Vous êtes sur la page 1sur 7

ALTERACIONES DE LA PRESIÓN ARTERIAL

Hipertensión, definición:
La hipertensión arterial (HTA) es una alteración hemodinámica que se
produce como resultado del transtorno de diversos mecanismos de control
cardiovascular. La presión arterial es una variable hemodinámica que refleja
la interrelación de otra serie de ellas, y que se eleva como consecuencia de
la imposibilidad de mantenerse una o más de estas variables dentro de los
límites normales. La HTA es una enfermedad de la totalidad de la circulación
sanguínea y no únicamente de la resistencia de los vasos. Sin embargo, no
se puede evitar la conclusión de que, independientemente del grado en que
esté estimulada la función cardíaca en algunos tipos de HTA, el defecto
básico, radica en un fracaso de la circulación periférica para adaptarse al
aumento del flujo sistémico.
Otra definición investigada y citada en esta monografía consiste en
considerar que hipertensión arterial o tensión alta es un término que se
refiere al hecho de que la sangre viaja por las arterias a una presión mayor
que la deseable para la salud.
Una tensión arterial tomada en reposo y sentado, al menos en dos días
diferentes, superior a 160 MMHG, la sistólica; o superior a 90 mmHg, la
diastólica; se consideran hipertensión arterial.
Por lo tanto, la HTA consiste en el aumento de la presión de la sangre en la
gran circulación, tanto de la máxima (sistólica) o de la mínima (diastólica).

Clasificación de la presión arterial:


1.- según el VI Comité Nacional Conjunto Americano en detección
evaluación t tratamiento de hipertensión arterial, noviembre 1997

 NORMOTENSIÓN

 CATEGORÍA PAS (MMHG) PAD (MMHG)

 Óptima Menor de 120 Menor de 80

 Normal Menor de 130 Menor de 85

 Normal alta 130 - 139 85 - 89


2.-HIPERTENSIÓN

 CATEGORÍA PAS (MMHG) PAD (MMHG)

 Estadio I (ligera) 140 - 159 90 - 99

 Estadio II (moderada) 160 - 179 100 - 109

 Estadio III (severa) Mayor/igual a 180


Mayor/igual a 110

 HTA sistólica aislada Mayor a 140 Mayor a 90

Estos criterios son válidos para individuos que no está tomando


antihipertensivos y que además no padezcan una enfermedad aguda.
Cuando la presión sistólica y la diastólica caen en categorías diferentes, se
elige la mayor.

3.- Según su etiología la HTA se clasifica en:

A.-HTA primaria o esencial:

es la elevación mantenida de la tensión


arterial de causa desconocida. Entre el 90 y
el 95 % de la población hipertensa presenta
este tipo de HTA. Generalmente se
manifiesta en personas mayores de 35 años
de edad, salvo la HTA juvenil. El aumento de
la presión en la iniciación es de 160 a 180 la
sistólica; y 100 a 110 la diastólica. Para
mantenerse así o progresar muy lentamente
y estabilizarse durante años, más en el sexo
femenino, alrededor de los 190 a 210 la
sistólica y 110 a 120 la diastólica. Pero con la
característica fundamental de su
variabilidad, tanto de la presión basal como
causal, aunque en mayor grado la última.
El diagnóstico de la misma se realiza por la apreciación de la PAD basal,
pero su naturaleza primaria por los antecedentes familiares, la mayor edad y
sobre todo la eliminación de toda causa cierta de dicho aumento, sugerida
por sus cuadros clínicos y precisada por estudios de laboratorio requeridos.
B.- HTA secundaria:

es la elevación mantenida de la tensión


arterial provocada por alguna enfermedad.
La HTA secundaria más frecuente es
la renal, dependiendo de una
glomeronefritis, pielonefritis, alteraciones
vasculares (vasculorrenal) o por riñón
poliquístico o por estar comprendido
el mismo en procesos generales
como ser lupus eritomatoso, poliarteritis
nudosa, diabetes, síndrome de Cushing y
otros. Otras formas de HTA secundaria
serían cuando se observa aldosterismo
primario (síndrome de Conn) donde se
hace evidente el aumento de secreción de
aldosterona generalmente por un adenoma
de la corteza suprarrenal y menos
frecuentes por un carcinoma de la misma. El aumento anormal de la presión
de la sangre sólo se lo supone supeditado al eje Renina - Angiotensina y
Aldosterona, por aumento de lo segundo, y ser un estimulante de la
secreción de lo último. Por último se cita como otra causa el síndrome de
Cushing. El hipercorticalismo suprarrenal secundario a un exceso de ACTH
o más frecuentemente primario por hiperplasia o tumoral, genera además de
la obesidad del tronco con cuello de cebú, osteoporosis e hiperglucemia
HTA. Esta última supuestamente relacionada con el complejo Renina -
Angiotensina, debido al aumento de ésta última por ser estimulada por los
corticoesteroides.

4.-Fisiopatología y patogenia:

Hay ciertos factores externos y ambientales que predisponen a la HTA. Sin


embargo, en condiciones normales cualquier variación temporal de la
presión arterial es rápidamente equilibrada por la puesta en marcha de unos
mecanismos compensatorios endógenos (ya explicados en las páginas
precedentes).
El desajuste de algún elemento de control endógeno o la persistencia de
algún factor predisponente exógeno, pueden originar la aparición de HTA de
forma permanente.
Principales factores patogénicos externos de la HTA:

 Factores patogénicos externos: su conocimiento permite adoptar medidas


de prevención frente a esta enfermedad y para colaborar en el tratamiento
no farmacológico.

 Edad: la presión arterial aumenta con la edad. Este aumento ocurre en


poblaciones con alto consumo de sal.

 Raza: mayor prevalencia de HTA en personas de raza negra

 Sexo: predomina en varones hasta los 50 - 55 años. A partir de dicha edad


la HTA es predominante en el sexo femenino.

 Herencia: actualmente se sabe que es más frecuente en determinadas


familias habiendo correlación entre gemelos univitelinos pero la influencia
de la herencia es un tema de debate aún no resuelto.

 Sal: su consumo excesivo aumenta la prevalencia de HTA.

 Grasas saturadas y alcohol: consumo excesivo de bebidas alcohólicas y de


grasas saturadas con una dieta hipercalórica son factores asociados a la
HTA.

 Calcio, potasio y magnesio: existen datos epidemiológicos que indican que


suplementos cálcicos, potásicos y de magnesio se asocian a una menos
incidencia de HTA.

 Sobrepeso: la obesidad está asociada a la HTA. La reducción del peso


corporal se sigue de un significativo de las cifras tensionales.

 Tabaco: si bien la sobrecarga aguda de nicotina puede elevar


peligrosamente la presión arterial, los estudios epidemiológicos indican que
no existe una relación ni negativa ni positiva entre tabaco e HTA.

 Café y té: al igual que el tabaco, no existen datos que demuestren relación
entre estas sustancias e HTA.

 Sedentarismo y ejercicio físico: tampoco existen pruebas que el


sedentarismo incremente tasas de HTA. Sin embargo el ejercicio físico
aeróbico reduce significativamente los valores de PAD y PAS. El ejercicio
vigoroso isométrico eleva la PAS, mientras que el isotónico la eleva
inicialmente para posteriormente reducirla. Por lo tanto, este último es el
tipo necesario recomendado en hipertensos. El sueño y la relajación son los
principales factores normalizadores de la presión arterial.

 Factores psicosociales: parece ser que la actividad diaria produce


elevaciones de la presión arterial. Si bien su significado permanece
desconocido en la actualidad.

Fisiopatología de la HTA
El conocimiento de naturaleza etiológica de
la HTA se basa fundamentalmente en los
fenómenos fisiológicos que explican la
regulación de la presión arterial, lo cual a su
vez puede considerarse como el producto de
volumen sistólico por la resistencia
periférica, a esto se puede añadir la
elasticidad de la pared arterial, todo ello
condicionado por influencias múltiples y
exquisitas de regulación.

El volumen sistólico, es decir, la cantidad de


sangre que el corazón puede lanzar cada
sístole, está influenciado por 3 factores:

 El retorno venoso.

 Fuerza de contracción cardiaca.

 La frecuencia(ritmo).

Pero es la resistencia periférica a la que estamos obligados a prestar


atención preferente. Esta resistencia está determinada por el tono arterial, el
cual desde el punto de vista de la luz arterial, nos obliga a considerar varias
causas:

 La calidad de la sangre(viscosidad)

 El calibre de la luz.

 La velocidad de la sangre circulando.

El principal factor etiológico radica en el tono de la pared. Se conocen


importantes factores que influyen en dicho tema, en el sentido de
aumentarlo, originando una vasodilatación. Señalamos en cuanto a esto la
inervación vasomotora, es decir, el simpático y el parasimpático(Sistemas
adrenérgicos y colinérgicos). Como efecto la vasoconstricción, la
noradrenalina y la vasodilatación de la Acetilcolina. Toda esta inervación
vasomotora se supervisa fundamentalmente a la acción del centro
vasomotor(en el bulbo), el cual, al mismo tiempo recibe influencias diversas:
la del centro respiratorio, la del seno carotídeo, la de los nervios aórticos y
otros estímulos quimio y presorreceptores arteriales y venosos. Asimismo
influye la tensión de anhídrico carbónico circulante. También se le da
importancia a la acción de centros corticales superiores y del diencéfalo
para una buena regulación del centro vasomotor.

A.-El riñón es sin dudas el factor de mayor importancia para la


valoración etiológica de la HTA.
En el riñón en condiciones especiales de
su circulación propia se puede producir la
liberación de una sustancia(Renina) que
pasa a la sangre y se combina con una
globulina circulante elaborada por el
hígado llamada hipertensinógeno, así se
forma una sustancia conocida con el
nombre Angiostensina(hipertensina). Ese
factor etiológico renal ha dominado y aún
domina en muchos casos como causa
etiológica fundamental en las
hipertensiones, sobre todo de los
nefrogenos, pero tal criterio etiológico no puede ser mantenido para todas
las hipertensiones.

El papel del riñón en mantenimiento de la presión arterial normal es el de


inhibir un sistema(factor presor), no formado en el riñón, sino, fuera de él, se
habla de una hipertensidasa. Otros factores lanzaron la hipótesis de que el
tamaño de los riñones su capacidad funcional intervienen unas sustancias
llamadas renotrofina, las cuales al estar aumentadas en la sangre, dan lugar
a un aumento del tamaño y función del riñón.

B.-HTA Esencial, Primaria o Ideopática


Se dice que aproximadamente del 90-95%
de todas las personas que padecen HTA,
tienen una HTA Primaria, Ideopática o
Esencial. Este término significa
simplemente hipertensión de causa
desconocida, o sea, sin causa orgánica
evidente. Se considera que es la elevación
permanente de presión sistólica y
diastólica, que aparece sin causa evidente y
demostrable, y que evoluciona de acuerdo
con la forma clínica que la enfermedad
adopte. Es una afección cuya frecuencia aumenta sin cesar, que incide en
los 50-60 años de edad, y que a veces se observa en sujetos bastante
jóvenes. Prepondera en las casas sometidas a mayor presión emocional y
stress. Sin embargo, en la mayoría de pacientes con HTA esencial, existe
una fuerte tendencia hereditaria.