Vous êtes sur la page 1sur 23

Los microorganismos

Los microorganismos son seres vivos y estructuras biológicas de tamaño microscópico y para observarlos hay que utilizar el microscopio. Se clasifican en eucariotas y procariotas. Procariotas: arqueobacterias y las eubacterias (reino móneras) Eucariotas: las algas microscópicas y protozoos (reino protoctistas). Hongos microscópicos (mohos y levaduras) (reino de los hongos)

Eubacterias

Las

bacterias

y

con

Las

bacterias

abundante

microorganismos

son

un

grupo

heterogéneo una organización

de

morfológicos:

Los bacilos, en forma de bastón

Los cocos, en forma esférico

Los

espirilos,

en

forma

de

Los microorganismos Los microorganismos son seres vivos y estructuras biológicas de tamaño microscópico y para observarlos

celular

bastón

Los microorganismos Los microorganismos son seres vivos y estructuras biológicas de tamaño microscópico y para observarlos

procariota, con un tamaño que oscila entre 1 y 13

.

poseen

cuatro

tipos

espiralado Los vibrios, como una coma ortográfica

Algunas bacterias forman agrupaciones de individuos ya que, al dividirse, las bacterias hijas se mantienen unidas mediante sus cápsulas.

Los bacilos suelen presentar cadenas lineales de individuos, ya que su división tiene lugar en una sola dirección.

Los cocos,

cadenas,

sarcinas

si

La

organización

según las posibles direcciones de

división, presentan distintas agrupaciones que

asociaciones

bacterias

es

reciben el nombre de estreptococos si forman

o

estafilococos si forman racimos

forman

de

las

tridimensionales regulares.

1
1

Estructura bacteriana:

interna

mucho más simple que la de las células eucariotas; sin embargo, su estructura superficial es más compleja. Los principales componentes estructurales de las bacterias son los siguientes:

Cápsula bacteriana (puede faltar)

Pared bacteriana

Membrana plasmática

Citoplasma

ADN bacteriano

Cápsula bacteriana: Es una capa externa sin estructura definida, de un grosor que oscila entre 100 y 400 ángstroms y que aparece en casi todos los grupos bacterianos patógenos. Esta cubierta, que es el equivalente bacteriano de la matriz extracelular de las células animales, es rica en glúcidos de gran tamaño, generalmente polímeros de glucosa, ácidos urónicos, ácido glucurónico, acetilglucosamina y glucoproteínas. A la cápsula bacteriana se le atribuyen varias funciones: en primer lugar, la regulación de los procesos de intercambio de agua, iones y sustancias nutritivas con el medio externo; como esta envoltura contiene gran cantidad de agua, actúa como mecanismo de resistencia ante la desecación del medio. Sirve también para permitir la adherencia entre la bacteria y los tejidos del huésped, así como dificultar el reconocimiento y la destrucción de la bacteria por los anticuerpos, bacteriófagos y otras células fagocíticas. Además la cápsula permite la formación de colonias de bacterias. Pared bacteriana: es una envoltura rígida y fuerte que da forma a las células bacterianas La estructura y composición de la pared es utilizada para identificar bacterias. Un

método muy utilizado es la tinción de

Gram en que se trata a las muestras con un

 

alcohol

y

se

añade otro

colorante de

colorante púrpura, luego con yodo, se lava con contraste. La pared de las Gram

positivas

(+)

permanece

púrpura

después de todo el proceso, mientras

que

la

de

las Gram

negativas (-) se

decolora con el lavado, pero luego con

colorante púrpura, luego con yodo, se lava con contraste. La pared de las Gram positivas (+)
 

segundo colorante se quedan rosas.

el

En ambos tipos de bacterias, la pared

presenta una capa de peptidoglucano. La sobre la constituida por contiene mayoría con lipopolisacáridos

presenta una capa de peptidoglucano.

La

sobre

la

constituida por

contiene

mayoría con

lipopolisacáridos

 

mureina, que

es

un

pared

de

las

Gram

+

es

monoestratificada y está constituida por una capa gruesa de mureina, a la que se le asocian

proteínas, polisacáridos y ácidos teicoicos. La pared de las Gram – es biestratificada con una capa basal fina de peptidoglucanos (mureina),

cual

hay

una

membrana

externa

una

doble capa lipídica

que

un

gran

número

de

proteínas,

la

actividad

enzimática,

y

 

que

se

proyectan

hacia

el

exterior. La pared mantiene ayuda a mantener la forma de la célula y a resistir la presión interna que puede causar la entrada de agua por ósmosis. También actúa como una como una membrana semipermeable, regulando el paso de iones. Cuando la bacteria no tiene pared se conoce como protoplasto, estado en que la bacteria es fácilmente atacable por cualquier agente.

La membrana

plasmática: Es una envoltura que rodea al citoplasma.

Está

constituida por una membrana de tipo unitario de 75 ángstrom de espesor. Su estructura es idéntica a la de las células eucariotas, variando sólo algunas de las moléculas que la componen; por ejemplo, en la membrana bacteriana no hay esteroides (colesterol), que en las membranas de las células eucariotas puede constituir del 5 al 25% de todos los

lípidos de membrana. Una peculiaridad que presenta la membrana bacteriana es la existencia de unos repliegues internos que reciben el nombre de mesosomas. Las funciones de la membrana plasmática bacteriana son las mismas que en la célula eucariota, es decir, limitan la bacteria y regulan el paso de sustancias nutritivas. Los mesosomas incrementan la superficie de la membrana plasmática, sirven para sujetar el cromosoma bacteriano y además tienen gran importancia en la fisiología bacteriana, puesto que en ellos hay gran cantidad de enzimas que son utilizadas para los siguientes fines:

Dirigir la duplicación del ADN bacteriano mediante la ADN-polimerasa.

Realizar la respiración, ya que se supone la existencia de una estructura de

membrana similar a los complejos ATP-sintetasa de las mitocondrias. La fotosíntesis en bacterias fotosintéticas, ya que las moléculas del fotosistema I se sitúan en la membrana del mesosoma.

Asimilar NO 3 - (las que tienen la enzima nitrato sintetasa) o NO 2 - (las bacterias que tienen la enzima nitrito sintetasa) en las bacterias nitrificantes; asimilar N 2 atmosférico (bacterias que tienen la enzima nitrogenasa). Ribosomas: Son partículas globulares que aparecen libres en el citoplasma

bacteriano en número de unos 10.000. Están constituidos por dos subunidades que no siempre se encuentran unidas. Las subunidades se diferencian por su velocidad de sedimentación, siendo de 30S la menor, de 50S la mayor y de 70S la del ribosoma completo. Realizan la síntesis de las proteínas. Inclusiones: Son gránulos de reserva de diversos tipos de sustancias que la bacteria sintetiza en momentos de abundancia de alimentos, o bien son residuos de su metabolismo. Estas inclusiones están dispersas por el citoplasma, sin membrana que las aísle del medio interno. Las sustancias que forman gránulos son polisacáridos (almidón, glucógeno), lípidos y volutina (polifosfatos y azufre). Sirven de reserva nutritiva. Vesículas gaseosas: Son estructuras (constituidas por moléculas proteicas) de cuerpo cilíndrico y extremos cónicos, que contienen gas. Pueden existir desde sólo unas pocas a varios centenares por bacteria. ADN bacteriano: El ADN de la bacteria está constituido por una sola molécula circular de tipo bicatenario muy plegada y que suele estar unida a los mesosomas. En las células bacteriana puede haber también una o varias moléculas pequeñas de ADN denominadas plásmidos. La región del citoplasma bacteriano en el que se encuentra condensado el ADN recibe el nombre de nucleoide. El ADN bacteriano es una doble hélice circular, generalmente con superenrrollamientos. Está asociado a proteínas similares a las histonas, formando estructuras más o menos condensadas. Su función es mantener y conservar la información genética y dirigir el funcionamiento de todo el metabolismo bacteriano. Flagelos: Son prolongaciones finas cuya longitud es varias veces la de la bacteria. Aparecen en número que varía entre 1 y 100. Los flagelos bacterianos son mucho más sencillos que los de las células eucariotas. En ellos se distinguen dos partes:

la zona basal y el tallo. La zona basal está constituida por el cuerpo basal y por el codo, ambos formados por proteínas. El cuerpo basal se compone de un bastón central y cuatro estructuras discoidales. Los dos discos internos, que están asociados a la membrana plasmática, giran sobre sí mismos transmitiendo su movimiento al resto del flagelo, mientras que los otros dos discos están fijos y se encuentran incrustados en la

lípidos de membrana. Una peculiaridad que presenta la membrana bacteriana es la existencia de unos repliegues

pared, uno en la capa de muerina y el más externo en la membrana externa (en las bacterias Gram -). El codo tiene una curvatura de unos 90º y es algo más grueso que el tallo del flagelo. Éste tiene un grosor que oscila entre los 100 y 200 angstrom, contiene un número variable de fibras que aparecen trenzadas y que están constituidas por moléculas de la proteína flagelina. El tallo es ligeramente ondulado pero rígido. Los flagelos permiten la locomoción de las bacterias. Pelos y fimbrias: Son estructuras huecas y tubulares constituidas por moléculas proteicas que aparecen en la superficie externa de algunas bacterias Gram negativas. Su grosor oscila entre los 40 y los 80 angstrom. Las fimbrias son cortas y muy numerosas, mientras que los pelos son largos y tan sólo se presentan uno o dos por bacteria. Pelos y fimbrias carecen de misión locomotora. Se cree que las fimbrias permiten a las bacterias fijarse al sustrato mientras que los pelos participarían en el intercambio de material genético con otras bacterias.

Fisiología bacteriana

Las bacterias, como cualquier ser vivo, desarrollan funciones de nutrición, de relación y reproducción.

Función de nutrición:

Las células procariotas colonizan todos los ambientes, por lo que presentan todas las formas conocidas de nutrición y metabolismo. Según la fuente de carbono que utilizan, los seres vivos se dividen en autótrofos (principal fuente de carbono, el CO 2 ) y heterótrofos (moléculas orgánicas o biomoléculas como principal fuente de carbono). Por otra parte, según la fuente de energía, la clasificación de los seres vivos se establece en dos grupos: los organismos fotótrofos, cuya principal fuente de energía es la luz, y los organismos quimiótrofos, cuya principal fuente de energía es un compuesto químico que se oxida. Procariotas autótrofos: Producen materia orgánica a partir de la materia inorgánica ingerida y la energía captada del ambiente, por ello también se denominan litótrofos. Según la naturaleza de la energía captada pueden ser:

Los fotolitótrofos captan la energía lumínica. Entre ellos podemos citar las sulfobacterias verdes y purpúreas. Se trata de una fotosíntesis anoxigénica, ya que como donador de electrones y de protones se utilizan moléculas inorgánicas, como el H 2 S o el H 2 , en vez de H 2 O. Las cianobacterias son también fotolitótrofas, pero, en este caso, la fotosíntesis es muy semejante a la de los eucariotas, el donador de protones y electrones es el agua, por lo que la fotosíntesis es oxigénica. Se las considera responsables de la evolución de la atmósfera primitiva anaerobia a la actual aerobia. Tanto las cianobacterias como las bacterias fotosintéticas son capaces de fijar el N 2 .

Las fotoorganótrofas son las bacterias purpúreas no sulfúreas, que utilizan como fuente de energía la luz y como fuente de carbono las moléculas orgánicas como el ácido láctico. Los quimiolitótrofos utilizan la energía química; por ello reducen el carbono y el nitrógeno inorgánico a materia orgánica utilizando la energía (ATP) y el poder reductor (NADH) obtenidos en la oxidación de moléculas inorgánicas reductoras como el H 2 S, H 2 , NH 3 , etc. Utilizan el CO 2 como fuente de carbono. Como fuente de nitrógeno pueden utilizar nitratos, nitritos, o directamente el nitrógeno molecular (N 2 ) de la atmósfera. Este último proceso lo llevan a cabo tanto bacterias de vida libre (Azotobacter) como bacterias que mantienen una relación simbiótica con las raíces de las leguminosas (Rhizobium). Entre los quimiolitótrofos destacan las bacterias del suelo por su intervención en los ciclos biogeoquímicos, mineralizando la materia orgánica. Así, las bacterias nitrificantes oxidan el amoníaco a nitratos en dos etapas: primeramente, Nitrosomonas oxida el amoníaco a nitritos, y posteriormente, Nitrobacter oxida los

nitritos a nitratos. Las bacterias del azufre oxidan el H 2 S y el azufre a ácido sulfúrico. Las bacterias del metano oxidan esta molécula a CO 2 y H 2 O. Las del hidrógeno oxidan el H 2 a H 2 O. Procariotas heterótrofos: Ingieren materia orgánica extrayendo de ella parte de su energía química, por lo que se denominan también quimioorganótrofos. Dentro de este grupo existen bacterias saprófitas, parásitas y simbióticas. Algunas bacterias pueden vivir estrictamente en los ambientes aerobios y otras en los anaerobios. Las bacterias facultativas pueden vivir indistintamente en los dos medios. Entre los quimioorganótrofos simbióticos son importantes las bacterias de la flora intestinal de los animales. Especial importancia, tanto económica como ecológica, tienen las bacterias saprófitas, ya que descomponen, mediante fermentaciones y putrefacciones, la materia orgánica. Las bacterias parásitas son las responsables de un gran número de enfermedades infecciosas del hombre y los animales

Función de relación

En las bacterias la función de relación se pone de manifiesto en los distintos modos de respuesta frente a los estímulos que percibe del entorno. Estas respuestas suelen consistir en modificaciones del metabolismo o en movimientos. Muchas bacterias disponen de movilidad. El desplazamiento puede efectuarse mediante reptación sobre un sustrato sólido, mediante movimientos de contracción y dilatación, o mediante movimiento flagelar. Algunos tipos de bacterias presentan una respuesta, de gran valor adaptativo, frente a condiciones ambientales adversas: la formación en el interior de la bacteria de estructuras de resistencia, denominadas esporas internas de resistencia o endosporas (reducen su metabolismo y protegen su ADN formando alrededor de él una compleja cubierta). Son estructuras muy resistentes al calor, la desecación, la radiación, los ácidos, desinfectantes químicos, etc. Las bacterias que las forman se encuentran habitualmente en el suelo.

Función de reproducción

La reproducción de las bacterias es asexual. Se realiza mediante una bipartición, a

la que precede una duplicación del ADN y una separación de las dos moléculas en las dos bacterias hijas.

La reproducción

está ligada

a

la

actividad de los mesosomas, que dirigen la duplicación del ADN y la creación de la

membrana de separación entre las dos

nuevas

bacterias.

Éstas

son

genéticamente idénticas. Las bacterias poseen además unos mecanismos definidos como

parasexuales,

intercambian

mediante

los

cuales

genética

con

o

no

de

la misma

tres

procesos

de

 

información

otras bacterias, sean

especie.

Existen

nitritos a nitratos. Las bacterias del azufre oxidan el H S y el azufre a ácido

genético:

la

intercambio

conjugación, la transducción y la transformación.

La conjugación consiste en la transferencia de un pequeño segmento de ADN independiente, llamado plásmido conjugativo, desde una bacteria donante a otra receptora. Implica contacto físico entre la bacteria donante y la receptora. El contacto se realiza mediante pelos sexuales huecos o pili, de la bacteria donadora, que se fija físicamente sobre la receptora. Las bacterias de tipo dador poseen una pequeña molécula anular de ADN o plásmido que recibe el nombre de

factor F o episomas. Existen dos tipos de bacterias donadoras: las F + y las Hfr. Las bacterias de tipo receptor carecen del factor F, por eso se llaman F - . Las bacterias F + poseen el episoma libre en el hialoplasma, mientras que las Hfr lo tienen incorporado a su ADN. En ocasiones, una bacteria F + puede pasar a Hfr si su episoma se incorpora al ADN bacteriano. Cuando la bacteria donante es F + , suele transferir únicamente el factor F, que no se recombina con el ADN de la bacteria receptora: ésta queda convertida en F + . Las bacteruas Hfr, antes de la conjugación duplican su ADN, incluido en factor F. Al transmitir la copia de ADN, generalmente sólo pasa un fragmento de ésta a la bacteria receptora. Debido a que el factor F pasa en último lugar, suele quedar en el interior de la bacteria donadora. El ADN transferido se recombina con el ADN de la bacteria receptora.

La transformación es el proceso parasexual mediante el cual una bacteria modifica su genoma por la incorporación de un ADN libre en el entorno (mediante un complejo proteico presente en su pared), liberado por la lisis espontánea de otra bacteria. El ADN transformante se incorpora irreversiblemente al genoma bacteriano. Las células que son capaces de sufrir transformación se dice que son competentes.

La transducción es un fenómeno de intercambio genético que requiere un agente transmisor, que generalmente es un virus (bacteriófago que siguen un ciclo lisogénico), el cual transporta fragmentos de ADN procedentes de la última bacteria parasitada. Estos virus, tras infectar a una bacteria, integran su ADN (profago) en el ADN bacteriano; cuando la bacteria se reproduce también lo hace el profago; con lo que se transmite a las bacterias hijas indefinidamente. En ocasiones, el profago puede separarse del ADN bacteriano llevando consigo genes de la bacteria y comienza a replicarse entrando así en su ciclo lítico. Cuando los virus acabados de formar, infectan nuevas bacterias, al inocular su ADN inoculan también genes tomados del hospedador anterior que poderían integrarse en la bacteria receptora modificando así su patrimonio genético.

factor F o episomas . Existen dos tipos de bacterias donadoras: las F y las Hfr.

Micoplasmas

Son pequeñas eubacterias sin pared celular pero cuya membrana plasmática contiene esteroles, que le confieren gran estabilidad. Pueden tener forma de diminutos cocos o forma filamentosa parecidos a los de los hongos. La mayoría de los micoplasmas son patógenos, produciendo enfermedades en plantas y en la especie humana.

Cianobacterias

Se llaman también cianofíceas o algas verde- azuladas por la presencia de un pigmento azul característico, la ficocianina, tienen en común con las bacterias su estructura procariota. Sin embargo, desde el punto de vista fisiológico, se encuentran muy cerca de las plantas verdes debido a que llevan a cabo la fotosíntesis con liberación de oxígeno molecular. Son, en consecuencia, células fotoautótrofas. Además, la mayoría

factor F o episomas . Existen dos tipos de bacterias donadoras: las F y las Hfr.

de células cianofíceas tienen unas dimensiones entre cinco y diez veces mayores que las bacterias. La pared celular de las cianofíceas es similar a la de las bacterias Gram -. Pueden presentarse como células aisladas o formar colonias filamentosas. El citoplasma aparece dividido en dos zonas: una central de aspecto translúcido denominada centroplasma, que es el lugar en donde está el ADN de la célula, y el resto del citoplasma, que se denomina cromoplasma, debido a la presencia de unos sáculos en los cuales están los pigmentos fotosintéticos. El cromoplasma contiene además ribosomas, gránulos de volutita (polifosfatos y azufre), vacuolas de gas y carboxisomas, que contienen enzimas que fijan el dióxido de carbono. La nutrición de las cianofíceas se basa en la actividad fotosintética que se produce en los sáculos mediante un mecanismo similar al que tiene lugar en los cloroplastos de las plantas, es decir, utilizando el agua como dador de hidrógenos y desprendiendo oxígeno. Algunas cianobacterias filamentosas pueden fijar el nitrógeno atmosférico, actividad que está relacionada con la presencia de heterocistos en la colonia. Los heterocistos son células incoloras, de mayor tamaño que las demás, de paredes celulósicas y llenas de nitrógeno. Las cianofíceas carecen de mecanismos que faciliten el movimiento; sin embargo, las colonias poseen un sistema de desplazamiento de tipo reptante. Su reproducción es sencilla, mediante división por bipartición a través de la aparición de septos transversales.

de células cianofíceas tienen unas dimensiones entre cinco y diez veces mayores que las bacterias. La

Arqueobacterias

Constituyen un grupo muy heterogéneo. La mayor parte son anaerobias. La aparición del oxígeno les confinó en ambientes anaerobios (metanógenas) o caracterizados por condiciones extremas (halófilas y termófilas), en donde no tenían competencia. Las arqueobacterias tienen diversos tipos de pared celular, pero en ningún caso es de tipo peptidoglucano como las eubacterias, dado que les falta el ácido murámico. Además, los lípidos de sus membranas carecen de ácidos grasos, y están formados por largas cadenas de alcohol isoprénico unidas al glicerol por enlaces éter (- C – O – C -), lo que es un indicador bioquímico exclusivo del grupo. Los lípidos de las membranas pueden ser apolares y polares; estos últimos están dispuestos en la membrana como los de las eubacterias y los de las células eucariotas, con los grupos polares dirigidos hacia fuera y los grupos apolares hacia adentro. Además, las membranas pueden ser bicapas o monocapas. El genoma de las arqueobacterias está formado por una sola molécula de ADN circular, más pequeño que el de las eubacterias. Comparten ciertos rasgos moleculares con los eucariotas, como que algunos genes del ARN t tengan intrones. Muchas especies son autótrofas y otras muchas son capaces de colonizar medios de condiciones extremas.

Protozoos

Son organismos unicelulares eucarióticos heterótrofos que carecen de pared celular. Viven en ambientes acuáticos o húmedos y generalmente tienen vida libre, aunque los hay parásitos.

 

Son

móviles,

 

se

mueven

mediante pseudópodos

(sarcodinos),

cilios (ciliados),

flagelos (mastigóforos)

o

por

flexión

o

deslizamiento

(esporozoos).

 
 

La

reproducción

 

asexual se

produce principalmente por

simple

división binaria o bien por esporulación.

En los

ciliados

existen

fenómenos

sexuales de intercambio de información

genética entre organismos.

 
 

Atendiendo

a

su

forma

de

moverse y al tipo de vida, se clasifican

en cuatro clases:

 

ciliados

(cilios),

flagelados

o

mastigóforos

(flagelos),

Son móviles, se mueven mediante pseudópodos (sarcodinos), cilios (ciliados), flagelos (mastigóforos) o por flexión o deslizamiento

rizópodos o sarcódinos (pseudópodos) y esporozoos (deslizamiento).

Microalgas

Forman un grupo heterogéneo pues se encuentran especies unicelulares, pluricelulares (de organización talofítica) microscópicas o macroscópicas. Son autótrofas fotosintéticas; viven en aguas dulces, saladas y en zonas muy húmedas. Contienen cloroplastos donde se encuentran los pigmentos fotosintéticos, entre los que hay varios tipos de clorofilas, xantofilas y carotenoides. La pared celular suele ser de celulosa, además de otros polisacáridos como la pectina. A veces, contienen componentes minerales como el carbonato cálcico (algas calcáreas9 o sílice (diatomeas). Realizan la fotosíntesis oxigénica en presencia de luz, por lo que se localizan en la zona fótica de la columna de agua. Las algas se pueden reproducir asexualmente mediante bipartición, mediante esporas o por fragmentación y sexualmente. Algas unicelulares son de gran importancia, forman el fitoplancton, que es el primer eslabón de la cadena alimenticia marina.

Hongos microscópicos

Son organismos eucariotas, heterótrofos y, por tanto carentes de clorofila. Presentan una pared celular rígida formada por quitina (polisacárido). Hay dos morfologías:

Levaduras. Son hongos unicelulares, de mayor tamaño que una célula bacteriana, y suelen agruparse en racimos. Poseen reproducción asexual por gemación.

Hongos filamentosos. Son filamentos (hifas) constituidos por hileras de células fúngicas. El conjunto de hifas constituye el micelio. Los hongos viven en ambientes muy diversos. Algunos son acuáticos, pero la mayoría son terrestres, habitando en el suelo o sobre plantas muertas.

Los hongos son organismos heterótrofos por lo que toman la materia orgánica ya elaborada, pero no la ingieren, sino que la absorben, previa desintegración por medio de enzimas que vierten al exterior. Muchos son parásitos (causantes de

enfermedades llamadas

micosis),

algunos

simbiontes

(mantienen una relación interespecífica, de simbiosis, con

cianobacterias y algas,

formando

los

líquenes,

o

con

plantas, formando parte de las micorrizas), pero la mayoría son saprofitos que viven en lugares húmedos con abundante materia orgánica en descomposición, transformándola en materia inorgánica, de ahí su importancia en los ecosistemas (mineralización del carbono

orgánico). Los saprofitos descomponen la capa de materia orgánica de origen vegetal, formando el humus. Los hongos crecen mejor en lugares húmedos pero se encuentran en cualquier sitio donde haya materia orgánica disponible. En condiciones adversas, sobreviven en un estado de vida latente o produciendo esporas, estructuras reproductoras resistentes a la desecación. El ciclo biológico generalmente es haplonte, la meiosis es cigótica. Se reproducen tanto de forma sexual como asexual. La reproducción asexual es por esporas (haploides) que se originan por mitosis. Cuando germinan originan un nuevo micelio donde se producen otras esporas que cierran el ciclo asexual. La reproducción sexual es por conjugación. En este proceso se unen dos hifas (haploides) de signo sexual contrario, dando origen a unas hifas especiales (diploides) en las que , previa meiosis, se forman esporas (haploides) de origen sexual que, al germinar, producen un nuevo micelio que cierra el ciclo sexual.

Los virus

Tanto por su estructura como por su ciclo vital, los virus no se pueden considerar seres vivos. Todos los virus son organismos acelulares (carecen de organización celular), pues están constituidos básicamente por un fragmento de un ácido nucleico rodeado por una cubierta proteica. Son las estructuras infecciosas organizadas más pequeñas que existen, de mayor simplificación estructural. Solo son visibles al microscopio electrónico. Cuando se encuentran fuera de las células (fase extracelular) son totalmente inertes ya que no poseen los enzimas necesarios para desarrollar un metabolismo propio. A los virus, en su fase extracelular, también se les denomina viriones. Pese a que algunos científicos no los consideran organismos vivos porque no presentan las funciones de nutrición y relación, se trata de elementos capaces de replicarse, aunque para ello precisan de la maquinaria metabólica de una célula, que recibe el nombre de hospedadora (poseen algunos enzimas pero carecen de metabolismo propio). Los virus son capaces de adherirse a la superficie de otras células introduciendo en ellas su genoma viral (ADN o ARN), en donde se reproduce y es capaz de sintetizar las envolturas de nuevos virus, utilizando la materia, la energía y el sistema enzimático de la célula donde se encuentra (fase intracelular). Los virus son, por tanto parásitos intracelulares obligados, alternando una fase extracelular inerte y una fase intracelular activa. En función del hospedador que parasitan, los virus se clasifican en tres grandes grupos: virus de bacterias (bacteriófagos), virus vegetales y virus animales.

Estructura y composición de los virus

La partícula vírica o virión está constituida por un fragmento de ácido nucleico encerrado en una cubierta proteica o cápsida. Algunos virus presentan, además, una envoltura membranosa, compuesta por una bicapa lipídica procedente de la célula hospedadora asociada a proteínas víricas. Estos virus se denominan virus con envoltura, en contraposición a los virus desnudos, que carecen de ella. Genoma vírico: El ácido nucleico de los virus puede ser ADN o ARN, mono o bicatenario. En la mayoría de los virus, la información genética puede encontrarse en una única molécula lineal o circular, o bien en distintos fragmentos, como sucede en el virus de la gripe.

La

cápsida:

está

formada

por

capsómeros

 

(proteínas

globulares), unidades estructurales

constituidas

por

una

o

varias

subunidades

 

proteicas

denominadas protómeros. La función de la cápsida es la protección del ácido nucleico y, en los virus carentes de membrana, el reconocimiento de los receptores de membrana de las

células a las que el virus parasita. Las proteínas de la cápsida se organizan regularmente

alrededor del ácido nucleico,

de

manera

que

la

nucleocápsida

(cápsida + ácido nucleico) presenta una simetría determinada que caracteriza la morfología del

virión. Se distinguen así: virus con

simetría

helicoidal,

virus

con

simetría

icosaédrica

y

virus

complejos.

Virus

con

simetría

helicoidal. Son

virus

alargados

(con

forma

de

varilla),

en

los

que

los

La cápsida: está formada por capsómeros (proteínas globulares), unidades estructurales constituidas por una o varias subunidades

capsómeros, por lo general constituidos por un solo tipo de proteína, se disponen helicoidalmente alrededor del ácido nucleico. Un ejemplo típico es el virus del mosaico del tabaco y el virus de la rabia.

Virus con simetría icosaédrica. Poseen una estructura poliédrica (icosaedro), compuesta por 20 caras triangulares (triángulos equiláteros) en las que los capsómeros están formados por cinco o seis subunidades proteicas (hexones y pentones). Ejemplo: virus de la hepatitis A.

Virus complejos. Son virus constituidos por varias partes, con formas y simetrías diversas. Ejemplo: algunos virus de bacterias (bacteriófagos). La cabeza contiene el ácido nucleico, y la cola está adaptada para la inyección del ácido nucleico en el interior de la bacteria. En la base de la cola existe una placa basal que posee

espinas y a la que se unen fibras caudales; la placa, las espinas y las fibras están

formadas

por

proteínas.

 

Envoltura membranosa.

Un

grupo de

virus como

los

que

producen

la

rabia,

la hepatitis,

la

gripe,

el

VIH,

la

viruela,

poseen

una

envuelta

de

tipo

membranoso

que

rodea

a

la

nucleocápsida.

Esta

envoltura se compone

de una doble capa lipídica procedente de las células del huésped parasitadas y de glucoproteínas incluidas en ella, cuya síntesis está controlada por el genoma vírico. Las glucoproteínas sobresalen ligeramente de la envoltura y tienen como función el reconocimiento de la célula huésped y la inducción de la penetración del virión en ella por fagocitosis.

Ciclo vital: multiplicación vírica

En estado extracelular, los virus son inertes e incapaces de reproducirse, por lo que el ciclo de multiplicación tiene lugar cuando el virión penetra en una célula hospedadora y utiliza la maquinaria replicativa de esta para generar nuevas partículas víricas. Este proceso recibe el nombre de ciclo lítico. Algunos virus, sin embargo, penetran en las células hospedadoras y permanecen en ellas sin producir nuevas partículas víricas completas; estos virus siguen un ciclo lisogénico.

Ciclo lítico: Consta de varias etapas: entrada de los virus en la célula hospedadora, replicación y síntesis de los componentes virales, maduración y liberación. Entrada de los virus en la célula hospedadora. La penetración del virus en el interior de la célula debe ir precedida, en la mayoría de los casos, por una fijación o absorción específica, que implica el reconocimiento y la unión de las proteínas de la cápsida o la envoltura del virus a receptores específicos de la célula hospedadora (aquí reside la especificidad de los virus por un tipo celular concreto). Los bacteriófagos se fijan inicialmente a través de las puntas de las fibras caudales mediante enlaces químicos y posteriormente de forma mecánica, al clavar las espinas basales en la pared bacterana. Sin embargo, ciertos virus, sobre todo vegetales, no se fijan a sitios específicos de la célula, sino que penetran directamente a través de heridas mecánicas o por la acción de artrópodos transmisores, sobre todo insectos. La siguiente fase, común a todos los virus, es la penetración. En el caso de los bacteriófagos y ciertos virus animales como el virus de la polio, el ácido nucleico viral penetra por inyección (mediante enzimas lisozimas situados en la placa basal, perfora la pared celular de la bacteria y luego contrae la vaina de su cola e introduce el ADN a través del orificio practicado, con lo que el genoma vírico pasa directamente al citoplasma), mientras que en el resto lo hace por medio de procesos de endocitosis (el virus penetra completo en el interior de una vesícula de endocitosis). Los virus envueltos pueden penetrar por fusión de su envoltura con la membrana plasmática de la célula, o en vesículas de endocitosis, produciéndose posteriormente en el citoplasma la fusión de la envoltura del virus con la membrana de la vesícula, con lo que se libera la cápsida en el citoplasma celular. Posteriormente, en los virus en los que la nucleocápsida penetra en la célula hospedadora, el ácido nucleico se libera en el citoplasma mediante la rotura de la cápsida (descapsidación).

de una doble capa lipídica procedente de las células del huésped parasitadas y de glucoproteínas incluidas

11

Replicación y síntesis de los componentes virales

Tras liberarse el ácido nucleico en el citoplasma de la célula hospedadora, se

produce la replicación de los componentes virales, para lo cual el virus utiliza la maquinaria biosintética del hospedador y las enzimas codificadas por su propio genoma que intervienen en los procesos de replicación, como las ARN polimerasas virales. Esta etapa cumple dos funciones principales: la síntesis de las proteínas del virus y la replicación del ácido nucleico viral.

Ensanblaje o maduración.

Una vez sintetizados los componentes de los nuevos viriones, las cápsidas se

ensamblan con el ácido nucleico.

Liberación.

Cuando el ciclo de multiplicación finaliza, los nuevos viriones salen de la célula, bien provocando la lisis de esta o lentamente por gemación. Durante la fase de liberación, los virus envueltos adquieren su membrana a partir de la membrana de la célula hospedadora, tras insertar en ella proteínas específicas codificadas por el genoma viral.

Ciclo lisogénico

Algunos virus al infectar a una célula huesped, no la destruyen, pero su genoma pasa a incorporarse al ADN de la célula huésped, permaneciendo en estado de vida latente. A estos virus se los denomina virus atenuados o profagos, y a la célula receptora, célula lisogénica. El ADN del profago puede permanecer en forma latente varias generaciones, replicándose con el ADN de la célula huésped, sin que se produzca la síntesis de los componentes de los virus hijos. Solo ciertos agentes inductores, que por lo general son agentes físicos o químicos que dañan el ADN, provocan la liberación del ácido nucleico del virus, que seguirá entonces un ciclo lítico. Los retrovirus son un tipo de virus presente solamente en las células eucariotas. Los retro virus tienen ARN como material genético y en el interior de su cápsida llevan, además una enzima, la transcriptasa inversa, que es capaz de catalizar la transformación del mensaje de su molécula de ARN en una de ADN. En una etapa posterior, el genoma del virus, copiado en ADN y llamado provirus se integra en el ADN de la célula, y puede transmitirse a los descendientes de la misma cuando se divida.

Partículas subvirales: priones Los priones son proteínas con la misma o casi la misma secuencia de

Partículas subvirales: priones

Los priones son proteínas con la misma o casi la misma secuencia de aminoácidos que una proteína normal pero que tiene diferente configuración espacial.

Generalmente los priones son proteínas de membrana de las neuronas, por lo que suelen provocar enfermedades neurovegetativas. Se asocian a enfermedades degenerativas del sistema nervioso central de desarrollo lento, en el ser humano y en los animales, como la enfermedad de las vacas locas o la enfermedad de Creutzfeldt-Jacob, que produce demencia en el hombre.

Los

priones

son

capaces

de

Generalmente los priones son proteínas de membrana de las neuronas, por lo que suelen provocar enfermedades

inducir que las proteínas normales de la célula adopten la forma del prión. Podría inducir un cambio químico o conformacional en la proteína normal, o bien activar enzimas que llevaran a cabo esta modificación. El cámbio de conformación consiste en que regiones de hélice alfa, de la zona central de la molécula, se convierten en hoja plegada o conformación beta. Se desconoce el mecanismo real de transformación de la proteína de prión en proteína infecciosa. Los priones son infectivos, es decir, se transmiten de unos individuos a otros. La enfermedad producida por el prión es hereditaria. La infección se propaga cuando proteínas infecciosas entran en contacto con proteínas normales situadas en las membranas de las neuronas. Se produce una reacción en cadena (o efecto dominó), en el que las moléculas patológicas atacan a las normales y estas, transformadas en patológicas, a otras normales, etc., extendiendo la infección, que va invadiendo el cerebro. Los priones son resistentes a tratamientos físicos y químicos.

Utilidad de los microorganismos

Las fermentaciones, junto con otros procesos industriales en el que intervienen microorganismos u otras células al servicio del ser humano, constituyen la biotecnología. La biotecnología se emplea, además de en la producción de alimentos, para la obtención de antibióticos y vacunas, para el control de plagas de insectos, y, utilizando microorganismos modificados genéticamente, para la obtención de proteínas humanas. Un microorganismo útil para la biotecnología es aquel que puede crecer rápidamente, ser cultivado a gran escala y producir una sustancia aprovechable en cantidad apreciable y en el menor tiempo posible.

Los

microorganismos en

la

industria

farmacéutica :

Antibióticos

Los antibióticos son agentes (sustancias químicas) antimicrobianos producidos de forma natural por otros microorganismos, principalmente hongos y actinomicetos. En general, tienen efecto antibacteriano, aunque también hay antibióticos antifúngicos. Son compuestos derivados del metabolismo de determinados microorganismos, y tienen la particularidad de eliminar o inhibir el crecimiento de otros microorganismos. Son selectivamente tóxicos. Por ello se utilizan con fines profilácticos (preventivos) o terapéuticos (curativos), en las enfermedades infecciosas. Pueden ser muy específicos o ser efectivos frente a un amplio número de agentes infecciosos. Químicamente, pueden ser glucósidos, polipéptidos o compuestos aromáticos complejos.

Algunos antibióticos son semisintéticos, es decir, se trata de antibióticos naturales cuya composición se ha modificado parcialmente por síntesis química. Son utilizados en el tratamiento de enfermedades, sobre todo las producidas por bacterias. Algunos son de amplio espectro, es decir, se muestran activos frente a una gran variedad de microorganismos, y otros son de espectro reducido, lo que significa que actúan únicamente sobre un grupo restringido de microorganismos. La acción antibacteriana de los antibióticos puede desencadenar los efectos siguientes.

Inhibición de la síntesis de la pared celular bacteriana (inhiben la síntesis del

peptidoglucano). Antibióticos de esta categoría son bactericidas. Alteración de la permeabilidad selectiva de la membrana plasmática.

Inhibición de la síntesis de proteínas (actúan de forma selectiva sobre los

ribosomas bacterianos, alterando su funcionalidad. Inhibición de la síntesis de ácidos nucleicos.

Algunas cepas de microorganismos patógenos son resistentes a la acción de agentes antimicrobianos que, sin embargo, sí resultan eficaces frente a otros miembros de la misma especie. La resistencia se debe a la capacidad de producir enzimas que anulen la acción del antibiótico. La información necesaria para producirlas puede localizarse en el cromosoma bacteriano principal o en plásmidos, lo que facilitaría su extensión a otras bacterias.

Industrias alimentarias

La fabricación del pan: Los microorganismos que intervienen en la fabricación del pan son levaduras que llevan a cabo una fermentación alcohólica que emplea como sustratos de fermentación los glúcidos presentes en la harina de trigo. Los productos obtenidos en la fermentación son: etanol, que se evapora en la cocción, y CO 2 , responsable de que la masa aumente de volumen y se esponje. La fabricación de vino y cerveza: Interviene una levadura, que realiza una fermentación alcohólica. En el caso del vino y de la cerveza el sustrato fermentado lo constituyen los glúcidos presentes en el mosto y en la malta. La fabricación del queso y las leches fermentadas: En la elaboración del queso y productos como el yogur o la cuajada interviene un grupo de bacterias, llamadas bacterias lácticas, que fermentan glúcidos sencillos para producir ácido láctico.

Biotecnología aplicada a la agricultura

El sector agrícola y ganadero es uno de los campos de aplicación más importantes de la biotecnología derivada de la ingeniería genética. La biotecnología tradicional se centra en la mejora de la producción de biofertilizantes, insecticidas biológicos y piensos. Biofertilizantes: Utilización de ciertos microorganismos que viven en el suelo, como algunas bacterias fijadoras de nitrógeno, que pueden utilizar el nitrógeno molecular como fuente de nitrógeno. Las bacterias fijadoaras de nitrógeno se pueden comercializar para añadirlas a los suelos, y así enriquecerlos en nitrógeno para incrementar la producción vegetal. Producción de insecticidas biológicos: La utilización de insecticidas químicos tradicionales tiene el inconveniente de que estos productos, tóxicos en muchos casos, son absorbidos parcialmente por los vegetales y se acumulan en las raíces, las hojas o los frutos, por lo que pueden ser ingeridos por el ser humano al consumirlos. Algunos microorganismos han sido utilizados como bioinsecticidas para controlar el excesivo crecimiento de la población de algunas especies de insectos perjidiciales para la agricultura. Los microorganismos infectan a los insectos adultos o a sus estados larvarios,

y los matan o bien son capaces de segregar diversas sustancias, como proteínas, que actúan como veneno para los insectos cuando éstos las ingieren. Algunos virus y ciertas especies de bacterias y hongos son utilizados de esta manera. Producción de proteína microbiana para piensos: Obtener proteínas a partir de microorganismos (proteína unicelular), utilizadas como suplemento proteico en los piensos para el ganado.

Biotecnología ambiental

Es posible encontrar en cualquier ambiente una población microbiana adaptada a ese entorno que participa activamente en el reciclaje de la materia. Esta propiedad de los microorganismos es aprovechada por diversos procesos biotecnológicos cuya finalidad principal consiste en la conservación y preservación del medio ambiente. El fin de la biotecnología ambiental es desarrollar biotransformaciones en condiciones controladas para el tratamiento de las emisiones de sustancias agresivas y la restauración del medio ambiente en condiciones reales. A la aplicación de los microorganismos, o productos producidos por ellos en este campo se le denomina biorremediación. Las actuaciones biotecnológicas ambientales se centran en dos aspectos:

Biodegradación: consiste en la descomposición, mediante microorganismos, de materiales como papel, pintura, textiles, hormigón e hidrocarburos.

Biorreparación o biorremediación: es la utilización de microorganismos para eliminar del medio ambiente sustancias contaminantes. La biorremediación se basa en la existencia de microorganismos con capacidad de adaptación a ecosistemas contaminados por compuestos químicos, que eliminan como resultado de su actividad vital. Algunas bacterias son capaces de degradar muchas sustancias tóxicas o perjudiciales para el medio ambiente, como hidrocarburos, derivados de metales pesados o compuestos xenofóbicos, gracias a la acción de ciertas enzimas detoxificantes. Los vertidos de petróleo son un ejemplo de cómo los microorganismos pueden acelerar el proceso de degradación. Algunas bacterias pueden utilizar los hidrocarburos como fuente de carbono, y otras producen sustancias surfactantes que, al emulsionar las manchas del vertido, facilitan su degradación. Un aspecto importante de biorreparación mediante microorganismos es la detoxificación y eliminación de los PCB, compuestos difíciles de eliminar y muy contaminantes. El tratamiento o depuración de las aguas residuales es una de las aplicaciones más conocidas de la biotecnología. En este proceso se combinan tratamientos físico- químicos con tratamientos microbianos, con la finalidad de eliminar la materia orgánica y los productos tóxicos presentes en el agua residual.

Los

microorganismos

en

los

ciclos

biogeoquímicos

Los ciclos biogeoquímicos son intercambios de materia (nitrógeno, azufre, carbono, etc.) entre la biosfera (los organismos vivos) y los demás sistemas terrestres (atmósfera, hidrosfera, litosfera). Durante el trasiego se producen transformaciones químicas necesarias para la vida. Aunque todos los organismos intervienen en ellos, son los microorganismos quienes tienen un papel más importante.

Los microorganismos y el ciclo del carbono

Es un ciclo casi perfecto, dado que el carbono

regresa a la atmósfera, de la que

procede, prácticamente al mismo ritmo

al

que

es extraído.

Es

un

ciclo

de suma

importancia para la regulación del clima de la Tierra.

Existen dos grandes reservorios de carbono en la Tierra:

Los depósitos de rocas carbonatadas (dolomitas y calizas), carburantes fósiles y sedimentos (humus orgánico), que son poco activos desde el punto de vista biológico, es decir, aquellos desde los que el carbono difícilmente pasa a los seres vivos, salvo por combustión. La actividad humana puede devolver el carbono almacenado en estos reservorios, principalmente por combustión.

La atmósfera, que es el reservorio de carbono más biológicamente activo, en la que se encuentra en forma de CO 2 , CO y CH 4 , además de las formas inorgánicas disueltas en agua (carbonato y bicarbonato); en equilibrio con el CO 2 atmosférico. Se incrementa constantemente gracias a los procesos de respiración y combustión.

El ciclo del carbono consiste

en el intercambio entre sus formas inorgánicas

orgánicas, y se desarrolla en varias etapas:

y

  • 1. Los organismos productores autótrofos incorporan el CO 2 en la materia orgánica. En condiciones aerobias, el CO 2 es fijado por fotosíntesis oxigénica (plantas superiores, protistas verdes y cianobacterias), y en ausencia de oxígeno, por fotosíntesis anoxigénica (bacterias fotosintéticas rojas y verdes). Las bacterias quimiolitoautótrofas fijan el CO 2 principalmente en aerobiosis. Mediante la fotosíntesis y la quimiosíntesis el carbono es incorporado a la materia orgánica, que sirve de fuente de energía y de carbono a los seres heterótrofos.

  • 2. El carbono orgánico es utilizado por los consumidores aerobios o anaerobios (animales, protistas y bacterias), que utilizan los compuestos orgánicos como fuente de carbono y energía.

  • 3. Los organismos descomponedores (bacterias y hongos) utilizan la materia orgánica en descomposición, remineralizando el carbono a CO 2 por respiración anaerobia o por fermentación. Las bacterias descomponedoras, efectúan reacciones de descomposición de la materia orgánica, mediante fermentación butírica, en la que se descomponen restos vegetales, o la fermentación pútrida, en la que se descompone materia orgánica de tipo proteico o aminoacídico. Ciertos hongos basidiomicetes, los denominados hongos de la putrefacción de la madera, son también capaces de descomponer restos vegetales, al utilizar la celulosa y la lignina de estos restos como fuente de carbono y energía. Como productos de estas descomposiciones se producen, además de sustancias orgánicas malolientes, dos compuestos de carbono, el CO 2 y el metano (CH 4 ). El metano es producido

∑ Los depósitos de rocas carbonatadas (dolomitas y calizas), carburantes fósiles y sedimentos (humus orgánico), que

sólo

por

arqueobacterias anaeróbicas, llamadas metanógenas, a partir de diversos sustratos. Las arqueobacterias metanógenas viven en

ambientes anaerobios como los fangos de los pantanos, las ciénagas y los sedimentos

marinos

de

profundidad. Algunas de ellas se han adaptado a vivir como endosimbiontes dentro de protozoos o en el interior del tubo digestivo de animales. Otras bacterias tienen capacidad de oxidar el metano al estado de CO 2 .

Ambientes acuáticos: este ciclo se produce en ríos, lagos u océanos. En los hábitats acuáticos suele presentarse una zona superficial aerobia y una anaerobia, ligada a las aguas más profundas y a los fangos del fondo. Por eso, la descomposición de los compuestos orgánicos será diferente según en la zona en la que ocurra. Los restos que caen en la zona anaerobia son inicialmente fermentados por bacterias, que producen ácidos orgánicos, CH 4 , H 2 y CO 2 . La presencia de estos productos, cuando alcanza una cierta cantidad, inhibe la acción de las bacterias anaerobias, cesa la descomposición y los compuestos orgánicos se van acumulando lentamente en el fango. De esta manera se formaron, en ambientes lacustres y pantanosos, los grandes depósitos de carbón a lo largo de la historia de la Tierra. De un modo similar se originaron, en ambientes marinos, los depósitos de petróleo. En las zonas aerobias, la descomposición de los compuestos orgánicos, como celulosa, almidón o quitina, la realizan bacterias y hongos. Ambientes terrestres: En el suelo, la descomposición de la materia orgánica puede ser total. Los materiales solubles de los restos vegetales, como azúcares y aminoácidos, son arrastrados por el agua y se descomponen rápidamente. Los compuestos insolubles, como la celulosa, la hemicelulosa y la lignina, son atacados inicialmente por hongos, que degradan con relativa velocidad. Los hongos, a su vez, son consumidos por bacterias. Al final, la mayor parte de la materia orgánica se convertirá en CO 2 , que vuelve a la atmósfera.

Los microorganismos y el ciclo del nitrógeno

El nitrógeno es un elemento imprescindible para los seres vivos pues forma parte de moléculas esenciales para la vida como ácidos nucleicos o proteínas. Los

microorganismos desempeñan un papel muy importante en las transformaciones biogeoquímicas de este elemento y, a veces, son los únicos que las pueden realizar. El principal reservorio de nitrógeno es la atmósfera, en la que se halla en forma de N 2 gaseoso, muy estable químicamente, y una pequeña porcentaje en forma de óxidos y

amoníaco procedente de las erupciones volcánicas

..

También se encuentra en el humus

orgánico y en las rocas sedimentarias, en las que está prácticamente inmovilizado para los seres vivos. Las reservas más activas de este elemento son los compuestos inorgánicos, como amonio, nitritos y nitratos, que son solubles en agua. Las actividades biológicas fundamentales en el ciclo del nitrógeno comprenden la

fijación del nitrógeno, la amonificación, la nitrificación y la desnitrificación y la

asimilación. Fijación de nitrógeno. Consiste en la conversión del N 2 gaseoso en amonio. La llevan a cabo exclusivamente las bacterias fijadoras de nitrógeno, capaces de fijar el nitrógeno atmosférico libremente en medios naturales o en simbiosis con plantas superiores. Como el N 2 es una forma muy estable, la fijación de nitrógeno requiere mucha energía, pero confiere la capacidad de colonizar ambientes pobres en nitrógeno combinado (nitratos o amonio).

La enzima responsable de la fijación de nitrógeno es la nitrogenasa, que se inactiva en presencia

La enzima responsable de la fijación de nitrógeno es la nitrogenasa, que se inactiva en presencia de oxígeno. La mayoría de las bacterias fijadoras de nitrógeno sólo pueden fijar este elemento en medios anaerobios; sin embargo, algunas especies pueden hacerlo en ambientes oxigenados, por lo que han desarrollado diversos mecanismos para proteger la nitrogenasa frente al oxígeno, como, por ejemplo, el incremento de las tasas respiratorias. Amonificación. La mayoría de los seres vivos convierten el nitrógeno orgánico en amonio. Este proceso se produce por la excreción de productos nitrogenados como la urea o el ácido úrico por los organismos superiores, los cuales son posteriormente degradados por las bacterias amonificantes. Nitrificación. La conversión de amoniaco en nitrato la realizan solo dos grupos de bacterias quimiolitotrofas, que utilizan el amonio y los nitritos sucesivamente como fuente de energía, liberando nitratos. Este proceso ocurre en dos pasos: primero las bacterias del género Nitrosomonas transforman el amoniaco en nitrito (NO 2 - ) o nitrosación, y luego las bacterias del género Nitrobacter transforman el nitrito en nitratos (NO 3 - ) o nitratación. Estas bacterias son aerobias y tienen un metabolismo respiratorio. Los nitratos del suelo ya pueden ser absorbidos por las plantas para incorporarlos a moléculas orgánicas. Asimilación. Este proceso implica la utilización de amonio o nitratos por las plantas y otros organismos vivos, incorporándolo en proteínas y ácidos nucleicos. Los animales asimilan el nitrógeno en la dieta, al consumir compuestos nitrogenados vegetales. Desnitrificación. Consiste en la conversión de nitratos en nitrógeno gaseoso; este proceso es realizado por las bacterias desnitrificantes, que oxidan los compuestos orgánicos por respiración anaerobia y utilizan el nitrato como aceptor de electrones liberando N 2 a la atmósfera. La desnitrificación asegura el reciclado del nitrógeno a la atmósfera y contribuye a eliminar nitratos de las aguas, impidiendo la eutrofización; sin embargo, tiene un efecto negativo sobre el suelo.

Los microorganismos como agentes patógenos

Denominamos infección a la invasión de un ser vivo por microorganismos patógenos, tales como, bacterias, protozoos, hongos y virus, que se instalan y crecen en el huesped, independientemente de que este sea o no dañado. Se conoce como virulencia el grado en el que un microorganismo patógeno es capaz de producir una enfermedad. Entre los mecanismos que contribuyen al establecimiento y mantenimiento de la enfermedad destacan:

Invasión y destrucción de tejidos. Muchas de las bacterias que basan su capacidad patógena en la capacidad invasiva producen ciertos factores de virulencia, que son enzimas capaces de degradar los tejidos del hospedador.

Toxinas que inducen una pérdida de funcionalidad. Las toxinas son sustancias como las proteasas, nucleadas o lipasas, que dañan y desorganizan los tejidos del huesped. Existen dos tipos de toxinas:

Las exotoxinas, de naturaleza proteica, termolábiles y secretadas al exterior por bacterias Gram positivas, y que poseen alta toxicidad. Las endotoxinas, componentes estructurales (de naturaleza lipídica) de las bacterias Gram negativas, y cuya capacidad toxigénica es mucho menor que las exotoxinas.

Escape a la respuesta inmunitaria. Algunos microorganismos patógenos han

desarrollado distintos mecanismos para evitar el reconocimiento y la actuación de las defensas inmunitarias.

Enfermedades causadas por bacterias:

Tuberculosis (Mycobacterium tuberculosis): infección del pulmón y de otros órganos (vía de contagia: respiratoria).

Cólera (Vibrio cholereae): infección del tubo digestivo provocada por el agua contaminada (vía de contagio: digestiva).

Sífilis (Treponema pallidum): transmitida por contacto sexual, provoca lesiones iniciales de la piel en los genitales y otras zonas del cuerpo, posteriormente aparece una erupción cutánea generalizada y, si la infección se extiende, puede quedar afectado el sistema nervioso y los vasos sanguíneos.

Meningitis (Neisseria meningitidis): inflamación de las meninges. Es una enfermedad infecciosa muy grave y de difícil tratamiento (vía de contagio:

directo). Enfermedades causadas por levaduras: Son infecciones superficiales (piel, pelo, uñas o mucosas), causadas por hongos que se alimentan de células muertas que se desprenden. Tienen un tratamiento largo basado en antimicóticos.

Candidiasis vaginal (Cándida albicans): inflamación de la pared de la vagina con flujo vaginal pastoso y uretritis (inflamación de la uretra) (vía de contagio: directa).

Dermatomicosis: tiña del pelo, pie de atleta (lesiones en la piel o en la dermis) (vía de contagio: directa).

Enfermedades causadas por virus:

Gripe (Virus Influenza): infección de las vías respiratorias superiores y a veces el pulmón (vía de contagio: respiratoria).

Sarampión (Virus del sarampión): enfermedad infantil; infección de las vías respiratorias y de otros tejidos en casos graves (vía de contagio: respiratoria).

Herpes genital: infección y ampollas alrededor del ano, en la uretra y en la vagina y en el pene.

VIH: ataca a los linfocitos T y los destruye, causando una disminución importante de las defensas inmunológicas.

Rubéola (virus de la rubeola): vía de contagio respiratoria y de la madre al feto.

Microorganismos

1.- Los virus cuyo material genético es ARN y que poseen la transcriptasa inversa, como enzima específico, se los denomina:

a) Virus ARN

c) Retrovirus

  • b) Adenovirus

d) Virus invertidos

 

2.- Los microorganismos procariotas cuya pared celular tiene N-acetil murámico son:

 
  • a) Bacterias

c) Levaduras

  • b) Hongos

d) Arquibacterias

 

3.-

Indica cuáles de los siguientes microorganismos tienen clorofila a:

 
  • a) Cianobacterias

d) Levaduras

 
  • b) Arquibacterias

e) Algas

  • c) Bacterias

4.- Los microorganismos acelulares son:

 
  • a) Bacterias

c) Virus

  • b) Ricketsias

d) Mohos

5.- Los microorganismos que carecen de pared celular son:

 
  • a) Las algas

c) Las bacterias

  • b) Los protozoos

d) Las arquibacterias

6.- Indica cuáles de los siguientes compuestos Archaea:

no existen

en

la pared

celular de

las

  • a) N-acetilmurámico

  • b) N-acetilglucosamina

  • c) Derivados del isopreno

d) Glicerol

e) Acidos grasos

7.- Indica los tres grupos principales de arquibacterias:

  • a) ………………: Viven en ambientes de alta temperatura.

  • b) …………………: Viven en ambientes de alta salinidad.

  • c) …………………: Viven en ambientes anaerobios reduciendo dióxido de carbono.

8.- Los prolongaciones celulares emitidas por algunos protozoos para su locomoción se denominan:

  • a) Cilios

c) Antópodos

  • b) Flagelos

d) Pseudópodos

9.- Relaciona los distintos grupos de protozoos con sus características peculiares:

1) Mastigóforos. 2) Cilióforos. 3) Esporozoos. 4) Foraminíferos. 5) Amébidos.

a) Se reproducen por esporas. b) Con caparazón calizo con agujeritos. c) Con cilios. d) Con grandes pseudópodos. e) Con flagelos.

10.- Los hongos tienen estructura filamentosa pluricelular denominándose estos filamentos

cuyo

conjunto

...

……

…………… reproducen por ………………

..........

…,

constituyen

el

………

......

…………

Todos ellos se

11.- Indica cuáles son las funciones principales desempeñadas por los microorganismos en el suelo:

  • a) Desintegradoras

c) Consumidoras

  • b) Productoras

 

d) Transformadoras

12.-

El

producto

de la degradación

de

la materia orgánica

llevada

a

cabo

por

los

microorganismos en el suelo se denomina:

 
  • a) DBO

 

c) Humus

  • b) Rizosfera

 

d) Fango

13.- En el ciclo del carbono llevado a cabo por los microorganismos del suelo, se desprende metano que puede ser oxidado por bacterias ………………… que lo convierten en …………………… aprovechando la energía de la oxidación para …………………… 14.- El ciclo del nitrógeno llevado a cabo por los microorganismos comprende tres procesos fundamentales que se encadenan unos con otros; estos tres procesos son:

  • a) …………………………
    b) …………………………
    c) ……………………… ...

15.- Las bacterias que oxidan el nitrógeno reducido procedente del catabolismo de la materia orgánica, hasta convertirlo en nitrato se conocen como:

  • a) Nitrificantes

  • b) Desnitrificantes

c) Simbiontes d) Anoxigénicas

16.-

Los

microorganismos que alteran la salud

se denominan

…………………… y la

alteración producida se denomina genéricamente ……………………

17.- Las enfermedades infecciosas causadas por hongos se denominan genéricamente como:

  • a) Funguicidas

c) Viriosis

  • b) Parasitismo

d) Micosis

del vino y similares,

18.- En la producción aprovecha:

así como en las industrias panificadoras, se

  • a) La fermentación láctea

  • b) La fermentación vínica

c) La fermentación sacaromidea d) La fermentación alcohólica

19.- El proceso por el cual los microorganismos contribuyen a eliminar los contaminantes vertidos al medio, se conoce como:

  • a) Biorremediación.

  • b) Biodegradación.

  • c) Desintegración ambiental.

20.- a) Dibuja la estructura de una bacteria señalando sus componentes e indica sus principales formas de nutrición?

  • b) ¿Qué es una fermentación? ¿Cuál es su aplicación a la industria alimentaria? ¿Qué

tipos de de microorganismos se utilizan en estos procesos? 21.- Haz un esquema del ciclo del nitrógeno en la naturaleza resaltando el papel de los

microorganismos. 22.- ¿Qué son los antibióticos? ¿Cuál fue el primer antibiótico descubierto y quién realizó este hallazgo? ¿Por qué la utilización descontrolada de antibióticos puede plantear problemas sanitarios?

Virus

1.- ¿Qué es un virus?. Señala los componentes fundamentales de un virus. 2.- ¿Podría tener carácter infeccioso la cápsida aislada de un virus? ¿Por qué? ¿Cuál es la función de la cápsida? 3.- ¿Qué motivos hay para decir que los virus no son seres vivos? ¿Por qué son parásitos obligados? ¿Qué diferencias hay entre la fase extracelular y la intracelular? 4.- Nombra algunos virus que tengan envoltura membranosa. ¿Qué estructura tiene la membrana que rodea a la nucleocápsida? ¿Qué misión tienen las glucoproteínas de la envoltura membranosa? 5.- ¿Cuál es la diferencia esencial entre el ciclo lítico y el lisogénico de los virus? 6.- Describe los procesos que ocurren durante la fase de eclipse de infección de un virus? 7.- ¿Cómo reconocen los virus a las células que pueden infectar? 8.- Describe los tipos de partículas infectivas subvirales que conoces e indica qué enfermedades causan. 9.- ¿Qué son los priones? ¿Cuál es su composición química? ¿Son responsables de producir alguna enfermedad que conozcas? Explica la respuesta.

10.- Indica si son verdaderas o falsas:

  • 1. Los priones son partículas proteicas causantes de encefalopatías enpongiformes.

  • 2. Los virus son parásitos intracelulares obligados.

  • 3. Los retrovirus sintetizan ADN a partir de ARN mediante la transcriptasa inversa.

  • 4. Los priones son microorganismos formados por proteínas y ARN.

  • 5. Los virus de eucariotas poseen membrana nuclear

  • 6. Algunos virus pueden tener como material genético ADN y ARN.