Vous êtes sur la page 1sur 5

1

OBLIGACIONES SOLIDARIAS

I. CONCEPTO

Las obligaciones solidarias se encuentran reglamentadas en el Título IX del Libro IV,


entre los Arts. 1511 y 1523.

Las obligaciones solidarias son aquellas en que existen pluralidad de deudores o


acreedores o pluralidad de acreedores y deudores de una obligación cuyo objeto es de
naturaleza divisible, pero que en virtud del testamento, convención o la ley, cada
acreedor está facultado para demandar el total de la deuda y cada deudor puede ser
obligado al pago total en términos tales que cualquiera de ellos que pague a cualquier
acreedor extingue la totalidad de la deuda.

Este concepto se deduce del Art. 1511 que, después de indicar en su inc. 1 que la regla
general en materia de obligaciones con pluralidad de sujetos está constituída por las
obligaciones simplemente conjunta o mancomunada, en su inc. 2 se refiere a las
obligaciones solidarias, en los siguientes términos: Pero en virtud de la convención,
del testamento, o de la ley puede exigirse a cada uno de los deudores o por cada uno
de los acreedores el total de la deuda, y entonces la obligación es solidaria o
insolidum.

II. ELEMENTOS

Las obligaciones solidarias presentan los siguientes elementos:

1º PLURALIDAD DE SUJETOS; esto es, pluralidad de acreedores, pluralidad de deudores o


pluralidad de deudores y acreedores a la vez, lo que determina que la solidaridad sea
activa pasiva o mixta.

La solidaridad es activa cuando existen varios acreedores y un deudor.


La solidaridad es pasiva cuando existen varios deudores y un acreedor.
La solidaridad es mixta cuando existen varios acreedores y varios deudores a la vez.

2º DIVISIBILIDAD DE LA PRESTACIÓN, lo que significa que la prestación puede cumplirse por


su naturaleza en parcialidades. De lo contrario la obligación sería indivisible.

3º UNIDAD DE PRESTACIÓN Y PLURALIDAD DE VÍNCULOS. Existe unidad de prestación cuando


lo que debe ejecutarse o darse es una misma cosa. Por consiguiente, si son varios los
deudores éstos deben pagar lo mismo y si son varios los acreedores pueden exigir lo
mismo.

Que exista unidad de prestación no significa que no exista pluralidad de vínculos,


esto es, que la misma prestación se deba de diferentes formas, por ejemplo que algunos
deban la cosa pura o simplemente, a plazo o bajo condición.
2

Estos elementos están expresamente contenidos en el Art. 1512 que indica que la cosa
que se debe solidariamente por muchos o a muchos, ha de ser una misma, aunque se
deba de diversos modos; por ejemplo, pura y simplemente respecto de unos, bajo
condición o plazo respecto de otros.

4º Que la solidaridad esté ESTABLECIDA EXPRESAMENTE, de modo que no exista duda de la


obligación de que se trata. Así se desprende del Art. 1511 inc final que, en su parte
pertinente, prescribe que “la solidaridad debe ser expresamente declarada en todos
los casos en que no la establece la ley”.

Esto se explica porque en nuestro derecho la solidaridad es excepcional y, porque,


como se vio en su oportunidad, constituye una modalidad de la obligación en sentido
amplio y las modalidades son excepcionales.

Por último, cabe señalar que la solidaridad no requiere de fórmulas sacramentales y


puede expresarse utilizando expresiones como solidariamente, in solidum, cada uno
por el otro, el uno por los otros y toda otra expresión que denote la misma idea.

III. CLASIFICACIONES DE LA SOLIDARIDAD

La solidaridad se puede clasificar atendiendo a los siguientes criterios:

1º EN ATENCIÓN A LOS SUJETOS INTERVINIENTES la solidaridad puede ser activa, pasiva o


mixta.

a.) La solidaridad es activa cuando existe pluralidad de acreedores.


b.) La solidaridad es pasiva cuando existe pluralidad de deudores.
c.) La solidaridad es mixta cuando existe pluralidad de acreedores y deudores a la vez.

2º EN CUANTO A SU ORIGEN LA SOLIDARIDAD se clasifica en legal, testamentaria,


convencional y judicial. Así se desprende del Art. 1511 inc 2.

A.)SOLIDARIDAD LEGAL: es aquélla que tiene su origen en la ley.

La ley suele imponer la solidaridad pasiva, existiendo diversos casos en nuestro


derecho dentro del C.C., como fuera de él.

CASOS DE SOLIDARIDAD PASIVA EN EL C.C.

1º Caso A propósito de la responsabilidad de los tutores y curadores que administran


conjuntamente, dado que éstos son solidariamente responsables ante el administrador
por los daños que les ocasione una administración maliciosa. (Art. 419)

2º Caso: Si las corporaciones no tienen existencia legal sus actos colectivos la obligan
solidariamente (Art. 549 inc. final).
3

3º Caso: En el evento de existir pluralidad de albaceas todos son responsables


solidariamente (Art. 1281).

4º Caso: Si un delito o cuasidelito ha sido cometido por dos o más personas cada una
de ellas será responsable solidariamente (Art. 2317).

CASOS DE SOLIDARIDAD PASIVA FUERA DEL C.C.

1º El art. 19 nº 4 de la constitución Política del Estado establece la responsabilidad


solidaria de periodistas, editores, directores y administradores de un medio de
comunicación social en caso que imputare un hecho o acto falso que causare
injustificadamente daño o descrédito a una persona o su familia.

2º El segundo caso, que es el de mayor aplicación práctica, está establecido en el art.


174 inc 2 de la Ley de Tránsito 18.290 que establece la responsabilidad solidaria del
conductor y el propietario del vehículo, a menos que éste acredite que el vehículo fue
utilizado sin su conocimiento o autorización expresa o tácita, por los daños y
perjuicios que se ocasionaren con motivo de la utilización del vehículo.

3º El art. 18 de la ley 14. 908 sobre Abandono de familia y Pago de Pensiones


Alimenticias consagra la responsabilidad solidaria por el pago de la obligación
alimenticia respecto de quien viviere en concubinato con el padre, madre o cónyuge
del alimentante, y, los que, sin derecho para ello, dificultaren o imposibilitaren el fiel
y oportuno cumplimiento de dicha obligación.

b.) SOLIDARIDAD TESTAMENTARIA es aquella que tiene su origen en el testamento.


Así ocurre, por ejemplo, en los casos que el testador impone a sus herederos la
obligación de pagar sus deudas hereditarias o testamentarias en forma solidaria, o para
que reciban dos o más personas una misma asignación, constituyéndolos en acreedores
solidarios.

c.) SOLIDARIDAD CONVENCIONAL es aquella solidaridad que tiene su origen en una


convención.

Las partes de un contrato pueden establecer, en virtud de la autonomía de la voluntad,


que los deudores respondan solidariamente frente al acreedor en caso de
incumplimiento del contrato.

d.) SOLIDARIDAD JUDICIAL es aquella que el juez establece por sentencia judicial.

Hasta la entrada en vigencia de la ley 19.585 existía en nuestro derecho un sólo caso
de solidaridad judicial establecida a propósito del derecho de alimentos de los hijos
simplemente ilegítimos en el Art. 280 nº 5. Esta disposición legal, hoy derogada,
facultaba al juez para ordenar el pago de alimentos en forma solidaria respecto de
aquellos que hubieren consumado la violación de la madre.
4

Se trataba, sin embargo, de un caso discutido, dado que la ley facultaba al juez para
ordenar el pago de alimentos en forma solidaria, de modo tal que podría argumentarse
que se trataba de una caso de solidaridad legal y no judicial.

SOLIDARIDAD ACTIVA

CONCEPTO

La solidaridad activa es aquella en que existen pluralidad de acreedores de una


obligación cuyo objeto es de naturaleza divisible, pero que, en virtud dela convención,
testamento o la ley, cada uno puede exigir al deudor el pago total de la deuda y
pagando el deudor a cualquiera de ellos extingue la obligación.

La solidaridad activa no tiene gran aplicación práctica debido a que representa un


peligro para los otros acreedores, toda vez que si uno de los acreedores se dirige
contra el único deudor existe la posibilidad que el acreedor no pague a los demás
coacreedores la parte o cuota que le corresponde dentro del crédito. De allí que en la
práctica se recurra al mandato para lograr la misma finalidad.

FUNDAMENTO DE LA SOLIDARIDAD ACTIVA

Existen dos doctrinas que se han elaborado para explicar la naturaleza jurídica de la
solidaridad activa: la doctrina romana y la doctrina francesa.

a.) La Doctrina Romana: esta doctrina entiende que cada coacreedor es dueño de
todo el crédito por lo que puede cobrarlo íntegramente, pero también podrá
remitirlo, condonarlo, compensarlo, extinguirlo por confusión, novarlo, etc.

b.) La Doctrina Francesa, en cambio, postula que en la solidaridad activa cada


acreedor es dueño de su cuota y en el resto existe un mandato tácito y recíproco
entre acreedores para cobrar el crédito.

CLARO SOLAR, ALESSANDRI Y MESA BARROS opinan que nuestro C.C. ha acogido la tesis
romanista atendiendo al tenor literal del Art. 1513 que, en su inciso segundo, se
refiere a la condonación de la deuda, compensación y novación que intervenga
entre el deudor y cualquiera de los coacreedores.

SOMARRIVA Y FUEYO, en cambio, adhieren a esta opinión sólo en lo que se refiere a la


solidaridad activa, puesto que en opinión de estos autores tratándose de la
solidaridad pasiva rige la doctrina francesa.
EFECTOS DE LA SOLIDARIDAD ACTIVA
5

En materia de efectos de la solidaridad activa es necesario distinguir los efectos


entre los acreedores y el deudor, y, los efectos entre los coacreedores.

I. EFECTO ENTRE LOS ACREEDORES Y EL DEUDOR

1º Cualquier acreedor puede demandar el total de la deuda al deudor.

2º El deudor puede pagar a cualquiera de los coacreedores que elija, salvo que
hubiere sido demandado por uno de ellos, caso en el cual pierde su derecho de
elegir, debiendo efectuar el pago al acreedor demandante art. 1513 inc 1.

3º Lo que se dice respecto del pago opera respecto de los otros modos de extinguir
las obligaciones, pero con la misma limitación, esto es, con tal que uno de los
acreedores no haya demandado al deudor.

4º La interrupción de la prescripción que opera en favor de uno de los acreedores


favorece a los demás Art.2519.

5º En lo que se refiere a la suspensión de la prescripción se discute si la


suspensión de la prescripción que favorece a uno de los acreedores favorece a los
otros, dado que, si bien en materia de solidaridad activa rige el principio según el
cual lo que favorece a un acreedor favorece a los demás acreedores, la suspensión de
la prescripción es un beneficio personalísimo.

6º La constitución en mora de uno de los coacreedores afecta a los demás.

II. EFECTO ENTRE LOS COACREEDORES

En este caso hay que determinar qué ocurre si uno de los coacreedores recibe el
pago del total de la deuda.

El C.C. no reglamenta expresamente esta situación, pero a propósito del modo de


extinguir confusión ha establecido en el Art. 1668 inc 2 el principio que el acreedor
que recibe el pago o que obtenga la satisfacción por un modo equivalente al pago
debe compartirlo entregando a cada uno de los coacreedores lo que le corresponde,
principio que, como se advierte, sólo tendrá lugar si la obligación se extinguió por el
pago o un modo satisfactivo equivalente al pago.

En efecto el Art. 1668 en su inc 2 a propósito de la confusión indica que si hay


confusión entre uno de varios acreedores solidarios y el deudor, será obligado el
primero a cada uno de sus coacreedores por la parte o cuota que respectivamente
le corresponda en el crédito.

APUNTE Nº 18 OBJETOS DEL DERECHO (CLASE DE JUEVES 25 DE MAYO DE 2006)