PRÓLOGO

al Jardín de los suplicios, novela de Octave Mirbeau