Vous êtes sur la page 1sur 99

2

Serie Tradiciones Orales Año 1 N° 1


Lima - Perú 2004

1ra. Edición - Mayo de 2004


1ra. Reimpresión - Abril de 2005

Dirección y Ejecución General


Arq. Edith Meneses Luy
Arq. Pilar Kukurelo Del Corral
Dis. Luz Marina Hermoza Samanez

Diseño y diagramación
César Soria Morales

Diseño de carátula
Jessica Morón Donayre

Ilustración
Jessica Morón Donayre
Germán Fernández Cantos
Edwin Velasco Mujica
César Soria Morales

Asesoría Museo de Sitio Túcume


Arql. Alfredo Narváez Vargas
Arql. Bernarda Delgado Elías

Supervisión y finaciamiento
Proyecto FIT - Perú MINCETUR AECI
Gladys Ormeño Aspauzo
Yolanda Rubatto Ivanov
Oscar Gamarra Domínguez
RosaLuz Rodríguez Limo

Publicación realizada en el marco del acuerdo interinstitucional entre AECI, MINCETUR, representado por el proyecto
FIT PERÚ, ACODET, Municipalidad de Túcume, PUCP representada por AXIS Arte.

ISBN N° 3372-614-32-8

Hecho el depósito legal N° 2005-2502


PRÓLOGO

A
l lado de las enormes pirámides de adobe y barro de Túcume, la
población heredera ha comenzado en los últimos años a valorar
con mayor interés su pasado. Sabe que debe conservarlo porque
de eso depende en gran parte, no sólo su desarrollo integral, sino al
mismo tiempo, sus sentimientos de identidad para con aquella cultura
extraordinaria, que personas interesadas de todo el mundo vienen a
admirar. La comunidad local ha identificado a su pasado prehispánico
como una parte valiosa de sus ancestros, que le dan un sentimiento de
orgullo regional, el pueblo sabe que sus orígenes están allí. Túcume,
cuna del sabio Federico Villarreal, pueblo devoto de la Virgen de la
Purísima Concepción, ahora es además, conocido como el Valle de las
Pirámides.

Túcume sabe que es heredero de una cultura de profundas raíces Moche,


que fue capaz de realizar obras de gran envergadura: edificó la más grande
concentración de pirámides de adobe en América; forjó una agricultura que
venció el desierto, asociada al más complejo sistema de canales de regadío;
una civilización que nos ha dejado casi todos los frutos de la tierra que con-
sumimos hoy, en cada casa del campo o la ciudad; una cultura que dominó
el cobre, el bronce y metales preciosos como el oro y la plata. Un pueblo
que hizo obras maestras en el tejido de algodón y lana, en cerámica y
madera. Una cultura que dominó el mar, utilizándolo de manera consis-
tente. Una población que dedicó especial interés a la cocina, buscando
la perfección y la exquisitez. Una sociedad que siendo muy laboriosa,
también se alegró constantemente, teniendo en la música, la danza y la
chicha de maíz, una de sus motivaciones más importantes.

Era difícil concebir que las tradiciones de una sociedad así, hubieran desa-
parecido por completo. La fuerza de esta cultura se ha mantenido en varias
actividades de la comunidad actual. El uso del barro, el adobe, la quincha, la
agricultura tradicional, gran parte de la dieta, la chicha, el telar de cintura,

3
4

parte de las ceremonias de los curanderos, las tradiciones del parto etc, no
hacen sino confirmar que muchas de las tradiciones y tecnologías de aquella
sociedad que hizo las pirámides de adobe, todavía se encuentran presentes,
obviamente, adornadas por todos los préstamos culturales que han dejado
estos últimos 500 años. Aún superviven apellidos que pertenecen a las viejas
familias tucumanas, los Farroñán, Chapoñán, Inoñán, Chicoma, Llontop,
Chozo, Cumpa, Cajusol, Suclupe, a los que se han unido, apellidos europeos
como los Pizarro, Baldera, Acosta, Santa María, Benitez, Bravo.

Una de las tradiciones más interesantes, ha sido la tradición oral, aquella que
se trasmite de generación en generación, de padres a hijos, de abuelos a
nietos. Entre ellas, son numerosos los testimonios de cuentos y leyendas
campesinas, creencias y supersticiones, cuyos orígenes se pierden en el pasa-
do anterior a la llegada de los europeos. Estas historias orales, han sido de
especial interés para el Museo de Sitio de Túcume, que ha dedicado mucho
tiempo a documentar estos testimonios, ordenarlos y clasificarlos hasta
publicar un volumen que estudia y discute estas manifestaciones en el con-
texto del área andina, en general. Túcume debe sentirse orgulloso además de
ser el lugar en donde se registró por primera vez la famosa leyenda de
Naymlap, cuyo valor sólo se compara con las más famosas de América.
Personajes como el Zorro y sus aventuras, especialmente con el "tío León",
Juan el Oso, Juan sin Huesos, Sebastián de la Gracia, etc. entre muchos
otros, reúnen elementos de las viejas tradiciones prehispánicas. Al mismo
tiempo, santos, cruces, vírgenes y especialmente nuestro Señor Jesucristo,
están plenamente presentes, expresando a veces las bondades cristianas, u
otras, las acciones de viejos dioses andinos a los que suplantó.

Cuando publicamos el libro Dioses, Encantos y Gentiles, sobre estas tradi-


ciones orales tucumanas y lambayecanas en general, queríamos buscar la
forma de que este conocimiento retorne a sus fuentes, a los niños y especial-
mente al seno de la familia campesina, para fortalecer esos elementos de
identidad que hacen de Túcume y Lambayeque un espacio cultural tan
importante y sobre todo, tan especial. Cuando artistas lambayecanos comen-
zaron a utilizar estas tradiciones para escenificarlas mediante el teatro de
títeres, creímos que estábamos iniciando este retorno. Ahora que se inicia
con AECI, MINCETUR, ACODET, el Municipio y el Museo de Túcume,
la PUCP y Axis Arte esta tarea educativa que reúne criterios de desarrollo
con identidad y conservación del patrimonio en todo nuestro distrito,
estamos seguros que esta posibilidad es mucho mayor.

Luis Alfredo Narváez Vargas


ÍNDICE

Presentación..........................................................................................07
Agradecimientos....................................................................08
Localización y Ubicación de Túcume................................................09
Zona Arqueológica.............................................................................10
Línea de tiempo.....................................................................................10
Características Ambientales.................................................................12

Kon el creador
Pag. 14
Kon y la batalla del cielo 22

Naymlap: el Rey
que vino del mar
La leyenda de Naymlap,
Crónica de Cabello de Balboa 34
Pag. 24

Pag. 39
La Raya

5
6

La V irgen de la Purísima
Concepción de Túcume
Danza de los Siete Vicios 54

Pag. 47

Jesucristo
el Andariego
Pag. 59
Jesucristo y la Vieja Arroyo 64

El zorro y el viaje
al cielo Pag. 67
El Zorro y el León 74

Juan El oso Pag. 83

Guía Didáctica del Libro.......................................................................90


Actividades Sugeridas...........................................................................92
Datos Curiosos......................................................................................94
Glosario ................................................................................................97
PRESENTACIÓN

E
l presente libro "El vuelo del Ave Mítica" es una selección de Mitos
y Leyendas ilustradas de Lambayeque. Nace dentro de un Acuerdo
Interinstitucional firmado por AECI, MINCETUR, representados
por el Proyecto Fortalecimiento Integral del Turismo, ACODET,
Municipalidad de Túcume y la PUCP. Formando parte de una propues-
ta del Proyecto Educación para la Conservación del Museo de Sitio de
Túcume y AXIS Arte, grupo de investigación aplicada en arte y diseño,
cuyo objetivo se dirige al fortalecimiento de la identidad local.

El título hace referencia al ave mítica, uno de los íconos de Túcume aso-
ciado a la leyenda de Naymlap. Este ícono se encontró en Huaca Larga,
dentro del Complejo de las 26 Pirámides. Allí existe un mural pintado
que muestra una cuadrícula en bajo relieve. En cada cuadrado está re-
presentada un ave en picada pintada de rojo, blanco y negro. Tomamos
la metáfora del vuelo como una forma de proyección, espacio temporal,
hacia nuevos horizontes.

El estudio tuvo como punto de partida el libro Dioses, Encantos y


Gentiles. Introducción al Estudio de la Tradición Oral Lambayecana de
Alfredo Narváez, arqueólogo, antropólogo e investigador de Túcume,
complementado con las narraciones orales recogidas de los grupos de
docentes y estudiantes de las áreas rural y urbana de Túcume que par-
ticiparon activamente en los Talleres previos y de prueba en función del
material educativo propuesto.

La concepción del Libro como material de apoyo a los colegios, así como
material de consulta y entretenimiento para niños y jóvenes en general,
nos llevó a crear un producto que tuviera diversas maneras de ser con-
sumido. Los más pequeños podrán disfrutar de las narraciones
ilustradas, mientras que los más grandes encontrarán en los textos y
documentos complementarios, información que les permita reflexionar
y valorar sobre las tradiciones, la identidad y la conservación.

La realización de este libro es producto de un trabajo interdisciplinario


e intercultural, contrastado con las experiencias participativas de grupos
de docentes y estudiantes de escuelas rurales y urbanas de la comunidad
de Túcume. Es un intento más de proyectar las experiencias académicas
de aplicaciones concretas en nuestra realidad nacional.

Este acercamiento es altamente satisfactorio y nos sentimos muy agrade-


cidos a la propia comunidad de Túcume por brindarnos la oportunidad
de intercambiar experiencias de enriquecimiento mutuo y de hacer
valedero el esfuerzo y entusiasmo de los jóvenes universitarios.

7
8

AGRADECIMIENTOS

A
gradecemos, a los Directores de los Colegios de Túcume:
"Horacio Zeballos Gámez" de Los Bances, "Federico Villarreal",
"Nuestra Señora de la Merced" Sr. Juan Víctor Capuñay Paz, C.E.
Nº 10225 Srta. María Elena Paz Bances, C.E. Nº 10231 de La Raya,
C.E. Nº 11164, C.E. Nº 10719 del Zapotal; a sus docentes Emilia
Isidora Capuñay Paz, Santos H. Aldana Ortega, Néstor Díaz Medina,
Pascuala Siesquén Ferreñan, Blanca Victoria Asalde Aldana, Vicente
Gerardo Cabrera Salazar, Fani Leonor Díaz Rojas, Ethel Colomba
González Toscanelli, María Del Carmen Herrera Li, Olivia Evelina
Oliva Bances, Doris Paima Iñape, María Emperatriz Paz Vélez, Rosa
María Ramos Tuñoque, Juan Benito Vera Vargas, José Guarme
Barbadillo Ramos, Alicia Isabel Sandoval Pizarro, Cármen Pizarro León,
Nancy E. Pizarro León, Alí Martín Sanchez Moreno, Jorge Adrián
Valdera Hernández, Marisa Asalde Ventura, Zarela Esmid Chinchay
Bances, María Vega Rodríguez; a sus estudiantes Mario Abel Acosta
Damián, Diana Araceli Bances Morales, Víctor Coronado Chapoñán,
Benjamín Damián Vidaurre, Richard Antony Figueroa Llontop, Julio
Cesar Sánchez Chapoñán, María Liliana Sánchez Farroñán, José Miguel
Suyón Peche, Jhon Alexander Acosta Montalbán, Sandra Irelba
Alvarado Cruz, Rosa Esmeralda Carrillo Sandoval, Kcristian Chunga
Suyón, Gabriel Díaz Bances, Angela Ivonne Domínguez Cajusol, Alther
Willy López Bances, María Angélica Ramos Baldera, Cinthia Damaris
Ruíz Aguilar, Ángel Santisteban Llauce, Nelly Janet Soraluz Baldera,
Christian Jesús Perales Castro, María Angélica Véliz Chapoñán,
Bederminda Acosta Pizarro, Ana Laura Chapoñan Monje, Katty Paola
Ruiz Santamaría, Martha Diana Bances, Junior Adolfo Paz Santamaría,
Maria Mercedes Baldera Suclupe, al profesor José Barbadillo y sus alum-
nos del colegio Nº 10231 Caserío rural La Raya.

Un agradecimiento profundo y entrañable a los jóvenes, a los niños y las


niñas de Túcume quienes compartieron nuestras experiencias y nos
incentivaron con sus cálidas respuestas. Para aquellos que lo tendrán
alguna vez entre sus manos, observando, leyendo, aprendiendo, redes-
cubriendo, reinterpretando y recreando su realidad, fortalecidos en su
identidad, valorando la diversidad en el respeto y la tolerancia por un futuro
mejor; es a todos ellos a quienes fundamentalmente dedicamos este libro.
LOCALIZACIÓN Y
UBICACIÓN DE TÚCUME

9
10

ZONA ARQUEOLÓGICA

LÍNEA DE TIEMPO
Cultura Regional Lambayeque
TÚCUME

11
12

CARACTERÍSTICAS AMBIENTALES

EL FENÓMENO DEL NIÑO

L
a zona Norte del Perú presenta características climáticas y
ambientales que han marcado su devenir histórico y social. El
Fenómeno del Niño es un acontecimiento climático caracterizado
por el incremento de la temperatura del mar y del aire en las zonas
costeras, acompañado de lluvias excesivas que causan muchas veces
inundaciones y desbordes de ríos y canales.

A través de la historia muchas poblaciones debieron migrar de un lugar


a otro debido a estas inundaciones, y en época prehispánica muchos
dominios, señoríos y reinos cayeron al no poder controlar los embates de
la naturaleza.

Pero el Fenómeno del Niño trae también un gran impacto positivo: la


presencia de vegetación en la costa árida, la aparición de nuevas zonas
de algarrobales, la aparición de nuevas especies de la fauna marina,
propias de las aguas cálidas del norte, el incremento del volumen de
agua en los reservorios, y la formación de lagunas temporales, como
algunas que ilustran estos cuentos.
CULTURA REGIONAL LAMBAYEQUE

S
e extendió en la costa norte de Perú entre los valles de Chicama y Piura. Su
centro más importante fue el departamento de Lambayeque. Los inicios de
su desarrollo se sitúan alrededor de los 700 años d.C. luego del colapso de la
cultura Moche (100 a.C. a 700 d.C). En esos años, influencias de la cultura
ayacuchana Wari expandida hacia el norte desde Pachacámac en Lima y otras cul-
turas regionales como Cajamarca y Moche, desarrollaron una nueva tradición que
conocemos como Lambayeque, nombre que procede del término Ñam Pallec,
nombre del ídolo que portaba el legendario Naymlap o ÑAM LA.

La cultura Lambayeque continuó su desarrollo hasta la llegada sucesiva de


los conquistadores Chimú en 1375, luego los Incas en 1470 y finalmente los
españoles a partir de 1532. Durante los 700 años de su desarrollo, la cultura
Lambayeque tuvo una época inicial que duró hasta el año 1100 d.C. en que
ocurrieron lluvias torrenciales devastadoras. En ese entonces, Batán Grande,
el centro más importante de esta cultura, fue abandonado e incendiado.

La cultura Lambayeque se distingue especialmente por sus centros urbanos, en


los que predominan grupos de grandes pirámides, como Chotuna, Batán
Grande y Túcume. La base de la economía fue la agricultura, sustenta-
da en el más grande sistema de irrigación de toda la costa peruana. La
navegación y la actividad pesquera fueron esenciales en un pueblo liga-
do al mar desde sus míticos orígenes.

Una de las industrias más conocidas fue la orfebrería en oro, plata, cobre
y piedras preciosas, destacando los famosos Tumis o cetros ceremoniales,
máscaras funerarias, vasos y joyería en general, en los que predomina la
efigie del dios ave y su medio marino. Fueron expertos metalurgistas,
grandes comerciantes, ceramistas y tejedores, heredando muchas formas
y tecnologías de sus ancestros Moche. Fue por excelencia un pueblo mís-
tico, alejado de los afanes expansionistas de sus vecinos, los Chimú.

La vasija clásica por excelencia de la cultura Lambayeque, representa a


la deidad ave, con adornos faciales, orejas y ojos alados, corona, pectoral
y orejeras con pendientes. Generalmente está acompañado por ani-
males, templos u hombres. Estas vasijas, predominantemente negras, se
encuentran desde los primeros años de desarrollo de la cultura Lambayeque
hasta la época colonial, y son conocidas como "Huaco Rey". Algunos inves-
tigadores sostienen que representa a Naymlap o ÑAM LA (Ave del mar),
convertido como la deidad más importante de esta cultura.

Luis Alfredo Narváez Vargas


13
14
Kon y la creación
del mundo

15
16
K on,
era
un
dio
s
si
n

hu

.
es o
es
os
pe p

or
,
ro
no más débil

Él creó el cielo y la
tierra; también el sol, la
luna y las estrellas.

17
18

Creó al hombre, a la mujer


y mucha fruta para comer.
Creó los animales y las
plantas también;
para que todos vivieran bien.
19
20
Desp

s
de
es
to
se s aún tenía
f ue pu e
al mar,

muc
ho por cr ear.

21
22

KON, LA BATALLA DEL CIELO

E
l pueblo que Kon había creado, se rebeló contra su dios. Él, enoja-
do los castigó muy duramente. Convirtió la tierra fértil que les
había dado, en desérticos arenales. Dejó solamente los ríos para
que pudieran sobrevivir con su trabajo y regadío.

Pachacámac, furioso al ver los valles convertidos en desiertos, empleó


toda su fuerza y envió un gran diluvio. Llovió y llovió por más de trein-
ta días hasta que la tierra quedó cubierta de agua.

La batalla entre Pachacámac y Kon fue muy dura e hizo temblar a los
hombres temiendo lo peor.

Al final, Pachacámac venció a Kon y lo obligó a permanecer "com-


pactado" en las entrañas rocosas de un cerro, esperando el momento de
renacer…
ACTIVIDADES

1. Observa con atención las imágenes del mito de KON.

2. Describe las diferentes escenas y personajes que distingues.


Regístralo, es decir escribe y dibuja, en tu cuaderno.

3. Contextualiza: ¿Conoces alguna otra narración sobre la creación del


mundo? Escríbela o dibújala comparándola con la del dios KON. Si
no conoces ninguna investiga preguntándole a tus padres, abuelos,
maestros y amigos o busca en la biblioteca o en Internet.

4. Interpreta ¿Qué mensaje te deja este mito? ¿Si tuvieras que repre-
sentar en un teatro este mito qué personaje te gustaría ser y por qué?

5. Produce y crea Haz con tus amigos y con la guía de un profesor una
historieta con la base de este mito. Se puede variar y/o ampliar el
relato, modificando el inicio o el final. Primero se puede hacer un guión
general sobre las escenas importantes y definir los personajes, luego se
hacen los borradores o bocetos.
Los primeros bocetos sirven como imágenes de las ideas, si todos los
amigos o compañeros hacen cada uno el suyo, entonces tendremos
muchas ideas para trabajar.

23
24
Naymlap: el rey
que vino del mar

25
26

H ace mucho tiempo un


rey, llegó navegando
hasta tierras del
Norte. Naymlap, que así
se llamaba, vino acom-
pañado de Ceterni, su
mujer principal. Con
ellos vinieron un gran
séquito de señores y
concubinas.
27
28

Llegados a la costa, cons-


truyeron casas y palacios, así
se instalaron en este nuevo
lugar; al que llamaron
Chot. Allí, en un templo
que hicieron para él,

colocaron a
Yampallec, el
ídolo que habían
traído consigo.
29
30
Después de muchos años de paz y pros-
peridad, Naymlap se fue al cielo volan-
do. Dejó muchos descendientes, quienes
lloraron su partida.

31
32
Sus descendientes se retiraron a
otras zonas; Cala fundó
Túcume, Nor se fue a Cinto,
Llapchillulli se asentó en
Jayanca, otro más llegó a
Collique, así poblaron la tierra,
e hicieron grande y próspero el
reino de Lambayeque.

33
34

CRÓNICA de Miguel Cabello de Balboa (1586)

El relato sobre Naymlap recogido en forma de una Crónica, por el


sacerdote dominico Miguel Cabello de Balboa, fue escrito en el año
1586. La narración le fue contada por don Martín Farro Chumbi. En
ésta, se recreaba la llegada del Rey Naymlap a las costas de Lambayeque
con un séquito de señores y su propia familia. Para su mejor compren-
sión, este relato que originalmente está en castellano antiguo, siglo XVI
ha sido reescrito con la gramática contemporánea. Presentamos un pár-
rafo del original para que puedan hacer la comparación respectiva.

"Dicen los naturales de Lanbayeque (y con ellos


conforman los demás pueblos a este valle comar-
canos) que en tiempos muy antiguos no saben
numerarlos vino de la parte suprema de este Piru
con gran flota de Balsas un padre de Compañas,
hombre de mucho valor y calidad llamado Naimlap
y consigo traia muchas concubinas, mas la muger
principal dice auerse llamado Ceterni trujo en su
compañía muchas gentes que ansi como á capitan y
caudillo lo venian siguiendo…".
Entre ellos, los que tenían más valor eran sus oficiales, que eran
cuarenta. Pita Zofi era el trompetero o tañedor de unos grandes cara-
coles; Ñinacola era el que cuidaba de las andas del señor; Ñinagintue
estaba encargado de la bebida, otro llamado Fonga sigde tenía como
cargo derramar polvo de conchas marinas en la tierra que su Señor había
de pisar; Occhocalo era su cocinero, Xam muchek tenia cuidado de las
unciones y del color del rostro, Ollopcopoc, se ocupaba del baño,
Llapchiluli era el sastre que hacia las ropas de pluma.

Naymlap desembarcó en la boca del río Faquisllanga y se adentró en tierra


para asentarse. Construyó palacios y un templo al que llamó Chot,
donde colocó a un ídolo que traía consigo, llamado Yampallec, que sig-
nifica figura y estatua de Naymlap

Después de vivir muchos años en paz y tranquilidad, le llegó la hora de


su muerte, sus vasallos escondieron su cuerpo y publicaron que le
salieron alas y desapareció volando.

Cium, el hijo mayor quedó al mando del Imperio. Este se caso con
Zolzoloñi y tuvo doce hijos varones. Al morir Cium gobernó Escuñain,
a éste le sucedió Mascuy, luego Cuntipallec y tras este gobernó
Allascunti, a él sucedió Nofan nech, después Mulumuslan, tras éste
tuvo el mando Llamecoll, a este sucedió Lanipat=cum, y tras este
señoreo Acunta. Siendo Fempellec el último y más desdichado de esta
generación, pues se dejó tentar por el demonio, y ante su falta vino un
diluvio y luego un año de sequía y hambre.

Los sacerdotes descubrieron el grave delito cometido por su Señor y


entendieron que el castigo que sufrían era por esa culpa. Así que lo atra-
paron y atado de pies y manos lo echaron al mar. Y con él se acabó la
dinastía y descendencia de Naymlap.

Durante la vida de Cium, sus hijos se apartaron para fundar otras familias,
y poblaciones llevando consigo mucha gente, uno llamado Nor se fue al
valle de Cinto y Cala, fue a Túcume, y otro a Collique y otros a otras
partes. Llapchillulli se apartó con mucha compañía que lo quiso seguir,
y se asentó en el valle llamado Jayanca.

35
36

ACTIVIDADES

1. Observa y lee las escenas del mito de Naymlap

2. Describe
a. Haz una relación de las principales escenas y regístralas en tu cuader-
no escribiendo un resumen o síntesis y acompáñalos de dibujos tipo
historieta o comic.
b. Naymlap era conocido como "el gran ave de mar". ¿Conoces tú algún
ave que vuela sobre el mar? ¿Cómo se llama? ¿Podrías dibujar cómo es?

3. Contextualiza
a. Ubica en un mapa del departamento de Lambayeque las ciudades
mencionadas en la leyenda. ¿Conoces alguna de ellas? ¿Vives allí?
Ubica tu casa en el mapa de tu ciudad.
b. Visita el Museo de Sitio de Túcume y encuentra algunas representa-
ciones de Naymlap en objetos diversos. Observa en que material y de
que forma están hechas y dibújalas.

4. Interpreta ¿Qué valores encontramos en este relato? ¿Con qué per-


sonaje te identificas? ¿Por qué? ¿Qué personaje te interesa? ¿Por qué?

5. Produce y crea
a. Haz con tus compañeros y con la guía de tu profesor, un guión con
los personajes principales estableciendo las escenas donde se desarrolla el
mito para un Teatro con títeres.
Organícense en grupos con distintos roles: Dirección, Producción,
Montaje y Puesta en escena, actores (los que manejan los títeres y
sus voces). Luego empleando rollos, cajas, de cartón, papel plegado y
recortado, materiales reciclados naturales, hagan títeres de los per-
sonajes del mito y creando los escenarios hagan el montaje de su obra.
b. Elabora tu propia representación de Naymlap, haciendo un bajorre-
lieve (dibujándolo con un punzón o palito con punta) sobre una
placa de arcilla o barro. Déjalo secar al sol y estará listo en un par de
días para ser cocido en un horno de cerámica a 800° (en el Museo de
Sitio de Túcume hay uno).
Si hacen varias placas con diseños las pueden usar como mosaicos o
frisos en las paredes de tu colegio, de tu casa o para vender a los turis-
tas ¡y así empezar una pequeña empresa muy rentable!
HIMNO DE TÚCUME

CORO
Sobre el valle que Cala fundara
Con la estirpe ancestral de Naymlap
Surge Túcume , edén de pirámides
Noble cuna del gran Villarreal

ESTROFAS
I
Lambayeques aguerridos forjaron
En sus lares audaz capital
Y plasmaron solemnes pirámides
Prototipos de su identidad

II
Hoy tus valles sonríen fecundos
Y la Leche ilumina tu faz
Villarreal navegando en los vientos
Su sapiencia te supo entregar

III
Tucumanos con fe y trabajo
Procuremos la superación
Desde el cielo nos guía la Virgen
De la Purísima Concepción.

Autor de la letra: Autor de la música:


Maiakowsky Díaz Jaime Carlos Raúl Ballena Sermache
Se ejecutó por primera vez el 31 de agosto del año 2002 en el marco del 152 aniver-
sario del nacimiento del sabio Villarreal.

37
38
La Raya

39
40

E n las faldas del gran cerro de


Túcume se había formado una
laguna. En ella los
pobladores,
dijeron
ver

a un pez
muy grande
que llegaba
volando.
Era una Raya,
hermosa y de
muchos colores.
41
42

mpo, las a
ti e gu
Al

as
as

ta
co
h
nz e,

me
aron a secars

Y j unt
n. o
r o co
que cie n
desapar e ellas
R a y a , q ue v o l
a ó qu i s

.
L

a
ist
e v
nunca más fu
r y
m a
hacia el

43
44

LA RAYA

E
n las faldas del gran cerro de Túcume se había formado una lagu-
na. En ella los pobladores, dijeron ver a un pez muy grande que lle-
gaba volando. Era una Raya, hermosa y de muchos colores, que
venía del mar a zambullirse en las aguas de la laguna.

Muchos quisieron verla, pero La Raya era muy huidiza y escapaba volan-
do cuando la gente se acercaba.

Al tiempo, comenzaron a construir casas en los alrededores de la lagu-


na. Eran hechas de quincha y barro. Poco a poco las aguas comenzaron
a secarse, hasta que desaparecieron. Y junto con ellas La Raya, que voló
quizás hacia el mar y nunca más fue vista.

En su recuerdo, el Cerro y el caserío allí formado, tomaron su nombre y


hoy se les conoce como Cerro La Raya y Caserío La Raya. Al Cerro tam-
bién lo llaman Purgatorio, pero esa es otra historia que merece ser contada.

Tomado de la narración de Susana Acosta Cajusol


ACTIVIDADES

1. Observa cuantas representaciones de Rayas hay en el libro.

2. Describe en tu cuaderno los tipos de Rayas observados y dibuja


analizando geométricamente su forma (comparándolas con las
figuras geométricas conocidas).

3. Contextualiza
Esta historia habla de una laguna que luego desapareció, ¿sabes tú
cuando se forman estas lagunas temporales? Averigua sobre el
Fenómeno del Niño y sus efectos en tu región. Haz una lista de efec-
tos positivos y negativos. Luego plantea posibles soluciones o medi-
das de prevención para evitar los efectos negativos.

4. Interpreta
¿Por que crees que dicen que La Raya volaba? ¿Se parece a las aves?
¿En qué?

5. Produce y Crea
Arma tu propia Raya plegando papel, prueba distintos modelos,
tamaños y tipos de papel hasta conseguir la más veloz. Desafía a tus
compañeros en una carrera de Rayas voladoras.

45
46
La Aparición de la V irgen
de la Purísima Concepción
de Túcume

47
48
H
ace muchos años el pueblo de Túcume
no existía donde está ubicado en la
actualidad. En el lugar que conocemos
como Túcume V iejo, fundado en la
Colonia, se originó esta historia.

En el cerro Cueto, dos hermanitos pas-


toreaban siempre a sus ovejas. Cierto día
se encontraron con una señora muy her-
mosa. Ella les habló dulcemente, lavó
sus rostros en su lavatorio y los secó con
un paño blanco; peinándolos también con su
peine de oro. Al despedirse, la señora les
rogó que no dijeran a nadie de su presencia
en el cerro. Así pasaron los días y los
niños acudían al encuentro de la hermosa
señora, despidiéndose siempre de la misma
manera.

Una tarde, de regreso a casa, los padres


de los niños preguntaron quién los había
lavado y peinado. Al no
recibir respuesta, deci-
dieron seguirlos cuando
salieran a pastorear.

49
50

u b rir que la
l desc
s a, a
o r pr e
d e este
s er ía su s e spués
Cual no n. D

oncepc
C
la Purísima
asombroso
hallazg
a la V irgen h o, el
asta la pueb
igles lo
ia d l le
eT vó
úcu en p
me roce
V iej sión
o.

51
52
Al día siguiente mucha gente fue
a verla, pero no la encontró en
la iglesia. Todos fueron al
cerro Cueto y la encontraron
nuevamente. Así por segunda vez
fue llevada a la iglesia de
Túcume Viejo. La virgen voló al
cerro y de esta manera sucedió
muchas veces más. Finalmente,
entendieron el mensaje de La
Virgen y le hicieron una capilla
en el cerro.

La Virgen de la Purísima
Concepción, patrona de Túcume
ya no se encuentra en la Capilla
del cerro Cueto, sino en la
Iglesia del Túcume actual.
Su fiesta patronal es durante el
mes de febrero y como testimonio
de esta leyenda, aún quedan en el
cerro el peine, el paño y el lava-
torio en que se lavaba.

Tomado de la narración de Carlos Acosta Santisteban


53
54

DANZA DE LOS SIETE VICIOS

El baile de los Diablicos es una danza tradicional, que acompaña espe-


cialmente la procesión de la Virgen de la Purísima Concepción de
Túcume. En ella las comparsas de Diablicos al compás de la chirimía y
la caja, escenifican, la lucha entre el bien, representado por un ángel y
los diablos.

"Soy el príncipe Luzbel


dominador del infierno
autor de la iniquidad
y de todas culpas, centro.
Seductor de la inocencia,
de este cruel acerbo,
del hombre contra quien vivo,
por mi natural despecho".

Yo que soy la envidia,


traigo su irritado cuerpo,
para que el hombre envidioso,
viva y muera en el infierno.
Pues para que se cumpla,
de nuestra gloria el diseño,
pondré yo las perversiones
que le faltan a este cuerpo.

Avaricia de quien soy vivo retrato


apuesto siempre a tu disposición
y lo que aseguro es que me empeñe
en hacer que la ambición y la codicia
terminen ocupando siempre
al hombre con odio al bien ajeno.
Trabajo para la tierra sin acordarme del cielo.
Yo que soy de la lujuria,
he pecado sucio y feo,
y con ella te prometo,
pervertir con este vicio,
a los hombres influyendo.

Yo soy de la gula el pecado


con mi palabra te prometo pervertir
con este vicio a los hombres.
La gula multiplica tus siervos.
¡Viva la feroz imagen de los vicios
con ella me sirvo para convertir al hombre!
¡Viva la feroz imagen de los vicios!

Esta es la base de la soberbia,


que estos son los hombres,
que fabrican el camino
para el infierno.

De esta cabeza dimana,


el influjo lisonjero,
de aquel perezoso vivo,
de mi obligación ajena.
Ira cuerpo,
ya que irritado al hombre,
contra el hombre
pongo a tus pies,
y conjure su causa
y cuanto he hecho
cause continuo daño
en el alma, que es la ira
la que cuidaré.
Ira para darle
este es el valiente brazo
con que tu ira
cuida a tu prójimo.

Yo como diablo chiquito,


bruto sin conocimiento

55
56

me ha faltado el talento;
aquí te traigo este regalito.

Pues para que se cumpla


de nuestra gloria el diseño,
yo pondré las perfecciones
a este cuerpo que le falta
para galardón hermoso,
de mi triunfo el trofeo.

"Brutos mas que racionales, voraces dragones,


fieros infernales, por la mancha de mi culpa
pudiese intentar lucimiento
este tosco instrumento
que a la vista presentáis
como hermoso, potente, digno de veneración.
No escarmentáis de haber perdido con ira
Frente al artificio divino.
¡Quitáos de mi presencia
atrevidos como ciegos!

Tomado del libro Dioses familiares. Luis Millones. Fondo Editorial del Congreso del Perú. Lima
Octubre, 2000.
ACTIVIDADES

1. Observa y lee el cuento

2. Describe textualmente los personajes principales y realiza un dibujo


de cada uno de ellos.

3. Contextualiza
a. La imagen de la Purísima Concepción se encuentra en la Iglesia de
Túcume. Visítala y realiza un dibujo de ella. Encuentra otra repre-
sentación de la Purísima en la Iglesia.
b. ¿Cuándo es la fiesta de la Virgen Purísima Concepción? En esa fecha
prepárate y registra en una libreta pequeña todos los acontecimien-
tos que se realicen en honor a la Virgen. Haz dibujos acompañados
de textos. Pregunta a los mayores cómo eran antes esas fiestas y anota
los cambios y diferencias.

4. Interpreta
a. ¿Cuál es el momento más emocionante del cuento para ti?
b. ¿Cuál es el momento más emocionante de la Fiesta para ti?

5. Produce y crea
En la procesión de la Purísima, unos Diablicos bailan en honor a ella.
Empleando cartón y pinturas crea tu propia máscara de un Diablico.

57
Jesucristo el Andariego

59
60

E n tiempos muy remotos


Jesucristo visitaba estas tie-
rras para conocer el corazón
de los hombres. Andaba visitando
los campos, disfrazado de anciano
andrajoso. Un día pasó delante
de una chacra
61
62

de sandías, que pertenecía a


una pareja de ancianos, con
fama de ser muy tacaños y
no ayudar a nadie.

Al pasar delante de la
chacra, Jesucristo
saludó a la
pareja, pidió
agua y no se
la dieron.
P idió entonces una sandía,
pero la anciana, malhu-
morada y llena de mal-
dad, contestó:
- "Estas no son sandías,
¡son piedras!".

Molesto por su egoís-


mo, Jesucristo, convir-
tió en piedras a los
avaros ancianos y

a sus sandías.
Hoy en día a unos 9 Km.
de Motupe, se ven en la cima
del cerro La V ieja, unas forma-
ciones rocosas que evocan las silue-
tas de los ancianos y sus sandías.

Tomado de la narración de Angelina Lainas Avalos y Lina Guerrero.

63
64

JESUCRISTO Y LA VIEJA ARROYO

C
uentan los antiguos que hace muchos años, el Distrito de Olmos
carecía de agua. Dicen que en la campiña vivía una señora a la
que le decían la Vieja Arroyo y era conocida por ser miserable.
Tenía una noria profunda con mucha agua y a la gente de otra parte, que
llegaba por ahí, no les regalaba ni una gota.

En esos días pasó por la casa de la señora Arroyo un anciano andrajoso


y le dijo: ''Por favor señora regáleme un poco de agua, tiene mucha en
su noria. Por favor, tengo sed''.
El anciano le rogó mucho a aquella señora.
La señora le contestó: ''Yo no tengo agua. Ni así la tuviera, no le voy a
regalar nada, y lárguese, viejo, que no quiero verlo''.
El anciano se alejó y desapareció de ese lugar.

A los pocos días muchas norias se secaron. La gente tenía que ir lejos
para conseguir agua. Al poco tiempo la señora Arroyo murió. Dijeron
que murió de sed por negar el agua. La gente decía que el anciano había
sido Jesús, que por negarle el agua, castigó a ese distrito por aquella
señora, la vieja Arroyo. Ahora en Olmos hay agua. Dicen que capaz
Dios desapareció el castigo que había puesto en aquel distrito.

Narrado por: Aurora Elena Sosa Briceño, de Olmos.


ACTIVIDADES

1. Observa las escenas del cuento

2. Describe
Haz una relación de los objetos que ves. Luego agrúpalos según los
tipos de materiales (madera, tierra, tela, etc.)

3. Contextualiza
Dicen que hay un Cerro en Motupe donde se ven unas formaciones
de piedra que asemejan a una anciana encorvada. ¿Has notado algu-
na vez formaciones de piedra que asemejan formas conocidas?
Observa en los alrededores de tu casa o colegio sin encuentras algu-
na y dibújala.

4. Interpreta
¿Porque crees que Jesús andaba disfrazado?

5. Produce y crea
¿Sabes que es la Cruz de Chalpón? A ella le llevan ofrendas (pedidos)
en miniatura según los deseos de cada persona. Los antiguos lam-
bayeques también lo hacían, llevando estas ofrendas al Templo de la
piedra Sagrada en Túcume. Piensa en algo que realmente desees,
recórtalo en cartulina y píntalo. Conserva este deseo en un lugar
especial, para que sea un recordatorio de la meta que quieres alcan-
zar. Puedes hacer tantos como quieras.

65
66
El Zorro y el
viaje al cielo

67
68

A ndaba una tarde por el algarrobal,


el tío Zorro aporreando su tam-
bor y se encontró con su compadre
Ñame que se estaba acicalando, y le
preguntó a donde iba.

-Me han invitado a una boda en el


cielo, compadre - ¡Todas las aves
están invitadas al festejo! .- Dijo el
Ñame.

El zorro, entusiasma-
do por la noticia
y experto en
el arte de la música, convenció al
Ñame que lo llevara, ofreciéndole
armar la jarana en la fiesta, ya que
no había en la región mejor músico
que él...El Ñame lo llevó montado
encima de su lomo. Así los dos
compadres partieron rumbo a
la boda del cielo.

69
70

Todas las aves de la región, estaban en


la boda luciendo sus brillantes plumas
de colores, y el zorro, con su
cola esponjosa, era el único
invitado con cuatro patas.
La boda, era un despliegue de
manjares y abundaba la chicha,
que era la debilidad del Tío
Zorro. Bebida a raudales y diversión,
no faltaron durante toda la noche y
el zorro, no paró de beber y tocar
su tamborcito.

Alegre y despreocupado, se
quedó hasta el final de la cele-
bración, y cuando quiso marcharse,
no encontró a su compadre Ñame,
así que tiró una cuerda y empezó a
bajar.

Unos loros que volaban por allí, vien-


do los afanes del Tío Zorro, y tenién-
dosela jurada, cortaron la soga de un
picotazo.
71
72

Este cayendo
gritó desesperado
clamando ayuda:
-!..tiéndanme mantas,
tiéndanme mantas...!
Ese fue el fin
del Tío Zorro,
pues nadie lo
socorrió y cayó
¡pundungún! .

El gallinazo que
había visto todo,
tuvo un festín y
el zorro por
pasarse de vivo...
no vivió ni un día
más.
Tomado de la narración de Juan Zeña
EL ZORRO Y EL LEÓN
El zorro y el puma, también llamado león andino, al igual que el Ñame o galli-
nazo, son especies de la fauna nativa del norte y de las serranías del Perú. Éstos
son protagonistas de muchas tradiciones orales, que ilustran la auténtica vida
del campo y sus costumbres. Estos son algunos cuentos que se transmiten de
padres a hijos en Lambayeque.

H
abía una vez, un campesino que llegada la cosecha, había recogi-
do dos sandías para ir a saludar a su compadre y convidarle.

-Compadrito pa´ca he venido, acá le traigo una sandiítas.


-Ya compadre, gracias que se molesta.
Cuando el campesino se hubo marchado su compadre se dispuso a hin-
carles el diente. Al partirlas encontró que las habían ensuciado.
-¡Caramba!, dijo molesto el compadre. Mira lo que el compadre me trae,
esto es una burla, pero mañana que venga, yo le voa decir en su cara a mi
compadre.
La siguiente semana, el campesino llegó nuevamente a la chacra del
compadre, con dos sandías más.
-Compadrito, dijo, le traigo esta frutita.
-Compadre, la vez pasada, me salieron malas las sandías, porque las habían
ensuciao!
El campesino fastidiado, respondió
-Compadre, si yo mismo las he recogido de la chacra, aquí traigo otras dos
más.
-A ver compadre, vamos a partirla.
Pero al partir la primera sandía, encontró que estaba igual de sucia que
las anteriores.
Sorprendido y furioso con quien sospechaba era el causante de su
bochorno, el campesino, se disculpó con su compadre y prometió escar-
mentar al Tío Zorro y ponerle una trampa.

El Zorro y el Muñeco de Brea


El campesino decidió consultar al cura y así, éste le dió un consejo,
-No hay mas que hacer hijo, haz un muñeco, le pasas brea y lo pones allá en
la chacra. El zorro tendrá que llegar en algún momento y se quedará pegado.
Así atraparás al ladino.
El campesino hizo cuanto el cura sugirió. Confeccionó un muñeco de

73
74
trapo, lo untó con brea y lo puso en medio de la chacra. Hacía luna, el
zorro llegó a la chacra y vio al muñeco...
-¡Ah!, le dijo el zorro, ¡Dame sandía!,¡negro bandido!,¡dame sandía!,
Como el muñeco no le contestaba, el Tío Zorro fue acercándose
despacito...
-¡Oye! negro bandido, dame sandía o te aviento tu puñete.
El zorro se amargó y le aventó un puñete y se quedó pegado.
-¡Oye! negro bandido, suéltame o te doy una cachetada.
El zorro le dio otro manazo y se quedó pegado ahí.
Luego de propinarle una patada, el zorro quedó con la pata pegada al
muñeco de brea; mas adelante, tenía las cuatro patas pegadas al monigote.
Después de un cabezazo y un barrigazo, ya no podía moverse.
Furioso e insultando al muñeco de brea lo encontró el campesino.
-Ahora si te agarré zorro bandido y tú que me has hecho quedar mal con mi
compadre. Te voy a quemar el trasero con mi marca de fierro.
El campesino despegó al zorro del muñeco y lo maniató fuerte, mientras
decía así:
-Ya, lo llevo cerca de la casa y ahí lo dejo al pie del camino bien maniao ya.
Y el campesino se fue triunfante a atizar el fogón y preparar el fierro con
que marcaba a sus reses.

Mientras tanto, el Tío Zorro estaba echado, pataleando y lamentándose


de su suerte, ya que aunque intentaba, no podía desatarse.
Fue que en ese momento que su Tío el León, lo encontró en el camino.
El león le preguntó:
-Oye, sobrino qué cosa haces aquí?
- Ay, tiíto le dice el zorro, si usted supiera
lo que quieren hacer conmigo, fíjese que
este campesino tiene una hija bien bue-
namoza y quiere hacerme casar con
ella, pero yo no quiero. ¿Si?, yo no
quiero porque soy bien chiquito,
¿porque no se casa usted que´s
más grandecito?
-¡Ay! sobrino, ¿de verdad?
-Si, tío, de verdad,
-¡Ay! yo quiero casarme, dijo el león.
-Ya, le dice el zorro, tío, desmáneme ya
me, me salva y yo lo maneo a usted y
espera a la muchacha, que no demora
porque el campesino se ha ido a
traéla pa´que se case.
-¡Ah ya! sobrino, entonces me caso, dijo el león.
El león, desató al zorro y éste a su vez maniató bien fuerte a su compadre
y lo dejó en su lugar. Escondido tras un arbusto vio como el campesino
encontraba al león.
Al verlo el león le gritó:
-Me caso, me caso, ¡me caso!
A lo que el campesino contestó,
-¡Ah! con que de zorro ti has vuelto lión ¡Ah!, con que te vas a casar ¿no?,
Y lo marcó con el fierro caliente.
Ni bien sintió el calor que le achicharraba la sentadera, el león rompió
la soga y salió disparado a calmar la quemazón y pensó,
-(Ay! Sobrino zorro, donde te encuentre, ¡yo te voa comer!).
Mientras tanto el zorro muerto de risa, le hacía zumba al león al compás
de su tamborcito.

El Zorro y el León en el corral de gallinas


El zorro escapó del león y lo encontró por una chacra un año después.
-¡Ay bandido!, le dijo, hoy si te como porque me hiciste quemar y me
engañaste.
-No tiíto, no me vaya a comer, yo estoy bien chiquitito, pa´que me va a
comer, nomá le voa a quedar aquí en la garganta.
Se defendía así el zorro, que ésta vez sentía que lo habían atrapado.
Rápidamente urdió otro plan para engañar al león, conociendo su
proverbial apetito, le dijo,
-¡Ay tiíto!, acá he visto unas gallinas bien gordas. Ay tiíto si gustaras, tán no
má pa' que las bajes.
-¿Si sobrino?, ¿no me engañas?
-Sí tiíto, no le engaño, verdad,
El león hambriento siguió el juego, y esa noche de luna, fueron al corral
de gallinas del campesino. El zorro astuto dijo,
-Tío, ahí están las gallinas.
-¡Ay!, sobrino, están bien gordas; bájeme, ya voa quedarme acá, vaya a venir
alguien y me pasas la voz.
El león estaba bajando una gallina que encontró,
Y el zorro empiezo a gritar,
-¡Señor, señor se roban las gallinas!.
Salió el dueño para espantar a los ladrones, seguido de sus perros.
El zorro escapó corriendo, pero al pobre león lo atraparon y lo molieron
a palos.
-¡Veste lión bandido se está comiendo las gallinas!,¡palo al lión!, dijo el
campesino.

75
76

El león escapó como pudo, correteado por los perros, quejándose de la


golpiza y pensando,
-(Que tal sobrino,¡que me la has hecho!. Pero ahora no lo perdono, tengo que
comérmelo, ya).

El zorro y la chacra de plátanos


El zorro ya no le daba cara al león y cuando lo veía se escondía, pero
pasados unos meses se encontraron nuevamente en el camino.
-Con que me lo haciste de nuevo ¿no?, ¡orita si te como sobrino!.
-No tiíto,¡no me vaya a comer tiíto!.
-¡No orita si te como!, gruñó el león molesto.
El zorro sabiendo que el león siempre estaba hambriento le dijo,
-Tío acá hay una huerta de plátanos, no ve, ahí ta la huerta, vé como ahí tán
los plátanos
-Vamos sobrino a comer.
El zorro adelante y el león atrás, se acercaban al platanal, mirando las
deliciosas cabezas de plátanos que amarilleaban.
-¡Ay! sobrino, pero no alcanzo.
-Tío, le decía al león, yo me voy a subir, cuando le diga abra la boca, usted
la abre y va probar una sabrosura.
-Ya sobrinito, le contestó el hambriento león que ya se relamía de lo rico
que se veían los plátanos allá arriba.
Subió el zorro y le dijo,
-Tío abra la boca que ahorita le voa echar un plátano,
El león abrió la boca y el
zorro le dejó caer uno
muy dulce.
-Ah, tá rico sobrino.
-Tío abra la boca que ahora, van a
ir dos,
Y fue tirándole plátanos
ya pelados.
-Ah! tá rico, avienta sobrino. Le contestaba el león goloso.
-Ah, tío cierra los ojos y abra la boca porque ahorita van tres, ya le dejaba
caer tres y el león seguía comiendo.
Asustado por la voracidad creciente del león, y encontrando un panal
de abejas silvestres en el árbol de plátanos, el zorro no pudo reprimir su
malicia y le pidió que cerrara los ojos y abriera la boca. El hambriento
león obedeció.
El zorro, aventó el panal de abejas que colgaba del platanal, a la boca de
su compadre, y mientras el león, con los ojos picados por cientos de abe-
jas se revolcaba en el piso y gemía de dolor, el tío zorro salía disparado
de la chacra, buscando esconderse tras de un árbol...
-Lo fregué a mi tío, zumbaba el zorro pellejo, mientras reía a costa del
hambre voraz del león que, una vez más, había sido víctima de sus
triquiñuelas.
El león picoteado por las abejas, gemía de dolor y pensaba:
-(Este bandido, tengo que encontrarlo para comérmelo)

El queso en la laguna
Una noche de luna, después de un año, los dos se vuelven a encontrar
y el león le dijo al zorro
-Ay! sobrino, hoy si te como, ya te fregaste. Hoy si te como y te como porque
ya me has hecho varias pasadas. Hoy si te como.
-No, hijito, dijo, que no me vaya a comer, que yo soy bien chiquito. ¡uh!, se
le va quedar en la garganta nomá. Tío, tío, acá he visto un queso, le dijo el
zorro al león,
-No sobrino, le dijo, no, ya me las hecho, no,
- Si tío de verdad, un quesote le

77
78

dijo,
tá que
reproboca,
- ¿A onde sobrino?
-Aquí nomá tío, aquí nomá, si gusta
vamos pa´ que usted vea.
- A ver vamos, pue sobrino.
Caminaban en la noche de luna llena, el zorro
adelante y el león atrás y llegaron a una laguna. La luna
se reflejaba en el agua clara y el zorro le dijo,
-Tío, ve yá esta el queso ve, que no lo mira?,
-Ay sobrino de veras ?no?, que rico queso, le dice.
-Tío, tenemos que secar el agua pá podelo comer.
-Sobrino pero como lo secamos?
-Tío, usted aquí y yo me pongo allá en la otra esquina. ?Sí? vamos a tomarnos
el agua y cuando ya estéa seca la laguna, nos metemos y nos comemos el
queso.
El león confiado comenzó a beber de la laguna y en la otra esquina el
zorro fingía tomar agua. Se hacía el que bebía, mientras en realidad sólo
movía la lengua.
-Y tío, avance, otro poquito. Ya mismo ya va mermando, ya mismo, ya mismo
tío.
-Sobrino dijo el león, ya no puedo, ya no puedo.
-No tío, ya mismo ve ya mismo, ya falta poquito.
De tanta agua, al león se le reventó la barriga y murió, mientras el zorro
seguía haciendo zumba burlonamente.
-Ya se murió mi tío lión, ahora sí que lo maté. Ya se quedó en el reino pué,
porque él era juez de paz, ahora el que mando soy yo...

El zorro y la boda en el cielo


Otro día el zorro se encontró con su compadre el Ñame y se pusieron a
conversar. El Ñame le contó, que se estaba preparando para ir una boda
donde había sido convidado. Había fiesta en el cielo por el matrimonio,
y el zorro, que era músico y parrandero, no quería estar ausente.
También él, quería ir a disfrutar de tan importante evento y le rogó al
Ñame:
-Compadrito, yo también quisiera ir porque como yo se tocar, yo quiero
tocar.Y va haber harta chicha?
-Si va a haber harta chicha. Pero compadre, pero como va a ir si usted no tiene
alas...
-Ay compadrito, le dijo, yo me voa hacer un par de alitas.
-Ya, compadre si usted se hace un par de alitas, nos vamos pué.

Este zorro bandido, se buscó un par de checos o calabazas y se hizo unas


alas. Se las puso, intentando volar. Daba saltos, brincaba y así lo inten-
tó varias veces, pero fue inútil. Terminó un poco magullado y cansado,
sin conseguir volar. Pensaba así, maquinando alguna solución para no
quedarse varado en tierra:
-(No puedo: va a estar buena la fiesta allá en el cielo, va haber matrimonio, va
haber harta chicha, yonque, va a estar bueno, como pa' pegarme una borrachera,
el domingo le digo a mi compadre Ñame que mejor me lleve cargado).
El día domingo llegó el Ñame y le dijo:
-Y compadrito ya estará listo pa'irnos a la fiesta.

79
80

- !Uy!, compadrito, me he hecho un par de alas de checo, pero no puedo volar,


brinco, pero me caigo, compadrito lléveme allí, aunque sea cargadito ahí en
sus alas.
- Compadre, pero no, pero yo me voy rápido.
-No sea malo lléveme. Insistía el zorro
De tanto que insistió al Ñame, éste lo llevó en su lomo.

Trepó el zorro sobre el lomo del Ñame, llevando su guitarra y su tambor.


-Compadre yo vo' alcanzar el vuelo no se vaya a desprender compadrito.
-No compadre, yo me prendo bien,
-Ya préndase duro !ah!.
Alzó el Ñame el vuelo y le decía al zorro
-Y compadrito? se ha prendido bien?, ?qué le parece el vuelo?
- Compadrito!, encantao, le dijo muy bonito, me gusta ir al cielo, tá muy
bien no me caigo.

Alzó el vuelo el Ñame. Llegó muy alto, y comenzó ha realizar acrobacias


como el gran señor de las alturas que era. Hacía unos quites así, se deja-
ba caer la cabeza, se volvía a subir, hacía una de culebrinas en el aire...
-Compadre, compadre! me caigo, me caigo. Gritaba el tio zorro que ya no
tenia por donde cogerse del plumífero...
-Téngase bien compadrito, préndase duro.
-Compadre, me caigo, me caigo... Seguía gritando desesperado tio zorro
Cuando de repente, el zorro se soltó y se vino abajo.
-!Ay!, gritaba , pónganme colchones, pónganme paja.

Nadie le puso nada; cayó desplomado al suelo haciendo ruido.


Ya en tierra el Ñame bajó y le sacó los ojos y se los comió. Ahí, termi-
naron sus días de malandrín y de zumba, y murió el zorro.

Tomado de la narración de Teodoro Sandoval


ACTIVIDADES

1. Observa y lee las dos versiones del cuento.

2. Describe
a. las diferencias en las imágenes de las dos versiones.
b. Haz una lista de todas las aves que pudieran haber sido invitadas a la
fiesta en el cielo.

3. Contextualiza
En el banquete de las aves se sirvieron muchos manjares. Si tú y tus
compañeros quieren hacer un banquete, ¿qué comidas o manjares
llevarían para comer? Haz una relación de ellas ordenándolas según
tus gustos.

4. Interpreta ¿Qué tipo de personas son como el Zorro? ¿Crees que


actúan bien?

5. Produce y crea
Representa las aves de tu localidad. Dibújalas, encuentra sus colores
en tu entorno en materiales naturales (hojas, flores, pajilla, etc) y
pégalos en tus dibujos.

81
82
Juan el Oso

83
84
JUAN EL OSO

C
ierto día una muchacha del pueblo salió sola, a caminar por una
zona agreste. Vivía en lo alto del monte, un gran oso. Éste, al verla
por los alrededores, la raptó llevándosela a su cueva. Y la hizo su
mujer. Encerrada y cautiva, la muchacha se lamentaba de su suerte.
Nunca más vio la luz del sol, pues una piedra tapaba la entrada a la
cueva y hasta tuvo que acostumbrarse a comer carne cruda, que su rap-
tor le traía. Al tiempo, la muchacha tuvo un hijo que nació tan peludo
y fuerte como su padre.

A medida que fue creciendo, Juan el Osito se dió cuenta que su madre
sufría mucho y desde ese momento, decidió que un día la liberaría del
cautiverio en que su padre la tenía.

Cuando Juan el osito tuvo 6 años y siendo inmensa su fuerza, intentó


mover la gran piedra de la entrada de la cueva, pero no pudo. Tuvo que
pasar un año más, para que, siendo ya más fuerte, pudiera retirarla. Fue
entonces cuando tramó un plan para huir de la cueva, con su madre.

Así la muchacha pidió al gran oso que trajera agua y para ello le dio una
canasta. Como la tarea era imposible, éste tardó mucho en regresar.
La oportunidad largamente esperada, había llegado. Juan el Oso huyó
con su madre, salvándola del penoso cautiverio, y la llevó a vivir a la
casa de sus abuelos, los padres de la muchacha.

La casita de adobe y quincha quedaba a las afueras del pueblo y tenía un


gran patio con algunos algarrobos. Allí, sintiéndose mas seguros, Juan,
su madre y el abuelo, esperaron al oso.

El padre de la muchacha, que recién veía a su hija tras su largo cautive-


rio, la ocultó amorosamente bajo llave, dentro de siete cuartos.

Juan el Oso, solicitó al abuelo que preparara una escopeta. El encuentro


entre padre e hijo, estaba cerca…

85
86
El olfato fino del oso, lo llevó directamente a la casa. Venía encoleriza-
do y furioso. Lo habían engañado y él venía a recuperar lo suyo. Haría
cualquier cosa para conseguirlo. Su rabia había sido monumental al
encontrar la piedra movida en la cueva...

Se dirigió a la casa del padre de la muchacha. Allí, de un puntapié


rompió la primera puerta. Paf! La segunda cayó bajo su fuerza de la
misma manera, Bom! y así con todas las demás hasta llegar a la sexta
puerta. Juan contemplando la escena, le dijo a su abuelo que la muerte
del gran oso estaba escrita en su frente!!.

El valiente Juan el Oso, tomó entonces la escopeta y antes de que el villano


raptor le asestara una tremenda patada a la séptima puerta,
disparó cuatro balas en la frente del gran animal. Éste, cayó con su peso
descomunal cerca de Juan el Oso y lo miró largamente, sin gruñir y cerró
los ojos para siempre.

Al fin los tres, Juan, su madre y el abuelo se abrazaron felices, celebran-


do el término de su desdicha.

Desde ese entonces la fama de Juan como un ser valiente y extremada-


mente fuerte, fue conocida y comentada por toda la comarca. Ese fue el
inicio, de una serie de increíbles aventuras que tuvo a lo largo de su vida
y que poco a poco se convirtieron en leyendas... Las aventuras de Juan
el Oso fueron muchas. Por ejemplo las que vivió con los tres gigantes
Saca-algarrobo, Seca-orilla y Tumba-cerro o su encuentro con Juan
Catorce y Juan Quince u otras más, de las cuales oiremos más adelante.

Tomado de la narración de Osvaldo Suclupe Bances

87
88
ACTIVIDADES

1. Observa las imágenes.

2. Describe cada una de ellas, los personajes y las escenas.

3. Contextualiza ¿Existen osos en tu región? ¿Están en peligro de


extinción?

4. Interpreta. ¿Cómo hubieras actuado tú en el lugar de Juan?


¿Hubieras hecho lo mismo? ¿Te identificas con él? ¿Por qué?

5. Produce y crea
Representa a los personajes principales del cuento plegando papel y
buscando materiales naturales que puedan representar sus diferentes
texturas.

89
90

DIDÁCTICA DEL LIBRO

A LOS GUIAS, PADRES, TUTORES Y MAESTROS

La razón de incorporar imágenes y proponer actividades de expresión


artística de refuerzo en este Libro nacen porque: "El arte puede lograr
cambios significativos en el desarrollo emocional de la persona (autoes-
tima, sensibilidad, autoconocimiento); en su capacidad creadora (imag-
inación , productividad); en su capacidad de investigación (observación,
exploración, propuestas); en su comprensión del mundo. (Códigos, con-
textos)" (Educación, Arte e Interculturalidad: Propuesta Práctica,
Warmaylly, julio 2003)

"Incluir el arte como parte integral en la experiencia de aprendizaje de


cada estudiante, alcanza y apoya todas las inteligencias, proporcionando
en cada estudiante en particular, experiencias que impactan directa-
mente su capacidad para evolucionar en una multitud de formas."(Inide.
Educación por el Arte, página 12)

Incluye una serie de actividades que tratan de incentivar y orientar la


tarea docente en integración con la comunidad escolar, para profundizar
los contenidos y relacionarlos significativamente para su óptima com-
prensión.

Para desarrollar estas actividades recomendamos emplear el método de


análisis visual que comprende estos pasos:

1. Observa. Corresponde al ejercicio de desarrollo de percepción del


alumno como inicio del proceso de aprendizaje
2. Describe. Es la relación textual o gráfica de todo lo que se ha
percibido, una lista de personajes, objetos, espacios donde se realizan las
escenas de los relatos.
3. Contextualiza. Es la información que no es inherente al cuento, el
ejercicio desarrollado por el profesor consiste en decir de donde
proviene el cuento, las relaciones que se desarrollan de él, la relación
con otros cuentos.
4. Interpreta. Es la acción que garantiza formarse una opinión personal
y libre del estudiante luego de leer y ver las imágenes, que le permiten
deducir conclusiones, rescatar valores, identificarse con los personajes.

5. Crea. Es el momento donde el estudiante propone de manera per-


sonal nuevos productos o actividades surgidas a partir de relato leído. Es
el paso decisivo que garantiza que el alumno aprendió el contenido

Con estas actividades pretendemos animar a todos los participantes del


proceso educativo para que revaloren sus costumbres y tradiciones, for-
taleciendo su autoestima para proyectar su cultura a otras comunidades.
Esta obra está planteada para trabajar con estudiantes de cualquier nivel
de educación básica, desde nivel inicial a nivel secundaria, dosificando
las tareas y actividades de acuerdo a cada necesidad. Los relatos grafi-
cados tienen la intencionalidad de acercar al estudiante, en forma lúdi-
ca, con los íconos del patrimonio cultural que conforman su bagaje cul-
tural, como elementos propios y de recurso cotidiano.

Ustedes son los Guías, el nexo directo y el medio entre este libro y los
estudiantes, los ayudarán no solo a leer y observar imágenes, si no que
la labor será de orientar y reforzar en sí mismos, haciendo de los her-
mosos relatos regionales una experiencia propia, vivida dentro de las
actividades y la comunidad educativa local. Para alcanzar estos objetivos
queremos sugerirles una pequeña guía de actividades, que podrán uti-
lizarlas para alcanzar la meta común.

Confiamos que ustedes, con su amplia experiencia en el campo de la


educación, a partir de estas actividades podrán proponer otras nuevas.

Nos agradaría conocer sus comentarios e intercambiar experiencias


acerca de los trabajos y productos realizados con los niños a partir del
presente libro.
Gracias de antemano por el apoyo que nos puedan brindar.

Grupo AXIS Arte


axis@pucp.edu.pe

91
92

ACTIVIDADES SUGERIDAS

1. Preguntas de comprensión

Ese tipo de recurso implica formular preguntas diversas sobre diferentes


aspectos del relato, esto nos permite darnos cuenta del grado de com-
prensión del alumno.
Deben ser preguntas específicas y directas que impliquen respuestas
concretas.
Por ejemplo
a. ¿Quiénes son los personajes principales del relato………?
b. ¿Qué le sucede al personaje principal de....?
c. ¿En qué lugar se desarrolla el relato de...?
d. En el relato................, ¿qué le sucede a............?
e. ¿Qué pasó al final del relato?

2. Preguntas de situación

Son preguntas auxiliares que ayudan a los alumnos a reforzar el grado de


comprensión previamente medido, con las preguntas de comprensión.
Son una especie de ayuda paralela que afianza la lectura y comprensión
de determinados relatos.
Tenemos:
a. Frases en oraciones para marcar V o F (verdadero o falso)
b. Frases ordenadas en A-B-C-D que el alumno debe marcar la opción
correcta o incorrecta según las indicaciones que se le de.
c. Oraciones incompletas:
Varias oraciones donde falta más de una palabra y cuyas frases están en
desorden, los alumnos deberán relacionar y asociar las palabras de una y
otra columna.
3. Preguntas de reflexión

Con estas preguntas se busca que el alumno rescate de manera subjeti-


va la enseñanza central del cuento después de comprender e interpretar
el relato.
Son preguntas muy importantes para conocer la opinión personal desde
el aspecto personal, social, moral y cultural del alumno.
Tenemos:
a. ¿Qué mensaje podemos rescatar del cuento?
b. ¿Qué valores encontramos en el cuento?
c. ¿Qué enseñanza lleva este relato?
d. ¿Qué antivalores podemos encontrar en este relato?

4.- Otras actividades

Las siguientes actividades son de tipo lúdico, centrado en el aspecto


visual y cenestésico, nos llevan al cierre de todo el proceso de compren-
sión de lectura.
Tenemos.
a. Crear crucigramas
b. Crear pupiletras
c. Crear historietas
d. Variar el desenlace de las historias
e. Crear una obra teatral, que incluya desde: vestuario, escenografía,
caracterización de personajes.
f. Trabajo de campo: Ubicarse en el lugar del relato, haciendo un mapa
de los lugares que menciona el relato.
g. Debates grupales.

93
94

DATOS CURIOSOS

KON EL CREADOR

Kon, llamado también Kon Ticsi Huiracocha es un poderoso dios.


Los Chimús y los Incas le rindieron culto cuando conquistaron los terri-
torios de Lambayeque. Kon representa el fuego frente al dios costeño
Pachacámac.
Al sur de Lima se encuentran los restos arqueológicos del templo de
Pachacámac, antiguo adoratorio y oráculo pre-hispánico.

NAYLAMP EL REY QUE VINO DEL MAR

Al norte de Chiclayo, en el departamento de Lambayeque en la zona


norte del Perú, hace muchos siglos, una antigua cultura pobló el valle
del río La Leche. Ésta fue la cultura Lambayeque.
Batan Grande, en el actual Ferreñafe, y Túcume conformado por 26
pirámides, alrededor del cerro Purgatorio o La Raya, son los sitios más
importantes de esta antigua cultura.
Sin embargo el origen de ella se encuentra en el templo de Chot o
Huaca Chotuna, cerca del mar, que fue construida a su vez por el
poderoso Naymlap, quien instaló allí a Yampallec ídolo de piedra verde,
que era su representación y que trajo consigo en su travesía. Este templo
contiene murales representando a un ave en picada.

La figura de Naymlap es la imagen más característica de Túcume y se le


representa como un personaje ornitoantropomórfico de ojos alados con
orejeras que representan un ave que cae en picada.

LA RAYA
La raya es un pez muy común de la zona norte del Perú. Este pez de
estructura cartilaginosa, semejante a la del tiburón, puede llegar a tener
de 1.5 a 2 metros de largo, y tiene la particularidad de tener un cuer-
po plano, de forma romboidal y extendido hacia los lados ya que sus ale-
tas pectorales se han agrandado en forma triangular y se encuentran
unidas a la cabeza. Se parece al lenguado y tiene además una larga cola
dotada de un aguijón venenoso con el que ataca y paraliza a sus enemi-
gos. Su manera de nadar es hermosa ya que su forma le confiere un esti-
lo parecido al vuelo de las aves.
¿Sabías que en Túcume existe un cerro con el nombre de La Raya?
En Túcume existe un cerro tutelar llamado La Raya y visto desde el aire,
el cerro tiene curiosamente la forma de un pez raya. Los fundadores de
la antigua cultura lambayecana, le otorgaban significados religiosos a los
elementos de la naturaleza y su entorno, y lo denominaron así en honor
al hermoso y poderoso pez.

LA APARICION DE LA VIRGEN DE LA PURÍSIMA


CONCEPCIÓN DE TUCUME

¿Sabías que existen dos pueblos llamados Túcume?


Antes de que existiera el pueblo de Túcume como se conoce actual-
mente, existió otro pueblo con el mismo nombre.
Los pobladores de Túcume Viejo tuvieron que mudarse porque las llu-
vias del Niño destruyeron el pueblo. Del pueblo viejo, solo queda la
Iglesia antigua y otras edificaciones que como guardianes de la historia
se mantienen de pie para que la gente recuerde donde vivieron sus abue-
los y tatarabuelos.
Se mudaron a orillas del cerro Cueto, que queda ubicado a espaldas de
la actual Iglesia mayor de Túcume, porque según los mitos vigentes, la
Virgen de la Purísima Concepción condujo al pueblo hacia este lugar por
intermedio de dos niños pastores.

JESUCRISTO ANDARIEGO

¿Sabías que existe un cerro llamado La Vieja? Éste esta ubicado a 9 Km.
de Motupe, a orillas de la carretera Panamericana Norte. Allí, se pueden
reconocer fácilmente la las figuras de los ancianos, en unas enormes

95
96

piedras que asemejan las formas de dos personaje encorvados, junto con
unas piedras redondas que asemejan enormes sandías.
Sobre la cumbre del cerro destaca una forma en especial, que le dicen
La Vieja, que dicen representa a la anciana y que ha sido convertida en
una gruta, donde se ha colocado una imagen blanca, que corresponde
a la Virgen de la Medalla Milagrosa.

EL ZORRO Y EL VIAJE AL CIELO

El zorro es un animal que vive en la campiña norteña y hace sus


madrigueras en las bases de algunos algarrobos o en las faldas de
pequeños promontorios. El bosque seco es su habitat y se alimenta de
iguanas, de sapos y de pequeños roedores. También las aves son su ali-
mento. Sale a cazar de madrugada y a pesar de su pequeño tamaño, casi
siempre sale bien librado de la depredación de otros animales grandes
que él. Su presencia, su agilidad y sagacidad además de su astucia, le ha
hecho ganar fama y prestigio, aunque algunas veces hay quien es astuto
que él. Sobre él existen muchos cuentos y leyendas en todas las culturas.

JUAN EL OSO

El oso de anteojos es una especie nativa de la costa norte del Perú. En


la reserva ecológica de Chaparrí, en la provincia de Chongoyape, a 85
Kms. de la ciudad de Chiclayo, existe un proyecto de conservación y
reintroducción de especies en peligro de extinción como el Oso de
Anteojos y la pava aliblanca.
El Oso de Anteojos es una de las 8 especies de osos que existen en el
mundo y habita exclusivamente en el continente americano.
Es un mamífero que pertenece al orden de los carnívoros, su dieta está
compuesta principalmente por vegetales. Se trata de un animal bastante
fuerte pero de carácter tímido, pacífico y que generalmente huye del
contacto humano. Se caracteriza por su pelaje negro y las irregulares
manchas de color amarillento en el pecho y especialmente en la cara.
De allí proviene su nombre. Es considerado como un eximio trepador de
árboles, lugar donde suele descansar. Vive generalmente solitario salvo
en la época de celo.
GLOSARIO DE TÉRMINOS

ALGARROBAL.- Sitio sembrado de algarrobos. Lugar donde abunda el árbol de


algarrobo, leguminosa nativa de América.

APICOTÓ.- Localismo por atar de manos.

AVIENTA.- Echar al viento alguna cosa. Arrojar, lanzar sobre alguna persona o
cosa.

BUENAMOZA.- Mujer guapa, de buen ver, atractiva.

CONFIAO.- Localismo por confiado, crédulo.

CHECOS.- Fruto de la calabaza seca utilizada para fabricar utensilios de cocina con
la que se fabrican cuencos, platos y envases de uso doméstico en el norte del Perú.

CHICHA DE JORA.- Bebida tradicional del Perú pre-hispánico, preparada con los
granos del maíz brotados y macerados.

DESMANÉ.- Localismo por desamarré. Desatarse. De desmanear: quitar a las bes-


tias las maneas, maniotas o trabas.

HACER ZUMBA.- Localismo por hacer burla o escarnio de alguien. De zumbón:


del que frecuentemente anda burlándose o tiene genio festivo y poco serio.

MANIAO.- Localismo por maniatado. Enmarrocado, atadas las manos o pies.


Privado de movimiento.

MOTUPANOS.- Gentilicio de Motupe, localidad al noroeste de Chiclayo,


Departamento de Lambayeque, en la costa norte del Perú.

ÑAME.- Ave de grandes proporciones nativa de la costa norte del Perú. También nom-
brada Llame o Yame. Voz local para nombrar a un tipo de gallinazo de cabeza roja.

97
98

ORÁCULO.- Condición adivinatoria y premonitoria, adjudicada a alguna persona,


objeto o lugar sagrado considerado como vehículo de expresión de la divinidad, y que
está presente en muchas culturas. Son famoso el de Delfos en Grecia y Pachacámac
en el Perú prehispánico.

POTOS.- Vasijas pequeñas para líquidos. Calabazas, mates. Sinónimos de checos en


el lenguaje de la costa norte del Perú. Calabaza seca utilizada para fabricar utensilios
de cocina con la que se fabrican cuencos, platos y envases de uso doméstico.

PURGATORIO.- Nombre del cerro tutelar de Túcume, en cuyas faldas se sitúa el


complejo arqueológico de la Pirámides de Túcume. Según la Iglesia católica, lugar
donde las almas de los que mueren en gracia, sin haber hecho en esta vida peniten-
cia entera por sus culpas, satisfacen la deuda con las penas que padecen, para ir
después a gozar de la gloria eterna. Cualquier lugar donde se pasa la vida con traba-
jo y penalidad.

QUINCHA.- Tejido o trama de junco con que se afianza un techo o pared de paja,
totora, cañas, etc. Pared hecha de cañas, varillas u otra materia semejante, que suele
recubrirse de barro y se emplea en cercas, chozas, corrales, etc.

SANTÍSIMA CRUZ DE CHALPÓN


Devoción a una cruz a la que se le atribuyen poderes milagrosos y que tiene su lugar
de veneración en el cerro Chalpón, en Motupe a 90 kms. al norte de Chiclayo. Dicen
que fue hallada por el joven José Mercedes Antequena el 5 de agosto de 1868, en
una cueva, en la cima del cerro Chalpón y que pertenecería al devoto ermitaño Padre
Abad. Su peregrinación congrega a multitudes devotas que ascienden al escarpado
cerro para rendirle culto.

TOPARON.- Localismo para encontraron. Chocar una cosa con otra. Hallar
casualmente. Tropezarse o embarazarse en algo con alguna dificultad.

YONQUE.- Aguardiente del norte del Perú.