Vous êtes sur la page 1sur 1

EL NACIMIENTO DE UN MITO

Como todo el mundo sabe, la historia de The Beatles comienza en Liverpool, una

ciudad portuaria e industrial del centro de Londres, con un intenso tráfico

marítimo hacia los puertos estadounidenses y europeos.

John Lennon y Richard Starkey (Ringo Starr) nacieron en 1940, Paul McCartney en

1942 y George Harrison en 1943. La vida de todos ellos fue la de chicos de barrio

de clase media baja. La infancia más turbulenta fue la de Lennon, cuyo padre

abandonó a su madre quien, a su vez, murió atropellada por un policía borracho. Por

el contrario (como casi siempre) el papel opuesto lo tuvo McCartney, que nació en

una familia más "normal" en la que recibió sus primeras nociones de música.

Los inicios de The Beatles arrancan desde las primeras fiestas estudiantiles y

actuaciones en salones parroquiales y ceremonias familiares con distintas

formaciones y nombres como The Quarrymen. El grupo se profesionaliza cuando

embarcan hacia Hamburgo John, Paul y George (los tres con guitarras) más Stuart

Stuclife al bajo y Pete Best a la batería. Es en Hamburgo donde realmente se pule

el grupo en noches interminables tocando a todo volumen en bares de mala muerte.

De vuelta a Liverpool (en Hamburgo se dejaron a Stuclife) comienzan a tocar

regularmente en The cavern un pub de baile con música en vivo a diario. Este pub,

hoy demolido, es el verdadero punto de arranque de la leyenda. En una de estas

actuaciones son vistos por Brian Epstein, un comerciante que dirigía una tienda de

discos, quien les consigue una sesión con George Martin, un productor de la EMI

dedicado a buscar nuevos talentos. En las audiciones, Martin decidió que no le

gustaba cómo tocaba Pete Best y el resto del grupo decidió darle esquinazo con tal

de grabar el disco y metieron a Ringo Starr. En septiembre de 1962 se graba Love

me do que obtiene un aceptable éxito y llega al Top20 de singles, lo que les abre el
camino para iniciar una exitosa gira nacional. Ya en 1963, Please, please me llega al

número uno en Inglaterra y la fama de The Beatles empieza a crecer

desmesuradamente.