Vous êtes sur la page 1sur 21

TEMA 8: CÁLCULO SECCIÓN DE UN DIQUE EN TALUD

CURSO ADAPATACIÓN AL GRADO INGENIERÍA MARITIMA Y COSTERA I


TEMA 8: Cálculo sección de un dique talud

DETERMINACIÓN DE LA SECCIÓN TIPO DE UN DIQUE DE TALUD


CORRESPONDIENTE A UNA ALTURA DE OLA DESEADA

El profesor Iribarren estudió las condiciones de equilibrio de un canto del


manto de escollera exterior, teniendo en cuenta que al romper la ola
sobre esta, no se anula toda la cantidad de movimiento, y que el agua
pasa a través de los cantos de este manto principal chocando contra la
segunda capa, en la que se supone se anula el resto de la cantidad de
movimiento

Al romper una ola sobre la capa exterior de un dique de talud, la


anulación de la cantidad de movimiento provoca que cada canto esté
sometido a la presión y subpresión producida por el agua, a la acción de
la gravedad y a las fuerzas de rozamiento.

EQUILIBRIO HACIA ARRIBA Y HACIA ABAJO

El primer concepto fundamental que hay que estudiar es la acción que el


oleaje ejerce sobre los cantos del manto exterior. Imaginemos
primeramente un talud bastante tendido; al llegar el oleaje, éste ejerce
una presión dinámica sobre los cantos, pudiendo empujarlos hacia las
partes superiores del talud; se produce así un proceso por el cual los
cantos de la parte inferior del talud van siendo arrastrados hacia la parte
superior, es decir, el talud va siendo rigidizado por la acción del oleaje. A
este proceso se le denomina equilibrio hacia arriba.

CURSO ADAPATACIÓN AL GRADO INGENIERÍA MARITIMA Y COSTERA I


TEMA 8: Cálculo sección de un dique talud

Supongamos, sin embargo, un talud más vertical que el anterior. Al


incidir el oleaje sobre los cantos ya no es capaz de arrastrarlos hacia
arriba del talud, puesto que el momento estabilizador del peso es mayor
que el momento volcador que ejerce la presión dinámica del agua. Sin
embargo, no debemos olvidarnos del fenómeno del reflujo o agua que
vuelve una vez rota la ola sobre el dique. Este reflujo ejerce también una
presión sobre los cantos, menor, ciertamente, que la presión que ejerce
la ola rompiente, pero que, sin embargo, se ve favorecida por el peso de
los cantos que ejerce ahora una acción desestabilizadora. Por ello el
reflujo de la ola es capaz de mover los cantos superiores del talud y
desplazarlos hacia la parte inferior, produciéndose así un fenómeno
natural por el cual los taludes rígidos tienden a tenderse.

Lógicamente, si el mar tiende a rigidizar los taludes tendidos y a tender


los taludes demasiado verticales, el diseño más lógico será precisamente
el proyectar un talud que coincida con el talud crítico. Este talud de
equilibrio crítico, que separa el comportamiento entre equilibrio hacia
abajo y hacia arriba, depende de un factor principal, que es la
imbricación de los cantos. Esta imbricación depende del tipo de pieza
que dispongamos; así, el talud crítico será mayor (más empinado) para
bloques paralelepípedos que para escolleras naturales y mayor aún para

CURSO ADAPATACIÓN AL GRADO INGENIERÍA MARITIMA Y COSTERA I


TEMA 8: Cálculo sección de un dique talud

tetrápodos, en los cuales la imbricación es máxima, permitiendo por ello


disponer taludes bastante verticales sin que los tetrápodos puedan ser
desplazados por el oleaje ni hacia arriba ni hacia abajo. En una tabla que
posteriormente desarrollaremos se muestran estos taludes críticos.

Otro factor que aparentemente debiera influir en el talud crítico es el


propio oleaje, ya que parece evidente que un talud dado puede
desestabilizarse hacia arriba o hacia abajo frente a un temporal
extraordinario. Sin embargo, estos taludes críticos se han obtenido en
ensayos de laboratorio sometiendo a diques de escollera a distintas
combinaciones de altura de ola – período (H-T), y se ha observado que el
talud crítico es uno sólo para un tipo de canto dado, cualquiera que sea
la combinación de altura de ola – período a que se someta al dique
dentro de un régimen H-T que está truncado, es decir, en el que se
eliminaron los temporales extraordinarios. El temporal extraordinario no
modifica el talud crítico, sino que lo que provoca es la avería del dique.

TALUD ACTIVO

El segundo concepto a aclarar es dónde se produce este desplazamiento


de los bloques. La zona es aquella en la que la acción del oleaje es
máxima, que es precisamente en la superficie del mar, mientras que, en
zonas profundas, la acción del oleaje disminuye muy rápidamente.
Lógicamente la superficie del mar está sujeta a variaciones de nivel
debida a la marea meteorológica, la astronómica, o incluso a las olas del
temporal incidente, por lo cual hay una franja de talud que estará
sometida a las acciones pésimas del oleaje, franja en la que se producen
los desplazamientos de bloques descritos; a esta franja se le denomina
talud activo y será en ella en la que haya que disponer los bloques del
peso obtenido según las fórmulas que vamos a estudiar. Sin embargo en
zonas profundas donde la incidencia del oleaje sobre el talud es menor,
no serán necesarios bloques de tal tamaño, sino que bastará con bloques
menores. Esto supone no sólo un ahorro de material sino también una
mayor facilidad de colocación en obra, ya que démonos cuenta que la
colocación de los bloques inferiores requiere unas grúas de una longitud
de pluma muy considerable, por lo que si estos bloques son además de
elevado peso la grúa tendrá que ser de unas dimensiones descomunales.

CURSO ADAPATACIÓN AL GRADO INGENIERÍA MARITIMA Y COSTERA I


TEMA 8: Cálculo sección de un dique talud

CONCEPTO DE AVERÍA DE UN DIQUE DE ESCOLLERA

Dado que ante la acción de un temporal los bloques del manto no


permanecen sin moverse, surge inmediatamente la necesidad de aclarar
qué se entiende entonces por avería de un dique de escollera.
Entenderemos por avería o, más precisamente, porcentaje de avería al
cociente entre el número de cantos totales del dique, o bien de la sección
que se esté considerando. Por tanto, la variación del talud para
acomodarse al talud crítico no es una avería del dique, ya que los cantos,
si bien se desplazan, no abandonan por completo su posición en el talud.
Avería será, por tanto, cuando los cantos sean arrancados y arrastrados
por el oleaje.

CRITERIO DE DISEÑO, EN INICIACIÓN DE AVERÍA O ROTURA

El cuarto concepto fundamental a analizar es el criterio a seguir, ya sea el


criterio de diseñar en iniciación de averías o bien diseñar en rotura. Es
decir, una vez determinada por los métodos que posteriormente veremos
nuestra altura de ola de cálculo, hay que decidir si esa ola al incidir sobre
el dique nos provocará la iniciación de la avería o bien su rotura total. Es
evidente que si proyectamos según un criterio de rotura no estamos del
lado de la seguridad, ya que si esa ola se nos presenta, se producirá la
rotura del dique.

Sin embargo si proyectamos con un criterio de iniciación de averías, en el


caso de que se presente un temporal con esa altura de ola se iniciará la
avería del dique, pero no se nos averiará en su totalidad, por lo que una
vez concluido el temporal podremos reparar los tramos del dique
averiados. Es evidente por ello que es conveniente proyectar con un
criterio de iniciación de averías. El inconveniente lógico es que este
criterio resulta más caro que el criterio de rotura, ya que si para una ola
dada, esa ola sólo nos iniciará la avería del dique en lugar de llevárselo
en su totalidad tendremos que disponer bloques mayores según este
criterio.

Vistos estos conceptos vamos a estudiar una fórmula que permite


determinar el peso de los cantos:

Fórmula de Iribarren (1938)

N · A 3 ·d
P
( f ·cos D r senD ) 3 ·(d  1) 3

CURSO ADAPATACIÓN AL GRADO INGENIERÍA MARITIMA Y COSTERA I


TEMA 8: Cálculo sección de un dique talud

N = Coeficiente global de estabilidad (coeficiente experimental que


engloba todas las acciones hidrodinámicas cuyo cálculo matemático no es
abordable)

A = Altura de ola
d = Peso específico de los cantos
f = Factor de encaje

En la fórmula anterior se empleará el signo (+) para el equilibrio hacia


arriba y el signo (-) para el equilibrio hacia abajo, en el denominador del
último factor.

Cuando utilicemos escolleras en los diques en talud, siempre debemos


tener en cuenta que:

El peso que da la fórmula de Iribarren es un peso mínimo que


deberá ser superado por todos los cantos dispuestos.

No olvidemos que la escollera natural no se puede fabricar, si no que es


el producto de una voladura en cantera cuyo resultado, aunque se puede
condicionar mediante los taladros y explosivos utilizados, es toda una
variedad de tamaños de cantos, de los cuales solo un porcentaje será
superior y difícilmente igual al peso buscado.

Seguidamente vamos a analizar cada uno de los términos que intervienen


en la fórmula de Iribarren, para así darnos cuenta de la complejidad que
reviste la evaluación de todos y cada uno de ellos.

1) d peso específico de los cantos

Esta variable podrá ser determinada con bastante exactitud en el caso de


piezas prefabricadas. En el caso de escolleras de cantera, tampoco será
excesivo el error que se cometa, pero tendremos necesariamente que
obtener una densidad media de los cantos, pudiendo un canto dado tener
una densidad bastante distinta.

Respecto a la densidad de los cantos, hay que matizar que deben


disponerse cantos de la mayor densidad posible; no basta sólo con
disponer un peso dado, pues a menor densidad el volumen es mayor y la
superficie sobre la que empuja el agua también.

CURSO ADAPATACIÓN AL GRADO INGENIERÍA MARITIMA Y COSTERA I


TEMA 8: Cálculo sección de un dique talud

2) , ángulo del talud


Realmente el talud final de un dique de escollera no será exactamente el
Talud proyectado, dada la dificultad de colocación de los bloques que
estamos manejando. Por ello, en la fórmula anterior es conveniente
introducir un ángulo del talud corregido respecto al ángulo del proyecto
según la siguiente fórmula:

 = arc cotg (cotg  - c)


donde
 = ángulo proyectado del talud
c = coeficiente corrector:
0,2 si el nivel de control en la ejecución es bajo
0,05 si el nivel es alto.
A falta de datos acerca del ángulo del talud siempre podremos emplear:

Óptimo Cotg   1,9 62º

Ángulo del talud Normal 1,5 < Cotg  < 2,3 56º <  < 67º
Límites 1,33 < Cotg  < 4 53º <  < 76º

3) A, altura de ola

Es la variable fundamental de la fórmula, ya que al ir elevada al cubo, su


influencia es la más relevante. En una primera etapa, la altura de ola se
consideraba una variable determinista, función directa del Fetch. En la
actualidad este planteamiento se ha abandonado, considerándose la
altura de ola como una variable aleatoria con rango extremal. Para la
elección de la altura de ola de cálculo se sigue lo siguiente:

A partir de los registros de oleaje de que se disponga, se ajusta el


régimen extremal de oleajes. En un principio se obtendría el régimen
extremal de la altura de ola H1/3; pero se ha ido observando que la
altura de ola significante resulta en muchos casos insuficiente y ha dado
lugar a grandes catástrofes. Por ello se pasó a emplear el régimen
extremal de alturas de olas H1/10 y en la actualidad se está empleando
el régimen extremal de H1/20. Recordemos la relación:

H1/20 = 1,4 x H1/3

CURSO ADAPATACIÓN AL GRADO INGENIERÍA MARITIMA Y COSTERA I


TEMA 8: Cálculo sección de un dique talud

Por lo que al elevar al cubo estamos aumentando en 2,7 veces el peso de


los cantos. Una vez fijado el régimen extremal del oleaje debemos
determinar una garantía o fiabilidad de la obra y una vida útil de la
misma.

Un aspecto importante a considerar, una vez obtenida la altura de ola de


cálculo, es determinar si esa altura de ola efectivamente cabe en el
calado de la costa que tenemos junto a nuestra obra, o si por el
contrario, se produce la rotura de la ola. Este es un aspecto esencial y
que muchas veces se olvida. Es obvio que resulta absurdo proyectar un
dique para resistir alturas de olas significantes de 10 m, cuando por el
calado existente nunca llegarán a nuestra obra olas superiores a los 5 m.
Hay pues que truncar el régimen por la máxima altura de ola que puede
llegar a nuestro dique; para ello hay diversas fórmulas que dan la altura
de ola máxima en función del calado o del periodo de oleaje, como se
muestra en la fórmula siguiente:

b = Hb/hb

donde hb es el calado y Hb es la altura de ola para la que se produce la


rotura, estimando para b un valor de 0,78

El calado d en un punto de la costa deberá obtenerse de las cartas


náuticas, si bien hay que tener una precaución: estas cartas vienen
referidas a la bajamar viva equinoccial, al calado mínimo que hay en ese
punto de la costa, que es lógicamente el calado que interesa para la
navegación; sin embargo, para nuestras obras portuarias nos interesa el
calado máximo, es decir, el que se produce en la pleamar viva
equinoccial. Este calado será la suma del calado dado por las cartas
náuticas más la sobreelevación debida a la onda de marea, tanto
meteorológica como astronómica. La marea astronómica es calculable
matemáticamente con precisión, pero no así la marea meteorológica, que
tendrá que obtenerse de los registros realizados por las boyas en la costa
o en los puertos. La rotura del oleaje puede producirse por efecto forma,
generalmente la ola romperá por fondo y nunca por forma en las
proximidades de la costa. Este es el motivo que hace que haya que tener
cuidado al dragar en bocanas de puertos pequeños, ya que nos podemos
cargar el dique.

CURSO ADAPATACIÓN AL GRADO INGENIERÍA MARITIMA Y COSTERA I


TEMA 8: Cálculo sección de un dique talud

4) f Factor de encaje

El encaje entre los bloques depende de la rugosidad de los mismos y


aumenta a medida que decrece el coeficiente de esfericidad de los
bloques. En el caso de piezas prefabricadas como los tetrápodos,
diseñadas con una forma para favorecer el encaje, el factor f es bastante
mayor. Unos valores aproximados de este parámetro son:

f = 2,38 para escollera natural de esfericidad media


f = 2,8 para bloques paralelepípedos de hormigón
f = 3,44 para tetrápodos.

Dado que el factor f figura en el denominador de la fórmula de Iribarren,


cuanto mayor sea el encaje entre los bloques, menor podrá ser el peso
de éstos. Hay que tener, sin embargo, bastante cuidado con algunas
piezas, tales como los tetrápodos, que si bien tienen un factor de encaje
elevado, en el momento en que falla uno de los bloques, falla
prácticamente todo el manto al desencajarse todos los bloques; el fallo
es, pues, instantáneo, como si de una estructura rígida se tratara.

5) Factor N o coeficiente de estabilidad global

Este factor trata de reflejar todos los esfuerzos hidrodinámicos del oleaje
sobre los bloques que no pueden ser calculados matemáticamente y que
han de ser obtenidos experimentalmente. En la tabla siguiente se
recogen los valores del factor N para los distintos bloques,
distinguiéndose los casos de proyectar para iniciación de averías o para
rotura, así como diferenciando el caso de que los bloques sean para
conformar el morro del dique.

Incidencia normal Incidencia oblícua Morros


Cot  Equil. Equil. Cot  Equil. Equil. Cot  Equil. Equil.
crítica abajo arriba crítica abajo arriba crítica abajo arriba
Escollera Inic. 0,43 0,849 0,438 1,515 0,386 2,184
3,64 2 1,5
natural Rotura 0,105 0,207 0,146 0,505 0,161 0,91
Inic. 0,43 0,918 0,452 1,474 0,468 2,171
Bloques 2,8 2 1,5
Rotura 0,105 0,244 0,174 0,567 0,223 1,034
Tetráp. Inic. 0,43 1,743 1,014 3,572 1,128 4,65
1,77 1,5 1,5
Rotura 0,105 0,425 0,39 1,374 0,564 0,325

Los aspectos a destacar de la tabla anterior son los siguientes: El factor N


es bastante mayor para el caso de iniciación de averías que para el caso

CURSO ADAPATACIÓN AL GRADO INGENIERÍA MARITIMA Y COSTERA I


TEMA 8: Cálculo sección de un dique talud

de proyectar en rotura. Por ejemplo, para escollera natural, incidencia


oblicua, equilibrio hacia abajo, tendríamos la relación 0,438 / 0,146 = 3,
es decir, necesitamos unos cantos tres veces más pesados si
proyectamos en iniciación de averías que en rotura. La relación se
corresponde al hecho evidente de que si proyectamos para que un
temporal sólo produzca la avería del dique se requieren pesos de cálculo
mucho mayores que si ese temporal arruina el dique. Los coeficientes N
son menores para el equilibrio hacia abajo que para el equilibrio hacia
arriba. Esto responde al hecho de que resulta más desestabilizante la
incidencia directa de una ola sobre un bloque, (equilibrio hacia arriba),
que la acción desestabilizadora del reflujo de la ola, ya que al romper
pierde gran parte de la energía; por ello no se necesitan cantos tan
grandes para resistir la acción del reflujo del agua, (equilibrio hacia
abajo).

Hay que tener muchas reservas con los pesos de los cantos obtenidos
para los morros. Los morros de los diques son uno de los puntos más
críticos, debido a los fenómenos de expansión, refracción y reflexión que
en ellos se producen; por ello es una buena práctica el disponer cantos
del orden de una vez y media (1,5) el peso obtenido, utilizando los
coeficientes anteriores.

Otros puntos críticos en un dique son los cambios de dirección y las zonas
del talud donde se cambia el tamaño de los bloques.

De todo lo visto anteriormente se deduce que el criterio habitual de un


proyecto es dotar al talud de una verticalidad superior al talud crítico,
para que así se produzca el equilibrio hacia abajo. Esto trae la ventaja de
que los bloques necesarios serán más pequeños y además ahorraremos
mucho material, ya que disminuimos enormemente el ancho del dique en
la base.

De esta forma los valores del parámetro N que más habitualmente


utilizaremos, son los correspondientes a incidencia oblícua, iniciación de
rotura, equilibrio hacia abajo para escollera natural, bloques y
tetrápodos; valores que reproducimos a continuación:

Escollera natural: N = 0,438


Bloques: N = 0,452
Tetrápodos: N = 1,014

CURSO ADAPATACIÓN AL GRADO INGENIERÍA MARITIMA Y COSTERA I


TEMA 8: Cálculo sección de un dique talud

DISEÑO DE UN DIQUE DE ESCOLLERA EN EQUILIBRIO HACIA


ABAJO

Como se desprende del análisis anterior la variable fundamental a la hora


de diseñar un dique de escollera es el peso de los cantos del manto
principal, ya que conocido éste se pueden diseñar el resto de las capas
sin más que aplicar la condición de filtro. La expresión que nos da el peso
de los cantos del manto principal (P) en equilibrio hacia abajo es:

N · A3 ·d
P
( f ·cos D r senD ) 3 ·(d  1) 3
Utilizando en el denominador el signo menos entre cos y sen

TIPOS DE ELEMENTOS f N
Escolleras naturales 2,38 0,43
Bloques paralelepipédicos 2,84 0,43
Tetrápodos 3,47 0,656

La forma de proceder para determinar el peso de los cantos del manto


principal (P) consiste en adoptar como valor de  el que hace cotg  » 2
y tantear con los valores de f y k correspondientes a la escollera natural,
ya que de ser posible esta solución es la que resultaría más económica. Si
el valor del peso (P) que obtenemos es superior a 6 toneladas tendremos
que recurrir a los bloques artificiales, ya que no se pueden obtener
bloques naturales de cantera superiores a las 6 toneladas. Dependiendo
del tipo de bloques que utilicemos y del peso de éstos podremos
determinar el espesor del manto principal a partir de la longitud del lado
del cubo equivalente definida como:

L = raíz cúbica de cociente entre peso y densidad

Con este valor de L definimos el espesor del manto principal como:

P
para escollera natural espesor = 3 x L, e 3 ˜ 3
d
P
para bloques paralelepipédicos espesor = 2 x L, e 2 ˜ 3
d

CURSO ADAPATACIÓN AL GRADO INGENIERÍA MARITIMA Y COSTERA I


TEMA 8: Cálculo sección de un dique talud

Si se utilizan elementos con efecto encaje (tetrápodos) se dispone una


sola capa. Esta es la principal ventaja de este tipo de elementos. Una vez
dimensionado el manto principal determinaremos el peso de los cantos
del manto secundario inmediatamente inferior al principal sin más que
aplicar la siguiente condición de filtro:

P manto secundario = P/20

Lo normal es que el peso P ms esté en torno a los 500 kg., por lo que
siempre se utilizarán bloques de escollera natural para la construcción de
los mantos secundarios. En el caso de que Pms hubiera resultado aún
demasiado grande sería necesario disponer de un segundo manto
secundario para tratar de evitar que las piedras del núcleo (< 100 kg.) se
cuelen por los huecos del manto principal. El peso de los cantos de este
nuevo manto secundario se hace nuevamente con la condición de filtro
Pms / 20

La situación más habitual es disponer un único manto secundario. En este


caso para determinar su espesor necesitamos obtener la longitud del lado
del cubo equivalente multiplicada por 3.

El manto secundario más exterior tiene la misión de constituir un buen


apoyo para el manto principal, por lo que deberá prolongarse por debajo
de éste una longitud adecuada para además evitar la socavación del pie
del manto principal.

Finalmente el núcleo estará constituido a base de todo uno de cantera


con piedras que van desde los 0,5 a los 100 kg.

En lo que hace referencia al proceso constructivo de este tipo de obras


decir tan sólo que se llevan a cabo en dos fases muy diferentes:
construcción por debajo de la P.M.V.E. y por encima de ésta. En general
lo que suele hacerse es coronar el núcleo por encima de la P.M.V.E. Para
continuar con la construcción del resto del dique en seco.

CURSO ADAPATACIÓN AL GRADO INGENIERÍA MARITIMA Y COSTERA I


TEMA 8: Cálculo sección de un dique talud

SIMPLIFICACIÓN DE LA FÓRMULA DE IRIBARREN

Se representan las funciones


N
Q
( f ·cos D  senD ) 3
d
R
(d  1) 3
con lo que el peso P en toneladas de los cantos del manto es:

P = Q · R · A3

Siendo A la altura de la ola de cálculo en metros.

CURSO ADAPATACIÓN AL GRADO INGENIERÍA MARITIMA Y COSTERA I


TEMA 8: Cálculo sección de un dique talud

La aplicación de la fórmula es por tanto sencillísima, sólo hay que prefijar


el ángulo del talud.

Este procedimiento es únicamente recomendable para un


dimensionamiento previo de las secciones a nivel de anteproyecto,
cuando no se pueden realizar ensayos en modelo reducido.

CURSO ADAPATACIÓN AL GRADO INGENIERÍA MARITIMA Y COSTERA I


TEMA 8: Cálculo sección de un dique talud

LIMITACIONES DE LA FÓRMULA DE IRIBARREN

Forma de la sección:
Las secciones que se proyectan son esencialmente diferentes, puesto que
construir un talud de altura indefinida es económicamente inviable.
Normalmente se lleva este hasta una cierta cota construyendo un
espaldón sobre él que evite o disminuya los rebases. Dicho espaldón
produce una reflexión casi completa de la masa líquida tras la rotura de la
ola, lo que afecta a la hipótesis que plantea Iribarren de que parte de esa
masa rebasa el dique y no colabora en el arrastre de elementos del talud.

Características del oleaje:


Para obtener la altura de ola A primero se obtenía la altura de ola
en aguas profundas según: 2 ˜ h 1,2 ˜ 4 F . Después se modificaba según
los planos de oleaje, con un coeficiente de mayoración del 25%,
quedando determinada la altura de ola máxima con incidencia normal.
Para prever los efectos de la incidencia oblicua (más peligrosos) se volvía
a mayorar quedando la altura de ola de cálculo:
A 1,2 ˜ 4 F ˜ K S ˜ K R ˜ 1,25 ˜ C i
siendo:
KS = coeficiente de fondo
KR = coeficiente de refracción
Ci = coeficiente de incidencia oblicua

Su uso práctico se complica puesto que el valor de A hay que


relacionarlo con el temporal concreto que queremos resistir.

Se recomienda usar el valor de la altura de ola significante


H1/10. es decir si la muestra de olas que define el temporal está
constituida por 300 olas, el valor de H1/10 es más que la altura media de
las 30 (10% de 300) olas más altas de las 300 de la muestra.

CURSO ADAPATACIÓN AL GRADO INGENIERÍA MARITIMA Y COSTERA I


TEMA 8: Cálculo sección de un dique talud

LÍNEAS DE FLUJO DEL OLEAJE

x Campo de velocidades de una ola que rompe sobre la playa

Existen grandes velocidades hacia delante en la cresta siendo


opuestas en el seno. El cambio rápido de la dirección de la velocidad al
pie de la ola genera grandes aceleraciones.

x Campo de líneas de corriente durante el reflujo

Se genera una fuerza perpendicular a la pendiente que tiende a


empujar al exterior al bloque, sobre todo si se produce una “resonancia”
entre el período del flujo y reflujo y el período de la ola. Esta resonancia
tgD
[
ocurre cuando el parámetro de Iribarren H oscila entre 2 y 3,
L0
donde:  = ángulo de talud, H y L0 = altura y longitud de la ola
característica.

CURSO ADAPATACIÓN AL GRADO INGENIERÍA MARITIMA Y COSTERA I


TEMA 8: Cálculo sección de un dique talud

Estos fenómenos de posibles “resonancias” pueden sonar a


casualidad. Pero si no damos cuenta de que, a lo largo del dique de una
obra de cuidada construcción, tenemos un gran abanico de taludes
alrededor del teórico de proyecto, el valor de tg  es bastante variable en
los miles de metros de un gran dique.

RECOMENDACIONES SOBRE LOS DIQUES EN TALUD

x UTILIZACIÓN MÁXIMA DE ELEMENTOS NATURALES:

El coste de la obra está directamente ligado con la obtención de


materiales granulares, mucho menos costosos que los artificiales de
hormigón.

Tradicionalmente siempre se aconseja que la sección esté proyectada de


tal manera que su construcción pueda ser realizada totalmente desde
tierra, ya que los medios marítimos suelen ser mucho más caros, en el
caso de escasez de canteras o fuentes de dragado muy económicas
vemos que esto no es así.

El elemento principal del estudio es la elección de las canteras próximas.


La calidad, cantidad y ritmo de producción son elementos decisivos en la
concepción de la sección. Al explotar una cantera se produce una gama
de elementos de diferentes pesos y tamaños. Es necesario que en el
proyecto de la sección y mediante una explotación racional se intente
aprovechar todo lo que sale de las volarudas.

Se pueden considerar cifras normales las siguientes proporciones de


material:

Todo uno 0,2 tm............................................. 50%


Escollera de 0,2 – 1 tm.................................... 15%
Escollera de 1 – 4 tm....................................... 20%
Escollera de más de 4 tm................................. 15%

Es necesario realizar un estudio geotécnico profundo para


identificar las características físicas, químicas y mecánicas del material.

CURSO ADAPATACIÓN AL GRADO INGENIERÍA MARITIMA Y COSTERA I


TEMA 8: Cálculo sección de un dique talud

x COTAS DE LA SECCIÓN – BERMAS - ESPALDONES:

Calculado el peso de los bloques o cantos hay que determinar desde qué
profundidad hasta qué cota por encima del nivel del mar hay que colocar
el manto.

El principal problema es el cálculo de la coronación que debemos dar a la


estructura sobre el nivel del mar al producirse la ascensión del agua por
su cara de ataque, efecto conocido como “run-up”, siempre que no este
permitido el rebase “overtopping”.

Iribarren aconseja que la coronación se lleve hasta la cota = 5·A/4 sobre


la pleamar y a una cota = A por debajo de la bajamar, siendo A la altura
máxima de ola.

Por debajo de la profundidad A puede disminuirse el peso de los cantos


manteniendo el mismo talud, o hacer taludes más empinados, o ambas
cosas.

CURSO ADAPATACIÓN AL GRADO INGENIERÍA MARITIMA Y COSTERA I


TEMA 8: Cálculo sección de un dique talud

Los daños en el dique por el lado del puerto aumentan


considerablemente para pequeñas variaciones en la altura de coronación.

La cantidad de variables que intervienen en el fenómeno “run-up”


(anchura de coronación, tipo y peso de los elementos, características del
oleaje...) hace que no sea posible dar reglas válidas para el proyecto
definitivo de un dique en particular. Hay que estudiar cada caso con
ayuda de la experimentación en modelo.

El problema de la fijación de bermas soporte es de muy difícil solución


por ser casi imposible conseguir los perfiles teóricos

El funcionamiento de ambos casos es evidentemente muy distinto


para la estabilidad.

CURSO ADAPATACIÓN AL GRADO INGENIERÍA MARITIMA Y COSTERA I


TEMA 8: Cálculo sección de un dique talud

x ESPALDONES

Si se desea reducir el volumen de escollera se suele disponer de un


espaldón conforme aparece en la figura

La escollera de protección llega hasta la cota 3·A/4, que es la de la cresta


de la ola, y la coronación del espaldón se eleva hasta 3·A/2 para evitar el
paso de la ola rota (aunque los rociones pueden llegar a más altura no
presentan gravedad alguna).

El cálculo de los esfuerzos a que están sometidos los espaldones es


prácticamente imposible de establecer con exactitud, haciéndose sólo
aproximadamente.

La parte superior del espaldón suele construirse con un perfil en voladizo


(botaolas) que favorece el retroceso de la masa de agua.

Para mejorar el efecto estético de la altura de la coronación y evitar la


pérdida de las vistas al mar hay que hacer compatibles el abrigo y la
mínima cota de coronación.

Posibles soluciones:

a) Coronaciones bajas pero muy anchas, previendo el efecto


erosivo en la zona interior durante el rebase de los grandes
temporales.

b) Disipadores de energía, como por ejemplo diques con cuenco


amortiguador.

CURSO ADAPATACIÓN AL GRADO INGENIERÍA MARITIMA Y COSTERA I


TEMA 8: Cálculo sección de un dique talud

x MORROS

Un punto muy importante porque suele ser el más delicado y donde se


producen las acciones más violentas suele ser el extremo del dique o
morro, y si este se destruye acaba por destruirse el resto de la obra.

Las olas se propagan en forma concéntrica, con lo que los esfuerzos se


dirigen en sentido normal a las generatrices del morro si es en forma de
talud.

Iribarren aconseja que en el morro se dispongan bloques de un peso de


1,5 – 2 veces superior al del manto del dique.

El gran inconveniente de los morros de talud es que exigen una amplitud


de bocana grande. Para evitar estos inconvenientes se construyen
muchas veces los morros de tipo vertical, pero son más costosos que los
morros de talud y presentan unos grandes problemas de estabilidad:

- Debe cimentarse a profundidades superiores a 4·h


- La unión de la sección con el talud inclinado del dique
- La calidad del terreno de cimentación: los grandes pesos del
morro dan lugar a cargas unitarias importantes.

CURSO ADAPATACIÓN AL GRADO INGENIERÍA MARITIMA Y COSTERA I