Vous êtes sur la page 1sur 24

Posición de trabajo y balanza

Posición de trabajo:

Cuando partiendo de una posición


céntrica la mandíbula se desliza hacia el
lado derecho, se encuentra que el cóndilo
del mismo lado, dependiendo de su
configuración y la posición de su centro
de rotación, puede dar lugar a un
movimiento rotacional puro o combinado
con un ligero desplazamiento lateral, este
cóndilo se denomina Cóndilo rotacional o
cóndilo de trabajo, es decir aquí se
consigue lo que es la posición de trabajo,
por ende el movimiento que ejecuta este
cóndilo se ha denominado a su vez
movimiento de trabajo.

Posición de balanza:

A su vez el cóndilo izquierdo se va a desplazar en una dirección


hacia delante, abajo y adentro, trazando un segmento de órbita por
lo que se ha denominado Cóndilo de orbitación o de traslación o
de no trabajo, por ende aquí sucede lo que es la posición de
balanza, es decir, el movimiento que ejecuta este cóndilo se ha
denominado a si vez movimiento de no trabajo. Este movimiento
denominado de no trabajo es el que tradicionalmente de ha
conocido como movimiento de balanza, y a su posición se le
denominó posición de balanza.
Posición de protrusión

Protrusión:

Avanzamiento anormal de una parte, tumor u órgano, por


aumento de volumen o por una causa posterior que lo empuja.

Estos movimientos son bastantes limitados en el ser humano, la


proyeccion hacia delante, es un movimiento por el cual la
mandibula se dirige hacia delante, pero abandonan la cavidad
glenoidea y se colocan bajo la raiz transversal , el arco dentario
inferior se sitúa así unos 4’5 mm por delante del arco dentario
superior.

La proyeccion hacia atras es el movimiento por el que el maxilar


inferior, deslizándose en sentido inverso, vuelve al punto de
partida.

Limites de los movimientos de la mandíbula

Se consideran limites funcionales de la mandíbula a todos


aquellos movimientos que se encuentran desde la posición
q se encuentra en propulsiva y lateralidades. Estos
movimientos se relacionarían con la función masticatoria
y deglutiva y son dirigidos hacia la céntrica, mientras q
los movimientos para funcionales se vinculan con la para
función y se producen hacia las excéntricas.

Cuando entran los movimientos parafuncionales en accion es


cuando se produce el bruxismo o apretamiento, q puede
ser estrechamente lesivo.
Factores de los movimientos mandibulares.

En relación con los movimientos mandibulares (Neff


1976) clasificó cinco factores de dichos
movimientos, su relación con la morfología oclusal
de los dientes y su posición en las arcadas. Estos
factores son:

1. La posición inicial que corresponde a la relación


céntrica.

2. Los tipos de movimientos: rotación y traslación.

3. La dirección de los movimientos y el plano en el


cual ellos se realizan. (horizontal, frontal o sagital).
Esto es importante porque cada cúspide o superficie
oclusal tiene planos variables.

4. El grado de movimiento y su relación con las


superficies oclusales. (la mayoría de los
movimientos mandibulares se producen con grados
de apertura mínimos).

5. El significado clínico de estos movimientos (varía


de un individuo a otro).

Los movimientos mandibulares son analizados


mejor cuando se les proyecta contra planos
espaciales ortogonales. Tales proyecciones y
registros, permiten la interpretación apropiada de
las influencias de los movimientos mandibulares en
el diagnóstico y análisis del equilibrio oclusal y en el
desenvolvimiento de patrones oclusales de las
superficies masticatorias. Los planos ortogonales se
cortan entre si perpendicularmente y por eso, es
posible seleccionar tres de ellos, útiles para el
estudio de cinemática mandibular.
En el cráneo del ser humano estos planos se
proyectan de la siguiente manera:

1. Plano horizontal: Es paralelo al piso y se


orienta según superficies oclusales de los
dientes.

2. Plano frontal. Se orienta hacia la porción


anterior de la cara aproximadamente paralelo a
las superficies vestibulares de los dientes
anteriores. Siempre perpendicular a los planos
horizontal y sagital, este plano intercepta a la
cabeza en diferentes sectores. En este caso se
halla inmediatamente detrás de las
articulaciones temporomandibulares.

3. Plano sagital: Divide al cráneo en dos


porciones simétricas como imágenes en el
espejo. Se orienta en sentido anteroposterior.

Movimientos, limites y posiciones de la mandibula registrada


en la relación y los planos de rotación.

Movimiento mandibular:
Los movimientos mandibulares básicos
difieren en varios aspectos de los modelos de
movimientos funcionales. Sin embargo, en una
descripción sistemática es fácil de definir cada
movimiento separadamente. Los movimientos
simétricos, es decir, movimientos que comprenden
la traslación condílea, son iguales en amplitud y en
dirección, pueden ser descritos completamente
proyectándolos sobre los planos medio o sagital.

Los movimientos mandibulares pueden ser


clasificados considerando la ausencia o presencia de
contacto dental.

Los movimientos que se producen en los límites del


campo del movimiento son llamados movimientos
bordeantes. Los que están dentro de dichos límites
pueden ser llamados movimientos intrabordeantes.
Los movimientos mandibulares bordeantes son
reproducibles, parecen estar limitados en una cierta
dirección por la tensión de los ligamentos
capsulares de la articulación tempormandibular. Los
movimientos bordeantes constituyen el marco
dentro del cual tienen lugar los movimientos
funcionales. Los tipos del movimiento funcional
varían de un individuo a otro.

Límites de los movimientos mandibulares


Se consideran limites funcionales de la mandíbula a todos
aquellos movimientos que se encuentran desde la posición q se
encuentra en propulsiva y lateralidades.

Formas básicas del movimiento.

Existen dos formas de movimiento:

1. Rotacion.
2. Traslación.
Movimiento de rotación:
Ocurre cuando un cuerpo rota sobre uno de sus ejes principales

Movimiento de traslación:

Se produce cuando un cuerpo es desplazado a lo largo de uno de


sus ejes principales.

Un movimiento traslatorio se mide en unidades lineales, lo que


significa que el tamaño absoluto de los mecanismos articulares
deben tenerse en cuenta al compararse el efecto de varias
traslaciones.

Por ejemplo:

En la articulación
temporomandibular pueden
realizarse dos tipos de
movimientos:

1) Uno de rotación, en el
cual el cóndilo rota contra
la superficie inferior del
disco.

2) Una traslación que se


realiza entre el disco y la
fosa mandibular.

Los movimientos rotatorios pueden ser producidos tanto si el


disco permanece quieto en ambos lados, como si se mueve en el
eje intercondíleo. Si la traslación del disco y la rotación condilar
se producen al mismo tiempo, da lugar a un movimiento de
bisagra combinado con uno de traslación.
Las trayectorias de un punto de la mandíbula se describen dos,
mediante su proyección sobre ciertos planos: el sagital, el frontal
o el horizontal.

Movimiento mandibular con relación al plano horizontal

Como ya sabemos, en el cráneo del ser humano se


proyectan 3 tipos de planos:

1. Plano horizontal.
2. Plano frontal.
3. Plano sagital.

El plano horizontal, Es paralelo al piso y se orienta


según las superficies oclusales de los dientes.

Tradicionalmente se ha utilizado un dispositivo


denominado trazador de arco gótico para rastrear el
movimiento mandibular en el plano horizontal.

Consiste en una placa de registro unida a los dientes


maxilares y una punta trazadora unida a los dientes
mandibulares. Al desplazarse la mandíbula, la punta
trazadora genera una línea en la placa de registro
que coincide con este movimiento.
Así pues los movimientos bordeantes de la mandíbula
en el plano horizontal pueden registrarse y
examinarse con facilidad.

Se obtiene un patrón de forma romboidal que tiene


cuatro componenetes diferenciados junto con un
componente funcional:

1. Bordeante lateral izquierdo.

2. Continuación del movimiento bordeante lateral


izquierdo con protusión.

3. Bordeante lateral derecho.

4. Continuación del movimiento bordeante lateral derecho con


protusión.

Movimiento bordeante lateral derecho

Una vez registradas en el trazado los movimientos bordeantes


izquierdos, la mandíbula vuelve a la relación céntrica y se
registran los movimientos bordeantes laterales derechos.

La contracción del músculo pterigoideo externo inferior causará


un desplazamiento del cóndilo izquierdo de atrás adelante y de
afuera adentro y de arriba abajo. Si el músculo pterigoideo
externo inferior derecho se mantiene relajado, el cóndilo derecho
permanecerá en la posición de relación céntrica.

El movimiento mandibular resultante será el bordeante lateral


derecho. Durante este movimiento, el trazado generará una línea
en la placa de registro que coincide con el movimiento orbitante
lateral derecho.
Continuación del movimiento bordeante lateral derecho con
protusión.

Cuando la mandíbula esta en la posición orbitante lateral derecha,


la contracción del músculo pterigoideo externo inferior derecho
junto con el mantenimiento de la contracción del pterigoideo
externo inferior izquierdo conseguirán que el cóndilo derecho se
desplace de atrás adelante y de derecha a izquierda. Dado que el
cóndilo izquierdo ya se encuentra en su posición más anterior, el
movimiento del cóndilo derecho hasta su posición más anterior
provocará un desplazamiento de la línea media mandibular para
hacerla coincidir de nuevo con la línea media de la cara.

Los movimientos laterales pueden generarse a diferentes niveles


de apertura mandibular. Los movimientos orbitantes generados a
cada grado creciente de apertura generan trazados cada vez más
pequeños, hasta llegar a la posición de apertura máxima.

Movimiento bordeante lateral izquierdo

Con los cóndilos en la posición de relación céntrica, la


contracción de pterigoideo externo inferior del lado derecho
consigue que el cóndilo derecho se desplace de atrás adelante, de
fuera adentro y de arriba abajo. Si el pterigoideo externo inferior
izquierdo continuara situado en la relación céntrica el resultado
será un movimiento bordeante lateral izquierdo.

Así el cóndilo izquierdo se denomina cóndilo de rotación, puesto


que la mandíbula gira a su alrededor. El cóndilo derecho se
denomina cóndilo orbitante, puesto que gira alrededor del cóndilo
de rotación. Al cóndilo izquierdo también se le denomina cóndilo
de trabajo, dado que se encuentra en ese lado. Asimismo el
cóndilo derecho recibe el nombre de cóndilo de balance. Durante
este movimiento, la punta trazadora genera una línea en la placa
de registro que coincide con el movimiento bordeante izquierdo.
Continuación del movimiento bordeante lateral izquierdo con
protusión

Cuando la mandíbula se encuentra en posición bordeante lateral


izquierda, la contracción del músculo pterigoideo externo inferior
izquierdo junto con la persistencia de la contracción del
pterigoideo externo inferior derecho conseguirán que el cóndilo
izquierdo se desplace de atrás adelante y de izquierda a derecha.

Dado que el cóndilo izquierdo hacia su posición más anterior


producirá un desplazamiento de la línea media mandibular para
hacerla coincidir de nuevo con la línea media de la cara.

Movimientos funcionales y bordeantes frontales. (verticales)

Cuando se observa el movimiento mandibular en el plano frontal,


puede apreciarse un patrón en forma de escudo el cual tiene
cuatro componentes de movimiento distintos además del
componente funcional:

Movimiento bordeante superior lateral izquierdo

Con la mandíbula en posición de intercuspidación máxima, se


efectúa un movimiento lateral de derecha a izquierda. Con un
dispositivo de registro mostrará que se genera un trayecto
cóncavo de arriba abajo.

La naturaleza exacta de este trayecto la da, la morfología y las


relaciones interdentarias que están en contacto durante este
movimiento. Tiene una influencia secundaria las relaciones
cóndilo-disco-fosa y la morfología de la ATM del lado de trabajo.
La amplitud lateral máxima de este movimiento la determinan los
ligamentos de la articulación de trabajo.

Movimiento bordeante de apertura lateral izquierdo

Desde la posición límite superior lateral izquierda máxima, un


movimiento de apertura de la mandíbula realiza un trayecto
convexo hacia afuera, al aproximarse a la apertura máxima, los
ligamentos se tensan y generan un movimiento de dirección
medial que consigue que la línea media de la mandíbula de
desplace de nuevo hasta coincidir con la línea media de la cara.

Movimiento bordeante superior lateral derecho

Registrado el movimiento frontal izquierdo, la mandíbula vuelve


a la posición de intercuspidación máxima. Desde esta posición se
realiza un movimiento lateral hacia el lado derecho que es similar
al movimiento bordeante superior lateral izquierdo.

Movimiento bordeante de apertura lateral derecho

Desde la posición bordeante lateral derecha máxima, un


movimiento de apertura de la mandíbula realiza un trayecto
convexo de dentro afuera similar al movimiento de apertura
izquierdo. Al aproximarse a la apertura máxima, los ligamentos se
tensan y generan un movimiento de dirección medial que
consigue que la línea media mandibular se desplace hacia atrás
hasta coincidir de nuevo con la línea media de la cara y que
finalice este movimiento de apertura izquierda.

Movimientos funcionales y movimientos límite en el plano


sagital.
Movimientos bordeantes de apertura posterior

Los movimientos bordeantes de apertura posterior


en el plano sagital se llevan a cabo en forma de
movimientos de bisagra en dos etapas. En la
primera, los cóndilos se estabilizan en sus
posiciones más altas en las fosas articulares
(posición de bisagra).

La posición condílea más alta desde la cual puede


darse un movimiento de eje en bisagra es la
posición de relación céntrica.

La mandíbula puede descender en un movimiento


de rotación puro, sin traslación de los cóndilos. El
movimiento de rotación o de bisagra puede ser
generado en cualquier posición mandibular anterior
a la relación céntrica; para que esto ocurra, los
cóndilos deben estar estabilizados para que no
produzcan una traslación del eje horizontal. Los
movimientos de apertura posterior son los únicos de
eje de bisagra repetibles de la mandíbula.

En la relación céntrica la mandíbula puede girar


alrededor del eje horizontal hasta una distancia de
20 a 25 mm, medida entre los bordes incisales de
los dientes superiores e inferiores. Con la traslación
de los cóndilos, el eje de rotación de la mandíbula
se desplaza hacia los cuerpos de las ramas, lo que
da lugar a la segunda etapa del movimiento
bordeante de apertura posterior.

Durante esta etapa los cóndilos se desplazan de atrás adelante y


de arriba abajo y la parte anterior de la mandíbula se desplaza de
adelante atrás y de arriba abajo. La apertura máxima es de 40 a 60
mm medido entre los dientes incisivos superiores e inferiores.
Movimientos bordeantes de apertura anterior

El movimiento de contacto superior esta


determinado por las características de las
superficies oclusales de los dientes. Durante todo
este movimiento hay un contacto dentario. Su
delimitación depende de:

1. Grado de variación de la relación céntrica y


la máxima intercuspidación.

2. Las pendientes de las vertientes cuspídeas


de los dientes posteriores.

3. El grado de sobremordida vertical y


horizontal de los dientes anteriores.

4. La morfología palatina de los dientes


anterosuperiores.

En la posición de relación céntrica, los contactos


dentarios normalmente se encuentran en uno varios
pares de dientes posteriores opuestos. El contacto
dentario inicial en el cierre de bisagra terminal se
realiza entre las vertientes mesiales de los dientes
superiores y las vertientes distales de los diente
inferiores.

Si se aplica una fuerza muscular a la mandíbula se


llevará a cabo un movimiento o desplazamiento
superoanterior hasta alcanzar la posición de
intercuspidación. El desplazamiento de la relación
céntrica a la posición intercuspídea (PIC) se da
aproximadamente en el 90% de la población y la
distancia media es de 1.25 mm.
En la posición de intercuspidación suele contactar
los dientes anteriores antagonistas. Cuando se
protuye la mandíbula desde una posición de
intercuspidación máxima, el contacto entre los
bordes incisales de los dientes anteriores inferiores
y los planos inclinados linguales de los dientes
anteriores superiores da lugar a un movimiento
antero inferior de la mandíbula. Este movimiento
continúa hasta que los dientes anteriores superiores
e inferiores se encuentran en una relación de borde
a borde, en cuyo momento, se sigue un trayecto
horizontal.

Mecánica del movimiento mandibular

El movimiento mandibular se lleva a cabo mediante


una compleja serie de actividades de rotación y
traslación tridimensionales interrelelacionadas. Lo
determinan las acciones combinadas y simultaneas
de las dos articulaciones temporomandibulares.

Tipos de movimiento:

En la articulación tempormandibular se dan dos


tipos de movimientos: rotación y traslación.

El movimiento de rotación de la mandíbula puede


producirse en los tres planos de referencia:
horizontal, frontal y sagital. En cada plano, la
rotación se realiza alrededor de un punto,
denominado eje.

Eje de rotación horizontal

El movimiento mandibular alrededor del eje


horizontal es un movimiento de apertura y cierre. Se
le denomina movimiento de bisagra y el eje
horizontal alrededor del que se realiza recibe el
nombre de eje de bisagra. El eje alrededor del cual
se produce el movimiento se denomina eje de
bisagra terminal.

Eje de rotación frontal. (Vertical)

El movimiento mandibular alrededor del eje frontal


se lleva a cabo cuando un cóndilo se desplaza de
atrás adelante y sale de la posición de bisagra
terminal mientras el eje vertical del cóndilo opuesto
se mantiene en la posición de bisagra terminal.
Dada la inclinación de la eminencia articular, por la
cual el eje frontal de inclina al desplazarse de atrás
adelante el cóndilo en movimiento.

Eje de rotación sagital

El movimiento mandibular alrededor del eje sagital


se realiza cuando un cóndilo se desplaza de arriba
abajo mientras el otro se mantiene en la posición de
bisagra terminal.

Movimiento de rotación

El Dorland’s Medical Dictionary define la rotación


como: el giro alrededor de un eje; el movimiento de
un cuerpo sobre su eje. En el sistema masticatorio la
rotación se da cuando la boca se abre y se cierra
alrededor de un cuerpo o eje fijo situado en los
cóndilos.

Movimiento de traslación

La traslación puede definirse como un movimiento


en que cada punto del objeto en movimiento
simultáneamente tiene la misma velocidad y
dirección. En el sistema masticatorio se da cuando
la mandíbula se desplaza de atrás adelante, como
ocurre en la protrusión. Los dientes, los cóndilos y
las ramas se desplazan en una misma dirección y en
un mismo grado.

Propósitos de los movimientos mandibulares

Los movimientos mandibulares básicos difieren en


varios aspectos de los modelos de movimientos
funcionales.

Sin embargo, en una descripción sistemática es fácil


de definir cada movimiento separadamente. Los
movimientos simétricos, es decir, movimientos que
comprenden la traslación condílea, son iguales en
amplitud y en dirección, pueden ser descritos
completamente proyectándolos sobre los planos
medio o sagital.

La ATM tiene importancia en la odontología ya que es la


encargada de hacer los movimientos mandibulares y estos tiene
como propósito contribuir a las funciones orgánicas del ser
humano: succión, masticación, deglución, fonación, y respiración.
El conocer su estructura su fisiología y un adecuado análisis de la
oclusión es fundamental para el profesional de la salud, en
especial al Odontólogo como gran responsable del diagnóstico y
terapia de todo el sistema Sistema Estomatognático.

Movimientos funcionales de la
mandíbula

Se entiende por movimientos


funcionales aquellos que se
desarrollan durante la vigilia. Estos movimientos están regidos
por engrama o patrones neuromusculares que en condiciones
normales participan sin desarrollar patología, como en la función
masticatoria, la deglución, etc. Dichos mecanismos no obedecen
en todos los casos a reglas preconcebidas, por lo que hasta la
fecha no existe forma alguna de determinar el tipo de respuesta
neuromuscular de cada individuo.

Esta situación debe ser comprendida por el clínico, que deberá


buscar formas de diagnostico y tratamiento donde encuentre la
menor participación de los engranas mencionados.

Movimientos no funcionales o parafuncionales de la


mandibula
Historia

La parafunción se conoce desde 1792, 1750 antes de Cristo


donde se mencionaba que sí se rechinaban los dientes la
enfermedad duraría un tiempo largo, pero sí este era continuo y su
cara era fría, habría contraído una enfermedad por mano de un
dios, (patognomónico).

Definición
 Contracción muscular y deslizamiento de los dientes
sin fines funcionales. Condición psicosomática del
hombre moderno.
La parafunción es un transtorno del sistema
estomatognático que perjudica la salud del individuo que lo
presenta, por lo cual es importante conocer las diferentes maneras
en que se manifiesta para diagnosticarlo y poder llevar a cabo un
tratamiento adecuado a la edad y estado del paciente que lo
padece.

Estos son los movimientos que operar fuera de los limites


funcionales pueden generar patología en distintos niveles del
sistema, esta incluye comerse, masticar o morderse los labios o
los carrillos, mantener en la boca chicle y otras posturas
anormales de la boca o cara como la colocación del teléfono entre
mandíbula y hombro. Uso de instrumentos de viento y violín.

Históricamente se le ha llamado a estas actividades


parafuncionales por no tener ninguna función aparente a
diferencia de la normales de la masticación que son la de la
deglución, masticación, y hablar.

Los movimientos funcionales y los parafuncionales son dos


actividades clínicas reguladas en formas diferentes. Los
funcionales son fuerzas articulares, musculares y ligamentosas
iniciadas por estímulos sobre fibras propioceptivas y ligamentos
periodental y en el músculo masetero.

Etiología
Multifactorial, se asocia con espasmos musculares, perdida
de dientes, oclusión traumática, inestabilidad Oclusal, estrés y
dolores crónicos como la otitis. Así como enfermedades
ocupacionales y el bruxismo que se encuentra en estado
inconsciente. Aunque en algunos casos este se produce en estado
conciente

Sinonimia
Bruxismo (Forman), Bruxomania (Miller), Parafunción
(Drum), Neuralgia traumática (Karolyi), Rechinamiento de los
dientes, Desgaste anormal de los dientes con una actividad no
funcional, Neurosis de habito Oclusal (Thisher).
Signos o Síntomas:

Orales: Dolor irradiado, dificultad y limitación a la


apertura, masticación unilateral, abscesos periodontales,
engrosamiento, disminución o desaparición de la lamina dura,
aumentando el espacio periodontal, destrucción óseo-vertical de
la cresta ósea, cambios en el trabeculado del hueso.
Extraorales: Desviación de la línea media, en apertura y
cierre, asimetría facial.

Los tejidos de la articulación temporomandibular, así como


los demás elementos del sistema estomatognático se encuentran
normalmente protegidos por reflejos nerviosos básicos a través de
la coordinación de las fuerzas musculares. Por tanto, todo lo que
pueda producir sobrecarga muscular repetitiva como estados
psíquicos como la frustración y la ansiedad, y los hábitos
parafuncionales pueden ocasionar desórdenes funcionales del
sistema, generalmente conocidos como disfunción
temporomandibular.

Los hábitos orales parafuncionales han sido ampliamente


implicados como factores que intervienen en el desarrollo
considera como actividad parafuncional aquella relación lesiva o
no en dependencia de la tolerancia del individuo, que se
caracteriza por una serie de movimientos paralelos a la función
normal sin un objetivo funcional, por lo que se hallan alterados y
constituyen una fuente productora de fuerzas traumáticas que se
caracterizan por una dirección anormal, intensidad excesiva y por
ser frecuentes y duraderas.

Algunas de sus características fisiológicas son patrones de


actividad motora sin objetivo funcional, repetitivas o
inconscientes. Implica el desarrollo de actividad o tensión
muscular isométrica mandibular y/o lingual. Con esto disminuye
el riego sanguíneo y la eliminación de desechos. Se presentan con
frecuencia, intensidad y con duración variable.
Se han clasificado en actividades diurnas que son
inconscientes e involuntarias. Y actividades nocturnas que son
desarrolladas durante el sueño, lo que dificulta aun más la
respuesta. El paciente amanece con dolor de cuello, imposibilidad
de abrir la boca o dolores en la articulación temporomandibular o
músculos de la masticación.

Cuando existe una parafunción, existe una ruptura en la


armonía de los componentes del sistema masticatorio, lo que nos
va atraer como consecuencia una falta de estética, incorrectos
movimientos mandibulares, así como una incorrecta actividad
mecánica. Esto nos traerá como consecuencia algunos efectos
como el aumento de la contracción muscular, lo cual provoca
dolor, cansancio e hipersensibilidad, aumento de presión en los
elementos articulares, desgaste excesivo y fracturas dentarias, por
lo que es importante su tratamiento inmediato.

La cara y la cavidad oral, son las partes más importantes, desde


el punto de vista, funcional, estético y emocional. El sistema
masticatorio toma parte en las funciones de incisión, masticación,
deglución, fonación y respiración.

Manifestaciones

Onicofagia: es el hábito de morderse, roer o comerse las


uñas de uno mismo, se presenta en estados de ansiedad,
normalmente puede estar asociado con el nerviosismo y el estres,
una vez establecido en sujetos ansiosos puede ser desencadenado
por el hambre, aburrimiento e inactividad.

Protracción lingual: Es la presencia de la lengua entre los


incisivos superiores e inferiores o la interposición lateral entre las
caras oclusales de los dientes posteriores, tanto en reposo como en
el acto de la deglución. La protracción lingual y la persistencia de
la deglución se consideran patrones anómalos de función lingual;
estas disfunciones linguales se observan frecuentemente unidas a
mordidas abiertas anteriores o posteriores.
Masticación unilateral: Cuando el paciente mastica
habitualmente por un mismo lado de la boca.

Bruxismo: Es el hábito involuntario de apretar y rechinar


los dientes inconscientemente, que afecta a entre un 10 y un 20%
de la población.

Cuando existen problemas articulares la clave para la


prevención está en no sobrecargar la articulación, es decir, en el
reposo . Esto ocurre igualmente en otras articulaciones. Por ello,
las parafunciones (funcionamiento de la ATM sin una utilidad
fisiológica) son perjudiciales.

Algunas medidas para conseguir reposo, tanto funcional como


psicológico son:

 Evitar abrir la boca en exceso y no forzar los músculos


al bostezar.

 No abusar del chicle ni de los alimentos muy duros,


que nos hace sobrecargar músculos y articulaciones sin
un fin puramente funcional.

 Dormir suficientemente, boca arriba y con cuerpo y


cabeza en posición alineada, y mantener un horario
regular en lo posible.

 Suprimir los estímulos que afectan al sueño, como el


café o el alcohol.

 Evitar situaciones estresantes y realizar tratamiento de


la ansiedad.

 Mantener habitualmente una posición de reposo de la


boca: labios juntos, dientes separados.

 Paliar el bruxismo en lo posible, pues es una actividad


parafuncional.

Efectos producidos
Destrucción progresiva del espacio del ligamento
periodontal, destrucción ósea vertical de la cresta alveolar. Las
superficies oclusales se aplanan, los bordes incisales se desgastan
y las guías para los movimientos posteriores de la mandíbula se
alteran.

Tratamiento
La eliminación de los agentes causantes mediante el tallado
selectivo, prótesis, ortodoncia, fisioterapia de la musculatura
masticatoria y soporte psicológico y psiquiátrico. Se ha asociado
con: angustia, desordenes emocionales y agresividad. También es
común la contracción muscular cuando se desarrollan esfuerzos
físicos, deportivos o laborales.

Limites:
Se consideran límites funcionales son todos los movimientos
que se encuentran dentro del área comprendida desde la posición
de ORC a la BB, en propulsiva y lateralidades. Estos
movimientos se relacionarían con la función masticatoria y
deglutoria y son dirigidos hacia la céntrica mientras que los
movimientos parafuncionales se vinculan con la para función y se
producen las excéntricas.

Cuando entran los movimientos parafuncionales en acción


es cuando se produce el bruxismo o apretamiento, que puede ser
extremadamente lesivo, debido a las siguientes razones.

Los movimientos

1- Los movimientos no funcionales o parafuncioaneles son más


continuos o sea la fuerza producida dura más.
2- Las fuerzas de los movimientos funcionales son mas leves
mientras que las fuerzas de los movimientos son mas leves
mientras que las fuerzas de los movimientos parafuncionales
son mas grandes o sea la magnitud de las fuerzas s mayor.

3- La dirección de los movimientos funcionales es vertical y la


dirección de los movimientos parafuncioanles es horizontal

4- Los movimientos funcionales siguen un patrón recordado


por el sistema neuromuscular, mientras que los movimientos
parafuncioaneles llegan a posiciones excéntricas extremas.

5- En los movimientos parafuncionales la protección es menos


efectiva especialmente durante el sueño a diferencia de los
movimientos funcionales que si tienen protección
propiaceptica

6- Cuando los movimientos son funcionales y hay


interferencias masticatorias estas
Se evitan de forma refleja muy al contrario en los
movimientos parafuncionales que no se evitar de forma
refleja.

Centres d'intérêt liés