Vous êtes sur la page 1sur 3

c 


  

El espectro electromagnético está compuesto de varias frecuencias o longitudes de onda que
incluyen ondas de radio, radiación infrarroja, rayos ultravioletas, rayos X, rayos gama, rayos
cósmicos, como se estudia en el teclado cósmico Rosacruz. La luz solar visible no es sino una
pequeñísima porción de este espectro electromagnético. De esta luz visible la violeta es la de
más alta frecuencia y de más corta longitud de onda y está al límite o punto de transición al otro
espectro "invisible" de luz divina espiritual interna y como tal transciende a un fenómeno
espiritual más bien que físico. En las enseñanzas Rosacruces la manifestación de esta luz
violeta en el aura es considerada como resultado de un alto avance del estudiante del
Sendero(1) Al igual que la luz física, esta luz divina es también descompuesta o refractada en
siete rayos, cada uno con sus propias y específicas cualidades y servido por un Maestro
Ascendido. Esta luz divina, descompuesta en siete rayos, es descrita por la investigadora
esotérica Helena Petrovna Blavatsky.

La Llama Violeta cuando es invocada es capaz de limpiar el cuerpo físico y el aura de toxinas y
químicos, virus físicos, drogas y polución. Problemas emocionales y experiencias angustiosas
de temprana edad o de pasadas vidas, cicatrices de pasados perjuicios, miedo y ansiedad,
karma, odio y otras emociones negativas pueden transmutarse usando correctamente esta
técnica. Esta llama trabaja incrementando la rata vibratoria a la cual los electrones se mueven
en el átomo. Como se afirma en las enseñanzas Rosacruces todo es vibración o frecuencia y
cada persona (o ser viviente) puede definirse como un número que representa su rata de
vibración. Mediante el cambio de la rata de vibración de los cuerpos emocional o físico los otros
cuerpos por acción simpática siguen esta misma acción. Y así las vibraciones del individuo
como un todo son "elevadas" o transmutadas a un estado más elevado. Esta técnica guarda un
cercana similitud con las visualizaciones Rosacruces para curar a otros o al planeta que se
practican regularmente en logias y capítulos y como tal puede ser valorada como una variación
de estas prácticas con un foco o forma diferente pero con el mismo objetivo final.

Los átomos tienen en su mayor parte espacios "vacíos" o "huecos" entre los electrones y el
núcleo. Este espacio está lleno con la energía pulsante del Espíritu Santo que está siendo
calificada y estampada con las impresiones de nuestros corazones y mentes así creando una
densificación de esta energía. Las bajas emociones negativas y el bajo pensamiento crean una
sustancia de mas baja rata vibratoria entre el núcleo y los electrones que aminora el movimiento
libre de los electrones. Odio y otros pensamientos y sentimientos negativos en realidad crean
ácidos (excesiva cantidad de gases de ácido fosfórico, ácido úrico y ácido carbónico) que el
cuerpo no puede asimilar. Por consiguiente la densidad de la enfermedad persiste dentro de la
órbita atómica. La humanidad ha estado haciendo esto por cientos de miles de años. Con la
práctica de visualización con la Llama Violeta, por transmutación de energía, las vibraciones de
este espacio hueco se incrementan de manera que los electrones se pueden mover más rápido.
Este incremento de velocidad a nivel atómico está en proporción directa al incremento del
intercambio de energía entre la Fuente y el individuo y de regreso a la Fuente, el "dar" y el
"recibir".

Durante la meditación y visualización la llama del (de la) Todopoderoso (a) Madre/Padre Dios
Presencia del YO SOY envuelve cada átomo individualmente. Instantáneamente se establece
una polaridad entre el núcleo de fuego blanco del átomo ²que, siendo materia, asume el polo
negativo² y el núcleo del fuego blanco de la llama ²que, siendo Espíritu, asume el polo
positivo. La acción dual del fuego sagrado en el centro del átomo y en la llama violeta exterior
establece un campo de fuerza que hace que las densidades no transmutadas desalojen el lugar
entre los electrones. A medida que esta sustancia se suelta, los electrones empiezan a rotar
más rápidamente en sus órbitas y por fuerza centrífuga la materia de escoria es lanzada a la
llama violeta. En contacto con esta esencia ígnea, la energía descalificada es transmutada en
su pureza nativa, su patrón original arquetípico.

La meditación con la Llama Violeta fue conocida por las escuelas Egipcias de misterio y por los
Neoplatonistas predecesores de la Alquimia Medieval. De acuerdo con los Neoplatonistas, "la
Piedra Filosofal era un fuego auto-transformante que dirigiría sus almas hacia arriba, mediante
el acercamiento hacia el Espíritu de todas las cualidades que hunden y se oponen a la esencia
espiritual" (2). Esta era la búsqueda de los Alquimistas del Espíritu, no solamente la
transmutación de los metales básicos en oro, sino la elevación del alma a un estado prístino de
comunión con la Divinidad, un estado de Unidad e inmortalidad, el oro de la Conciencia Crística.

Ahora tendremos una meditación curativa usando la Llama Violeta:

:    c   


  
Preparación para Recibir, el "Tomar" Siéntate relajado (a) sin cruzar piernas ni brazos con pies
planos sobre el piso. Cierra los ojos y toma tres respiraciones profundas. Por favor, sé de mente
abierta, honesto (a) y dispuesto (a) a recibir los beneficios de esta llama divina. Haz tu propia
oración interna a Lo Más Alto para invitar y mostrar el poder de esta llama en tu vida para
curarte y satisfacer tus propias necesidades o la de los tuyos. Haz también tu propia llamada al
bienamado San Germáin y los ángeles del séptimo rayo para asistencia. (pausa).

             


                       
  !
Sella tu aura con un tubo de tres metros (aprox. nueve pies) en diámetro por tres metros (aprox.
nueve pies) de alto hecho de luz blanca azulada (pausa). Invoquemos la protección del
Arcángel Miguel: "h  "  h# # # !$# % Repítela
suavemente tres veces].

Ahora, haz esta simple afirmación, o decreto nueve veces (en tus visualizaciones privadas
puedes decir el decreto en voz alta y rítmicamente por más veces, digamos 36, 72 o aún 144
repeticiones, incrementándolas en velocidad y altura. Si esta noche sientes el impulso de
decirlas en voz alta conmigo, tú puedes, sólo sigue tu Espíritu). A medida que se dice el mantra,
céntralo en tu corazón con devoción y sentimiento. Repite mentalmente después de mí (tú
puedes continuar repitiendo mentalmente el decreto a lo largo de la meditación):&'('& 
     &'('&   )   

[Dilo lenta y rítmicamente. Para esta presentación se repetirá solamente en alta voz nueve
veces]. YO SOY es una afirmación del verdadero ser, tu Maestro Interno. Se refiere al nombre
del Cósmico, &'('&*:+&'('&,&'('& es una fórmula que revela tu autoridad interna
para crear en amor. Concéntrate en visualizar la llama violeta. Vete adentro de una hoguera de
tres metros (aprox. nueve pies) de alto y dos metros (aprox. seis pies) de ancho. Ve este fuego
de color violeta. Ve llamas pulsantes ondulando en interminables tonos de violeta con
gradaciones de púrpura y rosa. Tu cuerpo ahora se ha vuelto transparente, las llamas en espiral
suben por tu cuerpo desde los pies a la corona. Siente la vibración y vitalidad de la llama.
Visualiza mientras concentras tu visión espiritual en tu tercer ojo entre las cejas.

