Vous êtes sur la page 1sur 1

N° 332

Martes, 14 de septiembre de 2010

Los errores de Zapatero ponen en peligro


nuestro sistema de pensiones
Tras romper el Pacto de Toledo y congelar las pensiones, ahora anuncia
que el sistema “tendrá problemas dentro de diez años”

Zapatero ahora rompe las reglas del juego para censurar las propuestas
del PP en el Congreso.
El PSOE veta unilateralmente una proposición de ley del PP que evitaría la
congelación de las pensiones impuesta por el gobierno socialista.
El Partido Popular llevará al Tribunal Constitucional esta afrenta al orden
democrático y al papel de las instituciones.

Zapatero desprecia al Congreso y a la sociedad para imponer su recorte


social contra los pensionistas:
El gobierno socialista ha perdido hasta 4 votaciones en el Congreso que
exigen a Zapatero no congelar las pensiones en 2011.
Toda la oposición, trabajadores, sindicatos y empresarios están en contra del
recorte social de Zapatero.

La reforma de las pensiones de Zapatero incumple la Ley y el Pacto de


Toledo:
Las pensiones dejarían de regularizarse según el coste de la vida, tal y como
obliga la legislación y el Pacto de Toledo.
Una vez más, los españoles pagan las consecuencias del histórico déficit
público al que el gobierno ha condenado al Estado y a sus instituciones.

María Dolores de Cospedal:


“Zapatero tiene que dejar de subir los impuestos y permitir al
Parlamento devolver a los pensionistas aquello que les ha quitado”

Zapatero se burla de los desempleados


Zapatero dice que un parado que está formándose no está en el paro
sino que trabaja para España
El gobierno socialista se empeña en maquillar los datos del paro en vez de
resolverlo.
El paro cuesta ya al Estado y las empresas 50.000 millones de euros.

Zapatero propone a España como laboratorio de políticas sociales


cuando 6 de cada 10 nuevos parados europeos son españoles
La eurozona tiene 4 millones de nuevos parados desde el inicio de la crisis,
de los cuáles 2,5 millones son españoles (seis de cada diez).
El gobierno socialista ha convertido a España en el segundo país del mundo
en cifras absolutas de parados.