de ayuda. En este espacio de prácticas se proveen nuevas distinciones de
interpretación y acción, las cuales sirven de nuevos mapas para
desenvolverse, aprender, adoptar desafíos, diseñar y gestionar el trabajo, e
interactuar con otras personas en el equipo y las redes sociales. También se
orienta en el desarrollo de nuevas visiones de contexto en que se
desenvuelven los participantes (personal, nacional y global) con el fin de
ponerse en contacto con posibilidades como oportunidades y amenazas
que alimentan los diseños. Otro modo de inventar posibilidades de acción y
de propuestas de valor es crear competencias de innovación, a partir de
apropiarse de las nuevas tecnologías y de ponerse en contacto con
otros espacios de excelencia alternativos al de los participantes. La
comunidad que participa de este proceso es embargada por un estado de
ánimo de ambición, de responsabilidad y alegría.

Ambitos de destrezas del emprendedor:

Como decíamos, la capacidad emprendedora se expresa como habilidades


y sensibilidades que permiten desenvolverse de modo creativo en la
invención de alternativas, posicionarse con prestigio, desarrollar relaciones
sociales, coordinar acciones con efectividad, aprender en forma continua,
apertura a lo que no funciona y a las tradiciones como insumo de su
creatividad. Estas capacidades permiten a un mismo tiempo actuar con
efectividad en el presente, anticipar y adaptarse a los cambio, y conectar
con la propia historia.

Lo que continúa es una breve caracterización de en lo que consiste la


capacidad emprendedora en este entendimiento y cómo se cultiva
masivamente. También incluye una breve reflexión en torno de la capacidad

15
CAPACIDAD EMPRENDEDORA
CAMBIO EN EL SIGLO XXI
RICARDO ROMÁN TORO

emprendedora específicamente de negocio.

Es posible organizar estas capacidades en 6 dominios que permiten, como


decíamos, estar en contacto con el contexto cultural, de cambios y
anomalías, adaptarse y anticipar los cambios, y tener una fuente de
invención para las nuevas ofertas. También comprende destrezas
operacionales que permiten tomar acción con eficacia22.

(1) Posicionar una marca de prestigio reconocido por la


comunidad, a partir del valor que es capaz de aportar a los
Identidad en

otros. La identidad es el activo de primer orden para individuos


2 sentidos

o comunidades.
(2) Comprometerse incondicionalmente con inquietudes
humanas orienta las ocupaciones, el aprendizaje y las
relaciones. Da sentido a la vida ante las infinitas opciones que
terminan aplanándolo todo. La imaginación para inventar
responde a la pasión por preguntas y anhelos, que es desde
donde las cosas toman sentido y se revelan opciones nuevas.

El emprendedor confía y produce confianza, navega en


redes sociales ricas en oportunidades; seduce, convoca y
Liderazgo

moviliza a seguidores, clientes y a su equipo. Es consciente


que el aislamiento lo desconecta de las conversaciones de
oportunidades: rechaza hacer las cosas en solitario,
mantener en secreto sus ideas para que no se las roben,
aspirar a saberlo todo y a que todas las soluciones salen de
su cabeza.
Innovación

Una fuente inagotable de innovación es la apertura a explorar


el mundo, a escuchar a las personas, a los cambios, lo
distinto. El emprendedor valida y se apropia de retazos de
otros mundos para transformar el propio. En la sociedad de
la información, se sumerge en las posibilidades que traen las
nuevas tecnologías para renovar su oferta, comunicarse,
aumentar la productividad y participar del mundo.

Al emprendedor se le va la vida en realizar lo que se


Efectividad

propone, vive en el mundo de la acción y no le bastan las


explicaciones. Construye y transforma la realidad en las
promesas; trabaja en redes de compromisos, se provee de
financiamiento para sus proyectos, promueve su prestigio en
las promesas cumplidas y entiende que cumplir es satisfacer
al cliente.

22. Ver la caracterización del Agente Transformador en Pg. 6.

16
CAPACIDAD EMPRENDEDORA
CAMBIO EN EL SIGLO XXI
RICARDO ROMÁN TORO

El cambio acelerado exige apertura a nuevos aprendizajes,


porque aparecen nuevas ofertas, nuevas tecnologías,
Continua

nuevas prácticas y nuevos estándares. Ningún saber


Mejora

presente asegura efectividad futura y lo bueno de hoy puede


ser obsoleto mañana. El emprendedor está atento a sus
cegueras, abierto a aprender y pedir ayuda, y
comprometido con producir excelencia.

El emprendedor está en contacto con sus propias emociones,


emocional
Fortaleza

con las del equipo y la comunidad. Se ocupa de evocar


estados de ánimo que abran posibilidades en el equipo y que
inspiren acción. Se entrena en producir predisposiciones
emocionales que evoquen acción y satisfacción
personal. 23

4. DESARROLLAR CAPACIDAD EMPRENDEDORA DE NEGOCIOS

Coherente con el espíritu de orientar el desarrollo de capacidad


emprendedora hacia la práctica y los espacios de acción, es conveniente
considerar la experiencia real de entrenamiento de emprendedores de
negocio de estos tres últimos años, porque en ella se han revelado y
validado muchas de las orientaciones y programas que aseguran el
desarrollo masivo, económico y acelerado de emprendedores24.

Hubo antes una mención a los modelos imperantes en las políticas públicas
y en las universidades en torno del desarrollo de emprendedores, los cuales
se caracterizan principalmente en modelos de ingeniería que ponen el
acento en el modelo y los planes de negocio, que clasifican a las personas
como aptos o no aptos para emprender, y que utilizan prácticas lúdicas de
sicología tradicional para producir expansiones de ánimo que no producen
transformación. Como todo paradigma, para los responsables de políticas
públicas y programas académicos en el área les ha sido difícil abrirse a esta
disciplina25.

23. Ver Emociones Destructivas, es un excelente estudio y panorama científico del funcionamiento de las
emociones, el modo como nos sitúan en la realidad y la posibilidad de "entrenar" las emociones para producir
una vida más efectiva y satisfactoria.

24. Agradezco el espacio de experiencias y aprendizaje que me ha permitido validar estos programas a
Fosis, Sercotec, Octantis y las universidades de Tarapacá, Nacional Arturo Prat y Diego Portales en Chile, a
las universidades NUR y Privada Domingo Savio en Bolivia; al Gobierno Regional y Ayuntamiento de Tacna
en Perú; y a la Dirección de la Sociedad de la Información de la Junta de Extremadura en España. También
agradezco la colaboración excelente de mi equipo de emprende.cl.

25. Ver La Estructura de las Revoluciones Científicas. Tomas Kuhn. Ed. FCE. 1993 (1962). Pg. 80.

17
CAPACIDAD EMPRENDEDORA
CAMBIO EN EL SIGLO XXI
RICARDO ROMÁN TORO

Las experiencias realizadas han comprendido alrededor de 1500 hombres y


mujeres de edad adulta, desde empresarios consolidados en grandes obras
de construcción o servicios a la gran minería, hasta pequeños empresarios
dedicados a oficios artesanales o micro comercio. También académicos
universitarios y profesionales interesados en crear sus propios negocios, y
personas desempleadas, en su mayoría jóvenes. Casi unánimemente han
declarado su satisfacción con la relevancia del aprendizaje y muchos han
desarrollado sus negocios, pasando de empresarios consolidados en un
mercado a explorar nuevas industrias como turismo, servicios de
informática o producción de alimentos basados en biotecnología. Otros
pasaron de microempresarios dedicados a la manufactura artesanal a
ampliar su producción y sus mercados, incluyendo exportación26.

La estrategia de formación masiva y acelerada de emprendedores se ha


enfocado a la creación y crecimiento de negocios, a partir de la innovación
en la oferta, la apropiación de las nuevas tecnologías de la sociedad de la
información, la ampliación de clientes, la asociación entre empresarios y la
relación con inversionistas.

Los programas constituyen verdaderos laboratorios prácticos de


aproximadamente 100 participantes, en que las personas experimentan de
forma concreta y con consecuencias reales el aprendizaje, los ejercicios, el
riesgo, los fracasos y los logros de emprender negocios. Pero como
laboratorio, las consecuencias negativas son acotadas por el
acompañamiento, orientaciones y correcciones permanentes. Hemos
articulado la formación en cinco dimensiones:

Crear ofertas de valor para el cliente, lo que


La esencia del requiere capacidad de escuchar, tanto a los
emprendedor: clientes específicos como al contexto social
producir valor e histórico en que nos desenvolvemos y de
al cliente articular "cuentos" inspiradores de los
clientes.

Producir prestigio como marcas de valor,


Conectarse al asociaciones con otros emprendedores,
mundo: desarrollar constitución de redes sociales de
identidad, redes colaboración, capacidad de negociación y
y aprendizaje hábitos aprendizaje permanente y veloz.
continuo

Competencias de acción efectiva, de


Comunicación: construcción de redes de compromiso
gestión de cliente proveedor, gestión de promesas,
compromisos y dirección de equipos de trabajo,
trabajo en planificación del trabajo en función de
equipo promesas de resultados, integridad en la
comunicación y desarrollo de lealtad.

26. Ver emprende.cl. Programa de ligderazgo emprendedor.

18
CAPACIDAD EMPRENDEDORA
CAMBIO EN EL SIGLO XXI
RICARDO ROMÁN TORO

Instalar como mentalidad las posibilidades que trae


internet para hacer negocios, relaciones sociales, crear
identidad y aprender. No es una opción, es una
condición de supervivencia: innovación, marketing y
Innovar: productividad.
incorporación de
las tecnologías de Los participantes incorporan prácticas como email,
la sociedad de la navegar con fines de negocio, crean sus propios sitios
información. web o blogs, herramientas de gestión y experiencias de
software libre como linux o linex, con oportunidades
concretas de innovación y productividad.

Se promueven contactos con inversionistas ángeles y


de riesgo, incubadoras de empresas, y fondos privados
y públicos de capital. La efectividad financiera del
negocio es condición necesaria de crecimiento y
Desarrollo y supervivencia. Más importante que los recursos
supervivencia: iniciales es la capacidad de articular una oferta de
apertura al negocio innovadora y diferenciada, con mercado de
mundo de las clientes definido. Más importante que contar con los
comunicaciones. recursos es contar con emprendedores decididos,
responsables y ambiciosos, que se jugarán por el
negocio. Es con este contexto que se hace valioso
desarrollar modelos, planes y presentaciones de
negocio.

5. RECUPERAR EL SENTIDO Y EL COMPROMISO

Como una reflexión final en torno de las consecuencias de entender y


cultivar la capacidad emprendedora en el estilo aquí descrito consiste en la
valoración de la capacidad de comprometerse como la posibilidad de
recuperar el sentido individual y colectivo en las sociedades modernas. Si
emprender es comprometerse con transformar las insatisfacciones de las
personas, sea como negocio, como movimiento social o creación cultural,
como creación de valor económico, como mejor convivencia ciudadana o
enaltecer el sentido de una comunidad, en todos estos casos se orienta la
vida, tiene sentido luchar, hay riesgo en las opciones, diferencia en el tiempo
disponible y orgullo auténtico por los logros. Es evidente que esa vida tiene
mucho más sentido, satisfacción y dignidad que una vida dedicada sólo a la
competencia, el consumo y la diversión.

El contexto del mundo, con las maravillosas potencialidades y las


atemorizantes amenazas, pone de total relieve la capacidad creativa, de
autonomía y compromiso de las personas y las comunidades. Es en este
mundo en que se hace más necesario promover la capacidad
emprendedora de los individuos las colectividades.

19
CAPACIDAD EMPRENDEDORA
CAMBIO EN EL SIGLO XXI
RICARDO ROMÁN TORO

Por muchos años, desde los inicios de las era industrial hasta la crisis del
socialismo real y la aparición de los procesos que detallamos antes, vivimos
con la ilusión del avance natural de la ciencia, el crecimiento económico y la
estabilidad de los procesos humanos que eran entendidos y dirigidos
"científicamente", como garantía de bienestar y solución a los problemas,
desde los más generales y planetarios, hasta las dificultades más cotidianas
como la gestión y el empleo. Las historias y el cine de ciencia ficción de los
años cincuenta nos muestran como parodia la fe que se tenía en el avance
de la ciencia y la capacidad de la razón para comprenderlo todo y
controlarlo.

Esta cultura se encarnó en las grandes instituciones del siglo XX, como el
Estado, las fuerzas armadas, la universidad y las grandes empresas. Todo
podía ser planificado confiablemente y de lo que se trataba era de controlar
los procesos para cumplir con dichos planes. La incertidumbre, las
anomalías, las confusiones, la complejidad salvo en ciencia- no eran
consideradas como parte de la realidad.

En ese contexto, las personas eran educadas para la estabilidad, para la


disciplina y seguir procedimientos (no se les pagaba para pensar sino para
trabajar). Los relevantes eran los ingenieros que construían procesos
sólidos, los científicos que develaban las leyes naturales, los sicólogos que
ordenaban las mentes de las personas para vivir felices en ese mundo, los
funcionarios que vigilaban el orden y el cumplimiento fiel de los
procedimientos.

El horizonte de la vida útil de las personas era estudiar una carrera que les
asegurara un empleo estable el resto de la vida, en una misma empresa, o
ingresar muy joven a un empleo para hacer carrera desde abajo. La
expectativa de vida consistía en tener trabajos estables, ascensos
periódicos por antigüedad y por capacitaciones, vacaciones programadas,
retiros cómodos y salud asegurada durante toda la vida.

Lo paradójico es que este esquema de vida fue más bien escaso en el


mundo y sólo se dio algo en algunas épocas del siglo XX en algunos países
industrializados en Europa y en Estados Unidos. Sin embargo, era el ideal
de vida de la cultura moderna.

Por razones políticas, económicas y tecnológicas, este mundo de


estabilidad y resguardo se agotó como horizonte y sólo perdura en algunos
lugares de Europa y algo en Japón, pero el resto del mundo vive otro
contexto.

La innovación tecnológica y la globalización de la competencia han


producido una dinámica en que las compañías están permanentemente
cambiando de oferta, de tecnologías, de organización, de formas de
producción, con consecuencias de flexibilidad para el empleo tanto en sus
competencias, en sus roles y responsabilidades, como en sus puestos de
trabajo. El plan de vida profesional o laboral basado en la pertenencia a una
compañía o una gran corporación estatal o privada, productiva o de servicio,
se fue diluyendo en esta nueva realidad.

20
CAPACIDAD EMPRENDEDORA
CAMBIO EN EL SIGLO XXI
RICARDO ROMÁN TORO

Al mismo tiempo, ha habido una valoración mayor de una forma de vida


independiente, autónoma en la vida privada, en las creencias, en las
preferencias políticas y en la pertenencia gremial. Los partidos políticos, las
instituciones religiosas y los sindicatos son menos creíbles y se espera
mucho menos de ellos para organizar la vida de las personas. La comunidad
local ha perdido sentido y la familia nuclear se ha reducido casi a la mascota.

Las personas son más independientes, quieren tener mayor libertad, creen
menos en sus instituciones y en los liderazgos, tienen poca disposición a
participar en la comunidad. A cambio tienen infinitas posibilidades de
consumo, de diversión, de apertura de medios de comunicación, y lo
experimentan directamente o como aspiración. Hay personas exitosas en
este esquema y muchas que fracasan y sufren, pero nadie espera o muy
pocos, que una vuelta del Estado y grandes instituciones vuelvan a hacerse
cargo de organizar la vida y el futuro de las personas.

La consecuencia positiva de este nuevo horizonte para la vida es que la


gente se ve movida a ser responsable de su propia vida, a buscar
creativamente el tipo de vida que vivir, la familia y la profesión que construir.
Se sienten libres para cambiar, para buscar alternativas, para seguir
caminos nuevos. Esperan menos de los otros y de las instituciones, y por lo
tanto, se desilusionan menos. Se hacen más adultos en el sentido de
responder por su vida, sus logros, fracasos y expectativas. Todo esto es un
inmenso potencial de creatividad positiva para las personas y sus
comunidades. Chile en eso es una muestra de mucha gente inventando su
vida, sus empleos, sus relaciones y sus negocios, con responsabilidad,
dedicados, conscientes de los competidores en el mundo, con orgullo de los
avances y disfrutando de un creciente bienestar de consumo y de bienes
para su vida cotidiana, como vivienda, automóvil, educación y ocio.

Las consecuencias negativas es que las personas se sienten más solas,


vulnerables y desamparadas, en los casos de fracaso se sienten
desamparados cayendo en la resignación o el resentimiento creciente y
hasta violento, y en los casos de éxito éste se manifiesta como capacidad de
consumo, como acceso a crédito, a mejorar la vivienda, el automóvil, a las
ofertas de temporada, las tarjetas de crédito o puntajes, al móvil, al
ordenador y la red, al cine, la música y la ropa, de marcas muchas veces
pirata. La lucha por ese éxito es a costa de mucho tiempo y dedicación al
trabajo, y mucho abandono de la familia. Se hace por el bien de la familia, y
se termina sin ver a los hijos durante toda la semana y el fin de semana la
reunión es en el centro multitiendas. El mundo, el país, el periódico y las
noticias, se reducen a buscar algo de diversión y enterarse del último
escándalo de alguna estrella de turno o de un político en aprietos. En fin,
más adultos en esfuerzo y responsabilidad económica, pero más niños en
buscar sólo diversión y consumo, y en no saber qué hacer con los hijos y con
la comunidad.

Es por esta razón que capacidad emprendedora es mucho más que una
nueva argucia para manipular el desencanto. Capacidad emprendedora es
la celebración de la capacidad individual de hacerse responsable de la
propia vida, de los propios desafíos, de los éxitos y los fracasos, es la
capacidad de hacer ofertas, de innovar a partir de las insatisfacciones y

21
CAPACIDAD EMPRENDEDORA
CAMBIO EN EL SIGLO XXI
RICARDO ROMÁN TORO

limitaciones del presente, es la capacidad de crear riqueza, de inventar


negocios autónomos o de innovar al interior de una empresa más grande, es
la expresión de la creatividad para inventar futuros y la autonomía para vivir
una vida responsable. Pero todo esto no ocurre si no es en una comunidad,
con conciencia de la historia de la cual venimos, con preocupación por los
anhelos de los otros, con curiosidad por lo distinto y cultivo de la excelencia.

Esto no ocurre si no es con responsabilidad, con apropiación de un


compromiso profundo con alguna esperanza o anhelo humano, con
sensibilidad por lo que les importa a los otros seres humanos. Es por eso
que capacidad emprendedora es una habilidad práctica, comprende
habilidades instrumentales para crear, ejecutar, competir, pero es mucho
más que eso, es una disposición activa ética que nos abre a una sensibilidad
en que empatiza con los otros seres humanos. Es por eso, que capacidad
emprendedora no sólo se expresa en la empresa, sino que es posible y
también necesario ser emprendedor en diversos ámbitos de la vida.

22