Vous êtes sur la page 1sur 46

Fecha 2 de Diciembre de 2010 25 de Kislev 6011 comenzando el día

miercoles en la noche

Las Costumbres de Janukáh


Intersección y Plegarias de Janukáh
Haftaráh para el Primer Shabat de Janukáh
Haftaráh para el Segundo Shabat de Janukáh
El Encendido de las Luces de Janukáh
Chispas de Luz
Trascendiendo los Límites
Tu Llama Interna
Luces de Shalom
Qué Festejamos en Janukáh
Una Perspectiva Histórica
Los Decretos en Contra de los Judíos
Tabla Cronológica
Especial de Cocina de Janukáh
Juegos para Janukáh
Inicio

Las Costumbres de Janukáh

2
A diferencia de la fiesta Purím, en la fiesta de Janukáh no existe una
obligación formal de comer comidas festivas. La razón de esto, es que en
Purím el decreto consistió en destruir y matar a nuestros cuerpos, y esto
representaba también la anulación de la comida y la bebida. Pero en
Janukáh los griegos solamente quisieron destruir nuestras almas, ya que el
objetivo de Antíoco solamente fue hacernos renegar de nuestra emunah, y si
lo hubiéramos hecho, no hubiera deseado matarnos.

De todas formas, hay quienes dicen que es bueno comer en los días de
Janukáh una comida un poco mejor que cualquier día normal, en recuerdo
del milagro de Janukáh. Además, cuando los hijos de Yisrael estaban en el
desierto del Sinaí y Elohim les había ordenado construir el Mishkan
(Tabernáculo), ellos lo terminaron de construir el 25 de Kislev, y también por
este motivo es bueno comer alguna comida especial en los días de Janukáh.

Debemos tratar de aprovechar el momento del encendido de las luces de


Janukáh, así como durante las comidas, para contarles a nuestras familias
todos los milagros que en estos días Elohim hizo a nuestros antepasados.
Además, es una buena costumbre en los días de Janukáh dar Tzedaqáh a
nuestros hermanos necesitados, y especialmente a los estudiosos de la
Toráh.

En Janukáh está permitido hacer todo tipo de trabajos y labores. A pesar de


eso, muchas mujeres acostumbraron abstenerse de hacer algunas de las
labores caseras mientras que las luces de Janukáh permanezcan
encendidas, demostrando así lo provechoso que es tener luz.

La razón por la cual sólo las mujeres acostumbraron esto, es porque los
griegos fueron más duros con las hijas de Israel que con los hombres, pues
uno de los decretos que ellos habían impuesto en contra de nuestro pueblo,
ordenaba que toda doncella que sería desposada, debía primero acostarse
con el gobernador.

Otro motivo, es porque el milagro fue hecho a través de una mujer:


Yahujanan el kohen gadol tenía una hija que era muy bella y el rey le pidió
que se acueste con él. Ella le dijo que aceptaba, pero antes le dio comidas
con queso para que él tenga sed, y al beber vino para quitarse la sed, él se
emborracharía y se quedaría dormido. Esto ocurrió, y cuando él se durmió
ella le cortó su cabeza y la trajo a Yerushálayim. Al ver el jefe del ejército
griego que su rey fue asesinado, él se escapó de allí y su ejército detrás de
él. Y es por eso que además, algunos acostumbran comer comidas lácteas
en Janukáh en recuerdo del milagro que fue hecho a través de la leche

3
Intercesión y Plegarias de Janukáh

- en la bendición "modim anajnu laj" - el texto que comienza con las palabras
"al hanisim" (por los milagros), y que transcribimos a continuación primero en
fonética y luego en español:

Al hanisim veal hapurkán veal haguevurot veal hateshuot veal hamiljamot


sheasita laavotenu baiamim hahem bazemán hazé. Bimé Matityáhu Ben
Yahujanán Kohén Gadol jashmonái uvanav kesheamedá maljut Iaván
hareshaá al amejá Yisrael lehashkijam Torateja ulhaaviram mejuké retzoneja
veatá berajameja harabim amadta lahem beet tzaratam, ravta et rivam, danta
et dinam, nakamta et nikmatam masarta guiborim beiad jalashim, verabim
beiad meatim, vezedim beiad oseké Torateja uljá asita shem gadol vekadosh
beolameja, ulamejá Yisrael asita teshuá guedolá ufurkán kehaiom
hazé. Veajar ken bau vaneja lidvir beteja, ufinú et hejaleja, vetiharú et
mikdasheja, vehidliku nerot bejatzrot kodsheja, vekaveú shemonat iemé
Janukáh elu, lehodot ulhalel leShimjá Hagadol.

Por los milagros, y por la redención, y por las poderosas acciones, y por las
salvaciones y por las guerras que Tú has hecho para con nuestros
antepasados en aquellos días, en esta época. En los días de Matityáhu, hijo
de Yahujanán el kohén gadol, el jashmonái y sus hijos, cuando se levantó el
malvado imperio griego contra Tu pueblo Yisrael, para hacerles olvidar Tu
Toráh y hacerles violar los decretos de Tu voluntad. Pero Tú, por Tu gran
Bondad, Te erigiste junto a ellos en su momento de aflicción, libraste sus
luchas, defendiste sus derechos y vengaste el mal que se les había
infligido. Entregaste a poderosos en manos de débiles, a numerosos en
manos de pocos, a impuros en manos de puros, a malvados en manos de
justos y a lascivos en manos de los que se dedican a Tu Toráh. Y para Ti
hiciste un Nombre grande y apartado en Tu mundo, y para Tu pueblo Yisrael

4
hiciste una inmensa salvación y redención como este día. Luego, Tus hijos
entraron al lugar de Tu Casa, limpiaron Tu Templo, purificaron Tu lugar
qadosh, encendieron luces en Tus apartados atrios, y fijaron estos ocho días
de Janukáh para agradecer y alabar Tu gran Nombre.

Haftaráh para el Primer Shabat de Janukáh

Zekaryáh (Zacarías) 2:14 - 4:7

A pesar de que para cada parashát de la Toráh fue escogida una Haftaráh
que mantiene una relación temática o una analogía con alguno de los temas
de la parashát, en días especiales, como son los días de fiesta, esas haftarot
se reemplazan por otras que mantienen una relación con la temática de la
fiesta. Es por eso que este shabat leeremos la Haftaráh para el primer shabat
de Janukáh.

Para la lectura de la Haftaráh del primer shabat de Janukáh fue escogida una
sección del libro del profeta Zekaryáh (s. IV a.e.c.) - perteneciente al libro
Teré Asar (los doce neviim que por ser sus libros de pequeñas dimensiones,
fueron recopilados en un solo libro).

"Canta y alégrate hija de Tzión,

Pues he aquí que Yo vengo y moraré en medio de ti,

5
Dice Elohim".
(2:14).

Al comienzo de la Haftaráh encontramos algunos pesukim que hablan sobre


la ciudad de Yerushalayim en los días de la redención final, pero a partir del
Perek 3 hasta el final de la Haftaráh, vemos otra palabra de inspiración sobre
los primeros años del segundo Templo de Yerushalayim, en la que es
recordado un personaje bíblico llamado Zerubabel.

Zerubabel era hijo de Shaltiél, el rey de Yahudáh que fue llevado al exilio
desde Yerushalayim a Babel. Cuando los hijos de Yisrael se encontraban
aún en el exilio babel, el rey Ciro de Persia les dio permiso a los judíos para
ascender hacia Yerushalayim y construir un segundo Templo. Muchos judíos
hicieron esto junto con Zerubabel, Yahushúa el kohén gadol y otros líderes
hombres del ruaj, y reconstruyeron las bases del Templo y del mizbeaj.

Pero transcurridos algunos meses, los pueblos que habitaban en


Yerushálayim le escribieron al rey pidiéndole que detenga la construcción del
Templo y él aceptó su pedido Ezrá (Esd) Perek 3 y 4.

Esta palabra de inspiración del ruaj ha qodesh que habla sobre Yerushálayim
en los días de la redención final, ha sido elegida para leerse en el shabat de
Janukáh pues ella habla de una menoráh (candelabro) de oro, y en ella
también se habla a partir del perek 3 hasta el final de la Haftaráh; sobre los
días del segundo Templo de Yerushálayim, y en él, como sabemos, ocurrió
el milagro de Janukáh.

"Volvió el mensajero que hablaba conmigo

y me despertó como un hombre que despierta de su dormir.

Me dijo: ¿Qué es lo que ves?

Y dije: he visto y he aquí un candelabro todo de oro

y su reservorio sobre él,

y sus siete lámparas sobre él; siete, siete conductos

para las lámparas que estaban sobre él.

Y dos olivos sobre él,

uno a la derecha del reservorio y el otro a su izquierda".


(4:1-3).

6
El nevii Zekaryáh veía claramente lo que se le estaba mostrando. Él vio una
menoráh a la que pudo describir detalladamente. El candelabro era de oro
puro y sobre él había un gran receptáculo (reservorio) donde había aceite. El
candelabro tenía siete lámparas que recibían su aceite a través de siete
conductos que provenían del reservorio, que a su vez recibía su aceite de los
dos olivos que estaban a sus costados.

Pero Zekaryáh no entendía lo que se le estaba insinuando a través de esta


visión del ruaj por su mensajero. Es por eso que le preguntó al mensajero:

"Hablé y dije al malak que hablaba conmigo diciendo:

¿Qué son éstos, señor mío?

Contestó el malak que hablaba conmigo y me dijo:

¿No sabes qué son éstos?

Y dije:

No, señor mío.

Respondió y me dijo diciendo:

Esta es la palabra de Yahweh a Zerubabel diciendo:

No por medio del poder y no por medio de la fuerza,

sino por medio de Mi ruaj,

dijo Yahweh tzebaót".


(4:4-6).

Elohim quería transmitirle un mensaje a Zerubabel: "Así como has visto que
todo lo que ocurría con la menoráh se hacía por sí solo sin la intervención del
hombre ya que los olivos enviaban su aceite al reservorio sin necesidad de
machacar las aceitunas y de allí iba directamente hacia las lámparas así
mismo tú debes comprender que la redención del exilio de babel y la
continuación de la reconstrucción del Templo se harán una realidad no por
medio del poder y no por medio de la fuerza".

Yahweh le dijo a Zerubabel que Él pondrá Su ruaj y Su Voluntad en Darío el


rey de los medos y por eso es que les dejará a ustedes construir el Templo.
Pero no sólo eso. Él también se encargará de todos los gastos de la
construcción y les proveerá de alimentos y otras necesidades y no precisarán
ayuda de otro hombre Ezrá (Esd) 6:9.

7
Observando más profundamente podemos descubrir que nuestra Haftaráh
no sólo fue elegida para ser leída en Janukáh simplemente porque habla de
una menoráh de oro y del segundo Templo de Yerushálayim, sino porque en
ella encontramos otro tema muy relacionado con la fiesta de Janukáh, como
nos enseña el pesuk: "No por medio del poder y no por medio de la
fuerza, sino por medio de Mi Ruaj".

Los griegos intentaron introducir su cultura y religión en el pueblo de Yisrael.


Para conseguirlo instituyeron todo tipo de decretos en contra del pueblo, para
que dejaran de observar la Toráh y sus mitzvot.

Matityáhu, el hijo de Yahujanán el kohén gadol, llegó a una situación donde


no podía soportar más la opresión de los griegos sobre el pueblo judío, y se
rebeló junto con sus hijos y algunos otros judíos. Él sabía que esa sería una
guerra de débiles contra poderosos y de pocos contra muchos, sin embargo,
no lo dudó ni un instante pues sabía también que ese enfrentamiento.

Matityáhu Jashmonai y sus hijos sabían que a pesar de que, acorde con las
probabilidades, la guerra estaba perdida aún antes de comenzarla, el Elohim
de nuestros antepasados los ayudaría así como liberó al pueblo en muchas
otras situaciones de las que era "imposible" salir. La salida de Mitzrayim, la
conquista de la tierra de Yisrael y la salvación del aniquilamiento perpetrado
por Hamán el malvado (en la historia de Purím), entre otros casos,
internalizaron en el pueblo de Yisrael en general, y en los grandes hombres
de fe en particular, el conocimiento de que Elohim es quien dirige la obra de
su creación en todo momento, únicamente de acuerdo a su Voluntad.

Y así ocurrió. Contrariamente a los pronósticos de la gente especializada en


estrategias militares, ocurrió que los débiles les ganaron a los poderosos y
los pocos obligaron a los muchos a escaparse. Los macabim dirigidos por
Yahweh su elohim salieron triunfantes. Como dice la torah uno haría
retroceder a mil y como lo harían si su ruaj no estuviese con ellos.

A Yahudáh y sus hermanos, los hijos de Matityáhu, los llamaban los


macabim por la palabra que estaba escrita sobre su bandera. La palabra
"macabi" que en griego significa "valiente combatiente", también representa
una sigla, la que queda formada por las primeras letras de las palabras del
comienzo del pesuk: "Mi kamoja Baelim Yahweh… - ¿Quién es como Tú
entre los poderosos, Yahweh…?" Shemot (Éx) 15:11. La letra kaf de
"kamoja" se convierte en kaf, y la primer letra del nombre de Yahweh es la
iod. Entonces surge la sigla M.K.B.I. a la que se le agregan vocales para
poder ser leída (MaKaBI).

Los makabím sentían que su ideal quedaba completamente representado por


uno de los pesukim que cantaron Moshéh y el pueblo de Yisrael, después de

8
que Elohim los salvó del ejército Mitzrayim, que terminó hundido en el Mar de
los Juncos: "¿Quién es como Tú entre los poderosos, Elohim…?".

Ellos enarbolaban las palabras de la Toráh. Aquellos palabras de la torah


quedan fuerza; que proclaman que a pesar de que es una mitzvah de la
Toráh cuidar el cuerpo y la salud que Elohim nos dio, debemos saber que el
cuerpo es sólo la "vestimenta" del alma, y que así como las ropas por más
caras y lujosas que fueren sólo protegen y sirven al cuerpo, así también el
cuerpo por más cuidado y trabajado que fuere no es más que un servidor del
alma.

Los makabím querían alejar de nuestro pueblo las ideas falsas que los
griegos quisieron inculcarnos. Sin embargo, para la Toráh la mente es mucho
más que eso. La mente del ser humano es el elemento de unión entre el
alma y el cuerpo, y es por eso que, sin descuidar ningún papel del hombre,
debemos darle mayor importancia a lo más importante: al alma, la parte
sensible del ser humano, que debe ser cuidada a través del cumplimiento de
los mitzvot y por el ruaj.

¿Por qué será que paradójicamente las competencias deportivas entre


comunidades se llaman "macabeadas", así como muchos de los clubes
judíos (Macabi) que sólo hacen hincapié en el deporte, casi sin prestarle
atención al alma, es decir al crecimiento del ruaj en el judío basado en
nuestra Toráh y el cumplimiento de sus mitzvot?

Los makabím creían plenamente en el poder de Elohim. En ningún momento


se atribuyeron la victoria sino que desde el primer momento confiaron en
Elohim sabiendo que sólo de Él proviene la fuerza y el poder que el hombre
puede tener, por más grande que fuere. Este aprendizaje de la fiesta de
Janukáh, también representa uno de los pilares del pensamiento judío, y tal
vez por eso también es que nuestra Haftaráh fue elegida para leerse en
Janukáh. Pues en ella el nevii Zekaryáh nos previene:

"No por medio del poder y no por medio de la fuerza,

sino por medio de mi ruaj,

dijo Yahweh Tzebaót".

"A pesar de que ustedes creen ver que las cosas ocurren por vuestra
decisión personal y vuestro esfuerzo, eso es un espejismo solamente. Mi ruaj
es el que obra en todos para que las cosas ocurran. La creencia que ustedes
tienen en Mí es la que provoca que Yo decida que ustedes concreten
vuestros logros y obtengan lo que desean" Lo dice Elohim.

Haftaráh Para el Segundo Shabat de Janukáh


9
a MalaKim (I R) 7:40-50

Si el primer día de la fiesta de Janukáh cae un shabát, entonces en el último


día de la fiesta que también caerá en shabat no se leerá la Haftaráh
correspondiente a la parashát de la semana sino una Haftaráh llamada "para
el segundo shabat de Janukáh", seleccionada del libro de a MalaKim (I R)
7:40-50.

En ella se recuerda el relato de "las menorot de Sh´lomóh", es decir los


candelabros que construyó el rey Sh´lomóh cuando construyó el primer
Templo de Yerushalayim:

"Hizo Sh´lomóh todos los objetos para la Casa de Elohim: el Mitzbeaj de


oro, y la mesa de oro sobre la cual se colocaba el lejem. Y los
candelabros: cinco a la derecha y cinco a la izquierda, delante del lugar
qadosh, de oro puro, y las flores, las lámparas y las tenazas, de oro"
(7:48-49).

"…y los potot para las puertas de la Casa interior - para el lugar qadosh,
y para las puertas de la Casa para el atrio, de oro" (7:50).

"¿Qué es 'potot'? Se refiere al gozne que se encuentra debajo del eje de la


puerta, que se coloca para que el eje gire bien y no se trabe.

"Se completó toda la labor que hizo el rey Sh´lomóh para la Casa de
Elohim…" (7:51).

Nos preguntamos por qué está recalcado en este pesuk que se completó
toda la labor del Templo, si realmente podría haber estado escrito en el
pesuk: "Se completó la labor que hizo el rey Sh´lomóh para la Casa de
Elohim…", sin necesidad de escribir la palabra "toda". A lo que contesta,
que cuando se afirma en la torah algo dos veces significa que la cosa es
firme de parte de Elohim y que se apresura a hacerla y si es de parte del
hombre como una obra es lo terminado y perfecto que quedo que si hubiera
habido un solo detalle incompleto, es decir si el lugar qadosh no hubiera sido
totalmente de oro, realmente no se podría decir que estuvo toda la labor de
la construcción del Templo completa.

El hombre tiene una similitud con el Templo qadosh. Cuando Elohim le


ordenó a Moshéh que construya el Mishkán y le dio la lista de los materiales
necesarios para su realización, hubiéramos pensado que después Elohim
diría: "Y harán para Mí un miqedash y moraré en él", es decir en el
miqedash, pero para nuestra sorpresa, en realidad, el pesuk dice: "Y harán
para Mí un miqedash y moraré en medio de ellos" Shemot (Éx) 25:8, es
decir en los hijos de Israel. Así como el Templo de Yerushalayim era Shalém
(completo), así también la persona debe de ser.
10
Pero, ¿cómo Elohim puede morar en los hijos de Yisrael? El mensaje es
claro: si cada persona construirá dentro de él un Miqadash, es decir un lugar
de qadosh, entonces Elohim reposará con su iqadash en cada persona. La
regla general es que la Iqadash va hacia donde hay Iqadash, mientras que la
impureza convoca a más impureza.

En la historia de Janukáh nosotros aprendimos que después de la victoria


militar sobre los griegos, los hijos de Yisrael entraron al Templo qadosh que
había sido impurificado, y encendieron la menoráh del Templo con un poco
de aceite puro que encontraron allí.

Dice el autor del libro "Maarjé Lev":

"Si nosotros sabemos que extraer aceite puro para la menoráh del Templo
tomaba varios días, y ellos no sabían que Elohim les haría un milagro,
entonces, ¿por qué ellos encendieron el candelabro del Templo aquella
noche del 25 de Kislev cuando encontraron el frasco con el aceite puro, si
sabían que esa cantidad de aceite duraba solamente para un día, y al día
siguiente de todas formas no podrían encender el candelabro con aceite
puro?".

A lo que responde:

"Esto nos viene a enseñar que a pesar de que puede parecernos que el
cumplimiento de alguna mitzváh no tiene ninguna finalidad, de todas formas
es nuestra obligación cumplirla de la manera que esta escrito, que el
resultado será y el milagro será de Elohim que si hay imposibles allí esta
obrando, anulando todos los pensamientos ajenos a la misma. Y si la
persona hace esto, entonces recibirá una ayuda por parte de Elohim, similar
al milagro del aceite, en el cual ellos encendieron la menoráh con esa
pequeña cantidad de aceite que alcanzaba sólo para un día sin pensar qué
ocurriría al día siguiente, y ocurrió un milagro y finalmente pudieron cumplir la
mitzváh en forma completa".

11
El Encendido de las Luces de Janukáh

Dónde Se Deben Encender las Luces

Las luces de Janukáh deben ser encendidas en la puerta de entrada próxima


a la calle, para difundir el milagro. Si se entra a la casa directamente desde la
calle, entonces las luces de Janukáh deben ser encendidas en la puerta de
entrada a la casa. Pero si antes de entrar a la casa hay que pasar por un
patio, entonces se deben encender en la puerta de entrada al patio.

Por otro lado, si la persona no vive en planta baja, entonces si su


departamento tiene entrada directa desde el patio, él debe encender las
luces de Janukáh en la puerta de entrada al patio. Pero si su departamento
no tiene entrada directa desde el patio sino que él debe pasar primero por la
casa de la planta baja, en ese caso las luces de Janukáh deben ser
encendidas en la ventana que está orientada hacia la calle.

Respecto del encendido de las luces de Janukáh de quienes viven en


edificios de departamentos, hay autoridades que opinan que es preferible
encender dentro de los departamentos en la ventana que está orientada
hacia la calle, mientras que otras autoridades consideran que es preferible
hacerlo en la entrada del edificio.

12
Todas estas leyes hasta aquí explicadas tienen vigencia si no conlleva
peligro alguno encender en la calle o en la ventana orientada hacia la calle,
pero si existe peligro alguno, entonces se cumple con la mitzváh
encendiendo dentro de la casa, aunque las luces no puedan ser vistas desde
la calle.

Preferiblemente, las luces de Janukáh se deben encender a una altura de


una mesa como dijo Yashua no se pone una menoráh debajo de una mesa
sino encima para que alumbre a todos los que están en casa. Pues por
encima de esta altura generalmente las personas suelen mirar y se estaría
difundiendo el milagro de Janukáh.

A pesar de que la costumbre es encender las luces de Janukáh en el bet


hakneset (sinagoga) para difundir el milagro, recitando las bendiciones por el
encendido, esto no exceptúa a la persona de encender en su casa, para así
difundir el milagro de Janukáh.

Cuándo Se Debe Encender y Por Cuánto Tiempo

Distintas opiniones existen en lo referente al tiempo del encendido de las


luces de Janukáh. Hay quienes opinan que se deben encender cuando se
pone el sol, mientras que otras autoridades coinciden en que deben
encenderse después de que salen las estrellas, y así acostumbran los judíos
sefarditas y muchos de los judíos ashkenazitas.

Si llegó el momento del encendido, está prohibido hacer cualquier cosa antes
de encender las luces de Janukáh, inclusive estudiar. Antes de encender las
luces de Janukáh se debe reunir a toda la familia para difundir el milagro.

Las velas deben ser suficientemente grandes como para que ardan como
mínimo media hora (aprox.) después de la salida de las estrellas, y si
encendemos con aceite, debemos calcular la cantidad de aceite necesaria
para que las luces estén encendidas hasta ese momento.

En shabat, por cuanto que no se pueden encender las luces de Janukáh por
la noche, estas deben ser encendidas en la tarde del viernes. En este caso,
se encienden primero las velas de Janukáh y luego las de Shabat. De todas
formas, no debemos apresurarnos encendiendo las luces de Janukáh antes
de la pelag haminjá (una hora y cuarto solar antes de la salida de las
estrellas).

Asimismo, en cualquiera de los días de Janukáh si la persona no podrá


encender las luces de Janukáh en el horario correcto, entonces podrá
adelantar algunos minutos su encendido, con la condición de que no
encienda antes de la pelag haminjá. En estos dos últimos casos también se
debe tener la precaución de disponer de velas lo suficientemente grandes o
13
aceite en suficiente cantidad como para que permanezcan encendidas hasta
media hora (aprox.) después de la salida de las estrellas.

Si no se han encendido las luces de Janukáh en el momento correcto, estas


deben ser encendidas en cualquier momento de la noche. De todas formas,
respecto del recitado de la bendición existen diferentes opiniones.

Con Qué Se Debe Encender

Es bueno tener una linda menoráh (candelabro) para encender las luces de
Janukáh.

Para encender las luces de Janukáh se puede utilizar cualquier tipo de


aceite, cera o parafina. De todas formas, lo mejor es encender con aceite de
oliva, ya que el milagro de Janukáh ocurrió con aceite de oliva. Si esto no es
posible, entonces se debe encender con algún aceite que dé mucha luz y
arda bien, o con velas de cera o de parafina, ya que su luz también es
buena.

Todas las mechas pueden ser utilizadas para el encendido, pero lo mejor es
la utilización de mechas de algodón. Además, no es necesario cambiar las
mechas cada noche y pueden reutilizarse las de la noche anterior.

Diferentes Reglas Referentes a las Luces

En el momento del encendido deben estar las velas preparadas en el lugar


apropiado y con la cantidad de aceite necesaria.

Si se colocaron las velas en un lugar donde hay viento y por ese motivo se
apagarán, no se cumplió con la mitzváh y se debe encender nuevamente,
pero sin decir la bendición. Es por eso que quien enciende las luces de
Janukáh en el exterior, debe tener la precaución de colocarlas en una caja de
vidrio que las recubra. Pero si se prepararon las velas de la manera
adecuada y se colocaron en el lugar adecuado y de todas maneras las luces
se apagaron por alguna razón casual, se cumplió con la mitzváh aunque no
hayan estado encendidas media hora después de la salida de las estrellas.

Está prohibido tener provecho de la luz de las velas de Janukáh tanto


durante los días de la semana como en shabat. Es por eso que además de
encender el número de luces necesario, cada noche se debe colocar en la
janukiá una luz más llamada: el shamash, y en caso de que alguien se olvide
de la prohibición de la utilización de la luz de las velas de Janukáh, de todas
formas, resultará ser que utilizó la luz del shamash y no la de las velas que
tienen santidad.

14
Si las luces de Janukáh son encendidas mediante una vela, entonces esa
misma vela que utilizamos para encender las luces de Janukáh también
puede ser utilizada como shamash. El shamash debe estar alejado del resto
de las velas para que se note que no pertenece al número de las velas, y
además deber estar más alto que ellas.

Quiénes Deben Encender y Cómo Se Enciende

La costumbre es que la primera noche se enciende una vela, la segunda


noche se encienden dos velas y se va agregando una vela por noche, hasta
que en la octava noche se encienden ocho velas.

Los sefardíes acostumbraron encender una sola janukiá (candelabro de


Janukáh) por familia, sin importar el número de integrantes que la
compongan.

Sin embargo, los ashkenazim acostumbraron que cada integrante de la


familia enciende una janukiá, excepto la esposa - que no enciende por ella
misma, pues: "el marido y su esposa son como un mismo cuerpo". De todos
modos, se debe tener la precaución de no encender todas las janukiot en el
mismo lugar, para que se pueda ver claramente cuántas velas son
encendidas cada noche.

No sólo los hombres mayores de 13 años, sino también las mujeres mayores
de 12 años están obligados a encender las velas de Janukáh, ya que ellas
también participaron en aquel milagro. Es por eso que si en alguna familia el
marido no encenderá sea cual fuere el motivo o en ese hogar no hay marido,
en ese caso la mujer debe encender las velas de Janukáh recitando la
bendición.

La persona debe tratar de estar en su casa en el momento del encendido de


las luces de Janukáh, y quien no podrá estar en su casa en el momento del
encendido debe consultar con una autoridad rabínica detallándole su caso.

La primera noche se enciende la vela que está en el extremo derecho de la


janukiá. La segunda noche se enciende primero la segunda vela de la
derecha y luego la vela que está a su derecha (en el extremo derecho), y así
sucesivamente. Es decir que cada noche se agrega una vela y la vela que se
agrega es la que primero se enciende, y luego se encienden las velas que
falten para completar el número de días de la fiesta, de izquierda a derecha.

La primera noche antes de encender se recitan tres bendiciones:

Baruj Atá Yahweh, Elohe-nu, Mélek haolam, asher kideshanu


bemitzvotav vetsivanu lehadlik ner (shel) Janukáh.

15
Bendito eres Tú, Yahweh, Elohim nuestro, Rey permanente, Quien nos
aparta mediante Sus preceptos y nos ordenó encender la vela de Janukáh.

Baruj Atá Yahweh, Elohe-nu, Mélek haolam, sheasá nisim laabotenu


baiamim hahem bazemán hazé.

Bendito eres Tu, Yahweh, Elohim nuestro, Rey permanente, Quien hizo
milagros con nuestros padres en aquellos días en este tiempo.

Baruj Atá Yahweh, Elohe-nu, Mélek haolam, shehejeianu vekiemanu


vehiguianu lazemán hazé.

Bendito eres Tú, Yahweh, Elohim nuestro, Rey permanente, Quien nos ha
hecho vivir, nos ha mantenido y nos ha hecho llegar hasta este tiempo.

Desde la segunda noche en adelante sólo se recitan las primeras dos


bendiciones antes de encender las velas.

Chispas de Luz

El Milagro del Aceite

¿Por qué ocurrió el milagro del aceite? ¿Acaso la Toráh no reglamenta que
uno está exento de la obligación de cumplir con una mitzváh, si
circunstancias que están más allá del control de uno le impiden hacerlo? Más
aún, ¿Por qué Elohim quiso que ellos encuentren aceite para un solo día y
que alcance para ocho días? ¿No podían haber descubierto suficiente aceite
para ocho días?

La respuesta es que el milagro de Janukáh vino a demostrar cuán amado es


el pueblo de Yisrael para Elohim. Su amor por ellos es tan grande que Él hizo

16
ese milagro con el aceite para que el pueblo de Yisrael pueda cumplir con
sus mitzvot y su voluntad los años subsiguientes. Y por esta razón, estos
días de Janukáh son especialmente propicios para alguien que quiere servir
a Elohim, pues vera los milagros de Elohim en su vida en su servicio a
Yahweh. No solo fue un día de milagros es para que continuamente
podamos limpiar nuestro templo este miskan que tenemos, nuestro cuerpo
baso de barro para que su presencia resida en nosotros.

La falta de suficiente aceite para los ocho días alude al hecho de que
aquellos que tenían que encender la Menoráh en el Templo de Yerushalayim
carecían de una preparación apropiada. Es de anotar aquí que el aceite es
representativo del ruaj ha qodesh es lo que se necesita para que la luz, la
lámpara alumbre con nuestro testimonio a los hombres. Pero de todos
modos, ellos encontraron un frasco con aceite para un día, pues ellos tenían
una diminuta señal de verdadera preparación para hacer la mitzváh. Esa es
la señal que está escondida dentro de todo judío, esa señal que Elohim
protege para que no se oscurezca a causa de influencias extrañas. Si uno
busca esa señal, seguro que la encontrará, y con la ayuda de Elohim, se
expandirá y se dispersará hasta que llene a toda la persona, así como un
solo frasco de aceite que alcanzaba para un solo día, milagrosamente
alcanzó para ocho días.

Del Lado Izquierdo

¿Por qué es que las luces de Janukáh deben ser encendidas del lado
izquierdo de la persona que entra a la casa, junto al marco de la puerta?

El perek Mishlei (Pr) 3:16 dice: La vida larga está en su diestra, y en la


izquierda están la riqueza y el honor".

La riqueza y el honor son dos regalos que le fueron dados a Iaván (del cual
descendió el pueblo griego), uno de los hijos de Yafet hijo de Nóaj. Pero una
vez que Grecia se convirtió en una nación malvada, estos regalos pasaron a
ser posesión del pueblo de Israel, y es por eso que las luces de Janukáh son
encendidas en el lado izquierdo del marco de la puerta, para simbolizar que
ahora el pueblo de Israel es quien "demanda" que Elohim les provea esos
regalos que están del lado izquierdo.

Al Entrar y al Salir

17
El marco de la puerta de una casa sirve tanto como lugar para la entrada de
las personas al hogar, así como para la salida de ellos de esa casa.
Asimismo, la luz de la menoráh ilumina nuestras vidas incluso cuando
estamos "afuera" cuando moramos entre las naciones. Incluso cuando el Bet
Hamikdash (Templo de Yerushalayim) no está reconstruido, la luz de la
menoráh continúa iluminando nuestras vidas.

Un Anhelo Permanente

La lectura de la Toráh que leemos en la fiesta de Janukáh es extraída de la


sección que describe los sacrificios ofrecidos por los jefes de las tribus,
cuando el altar fue apartado por primera vez. Como sabemos, el Mishkán
(Santuario) fue terminado el 25 de Kislev, el mismo día que más tarde
observaríamos la fiesta de Janukáh.

"Y harán para Mí un miqedash y Yo moraré entre ellos" (Shemot 25:8).


La mitzváh asociada con la construcción del Bet Hamikdash es permanente,
y cada judío está obligado a anhelar la reconstrucción del Bet Hamikdash
(Templo de Yerushalayim).

Nosotros encendemos la menoráh de Janukáh en conmemoración del


milagro ocurrido en el Bet Hamikdash, y al ponerla en el marco de la puerta,
estamos demostrando nuestro deseo de que el Bet Hamikdash sea
reconstruido, pues nuestra acción es similar a la de alguien que está parado
en el marco de la puerta de su casa esperando al mensajero que traerá la
noticia de la Redención Final. Que sea pronto, en nuestros días!

Trascendiendo los Límites

Las fuerzas griegas eran la superpotencia de la época: estaban bien


entrenados, equipados con el armamento más moderno y tenían un ejército
de primera categoría. En su contra estaban los Makabím: pobremente
equipados, sin entrenamiento alguno y con un pequeño ejército.

Observando toda la situación objetivamente, los judíos no tenían posibilidad


alguna de vencer a los griegos, y era preferible que se junten con ellos
18
tomando su religión y adaptándose a la forma de vida griega. Después de
todo, ¿qué tiene de malo participar en competencias atléticas como los
griegos? Incluso los ayudaría a ponerse en forma.

Y en cuanto a las prácticas griegas que los judíos objetaban como ser el
infanticidio y la pedofilia realmente ellos podían llegar a acostumbrarse.
Después de todo, era mejor eso antes que suicidarse, ¿no es cierto? Porque
eso es realmente lo que iba a pasar con esa revuelta.

Todo era cuestión de ser un poco flexibles o morir. Aparentemente, esas


eran las únicas opciones para los judíos y no les quedaba otra alternativa…

Pero la historia de Janukáh demostró que sí tenían otra elección, pues


muchas veces cuando sabes que no tienes elección, te creas la posibilidad
de una oportunidad.

Cuando los makabím se dieron cuenta de que no tenían otra opción más que
la de enfrentar a los griegos, precisamente en ese momento tan importante
de decisión, ellos pudieron sacar de adentro una gran fortaleza para lograr lo
imposible.

El pueblo judío había transcendido sus posibilidades naturales, y esa es la


razón por la cual en la época de Janukáh ellos tuvieron el privilegio de que
les ocurrieran dos eventos que trascendieron los límites de la naturaleza: la
victoria sobre los griegos por un lado, y el milagro de la jarra de aceite, que a
pesar de contener una cantidad de aceite que debería haber durado para un
solo día, duró para ocho días.

Los judíos de esa época eran personas normales que pudieron lograr algo
realmente extraordinario. En el judaísmo a eso lo llamamos "mesirut nefesh",
es decir, el deseo de ofrecer todo lo que tenemos y es preciado para
nosotros (incluso nuestra propia vida), en servicio de un bien mayor.
Generalmente, la única cosa que separa a la gente normal de los logros
extraordinarios es el darse cuenta de que simplemente no hay otra opción.

19
Tu Llama Interna
"Lámpara de Yahweh es el alma del hombre, lo cual escudriña lo más
profundo del corazón."
Mis (Pr) 20:27

Las llamas de la Menoráh son pequeñas y


silenciosas.

En la primera noche de Janukáh


prendemos una vela. Silenciosa y
pequeña. Caminamos en el cuarto y
apenas notamos su presencia. Como
nuestras almas, la llama está ahí. Pero
muy sutilmente.

Mientras vivimos nuestros días apresuradamente llenos de ruido y confusión,


es fácil perderle la pista a nuestras almas. Hay obligaciones familiares, niños,
escuela, la oficina, citas, vacaciones, las noticias de la tarde, la suerte de
nuestros equipos favoritos, hacer la cena, leer los e-mails, llevar el auto al
taller, regresar libros prestados, regresar llamadas, pagar las cuentas y
navegar por la Web.

Y de alguna forma… a pesar de esto, supuestamente, estamos obligados a


recordar que cada uno tiene un alma. Que muy dentro de nosotros, lo de
Elohim puesto en nosotros, la vida. Y que no se puede desconocer que es el
alma la lámpara de Yahweh que vera lo que hay en nosotros, es por eso que
dice oh almas adulteras; pues conoce lo que el hombre es en lo profundo de
su alma, tus pensamientos que no son lejanos de Yahweh depende de tu
alma la luz que tenga. Si es que estas a cuentas con tu prójimo y con Elohim
viviendo sus mandamientos y teniendo en su corazón el ruaj de Mashíaj.

El encendido de la Menoráh debe crear la pregunta ¿mi vida da luz como dijo
Mashiaj? Un espacio donde podemos por un momento, desviar nuestra
atención de todo aquello que nos envuelve enfocándonos en la “la vida
permanente con Yahweh”. ¿Quiénes somos realmente? ¿Qué queremos
hacer con este tiempo tan corto al que le llamamos vida? ¿Por qué queremos
luchar, y quiénes queremos ser… muy dentro de nosotros?

Clama a Yahweh y dile que tu quieres tener una llama que queme tu corazón
continuamente su ruaj ha qodesh.

20
Luces de Shalom

Mientras abrimos a diario los periódicos, y recorremos los titulares que


destacan casi en forma permanente los brotes de violencia típicos de nuestra
convulsionada era, el objetivo de la paz ocupa el lugar de máxima prioridad
en nuestras mentes.

Todos oramos por el día que una verdadero shalom habrá de dar tranquilidad
a la tierra de Yisrael y al turbulento mundo en que nos ha tocado vivir.
Sin embargo, a fin de asegurar esta posibilidad que todos esperamos, resulta
imprescindible el iluminar la abrumadora oscuridad que prevalece en nuestra
sociedad, de modo que nuestras perspectivas resulten claras y bien
definidas.
Yashua nuestro mashiaj dijo claramente mi shalom yo os dejo y mi shalom
no es como la que el mundo da, que se interpreta como comodidad y riqueza
viajes, dinero.

¿Qué relación encontramos entre las velas de Shabat y las de Janukáh?


Estos dos preceptos que están relacionados con la luz. Sin embargo, uno se
relaciona con la shalom en el hogar, la luz hacia el interior; y el otro con la
shalom en el mundo, la luz hacia el exterior.

21
Fija que si uno sólo tiene velas para cumplir uno de los dos preceptos, las
velas de Shabat tienen prioridad, en virtud de la paz del hogar.

El shalom es privilegiado con gran importancia, pues toda la Toráh fue


entregada con el propósito primario de traer shalom sobre el mundo, así
como está escrito "sus caminos son caminos placenteros y todas sus sendas
son shalom" Mishlei (Pr) 3:17

Iluminar el exterior

Al examinar el contraste entre las luces del Templo de Yerushalayim y las


luces de la Janukiyáh que prendemos hoy en día, encontraremos algunos
rasgos de distinción entre ambas.

Las luces del Templo, las de la Menoráh, se encendían en el interior del


miqadash durante el día, cuando afuera todavía había luz; las de Janukáh al
contrario las encendemos en el exterior del hogar comenzando su tiempo
cuando se pone el sol.

Estas diferencias espacio-tiempo también están relacionadas con las


diferencia y unidad que debe tener el creyente en su vida interna como
externa para que los hombres vean nuestras buenas obras y exalten al
creador.

Las luces de la Menoráh del Templo eran encendidas en un lugar donde la


presencia de Elohim se manifestaba con toda su fuerza, ahí prevalecía sólo
su Ruaj.

Los griegos, perturbaron la parte del ruaj en donde estaba su presencia,


todos sus decretos tenían como propósito mostrar y resaltar lo físico, lo
corporal, mostrar y recalcar la desnudez del cuerpo. Así, buscaban eliminar
toda la parte espiritual e interna que hay en él. Entre otras cosas prohibieron
el cumplimiento del Shabat, prohibieron el Brit Milá y el estudio de la Toráh.

En las velas de Janukáh, su lugar y momento de encendido indican que a


nosotros se es conferido la necesidad de alumbrar al mundo como lo hace la
Janukiyáh en la fiesta de Janukáh, es de anotar que por el solo encendido de
unas velas no pasa nada ni tienen el poder de cambiar las cosas es una
visión de lo que debemos ser cuando son encendidas “luz a las naciones y a
los hombres que andan en oscuridad”.

Podemos notar entonces como cuando se enciende las luces aunque se


enciendan en Janukáh o en shabat se necesita que el ruaj que es la
verdadera llama entre en este tiempo en los corazones de los hombres que
no tienen luz, ni esperanza de Elohim puedan tener la confianza para tener
vida a través de la luz que alumbra al mundo Yashua.
22
Este aspecto de shalom también se expresa en la relación marido y mujer,
por cuanto que hacemos referencia al Shalom Bayit, el shalom hogareño, o
en otras palabras, el shalom en el hogar, ¿quién es el hogar?, la mujer.

Qué Festejamos en Janukáh

En la época del segundo Templo de Yerushalayim, el imperio Griego que


gobernaba en la tierra de Yisrael decretó en contra del pueblo de Israel con
la finalidad de anular la torah. Ellos prohibieron el estudio de la Toráh y el
cumplimiento de las mitzvot, se apoderaron de su dinero y de sus hijas.
Además, los griegos también entraron al Templo destruyendo varias partes
de él, e impurificaron los elementos puros que en él se encontraban.

El pueblo de Yisrael sufrió mucho por causa de los griegos, hasta que Elohim
se apiadó de nosotros y preponderaron los hijos de Jashmonái los Kohanim
Gadol. Ellos mataron a los enemigos y salvaron al pueblo de Yisrael de sus
manos. También instituyeron un rey de los kohanim y el reinado retornó al
pueblo de Yisrael por más de 200 años, hasta la destrucción del Segundo
Templo en el año 68 de la era común.

El día 25 del mes de Kislev los hijos de Yisrael vencieron a sus enemigos,
destruyéndolos. Ellos entraron al Templo y sólo encontraron allí un frasco de
aceite puro que tenía el sello del kohén gadol y que sólo alcanzaba para
encender la menoráh (el candelabro) del Templo un solo día. Sin embargo,
con ese aceite pudieron encender la menoráh durante ocho días, hasta que
machacaron olivas y extrajeron nuevamente aceite puro.

Por todo esto, Nuestro Sabios de aquella generación


decretaron que sean estos ocho días - a partir del 25 de
Kislev - días de alegría y de alabanza, y que en ellos se
enciendan luces durante ocho noches, para mostrar y
difundir el milagro ocurrido.

La palabra hebrea janú significa "descansaron" y el


valor numérico de las letras kaf y he suma 25 (ya que en hebreo cada letra
tiene un valor numérico, la letra kaf, 20 y la he, 5). Esta fiesta se llama

23
Janukáh pues ellos descansaron (janú) después de mucho tiempo de
batallas contra el enemigo, en el día 25 (ka) del mes de Kislev.

Además, esta fiesta se llama Janukáh, porque en estos días ellos hicieron
una reinauguración del Templo de Yerushálayim (janukát habait), que los
enemigos habían impurificado.

Una Perspectiva Histórica

Al estudiar la historia de esta fiesta, nos damos cuenta de que Janukáh no


puede ser vista como una antigua versión de la lucha entre Yisrael y los
árabes, cambiando a los árabes por los griegos. Los judíos no pelearon con
los griegos por una independencia política. Janukáh conmemora la lucha por
una libertad para obedecer la torah.

La Época

Después de la muerte de Alejandro Magno (323 a.e.c.), los principales


generales macedonios inmediatamente comenzaron a pelearse por el
gobierno de diversas partes del imperio y varios de ellos trataron de
establecerse como reyes. Se fundaron tres dinastías principales: la de
Ptolomeo en Egipto, la de Seleuco en Asia y la de Antígono en Macedonia y
Grecia.

La Seléucida, fue una dinastía Siria fundada por Seleuco I Nicátor quién
gobernó entre el año 303 y el 281 a.e.c. Algunos años más tarde gobernó
Antíoco III Megas (entre el año 223 y el 187 a.e.c). Él conquistó la tierra de
Yisrael y la anexó a su imperio. Antíoco IV Epífanes rey de Siria entre 175 y
164 a.e.c. - intentó helenizar a la tierra de Yisrael. Para darles una idea de la
naturaleza de Antíoco podemos decir que él agregó el título de Epífanes a su
nombre porque significaba "D'os hizo manifestación". En otras palabras,

24
Antíoco no sólo pensaba que él era "un regalo de D'os para los hombres",
sino que pensaba que él era D'os.

Los griegos eran buenos gobernantes brindando civilización y progreso a


todo lugar que conquistaban. La cultura griega se expandió bajo el disfraz de
"iluminismo". Ellos eran ecuménicos y tolerantes, y nunca intentaban
interferir con el servicio religioso de la población local. Los griegos estaban
más que contentos en incluir a todos los dioses posibles dentro de su
panteón.

Su única demanda hacia los pueblos conquistados por ellos era la


desculturización de sus propias culturas para fusionarlas en una sola cultura
junto con la religión y cultura griega.

Judíos vs. Griegos

¿Por qué era para los judíos tan difícil mantener y defender la filosofía
griega?

La respuesta es clara: Los griegos defendían la supremacía y la primacía del


hombre. Status! Deportes !Filosofía! Grecia dominaba el mundo y su actitud
era reflejada en cada campo de los talentos del hombre: arte, literatura,
música, ciencia, arquitectura, belleza. Aristóteles y Platón cambiaron la visión
filosófica y mediante eso, moldearon a la civilización occidental.

El judío, sin embargo, defendía la supremacía de Elohim. La grandeza del


hombre es participar en la Creación como un socio de Elohim. Su grandeza
es mirar a Elohim como una autoridad moral más elevada, algo más
grandioso que los dictámenes de su propia conciencia moral. Para el judío, el
hombre fue creado a imagen de Elohim. Para los griegos, D'os es creado a
imagen del hombre; ellos eran superhombres que podían comer, beber y
complacer en exceso todos sus deseos físicos.

La persecución de los griegos a los judíos no fue nada más ni nada menos
que una guerra entre dos culturas. Los griegos estaban decididos a imponer
su dominio cultural y convencer a los judíos de la superioridad del
pensamiento griego. ¿Su táctica? Prohibir cosas claves de la observancia
judía. Los griegos quisieron anular cinco específicas áreas de nuestra
vivencia: el estudio de la Toráh, la observancia del Shabat, el berit milá
(circuncisión), lo qadosh del matrimonio y el almanaque judío.

Los Makabím

La comunidad judía estaba dividida respecto de ese llamado a la asimilación.


Algunos vieron la asimilación como una influencia positiva y modernista y la
recibieron bien. En general, hubo una polarización: por un lado estaban los

25
judíos que querían asimilarse (llamados 'helenistas'), y por el otro, la devota
comunidad observante.

El problema llegó a su cúspide en una pequeña ciudad llamada Modiín, no


lejos de Yerushalayim. Los soldados griegos llegaron un día y ordenaron que
los judíos sacrifiquen un porcino al dios pagano. Al comienzo, nadie se
ofreció, y los judíos se revelaron orgullosamente en contra de sus opresores
paganos. Pero luego, un judío helenista se ofrecieron voluntariamente a
hacer este sacrificio.

Furioso por esta atrocidad, un judío llamado Matityáhu, de la familia de los


sacerdotes Jasmonaítas, mató al hombre en ese mismo momento y luego a
los soldados que estaban allí presentes. Matityáhu y sus cinco hijos se
escaparon a unas cuevas cercanas y se convirtieron en el centro de una
unidad revolucionaria. Liderados por Matityáhu hijo de Yahudáh, estaban
preparados para pelear y morir para preservar la torah, luchando contra los
griegos no sólo militarmente, sino que también para defender del
pensamiento griego que luego y a la postre entro y permeo a los judíos.

Notemos que el nombre de la familia de Matityáhu e Yahudáh (Jashmonai)


puede insinuar mediante sus letras que ellos tenían la fuerza para anular los
cinco malvados decretos de los griegos:

Ja - Jumash (el estudio de la Toráh)

Sh - Shabat (la observancia del Shabat)

Mo - Milá (la circuncisión)

Na - Nashim (las novias judías)

I - Iaréaj (la luna nueva)

La Victoria

Después de tres años de luchas, los judíos capturaron Yerushalayim y


reinauguraron el Templo. Ellos encontraron sólo un frasco de aceite para
encender la menoráh, el cual alcanzaba para un solo día, pero el aceite que
tendría que haber durado un día, duró ocho. Esto atestiguó que nuestra
determinación fue realzada por un poder indescriptible que acompañaba a
nuestro esfuerzo con trascendente poder y brillo.

Un año más tarde, en conmemoración del milagro, los Sabios del pueblo de
Yisrael instituyeron la fiesta de Janukáh en nuestro almanaque. Pero, ¿por
qué estos días se llaman Janukáh?

26
La palabra hebrea janú significa "descansaron" y el valor numérico de las
letras kaf y he suma 25 (ya que en hebreo cada letra tiene un valor numérico,
la letra kaf, 20 y la he, 5). Esta fiesta se llama Janukáh pues ellos
descansaron (janú) después de mucho tiempo de batallas contra el enemigo,
en el día 25 (ka) del mes de Kislev.

Además, esta fiesta se llama Janukáh, porque en estos días ellos hicieron
una reinauguración del Templo de Yerushálayim (janukat habait), que los
enemigos habían impurificado.

Janukáh es un tiempo para que todos los judíos despierten su compromiso


con la Toráh, así como el pueblo judío lo hizo tiempo atrás. Fue su
dedicación a Elohim y a la Toráh la que los ayudó a recuperar el Templo y
reencender las luces de la menoráh (candelabro). En este Janukáh,
reencendamos la llama de la Toráh en nuestros corazones, y dejemos que la
luz de la Janukiyáh (el candelabro de Janukáh) llene nuestras almas con la
luz y la belleza de Elohim, nuestro Creador.

Los Decretos en Contra de los Judíos


Los griegos estaban decididos a imponer su dominio cultural y convencer a
los judíos de la superioridad del pensamiento griego. ¿Su táctica? Prohibir
cosas claves de la observancia judía. Los griegos quisieron anular cinco
específicas áreas: el estudio de la Toráh, la observancia del Shabat, el berit
milá (circuncisión), la santidad del matrimonio y el calendario judío.

Examinemos rápidamente cada una de estas áreas, en función de entender


mejor la estrategia asimilatoria de los griegos.

El Estudio de la Toráh

Los judíos son el "Pueblo del Libro". La Toráh es nuestro libro de


instrucciones para la vida, y es el impulso inspiratorio para nuestra sabiduría
nacional.

"La historia demuestra que en el momento en que el estudio de la Toráh es


abandonado, la asimilación de los judíos a los pueblos que los circundan
hace su entrada. Sin excepciones en la historia, todas las comunidades
judías en las cuales la enseñanza y el estudio de la Toráh no fueron una
prioridad, gradualmente fueron desapareciendo de la escena…

Más allá de todas las buenas y racionales razones, la Toráh es el puente


bondadoso que conecta a los judíos con Elohim, a través del cual ellos se
comunican y se influencian mutuamente, y por el cual Elohim cumple Su
pacto con su pueblo: protegerlo y darle sustento…

27
Es por eso que no es sorprendente que el estudio de la Toráh sea algo tan
central para nosotros. Es la primera bendición que un recién nacido recibe:
'Que crezca para estudiar Toráh, para llegar al casamiento y para hacer
buenas acciones'. Esto es porque la Toráh es la esencia del pueblo judío,
nuestra misma vida y alma, y sin ella nosotros, literalmente, no tenemos
existencia…

Esto explica por qué, en una comunidad judía tradicional, al que se lo admira
y respeta más, es al estudioso de la Toráh no al animador, al atleta, etc…

Cuando nosotros estudiamos Toráh, no estamos estudiando un texto


abstracto y misterioso del mundo antiguo. Estamos estudiando la manera en
que Elohim quiere que nosotros vivamos en la tierra… estamos, de hecho,
dedicados al descubrimiento de la esencia del mismo por el ruaj ha qodesh
que nos fue dado, la cual es la esencia de nosotros mismos…".

El estudio de la Toráh es la mitzváh más importante de todas los mitzvot. Es


por eso, que no es sorprendente que los griegos quisieron hacerla
desaparecer.

La Observancia del Shabat

Todo ser humano desea relacionarse con la realidad de Elohim, estando


cerca del Todopoderoso, que nos da cada aspecto de nuestra existencia. Por
otro lado, todos vivimos con el continuo temor de enfrentarnos al hecho de
que no somos los capitanes de nuestro barco; de que sólo somos los
segundos en comandar nuestras vidas.

El Shabat es la herramienta del pueblo judío para contrariar esta tendencia.


Una vez cada siete días, nosotros los judíos, renunciamos al control de
nuestro ambiente y nos declaramos a nosotros mismos y a toda la
humanidad, que no estamos a cargo del mundo. Nosotros paramos todo
trabajo creativo y reconocemos que es Elohim el que dirige el show.

Esto es lo que el mandamiento de no trabajar en Shabat nos demuestra;


nosotros nos abstenemos de hacer trabajos creativos en función de
reobtener claridad y entendimiento sobre Quién es el verdadero Creador. Es
por eso que el Shabat es la mejor herramienta del judaísmo para ayudarnos
a cultivar una relación real y tangible con Elohim.

A través de las generaciones, una prueba fehaciente de que un individuo o


una familia seguirá siendo una parte vibrante del pueblo judío es su
compromiso con la observancia del Shabat. Como dice el famoso dicho:
"más de lo que el judío cuida al Shabat, el Shabat lo cuida a él". Y es este
elemento clave de la vida judía, el que los griegos estaban determinados a
eliminar.
28
El Berit Milá (la circuncisión)

Los griegos creían que el ser humano nace completo y perfecto. Es por eso
que ellos glorificaban al cuerpo; por ejemplo: moldeando estatuas desnudas
y realizando eventos atléticos.

Los judíos, por otro lado, creen que el mundo es en algunos aspectos
imperfecto, y que fuimos traídos a la tierra en función de asociarnos con
Elohim y traer la perfección al mundo. En resumen, ésta es nuestra misión
nacional y la responsabilidad de cada judío.

Una de las mitzvot más importantes en el judaísmo es la circuncisión.


Cuando Elohim hizo el pacto perpetuo con Abraham y sus descendientes, el
símbolo de esa unión fue la circuncisión Br (Gn) 17: 9-12, y el mensaje es
evidente: El cuerpo humano viene a este mundo con imperfecciones físicas
así como falta de formación en el ruaj. Y así como se requiere de nosotros
que perfeccionemos el cuerpo físico por medio de la circuncisión, también
Elohim nos provee de la guía y las herramientas apropiadas para llevar al
hombre a ser perfecto como nuestro padre que esta en shamayim es
perfecto.

Pero los griegos veían al mundo perfecto y es por eso que una de las
razones que ellos declararon fue ver como ilegal la circuncisión.

Lo apartado del Matrimonio

Otro de los decretos de los malvados griegos fue que cada novia judía, antes
de su casamiento, tenía que pasar una noche con el general griego. Esto fue
particularmente insidioso, ya que los griegos entendieron que la base de la
vida judía era una familia estable y sana. En la raíz de esta estabilidad está
lo apartado de la relación entre el hombre y su mujer. En el judaísmo
tradicional, aún un beso o un abrazo amistoso con amigos del sexo opuesto
son considerados inapropiados. Similarmente, los Sabios establecieron un
cerco como precaución para no estar con miembros de los sexos opuestos
solos y apartados en ciertas situaciones.

Siempre que el hombre quiere venir contra la torah querrá dañar todo lo
establecido como natural y llamarlo malo; es por eso que los griegos en su a
fan de ser sabios se hicieron necios y cambiaron su naturaleza natural de
hombres y se volvieron así mismos mujeres u homosexuales.

El almanaque Judío

29
El último decreto griego fue prohibir al pueblo judío celebrar el rosh jodesh el
comienzo del mes judío que depende de la luna nueva. Pero, ¿por qué les
importaría a ellos este aspecto de la observancia judía?

La respuesta es que el almanaque judío está basado en el ciclo lunar como


fue establecido en la torah y realmente el pueblo judío es comparado con el
ciclo de la luna. Así como la luna al comienzo está completa, pero luego se
va empequeñeciendo, así también el pueblo judío ha sufrido tremendas
pérdidas debido a las persecuciones o a la asimilación. Pero nosotros
sabemos que después de que la luna, al final de su ciclo, desaparece de
nuestra visión, reaparece nuevamente en su forma de "luna nueva",
creciendo otra vez hasta llegar a ser una luna llena. Asimismo, la historia
judía es paralela a las fases de la luna. Porque una cosa sí es segura: No
importa cuánto parece que el pueblo judío ha desaparecido, siempre
volvemos a recuperarnos, y esta idea es la que los griegos quisieron
eliminar.

Tabla Cronológica
La siguiente tabla fue diseñada para presentar delante de ustedes,
estimados lectores, una reseña de los eventos que ocurrieron durante el
período de Janukáh de una forma un poco más tangible para alguien que no
está familiarizado con la historia judía.

Para ubicarnos en un contexto más amplio de la historia mundial en general,


y la judía en particular, hemos agregado además algunas otras referencias.

Años Años
desde de
la acuerdo Descripción
creación con la
del cuenta
mundo común de los eventos ocurridos
(aprox.) (aprox.)
en la historia mundial

y del pueblo judío

1948 -1813 Nacimiento de Abraham Avinu.

2018 -1743 Berit Ben Habetarim.

2048 -1713 Nacimiento de Yitzjaq Avinu.

2238 -1523 Los hijos de Yisrael se trasladan a Mitzrayim.

2332 -1429 Muerte de Leví, el último de los hijos de Yaaqóv en


fallecer.

2362 -1399 Nacimiento de Miriam.

30
2368 -1393 Nacimiento de Moshéh.

2448 -1313 Éxodo de Egipto y entrega de la Toráh.

2488 -1273 El pueblo judío entra a la tierra de Israel.

2928 -833 Construcción del Primer Templo de Yerushalayim.

3205 -556 Exilio de las Diez Tribus.

3338 -423 Destrucción del Primer Templo de Yerushalayim.

3404 -357 Milagro de Purím.

3408 -353 Construcción del Segundo Templo; gobierno persa


en la tierra de Yisrael.

3423 -338 Alejandro el Grande gobierna Grecia.

3438 -323 Alejandro muere; final del gobierno persa y


comienzo del griego en la tierra de Yisrael.

3442 -319 Ptolomeo controla Egipto e Yisrael.

3562 -199 Antíoco III (Megas) de la dinastía sirio-griega


Seléucida, conquista Israel.

3593 -168 El rey Antíoco IV (Epífanes) decreta en contra de


los judíos; violación del Templo.

3594 -167 Matityáhu Jashmonai comienza la revolución en


Modiín.

3595 -166 Su hijo, Yahudáh Macabeo lidera la guerra en


contra de los griegos.

3622 -139 Recuperación del Templo; ocurre el milagro del


aceite; comienza la dinastía Jasmonaíta.

3698 -63 Roma conquista Yerushalayim.

3725 -36 Final de la dinastía Jasmonaíta y comienzo de la


del rey Herodes.

3828 68 Destrucción del Segundo Templo; comienza el


exilio romano.

4856 1096 Las primeras cruzadas.

5050 1290 Expulsión de los judíos de Inglaterra.

5155 1395 Expulsión de los judíos de Francia.

5252 1492 Expulsión de los judíos de España.

5699 1939 Comienza la Segunda Guerra Mundial y el


Holocausto.

5708 1948 Creación del Estado de Israel.

31
5727 1967 Reunificación de Yerushalayim.

5733 1973 Guerra de Yom Kippur. Comienzo del Movimiento


de Teshuvah. Despertar de los judíos de todo el
mundo.

Especial de Cocina de Janukáh

Janukáh, la fiesta de la reinauguración del Templo, se celebra durante ocho


días a partir del 25 de Kislev, (este año comienza el 13 de diciembre en la
noche). Cuando los makabím recuperaron el Templo de Yerushalayim
desmantelado por los griegos, sólo encontraron un frasco de aceite intacto
con el sello del Cohen Gadol (Sumo sacerdote). Con este aceite encendieron
la menoráh, que alumbró durante ocho días, pese a que el aceite sólo tendría
que haber durado un día. Este milagro lo festejamos encendiendo la
Janukiyáh durante ocho días y también lo recordamos comiendo cosas
hechas en aceite.

Algunos de los platos típicos de Janukáh son los latkes de papa y las
sufganiot.

Latkes de papa

Ingredientes

1 kg. de papas, 1 cebolla, 2 huevos, sal y pimienta a gusto, 4 cucharadas de


harina leudante, aceite (cantidad necesaria para freír).

Preparación

32
Pelar, lavar, secar y rallar las papas. Rallar la cebolla y poner todo en un bol,
junto con los huevos, la sal y la pimienta. Agregar la harina y mezclar bien
hasta obtener una masa ni muy espesa, ni muy liviana.

Calentar aceite en una sartén y verter la preparación por cucharadas. Freír


los latkes hasta que se doren de los dos lados.

Es recomendable ponerlos sobre una fuente con papel absorbente para que
no salgan muy aceitosos.

Sufganiot

Ingredientes

40 gr. de levadura fresca, 1 cucharada de azúcar, 1/4 de vaso de agua, 4


vasos de harina, 3 cucharadas de azúcar, 2 cucharadas de aceite, 3 yemas,
2 huevos, 3/4 de vaso de agua o leche, 2 cucharadas de crema de leche o
brandy, 1 cucharada de ralladura de limón, 1 pizca de sal.

Preparación

Mezclar la levadura con la cuchara de azúcar y el cuarto vaso de agua y


dejar leudar en una taza, tapado, en un lugar tibio, durante 15 minutos, hasta
que se haga efervescente.

Poner los demás ingredientes en un bol y agregar la levadura. Amasar todo


durante 6 ó 7 minutos, hasta obtener una masa suave y elástica que no se
pegue a las manos. Si es necesario agregar más harina.

Dejar levar la masa hasta que duplique su tamaño. Luego formar bolitas
medianas. Ponerlas en una fuente y dejar levar otros 20 minutos. Poner
aceite en una cacerola que llegue a una altura de 4 cm. y calentarlo. Poner
las sufganiot y freírlas de ambos lados, aprox. 2 minutos por lado. El fuego
no debe ser muy alto para que no se quemen por fuera y queden crudas por
dentro.

Retirar y espolvorear con azúcar impalpable. Se puede rellenar cada


sufganiá con dulce utilizando una jeringa para decoración de tortas o una
manga con boquilla alargada.

También se recomienda ponerlas sobre una fuente con papel absorbente


para que no salgan tan aceitosas.

En los días de Janukáh también acostumbramos a comer cosas lácteas, en


rememoración de la historia de Iehudit.

33
El comandante en jefe Holofernes cayó en manos de Iehudit, quien lo
engañó y salvó así a su ciudad. Ella le dio de comer comida "jalabí" (láctea)
que le trajo mucha sed y por esta razón él le pedía constantemente vino para
calmar la gran sed. Finalmente el general se emborrachó e Iehudit aprovechó
la oportunidad y lo asesinó, provocando así la derrota de su ejército.

Blintzes de Queso

Masa

Ingredientes

2 huevos, 1 taza de leche, 1cucharadita de sal, harina (cantidad necesaria).

Preparación

Batir los huevos con la sal, agregar harina hasta obtener una masa espesa,
trabajarla bien con cuchara de madera. Agregar la leche sin dejar de revolver
hasta conseguir una masa semilíquida. Dejar reposar media hora. Verter con
un pequeño cucharón en una sartén o panquequera apenas en mantecada y
calentada sobre fuego mediano. Inclinar la sartén para que la masa corra y
cubra toda la superficie. Dorar de un lado y dar vuelta. Ponerlos en un plato
hasta su uso.

Relleno

Ingredientes

300 ó 400 gr. de queso blanco, 1 huevo, 1 manzana rallada, azúcar a gusto,
1/2 cucharadita de esencia de vainilla, 1 cucharada de maicena.

Preparación

Mezclar todos los ingredientes y rellenar los panqueques. Arrollarlos, freírlos


en margarina caliente o hacerlos al horno hasta que se doren.

Opción: puede hacerlos salados si en el relleno se intercambia el azúcar y la


manzana por sal y pimienta.

Kreplaj

Masa

Ingredientes

3 huevos, 8 cucharadas de agua, 1 cucharada de aceite, harina (cantidad


necesaria)
34
Procedimiento

Batir los huevos con el aceite. Agregar de a poco la harina hasta obtener una
masa no muy dura. Dejar descansar por una hora.

Estirar la masa fina y cortar en discos. En el centro de cada disco poner un


poco del relleno y cerrar con repulgue.

Relleno

Ingredientes

400 gr. de queso blanco, 1 huevo, sal a gusto, 1 cucharada de harina de


matzá o maicena, manteca derretida (cantidad necesaria).

Procedimiento

Mezclar bien el queso con los demás ingredientes, cuidándose de que no


queden grumos. Rellenar los discos de masa, cerrarlos apretando los bordes
y uniendo las puntas. Cocinar en abundante agua salada hirviendo y
servirlos, ya escurridos, con manteca derretida.

Comida especial

Levivot de Janukáh (Tortitas de papa)

Ingredientes:

4 papas ralladas en crudo


2 huevos
pizca de sal
azúcar al gusto
canela en polvo al gusto
aceite el necesario

Manera de prepararse:

1.- La papa rallada se mezcla con los huevos y la sal


2.- En un sartén con mucho aceite caliente se fríen cucharadas de la mezcla,
a que se doren por los dos lados.
3.- Se sirven calientes, espolvoreados con azúcar y canela.

Zvingous de Janukáh (Bolas de miel)

Ingredientes:

35
2 cucharadas de mantequilla
½ cucharadita de sal
1 taza de agua
1 3/4 taza de harina cernida
4 huevos
aceite el necesario
Almíbar:
1 ½ taza de miel
½ taza de agua
2 cucharaditas de canela molida

Manera de prepararse:

1.- En una olla poner el agua, sal y mantequilla y dejar que hierva
2.- Agregar rápido la harina y mezclar por unos minutos a que la masa no se
pegue en la olla.
3.- Quitar la olla del fuego y agregar los huevos uno por uno hasta que se
mezcle bien.
4.- En un sartén con mucho aceite caliente se van friendo cucharaditas de la
de la masa hasta que se doren por los dos lados.
5.- Freír pocos zvingous a la vez y escurrir sobre servilletas.
6.- Para el almíbar se mezclan todos los ingredientes y se calientan a fuego
lento por unos minutos.
7.- Los zvingous se remojan en el almíbar y se sacan a un platón.

Juegos para Janukáh

OBJETIVO DEL JUEGO

36
Organizar una tarde o velada de Janukáh que integre al estudio sobre la
fiesta y su historia.

NUMERO DE PARTICIPANTES: entre 20 y 40

EDAD DE LOS PARTICIPANTES:


El juego tal como se presenta aquí ha sido ideado para jóvenes de 12 a 15
años, pero es fácil adaptarlo a grupos de menor o mayor edad (ver las
propuestas al final de este material)

DURACION DEL JUEGO: aproximadamente 4 horas (incluido el aperitivo


final).

MATERIAL NECESARIO:
* El texto completo de este capítulo será fotocopiado y distribuido a cada
equipo.
* Tarjetas (del tamaño de una tarjeta de visita) donde se dibujarán los
símbolos de Janukáh, para repartir entre los jugadores.
* Cartulinas, una serie de colores para cada equipo.
* Una Janukiyáh, lo más grande posible.
* Velas de tres tamaños diferentes (2 velas de cada tamaño por cada
equipo).
* Un juego de tres cartas de diferentes colores para cada participante (que se
utilizarán para los votos).
* Sobres conteniendo las pruebas que se sortearán entre los equipos.
* Material necesario para realizar las distintas pruebas.

REGLAS DEL JUEGO PARA CUATRO EQUIPOS:

Los jugadores entran en la sala al son de las canciones de Janukáh (se


puede utilizar un grabador). Cada uno de ellos recibe al entrar una tarjeta en
la cual figura un símbolo de Janukáh: la Janukiyáh, un trompo/perinola
("sevión"), una vasija, un Magén David (o cuatro janukiot diferentes). Cada
jugador busca de aquellos que tienen una tarjeta igual a la suya para formar
un equipo con ellos.

Cuando los equipos se forman, cada uno recibe una cartulina y colores. Los
equipos deben colocarse un nombre en hebreo e ilustrar el nombre dibujando
un escudo (tiempo máximo: 15 minutos).

El primer equipo que termine esta meta es el primero en participar del sorteo:
eligen un sobre en el cual se encuentra la tarea que deberá realizar, y recibe
también el texto:

37
"JERUSALEN, CAPITAL DEL ESTADO JASMONEO". El mismo
procedimiento tendrá lugar para los otros equipos.

Los participantes tienen aproximadamente una hora para leer el texto y


realizar la meta que le han propuesto.

Luego de terminar esta etapa se reúne todo el grupo.

EL CERTAMEN DE JANUCA
El líder pasa ahora al certamen de preguntas, en el cual formulará 30
preguntas sobre el texto (ver a continuación). Cada equipo responde a su
turno; si responde correctamente, marca un punto. Si no, se propone la
pregunta al equipo siguiente.

Al final del certamen, el equipo que obtiene la mayor cantidad de puntos,


enciende una vela del tamaño más grande de la Janukiyáh, el equipo
siguiente enciende una vela de tamaño mediano y los dos últimos equipos
encienden una vela en la Janukiyáh del tamaño más pequeño.
.
NOTA: Según el nivel de conocimientos del grupo y el tiempo que el líder
desee dedicarle al certamen, podrá decidir si retirar las hojas del texto del
capítulo antes de formular las preguntas, o si dejarlas a los jugadores.

LA PRESENTACION DE LAS METAS


Cada equipo presenta a su turno la meta que ha realizado. Luego, los otros
participantes votan elevando las tarjetas de distintos colores. Por ejemplo:
rojo = 3 puntos; azul = 2 puntos; amarillo = 1 punto.

El equipo que reúne la mayoría de las tarjetas de 3 puntos, enciende una


vela en la Janukiyáh del tamaño más grande. El equipo que junta la mayoría
de tarjetas de 2 puntos, enciende una vela de tamaño mediano. El equipo
que junta la mayoría de las tarjetas de 1 punto, enciende en la Janukiyáh una
vela del tamaño más pequeño.

Por supuesto, el o los equipos ganadores serán quienes hayan logrado


encender dos velas del tamaño más grande.

REGLAS DEL JUEGO PARA OCHO EQUIPOS:

Para ocho equipos, el juego se desarrolla de la misma manera, pero con dos
Janukiot: una para el certamen de preguntas y otra para las metas a realizar.

Para ganar tiempo, se puede abreviar el certamen, distribuyendo a cada


equipo una hoja donde figuren las preguntas. Todos los equipos las
completarán a un mismo tiempo, y mientras realizan las metas, uno de los
38
líderes podrá verificar la cantidad de respuestas correctas de cada uno de los
equipos y anunciará los resultados al final del juego.

EJEMPLOS DE METAS A REALIZAR:


1. Formar una Janukiyáh humana con todos los miembros del equipo. Esta
Janukiyáh deberá ser lo más estética posible y que permita encender ocho
velas. Se puede utilizar disfraces y decorado.

2. Disfrazar a la mitad del grupo como partidarios de los Makabím y a la otra


mitad como judíos helenizantes.
Posteriormente, crear un diálogo en el cual cada sector deberá intentar
convencer al otro que su modo de vida es el mejor. Deberán presentar este
diálogo ante todo el grupo, utilizando hechos concretos, como por ejemplo:
- ¿Cuál es el mejor modo de vivir el Shabát?
- ¿Por qué el deporte y los cuidados del cuerpo son importantes?
- ¿Qué interés tiene el ser moderno?
- ¿Por qué hay que conservar las tradiciones?

3. Preparar "Levivot" (buñuelos de papas) para todo el grupo.

Receta:
- 1 Kg de papas (patatas).
- 2 huevos
- 1/2 a 3/4 vaso de harina
- cebollas
- sal y pimienta
- aceite para freír
- azúcar, crema de leche, compota de manzanas, para poner sobre las
levivot.

Pelar y lavar las papas, rallarlas con un rallador fino. Machacar las cebollas,
escurrir las papas y mezclarlas con la harina y los huevos. Con una cuchara,
echar la pasta en el aceite y dejarla freír. Antes de servir, poner las levivot
sobre un papel para que absorba el aceite.

4. Cantar "MAOZ TZUR" en español frente a todo el grupo. La letra, a


continuación, está adaptada a la melodía original (adjuntamos la versión
hebrea original en fonética). Expliquen los hechos a los que alude la canción
y agreguen una estrofa de vuestra propia creación, evocando la fundación
del Estado de Israel.

Maoz Tzur

Maoz Tzur ieshuatí


Leja naé leshabeaj
39
Tikon beit tefilatí
Vesham todá nezabeaj
Leet tajín matbeaj
Mitzar hamanbeaj
Az egmor beshir mizmor
Janukáh hamizbeaj.

Raot sava nafshí


Beiagón kojí kila
Jaiai mareru bekoshí
Beshibud maljut eglá.
Uveiado hagdolá
Hotzi et hasgulá.
Jeil pro vejol zaró
Iardu keeven metzulá.

Dvir kodshó hevianí


Vegam sham lo shakatetí.
Uva noguesh vehiglaní
Ki zarim avadeti.
Veiein raal masajtí
Kimat sheavartí.
Ketz Bavel, Zerubavel,
Leketz shivim noshatí.

Krot komat berosh bikesh


Hagagui ben Hamdata.
Veniheita lo lefaj ulemokesh
Vegaavato nishbata.
Rosh ieminí niseta
Veoiev shmo majita.
Rov banav vekinianav
Al haetz talita.

Iievanim nikbetzu alai


Azai bimei hashamanim.
Ufartzu jomot migdalai
Vetimu kol hashmanim.
Uminotar kankanim
Naasa nes lashoshanim.
Bnei viná iemei shmoná
Kavu shir urnanim.

40
¡Fuerte roca de mi salvación!
Es bueno alabarte.
Restaurarás mi casa de oración
y de allí Te ofrendaremos nuestra
gratitud.
Cuando hagas estragos
en el feroz enemigo
celebraré con mi cántico
la restauración del Altar.

Mi alma de males se hartó;


el dolor agotó mi fuerza.
Amargaron mi vida el esfuerzo
y la esclavitud de Egipto.
Mas con su mano poderosa
El saco al pueblo elegido.
Las huestes del Faraón y su
descendencia
se hundieron como piedras en el
abismo.

Me condujeron a su sagrada
mansión,
pero tampoco allí encontré la paz.
Vino el enemigo y me exiló
porque servía dioses extraños,
me embriagué con vino
emponzoñado
y casi perdí la vida.
Mas pronto cayó Babel y guiado por
Zerubabel
fui redimido al cabo de setenta
años.

Trató de abatir el árbol de Israel


el malvado Hamán;
Tú fuiste su barrera y su obstáculo;
su arrogancia cedió.
A Mordejai encumbraste
y borraste el nombre de su
enemigo:
a él y a su progenie
colgaste de la horca.

41
Los griegos se congregaron contra

en tiempos de los Jasmoneos.
Abrieron brechas en mis murallas
y profanaron los óleos.
Pero de un frasco que quedó
surgió un milagro para Israel.
Los sabios fijaron pues,
ocho días de himnos y cánticos.
(Versión en español
del Sidur: "El árbol de la vida").

5. Crear una "Danza de la Janukiyáh", sobre una de las canciones de


Janukáh, utilizando velas.

6. Inventar un dialogo entre las velas de Shabát y las velas de Janukáh:


¿Cuáles son más importantes?; ¿Por qué?

7. Imaginar que cada brazo de la Janukiyáh representa un valor judío. Elegir


los valores, explicarlos y decir cuál es el valor que representa el "Shamash"
(la novena vela), que permite unificar a todas las otras. Se puede presentar
la creación en canciones.

8. Imaginar que la historia de Janukáh pasa hoy en vuestra ciudad. ¿Cuáles


son los principales personajes en juego? ¿Cómo se desarrollan los
acontecimientos? Ilustrar las respuestas realizando una representación (que
puede ser cómica).

9. La búsqueda del tesoro: buscar (o crear) por lo menos diez objetos que
permiten garantizar la supervivencia de la tradición judía.

10. Hacer una campaña publicitaria (con panfletos, afiches, eslóganes,


propaganda televisiva, etc.) para invitar a los judíos a participar en la fiesta
de la inauguración del Templo.

11. Escribir un artículo periodístico que relata la revuelta de los Macabeos. El


tamaño del mismo será lo suficientemente grande para que sea visto por
todos.

ADAPTACION DEL JUEGO PARA NIÑOS:

EL CERTAMEN:
Cada equipo recibirá una sola página del texto - diferente para cada uno de
los grupos.
42
Se formularán solamente 6 preguntas por equipo.
- El equipo que responde correctamente a 5 o 6 preguntas enciende una vela
grande.
- El equipo que responde correctamente a 3 o 4 preguntas enciende una vela
mediana.
- El equipo que responde correctamente a 2 preguntas o menos enciende
una vela pequeña.

EJEMPLOS DE METAS PARA LOS NIÑOS:


Se aconseja que un coordinador o el participante mayor conduzcan a cada
uno de los equipos de niños en la preparación de su meta.

1. Formar una Janukiyáh humana con todos los miembros del equipo, lo
más bonita posible.
Se puede utilizar disfraces y decoración.

2. Inventar una canción de Janukáh, contando la historia de la revuelta de los


Makabím, de la inauguración del Templo y del milagro de la vasija de aceite.

3. Leer el siguiente retrato de Yahudáh Hamacabí. Luego, hacer una


campaña publicitaria para que sea elegido rey de Israel.

RETRATO
Yahudáh Hamacabí, hijo de Matatías, toma la conducción de la revuelta
contra los griegos. Luego de duros combates, logra liberar Yerushalayim,
purificar el Templo y presentar el primer sacrificio ante Elohim en el nuevo
santuario.

Yahudáh, que dirige el combate con el acuerdo de sus hermanos y de todos


los que lo siguen, no es solamente "valiente como un león que salta sobre su
presa". Se distingue también por sus grandes cualidades intelectuales y su
elevado espíritu. Desprecia a los conflictos del palacio y a la búsqueda de
honores. Es un hombre soltero que se consagra por completo al servicio de
su pueblo y de su Elohim.

4. Crear una Janukiyáh con los muebles de la pieza.

5. Hacer tres Janukiot de forma diferente en plastilina/masa u otro material,


suficientemente sólidas para que se puedan fijar las velas.

6. Hacer una representación evocando el milagro de la vasija de aceite.

7. Fabricar un trompo (con un lápiz y un círculo de cartón) o utilizar un


trompo ya hecho. Inventar cuatro pruebas para un juego en el cual los

43
miembros del grupo deberán hacer una prueba según la letra sobre la cual
cae el trompo, por ejemplo:
- Nun: cantar una canción de Janukáh
- Guimel: dar vuelta la pieza en un pie
- Hei:...........................
- Shim: .........................

Cuando el grupo esté reunido, jugarán los cuatro equipos, según las reglas
que habrán determinado.

8. Cada miembro del equipo será un personaje diferente, relacionado con


cada una de las letras del trompo:
- Nun: Matatías
- Guimel: Antíoco
- Hei: Yahudáh Hamacaí
- Shim: Jasón, un judío que quiere imitar a los griegos
Cada personaje inventará una canción para presentarse (sin decir su
nombre).

Un quinto participante hará girar el trompo. Cada vez que el trompo cae
sobre una letra, el personaje relacionado con la misma (por ejemplo, Nun:
Matatías), deberá entonar una estrofa. ¡Y el trompo girara cada vez más
rápido! Los espectadores deberán adivinar de
qué personaje se trata.

9. Preparar trufas de chocolate y distribuirlas entre todos los participantes.

LAS PREGUNTAS DEL CERTAMEN:

1. ¿Qué derechos tenían los judíos en el exilio en Babilonia?


¿Cuáles eran los derechos que no poseían?
2. ¿Cuál era la función del Gran Sacerdote?
3. ¿Quiénes influyeron sobre las naciones del Oriente Medio?
4. ¿Cuáles son las diferencias entre griegos y judíos?
5. ¿Quiénes - entre los judíos - imitaban principalmente las costumbres de
los griegos?
6. ¿De qué modo imitaban los judíos a los griegos y a su cultura?
7. ¿Cómo considera el judaísmo a la cultura griega y por qué?
8. ¿Qué pensaban los judíos religiosos de los helenizantes?
9. ¿Cuáles son los argumentos presentados por los helenizantes para
justificar su conducta?
10. ¿En que año comenzó el reino de Antíoco IV en el Oriente Medio?
11. ¿Cuáles eran los deseos y objetivos de Antíoco IV?

44
12. ¿Qué prohibiciones impuso Antíoco IV a los judíos y que limitaciones les
aplicó?
13. ¿Cuáles son los castigos que recibían quienes se oponían al rey?
14. ¿Por qué razón Jana y sus siete hijos murieron?
15. ¿Quién fue Filipus y cuál fue su acción?
16. ¿Qué hizo Elazar y cuál fue su destino?
17. ¿Que respondió Matatías al comandante griego que le ordenó comer
cerdo?
18. ¿Cuál es el llamado lanzado por Matatías a los miembros de su pueblo?
19. ¿Cuál era la amenaza que corría sobre las jóvenes?
20. ¿Qué sucedió durante el matrimonio de Jana, hija de Matatías?
21. ¿Cómo comenzó la revuelta de los Jasmoneos?
22. ¿Quién comandó a los Jasmoneos, y de qué modo combatieron?
23. ¿Cuántos eran los combatientes judíos y que podemos decir de sus
armas?
24. ¿Cuáles eran las diferencias entre los ejércitos judío y griego?
25. ¿En qué año conquistaron los judíos a Jerusalén?
26. ¿En qué fecha se celebra la fiesta de Janukáh en el calendario judío y
por qué razón?
27. ¿Cuál es el milagro que tuvo lugar en el Templo?
28. ¿Cuándo fue escrito el cántico "Maoz Tzur"?
29. ¿Cuál es el contenido del cántico "Maoz Tzur" y cuál es su significado?
30. ¿Cómo se desarrolló Jerusalén durante el reino de los Jasmoneos?

Inicio

a. En la primera noche de Janukáh se dicen tres berajot:

1. "Lehadlik"

Baruj ata Yahweh, elohenu melek haolam, asher kideshanu bemitzvotav,


vetzivanu lehadlik ner Janukáh

Bendito eres Tú, OH Yahweh, nuestro Elohim, Rey del permanente, que nos
apartaste con Tus preceptos y nos ordenaste encender las luces de Janukáh.

45
2. "Sheasá nisim"

Baruj ata Yahweh, elohenu melek haolam, sheasá nisim laavotenu baiamim
hahem bazeman hazé.

Bendito eres Tú, OH Yahweh, Elohim nuestro, Rey del permanente, que
obraste milagros con nuestros padres en tiempos pasados, en esta época.

3. "Shehejeyanu"

Baruj atá Yahweh, elohenu melek haolam, shehejeyanu beki-iemanu,


vehiguianu lazeman hazé.

Bendito eres Tú, OH Yahweh, Elohim nuestro, Rey del permanente, que nos
preservaste la vida, nos conservaste y nos permitiste llegar a este tiempo.

b. A partir de la segunda noche de Janukáh en adelante, se recitan


solamente dos berajot:

1. "Lehadlik";

2. "Sheasá nisim".

Todas las berajot se deben recitar antes de encender las velas.

Sh´liaj

Yoshua ben Efrayim

46