Vous êtes sur la page 1sur 3

elena iparraguirre 5/1/07 5:17 AM Página 2

La Novia de

FOTO: CARLOS BENDEZU


Abimael
La pareja y próxima
esposa de Abimael
Guzmán habla con
CARETAS.
La mujer que simbolizaba el
poder detrás del líder
senderista cumplirá 60 años en
los próximos meses. Espera
hacerlo como la mujer casada
con Abimael Guzmán Reynoso.
Condenada a cadena perpetua,
en la cárcel dirige y organiza a
las 300 senderistas recluidas
en la sección de máxima
seguridad del penal de Santa
Mónica. Las hace hacer
resúmenes de prensa de lo que
pasa en el Perú y en el mundo,
las insta a la danza (taller que
dirige Maritza Garrido Lecca) y
trata de convencerlas que la
lucha armada que costara
decenas de miles de muertos
valió la pena. Este es el
testimonio de una cabecilla
terrorista para quien la palabra
arrepentimiento no existe.

Izquierda, inocente bailadora con


castañuelas a los 9 años. Derecha, la
presentación a rayas, setiembre de 1992.
elena iparraguirre 5/1/07 5:18 AM Página 4

Entrevista de PAOLA UGAZ za. Mi estadía en San Lorenzo no se desenvolvieron dentro de los
la conocía ni el Comité Interna- términos en que se dan las rela-

E
STÁ en su celda compar- cional de la Cruz Roja. Mi madre ciones diplomáticas entre estados
tiendo una pollada. Una me cuenta que a diario iba a sus o Instituciones contrapuestas.
irónicamente risueña Ele- oficinas y le respondían ‘su hija Cada uno con sus propios intere-
na Iparraguirre empieza la con- está en un lugar desconocido’. ses y desde orillas opuestas de un
versación reconociendo que su Era un lugar ófrico, vacío. Con río, con un objetivo común conce-
captura junto a la de Abimael paredes de cemento para que el bido por ellos como la pacifica-
Guzmán fue una “negligencia frío le haga compañía al preso y ción. Para nosotros, como luchar
mayúscula”. O, según personal un servicio con hueco en el piso, por un acuerdo de paz.
sospecha que no se calla, una sin luces. De sus malas artes (de Monte-
traición de Oscar Ramírez Du- El agua la lanzaban por el sinos) nosotros no tenemos por
rand, alias Feliciano. hueco en el techo por tres minu- qué responder. Al menos hubo
tos sin avisar, tiempo en que trato correcto, respeto mutuo y
–¿Qué pasó luego de ser captura- aprovechaba para guardarla en medida por medida.
dos? las ropas y refrescarme después. –¿Sobre la masacre de Lucana-
–Quince días de aislamiento e Me prohibían cantar, silbar, ha- marca del 3 de abril de 1983, sienten
incomunicación absoluta. Sensa- blar. Afuera los marinos eran o arrepentimiento?
ciones de desconcierto, vacío e im- mudos o soeces. Me comporté co- – Nos reafirmamos en lo dicho
potencia, acompañados de una mo una comunista y formulé un al respecto en la entrevista del si-
búsqueda veloz de soluciones a la plan de trabajo diario: gimnasia, glo que dio Abimael Guzmán a
vida del partido y de la revolución. análisis político, poesía a compo- “El diario” en 1987 (donde reivin-
Sentirme agredida en lo más ínti- ner en mi cabeza, hice 17 poemas dica la masacre para que sirva de
mo frente a la brutal presentación y les puse números. Bajé de 57 a escarmiento a todas las demás
a la prensa, para lo cual te obligan 42 kilos. comunidades campesinas).
por la fuerza y hasta contra tu jus- Me alegré como si fuese Pas- Se desarrolló en sintesís una gue-
ta resistencia a vestirte con un cua cuando los marinos, al alcan- rra civil. Y como el marxismo nos
traje a rayas de presidiario. zarme mi peine, distinguí al lado enseña, una guerra, una revolu-
–¿Estaba preparada para la cár- el de Abimael. El primer año de ción, no puede evitar pasar por
cel? encierro fue el peor de todos. una potente guerra civil, que fue
–Me llevaron a la isla San Lo- –¿Cómo fueron los encuentros lo que hubo en el campo ayacu-
renzo. Me di cuenta porque olía a con Montesinos? chano, apurimeño y huancaveli-
mar. Me enmarrocaron mis pies, –El Estado peruano envió al cano, una guerra campesina que
colgaron los grilletes de mis mu- doctor Vladimiro Montesinos co- nadie puede negar. Por último,
ñecas a unas argollas pegadas a mo interlocutor académico, váli- pregunto. ¿Por qué ocultan las
una pared por encima de mi cabe- Retrato de familia. El padre, Alberto, era aprista. Su madre, doña Blanca, colaboró con Guzmán en la pedida de mano durante el megajuicio. do, se sobreentiende. No fuimos matanzas feroces, crueles, ini-

Guzmán citó a Marx al pedir su mano: “La relación entre un hombre y una mujer es natural, discreta y necesaria”.
FOTO: VÍCTOR CH. VARGAS

nosotros quienes lo escogimos. cuas del ingreso de las Fuerzas


Con él desenvolvimos las conver- Armadas?
saciones, pero nunca llegamos a
suscribir ningún acuerdo de paz y LA PEDIDA DE MANO
es falso que hayamos salido a pa- El año pasado, con la complici-
seos en nave, chalupa o lancha. dad de la madre de Iparraguirre,
Al doctor Guzmán lo trasladaron Blanca Revoredo, Guzmán tramó
bajo cubierta a la isla y lo regre- en secreto pedirle la mano a su
saron sobre cubierta en jaula per- pareja durante los recesos del jui-
seguido por dos patrulleros. cio. A Doña Blanca se le ocurrió a
Todo el resto es cáscara, papel su futuro yerno entregarle su
brilloso para ocultar la realidad. anillo matrimonial y el de su di-
“!No lo toquen!”, el día de la captura. La rendición que Iparraguirre desconoce. Sin abdicar de nuestra ideología funto esposo para que Abimael
pedimos conversaciones para lle- –sin que los guardias de seguri-
gar a un cese de fuego, una des- dad se percataran– hiciera le pe-

“Cuando Abimael se emociona movilización del Ejército Guerri-


llero Popular (EGP) y del nuevo
poder, manteniendo el partido
dida formal. Sucedió el 6 de octu-
bre del 2006, en la Sala de Juzga-
do del Tribunal que dirige el ma-

Furia al reivindicar la lucha armada.


no habla, toca”. Lozanos días de colegial en el Fanning.
para que actúe en las nuevas con-
diciones.
Las reuniones con Montesinos
gistrado Pablo Talavera en la Ba-
se Naval del Callao. En un receso
del megajuicio el líder terrorista

50 CARETAS / MAYO 3, 2007 CARETAS / MAYO 3, 2007 51


elena iparraguirre 5/1/07 5:19 AM Página 6

FOTO: P. MEDINA
sacó un ramo de rosas rojas y
amarillas (colores simbólicos de
Sendero Luminoso) y le entregó
el anillo a Elena. Con los demás
miembros del partido de testigos,
Guzmán citó a Karl Marx: “ La
relación entre un hombre y una
mujer es natural, discreta y nece-
saria”.
–¿Cómo decidió abandonar a sus
dos hijos y su esposo Javier Veráste-
gui?
–A medida que más me compro-
metía con la lucha revolucionaria,
el equilibrio se fue resquebrajando
hasta romperse. No era lo mismo
llevar a los niños al colegio toman-
do tres microbuses de casa a la ba-
rriada que llevarlos a las marchas
o mitines del SUTEP donde el ro-
chabús nos mojaba a mares en ple-
no invierno, o la repre nos acosaba
a bombazos lacrimógenos.
Un día en las casas de los obre-
ros ubicadas en los arenales, mi
hijita me dice “¡mami, aquí no hay
piso, cárgame!”, Y estas frases me
estremecían y presionaban.
Confieso que intenté diversas
formas de cumplir con todo, pero
no me dieron buenos resultados.
Di mil vueltas al problema, no soy
de tener cargos de conciencia, más
bien analizo, sopeso varios aspec-
tos. Eso me tomó bastante tiempo.

“Como el marxismo
nos enseña, una
revolución no puede
evitar pasar por una
potente guerra civil”. De llegar a casarse tendrían derecho a visitas conyugales y familiares, seis por año.

Opté por la ruptura definitiva, –(Con furia): Cometimos erro- ideológica.


me rebelé contra el papel que es- res, pero valió la pena la revolu- –¿ Qué quisiera que diga su lápida?
ta sociedad le impone a la mujer: ción, porque el Estado peruano –Que por lo menos ayudé a de-
tener y educar a los hijos y traba- era una porquería y era la única sarrollar la conciencia política del
jar para aportar a la producción manera de acabar con las dife- pueblo más atrasado
social que sostiene un sistema in- rencias. Nuestros seguidores fue- –¿ Ayudar? ¿Y las decenas de mi-
justo, me entregué a la brega por ron cerca de 70,000 personas a les de muertos?
transformar tal sociedad. inicios de los años noventa; lo –La única manera de llegar a
Me até el corazón con mis tri- cual hizo imposible que pudiéra- Palacio (de gobierno) era a través
pas y salí sin voltear atrás a ries- mos manejar a todos los miem- de la lucha armada. La violencia
go de convertirme en sal. Dije pa- bros que desataron el terror en era una necesidad. Nuestros
ra mis adentros, cuando tomemos Lima y los principales departa- blancos eran los poderosos, pero
el poder volveré a mostrarles el mentos andinos con bombas, apa- reconozco que todo se descontro-
mundo nuevo que construiremos gones y asesinatos selectivos a ló. Fue una cuota de la guerra.
los comunistas y el pueblo nuevo. las más altas autoridades. Les Lo dice, con fuego en los ojos,
La guerra les quito a su mamá. enseñaron a usar armas antes de una mujer en vísperas de casar-
–¿Se arrepiente de la lucha armada? entender la ideología político- se. ■

52 CARETAS / MAYO 3, 2007

Centres d'intérêt liés