Vous êtes sur la page 1sur 1

EL OBSERVADOR

14 | O2 | SÁBADO 12 DE JULIO DE 2008

espectáculos «Puse especial atención en no ser determinante, en hacer una película donde
cada espectador vea lo que quiera ver, dándole lo suficiente para que participe de
la misma. Intenté encontrar, entre forma y contenido, el modo de que como
espectador vos hagas tu propio recorrido. Que te dé cierto tiempo para observar
y participar, y también para pensar en vos durante cada una de las escenas»
Ariel Rotter

cine

Una breve desaparición


El director de El otro, Ariel Rotter, habla de su obsesión con el paso del tiempo, y cuenta algunas de las cosas que hizo para acercarse a su personaje

M. CERCHIARI
POR JUAN ANDRÉS FERREIRA cambio nominal, de identidad
JAFERREIRA@OBSERVADOR.COM.UY en el sentido más existencialis-
ta, si se quiere, porque no im-
n la actual cartelera ci- porta cuál sea tu nombre, no

E nematográfica de Mon-
tevideo se exhibe una
gran película. Se llama
El otro y es el segundo trabajo co-
mo director del argentino Ariel
podés cambiar lo que llevás
adentro. Para él, cambiar de
nombre tiene el único objetivo
de vivir en el anonimato por un
par de días, de que nada, ni su
Rotter, quien antes había sor- nombre, refiera a él. Es un hom-
prendido con Solo por hoy (2001), bre que se toma vacaciones ha-
su debut detrás de cámaras, ga- cia un estado de disponibilidad,
nadora de 15 premios interna- sin familia, sin su trabajo, sin
cionales. todo lo que lo identifica, un es-
El otro, ganadora de dos Osos tado en el que siente que toda-
de Plata en el Festival de Berlín, vía todo es posible. Al mismo
relata la historia de Juan De- tiempo se da la paradoja de que
souza (Julio Chávez, enorme), un bajo otra nominalidad él es más
abogado que, durante un viaje de genuino que antes.
Buenos Aires hacia el interior,
toma la identidad de un hom- “La respuesta a lo que le pasa a este tipo es la película en sí misma” ¿Cómo se escribió la película?
bre que muere mientras viaja- En un principio la historia trans-
ba en el mismo ómnibus. A par- curría solo en Buenos Aires. Bá-
tir de allí comienza una trave- sicamente este hombre dejaba
sía silenciosa y secreta para huir 1 - el guión 2 - el rodaje 3 - el actor de ir al trabajo y se permitía un
de sí mismo. En la vida que pa- tiempo dentro de sus horarios la-
rece a punto de dejar atrás, lo “Tenía un guión muy trabajado, “Viví el rodaje con mucha angus- “Hay una escena en la que el pro- borales. Me preguntaba qué po-
espera una esposa embarazada me encantaba, y durante los pri- tia. Hay como un despropósito en- tagonista camina por la calle. Ahí dría pasar si se iba de viaje a otro
y un padre cerca de la muerte. meros meses de exhibición de la tre los cinco años de preparar una Julio me pidió que le diera indica- lado. Entonces hice el viaje por
El director estuvo unos días película me preguntaba ‘cómo película y las seis semanas de ro- ciones. Yo apurado, con que se va mi cuenta. Me fui a Entre Ríos e
por Montevideo, y conversó con arruiné un guión tan lindo’. Ha- daje. Laburé años para esto, pen- la luz, y él me pide indicaciones pa- hice lo mismo que el personaje,
El Observador sobre esta película bía algo muy bueno. Cuando él saba yo, y ahora que lo puedo hacer ra caminar. Julio no te regala una entré a hoteles, me registré con
que aborda con sutileza y sin ar- cambia de identidad, ese cambio no tengo tiempo para rodar este sola escena y me preguntó por qué otros nombres. Me pasaron las
tificios lo que significa el paso aparece en el texto, y en la línea de plano dos veces. Disfruto la escritura iba hacia donde iba. Le dije: ‘Hace mismas cosas. Me encontré con
del tiempo en el cuerpo y en la diálogo aparece el nuevo nombre. del guión y el montaje. En el mon- 40 grados de calor y este es el úni- un vacío que en realidad era el
mente de las personas. Rotter Pero eso es literatura. Es triste, pe- taje de sonido es donde soy más co lugar con sombra’. A partir de vacío que llevaba yo. Hay espa-
habló, entre otras cosas, de su ro esa frase de Carrier que dice feliz: tenés que lidiar con uno, mien- ahí, el personaje, en toda la pelí- cios que te hacen sentir menos
cariño hacia un guión que tuvo que el destino de un guión es el tras que en el rodaje son cuarenta cula, busca la sombra. Eso le dio angustiado, pero el vacío está
que destruir (1), de la angustia vi- tacho de basura es terrible para personas pidiendo definiciones que organicidad a su personaje. Fue co- con uno y va con uno. Me tomé
vida durante el rodaje (2), y de la el que escribe. Por suerte, ahora obviamente no tengo, porque si- mo decir: ‘Entiendo por qué hago unos días para ver todo lo que
maestría de Chávez (3), la de- se va a publicar”. no no haría este tipo de películas”. esto y no lo otro’”. me podía pasar y volví a Buenos
mostración de cómo un intér- Aires medio frustrado, no me
prete puede también formar a había pasado nada. Le conté eso
un realizador. “En una película a Jorge Goldenberg, el supervisor
que tiene este nivel de exposi- truir el verosímil. Bien, pero en es- lio Chávez, empieza a sentir por mento se le hace muy patente esta del guión. Y él me respondió:
ción para un actor, te das cuen- ta película era todo lo contrario, y primera vez que ese cuerpo que ha- sensación de que dura, con buena “Bueno, quizá encontraste tu
ta cuando algo está hecho por- las cosas funcionaban por sustrac- bita tiene un tiempo útil. Y por pri- suerte, 80 años. En mi vida perso- película”. Después, cuando la
que sí nomás, cuando no hay un ción: sacame la pizza, sacame la mera vez puede imaginarse cómo nal he tenido pérdidas y he acom- terminamos, yo estaba muy con-
pensamiento detrás”, cuenta. “Y cerveza, la gente, el camión porque va a ser su vida, darse cuenta, tejer, pañado el proceso de decadencia tento con el guión, con el clima
eso también se aplica a la reali- me distrae de lo único que tiene entre la noticia de que va a tener un de mi padre, que fue muy largo y de extrañeza que transmitía, pe-
zación. Es una película en la que que suceder. Y lo que tiene que su- hijo y la certeza de que su padre se muy duro, y eso me dio una fami- ro sentía que, a lo largo del ro-
el realizador, el equipo entero, ceder es que cuando vea la pelícu- está yendo, y entra en conciencia de liaridad con el tema, que no sé si es- daje, no habíamos logrado re-
debe ser invisible. Hasta los mo- la me pregunte qué le pasa a este ti- su ciclo vital. Ese es el motor detrás tá bueno o no pero es así, sucedió. crearlo. Cuando llegó el monta-
vimientos de cámara me hací- po. Y la respuesta a lo que le pasa a de esta película.No es algo que me En esta película, lo que hace este je me di cuenta de que eso que
an ruido. Si intervenía, todo se este tipo es la película en sí mis- propongo, pero evidentemente es lo hombre es tomarse unos días para en el guión funcionaba escena
volvía muy artificial. Si ponía ma”. que a mí me atraviesa. Dicen que intentar entender qué le está pa- por escena había sucedido en la
música, si hacía un fundido o uno hace siempre la misma pelí- sando. Es como cuando los chicos totalidad. Y eso se logró porque
una elipsis ‘con onda’, si le bus- Usted tiene un particular interés en cula con distintos títulos... siempre jugando a la mancha dicen: “Pido”. nos mantuvimos estrictos y re-
caba el corte ‘copado’. Las pelí- el tiempo. ¿Qué le provoca el paso me pareció un decir, pero cuando El necesita calmarse un poco, ale- sistimos las tentaciones de ge-
culas muchas veces funcionan del tiempo? veo los cortos que hice antes y de- jarse de las cosas que están pasan- nerar falsas atmósferas cuando
por adición. Por ejemplo, una La película se trata básicamente del más, el elemento central es el paso do para volver a su cotidianidad. veíamos que esa extrañeza no
escena con dos personas char- tiempo, del tiempo y el cuerpo. Creo del tiempo, qué hacer con este tiem- aparecía. Digamos que se fue
lando en un bar. Ahí te ponen que la existencia del hombre tiene po que tenemos. Uno entiende a la Él toma la identidad de otros pero dando homepáticamente. De a
una pizza, una cerveza, gente una tensión que está dada por la vida como algo que está dado y la re- no hay una transformación. poquito empezó a instalarse esa
pasando por la ventana, un ca- idea de finitud, de que ese tiempo corre como si nunca se fuera a ter- No es un tipo que va cambiando su sensación de que en cualquier
mión en la calle, todo para cons- se termina. Este personaje, el de Ju- minar. Pero en determinado mo- personalidad, sino que hace un momento puede pasar algo.