Vous êtes sur la page 1sur 6

Rev 7/2 - 80p 16/6/03 12:37 Página 93

Gastritis y ulcus. Infección por Helicobacter pylori

MªJ. Martínez Gómez


Sección de Gastroenterología. Hospital Niño Jesús. Madrid

Resumen El reconocimiento de la existencia de patología gastroduodenal en niños y la implicación en la


misma de Helicobacter pylori es relativamente reciente. Aunque la úlcera, tanto gástrica como
duodenal, es infrecuente en niños, se asocia al igual que en adultos a infección por H. pylori en
la mayoría de los casos. El dolor abdominal epigástrico es el síntoma más frecuente de
patología gastroduodenal. La infección por H. pylori es la infección bacteriana crónica más
frecuente en el ser humano, alcanzando en población de nuestro entorno hasta un 30% al
terminar la segunda década de la vida. En la actualidad, el método más sensible y específico
para el diagnóstico de infección es el test del aliento con Urea-C13, pero la existencia de
sintomatología obliga a la práctica de endoscopia, única prueba diagnóstica de la existencia de
patología gastroduodenal. El aumento de resistencias a antibióticos en los últimos años
condiciona tanto la pauta terapéutica, como la duración del tratamiento.
Palabras clave Gastritis; Úlcera; Helicobacter pylori; Niños.

GASTRITIS AND ULCER. HELICOBACTER PYLORI INFECTION


Abstract Recognition of the existence of gastroduodenal disease in children and the involvement of
Helicobacter pylori in it is relatively recent. Although the gastric as well as duodenal ulcer is
rare in children, as occurs in the adult, it is also associated to H. pylori infection in most of the
cases. Epigastric abdominal pain is the most frequent symptom of gastroduodenal disease. H.
pylori infection is the most frequent chronic bacterial infection in the human being, reaching up
to 30% at the end of the second decade of life in the population of our setting. At present, the
most sensitive and specific method to diagnose infection is the breath test with Urea-C13,
however the existence of signs and symptoms makes it necessary to perform an endoscopy,
the only diagnostic test of the existence of gastroduodenal disease. The increase in resistances
to antibiotics in recent years conditions both the therapeutic regime as well as treatment
duration.
Key words Gastritis; Ulcer; Helicobacter pylori; Children.

Pediatr Integral 2003;VII(2):93-98.

INTRODUCCIÓN tanto para referirse a la sintomatología dis- muscularis mucosa, cuando ésta se afec-
péptica como a los cambios inespecíficos ta hablamos de úlcera. El término enfer-
El descubrimiento hace ahora 20
radiológicos. El diagnóstico de gastritis es medad ulcerosa péptica se utiliza tanto
años, del papel que el Helicobacter py-
lori (H. pylori) juega en la patología gas- histológico, para lo que se requiere to- para referirse a las úlceras como a las ero-
troduodenal ha supuesto una verdade- ma de biopsias endoscópicas. siones de estómago o duodeno.
ra revolución en el campo de la Gas- Aplicando la clasificación del sistema Conceptualmente, se puede clasificar
troenterología. de Sydney, se describen dos tipos de gas- la enfermedad ulcerosa péptica en pri-
tritis: tipo A, que es la gastritis crónica pre- maria y secundaria (Tabla I). Si excluimos
Hasta ese momento, todos los estu- dominante en cuerpo y fundus gástrico la úlcera por gastroerosivos o la produ-
dios sobre patogénesis de las enferme- y generalmente de etiología autoinmune, cida por estrés, tanto en niños como en
dades gastroduodenales se centraban en y tipo B, que es la gastritis de antro gás- adultos, más del 90% de las mismas se
la influencia de la secreción ácida sobre trico, generalmente asociada a H. pylori. relacionan con infección por H. pylori.
la misma. La existencia de gastritis se asocia en En la actualidad, sabemos que H. py-
La gastritis es una de las entidades un pequeño número de casos a erosiones lori es la principal causa de gastritis cró-
inflamatorias crónicas más frecuentes y úlceras en el estómago o en el duode- nica, un factor necesario para la produc-
en el ser humano. El término gastritis es no. La erosión es una lesión de disconti- ción de úlcera gástrica y duodenal y que
usado de forma incorrecta frecuentemente nuidad de la mucosa que no afecta a la está claramente relacionado con el cán- 93
Rev 7/2 - 80p 16/6/03 12:37 Página 94

distintas estirpes bacterianas que coloni- pylori negativas son la ingestión de AINEs
Primarias
TABLA I. zan la mucosa gástrica, adhiriéndose a y algunos antibióticos.
Enfermedad Asociadas a H. pylori
ella y lesionando la mucosa del estóma- H. pylori es una de las causas más fre-
ulceropéptica en Idiopáticas o H. pylori-negativas
go. La adhesión de H. pylori a la muco- cuentes de infección bacteriana crónica
niños
Secundarias sa gástrica se debe a distintos tipos de en el ser humano. Afecta a toda la pobla-
Stress adhesinas para las que existen recepto- ción mundial y a todas las edades, au-
Sepsis, shock, hipoxemia, uremia res específicos en la mucosa. Se pensa- mentando su prevalencia con la edad en
Fármacos: ba que estos receptores sólo existían en todas las poblaciones estudiadas.
AINEs estómago y no en intestino ni en esófago. En países desarrollados, la infección
Alcohol Sin embargo, el hallazgo de que en, apro- es excepcional en el primer año de vida,
Ácido valproico ximadamente, la mitad de los niños in- baja en la infancia y aumenta posterior-
Quimioterapia fectados se encuentra la bacteria en duo- mente con la edad. En países en vías de
Mediadas inmunológicamente: deno contradice esta hipótesis. desarrollo, la prevalencia ya es alta al fi-
Gastritis alérgica H. pylori afecta a la integridad de la nal del primer año de vida y puede afec-
Gastritis eosinófilica mucosa gástrica mediante la producción tar a la mayor parte de la población al fi-
Infecciones
de proteasa y lipasas, pero el mayor fac- nal de la adolescencia.
CMV tor de virulencia es la producción de ci- La existencia de agregación intrafami-
Herpes totoxinas, entre las que se han identifi- liar, con una mayor frecuencia de infección
Anisakis cado una toxina vacuolizante (VacA) y otra en los niños cuyo padre o madre están
proteína (CagA) con efecto citotóxico. Es- infectados (50 frente a 5%) sugiere la exis-
Autoinmunes
ta última, se encuentra en adultos con ma- tencia de transmisión persona a persona
Diabetes
yor frecuencia en los aislamientos de pa- como forma de contagio. Los modelos so-
Colagenosis
cientes con úlcera duodenal y cáncer gás- ciales y geográficos de la infección apo-
Gastritis granulomatosas
trico. En niños, la prevalencia de VacA y yan un modelo de transmisión fecal-oral y,
Enfermedad de Crohn
CagA es significativamente menor, au- dado que H. pylori se ha recuperado de la
Histiocitosis X
mentando la misma proporcionalmente saliva y de la placa dental, también es po-
Tuberculosis
con la edad, lo que explica la menor inci- sible que la cavidad bucal sea un reser-
Estados hipersecretores
dencia de úlcera en población pediátrica. vorio natural de la bacteria, lo que sugie-
Síndrome de Zollinger-Ellison
La infección por H. pylori en los niños re la posibilidad de transmisión oral-oral.
Fibrosis quística
presenta características propias, particu-
Síndrome de intestino corto En España, la prevalencia en niños
larmente en lo que se refiere a la apariencia
Hiperparatiroidismo en población escolar sana está en torno
macroscópica del estómago, con pre-
Cirrosis hepática al 22%, con tasas similares al resto de
sencia de mayor nodularidad antral, a la los países de nuestro entorno.
Gastropatía por radiación respuesta histológica con menor com-
ponente de respuesta activa de neutrófi- Los datos epidemiológicos de la Co-
cer gástrico, tanto de tipo adenocarcino- los, y a la asociación de la infección con munidad de Madrid para el último año re-
ma como linfoma tipo MALT. úlcera péptica, menor que en el adulto. flejan una prevalencia de infección cerca-
Aunque la relación entre H. pylori y El desarrollo de la endoscopia pediá- na al 30% en la tercera década de la vida.
enfermedad gastroduodenal ha dejado de trica con la obtención de biopsias gástri-
ser objeto de controversia, es evidente cas e identificación del microorganismo CLÍNICA
que no todos los individuos infectados de- H. pylori ha cambiado nuestra perspec- El dolor abdominal, ya sea de locali-
sarrollan úlcera y todavía menos evolu- tiva de la gastritis en los niños. zación epigástrica o periumbilical, consti-
cionan a cáncer gástrico. tuye el motivo de consulta habitual, acom-
Se considera que la inflamación de la EPIDEMIOLOGÍA pañado, en aproximadamente la tercera
mucosa gástrica ocurre cuando existe un Se ha estimado que la enfermedad parte de los niños, de vómitos y, en menor
desequilibrio entre los factores citotóxicos ulcerosa péptica ha afectado durante la proporción, de anorexia, con pérdida de
y citoprotectores en el tracto gastroin- última década, anualmente, a más de peso, pirosis y sensación de plenitud post-
testinal superior. Los mecanismos tóxicos 4 millones de personas en Estados Uni- prandial. No existen síntomas específicos
incluyen: ácido, pepsina, ácidos biliares dos. de patología ulcerosa, siendo el dolor ab-
y H. pylori. Existen una serie de factores Aproximadamente, el 95% de las úl- dominal la mayoría de las veces indistin-
protectores, entre ellos los más importan- ceras duodenales y el 70% de las gás- guible del de los pacientes no ulcerosos.
tes son: el moco gástrico y la secreción tricas se asocian en adultos a infección La gastritis antral se asocia en menor
local de bicarbonato. por H. pylori. medida que en adultos a úlcera duodenal
La aparición de las anomalías propias y gástrica. La mayoría de los estudios pe-
de la gastritis está ligada a factores de pa- Las únicas variables que se relacio- diátricos aportan sólo un pequeño núme-
94 togenicidad de H. pylori asociados a las nan en distintos estudios con úlceras H. ro de casos de ulcus duodenal. En un es-
Rev 7/2 - 80p 16/6/03 12:37 Página 95

tudio en 240 pacientes pediátricos reali- Optativamente, se puede realizar test Serología
zado por nosotros, sólo el 7,1% presen- de ureasa rápida, que permite el diag- La respuesta inmunológica sistémica
taban úlcera duodenal y el 2,5% úlcera nóstico de la infección en la misma sala generada por H. pylori es la base de uti-
gástrica. Asimismo, el desarrollo de gas- de endoscopia en los minutos posteriores lización de diferentes métodos serológi-
tritis atrófica es excepcional en esta eta- a la misma. cos. Los más empleados en clínica son
pa de la vida. los que utilizan técnicas ELISA-EIA, aun-
Ocasionalmente, la infección por H. Test del aliento con urea marcada que otras técnicas como el inmunoblot,
pylori en niños es la causa de aparición de Este test se basa en la capacidad de permiten la identificación de anticuerpos
enteropatía pierde-proteínas y en otras oca- la bacteria de producir ureasa. Esta ure- circulantes frente a proteínas CagA y Va-
siones puede conducir a retraso ponde- asa, extremadamente potente hidroliza la cA, como marcadores de virulencia de las
roestatural y diarrea crónica, en un cuadro urea administrada, liberándose CO2 mar- cepas de H. pylori.
clínicamente compatible con síndrome de cado que se excreta con la respiración. Aunque en adultos la serología tie-
malabsorción. La infección se ha relacio- Preferimos la utilización de C13 por ne una sensibilidad superior al 90%, en
nado también con talla baja y retraso pu- ser este un isótopo natural no radiactivo niños menores de 6 años ésta no supe-
beral en niñas preadolescentes y con ane- que puede emplearse en niños sin efec- ra el 60%, lo que limita su utilización en
mia ferropénica de causa no explicada. tos secundarios. niños como método diagnóstico. Ade-
Tanto en niños como en adultos, la más, la disminución del título de anti-
MÉTODOS DIAGNÓSTICOS realización es muy sencilla: después de cuerpos tras la erradicación es lento y
al menos 6 horas de ayuno, se obtiene variable de unos individuos a otros, lo
El diagnóstico de la infección por H.
pylori en niños puede realizarse por mé- una muestra basal de aire espirado, ad- que limita su uso como método de con-
todos que no precisan de endoscopia, ministrando a continuación la urea mar- trol postratamiento. Sin embargo, su uti-
como el test del aliento con urea mar- cada con C13. La segunda muestra de lidad es innegable en estudios epide-
cada, distintos métodos serológicos (sue- aire espirado se obtiene entre 20-30 mi- miológicos de amplios grupos de po-
ro, saliva, orina) y la determinación de nutos después de la primera. blación.
antígeno de H. pylori en heces, pero la La prueba puede realizarse a todas La detección de anticuerpos en otras
endoscopia digestiva alta es siempre ne- las edades, dada la enorme seguridad del muestras de obtención más simple como
cesaria para determinar el tipo de enfer- substrato administrado, existiendo como saliva y orina, todavía está pendiente de
medad gastroduodenal producida por la única limitación la falta de colaboración demostrar su utilidad.
bacteria y además permite tomas de biop-
por parte del paciente. Aun en este caso,
sia para examen histológico, cultivo mi-
que ocurre fundamentalmente en lactan- Detección de antígeno en heces
crobiológico con estudio de sensibilidad
a antibióticos usados en el tratamiento y, tes, se puede obtener la muestra con la Los primeros test en heces emple-
optativamente, test de ureasa rápida. utilización de mascarilla. ados utilizaban antígenos policlonales
La dosis de Urea-C13 en adultos se como método de detección. En estudios
Endoscopia ha establecido en 75-100 mg. No existe preliminares en adultos, parecían mos-
El aspecto endoscópico del estóma- dosis estándar en niños, dada la enorme trar una sensibilidad y especificidad cer-
go del niño es muy variable, existiendo variabilidad en el peso entre unos pa- canas al 80% como método diagnósti-
desde leve eritema a nodularidad inten- cientes y otros. En general, se admite que co, que no se demostró posteriormente
sa, hallazgo este muy sugestivo de infec- el test se muestra eficaz para el diagnós- en niños, mostrando en algunos traba-
ción por H. pylori y que es mucho más fre- tico a dosis de 1,5-2 mg de Urea-C13 por jos una sensibilidad y especificidad por
cuente en niños que en adultos. kg de peso. debajo del 70%, que era todavía me-
El examen histológico de las muestras Para facilitar la realización de la prue- nor en el seguimiento postratamiento de
obtenidas demuestra, en la mayoría de los ba en niños, en la actualidad y basándo- la infección.
casos, la existencia de gastritis antral su- se en los numerosos estudios pediátricos El desarrollo de técnicas que emple-
perficial, siendo la respuesta de neutrófi- de que disponemos, se recomienda la uti- an antígenos monoclonales ha aumenta-
los, como marcador de actividad, me- lización de 50 mg de Urea-C13 en niños do de forma significativa la sensibilidad y
nos intensa que en los adultos. En niños, que pesen menos de 30-35 kg y de 100 especificidad de la detección de antíge-
además, existe un mayor porcentaje que mg en aquellos con peso superior a este. no fecal.
en adultos de gastritis linfocítica. La tin- Se consideran positivos los resultados
ción con Giemsa permite la identificación superiores a 4 por mil de exceso de C13 TRATAMIENTO
de bacilos. en el aire espirado.
Además, en la endoscopia se obtie- La prueba tiene una sensibilidad y es- Una vez diagnosticada la infección
nen muestras para cultivo microbiológico pecificidad para el diagnóstico de infec- por H. pylori el tratamiento debe ser
ofrecido a todos aquellos pacientes que
y la posibilidad de realizar estudio de re- ción por H. pylori cercanas al 100%. Es el
presenten síntomas gastroduodenales,
sistencias microbianas y determinación método más fiable de seguimiento y con-
aun en ausencia de enfermedad ulce-
de determinados factores de patogenici- trol de la infección después de finalizar el rosa.
dad como cagA y vacA. tratamiento erradicador. 95
Rev 7/2 - 80p 16/6/03 12:37 Página 96

Es aconsejable la realización previa queños han sido expuestos con mayor 3. Cadranel S, Corvaglia L, Bontems P et
de endoscopia con toma de biopsia para frecuencia que los mayores de esta edad al. Detection of Helicobacter pylori in-
fection in children with standardized and
histología y cultivo microbiológico y con a tratamiento con macrólidos de nueva simplified 13C-urea breath test. J Pe-
estudio de resistencias antibióticas. generación, dado su uso en el tratamiento diatr Gastroenterol Nutr 1998; 27: 275-
El tratamiento ideal es aquel que con- de infecciones del tracto respiratorio su- 80.
En este artículo se establecen las bases del
sigue tasas de erradicación elevadas, su- perior.
diagnóstico de la infección por H. pylori en ni-
periores al 90%, de corta duración para Si la sintomatología del niño lo permi- ños con test del aliento con Urea-C13 utilizan-
asegurar el cumplimiento y con mínimos te, es conveniente esperar el resultado del do una dosis única de 50 mg de Urea-C13 en
efectos secundarios. cultivo con estudio de resistencias, para niños con peso menor de 35 kg, sin pérdida de
sensibilidad.
El tratamiento de la infección por H. iniciar el tratamiento. Si esto no es posi-
pylori en niños, al igual que en adultos, es ble, de forma empírica, se pueden reco- 4. Casswall T, Alfven G, Drapinski M, Bergs-
trom M, Dahlstrom KA. One week tre-
la triple terapia, que consiste en la admi- mendar pautas que incluyan metronida-
atment with omeprazole, clarithromycin
nistración combinada de dos antibióticos zol en niños menores de 8 años, siendo and metronidazole in children with He-
y un antisecretor o sales de bismuto. posible la utilización de claritromicina en licobacter pylori infection. J Pediatr Gas-
La combinación de subcitrato de bis- mayores de esta edad. troenterol Nutr 1998; 27: 415-8.
Con esta pauta de tratamiento combinado,
muto, amoxicilina y metronidazol, admi- La respuesta a la terapia se ve influi-
Casswall obtiene excelentes resultados, aun-
nistrada durante dos semanas, ha con- da por la duración de la misma. En gene- que no superiores a los obtenidos por otros
seguido en nuestra experiencia unos ral, los mejores resultados en niños se han autores con omeprazol, amoxicilina y metroni-
buenos resultados, con un 85% de erra- obtenido con pautas de dos semanas, dazol.
dicación de la bacteria, superior a la ob- aunque existen discrepancias en este sen- 5. Chelymsky G, Czinn S. Peptic ulcer di-
tenida con omeprazol, amoxicilina y cla- tido habiéndose comunicado resultados sease in children. Pediatr Rev 2001;
22 (10): 349-55.
ritromicina durante el mismo período de aceptables con pautas de una semana de
Excelente artículo en el que se revisan los di-
tiempo. Resultados similares, con tasas duración. ferentes aspectos de la fisiopatología, la sinto-
de erradicación cercanas al 100%, ob- En los casos de existencia de úlcera matología, el diagnóstico y tratamiento de la úl-
tiene Oderda con la combinación de gástrica o duodenal, puede estar indica- cera en niños.
omeprazol, amoxicilina y tinidazol, ad- do el tratamiento de rescate con inhibi- 6. Drumm B, Koletzko S, Oderda G on be-
ministrados también durante dos sema- dores de la bomba de protones o anta- half of the European Paediatric Task For-
ce on Helicobacter pylori. Helicobacter
nas. gonistas H2, una vez finalizado el trata-
pylori Infection in children: A Consensus
La combinación de omeprazol, amo- miento antibacteriano. Statement.J Ped Gastroenterol Nutr 2000;
xicilina y claritromicina, que es la pauta 30: 207-13.
de primera elección en adultos, consi- BIBLIOGRAFÍA Se trata del primer consenso europeo de He-
Los asteriscos reflejan el interés del artículo a licobacter pylori en niños, llevado a cabo por
guió en los primeros estudios pediátri-
juicio del autor. el European Pediatric Task Force en Budapest
cos realizados tasas de erradicación en en 1998. Su lectura es imprescindible.
torno al 90%, pero que han disminuido 1. Alarcón T, Martínez MJ, Urruzuno P, Ci-
7. The European Helicobacter pylori Study
claramente en los últimos años, lo que lleruelo ML, Madruga D, Sebastián M et
group. Current European Concepts in
al. Prevalence of CagA and VacA Anti-
obliga a plantearse, tanto la duración idó- bodies in children with Helicobacter py-
the manegement of Helicobacter pylori
nea del tratamiento en niños, como el po- infection. The Maastricht Consensus Re-
lori –Associated peptic ulcer compared
port. Gut 1997; 41: 8-13.
sible papel de las resistencias bacteria- to prevalence in pediatric patients with
El Consenso de Maestricht es el resultado de
nas a antibióticos, en concreto a clari- active or nonactive chronic gastritis. Clin
la reunión realizada en este lugar del grupo de
Diag Lab Inmunology 2000; 7 (5): 842-
tromicina, en la respuesta al tratamien- 4.
expertos europeo. Este consenso fija las bases
to. de diagnóstico e indicaciones de tratamiento
Artículo muy interesante, en el que se exponen
en adultos.
En este sentido, estudios tanto en ni- los resultados de un estudio de prevalencia de
ños como en adultos corroboran la rela- factores de patogenicidad de H. pylori en ni- 8. Hassall E. Peptic ulcer disease and cu-
ños y su relación con las diferentes patologías rrent approaches to Helicobacter pylo-
ción directa entre sensibilidad a claritro- gastroduodenales. ri. J Pediatr 2001; 38 (4): 462-8.
micina y tasa de erradicación, influyendo Excelente revisión de la enfermedad úlcero-
2. Alarcón T, Vega AE, Domingo D, Martí-
también las resistencias bacterianas al peptica en niños, tanto desde el punto de vis-
nez MJ, López-Brea M. Clarithromycin
metronidazol aunque de manera menos ta diagnóstico como terapéutico.
Resistance among Helicobacter pylori
concluyente. Strains Isolated from children: Preve- 9. López-Brea M, Martínez MJ, Domingo
El porcentaje de resistencias a cla- lence and Study of mechanism of resis- D, Sánchez I, Alarcón T. Metronidazo-
tence by PCR-restriction fragment length le resistance and virulence factors in He-
ritromicina encontrado en cepas pro- polymorphism analysis. J Clin Microbiol licobacter pylori as markers for treatment
cedentes de niños menores de ocho años 2003; 41 (1): 486-8. failure in a paediatric population.FEMS
de edad en nuestro país es alto, alcan- Artículo de muy reciente publicación, en el que Inmunology and Medical Microbiology
zando casi a la mitad de la población. sobre la base de las elevadas tasas de resis- 1999; 24: 183-8.
tencia a claritromicina detectadas en pacien- Estudio realizado en 57 pacientes pediátricos
Los nuevos macrólidos fueron comer- tes pediátricos en España en los últimos años, en el que se relaciona la tasa de resistencia a
cializados en España en la década de se establece una propuesta de tratamiento metronidazol con peor respuesta al tratamien-
96 los 90, lo que sugiere que los niños pe- en niños y adolescentes. to. Llama la atención que, aun con tasas de re-
Rev 7/2 - 80p 16/6/03 12:37 Página 97

sistencia altas, se obtiene erradicación en apro- Interesante artículo en el que se revisan los achto Helicobacter pylori Infection in
ximadamente la mitad de los pacientes. El sta- diferentes aspectos de la infección en niños Children and Adolescents. Can J Gas-
tus CagA y VacA no influye en la respuesta a junto con las dudas que se plantean en la in- troenterol 1999; 13: 553-9.
tratamiento. dicación de pruebas diagnósticas y el trata- El consenso canadiense se adelantó en unos
10. Rowland M, Imrie C, Bourke B, Drumm miento. meses al europeo. En muchos aspectos, las
B. How should Helicobacter pylori in- 11. Sherman P, Hassal E, Hunt R et al. Ca- conclusiones son similares en cuanto a las
fected children be managed? Gut 1999; nadian Helicobacter pylori study Group indicaciones de test diagnósticos y trata-
45 (1): 136-9. Consensus Conference on the Appro- miento.

Caso clínico Pruebas complementarias practi-


cadas: •Hemograma: Hb 11, Hto 31,
Niña de 11 años de edad que con- VCM: 74. •Fe sérico: 32 µg/mL; Ferritina:
sulta por presentar, desde hace 6-7 me- 3 ng/mL. •Test del aliento con Urea C13
ses, dolor abdominal de localización epi- para diagnóstico de H. pylori: positivo 23
gástrica, dos o tres veces a la semana, deltas/mil. •Endoscopia digestiva alta:
que en ocasiones se acompaña de vó- esófago sin alteraciones. Estómago: plie-
mitos. Refiere dolor tanto en el colegio gues gástricos normales, antro intensa-
como en casa, se acentúa tras las co- mente nodular y eritematoso (Fig. 1). Pí-
midas y alguna vez le impide dormir. Se loro normal. Bulbo duodenal eritematoso
encuentra más cansada últimamente. y friable. No úlceras. Duodeno postbul-
Entre los antecedentes familiares des- bar hasta tercera porción normal. •Biop-
taca la existencia de úlcera duodenal en sia de antro gástrico endoscópica: gas-
rama materna. tritis crónica antral superficial activa con FIGURA 1. Artritis nodular.
Antecedentes personales sin interés, presencia de H. pylori. •Cultivo de biop-
sin enfermedades reseñables hasta la sia de antro. Positivo para H. pylori. Es- tratamiento antibacteriano comenzó te-
actualidad. tudio de resistencias: resistente a metro- rapia con sulfato ferroso oral durante dos
Exploración. Peso: 34 kg (p25-50). nidazol, sensible a claritromicina. meses.
Talla: 153 cm (p75). Buen estado ge- Con el resultado de gastritis antral La evolución fue satisfactoria mejo-
neral, buen estado de nutrición y desa- nodular y bulboduodenitis por Helico- rando la sintomatología tras finalizar el
rrollo, masas musculares algo blandas, bacter pylori y tras conocer los resulta- tratamiento erradicador, aunque oca-
ligera palidez de piel y mucosas. Aus- dos del estudio de resistencias, se inició sionalmente refiere molestias pospran-
cultación cardiopulmonar normal. Ab- tratamiento con triple terapia con ome- diales que no le impiden su actividad ha-
domen blando, sin visceromegalias, do- prazol (20 mg una vez al día), amoxicili- bitual.
loroso a la palpación a punta de dedo na (50 mg/kg/día en dos dosis) y clari- El test del aliento realizado cuatro se-
en epigastrio. Resto de la exploración tromicina (20 mg/kg/día en dos dosis), manas después de finalizado el trata-
por aparatos sin hallazgos patológicos. durante diez días. Una vez finalizado el miento fue negativo.
97
Rev 7/2 - 80p 16/6/03 12:37 Página 98

ALGORITMO:
SÍNTOMAS SUGERENTES DE INFECCIÓN POR HELICOBACTER PYLORI (Hp)
PROTOCOLO
DE
DIAGNÓSTICO Y TAU-C13 -
SEGUIMIENTO
DE LA Endoscopia con tomas de biopsia
INFECCIÓN POR
HELICOBACTER
PYLORI EN
NIÑOS
Úlcera gástrica o duodenal Gastritis

Hp- Hp+ Hp+ Hp-

Otras pruebas diagnósticas Tratamiento Otras pruebas diagnósticas

Control de tratamiento con TAU-C13 (4-8 semanas después de fin del tratamiento)

TAU-C13 + TAU-C13 -

Síntomas No síntomas Síntomas No síntomas

Ulcus previo No ulcus previo

Endoscopia con cultivo No tratamiento Otras investigaciones Alta


y estudio de resistencias

2º tratamiento según Control clínico


antibiograma

98