Vous êtes sur la page 1sur 8

Construcción de una cámara estenopeica

Las cámaras estenopéicas normalmente son hechas a mano por los


fotógrafos. En su forma más simple consiste en una caja que no
permita la entrada de luz con un agujero en una de sus paredes y la
película o el papel fotográfico en la pared contraria. Como obturador
se usa una lamina de un material opaco. El agujero se puede hacer
con una aguja en una hoja delgada de aluminio o latón. Esta pieza se
pega a un hoyo un poco mayor que está cortado en una pared de la
caja. En algunas cámaras estenopéicas es posible deslizar el plano del
material fotosensible. Esto permite cambiar el ángulo de visión de la
cámara y la relación de pasos del diafragma (número-f).

Pasos
Buscaremos una caja, ya sea de metal o cartón Esta será la elección
más importante, pues nos interesará una caja de unas dimensiones
concretas si tenemos pensado fotografiar con una distancia focal
específica: A menos distancia entre el estenopo (agujero) y el
material sensible, obtendremos un ángulo de visión más amplio y
distorsionado. De igual modo, deberá haber espacio suficiente en la
cara interna opuesta al estenopo para ubicar el material sensible del
tamaño que hayamos pensado.

Los haces de luz que entrarán por el estenopo impactarán también


en las demás paredes interiores de la caja, además de sobre el
material sensible. Esos haces pueden reflejarse en su interior y
terminar cayendo en el material, lo que disminuiría la calidad de
nuestra fotografía. Debido a esto, es recomendable pintar el interior
de la caja con pintura negra mate para minimizar estos reflejos.

El siguiente paso será asegurarnos de que la caja quede


completamente sellada a la luz, prestando especial atención a las
esquinas, y forrando con cinta aislante de color negro, donde pudiera
entrar la luz. La tapa de la caja nos servirá para introducir y sacar el
material sensible, por lo que sólo la sellaremos al final, cuando
hayamos cargado la cámara y vayamos a realizar la fotografía.

La construcción del estenopo es la parte más complicada del


proceso, pues debe ser un agujero muy pequeño y lo más circular y
perfecto posible. Una buena técnica es utilizar papel de plata (papel
fino metálico para envolver los alimentos, papel aluminio), del
siguiente modo:

• Recortamos un recuadro en la caja, allí donde queramos ubicar el


estenopo, de aproximadamente 2 x 2 centímetros.
• Recortamos un pedazo de papel de plata de 4 x 4 centímetros
más o menos.
• Lo ubicamos encima del agujero que hicimos en la caja con la
parte más mate hacia adentro.
• Utilizando cuatro tiras de cinta aislante adhesiva o similar, lo
fijamos en la caja de modo que quede tenso y sin holgura, con lo que
dejamos la caja totalmente sellada a la luz de nuevo.
• Con un alfiler fino, pinchamos suavemente en el centro del papel
de plata para hacer un agujero muy pequeño. El diámetro óptimo del
agujero será el que hayamos calculado con el siguiente ejercicio:
El diámetro se puede conocer si se conoce el diámetro de la aguja
utilizada. La distancia focal es la distancia entre el plano del agujero y
el del material fotosensible.

Por ejemplo, si una cámara tiene un agujero de diámetro de .5mm y


una distancia focal de 50mm tendrá un número-f igual a 100 (50/.5).
Debido al número de diafragma tan grande las exposiciones
normalmente tendrán un error de reciprocidad. Esto quiere decir que
si el tiempo de exposición es mayor a un segundo para la película o
30 segundos para el papel se rompe la respuesta lineal de éstos a la
intensidad de la iluminación y es necesario usar tiempos mayores.

Sólo queda ingeniarnos algo que actúe como obturador, una tapa que
cierre el paso de la luz por el estenopo que abriremos cuando
tengamos colocada la cámara y cerraremos después. Un pedazo de
cartulina negra fijada con cinta adhesiva de modo que tape el
estenopo bastará.

Otra característica de las cámaras estenopeicas es que es posible


deformar o multiplicar la imagen al utilizar más de un agujero o
modificar el plano del material fotosensible. Por ejemplo, es posible
tomar fotografías con perspectiva cilíndrica o esférica. Estas
características tienen gran aplicación en fotografía de arte o con
propósitos creativos. Esta cámara presenta un gran avance para la
ingeniería de la luz y da lugar a un gran avance tecnológico. Antes de
hacer el agujero definitivo en el estenopo montado, hay que practicar
en otros pedazos de papel de plata hasta que estemos seguros de
hacerlo bien. El agujero debe ser lo más perfecto posible.

También podemos hacer cámaras estenopeicas cambiando el objetivo


de una cámara normal por una lámina con una pequeña apertura.
Las cámaras de 35mm pueden ser especialmente útiles, aún si han
sido dañadas, siempre y cuando el obturador aún funcione. No
obstante el gran incremento en la relación del diafragma hará que
sea necesario disparar con luz intensa y película rápida para
mantener tiempos de exposición relativamente cortos.
El número “F” o distancia focal

Antes de hacer cualquier tipo de aseveración en torno a este tópico


del proceso de fotografías con cámaras estenopeicas, debemos
detenernos para explicar el elemento que hace posible calcular la
distancia focal; el denominado estenopo. Se conoce como tal al
orificio encargado de restringir la entrada de luz en la cámara, la
parte fundamental de una cámara estenopeica. De su tamaño
depende la calidad de la toma fotográfica; cuanto más pequeño sea
este, más pequeño será el círculo de luz que se forme sobre la placa
sensible.

Podría pensarse, pues que dicho estenopo debería ser tan pequeño
como sea posible, pero a partir de cierto tamaño comienza a ser
importante el fenómeno de la difracción, que podríamos describir
como desviaciones del rayo luminoso que se producen en los bordes
del orificio. Cuanto menor sea el agujero, mayor importancia
cobrarán los fenómenos de difracción.

Con este dato ya abarcado, podremos entender el cómo se ha de


calcular la distancia focal en las cámaras estenopeicas. Cabe recalcar
que en una cámara estenopeica la apertura, o número f/, es
constante, y viene dado por la distancia del estenopo al plano de la
película y el diámetro del orificio. La relación es definida por la
siguiente fórmula:

f= F/d

Siendo f el número f/, d el diámetro del estenopo y F la distancia de


este al material sensible.

Se pueden hacer cámaras estenopeicas con distancias F variables, en


cuyo caso habrá que calcular el número f/ para cada distancia (suele
construirse una escala que se fija al cuerpo de la cámara).
Tamaño del Papel Fotosensible en una Camara Estenopeica

Para realizar la fotografía es necesario un material fotosensible como


papel fotográfico u hojas de película negativa,de los cuales
obtendremos una imagen negativa que luego se hará en positivo.

Para introducir el material fotosensible dentro de la cámara, es


necesario que no haya ningún tipo de luz, sólo podríamos ayudarnos
de una luz roja de laboratorio y se procede a pegar el material con
cinta adhesiva para evitar que se mueva.

La zona donde se coloca el material sensible puede ser plana o


cóncava. Si es plana, y el ángulo de cobertura de la cámara es muy
amplio, la fotografía aparecerá viñeteada; esto es, con los bordes
más oscuros que la parte central.

El tamaño del papel depende del marco realizado en la caja en el cual


se encuentra el estenopo; así el papel y el marco deben ser del
mismo tamaño para poder controlar mejor el encuadre de la imagen.

Cuánto tiempo se debe exponer el material a la luz y la


sombra y cómo se calcula

A la hora de realizar una fotografía, el único parámetro que


deberemos controlar será el tiempo de exposición:

Podemos utilizar un fotómetro para medir el tiempo de exposición,


siempre que éste esté preparado para realizar cálculos con las
aperturas tan minúsculas de los estenopos, y las sensibilidades tan
bajas de los papeles fotográficos.

1. Calcular el tiempo de exposición del material fotográfico (se


requiere la formula para sacar el número f).

El punto f lo utilizaremos por medio de una regla empírica “sunny


16”, utilizada en fotografía para facilitar los datos, que proporciona
una idea aproximada del valor de exposición. La misma dice que en
un día soleado, con el sol iluminando plenamente al modelo el valor
de la exposición será diafragma punto f 16 y el tiempo 1/asa
(corresponde al numero del papel) de la película, expresado en
segundos.

2. Seguidamente se observa los pasos que hay entre el punto F 16 y


la obtenida en la conversión anterior (punto f de la camara
estenopeica) el tiempo de exposición se encontraría doblando 1/6
segundos sumando dos vece el mismo número.
1/6 -> 1/3, 1, 2, 4, 8, 16, 32, 64, 128, 180, 256, 360, 512, 720,
1024, etc.

3. Se sacan los 8 pasos de un cuarto

Entonces la exposición en un día soleado es diafragma 16 y tiempo


¼ seg. Pero la cámara que hemos construido no tiene un diafragma
de 16 sino de 250, tenemos que ajustar la exposición a ese
diafragma.

Veamos los pasos de diafragma que separan f/16 de f/250:


16 22 32 45 64 90 128 180 256

Los separan 8 pasos, por lo que tendremos que aumentar 8 veces el


tiempo de exposición
¼ ½ 1 2 4 8 16 32 64 segundos

Entonces en un día soleado la exposición será de 64 segundos si el


sol ilumina plenamente el objeto a fotografiar. Si la iluminación fuera
lateral o el cielo estuviera nublado doblaremos el tiempo de
exposición.

Tambien podríamos realizar cálculos empíricos con el clima por


ejemplo:
- Sol fuerte playa / montaña: 3 segundos
- Sol fuerte: 7 segundos
- Sol velado: 15 segundos
- Parcialmente cubierto: medio minuto
- Lloviendo sombra intense: 2 minutos
- Cubierto sombra media: 1 minuto

Los papeles fotográficos están preparados para exposiciones largas y


en ellos no hay que aplicar excesivamente estos porcentajes. “La
experiencia es la madre de la ciencia” y ésta nos dirá que nuestra
cámara con número f x a determinada hora del día y en escena bien
iluminada será un minuto, por ejemplo, y por la tarde con menos luz,
la exposición podría ser de dos minutos.

Al terminar el tiempo de exposición, taparemos el estenopo de nuevo


y ya tendremos nuestro material sensible impregnado con la
fotografía.
Si la fotografía quedó muy oscura, es que se pasó el tiempo de
exposición. Si quedó muy clara, es que se quedó corto.

Si la fotografía quedó completamente blanca sin ningún detalle más


o menos visible después de revelarla, dobla el tiempo de exposición y
vuelve a probar.

Si quedó completamente negra sin detalles más claros visibles, se


divide por dos el tiempo de exposición y sigue probando.

Es normal que las fotografías obtenidas con papel fotográfico de éste


modo muestren un bajo contraste. Hay técnicas para aumentar el
contraste, como utilizar papeles de grado superior, o elevar la
temperatura del líquido revelador, experimental.

Proceso de revelado de la fotografía

Para revelar de manera sencilla un papel fotosensible expuesto con


la cámara estenopeica se necesita obtener lo siguiente:
- Revelador
- Baño de Paro
- Fijador
- Bombillo rojo inactínico
- Cuarto oscuro completamente sellado a la luz
- Ampliadora de 8x10 pulgadas, mínimo

Además, se necesitan tres cubetas o bandejas de fondo plano del


tamaño aproximado del papel o más grande.

La primera de ellas contendrá el revelador, la segunda el baño de


paro y la tercera el fijador. Las proporciones de cada uno mezclados
con el agua dependen de la marca del producto. Se debe revisar las
instrucciones en el envase para ello. Todos los líquidos deben estar a
una temperatura entre 20˚ y 23˚ grados Celsius.

Una vez expuesto el papel fotosensible, se lleva el papel fotográfico


al cuarto oscuro. Es recomendable hacerlo durante la noche para
asegurar que éste no sea expuesto a la luz por accidente. Una vez
dentro del cuarto oscuro, se saca el papel a la luz únicamente del
bombillo rojo.

Se sumerge el papel en la bandeja del revelador, agitando durante


medio minuto o dos. Esto produce una imagen de plata metálica
negra a partir de los haluros de plata expuestos. El exceso de
revelado aumenta el contraste del papel/negativo, mientras que la
falta lo disminuye.

Se saca y escurre un poco (para no contaminar la bandeja que


sigue) y luego se sumerge en el baño de paro durante 1 minuto.
Este detiene la acción del revelador.
Luego se saca y escurre, de nuevo para no contaminar la siguiente
bandeja, y se sumerge en el fijador durante 5-6 minutos. Este
proceso fija la imagen y ayuda a la protección del negativo.

Por último, se retira del fijador y se le da un baño con agua de unos


30 segundos, con el fin de lavar restos de los químicos o de las
sales de la plata del negativo. Este proceso nos dará el negativo de la
fotografía, es decir, que lo que es blanco está negro y viceversa.

Para obtener el positivo se debe colocar el negativo sobre papel


fotográfico del mismo tamaño sin revelar y luego encender la
ampliadora. El tiempo de exposición es decisión personal. Se obtienen
diferentes resultados al variarlo. Una vez expuesto, se hace el mismo
proceso de revelado que se hizo para el negativo y así se obtiene la
fotografía tal y como se veía la escena original.

Efectos que se pueden lograr con la cámara estenopéica.

Con la cámara estenopéica se pueden lograr diversos efectos, tales


como:
• El uso de una cámara estenopéica de forma cilíndrica hace que
el papel esté curvo en el interior de la misma (con el estenopo
en frente del papel): se obtienen imágenes panorámicas y
distorsionadas. Si el estenopo esta ubicado, no en un costado
del cilindro sino en la base, crea imágenes completamente
distorsionadas.
• Haciendo varios estenopos con diferentes ángulos de incidencia
sobre el papel logra un efecto de estereoscopio (dependiendo
del número de estenopos).
• Teniendo una escena estática y haciendo que el modelo se
mueva en el espacio crea efecto “fantasmagórico”.
• Dependiendo de la curvatura que se le de al papel en diferentes
cámaras estenopéicas, se puede lograr un efecto de ojo de pez
no muy marcado.
• Superponiéndole al estenopo una lupa se mejora el enfoque.
• Si se arruga el papel fotográfico o se dobla, se logra un efecto
“difuminado” hacia donde esta doblado o arrugado (hacia los
bordes).
Si se toma una fotografía en un lugar, y luego en otro (si se expone
la cámara en dos lugares diferentes) se logra un efecto de
superposición, donde la imagen que se tomó primero va a estar en
primer plano y la que se tomo después va a estar de segundo plano.