Vous êtes sur la page 1sur 3

m6  


  

       6   

 
     

  
m

 6 
6
m

LA LLEGADA DEL ADVENTISMO A ECUADOR

La información, los datos y las citas textuales que a continuación se registran se basan en documentos históricos
eclesiásticos Adventistas que reposan en la Conferencia General de la Iglesia Adventista del 7mo día en EEUU.

El 13 de enero de 1903 F . H. Davis decía en la Review and Herald: ³Ecuador ha abierto sus puertas al evangelio, otras
denominaciones han aceptado la invitación y miles de Biblias han entrado, iglesias han sido establecidas, y el trabajo en
general va hacia delante. Podríamos nosotros que tenemos la preciosa verdad, retenerla porque este es un clima
caliente?´

Se nos informa también que ya en esta época habían personas en Ecuador que observaban el verdadero día de reposo, el
sábado.

F.H. Davis dice: ³Así vemos que Ecuador ya tenía frutos antes de la llegada de los primeros misioneros adventistas´ (2)

Es interesante notar que F. H. Davis visita Ecuador y escribe sobre Ecuador durante el tiempo político de la revolución
liberal y cita el hecho de que el tren estaba en construcción desde Guayaquil a Quito, además hace referencia al Ecuador
enfermo, arruinado y la fuerte presencia e influencia de los sacerdotes católicos romanos y sus respectivas doctrinas.

El personaje que escribe este artículo en la Review (Según constan en los originales) lo hace con las abreviaturas de F.
H. Davis por lo tanto no sería Thomas H. Davis y tendríamos que concluir que de ser esto así y no haber ningún error de
imprenta en la Review , que antes de Thomas H. Davis, estuvo en Ecuador F. H. Davis.

Si F. H. Davis escribió un artículo titulado ECUADOR para ser publicado el 13 de enero de 1903, quiere decir que él
visitó Guayaquil y Quito en 1902, coincidiendo con la presidencia del liberal Leonidas Plaza Gutiérrez 1901-1905. (3)

En los archivos de la Conferencia General no se sabe nada con respecto a F. H. Davis excepto que escribió este artículo
del 13 de enero de 1903 en la Review and Herald.

El criterio del autor es que al comparar fechas, acontecimientos del país y relación de referencias; F. H. Davis es el
mismo T. H. Davis y que pudo haber existido un error al mecanografiar la letra F por la T.

Si la Review publica el articulo sobre Ecuador el 13 de Enero de 1903 y en aquel tiempo no existía los medios de
comunicación de hoy, creo que Thomas Davis vino en 1902 para hacer algo así como un reconocimiento del terreno
previo a venir con su familia que lo hace como el 30 de agosto de 1904, su mudanza llegó luego, y entonces
concluiríamos que el evangelio llegó al Ecuador en 1.902.

Según reporte publicado por la Review el 21-Abril-1904, Thomas H. Davis hace una invitación de esta manera: ³En
Ecuador hay un gran esfuerzo por deshacerse del yugo romano que ha tenido al país por largo tiempo en la oscuridad y
superstición. ¿No debería la gente que tiene las advertencias directas contra la bestia, tener la misma voluntad que las
otras denominaciones, que ya han penetrado en este campo, de venir aquí para ayudar en el trabajo?´ (4)

Ya en esta fecha Davis testifica que en Guayaquil ³él miró a un policía apurando a los dueños de las tiendas para que
cerraran todos los negocios hasta las 12 del día. Así podemos ver que no estamos libres de la ley dominical aquí´ (5)

Thomas H. Davis dice en el artículo publicado el 13 de abril de 1905, ³Que las elecciones presidenciales acaban de
pasar y que el triunfador es el Sr. Lizardo García candidato liberal elegido por amplia mayoría, también añade que el
yugo romano ha sido roto aquí no hace mucho tiempo atrás, por eso el catolicismo tiene todavía gran influencia en la
gente. Ellos piensan todos los protestantes son masones y dicen que los masones golpearon la imagen de Cristo. El
congreso promulgó un decreto que todos los conventos sean abiertos para inspecciones públicas. Este decreto entró en
efecto recientemente, causando oposición de parte de los sacerdotes´. (6)

T. H. Davis colportaba en Guayaquil con el libro: La Vida de Cristo y reporta en su artículo del 29 de junio de 1905 que
el trabajaba con Biblias y también con el libro Patriarcas y Profetas en Babahoyo donde destaca que dos profesoras lo
compraron y vendía también El Camino a Cristo en Milagro, Naranjito y Bucay donde una persona con lágrimas en sus
ojos le contó a Thomas su experiencia cristiana, Thomas entonces exclama: ³¡Estas son las únicas lágrimas que yo he
visto derramar por Cristo aquí! Esto compensó todos mis problemas y aun más.´

Colportó en Huigra y dice que: ³Los colportores pueden escoger el clima que les gusta en Ecuador, ya sea caliente,
templado o frío. Cualquier esfuerzo que hagamos para salvar a otros será bendecido por el Señor. Yo he encontrado que
esto siempre es verdad mientras estamos trabajando´. (7)

Thomas H. Davis también colportaba con libros y revistas en Inglés en Ecuador, entre las personas de habla Inglesa.

Aquí narra un incidente en que una Biblia de Thomas fue a parar al río ya que un sacristán la tiró a espaldas de Thomas
H. Davis.

En Babahoyo un joven farmaceuta le ofreció un salón para tener reuniones y traer amigos para las reuniones, siendo la
primera vez que recibió un ofrecimiento así.

Anuncia también que está al tanto de la venida del Hno. Cascbeer al Ecuador. (8)

Thomas H. Davis contrajo matrimonio con la Hna. Susana Balbuena quien nació en San Felipe, Chile el 11 de agosto de
1881 y fue una de las primeras personas que aceptó la verdad presente en Chile.

En 1901 Thomas y Susana fueron a California y tuvieron que llorar la muerte de su único hijo varón nacido en Chile.
Después de un corto descanso, el regresó a Sur América, esta vez para trabajar en el Ecuador.

En 1904 luego que la salud de su esposa mejoró ella vino a Ecuador, después de vivir en la malsana costa por más de
dos años, ellos se trasladaron a Ambato, donde el 16 de Julio de 1.907, lamentablemente, su muy amada compañera la
señora Susana Balbuena de Davis, muere después de 5 días de enfermedad, dejando en la orfandad a 3 niñas y la vida
del soldado de la cruz de Cristo afectada en gran medida.

En el artículo del Obituario del 5 de septiembre de 1.907 textualmente dice así: ³Algunos amigos vinieron y el escritor
habló sobre la segunda venida de Cristo. Ella fue sepultada de acuerdo a la costumbre, después de que el sol se ocultó´
(9)

El fue llamado a trabajar en Chile y dejando en el descanso a sus esposa regreso a Chile junto a sus hijas, porque el
encargado en Chile fue asignado para Perú. T. H. Davis se casó otra vez en 1910.

El hno. Davis permaneció delicado de su salud en los últimos años, no hay duda que esto se debió en gran proporción a
las irregularidades e inconvenientes de su trabajo en Sur América, al no recibir ayuda de los médicos en Chile, el fue a
Argentina en septiembre buscando alivio en nuestro Sanatorio Adventista del Plata; a veces había esperanza de que se
recuperara, pero finalmente una hemorragia severa terminó con su vida. El durmió pacíficamente y sin sufrimiento, en
noviembre 26 de 1911, los servicios funerales tuvieron lugar en el edificio de la Escuela de Río de la Plata y el mensaje
se baso en Apocalipsis 14:13.

Nosotros creemos y tenemos esperanza con toda certeza que él tendrá parte en la primera resurrección. Este es el primer
misionero Adventista del Séptimo Día que vino de un país extranjero a Ecuador en Sur América y que muere en el
campo que él escogió.

³Nosotros creemos que en el día de la venida de Cristo muchos llegarán a bendecirlo por su labor abnegada por medio
de la cual y con la ayuda de Dios, resultó en su salvación. Bajo la suave luz de la luna, nosotros lo depositamos en el
pequeño cementerio protestante cerca de Crespo, hasta esperar el fruto de sus esperanzas y su trabajo en la venida de
quien el amó y sirvió´. J. W. Westphal. (10)

Les invito a ver en la familia Davis Balbuena a un símbolo de cada pareja misionera que trabaja para Dios: Padre, Hijo
y Espíritu Santo en Ecuador y en el mundo entero; nuestra gratitud y alabanza a Dios así como también esta corta
biografía sirva como un homenaje póstumo.

Dios ha bendecido mucho a la Iglesia Adventista del Séptimo Día en Ecuador, luego de su humilde comienzo con la
visita en 1902 de T. H. Davis y luego con su extraordinario trabajo de Colportaje (venta de publicaciones adventistas)
de este ciudadano norteamericano en Chile y Ecuador.

Luego de este humilde y muy abnegado comienzo veamos lo que Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, han hecho en
Ecuador y continúan haciendo para nuestra salvación y para la honra y gloria de su nombre.