Vous êtes sur la page 1sur 6

LOS PROYECTOS DE TRABAJO: UNA ALTERNATIVA METODOLÓGICA

PARA LA EDUCACIÓN INFANTIL

Las prácticas docentes en Educación Infantil son variadas, desde las fórmulas
más tradicionales hasta otras más innovadoras que han marcado su acento en
diferentes aspectos del aprendizaje, creando diversas escuelas. Pero todos los
maestros de la escuela infantil sabemos que la tarea docente no supone poner en
práctica un único método, y que cualquier decisión que se tome en este sentido es
válida siempre que responda a una intencionalidad educativa.

¿”PROYECTOS” DE TRABAJO EN LA ESCUELA INFANTIL?


En la vida real, las personas actuamos sobre la base de proyectos: esto es,
ideamos planes para realizar o alcanzar algo; planificamos acciones con vistas a
lograr una meta prefijada. Podríamos pensar que esta capacidad tan solo puede
estar asociada al pensamiento y a las competencias del adulto. Sin embargo,
grandes investigadores de la educación (Dewey, Freinet, Kilpatrick, Bruner,
Vygotsky…), y la propia experiencia docente, nos llevan a avalar el desarrollo de
proyectos de trabajo -con alumnos de muy corta edad- desde la etapa infantil.

Es verdad que la introducción de proyectos de trabajo con niños de la primera


infancia supone cambios significativos en la forma de enseñar y aprender: cambio
de la metodología, cambio en la visión de la tarea docente, cambio en la dinámica
social de los alumnos, cambio en el papel del docente y en el que juega el niño ante
su propio aprendizaje…
Cuando se trabaja con esta metodología, el aula se convierte en una biblioteca,
una redacción de periódico, una feria, un laboratorio, un restaurante, un vivero, un
teatro, un mercado, una oficina, un taller… Se trata, por tanto, de un cambio que
sumerge a nuestros alumnos en una nueva realidad y crea una gran satisfacción
ante el aprendizaje.

¿QUÉ ES UN “PROYECTO DE TRABAJO”?


Es un procedimiento de aprendizaje globalizado que permite alcanzar unos
objetivos que el docente y los alumnos se han propuesto, a través de la puesta en
práctica de una serie de acciones integradas y planificadas, dirigidas a resolver
una situación o problema previamente establecido, interactuando con el grupo y el
entorno y utilizando recursos variados.

La metodología de proyectos está ligada directamente con una concepción


constructivista del aprendizaje, con un enfoque globalizador, donde predominan
las prácticas de investigación y el trabajo cooperativo.
En un proyecto de trabajo los niños se hallan inmersos en una situación funcional,
que les implica de manera activa y que les obliga a enfrentarse con la realidad del
mundo externo, a reconsiderar sus conocimientos, a reestructurar e integrar los
nuevos aprendizajes, a establecer múltiples conexiones entre lo que saben y lo
que aprenden.
En un proyecto de trabajo:
• Las diversas actividades están relacionadas entre sí, se orientan
hacia una finalidad común e incorporan problemas del mundo real.
• Se tiene en cuenta lo que saben los niños, se integran sus
experiencias y lo que quieren saber.
• Las metas y acciones están especificadas, aunque el docente deba
adaptar su programación inicial a la evolución de los niños y al desarrollo
del proyecto.
• Los errores se valoran como positivos, como necesarios para
avanzar en el aprendizaje y en la búsqueda de soluciones o respuestas.
• El docente y los alumnos comparten el papel de “investigadores”.
• Se priman los procesos sobre los resultados: el principal interés es
el desarrollo de las capacidades necesarias para el aprendizaje autónomo.
• Los contenidos se convierten en medios para desarrollar
estrategias que favorezcan el “aprender a aprender”.
• La interacción entre los alumnos, y entre estos y el docente, es
básica para el aprendizaje: se aprende en interacción con los otros.
• Se desarrolla un producto colectivo y tangible al que van orientadas
las actividades.
• Se desarrollan tareas grupales e individuales, y se organizan
distintos tipos de agrupaciones según la actividad de que se trate.
• Se utilizan variadas fuentes de información y diversos recursos,
que todo el grupo contribuye a buscar.

¿QUÉ PRETENDEMOS CON LOS PROYECTOS DE TRABAJO?

Respetar la manera natural en que el niño aprende. El niño no aprende de modo


fragmentado, sino percibiendo la realidad como un todo relacionado entre sí y a
partir de situaciones de la vida cotidiana. La metodología de proyectos permite
desarrollar experiencias y acciones globalizadas en las que se da respuesta a
situaciones reales e interesantes, y en las que se priman los procedimientos para
aprender de modo autónomo. De esta manera, las relaciones entre los contenidos
se establecen cuando el niño resuelve una serie de problemas en los que están
implicados los propios contenidos de aprendizaje; y la interrelación entre las
áreas se da de un modo natural, evitando una conexión artificial entre ellas.

Resolver problemas y responder a inquietudes de los niños, relacionadas con su


mundo real. En los proyectos se crean contextos significativos para los
aprendizajes, se estimula la participación de los alumnos porque ellos tienen un
papel activo en todo el proceso, y se da sentido a las actividades porque estas
responden a metas reales de su ambiente natural. Los aprendizajes tienen, por
tanto, aplicación en la vida real más allá de las aulas.
Aumentar la motivación y participación de los niños. Si las actividades son
estimulantes, los niños encuentran su sentido y los aprendizajes son significativos
y funcionales, tendremos asegurado el interés de los alumnos.

Facilitar la integración entre la escuela, la familia y el entorno. En educación,


y en especial en la Educación Infantil, el desarrollo y el aprendizaje son procesos
dinámicos que tienen lugar como consecuencia de la interacción con el entorno. En
los proyectos, se conecta el aprendizaje en las escuelas con la realidad. Además,
las familias y el entorno inmediato juegan un papel decisivo en el proceso de
aprendizaje.

Que los niños desarrollen diferentes estrategias de aprendizaje y actúen con


autonomía, ya que, al estar planificada la tarea, los alumnos pueden anticipar sus
acciones futuras. En los proyectos, los niños se plantean situaciones a superar y el
docente no anticipará las soluciones ni dará las respuestas acertadas, sino que
aquellos han de poner en juego estrategias y habilidades diversas para la solución
de problemas, investigar, buscar y utilizar variadas fuentes de información y todo
tipo de recursos a su alcance.

Aprender a participar con los compañeros en un proceso de aprendizaje


interpersonal y de colaboración, tanto en las actividades como en la construcción
de conocimiento.

Respetar las diferencias de los niños. En los proyectos se favorece el respeto a


la diversidad del alumnado, puesto que es necesario aceptar y valorar las
aportaciones propias y las de los demás. Además, se adaptan las tareas a los
diferentes ritmos, estilos y capacidades de los alumnos, ya que el docente guía las
posibilidades personales de cada niño ante las distintas actividades.

Utilizar las distintas manifestaciones de la comunicación y el lenguaje. Los


proyectos favorecen el desarrollo del lenguaje oral y escrito, así como otras
formas de comunicación. Esta será esencial para compartir ideas, expresar
opiniones, manifestar dudas, negociar soluciones, plasmar la información, integrar
y compartir los aprendizajes…

Aprender a reflexionar sobre el propio aprendizaje. En los proyectos se


favorece la comprensión de las situaciones de aprendizaje, se anticipa lo que se
va a aprender y se analizan tanto los errores como lo aprendido. En este sentido,
los alumnos reflexionan sobre su propio conocimiento y participan en su propia
autoevaluación.
¿CÓMO SURGE UN PROYECTO DE TRABAJO?
Cualquier situación o comentario, una observación de un miembro en el aula ante
un objeto, un fenómeno o experiencia que llama la atención de los alumnos, una
pregunta sin respuesta, puede suscitar el desarrollo de un proyecto, siempre que
su objeto ofrezca un importante potencial para abordar múltiples aprendizajes.
El docente debe, entonces, estar atento a las oportunidades de aprendizaje que
surgen en situaciones espontáneas del aula, para abrir a los niños un abanico rico
de posibilidades y generar nuevas inquietudes.

Se inicia un proyecto cuando surge una necesidad colectiva común: esta puede ser
propuesta por los propios alumnos o provocada por el docente, pero será
necesario que los niños muestren interés y curiosidad: solo entonces, lo que
aprendan tendrá sentido y estará contextualizado de manera significativa. A
partir de aquí, es muy importante que en el aula todos conozcan con claridad los
objetivos, las tareas y las expectativas respecto al proyecto.

¿QUÉ PASOS DAR PARA DESARROLLAR PROYECTOS?


Un proyecto no es algo improvisado que se va creando sobre la marcha: existe un
eje vertebrador, una planificación previa y una estructura que es, básicamente,
común a todo proyecto:

• Motivación: se crea un interés y se determina una necesidad o


problema.
• Qué sabemos: manifestar las ideas previas y organizar la
información de que se dispone.
• Qué queremos saber y/o hacer: se define el propósito del proyecto
y las tareas.
• Buscar información, organizar el trabajo e investigar: estas son las
fases centrales de desarrollo del proyecto, definidas por la actividad
intensa de los niños y la distribución de tareas en el grupo.
• Recoger lo aprendido, recuperando la información obtenida, y
mostrarlo todo.
• Evaluar: Se incluye tanto la autoevaluación del alumno como la
evaluación del docente sobre los aprendizajes de los alumnos, sobre el
proyecto y sobre la práctica educativa.

Estas fases no son un esquema rígido a seguir mecánicamente. En algunas


propuestas metodológicas de proyectos puede haber pequeñas variaciones en la
denominación de las mismas o se desdoblan algunos momentos. Pero lo que está
claro es que todo proyecto tiene una estructura con momentos diferenciados que
persiguen distintos fines y, si bien en la práctica pueden solaparse algunas de
estas fases, todas ellas son necesarias para estructurar el proceso de
aprendizaje.
¿QUÉ HACE EL DOCENTE EN UN PROYECTO DE TRABAJO?
El papel del docente en un proyecto consiste, en primer lugar, en detectar los
intereses de los alumnos y, a partir de ellos, crear situaciones de curiosidad,
animando a que los niños se planteen dudas e interrogantes. Ante el inicio de un
proyecto, lo planifica desde un enfoque globalizador, teniendo en cuenta qué
habilidades pretende desarrollar en los alumnos (cognitivas, lingüísticas,
afectivas, sociales, motrices, metacognitivas). En este proceso el docente define
los objetivos, selecciona, organiza y secuencia los contenidos y las actividades,
teniendo en cuenta el currículo establecido.

Durante el desarrollo del proyecto su papel es de mediador, orientador y


generador de situaciones de aprendizaje significativo. Durante los momentos de
búsqueda de información, indica las fuentes y ayuda a sistematizar la información
recogida.

A lo largo del desarrollo, el docente facilita los aprendizajes: debe reorientar las
tareas de manera que se ajusten a los conocimientos que poseen los niños, a sus
experiencias y al momento del proceso que siguen los niños.

Destacamos el papel que desempeña el docente facilitando la autonomía de los


niños: observando su competencia para resolver situaciones y encontrar
soluciones, animando ante momentos de inseguridad, planteando preguntas que
orienten la búsqueda de respuestas adecuadas, supervisando los pasos que se
dan…
Es necesario que, a lo largo del proyecto, el docente ayude a que los alumnos sean
conscientes de los aprendizajes que van logrando, y confronten las tareas
realizadas con el trabajo que se había planificado.

En este proceso la comunicación es un pilar fundamental, para plantear


cuestiones, manifestar y reconocer las dificultades, contrastar ideas y opiniones,
aceptar los errores, animar, intercambiar experiencias…, lo cual lleva
necesariamente a que el docente cree un clima social cálido y de respeto, un
ambiente de confianza y afecto.

¿QUÉ TAREAS REALIZA EL NIÑO EN UN PROYECTO DE TRABAJO?


Cuando el niño está inmerso en un proyecto, las distintas actividades que realiza
responden a un objetivo, se relacionan con la resolución de la tarea o el problema
que se ha planteado. En un proyecto de trabajo, los alumnos comunican lo que
conocen, proponen, sugieren, debaten, comparten experiencias y recursos,
definen sus conocimientos, planifican y organizan su acción, aportan medios e
instrumentos para investigar, realizan las tareas encaminadas a lograr un
producto previsto, revisan sus actividades y producciones, negocian con su grupo…
La realización de proyectos, supone por parte del niño, por lo tanto, una
participación activa y de búsqueda en un afán investigador.
¿QUÉ RECURSOS UTILIZAMOS?
Uno de los propósitos del trabajo con proyectos es integrar el aprendizaje que se
realiza dentro de la escuela con las actividades que se desarrollan fuera de ella,
esto es, los aprendizajes en la escuela no son diferentes de los que se requieren
en el mundo real. De ahí que en los proyectos se hacen constantes referencias al
entorno de los alumnos y se acercan todo tipo de recursos reales al aula.

En este afán, las familias y el entorno inmediato son las fuentes principales de las
que nos valdremos. Las familias son, en muchos momentos, los vínculos más
directos de la escuela con la realidad exterior, y una fuente constante de
conocimiento y acceso a otros medios.

En todo proyecto es importante que las familias conozcan nuestro trabajo y el


contenido de los proyectos que se desarrollan en cada momento en el aula: sólo si
están informadas y comprenden su sentido podremos contar con su colaboración.

Además de ellas, será importante contemplar las oportunidades del entorno


inmediato a la escuela: personas del barrio, servicios de la comunidad o
municipales, bibliotecas y todo tipo de centros culturales, entidades deportivas,
espacios cercanos, el medio natural del entorno, centros de enseñanza próximos…

Dentro de los recursos materiales, los proyectos se enriquecen con una gran
diversidad de medios: objetos reales, películas y medios audiovisuales, materiales
para experimentar, materiales diversos en soportes informáticos y multimedia,
todo tipo de materiales en soportes papel con textos o imágenes (folletos,
catálogos, revistas, libros, carteles, fotografías...), materiales musicales, juegos y
juguetes, productos naturales… serán objeto de observación, análisis, y una fuente
permanente de descubrimiento y experimentación.

(Información obtenida a través de la Editorial Everest)