Vous êtes sur la page 1sur 2

15 Gemas de capitulo XV Mensajes a los

Jóvenes – E.G White


1.- El amor es un precioso don que recibimos de Jesús. El afecto puro y santo no es un
sentimiento, si no un principio. Los que son movidos por el amor verdadero.
2.- Tengan Cuidado, no sea que lo que ahora creen que es oro puro, se convierta en vil
metal.
3.- El hábito de permanecer levantado hasta una hora avanzada de la noche es
corriente, pero no agrada a Dios, aun cuando los dos sean cristianos.
4.-Únicamente donde reina Cristo puede haber amor profundo, verdadero y abnegado.
Entonces los espíritus quedarán unidos, y las dos vidas se fusionarán en armonía. Los
ángeles de Dios serán huéspedes del hogar, y sus santas vigilias santificarán la cámara
nupcial.
5.- El corazón anhela amor humano, pero este amor no es bastante fuerte, ni puro ni
precioso para reemplazar el amor de Jesús.
6.- Dése la mujer a Cristo antes que darse a otro amigo terrenal, y no forme ninguna
relación que contraríe esto.
7.- Es mucho mejor retirar una promesa hecho contraria a las Sagradas Escrituras, en
el temor de Dios, que cumplirla y con ello deshonrar a su Hacedor.
8.- La Biblia presenta una norma perfecta de carácter. Elevarán la mente, mejorarán el
carácter y darán gozo y paz al corazón.
9.- La Palabra de Dios abunda en preceptos y consejos que prescriben respetar a los
padres. La Biblia condena toda clase de engaño, y exige la rectitud en toda
circunstancia.
10.-Tengan mucho cuidado al hacer un compromiso condicional; pero será mejor, mucho
mejor, romper ese compromiso (que era sin una comprensión plena de carácter de la
persona con quien piensan unirse) antes del matrimonio que separarse después, como
hacen muchos.
11.- Deberían mantenernos sujetos los afectos juveniles hasta que llegue el tiempo en
que la edad y la experiencia suficientes permitan libertarlos con honra y seguridad.
COMENTARIO PERSONAL DEL CAPITULO

En el presente, vemos muchas consecuencias malas por el hecho de poner atención a


los consejos de nuestros padres y mayores que conocen a Dios. Para mí, siendo una
mujer puedo comprender que es muy fácil caer en la trampa de Satanás cuando
pensamos que nuestra pareja nos ama, y cuando estamos en su territorio, caemos en
pecado y aunque repentinos ya es muy tarde. Por los resultados de las malas
decisiones, sufrimos. Leyendo esta sección XV de Mensajes a los Jóvenes, si aplicamos
lo que nos conseja, podemos tener la esperanza de un futuro bonito y tener un
matrimonio y familia agradable a Dios, en cual podemos estar feliz con Jesús Cristo en
nuestro hogar.

Centres d'intérêt liés