Vous êtes sur la page 1sur 3

21 Los Turnos de resurrección

Modulo
III
“Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias, luego los que son de Cristo en su
DOCTRIN
A venida”
AVANZA 1 Corintios15:23
DA

Uno de los temas en los que más se ocuparon los apóstoles de la Iglesia primitiva fue
precisamente en la doctrina de la resurrección de los muertos, pero no fue debido a que fuera
una nueva doctrina como lo pensaron los hombres de Atenas (Hch. 17:18), sino que estaba
siendo confirmada por medio del Señor Jesucristo con su misma resurrección. La base de
nuestra fe está fundamentada precisamente en la resurrección del Señor, lo cual si no
hubiese ocurrido, dijo el apóstol Pablo, seríamos los hombres más dignos de lástima (1 Co.
15:12-20) pero luego reafirma diciendo que Cristo sí resucitó y que así como entro la muerte
por un hombre (el primer Adán), por medio de Cristo (el postrer Adán) vino la resurrección de
los muertos (1 Co. 15:20-21).

Antes de abarcar los diferentes turnos de resurrección, debemos hacer la distinción entre dos
eventos que a muchas personas al momento de estudiar, puede causarles problemas y
confundirlas, no logrando ver las diferencias entre lo que es un Egeiro (levantar) y una
Anastasis (resurrección), dejando de obtener la bendición que la doctrina apostólica nos
ofrece, al entender el galardón y la esperanza de la resurrección (Hch. 23:6).

EGEIRO:
Al mencionar la resurrección de los muertos, algunos como decimos anteriormente,
confunden los distintos eventos, que se describen en la Biblia con el hecho de “volver a la
vida” a algunas personas, lo cual es parte de las instrucciones que Jesús dio a los apóstoles
cuando los envió (Mt. 10:8) diciendo: “resucitad muertos” del griego Egeiro que
significa levantar, poner de pié, despertar. Lo que ocurrió con cada uno de los casos
siguientes, es que les instalaron nuevamente “el aliento de vida” y siguieron viviendo
normalmente, pero en algún momento iban a morir, porque esta establecido que los hombres
mueran una sola vez y luego el juicio (He. 9:27), es por esta causa que los judíos querían
matar a Lázaro.

Veamos algunos ejemplos:

• (1 R. 17:17-22) El hijo de la viuda que sustentó a Elías.


• (2 R. 4:20:35) El hijo de la mujer Sunamita.
• (2 R. 13:21) El muerto que lanzan a la tumba de Eliseo.
• (Lc. 8:49-55) La hija de Jairo que había muerto.
• (Lc. 7:11-15) El hijo de la viuda de Naín.
• (Jn. 11:41-44) Lázaro el hermano de María y Marta.
• Hch. 9:36-41) La discípula llamada Tabita.
• (Hch. 20:9-12) Eutico que por dormirse cayó desde el tercer nivel del edificio.
• (1 Co. 15:20) Cristo quien se levanta de la tumba, para descender al lago de fuego).

En el Antiguo Testamento vemos que esta esperanza de la resurrección, la tenían los


antiguos (Job. 19:25-27, Dn. 12:12-13), David dijo que no descansaría hasta despertar a la
semejanza del Señor. La resurrección no es una nueva doctrina establecida en el Nuevo
Testamento, sino que únicamente vino a ser confirmada por medio del Señor Jesucristo y
ampliada por los apóstoles inspirados por el Espíritu Santo (Is. 26:19, Dn. 12:2). Por eso Pablo
en su defensa dijo que por la esperanza que Dios le dio a los padres era que estaba siendo
juzgado por los judíos (Hch. 26:6-8), Jesús también enseñó acerca de la resurrección (Mt.
22:31-32) diciendo que Dios no era Dios de muertos sino de vivos.
ANASTASIS:

La Biblia nos enseña que todos van a resucitar, algunos para vida y otros para condenación
(Jn. 5:29, Hch. 24:15). Este aspecto nos permite ampliar la justicia de Dios, pues hará de la
resurrección un galardón para cada uno, ya que no es el mismo rango el que se le dará a
aquellos que estando limpios se continuaron limpiando, como aquellos otros que estando
sucios decidieron continuar ensuciándose cada día más (Ap. 22:11). Tampoco será igual el
galardón para los cristianos que produjeron fruto, unos al treinta por uno, otros al sesenta por
uno y otro grupo al ciento por uno (Mt. 13:8).

Resurrección se traduce de la palabra griega Anastasis que se traduce un


levantamiento, resurrección, alzar de nuevo. Al suceder la Anastasis, se integraran
nuevamente el espíritu, el alma y el cuerpo, los cuales al morir se habían separado así: el
cuerpo en el sepulcro, el espíritu que volvió a Dios (Ec. 12:7) y el alma que fue
enviada al Seol (Sal. 16:9-10). En (He. 6:2) se menciona la resurrección, pero cuando se
comienza a revisar el cumplimiento que tendrá, se muestra la misma en varias facetas o
etapas. Es decir es una resurrección, pero en distintos turnos y distintos grupos. Aunque es
importante señalar que la Biblia nos muestra que algunos son “bienaventurados” de
condenación o ignominia eterna” (Jn. 5:29, Dn. 12:2).

LOS TURNOS DE RESURRECCIÓN:


Nadie puede decir que no se puede realizar por partes la resurrección, porque el ejemplo lo
tenemos precisamente, en el Señor Jesucristo, quien después de haber resucitado, fue
levantado ante la vista de muchas personas (Hch. 1:8), Él que es la cabeza del cuerpo
místico se encuentra arriba, y su cuerpo (la iglesia) aún no ha sido levantado,
entonces, no hay obstáculos para que de igual manera se pueda llevar a la Iglesia en partes,
como lo ha dispuesto en su presciencia. Esto se llevará a cabo en 7 turnos de
resurrección de la siguiente manera:

1. CRISTO, 1 Corintios 15:20: Jesucristo nuestro Señor, viene a ser “la primicias” de los
que durmieron (1 Co. 15:20-23), siendo el primero en resucitar, dando la oportunidad
a los creyentes en el Señor de optar en este galardón (Hch. 26:23), Job 19:25 dice “ Yo
sé que mi redentor vive y se levantará sobre el polvo” . La Biblia dice que Él, sabiendo
de dónde venía y hacia dónde iba, enfiló su rostro hacia Jrusalen, no estimando los
vituperios presentes, sino considerando las glorias que vendrían después de resucitar.
En el Señor se cumplieron las escrituras (1 Co. 15:4).

Él dijo que nadie le quitaba la vida, que Él la ponía para volverla a tomar (Gr. Egeiro), pero
también la Escritura dice que el Espíritu Santo lo resucitó de los muertos (Sal. 139:15, Ro
8:11 Gr. El Señor Jesucristo es primogénito de entre los muertos, y que en todo tiene
la preeminencia gr. Proteuo: ser el primero, sostener el primer lugar (Ap. 1:15).

2. LOS SANTOS DEL ANTIGUO PACTO, Mateo 27:52-53: Cuando Jesús descendió a la
tumba, se levantó (gr. Egeiro) y descendió al lago de fuego para cumplir con el
holocausto, luego ellos salieron de sus tumbas resucitados, y se le aparecieron a
muchos y entraron a la Ciudad Santa. La versión Jerusalén dice que entraron a la
ciudad celestial.

3. LAS PRIMICIAS, LA NOVIA QUE SALE AL ENCUENTRO DEL AMADO EN LAS


NUVES, 1 Corintios 15:52: En el siguiente turno de resurrección será levantada la
primicia para Cristo, es decir la novia que ha fructificado de la manera que se espera
de ellos, es decir al ciento por uno, los que la Biblia nombra fieles cuando menciona
los tres grupos “llamados, escogidos y fieles” (Ap. 17:14)

Cristo es la primicia de la resurrección (1 Co. 15:23) pero estas primicias también abarcan
los tres primeros turnos de resurrección (Cristo, los santos de la antigüedad, y los muertos
en Cristo junto con la novia). 1 Tesalonicenses 4:17 dice que los muertos en Cristo
resucitaran primero, luego los vivientes que quedemos seremos transformados en las
nubes juntamente con ellos. 1 Corintios 15:52-53 nos explica que en la transformación, lo
corruptible se vestirá de incorrupción (muertos en Cristo) y lo mortal se vestirá de
inmortalidad (vivientes transformados). Estos tres turnos constituyen las primicias de la
resurrección.

4. LOS DOS TESTIGOS, Apocalipsis 11:3-12: Los 2 testigos que el Señor levantará van a
predicar por tres años y medio, luego la bestia que sube del abismo los mata, pero
después de tres días y medio de estar sus cadáveres en un plaza, recibirán Espíritu de
Vida de parta de Dios, resucitándolos, luego serán levantados para ser llevados al
cielo, Junto con ellos hay un grupo que ha alcanzado la estatura y después de media
noche, tomando en cuenta que la noche es la tribulación, a la mitad se oye un clamor
y un grupo sale al encuentro del amado (Mt. 25:6).

5. LA COSECHA EN LA EPIFANIA, Apocalipsis 20:4: Al concluir la gran tribulación,


vendrá El Señor Jesús y pondrá sus pies sobre el monte de los olivos, en ese momento,
ocurre un nuevo turno de resurrección, la de aquellos que fueron a la gran tribulación
a lavar sus vestiduras en la Sangre del Cordero (Ap. 7:14-15). Son ubicados en tronos
para que puedan reinar juntamente con Cristo por 1,000 años.

6. EL REBUSCO, Apocalipsis 20:5-6: Debemos recordar que algunos pecaron, a pesar de


haber conocido la verdad del Evangelio, ensuciaron nuevamente sus vestiduras, como
el hombre que conocía sexualmente a la mujer de su padre (1 Co. 5:1-5). Aunque no
devolvieron la fe, tampoco ganaron ningún premio, galardón, corona, etc., por lo que
únicamente su espíritu es salvo. Con este grupo concluye la primera (Gr. Protos)
resurrección, el cual está compuesto desde el primer al sexto turno que hemos visto.

7. LOS DEL TRONO BLANCO, Apocalipsis 20:11-15: Esto es lo que conocemos como la
segunda resurrección, aunque como vemos es el séptimo turno de resurrección, es un
turno de resurrección para condenación, aquí son resucitados aún hasta los malos,
que aunque son buscados en el Libro de la Vida no son encontrados y son echados al
lago de fuego por la eternidad.

De nosotros depende el turno en el cual resucitaremos, recordemos que Dios pone en


nosotros el querer como el hacer, pero nosotros decidimos si obedecemos o no, por lo que
según nuestras actitudes así será la posición que ocuparemos. Nosotros definimos aquí abajo
la posición que tendremos por toda la eternidad, por lo tanto esforcémonos por alcanzar el
rango de primicias y no solo por los galardones sino como una respuesta de amor hacia aquel
que tanto nos amó y dio su vida por nosotros. Los turnos definirán cuán cerca estaremos de
nuestro Señor Jesucristo por toda la Eternidad.