Vous êtes sur la page 1sur 24

1

Arquitectura bajo la Globalización

Zandra Morales Godínez

En general, hemos pasado de un mundo que ha confinado las cul-

turas nacionales a otro cuya identidad se basa en la ciudad, y forma

parte a la vez de un mundo-aldea bien protegido publicitariamente:

esto implica para la arquitectura una comunicación instantánea; un

eclecticismo mundial inmediato y una influencia mutua general. Las

ideas arquitectónicas viajan ida y vuelta de Tokio a Londres a gran

velocidad, ésta situación ha creado movimientos de gustos e ideas

paradójicamente opuestos, dando como resultado pequeñas culturas de

gusto, grupos urbanos y grandes –incluso gigantescas- culturas mun-

diales. Nos guste o no los profesionales de las ciudades estamos en

contacto continuo mediante viajes, comisiones internacionales y to-

dos los nuevos medios que han revolucionado las comunicaciones. La

empresa multinacional y el arquitecto que proyecta en tres países se

ha convertido en un hecho habitual. La revolución de las comunica-

ciones ha traspasado los límites del espacio y del tiempo y ahora,

por ejemplo, vemos el clasicismo posmoderno tanto en la India como

en el Japón.

En segundo lugar, las nuevas tecnologías, como resultado del

uso de las computadoras, han proporcionado instrumentos que facili-

tan la producción, este nuevo tipo está mucho mejor dotado para el

cambio y la individualización que los relativamente repetidos proce-

sos productivos de la Primera Revolución Industrial. El modelo com-


2

putarizado, la producción automatizada y las sofisticadas técnicas

de investigación permiten ahora proporcionar intensivamente estilos

y productos casi personalizados. Los posmodernos continúan siendo

parcialmente modernos en términos de sensibilidad y en la utiliza-

ción de la tecnología actual. Estos puntos llevan a lo qué para to-

dos debe resultar obvio: el estilo es híbrido doblemente catalogado

y basado en dualidades fundamentales, a veces procede de la relación

de lo nuevo y lo viejo cómo en el caso de la obra de James Stirling;

ocasionalmente se basa en la divertida transformación de lo viejo

como en el caso de Robert Venturi, y Hans Hollein. En resumen qué un

gusto altamente desarrollado por la rareza es algo característico de

nuestro tiempo.

Puede, parecer extraño, pero una ideología arquitectónica pue-

de formarse basándose en una tecnología, como bien nos recuerda el

llamado movimiento «High-Tech».

Ahora, en una sociedad tradicional, los profesionistas de la

arquitectura y los promotores de la cultura son los que más o menos

establecen los cánones del gusto y de la construcción, lo que se

contrarresta por los constructores especuladores y por aquellos que

construyen su propia vivienda. Hoy en día, en nuestra sociedad exis-

te una mayor heterogeneidad. Existen un gran número de “culturas del

gusto” constituidas sobre líneas económicas, históricas y persona-

les. Como resultado de esto, el arquitecto ya no puede asumir una

identidad entre gustos y objetivo, existe una evidente separación


3

ente los grupos que crean el ambiente y los diversos sectores de pú-

blico que lo habitan y utilizan.

Muchos arquitectos, están explorando los nexos con el pasado y

con la gramática universal que constituye el clasicismo de “Estilo

Libre”. Esta tradición creciente es precisamente eso; un consenso

compartido de forma relajada a la que muchas personas contribuyen.

No deseosos de abandonar los frutos de la tecnología moderna, sim-

bolizada por la computadora, ni una gramática universal, simbolizada

por una variedad dé monumentos tales como el Partenón, los posmoder-

nos intentan reconciliar, mezclar y á veces unir todos estos elemen-

tos.

En la actualidad podemos analizar antes que en el pasado, la

influencia de las tendencias de la arquitectura internacional en

nuestro medio y discutir sobre múltiples aspectos que hacen a la re-

lación entre teoría y práctica, entre los enunciados y la realidad

que surge de la intervención de los arquitectos en el medio urbano

contemporáneo.

El libro de Hans Ibelings establece la presencia de una re-

ciente arquitectura distinta de sus anteriores referentes: el pos-

modernismo y el deconstructivismo, vinculada al fenómeno de la glo-

balización, esta arquitectura se plantea como una arquitectura neu-

tra, que no busca “significar” o emitir mensajes, que no considera


4

al entorno como determinante. Se preocupa más de las sensaciones, de

la experiencia de la arquitectura.

Toda era tiene sus propios temas, símbolos y significados, la

globalización parece monopolizar hoy la opinión pública, es un fenó-

meno tan abstracto y efímero que parece cubrir todo el espectro de

la realidad, algunos piensan que gran parte de lo que sucede hoy es

causa o efecto de la globalización, su asociación con tantos fenóme-

nos limita su capacidad para explicar situaciones concretas, la mul-

tiplicidad de aspectos vinculados a ella parecen confirmarla como

tema dominante de la década. La globalización se ha convertido en un

tema cuya repercusión sólo iguala a la ecología.

Después de la posmodernidad y la aparición breve del decons-

tructivismo aparece una nueva arquitectura para la cual contexto,

lugar e identidad han perdido su significado, un sin numero de ar-

quitectos se han dispuesto a contemplar el mundo como si fuera su

propia casa.

Las últimas décadas han sido dominadas por el posmodernismo

(años setentas y ochentas), era un rechazo al modernismo y a los

conceptos de creencia en el progreso y la fe en la razón, el moder-

nismo se veía como visualmente empobrecedor, tecnocrático, a gran

escala e indiferente a la gente y al entorno. El posmodernismo se ve

como un estilo historizante, de inspiración clásica, embellecido a-

bundantemente con motivos representativos y ornamentos simbólicos de


5

fácil comprensión, los posmodernos hicieron dos objeciones contun-

dentes a los modernos: escasez de facultades comunicativas y falta

de memoria. La tesis fundamental de Jenks es que la arquitectura

puede construirse como un sistema lingüístico. Todo podía ser Inter-

pretado como comunicación no verbal, la critica de Jenks: incapaci-

dad de los arquitectos para hablar ese lenguaje no verbal y procurar

significados relacionados con el sentido del edificio mismo.

La arquitectura moderna se calificaba como inexpresiva y pla-

na, ajena a la complejidad y las contradicciones, aún así ha perma-

necido la idea de que cada edificio es “portador de significado”,

así, todo edificio debía, de un modo u otro, contener referencias,

remitirse a algo. Las referencias eran arquitectónicas, funcionales,

contextuales o por completo ajenas a la disciplina. Arquitectos y

críticos se afanaban en el despliegue y el desciframiento de símbo-

los, la mención al contexto justificaba una obra, un edificio debía

encajar en su contexto, la sensibilidad hacia el contexto y la asi-

milación de elementos del entorno configuran el derecho de un edifi-

cio a existir, cada lugar presenta su carácter específico, de acuer-

do con su situación, geográfica e histórica.

Los arquitectos se dedican a revelar el espíritu del lugar

buscando rasgos escondidos del emplazamiento e historia, extrañas

formas resultan de ello como las “excavaciones artificiales” de Pe-

ter Eisenman, las asociaciones libres de Daniel Libeskind entre con-


6

texto y localización resultan en una suerte de delirio intelectual

en que todo parece estar relacionado con todo.

Rossi asignó al entorno arquitectónico el papel de “aide memo-

ire” personal y colectiva en el concepto de que todos tenemos una

ciudad análoga imaginaria vinculada a recuerdos individuales. La

posmodernidad encontró en la historia una fuente sin límites y un

repertorio inagotable de formas, tipos y estilos reciclables de

cualquier manera, el pasado era el punto de partida para crear algo

nuevo, el posmodernismo realizó alusiones ajenas a la arquitectura

desde el fácil simbolismo de Las Vegas, los bares de carretera, las

obras de Disney así como referencias científicas y filosóficas. Mu-

chos arquitectos buscaban la justificación filosófica de sus obras,

adoptando un estilo de argumentación análogo, lo que sería bueno pa-

ra la filosofía tenia que serlo para la arquitectura. La filosofía

posmoderna realizó variados intentos de desmantelar la mentalidad

moderna, la creencia en el progreso y los discursos dieron paso al

relativismo y la equivalencia, los grandes discursos modernos se ha-

bían consumido o quedado obsoletos.

Los arquitectos tenían la misma actitud contra el modernismo y

empezaron a trabajar junto a los filósofos, como Eisenman y Derrida.

Jacques Derrida, Jean Baudillard, Gilles Deleuze y Francois Lyotard

se convirtieron en lectura vital para los arquitectos, la arquitec-

tura se benefició poco de ello. Se interpretó literalmente las pro-

puestas filosóficas. El deconstructivismo llevó al culminación esta


7

situación. La filosofía deconstructivista de Derrida se convirtió en

un caos de ángulos oblicuos, y la metáfora de Deleuze relativa al

pliegue se tradujo en paredes y pavimentos doblados.

Deconstructivismo y posmodernismo tienen mucho en común. El

primero no es sino el reverso manierista de las nociones posmodernas

de lugar, identidad y significado. Se las enfoca de otro modo, pero

son fundamentales. El deconstructivismo descansa sobre el pedestal

del significado simbólico a la vez que la forma arquitectónica se

concibe como metafórica. La única diferencia entre ambos es que el

posmodernismo se ha legitimado como un estilo aceptable, mientras

que el deconstructivismo se ha desenvuelto sólo en el ámbito de pu-

blicaciones o escasos encargos procedentes del mundo de la cultura.

El deconstructivismo se convirtió en un juego de facultades geomé-

tricas para los arquitectos del mismo modo que el manierismo, que

sucedió al renacimiento, constituía un juego practicado con los me-

canismos de la arquitectura clásica. En el deconstructivismo, la im-

portancia de aspectos como la importancia social, funcional y demás

consideraciones pragmáticas son barridos como tediosos requisitos

que bloquean la libre expresión del individuo.

El posmodernismo atraía al ciudadano común, era populista,

mientras el deconstructivismo es un movimiento para entendidos. El

trabajo de los arquitectos posmodernos es altamente autobiográfico.

Las ciudades se entretuvieron en un juego de ricos: tener edificios

de los más renombrados arquitectos. Alvaro Siza, Ricardo Bofil, Ri-


8

chard Meier, Rob Krier, Michael Graves, Cesar Pelli, Henry Ciriani,

Mario Botta, Frank Gehry, Aldo Rossi están en todo el mundo.

La huella personal se convirtió en un recurso de venta. La

sensibilidad hacia el lugar, contexto o idiosincrasia se relegó a un

segundo plano. El posmodernismo se convirtió en un estilo interna-

cional, habiendo sido justamente su crítica a la supuesta uniformi-

dad internacional del movimiento moderno, lo que les dio origen.

En 1988, en la exposición en Nueva York (MOMA), se lanza el

deconstructivismo como la última tendencia arquitectónica. Estaba

destinado a una vida breve, comenzando porque los mismos arquitectos

de dicha exposición no deseaban ser catalogados en el deconstructi-

vismo. Hoy la arquitectura deconstructivista es escasa y la popula-

ridad del filósofo francés Jacques Derrida esta en proceso de popu-

laridad menguante.

Una exposición , de Light Construction de Terence Riley (1995)

y tres libros, Architettura en superficie de Daniela Colafranchesci

(1995), Monolithic Architecture de Rodolfo Machado (1996) y Less is

More: Minimalismo en Arquitectura de Vittorio Savi y Joseph Ma. Mon-

taner (1996) tienen muchas coincidencias. Light Construction recorre

la ligereza y transparencia de la arquitectura contemporánea. En a-

bierto contraste con la posmodernidad y el deconstructivismo, hay u-

na notable despreocupación y antipatía por las consideraciones for-

males. El libro de Daniela Colafranchesci está dedicado a las nuevas


9

fachadas suaves, transparentes y traslúcidas. El libro de Machado se

refiere a la nueva tendencia de edificios que parecían ser hechos de

una sola pieza, enormemente elocuentes con medios muy limitados.

Imponentes estructuras sólidas o construcciones ligeras y transpa-

rentes. Vittorio Savi y Joseph Montaner se centran en una arquitec-

tura abstracta que no hace referencia a nada fuera de la propia ar-

quitectura, a la vez que dedica gran atención a la reducción formal.

Los libros mencionados se refieren a obras de Jean Nouvel, Do-

minique Perrault, Philippe Starck, Rem Koolhaas, Toyo Ito y Herzog &

De. Los cuatro se refieren al mismo fenómeno arquitectónico que po-

demos denominar supermodernismo. Se caracteriza por la sensibilidad

hacia lo neutral, indefinido, implícito, surge como respuesta al

posmodernismo y más allá como resultado de un cúmulo de fenómenos

conocido como “globalización”. Las comunicaciones y la creciente mo-

vilidad han afectado la arquitectura y el urbanismo en la medida en

que cambian nuestra experiencia del tiempo y el espacio. La emergen-

cia de redes mundiales en un efímero ciberespacio ha cambiado nues-

tra percepción del mundo, sin embargo este mundo en expansión, es

percibido más carente de significado. Esta experiencia de falta de

significado es analizada por Marc Auge, quien dice que una propor-

ción creciente de espacio carece de significado porque nadie siente

ningún apego por el.

La condición supermoderna es caracterizada por: abundancia de

espacio, abundancia de signos y abundancia de individualización.


10

“No lugares” son aquellos sitios por los cuales nadie siente

ningún apego particular y que no funcionan de puntos de encuentro a

la manera tradicional. El mundo está conformado cada vez más por los

“no lugares” vinculados especialmente por el transporte y el consu-

mo. Y son idénticos en todas partes, estos “no lugares” son señales

manifiestas de la era de la globalización.

Sobre La globalización se ha cuestionando su existencia, se ha

dicho que es un fenómeno antiguo que hoy tiene más prominencia en

nuestra mente, se discuten sobre sus efectos, sobre si es una condi-

ción o una consecuencia de los procesos de modernización y si sus e-

fectos son homogéneos o heterogéneos, se percibe que la globaliza-

ción sirve para enfatizar lo específico, local y genuino, que los

efectos de la globalización se cristalizan en un área híbrida, mes-

tiza, que conduce al sincretismo multicultural.

Estos efectos contradictorios se hallan en el entorno arqui-

tectónico. Los argumentos más sólidos se dirigen a favorecer la ca-

racterística de una homogeneidad. Cadenas de negocios, restaurantes

de comida rápida, anuncios de marcas en todo el mundo, son manifes-

taciones homogéneas de esta condición.

Hay otros indicios. Las ciudades y aglomeraciones urbanas han

desarrollado perfiles similares en todo el mundo. La arquitectura

explotada para estos fines asume cierto grado de inexpresividad. La

arquitectónica hace sus obras fuera de sus fronteras. Según Rem


11

Koolhas: “Además de Florida, en Japón existe un Planeta Michael Gra-

ves entero: mas de 40 proyectos ...mecanismos miméticos para una

cultura ajena a las fuentes iniciales...Roma importada a Japón vía

Nueva Jersey, el derrumbamiento literal del tiempo y el espacio”.

Todo parece suceder en todas partes y simultáneamente. El mis-

mo edificio, con pocos ajustes, puede erigirse en cualquier parte.

La comprobación de que todo puede construirse en cualquier lu-

gar mina el principio posmodernista de que la arquitectura debe man-

tener siempre una relación única y auténtica con el contexto. Lo que

la posmodernidad a menudo ofrecía era sólo una historización orna-

mental, con una identidad artificial. (Piazza d´Italia de Charles

Moore, los complejos de Ricardo Bofil en las villes nouvelles de Pa-

ris, u otros).

Los ejemplos de: “Celebration” la ciudad jardín que Disney Construye

en Florida, con las mejores características del suburbio americano;

el “Citywalk” parque temático de los estudios Universal de Los Ánge-

les en que todas las atracciones de la ciudad se congregan en un

mismo emplazamiento; con el mismo método de compresión, en las Vegas

el Hotel Casino New Yok, donde el Empire State, el Chrysler y otros

famosos edificios y estructuras han sido colocados a escala 1:3 uno

junto al otro; en la misma ciudad, el cubrimiento de Freemos Street

la ha convertido en una sucesión de casinos en el seno de una sola

unidad espacial cada cual con sus propias características, plantean


12

la tesis de qué se considera o no arquitectura en el panorama ac-

tual.

Estos lugares están surgiendo por todas partes, convirtiendo a

las ciudades y áreas urbanizadas en mundos autónomos que poco tienen

que ver con su entorno.

En ningún otro ámbito se da de manera más acentuada este pro-

ceso de formación de lugares como en la arquitectura de los aero-

puertos. Con gran cantidad de funciones asociadas y no asociadas al

transporte, con impacto económico y comercial, un concentrado de lo

hiperlocal y lo hiperglobal. (hiperglobal porque se puede adquirir

lo que no hay en la ciudad, hiperlocal porque ciertas cosas sólo

puedes adquirirlas allí), representan en los años noventa, lo que

fueron los museos en los ochentas: el foro donde convergen los temas

de actualidad.

Gracias a la aparición de encargos de este tipo, también fue

una fuente de innovación arquitectónica. Hans Hollein: museo de Mon-

chengladbach, Stirring: Staatsgalerie, Libeskind: Museo Judio, Josef

Kleihues: Museum of Contemporary Art (Chicago), Gehry: Guggenheim en

Bilbao. El nuevo museo Gugenheim – Nueva York – F. Gehry.

El aeropuerto es un modelo del tipo de existencia que se aso-

cia hoy día con la globalización. “Los pasillos son ágoras de la

ciudad futura, zonas sin tiempo donde los relojes muestran las horas
13

de todo el mundo, un atlas de llegadas y destinos donde por unos

instantes nos convertimos en auténticos ciudadanos del mundo”.(G.

Ballard).

Son catalizadores modernos de la urbanización, tan lógico como

en otros tiempos la aparición de asentamientos humanos allí donde

convergían dos caminos. Este hecho se acompaña por un declive de la

ciudad como corazón de la vida urbana. La ciudad se ve como un área

interminablemente urbanizada sin forma coherente, ni estructura je-

rárquica, centro ni unidad: una heterópolis, donde la arquitectura

puede caracterizarse por una falta de signos distintivos, por su

neutralidad.

La arquitectura de los años noventas no se apega al contexto

ni intenta expresar el propósito del edificio mediante convenciones

tipológicas o convenciones simbólicas. Estos edificios podrían al-

bergar cualquier cosa. La neutralidad puede percibirse como una

reacción al posmodernismo y al deconstructivismo de proyectarlo to-

do.

Los objetos se bastan a si mismos sin necesidad de procurar

significados específicos. Se concibe más como un medio vacío. La ca-

ja neutral, ideal del movimiento moderno vuelve a estar de moda. La

neutralidad se enfatiza, a veces, mediante fino acabado de cristal

para evocar un sentimiento de inconsistente superficialidad, esto no

significa que sean anónimos, el uso cuidadoso de materiales y deta-


14

lles otorgan a esta arquitectura un refinamiento estético comparable

a la obra de Mies Van der Rohe, prevalece la experiencia directa, la

experiencia sensorial del espacio, de los materiales y de la luz.

Estímulos fuertes para despertar los sentidos no solo a través

de la transparencia y suavidad del cristal, sino también en el pode-

río táctil de volúmenes esculturales. Esculturas monolíticas como la

otra cara de las cajas transparentes. Propuestas de alta tecnología

plantean transparencia e indefinición. OMA: Terminal de transborda-

dores de Zeebrugge, Jean Nouvel: tour sans fins en La Defense. La

tecnología del cristal y adhesivos parecen hacer posible hoy el i-

deal de modernismo de arquitectura totalmente transparente.

Los noventas muestran la emergencia de un movimiento sucesor

del posmodernismo y deconstructivismo a partir de la revalorización

de la arquitectura moderna de los años cincuentas y sesentas. Si pa-

ra el posmodernismo el simbolismo era necesario para los mensajes

simbólicos, para el deconstructivismo lo era como base de las metá-

foras no arquitectónicas. La arquitectura reciente persigue una ar-

quitectura sin metáforas o símbolos, lo que no significa que no

exista significado. Este se manifiesta por la propia apariencia de

la arquitectura y en como se experimenta.

Se da más importancia a las sensaciones visuales, espaciales y

táctiles. Las tendencia compulsiva a hacer arquitectura “profunda”

se ha reemplazado por el realismo, aceptación de las cosas tal como


15

son, la arquitectura está al servicio de la modernización de los

procesos de globalización.

Se consideran como positivas cosas que antes eran negativas

como la heterogeneidad, el cambio excesivo, el desorden y la incon-

gruencia. Es cuestión de tiempo para que todos esos factores abran

paso a un nuevo marco de referencia, con la suficiente sutileza para

funcionar como un sistema válido por sí mismo, como el enfoque pos-

moderno orientado hacia la representación simbólica.

El nuevo marco de referencia no estará dictado por lo único,

auténtico o específico, sino por lo universal.

Eric Hobsbawm, (historiador), maneja una teoría que relaciona

acontecimientos históricos específicos que definen la cuenta de los

siglos, y los determinan como siglos largos y siglos cortos.

Por ejemplo: siguiendo su teoría, el siglo XIX es un siglo largo que

da inicio con la Revolución Francesa (1899) terminando con primera

guerra mundial (1914).

La misma relación puede aplicarse al desarrollo de la arqui-

tectura que coincide con eventos a nivel mundial, podemos hacer re-

ferencia al cambio en el pensamiento generado por la revolución

francesa que implica cambios importantes dentro de la arquitectura.


16

Es en esta época (durante la revolución francesa)es donde se

empiezan a desarrollar las estructuras de acero, el concreto armado,

concreto pretensado, el siglo XIX es un periodo de la historia donde

los ingenieros empiezan a jugar un papel muy importante dentro del

desarrollo de la arquitectura.

Algunas de las aportaciones de los ingenieros en el s XIX:

- Flat slab: losa plana tablero de losa apoyada en 4 columnas con

ensanchamiento de capitel y ábaco (placa)

- Losas aligeradas

- Estructuras altas

- Elevador- estructura metálica (escuela de Chicago)

Basándonos en la teoría de Hobsbawn en el año de 1914 con la

primera guerra mundial da inicio el siglo XX como un siglo corto

terminando con la caída del bloque socialista en 1990, encontrando

su coincidencia en lo que a arquitectura se refiere con los inicios

del movimiento moderno que tiene sus orígenes en 1919 en Moscú, con

el movimiento denominado Vukutemas cuyos principios son retomados

por la Bauhaus de Gropius, para concluir con la exposición sobre de-

construcción del MOMA (Museo de Arte Moderno de Nueva York) en 1988.

Los rascacielos son un tipo de edificios característico de es-

te siglo, el desarrollo tecnológico hace realidad esa posibilidad

que en siglos anteriores solo podía ser producto de la fantasía. En

la actualidad es un reto construir el edificio más alto del mundo

hoy representado por las Torres Petrónas en Malasia las cuales no


17

tardan en ser superados por un edificio que se está construyendo en

Singapur.

Algunas características que definen la arquitectura de este

tiempo son, el uso del color blanco o un colorido intenso; el “Grupo

Arquitectónica” pone en uso recurrir a la transparencia, la lumino-

sidad y al efecto positivo-negativo. Es también una característica

la desaparición de la manguetería de las fachadas. Por ejemplo: Kur-

saal, o Rafael Moneo, en San Sebastián al norte de España o la Torre

de los vientos de Toyo Ito. El uso de las texturas con Herzog y De-

meuron con su Caseta de control de trafico en Suiza o la Caja recta

(isomorfa) en el Valle de Ñapa en California.

Se busca la recuperación del impacto visual, del efecto que

provoca la primera mirada del edificio.

Diferencia entre globalización y mundialización:

Según Manuel Castels la globalización busca el desarrollo eco-

nómico a través de un sistema basado en desarrollo tecnológico, a

diferencia de la mundialización que representa únicamente la posibi-

lidad de vender una marca en todo el mundo o usar o distribuir un

objeto en todo el mundo.

El neoliberalismo busca contribuir a la globalización a través

de promover una gran libertad en lo que a regulación se refiere. La

globalización gira alrededor de términos como supermobilidad elec-


18

trónica, movilidad del capital financiero y movilidad tecnológica

como “supuestos” generadores de crecimiento económico y desarrollo.

La llamada Tasa Tobin: es un intento por regular los movimien-

tos financieros (la cual se distingue por ser la bandera de lucha de

globalifóbicos) poniendo reglas a los movimientos de capital.

Los gobiernos nacionales promueven la desregulación, cada vez

son menos capaces de tomar decisiones, se achican los estados nacio-

nales, por medio de la privatización de las paraestatales. En arqui-

tectura lo nacional se achica o se pierde.

Una ciudad globalizada es aquella que se encuentra conectada a

redes mundiales trabajando las 24 horas del día, cuya movilidad e-

lectrónica resulta como consecuencia del avance tecnológico.

En relación a lo anterior cabe hacer mención de algunos datos

estadísticos relacionados con Internet, (Manuel Castels), con la in-

tención de hacer notar la importancia que ha adquirido este medio de

comunicación:

1995: nueve millones de usuarios.

2000: 350 millones de usuarios.

2000: en EUA ¾ partes de la población contaba con conexión a Inter-

net, cuando en México solo el 1% de población contaba con este ser-

vicio.
19

Diciembre del 2000: existían 550 millones de páginas web, de las

cuales 250 millones son gratuitas, suben a la red 7.3 millones de

paginas web por día.

Cuenta un índice de ganancia 100 dólares por cada dólar invertido.

El problema de este medio masivo de información es la falta de

un adecuado criterio para seleccionar la información y transformarla

en conocimiento, causando una enajenación del sujeto por la abruma-

ción ocasionada por el exceso de información.

En lo referente al desarrollo de la arquitectura es necesario

mencionar aquellas revoluciones que marcan las pautas de importantes

transformaciones en su evolución:

Primera revolución tecnológica descubrimiento arquitectura.

Segunda revolución tecnológica revolución industrial inglesa y la

Revolución francesa.

Tercera revolución la actual como herramienta tecnológica a través

del uso de elementos y herramientas financieras (movimientos finan-

cieros considerados como la cuarta guerra mundial).

Ejemplos de construcciones y arquitectos que cuentan y manejan ca-

racterísticas de la arquitectura de estos tiempos:

- Centro para la ciencia y la tecnología nano-escalar (tecnología de

lo microscópico).
20

- Universidad de las Artes, Orange California: hace uso de un Len-

guaje historicista, cabe dentro del posmoderno por el uso de colores

y el tipo de ventanas que maneja.

- Centro de conferencias, universidad alemana, Fon Herkan.

- Invernaderos Universidad Madison, Wisconsin: uso de una “Pata de

gallo” de madera como estructura en el capitel de una columna a la

vista.

- Centro de Conocimiento Empresarial, Richard Rogers: Edículo

(edificio dentro de un edificio), se trata de un edificio isomorfo.

- Escuela para gerentes de un banco, Chipre,: en notorio el contras-

te del valor adquisitivo, reutilizado durante estos diez años.

- Sala de congresos para senadores y diputados, Libia, 1997.

- Centro empresarial, Japón, diciembre de 1997: manejo de transpa-

rencia, llamada arquitectura acuosa (según algunos arquitectos).

- Aeropuerto, Kuala Lumpur, Malasia, junio de 1998.

- Estación del metro, Bilbao, arquitecto Olayas.

- Estación del metro, Australia, marzo de 1998: maneja el concepto

de la arquitectura como espectáculo (elemento que podemos considerar

como característico de la globalización).

- Aeropuerto Internacional de Búfalo, Khon Pendersen, Fox y

asociados, diciembre de 1997.

- Aeropuerto Charles de Gol, Paris 1997: manejo de la arquitectura

como espectáculo.

- Ampliación aeropuerto Shangai: uso del efecto positivo-negativo

(día-noche), manejo de espectáculo hacia la zona de aviones, cuenta

en la zona de documentación con un plafoneo interesante.


21

- Capilla: claridad con elementos arquitectónicos a la vista, cua-

trapeo de materiales (cruces inclinadas).

- Mirador, complemento de un parque de diversiones, Hong Kong junio

1997: manejo de la estructura a la vista (High-tec).

- Cines, Alemania, Cop Hinerlau (deconstructivista) 1998: perspecti-

vas desordenadas dando una impresión de caos, evade la línea hori-

zontal y vertical salvo en algunos elementos para dar contraste.

- Tomas Teveira, Portugal, diciembre de 1997: Casa con colores in-

tensos, lleva a cabo efecto de contraste, en el interior la escalera

maneja el concepto de transparencia.

- Residencia en Alburquerque Nvo. México, 1997: aprovecha la geo-

metría para contrastar con la geometría natural, tiene toques

deconstructivistas, en el interior maneja efectos rústicos, hace uso

de puentes.

- Conjunto habitacional, Singapur.

- Casa Melinda Gray (vivienda granero): maneja una idea deconstruc-

tivista pobre, en el interior la cocina es muy interesante por su

estufa y fregadero como isleta.

- Casa, Javier Barba (español), en la isla griega de Miconos: de

tipo mediterráneo, contraste de materiales y predominio de blancos

para resaltar los detalles elaborados en madera.

- Farmacia, Bruselas 1997: importantísimo uso de tecnología.

- Hamburguesería, los Ángeles 1997: importante e intenso uso del co-

lor, maneja una geometría muy atrevida.


22

- Edificio de oficinas: manejo de transparencia, se percibe cierta

simetría, cuenta con un jardín interesante y la estructura permanece

a la vista.

- Eric Owen Moss, 1997: deconstructivista, uso de estructura flotan-

te.

- Iglesia Católica de la Resurrección, Corea del Sur 1997: sentido

procesional, el uso de la luz y resaltar el altar son elementos

fundamentales para la liturgia de la iglesia católica- los cuales se

cumplen cabalmente en este edificio a través del manejo de elementos

característicos de esta época.

- Casa pequeña 3x3, Owen Moss: manifiesta la libertad del arquitecto

con control (según él), es una arquitectura móvil.

- Dominique Perrol, invernadero en el Parque de la Villet: constru-

ido con un tipo de arquitectura acuosa, aérea.

- Jean Nouvel, 1987: incluye elementos pertenecientes a la tradición

del arte árabe (historisista).

- Conjunto habitacional, Liechtenstein, 1995: uso del color.

Invernadero “La casa de las Semillas”, Francia: el uso de material

de cierre, y un carácter satinado terso, cuentan como característi-

cas fundamentales de la arquitectura de estos tiempos, maneja una

estructura interior a través del uso de madera generando una doble

fachada.

- Dominique Perrol, Centro Técnico de Libro: tiene una capacidad de

15 Km. de almacenamiento de libros, hace uso de texturas muy sobrias

en general su arquitectura es muy sobria o deconstruida, en este ca-

so de trata de una caja con isomorfía, tiene textura de guacal y sus


23

formas son muy sobrias haciendo uso de un mínimo elementos. (Podría

llamársele arquitectura minimalista aunque es difícil aceptar una

corriente minimalista en la arquitectura, el Minimalismo es una

corriente en las artes y en la música de los años sesentas, no muy

aplicable a la arquitectura).

- Escuela de mineros, Architecture Studio,: contraste con formas di-

ferentes a la forma general de la vista resaltando los elementos es-

tructurales, cuenta con un techo undulado. (Bernard Sumin, es el

primero en usar techos ondulados en el parque de la Villet), trans-

parencia para dejar sombras en el interior, con pozos de iluminación

resaltando en el patio.

- Edificio en Mónaco, Fumico Maki: Algo común en la globalización es

ver a los arquitectos construyendo en diferentes países.

- Kisho Kurokawa (japonés), Singapur: Uso de elementos posmodernos

(en este caso cuadritos), también maneja el efecto positivo-negati-

vo.

- Catedral de Managua, Legorreta: Maneja elementos historicistas en

el uso de cupulines (a la manera de la capilla de indios de Cholu-

la, Puebla).

- Capilla en Inglaterra, 1995: reduccionismo formal, se trata de una

caja simple, con una sustracción de lado a lado.

- Estación de ferry, Proyecto de Shi Takamatsu,: cuenta con una cu-

bierta ondulada, usa el cono y maneja la triangularización para ri-

gidizar la estructura.
24

- Ampliación Universidad en Francia: contraste muy discreto, manejo

de la tersura contra movimiento, el auditorio tiene una deconstruc-

ción ligera.

- Pabellones para una feria en Alemania, Fon Herkam,: sistema es-

tructural a la vista, parrilla de tipo High-tec, hace alarde de su

estructura convirtiéndose en elemento de exposición.

-Kisho Urokawa, proyecto para un museo del dinosaurio: nuevamente

venos el uso de formas geométricas en este caso del huevo y del co-

no.

- Casa para las artes, Maximiliano Fuxas, Francia 1995: Forma de

caja isomorfa, con cortes geométricos que lo hacen interesante,

sobriedad.

- Casa de ancianos, Architecture Studio, Paris 1997: manejo de la

azotea como espacio útil diseñado como espacio urbano, con luminaria

y bancas.