Vous êtes sur la page 1sur 1

La esperanza del creyente. Tan lejos tan cerca.

Dice en el libro de Efesios en el capitulo 2:12 En aquél tiempo estaban sin Cristo, alejados de la
ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo.

Y así estábamos todos, después de que Adán y Eva desobedecieron allá en el jardín del Edén Gn
2:17-y-3:6. Pero oh bendita misericordia de Dios para con todos nosotros los pecadores, que envió
a su Hijo Jesús a redimirnos de la maldición del pecado heredado por Adán. Y en Is 9:6 nos habla
del nacimiento de el salvador y señor Jesús, y también en Mt 1:21 se nos habla de ese mismo
nacimiento, Y dará luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús, porque el salvará a su pueblo de sus
pecados. Y aunque nosotros no éramos de su pueblo, en su misericordia Dios nos injertó en el
Olivo así lo dice en Ro 11:11-17- Bien ahora ya pertenecemos al pueblo de Dios como lo dice en Ef
2:13-14 Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos habéis sido hechos
cercanos por la sangre de Cristo. Porque El es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno,
derribando la pared intermedia de separación. Así es que si ya aceptamos a Cristo como Señor de
nuestras vidas y también le obedecemos, ya no estamos sin esperanza en el mundo y tampoco
alejados de Dios, Ahora tenemos la esperanza de la vida eterna, de la salvación de la ira venidera
de Dios para con aquellos que no le obedecen, Entonces permanezcamos fieles al Señor. Vean lo
que el Apóstol Pablo les dice a los Colosenses allí en Col 1:4-5 Habiendo oído de vuestra fe en
Cristo Jesús y del amor que tenéis a todos los santos. A causa de la esperanza que os está
guardada, en los cielos de la cual habéis oído por la palabra del evangelio. A todos los que ya
entraron por la puerta al redil y quien es la puerta sino nuestro señor Jesús Jn10:7 cuidemos esta
esperanza de salvación con temor y temblor, Fil2:12 Por tanto amados míos, como siempre habéis
obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho mas ahora en mi ausencia, ocupaos
de vuestra salvación con temor y temblor. También en He 6:11 se nos dice, Pero deseamos que
cada uno de vosotros, muestre la misma solicitud hasta el fin, para plena certeza de la esperanza.
Hay que perseverar hasta el fin Mt24:13. Mas el que persevere hasta el fin éste será salvo. Dios los
bendiga y guarde hasta el fin. Salutaciones finales 1Co 16:13 Velad, estád firmes en la fe, portaos
varonilmente y esforzaos.