Vous êtes sur la page 1sur 1

LA MÚSICA FOLKLORICA ARGENTINA

La música folklórica de Argentina tiene una historia centenaria que encuentra sus

raíces en las culturas indígenas originarias. Tres grandes acontecimientos

histórico-culturales la fueron moldeando: la colonización española (siglos XVI-

XVIII), la inmigración europea (1850-1930), la migración interna (1930-1980).

Aunque estrictamente «folklore» sólo es aquella expresión cultural que reúne los

requisitos de ser anónima, popular y tradicional, en Argentina se conoce como

«folklore» o «música folklórica» a la música popular de autor conocido, inspirada en

ritmos y estilos característicos de las culturas provinciales, mayormente de raíces

indígenas y afro-hispano colonial. Técnicamente, la denominación adecuada es

música de proyección folklórica de Argentina.1

En Argentina, la música de proyección folklórica, comenzó a adquirir popularidad en

los años treinta y cuarenta, en coincidencia con una gran ola de migración interna

del campo a la ciudad y de las provincias a Buenos Aires, para instalarse en los años

cincuenta, con el «boom del folklore», como género principal de la música popular

nacional junto al tango.

En los años sesenta y setenta se expandió la popularidad del «folclore» argentino y

se vinculó a otras expresiones similares de América Latina, de la mano de diversos

movimientos de renovación musical y lírica, y la aparición de grandes festivales del

género, en particular del Festival Nacional de Folclore de Cosquín, uno de los más

importantes del mundo en ese campo.

Luego de ser seriamente afectado por la represión cultural impuesta por la

dictadura instalada entre 1976-1983, la música folklórica resurgió a partir de la

Guerra de las Malvinas de 1982, aunque con expresiones más relacionadas con

otros géneros de la música popular argentina y latinoamericana, como el tango, el

llamado «rock nacional», la balada romántica latinoamericana, el cuarteto y la

cumbia.