Vous êtes sur la page 1sur 15

Primera habilidad

Definir los objetivos de aprendizaje

Se define como objetivos de aprendizaje a aquellas líneas generales necesarias para orientar el trabajo del
profesor, y es más importante considerar poner atención a lo que se quiere que aprendan los alumnos que a
cómo deben ser redactados estos objetivos.

Para encontrar los diferentes tipos de objetivos de aprendizaje elegidos por un profesor al hacer su
planeación didáctica, debemos partir del concepto de formación integral como el propósito fundamental o
misión de toda institución educativa. El objetivo último o fundamental del proceso de enseñanza- aprendizaje
es contribuir a la formación integral del alumno y para lograrlo es necesario analizar el significado de dos
conceptos primordiales: la formación en general y la formación integral.

La formación en general

La formación en general se define como la configuración que ha adquirido la personalidad de un individuo


como producto de los aprendizajes significativos que ha logrado lo largo de su vida. El producto de estos
aprendizajes significativos refleja la personalidad del individuo que se desarrolla de determinada manera
adquiriendo una forma o configuración. El objetivo último del proceso de enseñanza- aprendizaje es la
configuración de la personalidad del alumno de acuerdo con un plan previamente diseñado en el que se
definen los rasgos que debe tener lo que se conoce como perfil del egresado. La formación integral de cada
alumno es resultado de la interacción de todos los docentes que colaboran en la instrumentación y
aplicación de un plan de estudios a nivel preescolar, primaria, secundaria, bachillerato, profesional y
posgrado.

La formación integral

La formación integral del alumno debe abarcar tres aspectos generales:

La adquisición de información: como parte de su planeación didáctica el profesor debe definir claramente
los objetivos de tipo informativo que definen o describen el grado de apropiación de la información que el
alumno recibe durante la clase. Podemos hablar de tres niveles en los que se dividen los objetivos
informativos de aprendizaje y son: conocer, comprender y manejar los contenidos. Conocer es saber la
existencia de algo, recordarlo y repetirlo. Comprender y entender la información es poder explicarla o
parafrasearla. Manejar la información es ser capaz de utilizarla, aplicarla y transferirla.

El desarrollo de capacidades: En los programas de estudio, los objetivos de aprendizaje se refieren a las
actividades concretas realizadas por el alumno y requieren poner en práctica una serie de habilidades
intelectuales, combinadas con ciertas destrezas físicas o motoras, las primeras entendidas como la parte
intelectual y las segundas como la parte física o motora del desarrollo. Todo aprendizaje en cualquier área
requiere previamente un mínimo componente de desarrollo psicomotriz, en algunos campos debe darse en
mayor medida como condición necesaria para adquirir aprendizajes efectivos, firmes o profundos. Con el fin
de que las habilidades y las destrezas sean realmente efectivas, deben ser utilizadas siguiendo reglas,
normas, métodos, sistemas o procedimientos. Cuando se conocen, comprenden y manejan estas normas,
métodos y procedimientos, el estudiante conseguirá mejores resultados al ejercitar sus habilidades y
destrezas.

El lenguaje

La principal capacidad, habilidad o herramienta psicológica necesaria para obtener, procesar y manejar la
información es el lenguaje. El dominio de la lengua debe incluir cuatro aspectos comunicativos: leer de
manera comprensiva, escribir correcta y coherentemente, comprender cuando se escucha y hablar con
fluidez y corrección. Sin el conocimiento y manejo del lenguaje, no sería posible el acceso de la persona a
los aprendizajes en su proceso de desarrollo histórico o cultural.

Otras capacidades

Otras capacidades que se deben incluir en la formación integral del alumno son las habilidades intelectuales
que Vigotsky denomina como procesos psicológicos superiores, los cuales son distintivos de la raza
humana. Cuando el alumno desarrolle este tipo de capacidades estará en posibilidades de obtener mayor o
menor cantidad de información, de comprenderla a un mayor nivel de profundidad, de aplicarla o utilizarla en
distintas situaciones.

Los métodos

El conocimiento y manejo de métodos de investigación es otra de las capacidades que se deben desarrollar
como parte de la formación integral. En los métodos de investigación, podemos incluir los siguientes: el
documental o bibliográfico, el experimental y el histórico-social. Asimismo, hay que incluir bajo este rubro los
métodos de estudio y de aprendizaje; el aprender a estudiar y el aprender a aprender, componentes
esenciales de la formación integral del alumno. El aprender métodos, sistemas y procedimientos de trabajo
significa llegar al tercer nivel de asimilación de la información antes mencionado.

El desarrollo de la subjetividad: existen algunos conocimientos más internos a la persona, orientados más
directamente al desarrollo de aspectos más profundos, íntimos, personales y subjetivos. En concreto me
referiero a los hábitos, actitudes y valores. El desarrollo de la subjetividad es en donde el sujeto se relaciona
consigo mismo como objeto de su conducta. Se trata de experimentar, entender, juzgar, decidir y actuar en
relación a sí mismo.

Los hábitos

El hábito es un modo especial de proceder o conducirse, adquirido por repetición de actos iguales o
semejantes, es una costumbre, una facultad que se obtiene por larga y constante práctica. Existen
diferentes hábitos, como los de trabajo intelectual, los de trabajo físico y los de tipo personal. Passmore
propone como uno de los objetivos de la educación, el cultivo de hábitos de trabajo, los cuales define como
rutinas o modos de actuar gobernados por reglas. Una de las mejores formas de preparar a un alumno para
los estudios superiores es propiciando que adquiera costumbres de estudio.

Las actitudes

La actitud es una predisposición aprendida a responder positiva o negativamente a cierto objeto, situación,
institución o persona. Incluye tres tipos de componentes: los cognoscitivos, los afectivos y los de
desempeño. Implican un juicio moral de aprobación o desaprobación, traducido en una reacción general
ante un objeto, persona, situación o institución, la cual predispone a la persona a actuar de determinada
manera.

Las actitudes más importantes consideradas por varios autores son las siguientes: la seriedad, la
responsabilidad, el profesionalismo, la búsqueda de la calidad, la autoevaluación, el deseo de superación, el
no conformismo, el respeto a sí mismo y a los demás, la iniciativa, la creatividad u originalidad y el espíritu
de trabajo.

Los valores

En el ámbito educativo, es un hecho la inclusión de la formación moral o valoral. La formación en valores


debe incluirse desde temprana edad. Esta preparación implica la capacidad de establecer juicios de valor,
decidir y actuar de una manera atenta, inteligente, razonable, responsable y amorosa. La formación moral
debe atender al desarrollo de tres grandes capacidades: la del juicio moral, la del sentimiento o sensibilidad
afectiva a los aspectos morales y la de la autorregulación de los propios comportamientos. La formación de
valores significa educar la libertad del alumno con el fin de que sea capaz de tomar sus decisiones y de
actuar de acuerdo con ellas, de una manera responsable, significa ayudar al alumno para que siendo atento,
inteligente, razonable y responsable, decida libremente lo que más conviene, en cada momento de su
existencia, para el pleno desarrollo humano y social.

Los ámbitos de la formación

La formación integral puede estar orientada a uno o varios ámbitos específicos del desarrollo del estudiante.
Podemos orientar los aprendizajes a la preparación intelectual, humana, social, profesional o a varios de
estos ámbitos a la vez. De acuerdo con cada tipo de formación existirán también tipos de objetivos que el
profesor se puede plantear en cada uno de ellos.

La formación intelectual se refiere a la adquisición de información, de métodos, de habilidades, de


destrezas, actitudes y valores de tipo intelectual, es decir, en el ámbito de la razón y del entendimiento de la
mente humana. Los objetivos que pueden incluirse pueden ser que el alumno aprenda a pensar, a razonar,
a analizar, a sintetizar, a deducir, a abstraer o inducir; que lea y comprenda lo leído, que sepa resumir y
esquematizar, entre otras. El segundo ámbito donde se puede plantear objetivos formativos es el referente a
la formación humana, aquí incluimos la adquisición o el fortalecimiento de hábitos, actitudes y valores del
alumno, enfocados al individuo, como persona, con una potencialidad en desarrollo, susceptible de ser
realizada. Dentro de esta se pueden incluir objetivos como fomentar en el estudiante la honestidad, el
sentido de responsabilidad, el valor civil, el sentido de justicia, la búsqueda continua de la verdad, entre
otros. El tercer ámbito, la formación social, puede incluir la adquisición de información y el desarrollo de
actitudes y habilidades por parte del alumno, enfocado como un ser en relación con otros, como alguien que
en todo momento, convive con otras personas y forma parte de diversos grupos. Incluye objetivos como que
el alumno aprenda a convivir de manera armónica con diferentes grupos y tipos de personas, que pueda
trabajar en equipo y desarrollo un alto espíritu de colaboración y participación, entre otros. En la formación
profesional se pueden orientar los objetivos formativos referentes a la formación profesional del estudiante,
se incluyen en ella la adquisición de información y el desarrollo de actitudes, valores y habilidades del futuro
profesionista, como alguien que en poco tiempo pasará a formar parte de la clase productiva, como
profesionista independiente o dentro de alguna empresa, pública o privada. Pueden incluirse en ellas
objetivos como los siguientes: que el alumno adquiera un gran sentido de ética orientada a su profesión;
fomentarle disponibilidad para dar lo mejor de sí mismo, acostumbrarlo a que antes de preguntarse qué le va
a aportar la empresa, acostumbre preguntarse qué puede él aportar, entre otros. Cuando un plan de
estudios incluye el perfil del egresado y ha sido bien elaborado, abarca muchos de los objetivos formativos.
Cada profesor al impartir su materia debe colaborar para conseguir este perfil. Además, cada profesor
puede y debe incluir en su plan de trabajo aquellos objetivos formativos acordes a su ideología y proyectos
personales como docente.

Los objetivos de aprendizaje de cada materia

Para la definición de los objetivos de aprendizaje, conviene seguir el esquema de los componentes de la
formación integral del estudiante, con el fin de incluir tanto objetivos de tipo informativo, como objetivos de
tipo formativo. Para facilitar la redacción de los objetivos de aprendizaje de una materia, es necesario aclarar
las diferencias existentes entre los objetivos informativos y los objetivos formativos. La primera diferencia
consiste en que los objetivos de tipo informativo se refieren a los contenidos temáticos de la materia a
impartirse; los formativos van más allá de esos contenidos temáticos. La segunda diferencia consiste en que
los objetivos de tipo informativo se deben conseguir, a lo largo del semestre o del curso escolar para el que
fueron planteados, mientras que los formativos no se alcanzarán de manera total o absoluta a lo largo de
dicho semestre o curso escolar. La tercera diferencia consiste en la manera de redactar los objetivos, debe
ser congruente con los dos puntos arriba explicados. Según esto, el profesor definirá los objetivos más
adaptables a la materia a impartir y aquellos que deseé adoptar como parte de su proyecto docente.
Segunda habilidad

Diseñar el plan de trabajo de un curso y redactar el programa

El programa de estudios se refiere únicamente a la planeación de una materia. Se distingue entre tres tipos
de programas de estudio que pueden existir en cada asignatura: el institucional, el del profesor y el del
alumno.

El programa de estudios institucional debe ser lo suficientemente explícito como para que el profesor
sepa lo que debe enseñar, para qué lo va enseñar y los principales autores en quienes se debe apoyar. Al
mismo tiempo ha de ser lo suficientemente general como para permitir que cada profesor, con base en esos
lineamientos, pueda elaborar su propio plan de trabajo. Esto último implica que los docentes estén
capacitados para hacer la planeación didáctica de su materia, y si no lo están, se les debe capacitar. Junto
con el programa de materia se le debe entregar a cada docente el mapa curricular de la carrera, una copia
del perfil del egresado, con el fin de que el docente conozca el tipo de alumnos que la institución pretende
formar y elabore objetivos de tipo formativo concurrentes al plan; los criterios metodológicos que deben regir
a todas las materias, y al término del curso cada profesor debe entregar el programa de estudios o plan de
trabajo utilizado durante el semestre o año escolar.

El programa de estudios del profesor debe ser exhaustivo, detallado y debe contener todos los elementos
que le ayuden a impartir mejor su materia, es importante que esté formado por dos partes. En la primera se
describirá los aspectos generales del curso y en la segunda se desarrollará la planeación didáctica de cada
tema, unidad temática o sesión de trabajo con el grupo. Los elementos que debe contener la primera parte
son: datos de identificación de la materia, ubicación de la materia, objetivos generales de aprendizaje,
contenidos temáticos, metodología de trabajo, el sistema de evaluación del curso que incluye los criterios y
mecanismos para la calificación, la acreditación y la evaluación; y por último la bibliografía. La segunda parte
del plan de trabajo de un profesor lo constituye la planeación didáctica de su curso, sesión por sesión, tema
por tema o unidad por unidad. La manera en la que el profesor plantea sus objetivos de tipo informativo
define la forma de trabajo a seguir. Esta manera de laborar debe estar encaminada al logro de los objetivos
de aprendizaje. Otro aspecto importante de la planeación didáctica es establecer los mecanismos a través
de los cuales el profesor realizará la evaluación de los aprendizajes logrados y definirá los criterios para
asignar la calificación a sus alumnos. Y para el último paso de la planeación didáctica el profesor debe
organizar, programar y preparar lo requerido para que las actividades salgan bien. Entonces, diremos que
los elementos mínimos de la planeación didáctica de una unidad temática son: objetivos que se esperan
lograr en esta unidad, tanto informativos como formativos; tiempo programado en general para la unidad y
en particular para cada actividad; actividades o técnicas a realizar, así como trabajos o tareas encargados a
los alumnos; materiales requeridos para realizar adecuadamente estas actividades y mecanismos para la
evaluación de logros alcanzados y su programación.

En el programa de estudios del alumno el docente tiene en mente como objeto de su labor la figura del
alumno, este programa tiene varios objetivos o finalidades. En primer lugar sirve como introducción general
a la materia, proporciona un mapa conceptual de los contenidos y ayuda a ubicar lo estudiado dentro del
contexto de la carrera elegida. En segundo lugar la presentación del programa ayuda a disminuir el nivel de
ansiedad o angustia del primer día de clases. En tercer lugar el profesor demuestra a los alumnos que ellos
son los importantes y que se les toma en cuenta como personas y como estudiantes, lo que se convierte en
una motivación que construye un mayor compromiso con la metodología de trabajo.

Los elementos que debe contener el programa del alumno son: presentación del curso, objetivos de
aprendizaje, contenidos temáticos, metodología de trabajo, sistema de evaluación y bibliografías básica y
complementaria.
Tercera habilidad

El encuadre en las primeras sesiones

Se entiende por encuadre la delimitación clara y definida de las principales características que deberá tener
el trabajo a realizarse durante el curso. Consiste en la definición del marco dentro del cual se va a
desarrollar una actividad, en este caso en curso escolarizado. El encuadre tiene objetivos explícitos
objetivos implícitos. Los objetivos explícitos de alguna actividad son aquellos que el Profesor comunica
directamente al grupo indicando una tarea realizar. Los objetivos implícitos son aquellos logrados de manera
concomitante o paralela a la ejecución de la actividad en cuestión y propician por la forma en cómo se
realizan que no sea necesario que el Profesor los comunique abiertamente al grupo, basta con que de los
maneje los haga formar parte de su tarea como coordinador. Estos últimos son los más importantes pues
constituyen la razón fundamental para realizar determinada actividad, constituyen lo que algunos autores
denominan el curriculum oculto de la educación. Los objetivos explícitos del encuadre son: que todos los
alumnos tengan claro lo que van a hacer, para que lo van a hacer y cómo se va a hacer, delimitar
claramente las responsabilidades y funciones del coordinador y los participantes, que los participantes
acepten y se comprometen conscientemente con esos lineamientos, establecer un acuerdo formal, una
especie de contrato entre las partes que rija por norma de las actividades a desarrollarse. Los objetivos
implícitos del encuadre y son: disminuir el nivel de ansiedad o todo grupo llega al inicio de un curso,
establecer un nuevo tipo de relación entre el Profesor y sus alumnos, empezar a construir las iv condiciones
necesarias para que se del aprendizaje significativo, es decir, estimular la motivación, interés y compromiso
de los alumnos, sentar las bases para la comprensión del material de estudio, fomentar la participación
activa de todos los alumnos en el proceso de enseñanza –aprendizaje, establecer la relación del material de
estudio con la vida real de los alumnos; y por último objetivo implícito tenemos definir un marco dentro del
cual el docente puede interpretar lo que está sucediendo al interior del grupo. Las cinco actividades que
integran el encuadre en son: presentaciones de los participantes, análisis de expectativas, presentación del
programa, plenario de acuerdos y de organización operativa y prueba de diagnostico.

Presentaciones de los participantes consiste en conocer a los miembros del grupo y que ello se conozcan
entre sí mediante la presentación, los objetivos explícitos de esta actividad son propiciar o facilitar que los
integrantes se conozcan entre sí y propiciar que el Profesor los conozca; mientras que los objetivos
implícitos del encuadre se consiguen con su aplicación, los beneficios indirectos son que el Profesor tenga
más datos acerca del grupo con el que va a trabajar, de disminuir un poco el nivel de ansiedad o angustia de
primer día de clases y propiciar un clima de confianza, inicia el proceso de integración del grupo, acordado
la forma de trabajo y por último estimular la motivación, el interés y el compromiso. Algunas técnicas de
presentación es útil es son: las presentaciones progresivas donde los participantes se presentan y conocen
en parejas, en cuartetas, en grupos de ocho o en plenario; las cadenas de presentaciones se realiza desde
el plenario sentados en círculo para que todos se pueden ver de frente, las tarjetas de presentación donde
se preparan papeletas pequeñas o tarjetas de presentación en blanco suficientes para cada uno de los
integrantes del grupo donde escribirán tres o cuatro características de su personalidad; el escudo de la vida
en el que los participantes de un grupo deberán dibujar un escudo en blanco y dividirlo en iv partes mediante
una raya vertical y una horizontal para representar en cada una de ellas las características de la
personalidad en el presente, pasado y futuro; el collage en el que los participantes representarán su vida
pasada, su vida actual y las aspiraciones futuras a través de imágenes de Asia fotográficas, dibujos, o
ilustraciones de revistas que representarán características de su personalidad y su historia personal.

Prueba de diagnostico

La segunda querida del encuadre es la prueba de diagnostico, el objetivo explícito de esta actividades
detectar el nivel de los conocimientos, habilidades y destrezas de los alumnos para aprovechar de la mejor
manera el curso a punto de empezar. Son plantear las condiciones para que los alumnos comprendan los
contenidos propios del curso, al certificar la posesión de los conocimientos, habilidades y destrezas previos
y necesarios para lograrlos; en caso de no poseer el nivel necesario deberá contar con elementos básicos
para modificar el plan de trabajo que el Profesor ha elaborado; involucrar los alumnos en su propio proceso
de aprendizaje, propiciar la participación activa de todos los actores en el proceso de enseñanza-
aprendizaje, y finalmente estimular la motivación, el interés y el compromiso en dicho proceso. El primer
paso es delimitar la manera de presentar esta prueba de diagnostico, puede tomar la forma de un examen
de conocimientos, puede consistir en un examen de comprensión, se pueden resolver algunos problemas,
se puede solicitar la resolución de estudios de caso, o bien puede consistir en la elaboración de algún
producto concreto como hacer un dibujo, una lámina, una pintura, etcétera. No importa la forma que asuma
esta prueba de diagnostico lo importante es su utilidad para evaluar lo que se quiere y conocer siniestros
alumnos están preparados para comprender los temas del curso. Como segundo paso se debe corregir y
calificar junto con los alumnos esta prueba, pues al calificar en forma conjunta se contribuye a que se tome
conciencia del nivel de conocimientos y se asoma interés y compromiso en el proceso de enseñanza-
aprendizaje. El tercer paso de la técnica consiste en hacer un cuadro de concentración con todas las
calificaciones individuales, para obtener un promedio general del grupo. El cuarto paso de la técnica
consiste en analizar de forma grupal el resultado de la prueba de diagnostico, este análisis dependerá de los
resultados expuestos en el pizarrón. Con base en estos resultados el Profesor tomará las decisiones
pertinentes de la siguiente manera: puede ser que el nivel sea el esperado por el profesor, puede ser que el
nivel sea mucho mejor que el esperado, y también puede ser que el nivel del grupo sea más bajo que el
esperado por tanto de acuerdo con estos resultados el maestro decida modificar el programa previamente
preparado.

Analisis de expectativas

La tercera actividad del encuadre consiste en explicar y analizar las expectativas de los participantes, el
objetivo explícito de esta actividad es que los alumnos expresen lo esperado del curso, los aspectos de
fondo y forma del mismo, lo que se imaginan que verán, para que creen que les va a servir, lo que quieren
que suceda durante las sesiones, etcétera. Los objetivos implícitos de esta actividad son que el Profesor
tenga más datos acerca de las inquietudes, necesidades y motivaciones de los alumnos, que los alumnos se
sientan considerados, que se propicia la participación activa en el proceso de enseñanza-aprendizaje, el
grupo comience a razonar los contenidos que se verán en el curso, que se valore la importancia de los
contenidos estudiarán el curso y principalmente preparar las siguientes actividades del encuadre. Para
analizar las expectativas el docente debe preparar un cuestionario, suficientes hojas de rotafolio, plumones
para escribir en ellas y cinta de pegar para adherir las hojas en la pared o en el pizarrón. También puede
preparar un caso práctico para resolver en clase, en el cual sea preciso aplicar los conocimientos a
aprenderse en el curso, puede mezclar algunas propuestas que se acaben de presentar y cuando los
equipos terminen el trabajo, se realiza un plenario donde los participantes sentados en círculo expone las
conclusiones a las que llegaron.

Presentación del programa

La cuarta actividad del encuadre consiste en la presentación del programa del curso realizar por el profesor.
Los objetivos explícitos de esa actividad son: dar a conocer la propuesta de trabajo preparado por el
profesor, ubicar la materia en el plan de estudios y presentar el mapa cognoscitivo de los contenidos a
estudiarse en el curso. Los objetivos implícitos de esta actividad son demostrar a los alumnos la preparación
del curso, su planeación y la elaboración de una propuesta coherente completa acerca del mismo; que al
preparar el plenario de acuerdos, la siguiente actividad del encuadre se presentase una base firme; dar
importancia cada uno de los integrantes del grupo como personas y como alumnos; proporcionar un mapa
conceptual en el que apliquen fácilmente los contenidos que verán a lo largo del curso, y hacer notar al
grupo la importancia de la materia que están a punto de empezar. La manera de llevar a cabo esta actividad
dependerá de la manera en la que el docente haya decidido presentar el programa del curso. Una vez
terminada la presentación del programa, el profesor pedirá a los alumnos que se reúnan en los mismos
equipos con los que trabajaron sus expectativas, para confrontar con ello la propuesta de trabajo que les
acaba de presentar y hagan sugerencias para modificar, completará o enriquecer algún aspecto del
programa.

Plenario de acuerdos y de organización operativa

La quinta y última actividad del encuadre consiste en la realización de un plenario para establecer acuerdos
finales y hacer la organización operativa de las actividades a realizarse a lo largo del semestre. Los objetivos
explícitos de esta actividad son: acordar la orientación en la normatividad que regirá el semestre o curso
escolar, organizar los aspectos operativos del curso, definir las fechas para la entrega de los trabajos,
formalizar los equipos, repartir los temas de exposición o de investigación, etcétera. Los objetivos implícitos
de esta actividad son: definir y estructurar la organización del curso, asegurar el compromiso de que
realizarán su máximo esfuerzo para alcanzar las metas definidas de manera conjunta, asegurar que todos
los alumnos comprendan esperado de ellos, y sentar las bases a una planeación sólida. Si está actividad es
bien desarrollada por el docente y si logran los objetivos implícitos y explícitos de las cinco actividades, los
efectos se notarán de forma inmediata a lo largo del semestre escolar, cuando los alumnos asuman su
responsabilidad como estudiantes.

Cuarta habilidad

Diseñar e instrumentar actividades de aprendizaje y evaluación de los aprendizajes

Diseño actividades de aprendizaje

El objetivo General de todas las actividades de aprendizaje es construir y mantener las cuatro condiciones
básicas para que se dé el aprendizaje significativo. Estas cuatro condiciones son los siguientes: la
motivación, el interés y el compromiso del alumno; la comprensión del material de estudio con el que se está
trabajando, la participación activa en el proceso de aprendizaje; y por último, el valorar la importancia de lo
visto en clase, cuando hace notar la relación que tiene con la vida real. Existe un gran número de labores
que el docente puede llevar a la práctica para propiciar el aprendizaje, algunas de ellas son: la técnica
expositiva con la que se desarrollan los alumnos dos habilidades, el atender y entender una exposición tipo
conferencia y el hacer apuntes de clase; los reportes de lecturas donde se propicia el desarrollo del
habilidad para leer y comprender un texto, habilidades para resumir, sintetizar y redactar correctamente,
desarrollo del pensamiento crítico y la habilidad para clarificar y redactar ideas personales; exposiciones
orales en las que se propicia el desarrollo de otras habilidades como la lectura y comprensión de lo leído,
estructuración de una exposición, trabajo en equipo, elaboración del material de apoyo para el exposición y
la habilidad para hablar en público; el Profesor puede explicar teoría y hacer una demostración práctica de
un experimento acompañado de un reporte, lo cual propicia el desarrollo de otras habilidades como la
comprensión a fondo de los principios teóricos, no sólo la retención memorística; investigaciones que
impulse al desarrollo de habilidades como el trabajo en conjunto, la comunicación, el saber escuchar a los
demás, el respeto a las posiciones de los compañeros, la defensa de las propias ideas, la modificación de
los esquemas propios en función de las aportaciones de los demás, el estudio y el aprendizaje en grupo; se
pueden también apoyar el uso de equipos de trabajo con lo que se propicia que los alumnos desarrollen el
espíritu de colaboración, la capacidad para obtener los objetivos comunes por encima de los intereses
particulares, la conciencia o sentimiento de autorrealización a través de los logros y las metas alcanzadas
con el esfuerzo conjunto, entre otros. Existen dos tipos de actividades que pueden realizarse como técnicas
de enseñanza-aprendizaje y son aquellas en las que predomina el trabajo individual y aquellas en las que
predomina el trabajo grupal. Las técnicas de trabajo individual se dividen en centradas en el profesor y
centradas en él alumno. Las técnicas de trabajo grupal se dividen en centradas en la tarea y centradas en el
grupo.

Diseño de actividades de evaluación dé los aprendizajes


Existe diferencia entre la evaluación, la calificación y la acreditación.

La acreditación refiere criterios de tipo académico-administrativo, mediante los cuales la institución educativa
avala el título, diploma o constancia otorgado, así como el tipo y nivel de la formación de los alumnos. Los
criterios de acreditación más utilizados por las escuelas son de dos tipos, uno de ellos es el que considera
cierto porcentaje de asistencia a clases y una calificación final. Mientras que la acreditación es de carácter
académico-administrativo, la evaluación y la calificación tienen un carácter académico, pues se refieren al
tipo y nivel de aprendizajes logrados. La evaluación implica un juicio de Valor, la calificación implica una
medición, una cuantificación. Mientras que la evaluación se refiere a la calidad de los aprendizajes, la
calificación se refiere a la cantidad y profundidad de los aprendizajes logrados. La calificación puede ser un
instrumento para la evaluación de la efectividad del proceso de enseñanza-aprendizaje. Para lograr algo se
pueden y deben tomar en cuenta elementos de tipo subjetivo, mientras que la calificación refiere elementos
objetivos observables y cuantificables. La calificación puede y debe ser un elemento significativo para la
evaluación del proceso, pero no la sustituye.

Criterios, mecanismos y procedimientos para la calificación

Los criterios para calificar debe decidir los cada Profesor con base en su estilo personal y plan de trabajo.
Se refieren, en primer lugar, a los porcentajes de Valor que se asignan a cada actividad realizada. En
segundo lugar, estos criterios se refieren a los aspectos que serán tomados en cuenta para asignar un
número en cada actividad. Los procedimientos para otorgar la calificación, pueden ser diversos. El
tradiciones consiste en que el Profesor califiquen. A este se le pueden agregar otros dos: cada alumno se
autocalifica y el grupo califica a cada equipo de trabajo, aunque obviamente esto requiere aclarar temas al
respecto previamente entre maestro y alumnos.

Importancia de la evaluación

La evaluación del proceso de enseñanza-aprendizaje tiene dos objetivos fundamentales, uno explícito y otro
implícito. El objetivo explícito es analizar en qué medida se han cumplido los objetivos de aprendizaje
planteados, con el fin de detectar posibles fallas hubo obstáculos en el proceso y superarlos. El objetivo
implícito es propiciar la reflexión de los alumnos en torno su propio proceso de aprendizaje, con el fin de
lograr un mayor compromiso con el. Para lograr estos objetivos la evaluación debe ser participativa,
completa y continua.

Criterios, momentos y procedimientos para la evaluación

En cuanto a los criterios para realizar la evaluación, existen algunas preguntas que sirven de guía en las que
se analizan si se han cumplido los objetivos de aprendizaje planteados hasta el momento, tanto los
formativos como los informativos, si se aprendió lo esperado, y si no se logró a qué se debió eso, cuáles
fueron las causas, y finalmente qué medidas correctivas se pueden tomar para incrementar la efectividad del
proceso de enseñanza-aprendizaje.

Los momentos y procedimientos más adecuados para realizar la evaluación pueden ser los siguientes: al
término de cada unidad temática o después de cada calificación parcial, cuando el profesor detecte que está
sucediendo algo que ponga en peligro el logro de los objetivos de aprendizaje, en la última sesión del curso,
al término del curso, y finalmente, un quinto momento que se sale del ámbito de trabajo del profesor tomado
a título individual es la evaluación del programa de estudios institucional de la materia, para realizar esta
evaluación institucional del programa de estudios, el procedimiento más adecuado es tener una reunión
convocada exclusivamente para tratar este asunto, en donde participé en todos los profesores de la misma
materia, junto con los coordinadores o responsables institucionales. Sí se da la evaluación tal como se
planteó en los párrafos anteriores y si el Profesor tiene una actitud abierta al cambio, estaremos en un
proceso de mejoramiento continuo y de búsqueda de la excelencia académica. Desde el momento en que el
Profesor hacer la planeación didáctica de su curso, debe tomar en cuenta todos estos aspectos, para
programar los mecanismos, criterios y procedimientos aplicables durante el mismo.

Quinta habilidad

Integrar y coordinar equipos de trabajo y grupos de aprendizaje

Grupos de aprendizaje

Para que un conjunto de personas se convierta en un grupo de aprendizaje real se deben dar una serie de
condiciones tales como que exista un objetivo común, la disposición de todos los participantes o el deseo de
trabajar cooperativamente, una planeación organización de trabajo, que exista una adecuada coordinación
de actividades, que se participe activamente en las actividades, comunicación adecuada, solucionar
adecuadamente problemas, integración correcta del grupo, que exista deseo de mayor información y
capacitación, que se tengan mecanismos para evaluar de forma continua las acciones, y que se
responsabilicen los integrantes por el propio proceso de aprendizaje. Será preocupación constante del
profesor el procurar la construcción de estas condiciones básicas.

Equipos de trabajo

En la didáctica grupal existen dos tipos de equipos de trabajo. Los primeros son los que se organizan en
clase para discutir trabajar un tema durante lapsos cortos de tiempo, el segundo tipo de equipos de trabajo
se organiza para todo el semestre o curso escolar y tienen como objetivo realizar trabajos de mayor
duración y profundidad. A estos equipos se les denomina también grupos pequeños, subgrupos, corrillos o
grupos de discusión.

Plenarios o sesiones plenarias

Cuando hablamos del plenario nos referimos al trabajo realizado con la totalidad del grupo. Los plenarios se
desarrollan al estar todos los participantes sentados en forma de círculo, con el fin de que se puedan ver de
frente. Un plenario es aquella donde se da un trabajo grupal y se propicia la comunicación abierta y la
cooperación de todos los participantes.

Las funciones del profesor

Las funciones del maestro que consideramos más importantes son: cómo planificador, como organizador,
como expositor, como orientador, como coordinador y como moderador. Planificar, organizar, exponer y
orientar son comunes a todo profesor, mientras que coordinar y moderar son propias de aquellos docentes
que asumido una didáctica grupal para desarrollar el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Las técnicas grupales entradas en la tarea

Las técnicas grupales entradas en la tarea propician y aceleran el logro de los objetivos informativos de
aprendizaje y permiten el logro de algunos de los objetivos de tipo formativo. Las técnicas grupales tienen
tres momentos en su instrumentación:

El trabajo individual

El objetivo general de estas tareas individuales es que el alumno trabaje la información recibida en clase, la
elabore, la analice, la comprenda a fondo con todas sus implicaciones y aprenda manejarla, aplicarla en
diferentes situaciones. Sirven para preparar el trabajo grupal que se desarrollará en la sesión de clases,
pues si no hay un trabajo individual previo, los equipos de discusión perderán tiempo y no alcanzaron su
objetivo. Para que se de un aprendizaje significativo en los alumnos son necesarios cuatro condiciones, la
primera condición es la motivación, la segunda condición es la comprensión adecuada de los temas y
conceptos, la participación activa es la tercera, y la cuarta condición es la aplicación.
El trabajo en equipos

Los objetivos generales de las actividades que se realizan en corrillos dentro de la clase son los siguientes:
continuar trabajando la información acerca del tema que se está viendo, propiciar cierto grado de
homogeneidad en el avance del grupo, en relación con el aprendizaje, propiciar el logro de aquellos
objetivos formativos relativos desarrollo de habilidades para el trabajo cooperativo y para la comunicación y
discusión de las ideas propias. En los equipos de trabajo, al estar integrados por pocas personas, todos
tienen tiempo de participar y se siente más confianza, privacidad sin temor a hacer el ridículo. El trabajo en
corrillos puede llevarse a la práctica teniendo muy claros los siguientes aspectos: la tarea que pedirá el
profesor a los equipos, el producto que deben presentar al término de su trabajo, el tiempo asignado para
realizarlo, el número de participantes de cada equipo y la manera como se integrarán los equipos.

Una vez hecho dos equipos, el coordinador les indica las tareas que realizarán, lo que presentarán en el
plenario y el tiempo con que cuentan para prepararlo. Mientras los equipo realiza su trabajo, el Profesor
debe supervisar los estar atento a lo que hacen, pero sin inmiscuirse demasiado para no interrumpir, sólo
guiar.

El trabajo en plenario

Existen diversos tipos de plenario y los objetivos comunes a todos ellos son que se debe profundizar y
aprender más sobre el tema que se está viendo, construir un esquema referencial grupal, un lenguaje y un
código comunes. Los diferentes usos dados al plenario en el proceso de enseñanza-aprendizaje en son los
siguientes: plenario de información, para que cada equipo informe al resto del grupo los resultados de su
trabajo; plenario de discusión, para discutir y analizar el mismo tema trabajado por los equipos o para
empezar a discutir un tema nuevo; plenario de complementación, para que el Profesor aclare dudas,
responda preguntas o complemente lo dicho por los equipos; plenario de exposición, para recibir información
nueva sobre el tema, sea por parte del Profesor o de los mismos alumnos; plenario de acuerdos, para tomar
decisiones y llegar a acuerdos que en Cumaná todos los participantes.

En los plenarios, la función principal del Profesor es la de moderar la sesión. Las obligaciones del
moderador son: indicar la tarea a realizar, el procedimiento a seguir y el tiempo asignado para ello, plantear
al grupo las preguntas adecuadas para estimular la participación de todos, dar la palabra a quienes la
solicitan, anotar en el pizarrón la esencia de las intervenciones, propiciar que el grupo llegue a conclusiones
o acuerdos o él mismo haga una especie de síntesis final, y realizar una breve evaluación de la sesión.

Lo específico de cada técnica

Existe una gran variedad de técnicas grupales entradas en la tarea, es importante anotar el carácter de
instrumento de estas técnicas, el docente debe saber seleccionar la técnica más adecuada en función de los
siguientes criterios por variables: los objetivos que pretende lograr; la edad, la mentalidad y el nivel
académico de los alumnos; el número de participantes, el momento por el que atraviesa el grupo, el tiempo
con que se cuenta, el tipo de salón y el mobiliario disponible, lo recursos didácticos y materiales con que se
cuenta, y la dificultad de la técnica y su propia capacidad para aplicarla. Cada una de estas técnicas
requiere ser preparada con diferente tiempo de anticipación. Es importante que el Profesor defina toda su
planeación didáctica desde antes de empezar el curso.

Los riesgos de las técnicas grupales entradas en la tarea

Para lograr con las técnicas grupales los objetivos buscados, se requiere de una serie de condiciones, tanto
por parte del Profesor como por parte de los alumnos. Cuando esto requisitos no se dan, se corren dos
reales los principales: perder el tiempo haciendo como que trabajan, pero sin lograr un aprendizaje real y
efectivo; y la obtención de conocimientos incompletos o conceptos falsos o equivocados. Las principales
causas o razones por las que se puede caer en estas situaciones son: que los equipos no entendieron
claramente los solicitado por el profesor, que los alumnos quieren trabajar en equipos pero no saben cómo
hacerlo, que se pierda el tiempo porque los alumnos no prepararon adecuadamente la sesión, no realizaron
las lecturas solicitadas por no elaboraron las tareas encargadas; que los estudiantes estén muy inquietos,
jueguen y bromean, que al integrar los trabajos en equipo para el semestre, sólo algunos alumnos realicen
todo el trabajo y que el resto de los participantes únicamente firmen el reporte final para tener derecho a la
calificación; otro riesgo de las técnicas grupales es que el Profesor se quede con conceptos falsos o
equivocados o se ignoren aspectos del tema considerados fundamentales.

Las técnicas grupales centradas en el grupo

Aunque cada una de estas técnicas tiene sus objetivos particulares, el objetivo común a todas es el
desarrollo en los participantes, de actitudes y habilidades que los ayuden a integrarse más y a superar los
obstáculos que se les presenten en la búsqueda que sus objetivos. Los principales problemas u obstáculos
para el trabajo grupal surjan debido a las actitudes negativas de los participantes o a su falta de habilidad
para el trabajo en equipo.

Condiciones necesarias para aplicar las técnicas empleadas en el grupo

Para poder aplicar algunas de las técnicas centradas en el grupo se requieren tres condiciones necesarias:
diagnosticar adecuadamente el momento por el que atraviesa un grupo, ser atinado en el tratamiento a
seguir y seleccionar la técnica más adecuada para cada situación.

Orientación para la aplicación de las técnicas centradas en el grupo

La tarea de los alumnos es aprender sobre el tema del curso, mientras que la tarea del Profesor es la de
ayudarles a aprender sobre esa materia. Si el docente utiliza la didáctica grupal porque está convencido de
que el aprendizaje es más significativo y duradero cuando se logra en grupo, entonces asume como tarea
implícita ayudar a sus alumnos a aprender y a trabajar como grupo. El recurso principal con que cuenta el
Profesor para cumplir esta tarea implícita son las técnicas y las actividades centradas en el grupo. Estas
deben ser utilizadas con el objetivo primordial de ayudar al grupo a trabajar y a aprender en conjunto, lo que
contribuye a que éste se convierte en un auténtico grupo de aprendizaje.

Los riesgos de las técnicas grupales centradas en el grupo

Los posibles riesgos de estas técnicas centradas en el grupo son que se corre el riesgo de despertar
ansiedades grupales que luego no se puedan manejar de forma adecuada, cuando el docente detecta que
una situación de este tipo pone en peligro la efectividad del trabajo y decide aplicar una técnica centrada en
el grupo, corre el riesgo de romper esas conductas defensivas y poner al grupo, aunque sea
provisionalmente, en una situación de fragilidad, en donde se sienta indefenso. El efecto es que, el Profesor
se convierte en un elemento persecutorio al que se debe temer, pues le gusta atacar y amenazar. Otro
riesgo a tomar en cuenta es que el Profesor no conozca suficientemente bien la técnica aplicarse y que, por
fallas en la instrumentación es de la misma, no se alcancen los resultados esperados. Dentro de la didáctica
grupal, las actividades de trabajo centradas en el grupo son las más difíciles de dominar y las que requieren
de mayor capacitación por parte del docente. Existen dos caminos para capacitarse cada vez más en el
manejo de grupos de aprendizaje. El primero son los cursos de formación docente para la coordinación de
estos grupos y el manejo de la dinámica de grupos. El segundo es la práctica misma, los ensayos, las
experiencias o experimentos que el Profesor se permita hacer. La condición para recorrer estos caminos es
que el Profesor tiene claro que cuando se trabaja y aprenden grupo el aprendizaje de tipo informativo es
más profundo, duradero y significativo y además, se logran aprendizajes formativos como trabajar en
equipo, comunicar ideas, escuchar las de los demás, reformular los propios esquemas conceptuales,
respetar a los compañeros y ser solidarios y cooperativos.

Técnicas para el trabajo grupal


Existen algunas técnicas para el trabajo grupal divididas en dos tipos principalmente, las que están
centradas en la tarea y las que están centradas en el grupo, aunque también existen aquellas que se
pueden incluir en los dos tipos.

Dentro de las técnicas grupales centradas en la tarea podemos encontrar:

Los corrillos o grupos de discusión es una técnica que consiste en dividir al grupo de participantes en
pequeños grupos de 4 a 6 integrantes cada uno, su afán es discutir un tema, un problema, un material o lo
escrito por un autor con la intención de desarrollar la habilidad para el trabajo en equipo, propiciar la
construcción de un esquema referencial grupal, desarrollar la habilidad para exponer, discutir y fundamentar
las propias ideas y desarrollar la capacidad para escuchar puntos de vista ajenos modificando el propio
compás en los discutido.

La técnica de la rejilla consiste en organiza equipos de trabajo para que los estudiantes estudien el
material fuera de clase y lo preparen para una exposición, ya en clase se arman nuevos equipos que
exponen el material trabajado previamente en casa, en ésta se deberá analizar, estudiar y comprender
determinado material de trabajo, artículos, capítulos, libros, desarrollando la habilidad de síntesis, la
capacidad para presentar exposiciones y la disposición para trabajar en equipo, con la intención de
incrementar el sentido de responsabilidad y solidaridad con los compañeros.

La técnica de representantes es aquella que consiste en presentar y discutir en pequeños grupos


integrados por los representantes de los equipos una exposición previamente preparada. El principal
objetivo de esta técnica es estudiar, analizar y discutir un tema, un material o un autor para desarrollar
habilidades como trabajar en equipo, escuchar y observar con atención, detectar la capacidad de
organización y difusión de un tema por parte del grupo y propiciar la construcción de un esquema referencial
grupal.

La técnica de concordar discordar consiste en plantear al grupo una serie de afirmaciones y pedirles que
en silencio e individualmente, indiquen si están de acuerdo o no con cada una de ellas, después el
coordinador divide al grupo en equipos de 6718 personas cada uno y pide a los integrantes de cada equipo
decidir si están de acuerdo o no con cada una de las afirmaciones, se hace una plenaria para que el equipo
presente la las conclusiones y entonces el coordinador externó su opinión personal para finalmente hacer
una evaluación sobre la utilidad de la técnica, el objetivo principal es definir la posición individual y grupal en
relación con una serie de afirmaciones determinadas por el coordinador, el propósito de este ejercicio es que
el grupo desarrolle su capacidad para precisar circunstancial y definir conceptos.

La técnica de jerarquización consiste en que el coordinador reparta en el grupo una hoja elaborada
previamente en donde se describe a una situación para que en los elementos que la conforman sean
jerarquizados con base en ciertos criterios, se les pide a los alumnos que respondan su boca en silencio
individualmente y después se conforman equipos entre cinco y seis personas para llegar a una decisión por
consenso acerca de cómo deben jerarquizar se los elementos del caso presentado, una vez realizado esto
se prepara un plenario para comparar los resultados a los que se llegaron terminada la discusión el
coordinador indica al grupo la clave correcta para jerarquizar los elementos del problema y se hace una
evaluación sobre la utilidad de la técnica el principal objetivo de esta técnica es jerarquizar los pasos o
elementos que se les indiquen de acuerdo con el criterio que define el Profesor, de tal modo que se
aprendan profundizar en el tema, se desarrolla la capacidad para jerarquizar lógicamente, trabajar en
equipo, tomar decisiones en equipo, y que el instrumento de evaluación sirva para medir el nivel de
aprendizajes logrados.

La técnica de la solución de problemas, estudios de caso el incidente crítico consiste en plantear un


problema que exige ser resuelto, entendiendo que cada acción que se tome traerá consecuencias
importantes, para ello se necesita integrar equipos de trabajo de entre tres o cuatro personas y se les pide
seguir una cierta metodología para solucionar el problema, una vez que lo hacen se expone fundamenta en
un plenario el análisis que se hizo del problema en la solución a la que llegaron para discutir las ventajas y
desventajas de las soluciones planteadas en ocasiones es necesario que el coordinador complete la
información que haya faltado finalmente se evaluar la técnica como un instrumento de trabajo. El objetivo
principal de esta técnica es determinar la mejor solución para un problema, situación o incidente dado con la
finalidad de desarrollar habilidades de análisis de un problema, detectar sus causas, encontrar soluciones
alternativas y decidir, desarrollar habilidades de investigación y búsqueda de información pertinente para
solucionar el problema, situación o incidente que se pueda trabajar en equipo y finalmente elaborar un
esquema referencial grupal.

La técnica del debate consiste en organizar equipos de trabajo y cada uno de estos defenderá una teoría
oposición como la mejor. Cada equipo deberá preparar su participación en el debate tanto la defensa de
su propia posición como el ataque a las demás posiciones, se lleva a cabo el debate, se realiza un plenario
con participaciones libres y abiertas acerca del tema que se acaba de debatir, se complemente el tema
guiado por el coordinador y se evalúa la técnica como una herramienta de aprendizaje. El objetivo principal
de esta técnica es confrontar dos o más teorías, autores, posiciones o puntos de vista sobre una misma
situación o problema con la intención de desarrollar en los alumnos la habilidad para exponer ideas propias,
argumentar y fundamentar acerca de un tema, escuchar con atención, y analizar críticamente posiciones
sobre una misma situación desde diferentes puntos de vista.

Dentro de las técnicas grupales centradas en el grupo podemos encontrar las siguientes:

La técnica de los cuadrados de bavelas consiste en dividir al grupo en equipos de cinco personas se les
reparte un juego de cinco sobres grandes para que los integrantes harán en un rompecabezas y los equipos
pueden interactuar entre sí pero sin hablar, una vez realizado el trabajo y habiendo observado las actitudes
individuales y cómo se organiza cada equipo, se les pide a los equipos evaluar el trabajo que realizaron para
que observen si se ayudaron y que obstaculizó el trabajo en equipo para finalmente realizar un plenario de
evaluación para comentar las conclusiones de los equipos. El objetivo principal de esta técnica es realizar en
equipo el trabajo indicado por el coordinador con la intención de desarrollar la habilidad para el trabajo en
equipo, la capacidad de observación, la habilidad para ayudar a los demás y el desarrollo de ciertas
actitudes individuales que ayudan al trabajo en equipo así como aquellas que lo obstaculizan.

La técnica de Mipps y Wors consiste en resolver un problema en equipo, se debilite al grupo en equipos
que se deberán sentar alrededor de una mesa con papel y lápiz es para resolver el problema que se les
indiquen, se les plantea un problema y se les pide a los alumnos resolverlo compartiendo la información
después entre cada uno de los equipos. Una vez que el equipo termina el trabajo el coordinador deberá
asegurarse de que se llegó a la solución del problema, y entonces los elementos de cada equipo deberán
evaluar su trabajo enfatizando las actitudes individuales, la coordinación y el trabajo de equipo, así como la
comunicación lograda y la metodología utilizada. Se realiza un plenario de evaluación para presentar
conclusiones del análisis y el Profesor hará hincapié en los aspectos que necesite aclarar o resaltar.

La técnica de la NASA consiste en repartir al grupo unas hojas con la historia e instrucciones acerca del
ejercicio de la NASA, se leerá en voz alta para después responder individualmente y en silencio la actividad
solicitada, los equipos deberán discutir el problema llegar a una jerarquización de los elementos que
conforman esta actividad por consenso, cada participante identificar a las diferencias entre sus respuestas
individuales con respecto a la clave y la suma en el espacio inferior. Se les pide a cada equipo indicar cuáles
fueron las diferencias individuales y grupales para anotar las en el pizarrón y obtener estadísticas por
equipo. Se realiza un plenario de evaluación para presentar las conclusiones realizadas por cada equipo.
Los objetivos se deben alcanzar con esta actividad son desarrollar el trabajo en equipo, la toma de
decisiones, la capacidad para fundamentar y exponer las ideas propias, el escuchar las ideas de los demás
y modificar los puntos de vista, y experimentar los beneficios del trabajo en equipo cuando se analizan
problemas y se toman decisiones.
La técnica de valores. Las islas consiste en que el coordinador nada de una historia que haya preparado
para el efecto, al terminar la narración de la historia se les pide a los alumnos individualmente en silencio
jerarquizar la actuación de cada personaje, asignándole un número en cada quien que crea que actuó mejor
y el número cinco al que actuó peor según su punto de vista. El coordinador dividirá al grupo en equipos de
cinco o seis personas y les pedirá un consenso para jerarquizar, ya por equipo, la actuación de los cinco
personajes de la historia, finalmente seas un plenario para que cada equipo presente su jerarquización
fundamentando su posición con respecto de los valores afectados. El objetivo principal de esta técnica es
propiciar la integración grupal, reflexionar acerca de los propios valores, respetar las posiciones en punto de
vista de los demás, interrelacionar opiniones personales, aprender a argumentar, detectar posiciones
ideológicas y valores entre los participantes de un grupo, y analizar la manera en que la ideología de los
valores implícitos determinan las conductas y de qué manera influyen en relación con los demás.

La técnica de los caballos consiste en plantearle al grupo un problema y pedirles resolverlo en silencio
individualmente, una vez que se tenga la respuesta se le solicita a cada uno que día la solución a la que
llegó, y se permite que los alumnos interacción en de tal modo que lleguen a un acuerdo sin la intervención
mi opinión del maestro, que sólo estará observando. Finalmente y después de un tiempo suficiente, el
Profesor proporciona la respuesta correcta y se realiza un plenario de evaluación de la técnica. Esta técnica
sirve para desarrollar habilidades de trabajo en equipo, para analizar y resolver un problema, para
fundamentar y explicar las posiciones personales, para aprender a escuchar y aceptar puntos de vista
diferentes a los personales, para detectar y diagnosticar la manera en la que el grupo se organice y trabaje
en equipo, y para detectar los liderazgos operantes en el grupo.

Dentro de las técnicas grupales que están centradas en la tarea y, al mismo tiempo centradas en el grupo,
se encuentran:

La técnica de desempeño de papeles o rol playing consiste en representar o escenificar de manera


vivencial una o varias situaciones, de acuerdo con el tema o problema que plantee el coordinador. Se
organiza al grupo en equipos y se reparten los papeles que se han de representar, se pide elaborar una
escenificación sencilla que incluye hasta siete personajes diferentes. Los equipos deberán representar una
misma situación desde diferentes puntos de vista o diversas situaciones que complementen una historia.
Una vez realizadas las escenificaciones se discute al final acerca de las mismas y se realiza un plenario con
el fin de analizar y discutir el contenido de las representaciones. El coordinador complementa el tema y se
evalúa la técnica. El objetivo de esta técnica es lograr una mayor identificación con el problema o la
situación que se representará, desarrollar la habilidad para realizar análisis crítico de diversas situaciones,
para presentarse ante un público, expresarse tanto de manera oral como corporal, desarrollar la creatividad
y detectar la capacidad de organización y liderazgos operantes en el grupo.

La técnica de la bolsa de valores consiste en dividir al grupo en cuatro equipos y pedirles que se asignen
un hombre como equipo, se les entrega en quince fichas o frijoles que representan dinero que se posee al
inicio del juego, como en la bolsa de valores, se recogen siete fichas o frijoles de cada participante y se les
pide a los alumnos elegir entre papeletas negras uno hojas entregadas por el coordinador, según su
elección. Se les entrega a cada equipo dos copias de la hoja con el cálculo de los resultados de las
votaciones y se les pide a cada equipo deliberar si se determinarán a votar por negro o por rojo y que lo
registren en sus papeletas. Según los demás equipos vayan eligiendo negro rojo se anota el dinero ganado
y perdido y se les entrega a los ganadores las fichas obtenidas. Esto se repite una y otra vez y al final del
juego, los ánimos de todos los participantes estarán enardecidos, en especial si alguno de los equipos
cometió una traición contra los demás. El coordinador les pedirá reflexionar sobre lo que pasó en el juego y
les preguntara como se sintieron al jugar, porque ganaron, que opinan sobre la reglas, que opinan sobre los
tiempos para deliberar y negociar, etc. Es importante que el grupo reflexiones sobre la manera como las
instituciones, políticas, sociales y económicas manipula la opinión pública, imponen las reglas del juego y
provocan que todos pierdan, menos ellas. Deben analizar las actitudes que ellos asumieron. Finalmente, el
coordinador señalará que el verdadero nombre de la técnica es colaboración contra competencia y que el
objetivo de la banca era estimular la competencia y evitar la colaboración entre ellos, con el fin de obtener el
máximo lucro con el dinero de los propios ahorradores. Una vez hecho esto se evalúa la técnica y se analiza
lo que se aprendió.Esta técnica tiene el objetivo de detectar liderazgos operantes en el grupo, a analizar las
motivaciones subyacentes en los participantes, detectar los motivos que nos impulsan a competir contra los
demás y que impiden la colaboración y trabajo en equipo, a analizar la manera cómo podemos ser
manipulados por los sistemas económicos, políticos y sociales, y reflexionar sobre nuestras actitudes ante
los problemas sociales y económicos.