Vous êtes sur la page 1sur 27

Palabras

 o  Silencio

Hay  silencios  que  dicen  mucho  más  


que  todas  las  palabras
“Hable  solo  si  es  
capaz  de  
mejorar  el  
silencio”

2
“El  lenguaje  
amable  es  como  
la  plata;  el  noble  
silencio  es  como  
el  oro”

3
“Los que dicen, no
saben; los que saben,
no dicen. Sólo el noble
silencio no viola la
verdad”

4
En  realidad,  sólo  hablo  para  
recordarte    la  importancia  del  
silencio.

Chamalú.
Indio  Quechua
"Es  mejor  ser  rey  de  tu  silencio  
que  esclavo  de  tus  palabras."

SHAKESPEARE,  William
“La  verdad  se  corrompe  tanto  con  la  
menLra  como  con  el  silencio”  

Marco  Tulio  Cicerón  (106  -­‐  46  a.C.)


Escritor,  orador  y  políLco  romano
PIENSO  99    VECES  Y  NADA  
DESCUBRO.  DEJO  DE  PENSAR,  ME  
SUMERJO  EN  EL  SILENCIO  Y  LA  
VERDAD  ME  ES  REVELADA

Albert  Einstein
Lo  que  más  me  preocupa,
no  es  el  grito  de  los  violentos,
de  los  corruptos,  de  los  
deshonestos.
Lo  que  más  me  preocupa,
es  el  silencio  de  los  pacíficos,
de  los  honestos,  de  los  
buenos.
 

MarLn  Luther  King


Habla  cuando  tu  palabra  sea  
tan  dulce  como  tu  silencio

Anónimo
"  No  necesitas  dejar  tu  cuarto.  
Manténte  sentado  a  tu  mesa  y  
escucha.  No  necesitas  siquiera  
escuchar,  simplemente  espera.  No  
necesitas  siquiera  esperar,  
simplemente  aprende  a  volverte  
silencioso,  quieto  y  solitario.  El  
mundo  se  te  ofrecerá  gratuitamente  
para  que  lo  desenmascares;  no  Lene  
opción;  rodará  en  éxtasis  a  tus  pies".

                                                                                 Franz  Kaha,  
filósofo  y  poeta  austriaco.
•        Cuando  no  tengas  nada  
importante  que  decir,  
guarda  el  noble  silencio.  Si  
no  puedes  mejorar  lo  dicho  
por  otros,  guarda  el  noble  
silencio.  

Reflexión  budista
Nuestro lenguaje forma nuestras vidas y
hechiza nuestro pensamiento

Albert Einstein

13
"Todas  las  desgracias  de  los  
hombres  provienen  de  no  
hablar  claro."  
Albert  Camus  (La  Peste)

14
El Triple Filtro

En la Grecia Antigua, Sócrates, fue famoso por su sabiduría y por el gran respeto que profesaba a todos.
Uno de los hombres más congruentes que ha existido en toda la historia de la humanidad, al grado de que estuvo
dispuesto a dar su vida, a tomar la cicuta, antes que traicionar sus valores, sus principios y sus creencias.

Un día, un conocido se encontró con el gran filósofo, y le dijo:


- Sabes lo que escuché acerca de tu amigo?
- Espera un minuto, replicó Sócrates. Antes de decirme nada, quisiera que pasaras un pequeño examen. Yo lo llamo
el examen del triple filtro.
- Triple filtro?, preguntó el otro.
- Correcto, continúo Sócrates. Antes de que me hables sobre mi amigo, puede ser una buena idea filtrar tres veces
lo que vas a decir. Es por eso que lo llamo el “Examen del triple filtro”.
- El primer filtro es la verdad. ¿Estás absolutamente seguro de que lo que vas a decirme es cierto?
- No, dijo el hombre, realmente sólo escuché sobre eso y...
- Bien, dijo Sócrates, entonces realmente no sabes si es cierto o no.
- Ahora permíteme aplicar el segundo filtro, el filtro de la Bondad.
¿Es algo bueno lo que vas a decirme de mi amigo...?
- No, por el contrario...
- Entonces, deseas decirme algo malo de él, pero no estás seguro que sea cierto.

Pero aún podría querer escucharlo porque queda un filtro, el filtro de la utilidad. ¿Me servirá de algo saber lo que
vas a decirme de mi amigo?
- No, la verdad que no
- Bien, concluyó Sócrates. Si lo que deseas decirme no es cierto, ni bueno e incluso no me es útil... para qué querría
yo saberlo?

Usa este triple filtro cada vez que oigas comentarios sobre alguno de tus amigos cercanos y queridos.
La amistad es algo invaluable, nunca pierdas a un amigo por algún malentendido o comentario sin fundamento.

Sócrates, filósofo Griego

15
Aunque  era  un  buscador  serio  y  moLvado,  siempre  estaba  
sumido  en  hondas  reflexiones  metalsicas  que  no  le  llevaban  
a  ninguna  parte.  Aunque  había  leído  innumerables  textos  y  
escuchado  a  un  gran  número  de  maestros,  cada  día  se  
hallaba  más  enredado  por  sus  abstracciones  metalsicas  y  
conceptos  filosóficos.  Un  amigo  le  dijo:  «Lo  que  tú  necesitas  
es  un  maestro  muy  pragmáLco  y  que  no  te  siga  
proporcionando  abstracciones  metalsicas  o  filosóficas  que  
aún  enturbien  más  tu  visión».  Era  un  buen  consejo  y  el  
buscador,  cada  día  más  confundido,  decidió  buscar  un  
maestro  así.  Le  hablaron  de  uno  y,  presto,  se  puso  en  marcha  
hacia  él.  De  momento,  nada  más  verle,  el  mentor  le  ordenó:
-­‐  Siéntate  tres  días  frente  a  mi  casa  y  mantén  tu  mente  tan  
serena  como  puedas.  Nada  de  reflexiones;  nada  de  
pensamientos;  nada  de  averiguaciones  filosóficas.
Tres  días  después,  el  maestro  lo  aceptó  y  el  discípulo,  
compulsivamente,  lo  primero  que  hizo  fue  preguntarle  si  
exispa  un  alma  o  no.  El  mentor  le  dio  un  buen  Lrón  de  orejas,  
y  el  hombre  protestó:
-­‐  No  es  muy  genLl  por  vuestra  parte  lo  que  acabáis  de  hacer.  
-­‐¡No  me  vengas  con  pamplinas  a  estas  alturas  de  mi  vida!  -­‐  
replicó  el  maestro.
Mentor  y  discípulo  salieron  a  dar  un  largo  paseo.
-­‐  Maestro,  cuando  un  ser  liberado  muere,  ¿sigue  o  no  sigue  exisLendo  en  
alguna  parte?
El  mentor  comenzó  a  coger  moras  silvestres  y  a  degustarlas  en  silencio.  El  
discípulo  protestó:
-­‐  No  es  muy  amable  por  tu  parte  no  responder  cuando  se  te  habla.
El  maestro  le  miró  con  expresión  severa  y  dijo:
-­‐  Yo  estoy  en  el  presente,  comiendo  estas  deliciosas  moras,  y  tú  estás,  como  un  
verdadero  estúpido,  más  allá  de  la  muerte.
Se  sentaron  a  reposar  bajo  un  frondoso  árbol,  cerca  de  un  arroyo.
-­‐  Maestro,  ¿hay  un  ser  supremo  que  creó  el  mundo,  o  todo  es  producto  de  la  
casualidad?
-­‐¡Déjate  ya  de  vanas  preguntas!  -­‐  le  increpó  el  mentor,  y  añadió:  ¿Hueles  la  
brisa  perfumada  y  sientes  su  caricia  en  tu  piel?  ¿Notas  la  Lerra  firme  bajo  tu  
cuerpo?  ¿Te  deleitas  contemplando  las  aguas  claras  del  arroyo?
-­‐  No  -­‐  repuso  el  discípulo,  que  no  podía  dejar  de  estar  rumiando  ideas  y  
opiniones  en  su  mente.
Y  el  maestro  declaró:
-­‐  Pues  lamento  decirte  que  eres  en  verdad  incorregible.  Ve  a  otro  mentor  que  
te  llene  la  cabeza  de  ideas  y  permíteme  a  mí  seguir  sinLendo  la  brisa  sobre  mi  
piel  y  disfrutando  de  la  contemplación  de  las  límpidas  aguas  del  arroyo.  
El  libro  de  la  Serenidad
Ramiro  A.  Calle
El  yogui  del  silencio

Había  alcanzado  una  paz  tal  que  la  transmipa  


espontáneamente  e  incluso  impregnaba  de  quietud  
toda  la  estancia  en  la  que  se  hallaba.  Venían  a  verle  
buscadores  de  muchos  lugares  y  aquellos  que  tenían  la  
suficiente  sensibilidad  enseguida  conectaban  con  su  
poderosa  y  purísima  vibración  de  sosiego.  Llegó  a  
visitarle  un  imperLnente  y  acaudalado  devoto,  un  
hombre  fatuo  y  exigente.  Entró  en  la  sala  y  se  sentó  
frente  al  imperturbable  yogui.  El  silencio  era  total.  De  
repente  y  en  mal  tono,  el  hombre  dijo:
-­‐No  he  venido  hasta  aquí  para  no  recibir  nada.  
Se  dirigió  al  asistente  del  yogui  y  le  dijo:
-­‐  ¡Que  me  inspire  con  algunas  palabras!
El  asistente  le  replicó:
-­‐  Si  no  es  capaz  de  inspirarte  su  elocuente  y  revelador  
silencio,  no  hay  palabra  que  pueda  conseguirlo.

El  libro  de  la  Serenidad


Ramiro  A.  Calle
Palabras

Un  hombre  que  se  tenía  por  muy  aventajado  


espiritualmente  fue  a  visitar  al  maestro  y  le  dijo:
-­‐  Estoy  espiritualmente  muy  avanzado,  pero  
necesito  alguna  úlLma  instrucción  metalsica  para  
acceder  al  supremo  conocimiento.  Acéptame  
como  discípulo.
El  maestro  le  miró  por  unos  instantes,  en  silencio,  
y  luego  le  preguntó:
-­‐  Ya  que  has  obtenido  tanto  avance  espiritual,  
¿qué  es  para  L  lo  real?
-­‐  Es  obvio,  maestro.  Todo  es  fenoménico  y,  por  
tanto,  insustancial  y  vacuo.  La  úlLma  realidad  es  
el  vacío.
En  ese  momento  el  mentor  propinó  una  bofetada  
al  hombre  que,  encolerizado,  se  abalanzó  hacia  él  
para  golpearle.
-­‐  Serénate,  buen  hombre  -­‐  dijo  el  maestro  en  
tono  conciliador.  -­‐  Si  todo  es  vacío,  ¿de  dónde  
surge  este  ataque  de  cólera?
El  hombre  se  quedó  abochornado,  sin  saber  qué  
responder.
Comentario

Nadie  libera  su  mente  de  la  ofuscación,  la  avidez  y  el  odio,  y  
halla  la  paz  interior,  mediante  conceptos  e  ideas.  Nadie  
sacia  su  sed  mediante  la  idea  del  agua,  sino  bebiendo  
directamente  este  líquido.  Pero  todos  tenemos  una  rara  
adicción  a  las  ideas,  los  conceptos  y  las  discusiones  
metalsicas.  Todo  ello  forma  también  parte  del  autoengaño.  
Hablamos  de  serenidad  desde  la  inquietud;  nos  referimos  al  
amor  desde  el  rencor;  nos  deleitamos  hablando  de  
tolerancia  y  somos  intransigentes.  Si  el  mentor  de  nuestra  
historia  pudiera  someter  a  dicha  prueba  a  muchos  de  los  
denominados  maestros  de  masas  o  floridos  predicadores,  
también  éstos  serían  desenmascarados.  Nada  Lenen  que  
ver  la  erudición  y  la  habilidad  intelectual  o  el  sabio  manejo  
del  idioma  con  la  experiencia  interior  transformadora.  Unos  
dicen  que  Lenen  sabiduría  y  carecen  de  ella;  otros  no  
afirman  tenerla,  pero  la  poseen.

El  libro  de  la  Serenidad


Ramiro  A.  Calle
Siempre  que  te  sientas  confundido,  enojado  
o  perdido,  si  pracLcas  la  respiración  
consciente  y  regresas  a  la  isla  que  hay  en  tu  
interior,  estarás  en  un  lugar  seguro,  
iluminado  por  la  cálida  luz  del  sol,  con  
refrescantes  sombras  de  árboles  y  bellos  
pájaros  y  flores

Buda
El arte del noble silencio

Habla simplemente cuando sea necesario.


Piensa lo que vas a decir antes de abrir la boca.
Sé breve y preciso ya que cada vez que dejas salir las palabras por la boca dejas salir al mismo tiempo parte de tu
vitalidad.

Desarrolla el arte de hablar sin perder la energía.


Nunca hagas promesas que no puedas cumplir.

No te quejes y no utilices en tu vocabulario palabras que proyecten imágenes negativas porque esto producirá
alrededor de ti todo lo que has fabricado con tus palabras cargadas de intención.

Si no tienes nada verdadero, nuevo y útil que decir es mejor quedarse callado y no decir nada.

Aprende a ser como un espejo, escucha y refleja la energía. El Universo mismo es el mejor ejemplo de espejo que la
naturaleza nos ha transmitido porque el Universo acepta sin condiciones nuestros pensamientos, nuestras
emociones, nuestras palabras, nuestras acciones y nos envía el reflejo de nuestra propia energía bajo las formas de
las diferentes circunstancias que se presentan en nuestra vida.

Toma un momento de silencio interno para considerar todo lo que se presenta y toma tus decisiones después, así
desarrollarás la confianza en ti mismo y en la sabiduría.

Evita el hecho de juzgar y de criticar a la gente. El Tao es imparcial y sin juicios, no critica, tiene una compasión
infinita y no conoce la dualidad. Cada vez que juzgas a alguien lo único que haces es separarte, expresar tu opinión
personal. Es una pérdida de energía, puro ruido.

22
Deja que cada cual resuelva sus propios problemas y concentra tu energía en tu propia vida. Ocúpate de ti mismo.
No te defiendas. Cuando tratas de defenderte estas dando demasiada importancia a las palabras de los otros y das
más fuerza a sus opiniones. Si aceptas el no defenderte estás mostrando que las opiniones de los demás no te
afectan, que “escuchas”. Que son simplemente opiniones y que no tienes que convencer a los otros para ser feliz.

Tu silencio interno te vuelve sereno. Haz regularmente un ayuno de la palabra para volver a educar al ego. Practica
el arte de no hablar.

Progresivamente desarrollarás el arte de hablar sin hablar y tu verdadera naturaleza interna reemplazará tu
personalidad artificial dejando brotar la luz de tu corazón y el poder de la sabiduría el “noble silencio”. Gracias a
esta fuerza atraerás hacia ti todo lo que necesitas para realizarte y liberarte. Así pues, quédate en silencio.

Cultiva tu propio poder interno.

Respeta la vida de los demás y de todo lo que existe en el mundo. No trates de forzar, manipular y controlar a los
otros. Conviértete en tu propio maestro y deja a los demás ser lo que son o lo que tienen capacidad de ser.

Instálate en el silencio y la armonía de todo el universo.

Thich Nhat Han

23
Albert Camus decía los monólogos han sustituido al diálogo. “La persuasión pasa a ser
manipulación y propaganda”
Tal vez por mi educación en las ciencias exactas, creo que hay solo una
forma de hacer lo correcto y eso es estudiando los problemas y planteando
una solución razonable a la luz del conocimiento.

Pero realmente olvido que trato con ideologías y no simples números, ahí
todo esfuerzo de hacer que uno más uno sea igual a dos, se disuelve como
azúcar en un amargo mar de egos.

Mr. TRADER (ingeniero en ciencias exactas)


http://www.mrtrader.com.ar
Te costó un año empezar a hablar y tienes
50 años y no has aprendido a callar... aún
no has aprendido a guardar el noble
silencio
Ernest Hemingway «se necesitan dos años para aprender a
hablar y sesenta para aprender a callar»