Vous êtes sur la page 1sur 12

m    

DzNo temas, porque yo estoy


contigo; no desmayes, porque yo
soy tu Dios que te esfuerzo;
siempre te ayudaré, siempre te
sustentaré con la diestra de mi
justiciadz.
á  
à DzEl esfuerzo personal por otros debe ser
precedido de mucha oración
secretaǥAntes de comunicaros con los
hombres, comunicaos con CristoǥAnte
el trono de la gracia celestial, obtened
una preparación para ministrar a la
gentedz
à DzSi acudimos a él con fe, nos revelará sus
misterios a nosotros personalmente,
Nuestro corazón arderá con frecuencia
en nosotros mismos cuando él se ponga
en comunión con nosotros como lo hizo
con Enocdz
à m    
       
  
      

       ! 
"    
    
 #  !
 $

%   
 !    

  
& '    


m     m    
   
       (     
 
        ) 

  
 $

"       
$
    
*
à °u esperanza no esta en ti; esta en
Cristo. °u debilidad esta unida a su
fuerza, tu ignorancia a su sabiduría, tu
fragilidad a su eterno poder. Así que no
debes mirarte a ti mismo, ni dejar que la
mente se espacie en el yo. Mira a Cristodz.
à     +
 m
  
     

!  +
 
 
   

      
 
 
 %            
$ 
   
   !
$   $     
 (   
 
 ' 
,  
  
    
 


  
 + 

$

' 
     
    
      
*
à Dz Nada es más necesario en nuestro trabajo que
los resultados practicos de la comunión con
Diosǥ.Su paz en el corazón se reflejarán en es
rostro. Dara a la voz un poder persuasivo. La
comunión con Dios ennoblecerá el carácter y la
vida. Los hombres verán que hemos estado con
Jesús como lo notaron en los primeros discípulos.
Esto comunicara al obrero un poder que ninguna
otra cosa puede dar. No debe permitir que cosa
alguna lo prive de este poderdz.
à No es la obra más elevada de la educación el
comunicar meramente conocimientos, sino el
impartir aquella energía vivificadora que se recibe
por el contacto de la mente con la mente y del
alma con el alma. Únicamente la vida puede
engendrar vidadz.
à DzSin una fe viva en Cristo como Salvador
personal, nos es imposible ejercer
influencia eficaz sobre un mundo
escéptico. No podemos dar a nuestros
prójimos lo que nosotros mismo no
poseemosdz.
à DzCuando el amor de Cristo es atesorado
en el corazón como dulce fragancia, no
puede ocultarse. Su santa influencia
será percibida por todos aquellos con
quienes nos relacionemosdz.